Obsolescencia programada

Imagen de previsualización de YouTube

Ante la cantidad de recomendaciones que recibí ayer, he decidido sentarme a ver el documental “Comprar, tirar, comprar”, emitido por TVE. Por una vez, la televisión pública da la opción de compartir el documental en otras webs, así que lo traemos hasta aquí para los que se lo perdieron. Merece la pena y puede suscitar un interesante debate.

Daos prisa porque, para rizar el rizo, el documental también tiene su propia obsolescencia programada:

Comprar, tirar, comprar se puede ver y comentar en RTVE.es. Permanecerá on line durante las dos semanas posteriores a su emisión en televisión

* Disclaimer: Sí, el programador ruso del minuto 43 habla como José Cuesta, pero no es él :- P

249 Comentarios

Participa Suscríbete

Lolo GramosLolo Gramos

Diseñar productos que acaban en la basura antes de que sea necesario, sea por falta de reparaciones, de comercialización de repuestos, o porque las tiendas ya no los quieren más, no es una conspiración, es una estafa. Si me venden un coche diésel, más caro aunque sea más sencillo de construir, porque el combustible es más barato y luego suben el precio y lo equiparan con la gasolina sin ninguna justificación, eso es una estafa. Y si me convencen de que tire a la basura mi vehículo, perfectamente válido, por otro más bonito, moderno o eficaz, me han engañado. Las medias verdades son mentiras. Y si yo te vendo algo y te alabo sus virtudes y te oculto sus defectos, si lo diseño con limitaciones innecesarias para un mercado más barato y con más posibilidades que no cuestan más dinero fabricar y eso lo dejo para una élite, entonces estoy engañando a la gente, para ganar dinero. y estoy despilfarrando los recursos, la energía y el trabajo de muchos. Y el futuro de todos. No se puede informar a medias para aumentar las ventas sin ser un especulador sin escrúpulos. Pero se hace con todo, incluyendo las medicinas, por que el dinero manda, aunque el mundo se vaya al carajo.

LauraLaura

Las estafas son un delito, por lo que si crees que te han estafado, estás en tu derecho de denunciarlo.

Ford PrefectFord Prefect

Eso sería una estafa si el que te vende el coche es el mismo que luego te sube el precio del gasoil, que obviamente no es el caso.

Pero algunos tenéis un concepto muy raro de lo que es una estafa, que se resume básicamente en “la he cagado, a ver ahora a quien puedo echarle la culpa”.

MiguwlMiguwl

Estpy de acuerdo contigo. Pero esto es España, no Egipto. Aqui, hace años que la tortilla española se hace con huevina.
Ahora nos meten la reforma de las pensiones y cuando llegue la oposición, no solo no lo remediará sino que, además, nos quitarán o recortarán (que está de moda eso de los recortes), la sanidad pública. Se escudarán en lo que hicieron los otros pero seguiran echando mas mierda al saco. Y aquí, como desde hace 30 ños, nadie hará nada.
Si te crees estafado, actua. Pide a tus representantes que te representen y defiendan tus derechos y el fruto de tu trabajo.

rober_rober_

cuanto consumista hay y que tiene una enfermedad por consumir y comprar… que no valoran el dinero, ni el trabajo de las personas.
y la mayoria es obsolescencia por moda, xq son unos pijos.

Blanca AndreuBlanca Andreu

En cuanto a las obsolescencia, me extraña que no se mencione siquiera al Gran Gigante.

Un dato sobre bombillas:

Mi marido era ingeniero y las arreglaba cuando se fundían en unos minutos, no sé cómo. Después volvían a funcionar un cierto tiempo.
Se lo conté a mi portero, llamado Juan el Arreglador por ganarle la batalla a la obsolescencia un día sí y otro también, se empeñó con una bombilla fundida y la arregló.

SamuelSamuel

Me gustó mucho lo de la bombilla fundida arreglada. Yo también las arreglo-las que se pueden. Pero es un apaño por si no tienes en el momento de repuesto y luego se funden muy rápido. Creo que no es el tema …

SamuelSamuel

Y también soy ingeniero, pero hago estas cosas porque se me dan bién y no por serlo.

Blanca AndreuBlanca Andreu

Vale, Samuel. Mi portero tampoco es ingeniero. Y es una lástima, porque habría sido un gran ingeniero, dado su ingenio y su capacidad de análisis de problemas y de encontrar soluciones baratas y fiables.

De todos modos, como decía mi marido, el ingeniero y escritor Juan Benet, “no hay tonto más tonto que un ingeniero tonto”, así que no creas que os tengo mitificados.

Sin embargo no soy la única de la opinión de que con los viejos ingenieros se pierden los últimos sabios. Con los ingenieros humanistas, y no cabezas cuadradas.

EmilioEmilio

Antes de nada me gustaría manifestar mi enorme respeto a la obra de su marido. Yo pase por las mismas aulas que él pero es obvio que no me cundió lo mismo.

Estoy de acuerdo con que los viejos ingenieros puede que sean los últimos sabios pero no creo que la culpa la tenga la ingeniería.

Esta te sigue dotando de herramientas de análisis y de espíritu crítico pero la sociedad ha cambiado y ahora en el mundo profesional se prima fundamentalmente la orientación a resultados.

Si unimos esto a otros factores: ordenadores que responden aunque lo que se les pida sea absurdo, distanciamiento entre el profesional que diseña, el que ejecuta y el que explota, tendencia a generar métodos y procesos que encorsetan al trabajador sin permitirle pensar, sociedad con menos cultura del esfuerzo…

Todo esto hace que seamos peores pensadores que nuestros mayores.

XandruXandru

Alberto, estoy de acuerdo en gran parte de lo que comentas, salvo en que me das a entender que crees que eso es bueno; me explico:

Puede que la mayoría de consumidores prefieran cambiar de electrodoméstico, o de producto cada X tiempo porque se aburren, porque les gusta lo novedoso, por el qué diran y por aparentar; todo eso también se fomenta y se alienta desde los medios, compra más y más nuevo, modernízate, aparenta, haz que te envidien, etc; y creo que eso no es nada sostenible.

Los coches de ahora duran más por lo general, desde luego! no sólo durabilidad sino muchas veces fiabilidad; aunque hasta cierto punto, debido a que ahora con el “downsizing” es decir, fabricar motores de baja cilindrada sobrealimentados y con mucha tecnología, la mecánica se va a ver más forzada, con más piezas y con los problemas derivados de la sobrealimentación, los cuales no voy a explicar salvo que me lo pidais.

Pero desde los 80 hasta ahora si, los coches han ido durando más, con menos mantenimiento, etc; y con durar más me refiero a horas de uso, no a años, que algunos lo confunden.

Pero cambiar de coche sólo porque con el plan prever o el de turno me dan mucho dinero por un coche que en el mercado vale poco, si me compro uno nuevo, no es sostenible ni ecológico. No creo que haga falta que explique detalladamente por qué; puede que mi viejo clio no cumpla la norma euroX, pero para fabricarlo hubo que utilizar muchos recursos, gastar mucha energía, para convertir dichos recursos en materiales aprovechables, transportarlos, volverlos a transformar, etc. Creo que contamino menos aprovechando este vehículo el cual funciona de maravilla, y gasta poco, que otros con coches enormes con 200cv para ir ellos solos, y que les utilizan incluso para andar 2km, por mucho FAP, Inyección directa, etc, que utilicen no es más que un derroche.

Reconozcámoslo, muchas veces cambiamos las cosas por “fardar”, por presumir, el coche es un gran ejmplo porque representa para mucha gente estatus, prestigio, éxito.

Con ello me refiero a que muchas veces no necesitamos comprar algo nuevo; lo mismo ocurre con este ordenador, yo lo utilizo para ofimática, para comunicarme e internet, no creo necesitar más en mucho tiempo, y el que me va a dejar anticuado al ordenador no es el hardware, más bien será un nuevo sistema operativo que ocupará más recursos sin apenas mejoras, si es que las tiene (no lo comparo a W95, sino a los más modernos) y que será, no se si intencionadamente, pero da que pensar, incompatible con los anteriores, eso es lo que hará que cambie de ordenador antes de que diga basta.

Espero haberme explicado correctamente.

arucaaruca

ESTO ES INCREIBLE!!!! INCREIBLE!! INCREIBLE!! ya me habían hablado sobre el tema pero no sabía q fuese algo tan descarado y encima delante de nuestras narices. Nos estan comiendo la cabeza y de una manera u otra nos incitan a comprar y comprar incluso compulsivamente .
Y por si fuera poco nos estamos cargando nuestro propio hogar , nuestro qerido planeta azul que se comvertirá en una gran mancha de mierda con nuestros deshechos.
Todos sabemos q no podemos seguir asi , pero … qien hace realmente algo y se digna a arreglar esta gran chapuza? que debemos hacer frente a un problema de este calibre? nuestra sociedad perduraria sin la excesiba consumición de hgoy en día ? no se sabe y no se sabra hasta que lo veamos .. pero puede q cuando eso ocurra ya sea demasiado tarde.

JMJM

Entiendo que lo que explicas es cierto en muchos casos, ya sea porque no valoramos los objetos en función de su precio o por pasar por alto determinados aspectos puramente científicos, pero te garantizo que no siempre es así, lamento no poder dar detalles, pero nada el blanco o negro, y muchas veces las conspiranoias se propagan para que quienes las recionalizan (como vosotros) haciendo una magnífica labor de divulgación, seais aprovechados para por proximidad que la gente dude de que algo (en especial caro) sea fabricado para que no dude. …. y sucede más de lo que parece…. soy escéptico y aplico a todo lo que puedo el método científico, por eso se que es un error generalizar en cualquier sentido.

Saludos y gran página!!!

Gabriel CatañoGabriel Cataño

En verdad que encuentro los diversos comentarios muy inteligentes e ilustrativos para mis cursos de ciencia, tecnología y sociedad que imparto en un instituto tecnológico de nivel superior, y donde analizamos el tema de la obsolescencia programada tanto objetiva como subjetiva.
No obstante me gustaría que se ampliara más la discusión sobre los ingenieros y centrarnos en la cuestión de la diferencia entre ingenieros humanistas y cabeza cuadradas que establece Blanca Andreu; saber si dicha diferencia se produce desde la misma formación o si, por el contrario, es resultado de la nueva división de trabajo en la ingeniería aupada por el capitalismo global y la ley de los rendimientos decrecientes de los economistas. Para ser franco estoy preparando una conferencia sobre este tema y agradecería conocer la opinión de personas reflexivas como todos los que participan de este foro.

bwanajimbwanajim

normalmente me gustan los post de esta web, pero en esta se les vieron sus raíces perroflautisticas y comunistoides, pero están en todo su derecho de sacarlas a relucir de vez en cuando

damiandamian

pues resulta que es pura mierda el documental, manipula a mas no poder e ignora leyes basicas de la electricidad. busquen en esta misma pagina!

gemuesgemues

Yo hablaría incluso de sabotaje programado, en demasiadas ocasiones. Me explico:
No suelen resistírseme las averías de ningún electrodoméstico o equipo electromecánico, electrónico u ofimático, salvo quizá, conseguir el repuesto adecuado. Es una afición que he desarrollado desde muy pequeño, influenciado por cuestiones familiares.
También hago mantenimiento preventivo, de modo que desmonto y examino el aparato antes de que se averíe. Es más; prevengo las evidentes y previsibles averías en aquellos casos en los que la desfachatez del diseño van más allá de la debida adecuación a la deseable vida útil del aparato. Es decir cuando resulta evidente que era igual o más fácil y barato hacer duradera una solución a un detalle del funcionamiento general y que, sin embargo, se opta por una solución deliberadamente inapropiada y manifiestamente mejorable. O sea, lo que yo llamo, un verdadero autosabotaje programado.
Y es cuando me encuentro frecuentemente con el autosabotaje, que me cabreo. Porque algunos de ellos están hechos con nocturnidad y alevosía de modo que se pretende que el usuario cotice ineludiblemente por la vía del respuesto o por la vía de la sustitución diseñando dos, tres o más puntos negros en escalonada e ineludible progresión de la probabilidad de fallo. Y para garantizar que no vayan a existir daños graves a la integridad o a la propiedad de las personas (lo que podría conllevar insvestigaciones periciales apropiadas) estos “talones de Aquiles”, estos pequeños y a veces poco elaborados sabotajes, se realizan en subsistemas auxiliares y secundarios, en piezas de bajo valor y escaso diseño pero que tengan la capacidad de volver el aparato inoperativo o poco útil o incómodo.
A algunos os podría paracer muy subjetivo lo que digo, pero mi experiencia es tan grande como resultan las evidencias de ello. Y puede, que en algunos casos, sean fallos no intencionados, pero otros diseños, revestidos de cierto ingenio para despistar, no pueden ocultar triviales y obvias soluciones que se han eludido para garantizar el deseado y programado fallo, objeto último y secreto.

LauraLaura

Si lo que dices es cierto, entonces es que el cliente no valora eso. Si lo valorara elegiría otra marca. Una que no se autosaboteara, naturalmente. ¿Qué producto elegirías, uno que dura x o otro que dura 2x? Evidentemente el segundo, si valoraras la duración.

gemuesgemues

Elijas la marca que elijas, todas hacen lo mismo para un producto dado. Es decir, si los consumidores asumen que cinco años está bien para una lavadora (por ejemplo), entonces, todas las marcas ajustan costes y diseños para garantizar que a los cinco años necesites otra. No interesa al fabricante estándar, en absoluto, un diseño que dure (ni por error) siete años u ocho años, dado que vendería menos sin poder subir el precio por esa durabilidad que no le es reconocida por el mercado ni es fácilmente reconocible por el atribulado consumidor medio. El fabricante, pues, prefiere garantizar la limitación de la durabilidad en vez de subir el precio, porque la práctica le dice que vende más así. Todos venden más así. El sabotaje garantiza la durabilidad media aceptada en el mercado.
En las lavadoras de carga frontal, por ejemplo, el primer talón de Aquiles que garantizará que la máquina no se pase mucho de duración, son los rodamientos del tambor. En mi galería (o patio de luces a donde dan las cocinas) confluyen 28 lavadoras. Y tengo observado que cada 2,6 meses, en promedio, una de ellas empieza a sonar de forma típica, inequívoca y ensordecedora cuando centrifuga. Es decir, que últimamente, mis convecinos compran máquinas que rompen los rodamientos en promedio, a los seis años. Y en mi caso personal, las últimas 3 lavadoras (de gama media-alta), me han durado justamente 18 años y las tres acabaron rompiendo los rodamientos. Naturalmente, no las reparé, dado que el siguiente talón de Aquiles está al acecho (bomba desagüe, resistencia, programador…) y el cambio de rodamientos es caro, por la mano de obra y los dos desplazamientos que, con frecuencia, serían necesarios necesarios

LauraLaura

Dices “venderían menos sin poder subir el precio” como si el precio no indicara precisamente lo que prefieren los consumidores. Si nadie está dispuesto a pagar más porque dure más, entonces es que no deben durar más. Si hubiera algún sector de la población que valorara esa duración extra, te aseguro que habría quien fabricara lavadoras duraderas. Es como fabricar un smartphone que dure 10 años, ¿para qué? Nadie pagaría un euro más por un smartphone que dure más de 3 o 4, a lo sumo. Las lavadoras también evolucionan, las más modernas consumen muchísimo menos, son más silenciosas, etc. Es lo de siempre, si crees que alguien estaría dispuesto a pagar más por algo que no ofrece nadie, ofrécelo tú y fórrate. Si no lo haces, es que no te crees lo que estás diciendo.

gemuesgemues

Creo que no me lees. O que me lees sin reflexionar suficiente porque partes de la idea de que lo que sucede en el mercado es lo que debe y puede suceder.
Si no sabotearan los smartpfones y muchos de los diseños duraran más, también sucedería entonces que un con junto de los consumidores no se vería obligado a sustituir su aparato, lo que provocaría sin duda una verdadera opción de mercado.
Es esa opción de libre sustitución por una verdadera y natural obsolescencia la que no se da de verdad según mi experiencia como consumidor cualificado, debido al “sabotaje programado”.
Reléeme considerando la posibilidad de que alguien sea capaz de descubrir y teorizar sobre hipótesis incómodas que contribuyan a crear nuevas ideas para reformar o cambiar aquellos paradigmas que, sin duda, deben existir en una civilización tan profundamente contradictoria y aparentemente estúpida.
Y considerando también que la simplificación pueril (el paradigma de la des-economía actual) de la realidad socio económica que enarbolas muestra síntomas claros de no corresponderse adecuadamente con la realidad de nuestros días ni con el previsible desarrollo y evolución de la misma.

gemuesgemues

Parece que no te das cuenta de lo que estoy diciendo que sucede, porque tus argumentos no van contra el núcleo de mi teoría o hipótesis, sino en cuestiones superficiales y accesorias.
Las lavadoras, los Smartfones, los lavaplatos, los microondas, los televisores… todo, podría durar más sin mayores costes. No hay que investigar nada ni crear nada nuevo para mejorar bastante en la cuestión de la durabilidad. Solo hay que dejar de programar y sabotear la durabilidad.
Por tanto no se trata de que quien investigara y descubriera fórmulas de durabilidad podría vender productos duraderos a mayor precio que quienes no han investigado o hallado soluciones, sino que el valor casi fetichista que otorga la demanda actual a las “novedades” (en simbiosis con la publicidad engañosa y manipuladora), por muy superficiales o limitadas que fueran, provoca un tipo de obsolescencia virtual, temprana y masiva.
Como tenemos o disponemos (según se mire) de esa “obsolescencia” temprana, muy por debajo de nuestra capacidad de diseño, es por lo que el sabotaje encubierto se da, y, al mismo tiempo, es el motivo por el que no funcionaría una política de diseño duradero para una empresa que quisiera ganar dinero en vez de servir al público en general.
Quien no se asegure de que sus móviles cascan antes de 3 o 4 años (la batería, la pantalla, los botones externos, las conexiones a la placa, el chip “X”), se podría encontrar con demasiado clientes fieles, pero que consumen tres veces menos que los deseados consumidores de sus competidores. Y está claro que para sobrevivir tendrías que mutiplicar por 3 el margen comercial si vendes tres veces menos.
Y para hacer eso, tienes que ser “la leche”, cosa que solo está al alcance del uno por ciento de los fabricantes.
Pero incluso éste extraordinario fabricante que hace duradero y de calidad su producto, tiene que practicar la obsolescencia programada (que conduce al sabotaje programado) si se ve obligado a innovar por la locura del fetichismo consumista.

