Selva, malaria, dinero

Los servicios ecosistémicos son algo esencial en nuestra vida. No los percibimos habitualmente, es cierto. Hasta que nos faltan o lo que nos dan se convierte en escaso. Es decir, hasta que hay que ponerles precio. De hecho, que un ecosistema (o algo que nos proporcione) tenga precio es una mala noticia. Significa que es escaso.

Hay una manera de averiguar qué nos suministra un ecosistema: quitándolo de en medio. No es una buena manera, pero es la que parecemos haber elegido.

Es el caso de la selva amazónica. Seguro que no tienes ni idea de si guarda alguna relación con tu vida, de si te proporciona algo. Ni yo. Ni la inmensa mayoría de la gente. ¡Pues nada, a quitarlo! A convertirlo en productos. De los cuáles sólo unos poquitos serán de primera necesidad. La mayoría, probablemente, serán perfectamente prescindibles.

Y mientras, a expandirse la malaria.

Incidencia de la Malaria | Imagen Science Daily

Sí, porque entre bosque amazónico y malaria existe una relación. Ya se había detectado en África. Ahora en Sudamérica. En concreto, en Brasil, haciendo un seguimiento de la tala y de la incidencia de malaria en más de 54 distritos de ese país. ¿El resultado? Pues que parece haber una correlación estrecha. Allí donde la tala fue más intensa la malaria aumento hasta en un 50% su incidencia.

Sí, es cierto. Te puedes estar preguntando si puede ser coincidencia. O si puede ser otra la causa de la malaria. Yo, después de ver que los resultados que se lograron en Kenya en 2008, creo que no, para nada. Creo que sí que existe la correlación. Porque a algunas fases del mosquito que transmite la enfermedad le va mejor con el aumento de temperaturas que experimentan los sitios deforestados. O con el aumento de encharcamiento que experimenta un lugar que ha perdido mucha de su biomasa vegetal.

¿Qué precio le ponemos a la malaria que sufre toda esta gente? ¿El precio de los productos fabricados con la madera obtenida de la tala? No olvides la relación, de retroalimentación positiva, que existe entre salud y riqueza!

No, no… Definitivamente los árboles no dan dinero, no. SON el dinero. Allí, plantados, en su sitio. Creciendo. Prestando servicios ecosistémicos. Sin gastar en su mantenimiento. Ya se apañan ellos.

7 Comentarios

Participa Suscríbete

Abdelfetah Hadij

A debido influir en ese aumento también la reducción de animales por la destrucción de su hábitat obligando al mosquito a atacar a más humanos que antes,no

José L. Castillo

¡Hola Abdelfetah!

En realidad no creo que sea la pérdida de población animal sino la entrada de humanos en hábitats en los que antes no estaba o estaba poco presente, creo… Además de lo que cita el estudio, que el mosquito medra mejor en zonas deforestadas.

¡Un saludo!

Amio Cajander

Dices … “¿Qué precio le ponemos a la malaria que sufre toda esta gente? ¿El precio de los productos fabricados con la madera obtenida de la tala? …” realmente el principal objetivo por el que se deforesta no es la obtención de madera, esta es como mucho un “subproducto” que se emplea como leña y de la que poca se elabora. La expansión de ganadería de subsistencia, colonos agro ganaderos, cultivo de cacao, de coca en las zonas limitrofes con Perú, los cultivos de soja y otros inducidos por el incremento de la demanda de bioetanol así como la actividad minera están detrás de la decisión de abrir carreteras y “tumbar” selva y luego de ahí sale la madera.

A lo mejor alguno sensibilizado con el medio ambiente lleva en su coche híbrido un “inóculo de malaria”

José L. Castillo

¡Hola Amio!

Llevas razón. Y precisamente para eso están los comentarios. Es muy complejo ofrecer todos las derivaciones de un tema, todos sus matices, todas sus implicaciones, en menos de 400 palabras. Por eso no creo que haya que ver los post como análisis completos, sino como puntos de partida de conversaciones.

Y tu aportación lo mejora mucho y va en esa línea, Completamente de acuerdo contigo. Muy bueno el ejemplo del auto híbrido.

¡Un saludo!

Tay

Como muy bien ha dicho Amio Cajander, la soja es lo que se esta comiendo el amazonas… no es la madera, si fuese por eso podríamos empezar a alegrarnos con la sustitución más o menos próxima del papel por los dispositivos electrónicos. La pena es que aquello que se come la selva somos nosotros, y que no tiene vistas a reducirse.

La ganadería industrial no tiene pinta de reducirse, y la soja se utiliza para alimentar a los pollos, la que sobra nos la meten en los yogures y nos convencen de que la soja junto con el tai chi (que siempre aparece) es lo mejor para hacer unas cacas preciosas.

y respecto a la malaria, la deforestación es permitir que todo se encharque y quede hecho una mierda (¿se pueden decir tacos en Amazings?), perfecto para que los mosquitos campen a sus anchas… con lo que ello conlleva.

Un saludo

José L. Castillo

¡Hola Tay!

Sí, es cierto. La cuestión del precio de la madera la indicaba para que la gente viera que lo que se hace por obtener unas ganancias tiene unas consecuencias que van más allá del dinero obtenido. Soja, pastos para ganado que se convertirá en carne, bioetanol… Son tantas las amenazas hacia el bosque tropical…

Y está claro, como tú indicas, que el problema son los charcos. Sería bueno contar con imágenes de primera mano, o con indicadores del aumento de escorrentía (como fluctuación en el nivel de los ríos o frecuencia de inundaciones) para comprobar que la selva es una esponja y que sin ella aparecen problemas ligados a la acumulación de aguas.

Gracias por aportar!

EstebanEsteban

Dices … “No, no… Definitivamente los árboles no dan dinero, no. SON el dinero.”
Más allá de lo que dice Amio que es cierto, te agregaría: el dinero, cuesta dinero, ¿cuánto de nuestros ingresos utilizamos a mantener este “dinero”?
Creo que está muy bueno preocuparse, pero hay que ocuparse en serio.

Un muy buen articulo-leyenda, algo viejo pero siempre vigente, que tiene que ver un poco con este tema:
http://earthday.ning.com/profiles/bl...acion-de-la

Un saludos

2 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Los servicios ecosistémicos son algo esencial en nuestra vida. No los percibimos habitualmente, es cierto. Hasta que nos faltan o lo que nos dan se convierte en escaso. Es decir, hasta que hay que ponerles precio. De hecho, q…..

Responde a José L. Castillo

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar