Carta abierta de un científico sin complejos

Por esto estamos aquí. El Unobtainium. Porque esta piedrecita gris se vende a veinte millones el kilo. Ese es el único motivo. Es lo que paga todo este montaje, lo que paga tus conocimientos científicos, ¿capici?

Avatar (2009), James Cameron

Algunos políticos creen que el único motivo de la ciencia y la tecnología es crear nuevos procesos productivos, nuevas empresas, nuevos puestos de trabajo. Creen que algo llamado “ciencia aplicada” se lo puede conseguir, y que es como un café de máquina: se echa una moneda, y a los pocos minutos tienes la bebida calentita en el vaso.

Como contraposición, se inventan una cosa llamada “ciencia básica”, que para ellos suele ser todo lo que no tenga aplicación productiva inmediata. Amazings todavía colea con los comentarios de Sarah Palin: “Las subvenciones se van en investigaciones que no sirven para nada, como esos estudios con la mosca de la fruta…” Por supuesto, si luego llega una plaga de mosquito tigre a su Estado y necesita saber cómo combatirlo, esos estudios que no sirven para nada le vendrán de perlas, pero mientras tanto, queda bonito eso de erigirse en adalid del despilfarro.

Aquí no tenemos a Sarah Palin. Tenemos algo peor. Se llama Cristina Garmendia, y es Ministra de Ciencia e Innovación. Dejando aparte que el nombre de su ministerio es una redundancia, esta señora se ha quedado a bien publicando un artículo titulado por una ciencia de calidad y sin complejos, donde desarrolla una curiosa teoría.

Según ella, los científicos españoles somos unos quejicas. No nos basta con los aumentos presupuestarios descomunales de los últimos años, queremos más y más. Y si no, nos enfadamos. Menos pucheros y más convicción, nos dice.

Pero como los toros se ven distintos desde la barrera, permitan que este humilde físico les de su opinión. Tranquilos, no les voy a llorar con mis penas personales. De hecho, soy Profesor Titular de Universidad, esto es, con plaza fija, lo que me convierte en un privilegiado en mi entorno. No les hablaré de esos chicos y chicas que sueñan con un contrato Ramón y Cajal, una prórroga de su beca, un año más para acabar la tesis. Sus historias son conmovedoras, pero no van por ahí quejándose.

No, aquí hemos venido a hablar de la Ministra, quien en su artículo afirma que el gasto de I+D se duplicó en España entre 2005 y 2008. Me pregunto adónde habrá ido a parar todo ese dinero. Miro a mi alrededor, y ni mi Departamento es dos veces mayor, ni los investigadores cobran el doble, ni tienen dos veces más material de laboratorio. Quizá se haya disipado en tiempo perdido; en burocracia inútil; en más y más vicerrectorados, viceconsejerías, vicesecretarías y vicevarios; en pagar facturas atrasadas que debían haberse abonado a tiempo; en investigación militar (¿sabe, querida Ministra, lo que nos ha costado el A400M, o el Eurofighter? pues averíguelo); en formar a profesionales que luego toman la puerta por falta de oportunidades, o que sencillamente vuelven a sus países de origen.

Habla usted, Ministra, de colocar a nuestros científicos en Europa, lo que resulta magnífico para ellos, y muy triste para nuestro país, porque no podrá disponer de ellos. Muchos de ellos tuvieron que tomar la senda del Vente a Alemania, Pepe, y cuando políticos como usted les convencen de que vuelvan, bien que se arrepiente más de uno al comprobar que algunas cosas no cambian.

Mejor sería que no tuvieran que irse, y que fuesen los de fuera los que vinieran aquí. Pero es que ni siquiera podemos retener a los talentos extranjeros. Tuvimos en mi Departamento a un argentino que era un McGyver, tuvo que irse a Austria con sus patentes. Ahora trabajamos con investigadores de Polonia, México, Rusia, Argentina.

Yo he tenido alumnos de Islandia, de Marruecos, de Finlandia. Todos ellos, después de investigar con cargo al enorme presupuesto de I+D de que usted se enorgullece, tendrán que volverse a casa porque aquí no hay trabajo para ellos. Los queremos aquí, pero no podemos albergarlos. Será en sus respectivos países donde dará fruto su preparación. Hablar de la fuga de cerebros no es, como usted dice, insultar a los investigadores de prestigio que trabajan aquí; es insultar a los investigadores de prestigio que NO trabajan aquí, porque han tenido que irse.

Dice usted, Ministra, que la sociedad tiene una percepción negativa sobre el estado de nuestra I+D. ¿Conoce usted el Informe 2008 sobre Percepción social de la ciencia?