gemuesgemues

La diferencia entre obsolescencia programada y sabotaje programado la podemos ver con un ejemplo:
Podemos diseñar una lavadora de 300 euros con una esperanza media de vida sin mantenimiento especial de 5 años.
Tendría una cuba y tambor revestidas (no acero inoxidable) de calidad adecuada, y una electrónica sencilla bien resguardada de la humedad y bien ventilada en caso de necesidad de disipación de calor. Los motores de inducción, sin escobillas, fueron los que primero se usaron y son los adecuados. Las escobillas las introdujeron después para conseguir una relación de potencia-tamaño mayor y, de camino, obligar a cotizar mediante el cambio periódico de escobillas.
Esta lavadora será necesario sustituirla cuando el tambor agote su vida útil pero podríamos diseñarla sin dificultad con esos 300 euros para que no nos de ningún otro problema.
Bien, un ejemplo de sabotaje programado, sería más práctico hacerlo en una lavadora de 600 o más euros:
Tendría una cuba mejor y un tambor de acero inoxidable (que es difícil conseguir que no duren más de 20 años). Un motor de inducción silencioso y de alta potencia para llegar y superar quizá las 1.200 rpm. Una electrónica con procesador y capacidad de adecuar régimen de giro, cantidad de agua y temperatura a todas las necesidades de lavado.
Pero le ponemos unos rodamientos no acordes con el tamaño del tambor y la capacidad de carga de modo que garantizamos que no durará 3.000 lavados (mas de 10 años para familia de 4 personas), sino que su durabilidad rondará poco más de la mitad, aproximadamente: entre cinco y seis años.
Además de este talón de Aquiles, los botones son interruptores o sensores según nos interese. Los interruptores tienen una vida más limitada y controlable directamente por los materiales empleados y el diseño. Pero además, podemos limitarla en función de las condiciones de humedad y temperatura según ubicación, algo que la arquitectura local de la lavadora nos permite controlar a voluntad y sin costes relativos significativos.
Lo mismo sucede con la circuitería electrónica y con las válvulas de control del flujo de agua. Es decir, otros lugares, otras oportunidades para calcular y decidir a voluntad durabilidades y fallos.
En resumen, en la auténtica obsolescencia, el fabricante es algo más transparente, pues nos dice que el tambor es más barato y menos duradero. Además la lavadora luego dura y da un servicio adecuado a su precio: entorno a los mil quinientos lavados estándar (carga típica, temperatura típica y centrifugado típico).
En el sabotaje programado, el fabricante ha establecido y decidido una política de fallo y requerimiento de consumibles (vía diseño) acordes con sus necesidades y compromisos internos y externos a su empresa. No puede haber transparencia, y optimiza el flujo de prestaciones y contraprestaciones esperadas durante la vida del aparato: Venta inicial, venta de repuestos, ingresos empresas participadas.

SamuelSamuel

Yo pienso que el mundo se tuerce. Me podeis explicar porque una impresora domestica mediana con escaner vale igual que sus dos cartuchos de repuesto?
Y discrepo mucho con lo que los coches de ahora son mas duraderos que los de antes. Tengo un Peugeot 405 STDT de 1993 que nunca hasta hoy en día 2014 me ha dado problemas y compré un Peugeot 206 XT 1.6, 16V para mi mujer en 2001. El segundo lo tenía que reparar de varios fallos que si no lo reparaba yo mismo me habría costado la mitad de su precio de nuevo.
Igual que las compañias de bombillas hicieron el primer pacto contra los usuarios estableciendo las horas de funcionamiento de las bombillas, pues lo hacen hoy en día todas las compañias para poder mantenerse a flote y más aun, para sacar sobrebeneficios.

LauraLaura

Esa teoría no tiene ningún sentido. Si realmente las empresas de cada sector llegan a acuerdos para limitar las características de sus productos, no tienes más que montar tú tu propia empresa donde no limites esas características. Si tu teoría es cierta, te forrarás. Ánimo.

gemuesgemues

Si bien en el mercado de ciertos aparatos, se opta por la eufemística obsolescencia programada (estudiados sabotajes) con el objeto de aumentar el consumo mediante la rotación de ventas obligadas, en otros sectores se opta para subvencionar el producto principal a costa de poner sobreprecio a necesarios e ineludibles repuestos, consumibles y accesorios.
Así es el caso del mercado de automoción y el de las impresoras (para el sector no profesional, sobre todo).
Hace poco me compré mi primera láser monocromo y ya me avisa de que el cartucho de tóner inicial se está acabando. La impresora me costó unos 80 euros, pero un cartucho de tóner original me costaría 60 euros.
Aún mantengo la impresora de inyección, que como los cartuchos de tinta incluyen los inyectores, utilizo cartuchos no originales, pues no pueden dañar a la propia impresora. Pero si usara cartuchos originales, un equipamiento completo de negro y color, me costaría más que la máquina.
Todo esto pone de manifiesto que la mayor parte de la eficacia y eficiencia que la presunta divina e invisible mano del Mercado nos da por un lado gracias a la supuesta libre competencia, por el otro lado, la limitada capacidad de organización y visión integral de los humanos, desarrollan con el tiempo las contradicciones implícitas y subyacentes, nada obvias por otra parte para la mayoría de los mal llamados economistas.

LauraLaura

Lo mismo digo, si crees que los fabricantes de lo que sea se autosabotean, monta una empresa para ofrecer productos sin sabotear porque si tienes razón y la gente valora eso, te forrarás. Si no lo haces, es que no te crees lo que dices.

SamuelSamuel

Que los productos sean mas duraderos no perjudica su evolucion! Que sean menos duraderos perjudica los consumidores y no hay nada que ver entre una lavadora y un smartphone ni en durabilidad ni en evolucion.
Pregunta:
Porque en una lavadora de alta gama (700Eu.) la cruceta eje del tambor se fabrica de una aleacion de aluminio?
Respuesta: Para que se pudra en tres años de explotacion y que la reparación cueste unos 250Eu.
Solucion facil para satisfacer el consumidor:
Troquelar la pieza de inox como el mísmo tambor. También en beneficio del fabricante que tendrá mucho menos esfuerzo y coste respectivamente.
Porque no se hace?:
Porque todo esto se a estipulado anteriormente por parte de la compañia que es la misma que efectua la reparación y que se obligue el cliente pagarla o comprar un nueva aparato con el actual en un tercio de su vida.
Soy ingeniero superior y se con certeza que mis compañeros son capaces de desarrollar las cosas perfectamente, pero estan obligados de hacerlas como se les dicten por sus compañias. Nada pueden hacer contra esta presión.

0 (0 Votos)
gemuesgemues

No me lees con profundidad. Ya he explicado porqué a los fabricantes actuales y a los posibles y eventuales nuevos que se incorporaran al mercado, no les interesaría no aplicar el sutil sabotaje programado que practican los demás.
Dices que cualquiera podría explotar la demanda de mayor durabilidad, pero estás suponiendo que eso es un contraargumento hacia mi hipótesis del sabotaje programado encubierto.
Hay consumidores que cambiarán de móvil antes de que se averíe y hay consumidores que tenderán a evitar el cambio hasta que verdaderamente “sientan” la obsolescencia y estén dispuestos a pagar por renovar.
El sabotaje programado está dirigido precisamente a esa clase de consumidores, para que sumen al carro de los otros, en beneficio del fabricante.
Resulta entonces evidente que si los consumidores compulsivos (aquellos que más valoran los incrementos de prestaciones) son mayoría (70%) y no valoran adecuadamente la durabilidad, el fabricante que incremente el precio anunciando durabilidad se está complicando la vida. Porque los consumidores no cumpulsivos, y mercado minoritario, podrían seguir comprando aparatos más baratos por falta de información o por considerar excesivo el incremento de precio.
Como ofrecer durabilidad no vende, ningún fabricante tiene un modelo para durar más. ¿No es eso una demostración de que no se dan condiciones objetivas para explotar la durabilidad?.
Y la razón más importante, no la única, es que es más fácil y rentable que los más reticentes al cambio, o los que no valoran tanto esas supuestas nuevas prestaciones, pasen por caja al mismo ritmo que la mayoría.

0 (0 Votos)
gemuesgemues

El sabotaje programado no solo perjudica directamente al conjunto de los consumidores que pospondrían la sustitución del aparato, sino que perjudica al conjunto de la población y del planeta al constituir un derroche imperdonable de recursos.
Se trata de producir menos y mejor. Con más creatividad y con más respeto. En vez de producir millares de modelos mal diseñados y autosaboteados, habría que producir menos y mucho mejores, de modo que llegáramos a cierto y cualquier nivel de calidad, con menos de la mitad de las sucesivas versiones y modelos.
La reducción de puestos y de recursos en la industria “primaria” (del aparato o producto en cuestión) sería sustituida por el incremento de recursos y puestos de trabajo en la industria inducida o secundaria: mantenimiento y reparación creativos.
Si se hiciera bien, con esta nueva redistribución de esfuerzos, los consumidores podrían tener iguales o mayores prestaciones, pero a un coste menor que el actual.
Necesitaríamos menos materias primas y nos daría tiempo a reciclar mejor.
Sería incluso esperanzador para el futuro a largo plazo de la especie.
La visión unidimensional del mundo, observado desde el reducido marco de una ventana orientable, pero que movemos perezosamente, ha de ser sustituida poco a poco por otras estrategias cognitivas individuales y colectivas.

0 (0 Votos)
LauraLaura

Por muchas vueltas que le des al mismo argumento, la realidad no deja de ser distinta: si la gente no está dispuesta a pagar por un producto más duradero, simplemente ese producto no debe ser más duradero. Porque la alternativa es la coacción, que alguien unilateralmente decida cómo debe producirse. El libre mercado es la forma más eficiente de asignar los recursos escasos.

0 (0 Votos)
gemuesgemues

Laura: Yo no estoy diciendo que la gente esté dispuesta a pagar más por más durabilidad, sino que pagan de más por una durabilidad recortada deliberadamente por la industria gracias a la programación del fallo vía sabotaje programado.
Y precisamente, tal como yo decía antes con el ejemplo de estimación de que el 70% de los consumidores cambiarían de móvil antes de dos años, deberías entender que una cosa es lo que sucede, otra es porqué sucede y otra es qué opino yo que podría o debería suceder.
He hablado de las tres cosas, y por eso creo que no has leído enteras todas las argumentaciones mías, produciéndose así de forma indiscriminada un conjunto de malentendidos con relación a matices y cuestiones importantes.
Me gustaría que tuvieras paciencia y releyeras todas mis intervenciones, porque todas están relacionadas y todas aportan parte de la luz necesaria para entender el encaje de mi teoría en la Realidad.
Pues me gustaría, ya que te has molestado en dialogar y debatir conmigo, que no resulte un diálogo de sordos y que las malinterpretaciones no provoquen, como parece que está sucediendo, que contraargumentas contra argumentos que yo no he expuesto, pero que tu sí que has interpretado como expuestos por mí.

0 (0 Votos)
LauraLaura

Es que tú quieres que debatamos un asunto partiendo de un punto en el que no nos hemos puesto de acuerdo. Siguiendo con el ejemplo de los móviles, tú partes de que los fabricantes de móviles autosabotean sus productos para que duren menos y yo digo que eso no es cierto. Claro, en un mundo en el que eso es cierto, evidentemente estaríamos pagando por un producto con características peores a las que potencialmente podría tener. Pero es que yo no puedo saltar a esa conclusión porque no tiene sentido el punto de partida. Ningún fabricante se autosaboteará a sabiendas en ningún asunto que el consumidor pueda valorar, porque se estaría suicidando. Hablas de una proporción 70-30 de consumidores que no valorarían y valorarían la duración de su móvil. No hace falta irse a una cifra tan conservadora. Si hubiera una proporción 99-1, ya habría espacio en el mercado para un fabricante de móviles con duración extra, que triunfaría entre ese 1 % (y un 1 % mundial es un mercado gigantesco). El hecho de que ni siquiera exista ese minoritario sector demuestra que no existe tal autosabotaje. Y si existiera ese sector, lo que significaría es que quien valore la duración tiene esa opción a su disposición, y el otro 99 % no la valora y no le importa pagar lo mismo por un producto inferior. Como verás, estoy asumiendo muchos escenarios que considero irreales e incluso en esos no habría el conflicto oculto que tú ves. Pero es que ni siquiera existen esos escenarios. El hecho es que ningún fabricante se autosabotea porque sabe que saldrá perdiendo en cualquier escenario.

0 (0 Votos)
SamuelSamuel

Veo yo que Laura no tiene rason en esta tertulia y que la tiene gemues.
Salgo de ella sin escribir mas.
Adios

gemuesgemues

Perdonad, he estado ocupado, así que un ratito ayer y otro hoy, me han permito escribir algo.
Apreciada Laura, voy a comentar en este artículo la idea de que no estamos en un mercado ideal de libre competencia y que es demasiado imprecisa e inadecuada a la realidad, la idea que transcribo entrecomillada inmediatamente.
Dices que en un mundo en el que es cierto lo que yo digo sucedería que “estaríamos pagando por un producto con características peores a las que potencialmente podría tener”. No es así. La única característica que merman esas trampas de diseño es la durabilidad operativa. Todas las demás prestaciones satisfacen idénticamente a los consumidores y los diseños correspondientes son conformes con la ética y la ingeniería y no contienen trampas, al menos deliberadas. No se paga por productos peores potencialmente, sino se paga por productos que podrían durar más sin mayores costes de fabricación y, por tanto, al mismo y posible precio de venta al público.
Si algún fabricante, a partir de mañana, suprimiera los “sabotajes” y no auto limitara la duración operativa del producto de modo que la distribución estadística de la durabilidad de cada modelo fuera aquella que la tecnología permite a los precios actuales de mercado, entonces, supongamos que ello permitiera una duración media del doble que la actual (los aparatos que yo logro mantener -contrasabotear- me duran hasta tres veces más de lo normal).
Según tú, esto haría que el mercado se decantara por este fabricante obligando a los demás a dejar de auto limitar la duración y desapareciendo finalmente esta supuesta e hipotética práctica aunque los consumidores capaces de detectar esta mayor durabilidad fueran solo el 1% porque los demás desechan el móvil mucho antes.
La objeción por mi parte es evidente, el fabricante que ha suprimido la autolimitación, simplemente, tendería a conseguir el 1% que valoran la durabilidad por encima de las otras múltiples características y prestaciones, pero incluso aunque no subiera el precio por esa mayor durabilidad, su volumen de ventas se reduciría casi a la mitad ya que sus clientes le compran un promedio de un móvil cada cuatro años en vez de un móvil cada dos años como hacen los clientes de los otros fabricantes. Estos clientes, al no valorar la durabilidad no se pasarían al otro por motivos de durabilidad.
Justamente porque no se valora (en general) la durabilidad más allá de dos años (por ejemplo), es por lo que los fabricantes están interesados en vender al máximo obligando a renovar por un periodo que está determinado por la actitud de la mayoría de consumidores hacia esta característica. Característica que es fundamental para el fabricante, porque puede determinar el volumen de ventas, su margen y su beneficio final, mientras que una gran mayoría de consumidores están ansiosos por disfrutar de las nuevas prestaciones y de los “beneficios” de la ostentación y de la representación fetichista.
Y para no perder negocio, en estas circunstancias, lo mejor es conducir discreta e inadvertidamente (sin que se enteren de que son obligados) a esa minoría de amantes de una relativa y mayor durabilidad a casarse con la durabilidad aceptada por mayoría.
Así pues, creo que discrepamos porque no eres capaz de ver que el mercado real es de unos pocos fabricantes poderosos (no hay libre competencia porque son pocos oferentes y porque para que aparezca uno nuevo se necesita mucha experiencia previa, muchos conocimientos, demasiado capital, demasiado riesgo y demasiado tiempo), que ofrecen alta tecnología a unos consumidores mediatizados por ciertas modas y tendencias culturales que esos pocos fabricantes pueden favorecer con una larga y enorme inversión en publicidad. Un mercado EN EL QUE YA SE PRACTICA LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA (p. e., las baterías podrían durar más si fueran más grandes, pero eso no interesa porque el litio es caro y se nos dispara el presupuesto del diseño. Cualquier moda contra esto es muy peligrosa porque aumenta considerablemente el precio y el peso del aparato y ese segmento de mercado es pequeño, dudoso e incierto), y en el que se dio el salto de la programación de la obsolescencia al “sabotaje” encubierto sin costes adicionales.
Te podría dar explicaciones de cómo se puede hacer fallar un sistema complejo al cabo de un determinado plazo de tiempo (como es el caso de un teléfono móvil) sin costes adicionales y sin mermar en absoluto el resto de prestaciones durante dicho plazo de gracia, pero para explicar eso a personas sin base al efecto, necesitaría para ser algo convincente, un ensayo de muchas páginas e ilustrado con fotos de las que no dispongo todavía.
Tal como te indicaba entre líneas en comentarios y respuestas de fechas anteriores, la técnica del diseño mediante la consideración de la obsolescencia programada (siempre y cuando no constituya en realidad un sabotaje o una falta de ética), debido a que el coste total de producción que se decide para la máquina (conforme al estudio de mercado y margen comercial deseado) viene determinado por sus características y composición, resulta entonces que la inversión más adecuada en cada uno de los elementos principales, se presupuesta mediante un balance entre calidad, número de prestaciones y durabilidad.
Por tanto un ejemplo de buena y razonable obsolescencia programada, sería aquel que considera que si uno o varios elementos principales del presupuesto total (coste) de la máquina solo duran X años en promedio, de verdad, con la tecnología actual, entonces, el diseño y presupuesto del resto de la máquina se adecuan a éste objetivo paro no derrochar recursos. Consecuentemente, deberíamos conseguir una vida útil media de X años para el conjunto de la máquina, dispositivo o equipo, a un precio en consonancia con la productividad y tecnología del momento, sin trampa ni cartón ni sabotaje.
Sin embargo, estos diseños estándar y “medios”, resultaban demasiado complejos y con frecuencia duraban más de lo esperado para un porcentaje de clientes no maltratadores de aparatos y para clientes manitas o con talento para el manejo del aparato en cuestión: Había que tomar medidas.
¿La excusa moral interna?: En ciertas máquinas (pocas) y circunstancias (muy concretas), esta ampliación de la vida útil (accidental o provocada por manitas) conllevaba ciertos riesgos (incendio, daños personales, etc.) no previstos en el diseño. Contra ello, se diseñan ciertos trucos de coste negativo (pueden suponer cierto ahorro) o de muy bajo o ningún coste que, de forma escalonada y tras un plazo determinado, entrarían en conflicto con el funcionamiento, pero sin riesgo alguno para la seguridad de los bienes o de las personas, porque la máquina se vuelve absolutamente inoperativa a todos los efectos: posible funcionamiento o posible daño a otros bienes o personas (menos mal).
Se hizo válida esa excusa y se extendió y pervirtió después fuera del propósito inicial de asegurar la obsolescencia programada (la buena, justificada y justificable) en pro de la seguridad de uso. Es decir, aunque el incremento de vida útil (accidental o no) no comportara ningún riesgo para los bienes ni las personas, se utilizaban sistemas de autolimitación de la misma, PORQUE FAVORECÍAN EL INCREMENTO DE VENTAS, sin riesgos significativos de que la competencia pueda encontrar interés en explotar una contramedida en ese sentido. Y sin riesgo de que nadie pueda intentar demostrar nada.
Es más, para la mayoría de las personas, todo esto que estoy teorizando, les parece imposible.
Por tanto, Laura, no pretendo que me des la razón, solo que consigas decirte para tus adentros:
Bueno, veo que no es imposible imaginar un mundo verosímil alternativo al mío. Ahora, ya no veo que lo mío sea seguro al 100% y que la visión alternativa que acabo de vislumbrar ronda el 0%. Ahora creo que estaría en el 70% para mi visión y en el 30% para la otra.
Yo, estoy, exacta y simétricamente, al revés.

gemuesgemues

Dices, Laura:
“… Pero es que yo no puedo saltar a esa conclusión(1) porque no tiene sentido el punto de partida. Ningún fabricante se autosaboteará a sabiendas en ningún asunto que el consumidor pueda valorar, porque se estaría suicidando…”.
(1) Se refiere la autora a la idea debatida en el comentario mío anterior a éste mismo, y que estaba entrecomillada tal como la idea que precede a esta llamada.
Resulta para todos evidente que, en principio, la idea de “autosabotaje” no parece una buena idea para un fabricante. Es difícil distinguir el mal diseño del sabotaje, incluso para los ingenieros. Pero en cualquier caso, si hay tanta posible similitud entre el mal diseño y el sabotaje, y resulta que el mal diseño es evidente que va contra los intereses de la empresa, entonces, el sabotaje también iría de forma evidente contra los intereses de la empresa.
Pero no es así siempre. Como tampoco son todos los mercados modelo del modelo de la libre competencia, válgame la redundancia.
El sabotaje, en su sentido amplio, es sinónimo de ruptura o quebranto del sistema en cuestión de modo que resulte inoperativo o destruido. Y también, comúnmente, sus efectos se producen al poco tiempo del propio sabotaje o al poco tiempo de la puesta en marcha del mencionado sistema o aparato.
Por eso, para que “el sentido común” no lleve de forma inconsciente a la conclusión de Laura, en algún comentario que otro he utilizado el término “autolimitación operativa” o similares.
Precisamente, Laura ha reconocido que la durabilidad más allá de lo actualmente admitido o asumido por el mercado, debido a la disposición del consumidor al renovar el equipo o aparato en determinado plazo, es algo que no está valorado por el mercado.
Y precisamente esta disposición, esta asunción de normalidad en la durabilidad prescrita por ambas partes en el mercado, es lo que constituye un bien para el volumen de ventas para las empresas.
El fabricante “sabotea” (como a mí me gusta llamar porque yo soy un consumidor marginal y contracorriente), pero, quizá mejor dicho, “auto limita la vida útil del producto” en beneficio propio y sin “coste clientelar significativo”. Como se puede ver, en realidad, el “sabotaje”, solo es perceptible por una ínfima minoría de consumidores (menos del uno por mil), aunque sus efectos sí que provocan un aumento significativo de las ventas, comparativamente, con el supuesto virtual de no hacerlo.
Hoy en día, y en realidad, en cada momento de la trayectoria del mercado de móviles (por ejemplo), las ventajas adicionales de las nuevas prestaciones o de las ampliadas prestaciones, son valoradas por unos consumidores mediatizados que sólo en su mayoría (yo estimo en un 70%) están dispuesto a renovar en promedio cado dos años. El otro 30%, estaría dispuesto a renovar, en promedio, cada 4 años. Salvo que sucediera una pequeña revolución tecnológica en vez de las tonterías añadidas que, sin embargo, hace que la mayoría de usuarios, tras tropezar con los problemas que empieza a presentar el aparato, se caigan encima de la necesidad del nuevo.
Un buen móvil (con buena calidad y aceptable tamaño de pantalla táctil), por ejemplo, que permita además de lo inherente a un teléfono, hacer una buena fotografía, reproducir y grabar vídeo de buena calidad, ubicarte en un mapa geográfico interactivo vía GPS, conectarte a Internet y disfrutar de todos sus servicios y que una recarga le dure 48 horas o más, si todo eso lo hace con la calidad, comodidad y eficacia esperada por el consumidor, podría ser mantenido en uso un promedio de 4 años por el 30% de los consumidores menos jóvenes (o con menos fetichismo por las modas afines a los móviles).
Pero este 30% no tiene oportunidad, ni en su mayoría ni en la mayoría de ocasiones en las que adquieren un móvil (aunque haya modelos que, accidentalmente puedan durar 4 o más años), de probar o disfrutar de sus preferencias reales porque la práctica de la autolimitación de la durabilidad, EN BENEFICIO DE LOS PROPIOS FABRICANTES, provoca la obligatoriedad estadística de renovar el móvil conforme al plazo temporal asumido por ambas partes en el mercado.
Y tal como he explicado, no le es rentable a ningún fabricante dirigirse hacia este 30% del posible mercado (y mucho menos si fuera solo un 1%) porque cuanto más caso le haga menos volumen de ventas tendrá. Y subir el precio para compensar, es algo muy arriesgado.
Es decir, el eventual fabricante, es el que se estaría suicidando y no el resto que practica la autolimitación temporal.
A este fabricante que decide eliminar la autolimitación en sus diseños (es fácil, no tiene coste productivo suprimir las trampas) se le ocurre, por ejemplo, una campaña publicitaria estratégica de durabilidad.
Tendría varias opciones : incorporar baterías más caras y pesadas, con más de 48 horas de duración y subir el precio en razón de ello (justificación diferencial real ante el mercado), o, también por ejemplo, mantener el diseño íntegro tal cual, y subir muy poco el precio en razón de una supuesta calidad de materiales que garantizaría una durabilidad mayor.
No es necesario que os explique los riesgos de tal estrategia y el porqué de la disminución de ventas y beneficios. Por tanto, pasemos a lo que solo parecería viable: simplemente, sin subir el precio, quitar los talones de quiles contra la durabilidad y anunciar ésta como consecuencia de logros tecnológicos de su departamento de I+D+I.
Como la durabilidad no es valorada por el 70%, son las otras prestaciones las que mandan. Si la oveja blanca no aporta mejores soluciones al resto de prestaciones, sus ventas solo aumentarán en la medida que se pueda producir un trasvase de cierta parte de ese 30% . Aquella parte que valoraría el incremento de durabilidad en eventual detrimento del resto de prestaciones. Porque, naturalmente, solo si la blanca oveja fuera perfecta y genial, podría ofrecer mejores prestaciones también a parte del mejor plazo de vida útil.
Como la contrapartida de un mero y posible aumento del número de clientes está compensada por una disminución del volumen de ventas promedio anual (la mayor durabilidad implica una menor ratio de gasto anual por cada cliente), tendríamos que estimar cuál de las dos fuerzas tiene un mayor impacto en el volumen real de ventas anuales. Y son pocos los cálculos que hay que hacer para darse cuenta que el impacto mayor, en negativo, es el de prolongar la durabilidad de forma significativa ( 50%-100%) para que tengamos un efecto útil, claro y real en el mercado.
En el caso de que la durabilidad promedio fuera el doble (100% de incremento), las ventas se reducirían en algo menos de la mitad, pero como no hemos subido el precio en este supuesto (el margen comercial), esto es insostenible. Y si subimos el precio, ya vemos que la incertidumbre es enorme.
¿Entonces?. Como en todos los grandes oligopolios, en tales circunstancias es indemostrable la existencia de una “pacto entre caballeros”: nos podemos tomar unas virtuales copas en privado y someternos al mismo tiempo a complicados juegos de competitividad en público, mientras tenemos amañados los combates de modo que el público no se entere y siga el juego.

LauraLaura

Lo primero, no es serio dedicar un párrafo para argumentar que un producto que dura la mitad que otro idéntico y de igual precio no tiene características peores. La menor duración es una característica peor. Si vas a darle la vuelta a lo obvio solo para llevar la contraria, a mí no me apetece seguir esto.

Yo ni siquiera digo que un fabricante que no se autosaboteara directamente se llevaría todo el mercado. No tiene por qué. Lo que digo es que si los consumidores valoraran la duración y el mercado estuviera ocupado por fabricantes autosaboteadores, entonces cualquier fabricante no autosaboteador se llevaría gran parte del mercado. Pero si los consumidores no valoran esa duración, entonces da igual que se sabotee o no, porque no será un factor en la elección de un producto.

Lo de la barrera de acceso al fabricante no autosaboteador solo es un argumento en algunos mercados. En el paradigmático de las bombillas no es ningún factor. Es muy fácil crear una empresa de fabricación de bombillas no autosaboteadas. Si la gente valora la duración de las bombillas, ese fabricante sí se llevará todo el mercado. Evidentemente, al final este argumento es una prueba de que no está pasando eso porque no es que llegara un fabricante y se llevara el monopolio de la fabricación de bombillas, sino que todos los demás dejarían de autosabotearse solo para competir con el otro, con lo que llegaríamos a la situación actual. Mi opinión es que jamás ocurrió tal cosa como la obsolescencia programada, pero en caso de ocurrir, desaparece de inmediato.

En los mercados de mayor valor añadido sí puede aparecer el autosabotaje de forma puntual. Por ejemplo, no me extrañaría que Apple lo hiciera discretamente porque sabe que sus clientes son fieles a la marca y valoran otras cosas más que la duración. Aunque no creo que fuera una práctica normal porque si se demostrara, acabaría con la buena fama de la compañía, en la que también se basa buena parte de su éxito. Sería una operación demasiado arriesgada.

Por cierto, no necesito esa larguísima explicación de cómo hacer fallar un sistema. Soy Doctora en Ingeniería de Telecomunicación y entiendo muy bien cómo funciona la tecnología. El argumento nunca fue que no es posible técnicamente, sino que no tiene sentido comercialmente. No abramos discusiones que nadie planteó, por favor.

Tu argumento es que hay un pequeño porcentaje (sea el 1%, sea el 30%) de consumidores que sí valoran la duración pero como la mayoría del mercado está dirigido a quien no la valora, no ven satisfechos sus deseos. Para mí eso no tiene sentido, ¿qué impediría a un fabricante de móviles sacar un modelo anunciado como del doble de duración? Absolutamente nada, y tendría un gran mercado (en términos absolutos) en la palma de su mano sin hacer absolutamente ningún esfuerzo más que no autosabotearse. Y ese mercado sería adicional al de partida, no lo tenía antes. Pero es que tampoco hay nada que impidiera a un nuevo fabricante aparecer con su modelo de doble duración. Y eso jamás ha ocurrido. ¿Por qué? Bien porque no existe en absoluto el autosabotaje o bien porque ni siquiera ese pequeño porcentaje de consumidores valora tanto como crees la duración.

Al final tu argumento se basa en que los consumidores no valoran lo que tú crees que deberían valorar: la duración. Pregunto: ¿todo esto es una observación sobre cómo funciona el mundo o es que estás proponiendo algo distinto?

gemuesgemues

Respondo contextualmente, inmediatamente después de tu enunciado, frase o párrafo, mediante otras frases, en múltiple paréntesis, precedidas del seudónimo “gemues”.

En los mercados de mayor valor añadido sí puede aparecer el autosabotaje de forma puntual ((((gemues: yo solo he hablado de productos gran valor añadido, como son en general todos los productos electrónicos y electromecánicos que he mencionado, por tanto, podemos considerar esto como un reconocimiento de que, al menos marginalmente en tu opinión, puede suceder)))))).

Por ejemplo, no me extrañaría que Apple lo hiciera discretamente porque sabe que sus clientes son fieles a la marca y valoran otras cosas más que la duración. Aunque no creo que fuera una práctica normal porque si se demostrara, acabaría con la buena fama de la compañía, en la que también se basa buena parte de su éxito. Sería una operación demasiado arriesgada. ((((((gemues: no es tan arriesgada para Apple, basta con pecar por omisión: no subsanar un pequeño defecto, no previsto como tal por el diseño, que surte el mismo efecto que uno de diseño. Nadie podría demostrar lo contrario. Tengamos en cuenta que estos “defectos” de omitida subsanación, así como los diseñados exprofeso y de indistinguible apariencia, no pretenden afectar a la calidad o funcionalidad del aparato hasta que no se manifiestan en plazo razonable que, precisamente, es asumible por la mayoría de usuarios))))))

 Por cierto, no necesito esa larguísima explicación de cómo hacer fallar un sistema. Soy Doctora en Ingeniería de Telecomunicación y entiendo muy bien cómo funciona la tecnología. El argumento nunca fue que no es posible técnicamente, sino que no tiene sentido comercialmente. No abramos discusiones que nadie planteó, por favor. ((((gemues: Gracias, Laura, por participar y contestarme. Normalmente quienes, en principio, estarían más cualificados para argumentar, no se declaran como tales en estos foros. Me encanta poder dialogar con alguien cualificado, al menos desde la perspectiva del diseño, porque entonces, aparece de la nada la posibilidad de preguntar y recibir una contestación de posible mayor peso y solvencia. Me alegra también que quede consensuado el hecho de que pienses que es factible técnicamente no solo la obsolescencia programada (por cierto, me sorprende algo que dudes un tanto de que exista) sino que también (interpreto) es posible puntualmente la programación de la limitación de la vida útil, que es lo que yo vengo en denominar “sabotaje”. Y que es, en realidad, un sabotaje oculto y dirigido en exclusiva para evitar una vida útil más allá de lo previsto y calculado. Naturalmente, sin perjuicio de la libre posibilidad del usuario de la reparación del aparato cotizando piezas de repuesto por hasta 10 veces su coste de producción y por una mano de obra y eventual desplazamiento con resultado total prohibitivo en demasiados casos. ¿Tú crees que los fabricantes no deciden la vida útil y que no encarecen la reparación para fomentar las ventas de nuevos equipos? ¿No preferirían descubrir algún modo que les permita controlar la vida útil para asegurarse un flujo de ventas? ¿La durabilidad no es inversamente proporcional al volumen de ventas? ))))))
 
Tu argumento es que hay un pequeño porcentaje (sea el 1%, sea el 30%) de consumidores que sí valoran la duración pero como la mayoría del mercado está dirigido a quien no la valora, no ven satisfechos sus deseos. Para mí eso no tiene sentido, ¿qué impediría a un fabricante de móviles sacar un modelo anunciado como del doble de duración? ((((((gemues: que tendría que subir el precio considerablemente porque la captación de cierto porcentaje de nuevos clientes amantes de la durabilidad no compensaría el hecho de que, para cualquier cliente, su potencial demanda de inversión (de compra de tus aparatos) se reduce a la mitad. LOS FABRICANTES SIEMPRE PREFERIRÁN, PARA UN MARGEN DE BENEFICIO DADO, UN PRODUCTO QUE DURE LA MITAD Y SE RENUEVE CADA DOS AÑOS POR UN DETERMINADO PRECIO DE VENTA QUE EL MISMO PRODUCTO DURE EL DOBLE Y SE RENUEVE EN EL DOBLE DE AÑOS, PORQUE SOLO GANARÍA LO MISMO, groso modo, SI PUDIERA PONER UN PRECIO TAL QUE SE DUPLICARA EL MARGEN COMERCIAL. Un Smartphone de 500 euros al público con un margen bruto de 250 euros para el fabricante y que se renueva en promedio cada dos años, obtiene un margen de 125 euros por año de vida útil. Si el mismo aparato lo vendemos por 750 euros porque garantizamos que durará 4 años y así obtener también 125 euros por año de vida útil, no resulta un negocio claro porque para garantizar esa vida útil no basta con quitar los sabotajes de garantía, habría que rezar para que el resto del diseño aguante lo que no tenemos previsto que aguante, porque no hacemos equipos con garantía de 4 años. Hacemos equipos para más de dos, con garantía de que no van a durar cuatro. ESTE ES EL VERDADERO NEGOCIO))))))

Absolutamente nada, y tendría un gran mercado (en términos absolutos) en la palma de su mano sin hacer absolutamente ningún esfuerzo más que no autosabotearse. ((((((gemues: como también comento en el siguiente párrafo, de otra forma, la mayor durabilidad que se obtiene al suprimir sin más los sabotajes, no es segura ni mucho menos para todos los aparatos. Habrá aparatos que fallarán de forma no prevista a partir de cierto plazo por una multitud de posibilidades que tienen. Los sistemas de “sabotaje” solo sirven cuando no se da la muerte natural del aparato, para garantizar una durabilidad óptima que tiene calculada el fabricante y que está relacionada con el precio de venta))))))

Y ese mercado sería adicional al de partida, no lo tenía antes. Pero es que tampoco hay nada que impidiera a un nuevo fabricante aparecer con su modelo de doble duración. ((((((gemues: Una cosa es que accidentalmente, los actuales diseños pudieran durar más de lo que el fabricante prefiere (y por eso impone límites) y otra cosa es diseñar para garantizar una duración doble. Ese modelo de larga duración es una apuesta arriesgada y no un chollo. En primer lugar, tendrían que aumentar la capacidad y calidad de la batería para poder alargar la vida de ésta. Eso, además de aumentar el tamaño y el peso, es un porcentaje importante del presupuesto de mejora necesaria. Además, tendrían que invertir en el sistema de recarga, que sería también algo más pesado y más caro. Además tendrán que invertir en nuevos diseños de muchos de los subsistemas. Consecuentemente, tendrían que subir el precio. Eso es ya una apuesta de alto riesgo, ofreciendo una durabilidad a mayor precio y con equipo de mayor tamaño y peso, que el mercado no demandaría sino marginalmente.))))))

Y eso jamás ha ocurrido. ¿Por qué? ((((((gemues: Porque la durabilidad solo podría interesar a una parte de los consumidores, mientas que no interesa en absoluto a los fabricantes. ¿No interesa a los fabricantes? No. Porque es muy arriesgado tal como queda bien explicado en mi paréntesis anterior. Ya tienen un modelo de negocio que funciona, y sin buscarse enemigos o ponerse dificultades o más riesgos que no necesitan con el peligroso juego de aparatos de larga duración. Prefieren introducir una versión detrás de otra, incorporar pequeñas o grandes mejoras según lo permita o no la evolución tecnológica y algún nuevo gadget, todo ello con objeto de promocionar la sustitución de los viejos aparatos. Pensemos que son los fabricantes, en última instancia, quienes llegan a pagar por la retirada del viejo equipo para que los usuarios más renuentes a la sustitución la realicen finalmente. Está claro que quieren rotación y más rotación de equipos porque eso son ventas y más ventas con unos márgenes increíbles en cada sustitución. Prefieren muchas y frecuentes sustituciones por cada consumidor que menos sustituciones. ¿Qué fabricante arriesgaría por la durabilidad si toda las estrategias de producto apuestan y necesitan de la alta rotación?))))))

Bien porque no existe en absoluto el autosabotaje (((((( gemues: una posibilidad que como bien he dejado constancia no considero nula, sino menos verosímil bajo mi experiencia y conocimiento. En tal caso, posible, la única explicación razonable que queda al respecto de mi experiencia con los diseños y las averías es una negligencia muy grande, demasiado grande, o que yo fuera un genio enorme que viera soluciones alternativas y mejores en segundos o minutos mientras que el equipo de ingenieros, el tiempo y la experiencia de las empresas, tras años, no atinan. Lo veo muy inverosímil, porque puedo ver el ingenio y la inteligencia a pocos centímetros y por todo el resto del aparato. Puestos a divagar también puedo imaginarme que cuando los planos salen del taller de ingenieros con destino a la aprobación por la dirección de la empresa del proyecto completo, el equipo ejecutivo y decisorio, con la ayuda de algún técnico conchabado y malvado realizan entonces su modificación creativa. Los ingenieros lo saben (pueden ver los aparatos terminados), pero no pueden hacer nada))))))

bien porque ni siquiera ese pequeño porcentaje de consumidores valora tanto como crees la duración. ((((((gemues: para saber cuánto la valorarían y cuántos son, se requeriría una apuesta arriesgada que ningún fabricante ha asumido de verdad, salvo quizá Apple, cuyos aparatos llegan con facilidad a los cuatro años, en buenas manos. Pero para eso el producto Apple tiene el precio que tiene, pero como todo tiene un límite, Apple no quiere que duren mucho más de eso, y también TOMA SUS MEDIDAS.))))))
 
Al final tu argumento se basa en que los consumidores no valoran lo que tú crees que deberían valorar: la duración ((((((gemues: No, se basa en mi observación y experiencia desde las entrañas de todos los aparatos y dispositivos que he desmontado, reparado, mantenido y realizado curas preventivas. Como para mí resulta una hipótesis altamente probable y verosímil tanto lo de la obsolescencia programada como el más allá de la programación de fallos en garantía de la limitación de la vida útil, es por lo intento ver si existe un modelo interpretativo que sea coherente con todas las observaciones, incluidas todas aquellas derivadas de mi dilatada y exitosa experiencia en la reparación de averías, tanto si son normales, como si son producto de fallos manifiestamente evitables provocados por diseños manifiestamente conducentes al fallo diagnosticado: QUE PUEDO REPRODUCIR Y QUE PUEDO EVITAR. En cuanto a la duración, es cierto que creo que se debería valorar más, pero es por una cuestión medioambiental y de supervivencia de nuestra civilización más que una preocupación o preferencia de ámbito personal.))))))

Pregunto: ¿todo esto es una observación sobre cómo funciona el mundo o es que estás proponiendo algo distinto? ((((((gemues: Se trata de una hipótesis, como decía en mis primeros comentarios, basada en mi experiencia como usuario tecnológico que se mantiene (y construye a veces) y repara todo desde hace casi 40 años. Por otra parte, en ese ya mencionado grado provisional de incertidumbre acerca de mi propia hipótesis y que evalué, por decir algo, entorno al 30% (por asimilarlo simpáticamente al hipotético porcentaje de amantes de la durabilidad de la calidad) está incluida la posibilidad de que tuvieras razón. Pero para que tuvieras razón al 100% o al 90% o al 50%, tendría también que suceder que todos los diseños de pequeños aspectos o partes del sistema (de cada uno de los sistemas) que yo consideraba manifiestamente negligentes de cara a la durabilidad del funcionamiento correcto tendrían que ser achacables a cuestiones distintas a la voluntad de limitación de la vida útil. Ello sería razonable si no fuera porque en todos y cada uno de los aparatos examinados encontré siempre uno o más presuntos “sabotajes” que cumplían los requisitos que deberían cumplir cualquier diseño supuestamente malintencionado en ese sentido: 1-Diseño ambivalente que permite el funcionamiento, pero que garantiza manifiestamente (y , a veces, con tal grado de ostentación y presunción de impunidad que zahería mi sensibilidad tecnológica) el mal funcionamiento en un futuro pronosticable en base al uso. 2-Se aplica a un subsistema auxiliar y muy sencillo pero que garantiza en caso de fallo el no funcionamiento del aparato sin posibilidad de producir o añadir nuevos riesgos a los bienes o a las personas. 3- Con el tiempo, observé que la ubicación y ocultación del dispositivo de diseño falaz, se hizo más eficiente contra manitas en diversos y sucesivos grados de capacidad. Es decir noté evolución y mejora en la calidad de ejecución en aras del propósito para conseguir un fallo seguro, en un plazo más fiablemente establecido. Afortunadamente para los fabricantes, hay muy pocos manitas creativos e ingeniosos en el grado suficiente para superar las pruebas. 4- Finalmente, para usar como segundo o tercer sistema de limitación de vida útil, el subsistema dubitativo se integra dentro de otro sistema más complejo, que posteriormente constituirán módulos encapsulados casi imposibles de abrir sin daños mayores.))))))

((((((Propuesta: Mi propuesta ya la indiqué en mis comentarios de ayer: producir menos, de más durabilidad y de más calidad y en menos versiones evolutivas de cada producto. Con el objetivo de reducir costes de todo tipo, incluidas las materias primas. Pero para hacer eso habría que cambiar casi todo en todos los ámbitos, si, y por eso es tan difícil que se haga desde dentro del sistema social. Lo que suele suceder es que el Gran Sistema, la Realidad, inducirá las convulsiones, trastornos y grandes reajustes necesarios para una nueva y transitoria sintonía en apacible quietud hasta el nuevo terremoto))))))

gemuesgemues

Laura: Sin darme cuenta, al copiar y pegar tu comentario para introducir los míos contextualmente, no lo he copiado entero, sino solo la mitad inferior aproximadamente. Como no he tenido después a la vista tu texto original, no he tenido oportunidad de darme cuenta hasta que no lo he vuelto a ver.
Acabo de darme cuanta al publicar el texto y echarle un vistazo a la página del foro por si había nuevos comentarios.
Mañana haré lo mismo con la mitad superior.

gemuesgemues

LAURA: Este artículo contiene mis comentarios contextuales a la mitad superior de tu comentario de ayer. Y fue también ayer, tal como avisé mediante una respuesta a mi propio comentario contextual sobre dicha segunda mitad del tuyo, cuando por error solo traté (contextualmente) la mitad inferior de tu texto.
Tal como ayer, utilizaré la técnica contextual de introducir por cada enunciado, frase o párrafo tuyos, el oportuno comentario mío entre paréntesis múltiples, expresando mi acuerdo o articulando mi disentimiento.

