“Peligro: agua con altos niveles de hidrógeno”

Peligro: el agua contiene altos niveles de hidrógeno

La señal de la fotografía fue colocada en las fuentes del Waterfront Park, en Louisville (Kentucky), durante el verano de 2006. La advertencia reza literalmente “Peligro: el agua contiene altos niveles de hidrógeno” y si te ha dado un poco de repeluco es mejor que repases tus apuntes de química del instituto y que leas con más atención la próxima vez. Efectivamente, la advertencia es una cachondada sin sentido, puesto es evidente que el agua (H2O) contiene hidrógeno en abundancia, dos átomos por cada uno de oxígeno, para ser más exactos, que resultan perfectamente inocuos.

La advertencia, según relataba el diario local The Courier-Journal, fue ideada por las autoridades locales como medida para evitar que los incautos se bañaran en las fuentes. Unos meses antes, las aguas habían sido contaminadas por bacterias, pero pocos parecían hacer caso de la advertencia, así que decidieron usar la ignorancia como arma.

David Karem, director de Waterfront Development Corp., aseguró que las señales fueron instaladas con la esperanza de que la falta de conocimiento de la composición química del agua, y la asociación que se suele hacer del hidrógeno con armas peligrosas como la bomba H, mantendrían alejadas a las personas de las fuentes.

Efectivamente, la mera mención del hidrógeno surtió su efecto entre las mentes menos “despiertas”, pero aun así, aquel verano hubo algunos que se bañaron alegremente, con la suerte de que la contaminación por bacterias había remitido.

La conspiración del Monóxido de dihidrógeno

En cierta forma, la colocación de los carteles de Waterfront Park no fue más que la continuación de una tradicional broma entre estudiantes de Química sobre la denominación del agua y la ignorancia del personal en cuestiones de formulación. La versión más extendida de la broma nació en la Universidad de Santa Cruz en 1990 y ha pasado a ser conocida como el hoax del Monóxido de dihidrógeno (DHMO), del que se lanzaban advetencias tan “terroríficas” como éstas:

  • La sustancia es el componente habitual de la “lluvia ácida”
  • Contribuye al efecto invernadero
  • Puede causar quemaduras severas
  • Es fatal si se inhala
  • Contribuye a la erosión del paisaje
  • Acelera la corrosión y oxidación de muchos metales
  • Ha sido encontrada en tumores de pacientes con cáncer terminal.
  • Se usa como disolvente industrial y refrigerante
  • Se utiliza en plantas nucleares

¿Pero qué es el dichoso Monóxido de dihidrógeno? Pues en realidad no es más que… ¡agua! Sólo que en una nomenclatura mucho menos utilizada de la molécula y cuyo nombre, qué duda cabe, suena mucho más amenazante.

Desde entonces, la coñita sobre el “letal” Monóxido de dihidrógeno (véase que sigue siendo un oxígeno + dos hidrógenos) se hizo popular gracias a la web falsa que construyeron los bromistas y a un estudiante que consiguió reunir un montón de firmas para que lo prohibieran. Hoy día sigue circulando por cadenas de emails y foros de internet como si fuera una amenaza real, en mensajes en los que se advierte de que la sustancia es incolora e inodora y mata a miles de personas cada año sin que las autoridades hagan nada para remediarlo (ver la tronchante entrada de Inciclopedia). En alguna ocasión ha sido protagonista del clásico April Fools Day y de vez en cuando alguien inicia una nueva campaña para prohibirlo. Algunos grupos lo han utilizado para ridiculizar la fobia a lo químico de los ecologistas, pero en general es un buen ejemplo para demostrar que la ignorancia sobre temas científicos es moneda de cambio a lo largo y ancho del planeta. Y que basta con cambiar el nombre a algo tan común como el agua para que nos entre un canguelo de mucho cuidado.

Más info y fuentes: Dihydrogen monoxide hoax (Wikipedia) | Danger: This Sign Is Totally Bogus (Fox) | Danger! H in H2O (C&EN) | Vía: Reddit + @Kurioso

Lectura relacionada
: Breve tratado sobre sustancias premonitorias (Guía para Perplejos)

Antonio Martínez Ron (Madrid, 1976) es periodista y divulgador científico. Trabaja como redactor jefe de Next, la sección de Ciencia de Vozpopuli.com, y es colaborador del programa Órbita Laika (TVE) y de medios como la revista Quo, Yahoo! y Onda Cero. También ha dirigido el documental “El mal del cerebro”, premio Boehringer 2013 al mejor trabajo de periodismo de Medicina. Desde 2003 recoge sus “asombros diarios” en Fogonazos.es. Twitter: @aberron



Por aberron
Publicado el ⌚ 3 septiembre, 2010
Categoría(s): ✓ Escepticismo • Humor • Química