Huy, qué tonto, claro que lo conocerá, si lo hizo su propio ministerio. Debería leérselo, porque aprendería mucho. Resulta que los ciudadanos den a los médicos y científicos la nota más alta de valoración: 4,2 y 4,1 sobre 5, respectivamente. Me gustaría pensar que usted creía que la nota máxima era un 10, y por eso nos habían suspendido. Le diría cuál es la nota que sacan los políticos, pero ¿para qué sonrojarla?

Parece que usted se ha quedado con el párrafo en el que los ciudadanos consideran que la principal motivación de un científico es la propia ilusión por la ciencia. Resulta el argumento más cómodo para el que tiene que repartir el dinero. Y la verdad es que es cierto. ¿Cuántos científicos ricos conoce usted, Ministra? Yo aún tengo que encontrar una sola persona que me confiese que, si se metió a científico, era por pegar el pelotazo y retirarse al Caribe. La Ciencia es una profesión que no te enriquece salvo espiritualmente. Te llena el alma, te da ilusión, te hace ver que realmente puedes marcar la diferencia en un oscuro laboratorio o en un almacén de becarios sin ventanas. Lees que una investigación en la que has participado ha ayudado a limpiar el cielo de Madrid, o a aumentar la esperanza de vida de los que sufren cáncer, o a crear un motor de explosión que consume un poco menos, y piensas “eh, yo he ayudado un poco en eso.” Miras por la ventana, inspiras hondo. Y, por un momento, te sientes el rey del mundo.

Muchas veces, si el éxito llega, es porque aceptamos como hecho consumado el tener que trabajar sin medios, con presupuestos que nunca llegan, en las condiciones que sean. Somos expertos en hacer más con menos. Si no tenemos grapas, las traemos de casa. Si el ordenador del laboratorio es de la época en la que Bill Gates gateaba, lo usamos igual. Mi primera mesa de trabajo fue un tablero de dibujo en una esquina de un laboratorio atestado de productos químicos. A veces usamos material que ya era antiguo cuando usted estudiaba las cuatro reglas.

¿Cómo se atreve usted, Ministra, a acusarnos de victimistas? ¿Y qué derecho tiene usted a restregarnos en la cara el ejemplo de Cajal, a escudarse tras sus méritos, a apropiarse de su memoria para mayor gloria de su Ministerio? Don Santiago fue uno de nuestros ilustres científicos, sí. Premio Nobel, sí. Investigador ejemplar y ejemplo para los investigadores, sí. Y todo eso no lo consiguió por ser español, sino a pesar de ser español. Tuvo que costearse su primer microscopio de su bolsillo. Hoy, muchísimos investigadores de gran talento no pueden acceder a un contrato Ramón y Cajal. Los afortunados que lo consiguieron se desviven pensando qué pasará cuando se les acabe, dónde podrán desarrollar sus estudios, cuándo podrán ver cumplido su sueño de contribuir al desarrollo de la Ciencia española y compatibilizarlo con hechos tan mundanos como llegar a fin de mes.

Porque Ministra, nosotros no vivimos del aire. No somos los típicos científicos de película, demasiado abnegados para darse cuenta de que en el frigorífico solamente hay un cartón de leche caducada. Pero le diré una cosa, Ministra. El día que nos veamos en esa situación, nos beberemos el cartón de leche y seguiremos en la brecha; y cuando se nos pase la gastroenteritis, volveremos al trabajo. Y los que tienen la suerte de contar con los recursos de Empresas Stark, no es que sepan construir un Iron Man, es que nos hacen todo un escuadrón. Dos escuadrones, si pueden evitarse el papeleo de las subvenciones.

Las palabras que usted nos cita de don Santiago Ramón y Cajal, eso de que la investigación científica en España es cuestión de abnegación y sacrificio, ya nos las sabemos. Esa es una lección que tenemos muy bien aprendida. No necesitamos a ninguna ministra para que nos las recuerde.


157 Comentarios

Participa Suscríbete

Fabio PereiraFabio Pereira

Lo más triste es que la ministra fue investigadora en el pasado…
Muy buen articulo

startidestartide

Gracias Arturo. Una carta magnifica a la que se le deberia dar la mayor difusion.

MaríaMaría

Sobre lo de que la Gramendia es doctora y ha pasado por esto: Es lo que pasa con mucha gente que para llegar alto se ha tenido que sacrificar: Si yo me he fastidiado hace 20 años, por qué no vais a tener que fastidiaros vosotros tambien? Ella no quiere cambiar la mala situación laboral que tuvo que vivir, la quiere perpetuar

JoseJose

Toc toc…holaaa…. perdón, ahí dentro os habéis enterado de que hay una crisis mundial? o quizás pensáis que en el mundo de la empresa privada atan los perros con longanizas? o quizás os pensáis en algún mundo atan perros con longanizas?? creéis de verdad que los recortes de presupuestos sólo afectan a los científicos? creéis de verdad que sois los únicos con problemas económicos, los únicos que se plantean abandonar España, o quizás los únicos cuya profesión tiene mérito? de verdad pensáis que es más profundo y loable “hacer algo por vocación” que hacer algo por mantener una familia? venga un saludo y no me machaquéis mucho por romper vuestra burbuja endogámica….

david rouradavid roura

es cierto, tienes razón: es mejor agachar las orejas. aquí no se está hablando (sólo) de que se invierte cada vez menos en ciencia, sino de la desfachatez con que la ministra insta a los científicos a que vayan a trabajar gratis.

