La triple hélice de Linus Pauling

Doble hélice ADN | fuente nature.com

La historia del descubrimiento de la estructura geométrica del ácido desoxirribonucleico (ADN) es bien conocida por todo el mundo. En 1953 los investigadores de los Laboratorios Cavendish de Cambridge, James Watson y Francis Crick, determinaron la estructura tridimensional del ADN mostrando su descubrimiento en su mítico artículo “Molecular Structure of Nucleic Acids: A Structure for Deoxyribose Nucleic Acid” publicado en la revista Nature el 25 de abril de dicho año. Utilizando los estudios de difracción de rayos X de las fibras de ADN obtenidos por Rosalind Franklin y Maurice Wilkins, Watson y Crick llegaron a la conclusión de que la molécula de ADN era una doble hélice. Watson, Crick y Wilkins recibieron el premio Nobel de Fisiología y Medicina nueve años después, en 1962, por su trabajo sobre la estructura de la molécula de ADN.

La pobre e injustamente olvidada (y vilipendiada por Watson) Rosalind, falleció de un cáncer de ovario cuatro años antes de alcanzar la gloria del Nobel, debido probablemente a los efectos de la radiación ionizante a la que estuvo expuesta en los experimentos de difracción de rayos X, ya que las medidas de seguridad de los años 50 distaban mucho de las actuales. Tenía 37 años.

Pero lo que quizás resulte menos conocido fue el papel de Linus Pauling en todo este apasionante descubrimiento de la estructura del ADN. Pauling, de quién Isaac Asimov dijo que era “el químico más grande del siglo XX”, fue un competidor voraz en la carrera por la determinación de la estructura del ADN.

Linus Pauling | Fuente Oregon State University

En 1951, Pauling, tras resolver la estructura de la hélice alfa, se decidió a investigar el ADN. Para ello solicitó formalmente a Wilkins desde el Caltech, donde desarrollaba su trabajo, las fotografías obtenidas por difracción de rayos X, recibiendo la siguiente respuesta: No. Pauling hubo de conformarse con los difractogramas borrosos obtenidos en 1947 por el cristalógrafo William Astbury.

Pero tuvo otra oportunidad. A finales de 1951, Pauling fue invitado a una reunión de la Royal Society de Londres que tendría lugar el día 1 de mayo de 1952. A la hora de renovar su pasaporte, Linus Pauling se encontró con que se le denegaba el permiso. Se le notificaba en un comunicado del Departamento de Estado que su viaje iba en contra de los intereses de los Estados Unidos de América. Pauling fue un comprometido activista de la izquierda y combativo opositor de la carrera nuclear. No pudo salir del país y perdió la oportunidad de ver las fotografías de Wilkins y Franklin.

Finalmente, pese a carecer de la valiosa información de las imágenes de Rosalind Franklin, Pauling se decidió a proponer una estructura para el ADN. La triple hélice. Podemos acceder al manuscrito original aquí. El propio Pauling no quedó muy convencido de su modelo, las correcciones de su colaborador Robert Corey mostraban que los fosfatos no se ajustaban bien, pero siguió adelante y en febrero de 1953 “A Proposed Estructure for the Nucleic Acids” se publica en la revista Proceeding of the National Academy of Sciences (PNAS).

Cuando Watson y Crick leyeron el artículo, curiosamente proporcionado por Peter Pauling, el hijo de Linus, se dieron cuenta rápidamente de que algo había mal, no había espacio para sostener que la triple hélice se mantuviera unida. Sin embargo, el trabajo de Pauling y Corey, y su propuesta de la triple hélice sirvió de inspiración a Watson y Crick.

Y resto es la historia conocida, la fotografía 51 que Wilkins mostró a ambos sin el permiso de Rosalind, y la doble hélice, el definitivo descubrimiento.

Más información: Genoma: La autobiografía de una especie en 23 capítulos. Matt Ridley. ISBN: 84-306-0414-6 Eurekas y euforias”, Walter Gratzer. ISBN: 9788484325581 50 Cosas que hay que saber de genética. Mark Henderson. ISBN: 978-84-344-6926-6 Linus Pauling and the race for DNA Fotografía 51

19 Comentarios

Participa Suscríbete

Hispa

Buena historia, que le hace a uno plantearse que la competición –en lugar de la colaboración– es el peor de los procedimientos para investigar algo.

teresaml

Sin embargo el sistema hace que las plazas y los proyectos se decidan en base a la productividad (cantidad primando sobre calidad, normalmente) y que normalmente el peso de un artículo se divida por el número de autores a la hora de ser computado. Así están las cosas…

Se trata de publicar mucho (incluso llegando a estrategias como fraccionar resultados para sacar dos artículos de uno), con pocos autores y por supuesto, antes que los demás. Una pena!

teresaml

Fantástica entrada e interesantísimo enlace. Es curioso como te descrubres asintiendo en silencio mientras lo lees :-) Y lo peor de todo es que si alguien pretende hacer carrera en el mundo de la investigación, no puede saltarse las reglas del parchís.

Ya no digamos cuando te encuentras con el referee que amparado en el anonimato hace puntualizaciones que ponen de manifiesto que no está entendiendo lo que tiene delante.

En fin, yo hace años cambié el labo por la docencia y periodicamente lo echo de menos…

Gracias por entradas tan buenas!

Irreductible

Acabo de añadir un link… Aún así mira que somos cómodos, está a un click de distancia (recuerda, google es tu amigo) 😉

Ivan Vihe

bueno, hice un click al enlace de la wikipedia del mismo artículo, y al no estar allí he supuesto que no estaba disponible.

Pero tienes razón, disculpa. :)

LaikaLaika

Qué maravilla! dan ganas de seguir leyendo sobre esta historia. ¿Es cierto que Watson y Crick siguieron una carrera científica digamos mediocre???

Y lo de Rosalind Franklin una pena, seguro que fue la persona más importante de esta historia

Dani

Pues eso parece, lo cierto es que la carrera investigadora de ambos no fue tan brillante, pero es algo que ha sucedido con otros muchos.

Y sí, Rosalind fue la clave

Gracias por comentar.

Cendrero

Un artículo genial, son increíbles las barreras que se le pueden poner a una investigación científica. “Su viaje iba en contra de los intereses de los Estados Unidos de América”… A día de hoy que ocurra algo de ese tipo para un científico es bastante raro, pero no dudo que en esa época se tomara como algo muy en serio.

Que le ocurriera esto a uno de los mayores químicos del siglo XX es indignante. Pero es muy valiente la actitud de Pauling a la hora de seguir con sus investigaciones a pesar de carecer del material que otros tienen disponible.

Y no se queda atrás Rosalind Franklin, cuya foto fue expuesta sin su permiso y se quedó sin el nobel por la mala seguridad. Sea como sea, aunque no tenga nobel, se ha ganado el puesto como una de las más grandes mujeres en el avance de la ciencia, se lo merece.

teresaml

Seguro que otros antes que Watson y Crick vieron con anterioridad la famosa fotografía 51, incluída Franklin, antes de postular su célebre modelo de la doble hélice, pero no menos cierto es que semejante modelo no se les había ocurrido antes del visionado de la fotografía 51.

Creo que el nombre de Rosalind Franklin es de los más injustamente tratados en la historia de la ciencia. Y eso me hace pensar cuántas Rosalind Franklin no hemos llegado siquiera a conocer…

NanaNana

Genial artículo, como siempre ^^.

No conocía la historia de la “fotografía de la revelación” pero, sin quitar méritos a Franklin, por supuesto, una cosa es el trabajo “mecánico” (experimental) y otro el elaborar las hipótesis a partir de unos resultados, no?

Es más o menos como el asunto de Lavoisier y Priestley, no?
(o al menos con la historia que yo conozco): Priestley hace todo el trabajo experimental y Lavoisier le tira de la lengua y se convierte en uno de los padres (sino en el padre) de la Química Moderna, no?

Un saludo, seguid así !

César

Muy bueno, Dani.

Un poco de información complementaria: la foto se la “pasó” a Wilkins Raymond Gosling que era el que de verdad tenía acceso a ella. De hecho, en el mismo número de Nature en el que publicaron Watson y Crick la estructura del ADN, Franklin y Gosling publicaron la foto 51. Véase: http://www.nature.com/nature/dna50/f...gosling.pdf

Un cordial saludo.

Dani

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y aportaciones. Me alegro enormemente de que os haya gustado.

Próximamente, como no podía ser de otra forma,…Rosalind Franklin.

Saludos muy cordiales.

Dani

NucularNucular

Dani, lo que demuestra esta historia de manera fehaciente es que los perdedores son el eslabón necesario y altruista para que otros triunfen y se lleven los honores.

AlejandraAlejandra

hola dani, marivilloso me encantó…los manuscritos de pauling son una obra de arte, mejor que los de leonardo da vinci jeeje..gracias!

evelinevelin

no es esi franklin no se dio cuenta!!!! la cabezota de watson fue la clave obvio que la foto de rosalind es super pero ella no vio lo que si vio watson la inteligencia la mente hizo este descubrumiento no la foto en si la foto y la genialidad de watson van de lamano sinla foto – watson no hubiese descubierto y si nadie la entendia a la foto no daba igual?rosalind mientras estaba enferma staba en la casa de crck y su esposa no creo que haya muerto con resentimientos;)

evelinevelin

yo no creo que la mas importante fue franklin fue Watson porque el tuvo la genialidad de darse cuenta de la doble helice franklin la tuvo como un año y no se habia dado cuenta pero quien se dio cuenta al instante fue watson yo pudiese tener esa foto 1 siglo y no me daria cuenta si franklin saco 1 foto importante pero quien se dio cuenta y es realidad fue el ultino en ver la foto fue el genio de watson 😉

10 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Doble hélice ADN | fuente nature.com La historia del descubrimiento de la estructura geométrica del ácido desoxirribonucleico (ADN) es bien conocida por todo el mundo. En 1953 los investigadores de los Laboratorios Cavendish …..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>