Sobre desastres y predicciones

Wegener y Rasmus Villumsen

El 20 de febrero de 1835 un gran terremoto destruyó por completo la ciudad chilena de Concepción. Es un terremoto conocido porque Darwin, que andaba por allí, dejó escrita una crónica del suceso. La experiencia le sirvió para comprender que ni siquiera la solidez de la Tierra es inmutable. El 27 de febrero del año pasado –175 años y 7 días después–, esa misma región sufrió otro gran terremoto; y hace unos días, el 11 de febrero, con una curiosa precisión generada por el caos interno del planeta, la misma región de Chile volvió a sacudirse con fuerza, como queriendo deshacerse de esos pequeños seres que construyen casas y carreteras encima de su piel. Los terremotos en Chile son un fenómeno relativamente común, de manera que la coincidencia en las fechas no tiene ningún misterio. Sin embargo, la explicación de estos fenómenos cataclísmicos sí que era un misterio hace 175 años. Esa es una diferencia esencial entre aquel terremoto de 1835 y estos de 2010-11: ahora tenemos una teoría científica coherente que explica el temblor. Antes solo había bruma.

La teoría que explica estas sacudidas del planeta se llama Tectónica de Placas: la corteza terrestre es un puzzle formado por varias placas que se mueven –varios centímetros cada año–, de tal manera que tropiezan unas con otras, formando montañas, fosas submarinas, volcanes, terremotos y cosas así. Esta teoría, que la mayoría de la gente tiene bastante ben asimilada es, aunque no lo parezca, un logro muy reciente de la ciencia, ya que fue desarrollada a mediados del siglo XX. El germen más importante fue un libro publicado en 1915 –precedido por varias charlas– por el científico alemán Alfred Lothard Wegener: “El origen de los continentes y océanos”.

En ese libro explicaba y argumentaba su teoría de la movilidad continental –parece ser que mal traducida como “deriva continental”. Como pasó tantas otras veces, al principio la mayoría de científicos no le hizo mucho caso. Después de publicar el libro, este meteorólogo y geofísico siguió trabajando en varios temas afines, como la formación de los cráteres de la Luna o la historia del clima  (paleoclimatología). En 1930, cuando estaba en Groenlandia en una de sus expediciones, fue víctima de una tormenta y murió en medio de la nieve. Fue encontrado en la primavera del año siguiente, envuelto en su saco de dormir y en una piel de reno. Y allí sigue, protegido por el hielo; víctima de la naturaleza cambiante de un planeta que él ayudó a descifrar (la foto que acompaña este texto muestra a Wegener y a Rasmus Villumsen, compañero groenlandés en la misma expedición, poco antes de morir ambos). Fue años más tarde cuando otras evidencias científicas –como la expansión de los fondos oceánicos– dieron credibilidad a la teoría de Wegener y cristalizaron en la teoría actual de la Tectónica de Placas.

Uno de los frutos más sobresalientes de la ciencia es la capacidad de predicción. Así y todo, hoy en día, predecir un gran terremoto sigue siendo muy complicado: la escala y el número de variables que están en juego son enormes. Pero, con tiempo –ese gran constructor–, la información será más abundante y precisa y las predicciones serán mejores y, entre otras cosas, ayudarán a salvar vidas. Otro producto de la ciencia, la predicción meteorológica, que es también extremadamente compleja, ya se utiliza a diario, muchas veces con una precisión desconcertante. Es algo tan común que muchas veces ni siquiera somos conscientes del gran logro que supone. Arropados por la pitonisa científica, podemos llegar una tarde a casa, cerrar ventanas y puertas, encender la chimenea, sentarnos cómodamente en el sofá y, leyendo tranquilamente el periódico, aguardar la llegada de ese temporal anunciado.

Tarde o temprano, con más o menos genio, sabemos que va a pasar.

18 Comentarios

Participa Suscríbete

JaviJavi

“Es un terremoto conocido porque Darwin, que andaba por allí, dejó escrita una crónica del suceso”

Creo que querías decir: “Es famoso por las crónicas que dejó Darwin del suceso”

Un cambio muy sutil pero que cambia por completo el significado.

Alejandro Di BattistaAlejandro Di Battista

Coincido en lo maravilloso del avance científico pero no creo que se puedan hacer predicciones sobre los terremotos que sean de utilidad.

Al igual que con el clima, los terremotos se originan en sistemas altamente sensibles a las condiciones iniciales y en consecuencia son fenómenos impredecibles.

El cierto que a han mejorado los pronósticos climáticos pero solo cuando los cambios son suaves. Los fenómenos relevantes, un tornado, una granizada, etc. siguen sin ser anticipables.

Basta con seguir por televisión la evolución de un gran tornado para ver que ni aun la dirección de un fenómeno tan masivo puede anticiparce.

Aunque parezca estraño el hecho de poder reconocer los limites de las predicciones es tambien un gran logro de la ciencia.

Arturo Quirantes Sierra

“Aunque parezca estraño el hecho de poder reconocer los limites de las predicciones es tambien un gran logro de la ciencia.”

Gran verdad. Es lo primero que los profes de ciencia deberíamos explicar a los alumnos. Me lo apunto para el curso que viene.

Xurxo MariñoXurxo Mariño

Estoy de acuerdo. Gracias Alejandro por el comentario. A mí también me gusta la frase que señala Arturo.
Cierto, he estirado un poco esa capacidad de predicción respecto a los terremotos, pero me gusta el ejemplo como “sistema altamente sensible a las condiciones iniciales” al que, en cierta medida, la ciencia no renuncia como objeto de estudio (y por lo tanto de predicción), aunque las perspectivas que yo apunto sean demasiado optimistas en estos momentos. Pero ya sabéis que las posibilidades de la ciencia no han dejado de sorprender a los humanos.
Un saludo!

JulioJulio

En mi opinión, los avances en las predicciones en campos como la meteorología no vienen tanto por un perfeccionamiento en los modelos predictivos como por la mejora en la capacidad de cálculo, producida por los avances en la informática, lo que se ve reflejado en el porcentaje de aciertos. Los modelos posiblemente sean los mismos que hace 20 años, las herramientas, no.

AuroraAurora

Decir que el terremoto del 27 de febrero destruyó por completo la ciudad de Concepción no es del todo correcto, las ciudades que si fueron en su mayoria destruidas fueron Cobquecura, Dichato y Constitución, ya que no solo el terremoto fue participe,!! tambien el Tsunami hizo lo suyo!!

PD: buenísimo lo escrito, siempre aprendo un poco más y si me pudieran explicar hasta cuando se esperan movimientos en estos lugares de Chile sería buenísimo.

Xurxo MariñoXurxo Mariño

Hola Aurora, gracias por la aclaración.
Yo me he guiado por lo que escribió Darwin como principal fuente de información. Es cierto que la propia ciudad de Concepción no fue la zona más devastada, pero ese es un nivel de detalle que no buscaba en el texto.
Darwin dice:
“We entered the harbor of Conception […] I landed on the island of Quiriquina. The major-domo of the estate quickly rode down to tell me the terrible news of the great earthquake of the 20th -‘that not a house in Concepcion or Talcahuano (the port) was standing; that seventy villages were destroyed; and that a great wave had almost washed away the ruins of Talcahuano’. Of this latter statement I soon saw abundant proofs…”.
Más adelante Darwin describe:
“In Concepcion each house, or row of houses, stood by itself, a heap or line of ruis; but in Talcahuano, owing to the great wave, little more than one layer of bricks, tiles, and timber with here and there part of a wall left standing, could be distinguished. From this circumstance Concepcion, although not so completely desolated, was a more terrible, and if I may so call it, picturesque sight.”
Y a continuación:
“After viewing Concepcion, I cannot understand how the greater number of inhabitants escaped unhurt. The houses in many parts fell outwards; thus forming in the middle of the streets little hillocks of brickwork and rubbish.”

Salud!
xurxo

SergioSergio

Seguramente se llegarán a predecir con cierto nivel de certeza los terremostos. Por ahora queda prepararse algo mejor, pero la memoria es muy corta y aunque se este en un lugar muy afectado por estos movimientos, el efecto devastador es enorme. Además de irresponsabilidades en constructoras, pero ese es otro tema. Lo que sucede es que yo vivo en Concepción y este es mi primer terremoto. Se dice aca que uno en su vida en promedio vive dos eventos asi, la predicción da para un nivel de predicción asi por ahora. Saludos desde Chile.

Audi A5

Hoy en día nos hemos acostumbrado a las predicciones del tiempo. Pero todavía no se ha podido predecir algún desastre natural y salvar con ello tantas vidas…
Por eso, pienso que a la ciencia todavía le falta un largo recorrido para poder prever terremotos, tornados, inundaciones…

GS2008GS2008

Creo que con la experiencia ya acumulada a lo largo de los años (una manera “fina” de decir eso de escarmentar en cabeza ajena) habría que acompañar la predicción con algo muy importante, la prevención. Construcciones con alta capacidad antisísmica, a precios razonables ya que la gente no va a renunciar a vivir en Concepción, Tokyo o Los Ángeles… creo que necesidad, experiencia y ciencia hay de sobras y no entiendo como se puede construir con tecnología “normal” en sitios donde las casas anteriores se han ido al guano.

Algún arquitecto o ingeniero que nos dé mas luz sobre el tema, por favor.

Jose Manuel MartinezJose Manuel Martinez

Lo siento porque este es un comentario totalmente off-topic, pero el cabreo me puede. Si alguno de los que leéis esta página ha estado viendo TVE2 entre las 18:00 y las 19:00 me entenderá perfectamente. Han estado poniendo un documental que ensalzaba la memoria del agua y a personajes como Masaru Emoto, Johann Grander y otros muchos más con inventos disparatados que suenan a pseudociencia y estafa de lejos. Lo peor de todo es que ya no es el primero que veo. La semana pasada emitieron otro sobre acupuntura y medicinas chinas, en las que se hablaba de una que incluso el médico manejaba tu cuerpo como si fueras una marioneta a través de “hilos de chi”. Ahora nuestros impuestos también se usan para que los creyentes en este tipo de cosas tengan un argumento más: “lo echaron en un documental de la2″. ¿Dónde vamos a acabar?

Xurxo MariñoXurxo Mariño

Un comentario muy pertinente. Ese trabajo se publicó unos días antes del terremoto de febrero de este año, indicando precisamente el alto riesgo que calculan para esa zona a partir de datos tomados tras el terremoto de 2010.

Iakob

Yo había oído que Wegener había muerto durante una operación de rescate, buscando a los miembros de otra expedición que se habían perdido.

Xurxo MariñoXurxo Mariño

Hola. No; según relata Francisco Pelayo en la introducción de la traducción española que ha publicado Crítica de “El origen de los continentes y océanos”, lo que ocurrió es que:
“Ante la dificultad de abastecimiento y dada la carestía de alimentos y combustibles en el campamento base […] Wegener y Rasmus emprendieron […] un viaje de regreso a la costa en busca de provisiones. Desaparecieron en medio de una fuerte tormenta.”

No estaban buscando a nadie, sino tratando de conseguir provisiones para ellos y sus compañeros.

Iakob

Cierto, estaba yo equivocado, fué Amundsen quien murió de esa manera. Gracias por la aclaración.

MaximilianoMaximiliano

Siempre que escucho hablar de terremoto, digo mi mantra:
“Los terremotos no matan, matan las casas”.

Como soy ingeniero, y trabajo en la construcción, espero que este mantra consiga que tengamos mucho trabajo.

Abrazos.

C&HC&H

¡Felicitaciones un excelente artículo lleno de fe y esperanza en la bondad humana!
Los comentarios igual, respetuosos y sobre el artículo.
Para quienes vivimos en el “cordón de fuego” y vivimos (sufrimos) 3 terremotos en vida, saber “científicamente” es una gran esperanza.
Agrego otro hecho. “La variable humana”, comentada, con bastante exactitud. ¿Era predecible en FUKUSHIMA que podía haber un terremoto y un Tsunami? ¿Había suficiente información? El 1 de noviembre de 1751 desapareció Lisboa. Un terremoto. Un tsuhami con olas de 30-50 metros y un incendio de 8 días. Los terremotos de Perú, Guatemala y Haití son terribles por la destrucción (en la que interviene la) variable humana. No mata el terremoto. ¡Mata la miseria!
Felicitaciones al autor y los comentarios.

3 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Terremoto | Concepción 1835 El 20 de febrero de 1835 un gran terremoto destruyó por completo la ciudad chilena de Concepción. Es un terremoto conocido porque Darwin, que andaba por allí, dejó escrita una crónica del suceso. L…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>