Lo primero, no es serio dedicar un párrafo para argumentar que un producto que dura la mitad que otro idéntico y de igual precio no tiene características peores. La menor duración es una característica peor. Si vas a darle la vuelta a lo obvio solo para llevar la contraria, a mí no me apetece seguir esto.
((((((gemues: No es esa la situación que planteo ni mi argumento. La disyuntiva no es entre dos aparatos idénticos que cuestan lo mismo y uno dura el doble que el otro (estadísticamente garantizado, o en promedio) porque al nuevo le quitan simplemente los sistemas de autolimitación. Esa posibilidad no existe (la del teléfono que dura el doble de forma estándar) porque nunca los diseños de la mayoría de fabricantes y modelos pretendieron eso. Porque es costoso, porque es muy difícil e, inteligentemente en tales circunstancias, solo han ido pretendiendo en el devenir histórico aquello que la mayoría de los consumidores han ido expresando y exigiendo según sus preferencias y gustos (mediatizados). En los comentarios contextuales de ayer sobre la mitad inferior de tu comentario también de ayer, 19-11, ya aparecen “reformulados” nuevamente todos mis argumentos con el propósito de que no interpretes lo que no digo. Lo que indicas ahora que yo argumento, lo dices de tal forma, que desfiguras el argumento real y subyacente hasta el punto de su desaparición.
Los actuales Smartphones tienen por diseño una durabilidad “garantizada” de más de dos años. Pero más allá de su esperanza de vida garantizada de dos años (considerada como aquel plazo medio a partir del cual se necesitará una reparación seria que compromete, debido al importe, su propia utilidad o conveniencia para el usuario medio), no hay ninguna garantía de durabilidad. Para garantizar esa durabilidad extra con los actuales teléfonos, y crear así ese teléfono alternativo y libre de sabotajes que utilizas en tu contra-argumentación, no bastaría simplemente con inhabilitar la autolimitación, sino que habría que hacer un nuevo diseño integral con un nuevo y obligado mayor precio.
Lo que sucede es que resulta útil para el fabricante, por una parte, restar incertidumbre respecto de la duración real media efectiva de sus aparatos y, por otra, poder controlar esta duración real según sus intereses, dado que el consumidor no lo notará porque, la vida programada como máxima, será superior a aquella que la mayoría de consumidores esperan, pero, sin embargo, habrá un conjunto de teléfonos (quizá un 20%) que durarían en promedio un año más allá del momento en que la autolimitación programada funciona (por ejemplo). Un año es la mitad de la vida útil garantizada, y un 20% de aparatos afectados significaría un 10% de vidas de teléfonos. Un 10% potencial de incremento de ventas. Y un 10% de coste EXTRA solo para aquellos clientes amantes de ese EXTRA DE DURACIÓN.
Así pues, la autolimitación de la durabilidad es un verdadero activo para el fabricante de aparatos en los que tal práctica es susceptible y rentable, pues garantiza un plazo previsible y elegible de rotación de los aparatos en manos del público, aumenta las ventas de cada ejercicio comercial sin presionar sobre el margen, rebaja incertidumbre sobre el volumen de ventas (individual y del sector), garantiza en un porcentaje medio y determinable de los aparatos el modo y la forma en la que se produce el fallo de modo que perjudique lo menos posible a la marca diluyendo responsabilidades sobre la naturaleza de la avería, facilita la simplificación de los servicios de reparación y de asistencia postventa, impide la explotación de la duración extra accidental (que sin duda tendrían los aparatos) por parte de los usuarios menos seducidos por el sector y más concienciados con el uso razonable de las tecnologías y, TODO ELLO, sin socavar de forma importante, ni siquiera perceptible, los intereses de la clara mayoría dominante de los consumidores, quienes de hecho, renuevan mayoritariamente sus aparatos sin repararlos fuera de garantía. AHORA BIEN, existen consumidores responsables cuya escala de valores es distinta y dedican un menor porcentaje de su renta a los caprichosos avatares y frivolidades del marketing de los productos estrella de la industria electrónica. Para estos consumidores, una duración media extra y significativa, por encima de la asumida por la mayoría de sus congéneres, sería bienvenida y alabada cuando el aparato fue bien elegido o no está verdaderamente obsoleto (verdaderas dificultades para el acceso a los servicios importantes y verdaderamente útiles: de audio y video grabación, Internet fluido y todos sus servicios, Fotografía, Ubicación y rutas vía GPS).
Yo conjeturo que esta vida extra, tarde o temprano sería descubierta y explotada por un creciente número de usuarios que potencialmente estimo en el 30%, incluso en contextos de continuas y rimbombantes y supuestas mejoras reales. POR TANTO, LAS PRÁCTICAS ACTUALES DE AUTOLIMITACIÓN DE VIDA ÚTIL MÁS ALLÁ DE CIERTO LÍMITE (quizá 3 años?), NO SOLO SON RENTABLES Y CONSTITUYEN UN ACTIVO PARA EL CONJUNTO DEL SECTOR Y PARA EL PRODUCTOR INDIVIDUAL EN EL MOMENTO PRESENTE, SINO QUE IMPIDEN UNA PREVISIBLE Y FUTURA PÉRDIDA DE INTERÉS POR EL PLAZO DE RENOVACIÓN QUE INTERESA Y PRESCRIBE LA INDUSTRIA, PARA UN PORCENTAJE IMPORTANTE DE LOS CONSUMIDORES.))))))

Yo ni siquiera digo que un fabricante que no se autosaboteara directamente se llevaría todo el mercado. No tiene por qué. Lo que digo es que si los consumidores valoraran la duración y el mercado estuviera ocupado por fabricantes autosaboteadores, entonces cualquier fabricante no autosaboteador se llevaría gran parte del mercado.
(((((gemues: como he explicado más arriba, no existen condiciones tecnológicas para que un fabricante no autolimitador de exceso de vida útil garantizada pueda tener éxito significativo de modo que sobreviviera)))))

Pero si los consumidores no valoran esa duración, entonces da igual que se sabotee o no, porque no será un factor en la elección de un producto.
(((((gemues: No existe el blanco y negro puros, es mucho más frecuente cualquier grado de gris. Es decir, no existen los consumidores que no valoran la durabilidad. Solo existen consumidores que se sienten satisfechos con una durabilidad estándar y concreta, aceptada por el mercado, y que no valoran suficientemente durabilidades extra más allá de la que asumen como buena. Y también existen consumidores que sí valoran suficientemente durabilidades extra más allá de la asumida por el mercado mayoritario y que aprovecharían cualquier durabilidad extra y postergando el cambio o renovación del aparato mientras funcione adecuadamente))))))

Lo de la barrera de acceso al fabricante no autosaboteador solo es un argumento en algunos mercados. En el paradigmático de las bombillas no es ningún factor. Es muy fácil crear una empresa de fabricación de bombillas no autosaboteadas. Si la gente valora la duración de las bombillas, ese fabricante sí se llevará todo el mercado.
(((((gemues: No es el caso que estamos tratando, es decir, el del mercado de productos electrónicos de alto precio y valor añadido. De todas formas, el ejemplo de la bombilla es el típico de manuales de Micro y de Empresa, en la época de las bombillas por incandescencia de filamento de tungsteno u otros apropiados. Conforme el emisor de luz se haga más sofisticado, complejo, costoso y duradero y conforme sea más difícil para el consumidor controlar o percibir qué marcas y modelos tienen mejor ratio de euros por hora de funcionamiento, aparecerán los sutiles mecanismos de la autolimitación de la vida útil máxima SIEMPRE QUE EL APARATO CONCRETO, LA BOMBILLA, TENGA UN RANGO EFECTIVO DE SUPERVIVIENCIA POR ENCIMA DEL PLAZO DEMANDADO MAYORITARIAMENTE POR EL MERCADO)))))

Evidentemente, al final este argumento es una prueba de que no está pasando eso porque no es que llegara un fabricante y se llevara el monopolio de la fabricación de bombillas, sino que todos los demás dejarían de autosabotearse solo para competir con el otro, con lo que llegaríamos a la situación actual. Mi opinión es que jamás ocurrió tal cosa como la obsolescencia programada, pero en caso de ocurrir, desaparece de inmediato.
(((((gemues: Como puedes imaginar, si has leído con interés todo lo que ya he dicho, justamente, yo veo mucho más verosímil que sucede lo contrario: existen, TANTO LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA POSITIVA O CONVENCIONAL (cuyo fin es racionalizar recursos sin perjudicar al consumidor) , COMO TAMBIÉN UN VÁSTAGO Y APÉNDICE DE ELLA: LA AUTOLIMITACIÓN DE LA VIDA ÚTIL MÁXIMA, POR ENCIMA DE LA DEMANDADA (programando el fallo después de la vida útil esperable, pero antes de la muerte natural del aparato para un porcentaje determinable de los aparatos)))))))

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>