Vida en el infierno

El planeta, está lleno de lugares que parecen no tener ningún rastro de vida, sitios que parecen estar diseñados para sufrir, o vivir una breve (o extensa) agonía para la mayoría abrumadora de los mortales. Me refiero a lugares que no presentan síntomas vitales a simple vista, e incluso, hasta para expertos científicos es difícil encontrarla. Y sin embargo, la vida en sus formas más extremas, está presente.

Uno de éstos lugares se ilustra con el río Tinto, al sur de España. El río posee una coloración roja por su pH o elevadísima acidez. A simple vista se ve muy poco atractivo para extraer agua y montar un acuario en el living de casa. Y las pruebas científicas confirman la pobreza futura de nuestro acuario: escasez de oxígeno, alto contenido en metales pesados, y sumado, pésimas condiciones para la vida. Sin embargo, en el río Tinto la hay, en formas microoscópicas, incluyendo hongos y algas.

Río Tinto | Fuente Flickr Creative Commons

Según estudios realizados con participación del CSIC, algunos de éstos microorganismos son tan resistentes, que hasta tendrían posibilidades de sobrevivir en  condiciones similares en el planeta Marte.

Nuestro planeta, está llenos de lugares “infernales” que parecen cumplir con todas las condiciones para repeler la vida. Y sin embargo, la vida resiste. Desiertos que arden a temperaturas que nos parecen imposibles, zonas gélidas que perforan el termómetro, cavernas y profundidades alejadas de la luz, y hasta bastiones radiactivos, son algunos de los hogares de los llamados microorganismo extremófilos.

Son los verdaderos colonizadores de los infiernos terrestres.

Para un primer ejemplo nos trasladamos imaginariamente hasta el Grand Prismatic Spring, el manantial de agua caliente más grande del Parque Nacional Yellowstone, en Estados Unidos.

Grand Prismatic Spring – Yellowstone National Park, Wyoming | Fuente Flickr Creative Commons

Seguramente alguna vez observamos el aspecto casi irreal de éste lugar. Pues bien, en el sitio en el que no resistiríamos sin consecuencias a sumergir un dedo en el agua, en el año 1969 Thomas Brock descubre la Thermus Aquaticus, una bacteria termófila capaz de sobrevivir a temperaturas de hasta 80º C, con un cóctel enzimático capaz de resistir lo que parecería imposible.

Otro notable grupo de microorganismo hiper resistente, es el de las arqueas (archaea), habilidosos habitante de los lugares extremos. Algunas de las arqueas, organismos unicelulares, pueden vivir a 100º C, por lo tanto, entre sus hogares podremos contar un géiser, chimeneas mineralizadas. Pero también, se adaptan a hogares extravagantes para nuestra cosmovisión: pozos petroleros, aguas ácidas, lagos salinos. Las arqueas, suelen ser expertar en vivir donde la mayoría de los organismos morirían rápidamente.

La Pyrococcus furiosos, es una especie de Archaea “amante del infierno”, (al menos en él se siente a gusto): su temperatura de crecimiento óptimo es de 100 º C. Otra en el rubro, la cepa 116 de Methanopyarus kandleri, habitante de las paredes de una fuente hidrotermal en el Golfo de California a una profundidad de 2000 metros, es la mejor adaptada a las temperaturas “imposibles”: llega a crecer en temperaturas en torno a los 122º C, la marca más alta registrada en la que puede sobrevivir un organismo. Existen arqueas capaces de prosperar en un ambiente equiparable al ácido sulfúrico (con una concentración molar de 1,2). A las arqueas, pareciera que no hay lugar que no les venga bien.

Mientras algunas de éstas formas de vida eligen de un modo permanente su infierno terrestre como hogar, otros organismos extremófilos, simplemente se adaptan a situaciones extremas indeseadas.

Fuente | Wikicommons

Los tardígrados, conocidos como osos de agua, de un tamaño microscópico, tienen la asombrosa habilidad de entrar en un estado de animación suspendida o criptobiosis, básicamente, deshidratarse, reducir su metabolismo, y darse una siesta de hasta varios siglos, tal como suena. Según estudios, los tardígrados, pueden sobrevivir en estado de metabolismo indetectable a temperaturas que pueden variar entre los -272º C, o los 149º C.

Aún más, son capaces de resistir en estado de criptobiosis situaciones de sequedad extrema, radiación ionizante, o hasta hacerse un paseo por el espacio exterior. El hombre radioactivo, debería sentirse humillado al lado de un tardígrado.

Nuestro viaje continúa hasta el desierto de Chihuahua, el más extenso de América del Norte. Casi 520.000 kilómetros cuadrados de pura escasez, aunque menos extremos que otros desiertos. El desierto de Chihuahua es el hogar de la Selaginella lepidophylla, capaz de vivir en ausencia de agua. Cuando el agua escasea, incluso por años, la planta entra en estado de vida latente hasta mejores tiempos, perdiendo hasta el 95 % de su agua sin daños, y mostrando un aspecto de planta muerta. El metabolismo se reactiva cuando la humedad regresa, y la planta recupera su aspecto vital en pocas horas.

Nos sumergimos a lo más profundo del mar, para mencionar al gusano de tubo gigante (Riftia pachyptila), un organismo termófilo que vive al lado de las fumarolas tolerando no sólo altas temperaturas, sino además, grandes concentraciones de sulfuro y nula luz solar. Por cierto, larga vida le espera al gusano de tubo gigante (hasta unos 250 años).

A medida que el tiempo, y la ciencia avanzan, se devela que las condiciones para la vida, suelen ser mucho menos rigurosas que lo que hubiésemos imaginado inicialmente. El lugar más inhóspito que imáginaramos en nuestro planeta, el más alejado, oscuro, profundo, tóxico o sofocante, debería intuirse como un lugar en el que una feliz comunidad de microorganismos  extremófilos y herejes del sufrimiento, en terminología ibérica, se la pasan pipa.

Por hazañas “menores” de supervivencia (en la escala de la naturaleza), los humanos llevamos rodadas varias películas.

11 Comentarios

Participa Suscríbete

Javigarcía

Maticallone te has currado el artículo no hay duda. Esta muy bien, interesante y bien ilustrado, si te pudiesemos votar te daría un 10 :)

Un abrazo!

nicolasnicolas

Excelente artículo! Muy bien redactado y bien completo aunque por supuesto siempre quedan ganas de aprender mas 😉

HermesHermes

Muy interesante. Esto demuestra hasta donde es capaz de llegar la vida en la Tierra para colonizar nuevos entornos, pero dudo mucho que la vida pueda surgir bajo esas condiciones.

@corneacraneo

Voy a ponerme, permítanmelo, en el borde entre lo científico y lo seudotal. Con cuidado, sin deambular en esoterismos varios.

Las preguntas que me surgen, hablando los organismos extremófilos, ¿han evolucionado de ancestros que vivían en condiciones digamos más benevolentes? ¿son una escisión muy pretérita de las primeras formas de vida, una adaptación? ¿o son formas de vida *diferentes* por independientes?
Igual la respuesta a esto es sólo un punto de vista; de hasta dónde retroceder para marcar la diferencia. Un organismo extraterrestre podría dar más pistas en este sentido.

En todo caso, a mí me cuenta una historia en la que la vida, pese a parecer accidental, es del todo necesaria. No hablo de un dios meticuloso que empuja a su aparición. Hablo de que quizá las reglas del universo, en su último término, tienen estas consecuencias.

De algo parecido se habla en “El segundo secreto de la vida”, del matemático y divulgador Ian Stewart, donde se exponen ideas, o más bien preguntas, al respecto. Desde mi punto de vista, tiene toda la pinta de que la vida sea inevitable, y ojalá averiguáramos por qué, ciencia mediante.

noimportanoimporta

habría que buscar si han estudiado su ADN. Esto debería dar pistas pues los dos caminos son posibles. Si la tierra en sus orígenes era un infierno puede que estos bichos fueran los primeros, o evolucionaron cómo dices desde ancestros que vivían en condiciones más actuales.

Este artículo sugiere incluso polinización espacial, ¿antes o después del punto de origen de la vida terráqueo?

Todo debería poder saberse, deberíamos querer saberlo. Entiendo que mucha ciencia debe estar enfocada a aplicaciones/problemas actuales pero cuando la ciencia puede atacar un problema cuasi filosófico como en este caso, los recursos no deberían faltarle.

Pero que importa, hoy se juega el partido del siglo de una liga patrocinada por un banco que romperá records de audiencia.

