El miedo a parecer un doctor Frankenstein

Hyman Pacemaker | Fuente Dominio Público

El armatoste que podéis observar en la foto superior ha pasado a la historia como uno de los primeros marcapasos artificiales. Fue diseñado y construido de manera independiente por el cardiólogo Albert Hyman en 1932 con la ayuda de su hermano Charles Hyman. Según algunas fuentes el dispositivo fue probado de manera eficiente en varios experimentos con animales e incluso con un humano.

Fue el propio Hyman quien lo bautizó como “marcapasos artificial” y con ese mismo nombre ha llegado hasta nuestros días. Aun así, el dispositivo de Hyman no tuvo mucho éxito en sus días por el rechazo de la sociedad hacia un aparato que extendía la vida de una manera antinatural. Por esta razón el cardiólogo jamás llegó a revelar en público datos de su uso en humanos puesto que estaba muy al tanto de las reticencias de la sociedad en este aspecto, tanto por la mala publicidad que de su aparato dieron los medios de la época como de las críticas de algunos sectores de la comunidad médica.

Sin embargo, hubo muchos otros científicos que, antes que Hyman, anticiparon la posibilidad de reanimar un corazón mediante impulsos eléctricos. Entre ellos, un doctor australiano del Hospital Royal Prince Alfred de Sydney, llamado Mark C. Lidwell.

En 1928, Lidwell y el físico Edgar H. Booth, lograron salvar la vida de un bebé mediante un aparato portátil que “conectado a un punto de luz” aplicaba impulsos eléctricos al corazón del recien nacido.

El aparato de Lidwell consistía de dos partes: Por un lado, uno de los polos se envolvía en una almohadilla empapada en una solución de sal fuerte, mientras que el otro polo terminaba en una aguja aislada, excepto en su punto, que hundió en la cámara cardiaca del bebé. La tasa de marcapasos oscilaba entre 80 y 120 pulsos por minuto, utilizando una tensión 1,5 a 120 voltios. Quote

El corazón de aquel recién nacido del Crown Street Women’s Hospital de Sydney, tras 10 minutos de impulsos eléctricos, logró volver a latir por su cuenta.

En 1929, Lidwell presentó sus avances en el tercer Congreso de la Sociedad Médica Australiana. La reacción no fue la esperada y aquel primer marcapasos, que debería haber llevado a la fama a Mark C. Lidwell, le obligó a permanecer en el olvido durante el resto de su vida.

Lidwell eligió el anonimato, debido a la polémica surgida en torno a sus investigaciones y al poderoso tabú de la ampliación de manera artificial de la vida humana. Las creencias religiosas y la encorsetada ética de la sociedad de aquella época eran aún demasiado fuertes e inmiscuirse en algo tan sagrado como el cerebro o el corazón de manera “antinatural” provocaban un profundo rechazo.

El australiano incluso rehusó solicitar la patente de su marcapasos, apartándose de las investigaciones en ese campo.

———————–

Fuentes y más información: El artículo surgió tras leer el tweet de Jorge Alcalde. Buscando un poco sobre la biografía de Albert Hyman (aquí, aquí y aquí) descubrí que en realidad no fue el primer inventor del marcapasos, aunque sí se topó con los mismos recelos que Lidwell. Puesto que voluntariamente eligió el anonimato, no hay mucha información sobre Lidwell, aunque si os ha interesado el tema de la historia del marcapasos os recomiendo A brief history of cardiac pacing. Aquilina O. Images Paediatr Cardiol 2006;27:17-81.


12 Comentarios

Participa Suscríbete

DarkSapiens

Tenemos aquí un claro ejemplo de transhumanismo, y del rechazo que la sociedad puede tener hasta este tipo de mejoras en la medicina.

Es curioso cómo ahora muchas de las personas que se oponen a los avances en el aumento de la longevidad por las mismas razones que entonces, asumen el marcapasos como algo común y que no tiene nada de malo.

Saludos.

EC-JPR

¿Alargar la vida*? ¿Acaso te crees Dios, pudiendo decidir sobre la vida y la muerte? ¡Eso va en contra de la Ley Natural! 😛

*-> Sustitúyase por “¿Hacer fecundación in vitro?”, “¿Emplear anticonceptivos?”, “¿Experimentar con células madre?”, o el tema científico que se considere apropiado.

PacoPaco

Voy a aprovechar este post para quejarme de la ortografía. Y lo hago precisamente en este, que NO CONTIENE ninguna falta, para que nadie en concreto se sienta atacado.

Creo que en un blog de divulgación científica la ortografía merece el mismo rigor que demandamos en la ciencia.

Siento ser mosca cojonera, pero rechina mucho leer temas tan cultos salpicados a veces con bastantes faltas.

Freski

Tienes razón. La ortografía es algo que se debería tener más en cuenta (en todos los ámbitos). Aun así, tampoco considero que este blog sea precisamente una agresión directa a la ortografia…

Irreductible

No entiendo el comentario.

Si hay algún error o falta ortográfica que se nos haya pasado a cualquiera de los que escribimos este blog, simplemente avísanos y lo corregimos.

Todos tenemos twitter, hay un formulario de contacto y estás a un click de los correos de la mayoría de los editores y colaboradores de Amazings.

Si encuentras algo que está mal, perfecto, lo corregimos y así mejoramos, pero decir así, tan “en general” que vienes a quejarte de la ortografía y que rechina leer temas tan cultos salpicados a veces con bastantes faltas, y decirlo además en un post que no tiene ninguna… Pérdoname, pero no entiendo el comentario, o por lo menos no entiendo a que viene.

Llevamos ya casi 200 artículos y no encuentro en ninguno nada de lo que hablas. Aún así, estamos siempre dispuestos a mejorar.

Rutrus

Ahora que lo comenta, yo os suelo leer, y no suele haber faltas que yo considero graves del tipo b-v, y-ll o h. Sí es más frecuente encontrar faltas con las tildes, de ahí que en este artículo haya visto “recien” y “aún”. En el de los fósiles de Marte sí me ha chirriado un “Como disfrutaría Giordano…” sin tilde en la primera “o”. Y en el del chiste censurado he visto un “automovil” ,”Yuotube”, “Es para mi un…”.

Pienso que se pierde muchos recursos discutiendo la ortografía, el lenguaje es lo suficientemente redundante como para entender el sentido. Yo ya estoy inmunizado, sobre todo leyendo los comentarios (por suerte éste es un lugar más culto que el promedio).

Personalmente, al ser faltas menores que incluso los correctores no las detectan realmente paso de hacer una cruzada. Me conformo con que no escribamos como por el MSN como si fuera un SMS.

Puedo entender que a la gente más instruida le desagrade pero yo tengo un blog y con el tiempo incluso veo faltas mías.

PacoPaco

No quiero polemizar, ya lo dije. Decirlo en este post fue precisamente para evitar señalar directamente a ningún autor. Tampoco quiere decir que este sea el único que no las tenga, simplemente, aproveché uno de tantos correctamente escritos para no señalar a nadie. En fin, siento haber molestado.

Gouki

**En 1928, Lidwell y el físico Edgar H. Booth, lograron salvar la vida de un bebé mediante un aparato portátil que “conectado a un punto de luz” aplicaba impulsos eléctricos al corazón del recien nacido.**

Creo que en aquel entonces, hubiesen dicho que lo correcto era resucitar a un cadaver de bebé, y serían los cientificos mas adelantados los que usaron las palabras ‘salvar la vida’.
Curioso que en criónica se les llame pacientes a los clientes, y la gente se mofe diciendo que son cadaveres y no pacientes.
Esa es una de las ideas principales que creo que se transmiten en el post y eso deberia hacernos plantear nuestra posicion ante la crionica.

La sociedad actual no es tan diferente.

CésarCésar

**Esa es una de las ideas principales que creo que se transmiten en el post y eso deberia hacernos plantear nuestra posicion ante la crionica**

Es cierto! Y sería una gran idea porque últimamente he estado leyendo mucho sobre el tema y al margen de las fuentes originales, la mayor parte de las reticencias a su desarrollo me parecen de un reaccionario que tumba de espaldas. Por si sirve de algo dejo un enlace sobre un simposio que se va a celebrar en Alemania y cuyo plantel de ponentes me parece digno de crédito:

http://www.crionica.org/modules.php?...038;pid=115

Oidun

Exactamente la misma situación que se vive hoy día con los demonizados y antinaturales productos transgénicos…

¡Qué poco hemos cambiado!

5 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Hyman Pacemaker | Fuente Dominio Público El armatoste que podéis observar en la foto superior ha pasado a la historia como uno de los primeros marcapasos artificiales. Fue diseñado y construido de manera independiente por el …..

[…] Entre esto y el marcapasos externo hay sólo un paso. Albert Hyman lo inventó en 1932 y tenía una tasa de éxito del 30% cuando se empleaba durante la cirugía. Incluso esta tasa de éxitos fue considerada por algunos como una afrenta al Altísimo. Hyman llegó a recibir cartas insultantes e incluso pleitos de personas que consideraban sus inventos de resucitación como una interferencia sacrílega con la Divina Providencia. Seríe interesante saber quién fue al cielo, si Hyman o los religiosos que le amenazaban (antes que Hyman, parece ser que lo hizo Mark Lidwell; más en Amazings) […]

[…] Entre esto y el marcapasos externo hay sólo un paso. Albert Hyman lo inventó en 1932 y tenía una tasa de éxito del 30% cuando se empleaba durante la cirugía. Incluso esta tasa de éxitos fue considerada por algunos como una afrenta al Altísimo. Hyman llegó a recibir cartas insultantes e incluso pleitos de personas que consideraban sus inventos de resucitación como una interferencia sacrílega con la Divina Providencia. Seríe interesante saber quién fue al cielo, si Hyman o los religiosos que le amenazaban (antes que Hyman, parece ser que lo hizo Mark Lidwell; más en Amazings) […]

[…] Entre això i el marcapassos extern hi ha només una passa. Albert Hyman el va inventar el 1932, i tenia una tassa d’èxit del 30 % quan s’emprava durant la cirurgia. Fins i tot aquesta tassa d’èxits va ser considerada per alguns com un afrontament a l’Altíssim. Hyman va arribar a rebre cartes insultants i, fins i tot, plets de persones que consideraven els seus invents de resurrecció com una interferència sacrílega amb la Divina Providència. Seria interessant saber qui va anar al cel, si Hyman o els religiosos que l’amenaçaven (abans que Hyman, sembla que ho va fer Mark Lidwell; més a Amazings) […]

Responde a Irreductible

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar