IgNobel 2010 (o científicos que se ríen de sí mismos)

Presentadores del igNobel probando el sujetador-máscara antigás. | Fuente imagen: News.com.au.

No pude evitarlo. El año pasado justo en este mes de octubre, hablé en mi blog del sexo oral y del murciélago frugívoro de nariz corta en un mismo post. Un equipo de científicos chino-británicos habían revelado al mundo que las murciélagas adultas practicaban fellatios a los machos para que la cópula posterior fuera más prologanda.

Tamaña hazaña científica ha merecido este año que el equipo de investigadores recibiesen el Premio IgNobel en categoría Biología.

No han sido los únicos. Los humorísticos premios IgNobel (o Nobel ignominioso) se otorgan a aquellos científicos cuyos trabajos han destacado por ridículos, innecesarios y pueriles. Obviamente no es un galardón que guste recibir.

Este año los diez ganadores fueron anunciados al mundo desde la tradicional ceremonia celebrada el Teatro Sanders de la Universidad de Harvard. Para demostrar que los científicos no carecen de humor, ocho de los galardonados acudieron en persona a recibir el premio.

Además de nuestros especialistas en sexo oral quiróptero. Los “trabajos” que merecieron esta mención versaron sobre:

Un equipo británico-méxicano ganó el premio en Ingeniería por su idea de usar helicópteros manejados por control remoto para recolectar moco de ballena. La idea de este proyecto realmente geek se aprecia en el título del trabajo: “Una novedosa herramienta no invasiva diseñada para la inspección de enfermedades de ballenas que vagan libremente y su relevancia en los programas de conservación”.

Una pareja de científicos holandeses merecieron la mención en Medicina por su descubrimiento de que los viajes en montaña rusa pueden tratar los síntomas del asma.

Un equipo nipón se llevó el premio en Planificación del Transporte por el uso del moho del lodo para optimizar las rutas ferroviarias.

El premio de Física se lo llevaron unos investigadores de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) por demostrar que si te colocas los calcetines sobre los zapatos, es más improbable que resbales en los senderos helados.

Tres investigadores británicos de la Universidad de Keele recibieron por sorpresa el Premio de la Paz por demostrar que las palabrotas y los juramentos en Arameo ayudan a aliviar el dolor.

El premio a la Salud Pública se lo llevaron unos investigadores estadounidenses por determinar que los microbios se adhieren a las barbas de los científicos.

Galardonados con el IgNobel a la Gestión resultaron unos científicos italianos de la Universidad de Catania que demostraron matemáticamente que la organización de una empresa sería más eficiente si los ascensos se eligieran al azar.

En Química los galardonados merecieron tal honor por desacreditar la creencia de que el agua y el aceite (petróleo en este caso) no se mezclan.

Tal vez el premio que más risas mereció fue el de economía donde se premió a empresas “modelo” como Goldman Sachs, Lehman Brothers y Merrill Lynch por crear formas novedosas de inversión donde se maximizan los beneficios financieros y se minimizan los riesgos económicos de los ejecutivos. (Total… pagamos nosotros).

En fin, como podemos ver en la foto, donde se ve a los presentadores de la ceremonia haciendo mofa de la creación merecedora del del IgNobel en salud pública del año 2009 (el sujetador máscara antigás ideado por investigadores de la Universidad de Chicago) los científicos saben reírse bien agusto de si mismos, lo cual a mi parecer les hace mucho más confiables que los economistas 😉

19 Comentarios

Participa Suscríbete

Jose

Confianza, lo que se dice confianza, yo no depositaría mucha en ellos. Sí dice mucho en su favor que se rían de su torpeza, pero de ahí a confiar hay un margen. Los que sí la merecen del todo son los que se llevan los Nobel “de verdad”.

A mí personalmente estos premios me “cabrean” porque algunos de esos desastroso estudios probablemente han sido financiados con dinero público y sin embargo jóvenes investigadores o gente emprendedora tiene muchas dificultades en acceder a la financiación, cosa que no ocurre con los que ya tienen una “reputación” y cierto “enchufe”.

… pero está bien reírse de uno mismo.

Aldo MannAldo Mann

No sé tú, pero yo no veo torpeza. No por ser físico tienes que trabajar con Hawking… Que sean proyectos en una primera instancia «inútiles» no dice que sean hechos por dos crios de 10 años. Sin ir más lejos, un candidato a los premios Nobel del año pasado (creo que fue del año pasado) ganó un premio IgNobel, si me dices que ese hombre es torpe me estás diciendo que gente de la categoría de Einstein es torpe por el simple hecho de emplear las ciencias de un modo «poco ortodoxo y divertido en su mayoría».

Jose

Hombre, yo tanto como decir que un científico por recibir un IgNobel sea un torpe no lo he dicho. No lo he escrito. Tampoco he mencionado a Einstein. Son conclusiones que tú sacas. Lo que digo, que cabe la posibilidad de que no lo hayas leído detenidamente, es que a priori no depositaría mi confianza en los científicos que han desarrollado esos proyectos. En el adjetivo torpe quizá me he excedido, pero en cualquier caso no estuvieron acertados en su investigación o en su estudio inicial al comenzar el proyecto.

Y, que probablemente, aunque yo no dispongo de datos, todos esos científicos que disponen de crédito para estudiar cosas, pongámosles el adjetivo “X”, son aquellos con cierta peso específico, reputación o “enchufillo” en detrimento de los jóvenes que viene por detrás.

Dicen, yo no lo sé, pero los que entienden de esto dicen que entre lo sublime y el ridículo que entre la genialidad y el absurdo exista una finísima línea … que hay que saber no romperla.

Ojalá, otros colectivos hicieran lo mismo que hacen los científicos con los premios Ig Nobel, poniéndose las orejas de “burro” en sentido metafórico.

gt7h1gt7h1

Bueno, has dicho: “Sí dice mucho en su favor que se rían de su torpeza”, lo que es difícil de no interpretar como una alusión a que los galardonados del IgNobel fueron torpes (a menos que sea que no lo son de forma regular, pero lo fueron esta vez). Como sea, creo que sigues sin ver el valor del IgNobel.

Cuando dices: “algunos de esos desastroso estudios” o “en cualquier caso no estuvieron acertados en su investigación o en su estudio inicial” parece que crees que estos son estudios malos. No. Un IgNobel no es un Razzie. Las investigaciones son buenas, valiosas e importantes… pero aluden a aspectos que provocan risa porque dan la apariencia de ser pueriles.

Pero en ciencia no hay nada tan pueril que no pueda ser sometido a una buena investigación. Se me ocurre con el premio de Salud Pública. Alguien pudo decir: supongo que la barba podría convertirse en refugio de bacterias. Suena lógico; de sentido común. Pero en ciencia no basta eso. Así que ¿realmente es así? Pues a buscar pruebas, a determinar cómo y por qué llegan las bacterias a las barbas. Y en este caso en específico, entiendo que después de demostrar que efectivamente las bacterias pueden buscar refugio en las barbas de las personas que los manejan, se crearon sistemas para mejorar la higiene. Hubo una consecuencia práctica y útil, porque creo yo que sería mala cosa que un laboratorio que investigue bacterias (que sería malo que escapen) sufra una evasión por no considerar “ese aspecto tonto”.

De hecho, no estoy muy de acuerdo con la frase del post: “Obviamente no es un galardón que guste recibir.” Me atrevo a decir que a estas alturas hay muchos a los que no nos molestaría ganar un IgNobel (bueno, siempre y cuando nuestro tema lo amerite). Y al menos en mi campo ahora sé que es posible ganar uno (no como los Nobel que nos ignora); sólo que no se me ocurre nada ridículamente importante.

Jose

Tú consideras ridículamente importante un estudio sobre el refugio que supone la barba de los científicos para los microbios y que una vez concluidos, se adopten medidas sanitarias al respecto por mor de que se escapen del laboratorio. Lo respeto, es más, coincido en parte con tu apreciación. Supongo que llevaron a cabo dicho estudio de forma totalmente profesional y tuvieron en cuenta otros grupos aparte del de los científicos con barba, o incluso aquellos que tenían la barba más o menos larga. En cualquier caso, coincido en parte contigo; hay una necesidad (¿clara?), ha de prevenirse que se escapen los microbios, y éste puede ser un buen dato a tener en cuenta.

Yo sin embargo, tengo un concepto un tanto más negativo sobre los IgNobel, en esta difusa línea que separa la ridiculez de la importancia. Por ejemplo, yo lo percibo algo ridículo pues supongo que un científico antes del salir del entorno de trabajo, al menos aquellos que “puedan llevarse” a casa “algo” pasará quizás algún tipo de “limpieza”. Así, no sé, repito, no sé hasta qué punto es importante esta investigación. Tú ves en él importancia y lo respeto.

Pero, sí “termino” de considerarlo ridículo es porque, quizás, (tampoco lo sé, no dispongo de datos al respecto) esos científicos que disponen de crédito para estudiar estos aspectos (algo ridículos e importantes según tú y ridículos y de dudosa importancia según yo) son aquellos que disfrutan de cierto renombre o peso específico; crédito que podría ser aprovechado por científicos más jóvenes que vienen por detrás, además de emplearse es cuestiones más “nítidamente” importantes.

En síntesis, reconozco que aquello que parece ridículo a priori puede tornarse un gran descubrimiento, como de hecho ha sucedido en otras ocasiones. Reconozco también que veo esos premios de forma excesivamente negativa pues son ciencia. Sin embargo, lo que en principio no parece que pueda ser rebatido son dos cuestiones. Una, investigar “cosas relativamente ridículas” lo puede hacer alguien acreditado en detrimento de un novato. Y dos y más importante, en el actual estado económico y financiero que gozamos no es una buena estrategia ser tan obtusos en la defensa de la investigación hasta el punto de decir ” … pero en ciencia no hay nada tan pueril que no pueda ser sometido a una buena investigación …”.

La ciencia y sus distintas actividades están adscritas a la sociedad en su conjunto y es un craso error considerar, no ya que no haya tema pueril que los científicos no puedan estudiar de forma adecuada, que es cierto, pues la ciencia es simple observación, sino creer que se está solo en el panorama social y esgrimir que haya que hacerlo o que quien lo haga haya de aplaudírsele o no objetar la financiación de dicho estudio; esgrimir que hay que darles dinero a unos señores que pretenden ver ¡en el año 2010! si el agua y el petróleo se juntan o no.

Y a día de hoy, al hacerlo, al aplaudir el premio, al investigador o el destino que a ese dinero se le da, es, con detalle, contra lo que yo muestro mi discrepancia.

0 (0 Votos)
gt7h1gt7h1

@Jose: (Pongo aquí la respuesta porque ya no se puede seguir directamente). Bueno, si tu presupones que estas investigaciones son reconocidas porque quienes las hacen tienen prestigio, pues yo presupongo (tampoco lo sé) que las investigaciones son reconocidas por los temas y no por quienes las realizan. Aunque revisando los nombres , me parece que la mayoría son investigadores “comunes y corrientes”. Quizá soy ingenuo, pero en ese sentido confío en la honestidad de Annals of Improbable Research. Cualquier investigador puede ganar, si tiene algo que primero te hace reír y luego pensar.

Y sí, lo reconozco, soy de la opinión que todo lo que puede ser investigado científicamente vale la pena que sea investigado científicamente. Porque es imposible, a priori saber de dónde va a salir algo interesante. Si hoy no conociéramos los antibióticos podría parecernos buena idea no desperdiciar el tiempo estudiando hongos :). Pero me parece que a este nivel la discusión deja de tener sentido. Yo lo veo así, tu lo ves asá; ninguno convencerá al otro. No comparto tu opinión, pero es finalmente eso: una diferencia de opiniones.

Por cierto, el estudio de las barbas y las bacterias es de 1967. Me parece que antes de ese estudio, los protocolos de higiene no contemplaban la limpieza minuciosa de las barbas. Y el estudio de química, saber que el petroleo sí se mezcla con el agua fue cortesía de la Petrolera BP y su “experimento” (sic) en el Golfo de México. Técnicas de limpieza que no contemplen que el petroleo sí se mezcla con el agua se vuelven ineficientes, luego, creo que en pleno 2010 es un conocimiento que quizá es más útil que ridículo.

0 (0 Votos)
FelipeFelipe

Los Ig-Nobel no premian investigaciones ridículas o sin sentido, hay mucha gente que piensa que es así. Creo que el lema de los premios es algo como “estudios que arrancan una sonrisa, pero luego hacen pensar”.
Aunque siempre hay alguno irónico en plan apretón de orejas, como el de economía de este año.

hatake (Fidel)hatake (Fidel)

Hombre, que respeto mucho al Nobel de la Paz de Obama! El comandante en jefe de una nación en guerra!

OscillatorOscillator

Hey, el de los calcetines sobre los zapatos, si bien no es un desarrollo excelente, su utilidad tiene. Supongo que lo aprecias más después de haber resbalado sobre un sendero congelado…

Aldo MannAldo Mann

La entrega de este año en particular me ha gustado mucho. Siempre me han parecido los más interesantes los proyectos ganadores del IgNobel de Física.