ValentinaValentina

Completamente de acuerdo.Vivo en Argentina y aquí es deprimente ver cómo el gobierno prefiere gastar dinero en hacer que los partidos de football se transmitan por aire gratis, antes que financiar proyectos de investigación en ciencias e ingeniería que nos podrian hacer avanzar como país.Mi facultad es pública y la infraestructura está calamitosa, a los profesores les pagan sueldos míseros, hay un montón de alumnos que están hace mil años sin aprobar sus materias y representan una carga para el estado. Y aún así la presidenta está más ocupada en comprar carteras nuevas y conseguir votos antes que en la educación

Analton

Valentina, te recuerdo que este es un sitio de ciencia y no de politica.
Sin embargo, y sin querer desvirtuar, contestare algunos de tus argumentos.
Como estudiante, sabes que podes asistir a los debates de presupuesto en las camaras de legisladores? Sabes que tenes derecho a escribirles a los legisladores para explicarles tu postura? Y en caso que lo sepas, lo haces?
Participas en campañas que luchen por mejorar el presupuesto de investigacion y educacion?
Estoy completamente en desacuerdo con la politizacion de la educacion. Pero ante la falta de respuesta de nuestros representantes debemos recordarles que nosotros los votamos y NOSOTROS les nombramos representantes de nuestros intereses.

Por otro lado, aunque no este de acuerdo con algunas de las decisiones que desde nuestro gobierno nacional se llevan a cabo (como el futbol publico y gratuito) debemos dejar de mezclar las cosas. Si nuestra presidente cuenta con el dinero necesario para comprarse una cartera de U$S5000 y quiere hacerlo es asunto suyo. Si el dinero es malhabido una comision gubernamental deberia comprobarlo y efectuar las actuaciones correspondientes.
Pero coincideremos, supongo, en que, en este sistema capitalista, ella no tiene la obligacion de ceder sus ganancias a ninguna entidad, ya sea gubernamental o no.

No voy a empezar a discutir de politica aqui. Y le pido disculpas a los Amazings (cuyo trabajo admiro) por haber hecho estas declaraciones aqui. Pero me duele ver a mi pais dividido por argumentaciones falaces.

César

Muy buen artículo, ¡enhorabuena!

Un sólo matiz sobre el río Tinto y su color: no es rojizo porque sea ácido. Si esta fuera la causa todos los ácidos fuertes serían rojos. El motivo de su color y lo que, además, lo hace tan interesante para la astrobiología de Marte es la presencia en concentraciones altas de ion férrico. Véase: Fernández-Remolar, DC et al., “Geological record of an acidic environment driven by iron hydrochemistry: The Tinto River system” JOURNAL OF GEOPHYSICAL RESEARCH, VOL. 108, 5080, 15 PP., 2003. doi:10.1029/2002JE001918

Un cordial saludo.

Israel

Tengo entendido que algunos salares simplemente no se ha encontrado ningún rastro de vida. Incluso se intentan hacer cultivos, y nada crece en las placas de petri.

Alguien sabe de algún lugar en específico en dónde la vida no se halla encontrado?

5 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Río Tinto | Flickr Creative Commons El planeta, está lleno de lugares que parecen no tener ningún rastro de vida, sitios que parecen estar diseñados para sufrir, o vivir una breve (o extensa) agonía para la mayoría abrumadora…..

[…] por la ciencia. Un día hablamos de seres vivos que viven en lugares donde nos parece imposible. Aquí se habla de ellos. Y si os interresa podeis buscar más información. Esta entrada fue publicada […]

[…] La razón fue que, a la larga, con el paso de siglos o miles de años, la nave podría terminar cayendo sobre alguna de las lunas de Júpiter. Y si esto ocurriera, pro casualidad, en Europa, podría ser un desastre. La nave, al ser una sonda interplanetaria, no tenía un grado muy alto de control biológico. Como no iba a aterrizar en ningún planeta, no había peligro de contaminación biológica. Ahora bien, si en Europa existe vida en el océano, bajo su enorme capa de hielo, podría verse comprometida por los organismos que pidieran quedar en la sonda. Sí, vale, es un razonamiento basado en muchos hechos improbables, pero es mejor no arriesgarse. Tened en cuenta que si de algo estamos seguros,  es de que la vida allí donde llega se extiende, incluso en las condiciones más adversas. […]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>