PD: Es curioso, pero es primer post sobre los IgNobel de este año que veo que no está hecho a lo “Química: bla bla; Física: bla bla”, curioso… y por eso os felicito por la genial redacción.

gt7h1gt7h1

Que una investigación tenga “un algo” del que es posible reírse y un aire ridículo (según como se diga. Sarah Palin exige no gastar dinero para investigar moscas del vinagre. Dicho así suena tonto gastar dinero en moscas. Cualquiera que sepa un poquito de genéticas sabe que no lo es). Así que no me parece equivalente a innecesario. De hecho, demuestra que no porque una idea parece de entrada tonta no se saque algo de provecho por intentar.

No se está premiando la torpeza (porque las investigaciones son realizadas bajo controles rigurosos), sino la capacidad de probar todo tipo ideas novedosas sin temor al ridículo. Esa es la libertad que hace a la ciencia una empresa tan exitosa. Y sospecho que en gran medida nos parecen investigaciones superfluas a los que no somos de los campos en cuestión. Por ejemplo, el IgNobel de 2008 de arqueología (que entra en mi campo profesional) trata un tema totalmente válido e importante: la formación de contextos. Lo de estudiar ballenas sin molestarlas tampoco me parece una tontería, y así, imagino que cada investigación tiene su valor real.

Deberían haber más fondos públicos destinados a la investigación “fuera de la caja” (como se dice por allí); seguro que salen descubrimientos interesantes… y algunas risas. Como yo lo veo, un combo ganador. Aunque cosas como lo de economía y química, esperemos que no se repitan.

Jose

@gf7h1 Te contesto aquí pues tampoco puedo contestar directamente sobre tu respuesta. No voy a poner en duda el criterio de Annals of Improbable Research, no por nada porque no puedo. No tengo suficientes elementos de juicio. En cuanto al que tú estableces de “comunes y corrientes” rebatiría en cierta manera aquél que yo decía que eran investigadores de prestigio o peso específico, sí, pero acordarás conmigo, que un investigador puede tener cierto crédito para investigar en lo que a dinero se refiere, que sea un “enchufado”, que haberlos los hay; o por ejemplo tenga una determinada nacionalidad y por este simple hecho goce de mayor “apoyo” que otros y ser igualmente “común y corriente” como tú propones. Que no destaquen, que sean “comunes y corrientes” creo no rebate que puedan estar igualmente “enchufados”

Caben dos posibilidades; una, yo no me supe expresar o dos, que tú no entendiste lo que escribí. Dije ” … La ciencia y sus distintas actividades están adscritas a la sociedad y es un craso error considerar,no ya que no haya tema pueril que los científicos no puedan estudiar, QUE ES CIERTO, pues la ciencia es simple observación …”. Repito, coincido en esa afirmación TODO se puede estudiar e investigar y tal y como dije pero parece que no leíste: ” … En síntesis, reconozco que aquello que parece ridículo pueda tornarse un gran descubrimiento, COMO DE HECHO HA SUCEDIDO EN OTRAS OCASIONES …”.

No es una cuestión de opiniones, que tú pienses así y yo asá. No. La ciencia no es independiente, hasta el extremo de que pueda imperar sobre todo lo demás en su desarrollo. Yo estoy completamente a favor de la investigación, no saldrá de mi boca una tesis en contra de la actividad científica en sus bases fundamentales, claro, siempre siendo un tanto precavido o escéptico en lo que dicen o estudian. Pero, repito, no es una cuestión de tú opinión y la mía, es una visión de conjunto, sabiendo que los científicos pertenecen a un sector de la sociedad, un importantísimo sector de la sociedad, según yo probablemente el único que pueda aportar el verdadero conocimiento, sin embargo, NO ES EL ÚNICO. Hay más gente; es algo que no debemos obviar.

En cuanto al estudio sobre los microbios y la barba, desconocía la fecha del mismo, por lo que, de ser tal y como tú dices que por aquellos entonces los protocolos no contemplaban medidas como limpiarse la barba, creo que en un contexto como el de hoy, primero por la crisis y segundo por los conocimientos que albergamos sobre los microbios, repito, no sé hasta qué punto sería importante estudiar este hecho. Retiro mi propuesta y sin saber con exactitud qué hacían en los laboratorios en el 67, quizá fuera realmente importante ver si los microbios se refugiaban en la barba de los investigadores.

En cuanto al petróleo y el agua, decir que desconocía que se tratara de capital privado, como (probablemente) sea el caso de la petrolera, que de serlo sí justificaría sus intereses. E incluso, siendo de financiación pública, me opondría pues si bien nuestros costas se verían mejor protegidas, debiera ser capital privado quien se beneficia de la investigación en gran medida. Si tú eres químico, que no lo sé, o si hay algún químico o algún físico entre los comentaristas de Amazings que nos lo diga si a día de hoy, con los conocimientos que albergamos sobre petróleo/agua es o no ridículo o interesante un estudio sobre si se mezclan. Si lo dice alguien que sepa me uno a él. Yo no soy un sabio, … pero me la paso rectificando. @_s

La ciencia está dentro de la sociedad, no está sola.

RickySmart

Excelente es el trabajo de quién puede ser serio aún con un tema que aparenta no serlo…
Un bravo por todos aquellos científicos que entienden la importancia de no ser altivos en materia de investigación. Que no sea el mejor tema, no importa. Que hagas tu trabajo bien, si…

gt7h1gt7h1

Creo que la confusión deriva de la apreciación del problema. Reconozco haber puesto poca atención a tus párrafos sobre si el investigador cuenta con más recursos por estar asociado a algún renombre que quien comienza y nadie le conoce. Principalmente porque eso son cuestiones externas al IgNobel. Aquí tenemos a un grupo de científicos que han reconocido que la ciencia debe de retribuir con los conocimientos que produce a la sociedad que le sustenta (aunque no tanto como debiera). El IgNobel es una estrategia (en clave de humor) de poner al alcance de el mayor número de gente los resultados de la investigación científica, apelando la curiosidad de quienes normalmente no leen noticias científicas con investigaciones aparentemente estrafalarias. Y creo que han dado en el clavo, porque solo hay que revisar todas las fuentes que normalmente no hablan de ciencia, que le prestan atención al IgNobel. Es el reconocimiento de que la ciencia está dentro de la sociedad, retribuyendo lo que mejor sabe hacer:generación de conocimiento.

Lo de cuestión de opiniones, era para decir que esta discusión es demasiado complicada para seguirla en la sección de comentarios de un blog. No supe expresarme. Y lo del petroleo, creo que esto va más allá de intereses privados. Porque ese descubrimiento es producto del derrame del Golfo de México, es decir, que el mar que baña las costas del estado en donde vivo no puede limpiarse con las técnicas convencionales porque el petroleo se mezcló con el agua. Algo que se supone no pasaba. No soy químico y reconozco que mi interés es egoísta, pero creo que no soy el único que exijo que se destinen todos los fondos necesarios (públicos y privados) para resolver una catástrofe ecológica que no quiero que hereden mis hijos. Aquí no es cuestión de si es o no interesante, sino de resolver un problema que definitivamente no es pueril y que en este momento es de interés público (porque hay varios países y miles de personas afectadas).

IgnacioIgnacio

Pues a mí me parece que varias de esas investigaciones “premiadas” no tienen nada de gracioso y sí bastante de sentido y de utilidad. Pareciera que estos de los IgNobel empezaran a derivar a lo mismo que los medios generalistas: a fijarse en el dedo en lugar de mirar la luna cuando se trata de noticias cientíticas. Será el signo de los tiempos (es decir: lo que vende).

Mireia

¿Y no hay ninguno de alguna institución española? Lástima… ¡Ya ni en esto! ;o)
Yo os dejo aquí el link a otro estudio sorprendente:
http://blogs.elpais.com/pop-etc/2010...-vader.html
No sabría en qué categoría colocarlo.

Más en serio, soy de la opinión que no hay estudio inútil. Todo lleva a explicaciones, por estrambóticas que nos parezcan, y eso es la base del conocimiento. Nunca sabes con qué te toparás después.

Rodolfo

Como ya se ha apuntado en comentarios anteriores, creo que el autor del artículo se excede ampliamente cuando dice que “los humorísticos premios IgNobel (o Nobel ignominioso) se otorgan a aquellos científicos cuyos trabajos han destacado por ridículos, innecesarios y pueriles.”

JulitoTJJulitoTJ

Jejeje, estuvo interesante el debate entre Jose y gt7h1… pero pues todos los argumentos de Jose cayeron cual castillo de Naipes el dia de ayer con la “coronacion” de Andre Geim como Nobel

Joel

No me ha gustado la idea de calificar los premios como ridículos, innecesarios y pueriles. Dicho esto, me ha gustado la redacción del resto del artículo.
Yo he enseñado a mis alumnos en los últimos años que el agua y el aceite se mezclan sólo temporalmente y después de una intensa agitación. Y que se podían separar por decantación. Ahora puedo explicarlo más rigurosamente.
Y el premio que trata sobre que la organización de una empresa sería más eficiente si los ascensos se eligieran al azar… tiene más importancia de lo que parece. Al igual que el método para recoger mucosidad de las ballenas sin molestarlas… coincido con lo que piensan que estos premios arrancan una sonrisa, pero que de tontos pocos…

6 Trackbacks

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>