MartaMarta

Joder Jose, di que si, tu sí que sabes cómo hay que sacar al mundo de la crisis, ¿eh? Parando la investigacion y el desarrolo, ¿verdad que sí? Total, ya estamos parando el motor básico de la economía, así que ¿por qué detenernos ahí? ¡El cielo es el límite!

RobertoRoberto

Evidentemente que todo el mundo esta mal, pero es que la forma de arreglarlo pasa por la ciencia. No se trata solo de condiciones laborales, sino de una proyeccion de carrera que en este pais no existe. Ya esta bien de becas y ayudas a la investigacion, somos trabajadores desde el primer momento que curramos 10 horas diarias y nos partimos el culo los fines de semana. CONTRATOS, y un desarrollo logico de la carrera investigadora. Aqui solo existe ser becado o ser jefe con plaza, menuda estupidez. Hasta que esto no cambie no piso espana otra vez, y tan triste de trabajar para otro pais.

JoseJose

El problema real en España es que cada uno mira por lo suyo, no hay 17 Españas ni 52, sino 40 millones….40 millones que nos dedicamos a despotricar cuando nos tocan nuestro bolsillo -nos da igual si tocan el de al lado- y a no aportar alternativas. Desgraciadamente la ciencia española es una parte más de este esquema. Destaca especialmente por su absoluta falta de autocrítica.A ver, hagamos un ejercicio de sinceridad: yo he estado en ciencia, y sé la cantidad de jefes que te encuentras anquilosados en viejas formas de trabajo, la falta de horarios y objetivos estrictos (si sale sale, si no no pasa nada…), la redacción de una página que servía para renovar mi contrato y la que básicamente todo era palabrería para acabar diciendo “todo va bien…”, la ciencia aplicada a temas que ni la industria ni nadie necesita….

Lo que quiero expresar, señores, es que *no sois especiales*, y el día que los científicos se tomen su actividad como una *profesión* y no como un arte de la bohemia entre congresos de verano en Creta y congresos de invierno en Sudáfrica (yo los he disfrutado!), el resto de la sociedad los empezará a considerar *profesionales*. Os quiero expresar que tenéis exactamente las mismas posibilidades de fracaso profesional en España que el resto de los profesionales, y las mismas posibilidades de éxito en el extranjero que el resto de los profesionales, ni más ni menos. Esto por que? porque España tiene problemas culturales endémicos, que dependen del colectivo y no de lo que haga un gobierno ni un sector de la población.

Y finalmente, dejadme que os haga una última reflexión….si los científicos no ganan dinero y traen las grapas de casa, a qué otros profesionales nos pagan 60.000 euros por unos meses de trabajo y no nos piden cuentas al terminar ese plazo??
http://www10.gencat.net/agaur_web/ge...es_bp07.pdf

NoemíNoemí

Pues debo reconocer que este comentario me ha parecido muy objetivo.

La situación en España no la discuto pero también le deseo a mucho funcionario (o cualquiera que reciba el sueldo del Estado/entidad pública) el ritmo de la empresa privada por un tiempo. Hay que tener los pies en la Tierra.

Migueluco w.o.Migueluco w.o.

Me ha sorprendido la lista con las ayudas de 60.000 €. No sé por cúantos meses serán las estancias y dado que está en catalán y lo he mirado por encima igual no me he enterado bien.

Pero (sin saber) me atrevo a defender el hecho de que cuando te vas de postdoc normalmente implica buscarte todo: alojamiento, vehículo, quizá muebles, pagarte el viaje….Si comparas con el sector privado eso no suele ser así.

Y por último permíteme romper una lanza respecto a los científicos. Eso de que no se piden resultados es muy relativo..Conozco a muchos más científicos implicados con su trabajo que muchos profesionales del sector privado con la misma dedicación….

Eso de los 60000€ choca, pero encierra un linchamiento fácil. En el sector privado por un desplacamiento similar se supera ese sueldo fácilmente. De nuevo nos encontramos con que la profesión del científico sigue sin entenderse en nuestro país…..

Como ya he comentado antes me voy de postdoc el mes que viene. Y no, no me voy con 60000€ bajo el brazo….Ya me gustaria….

LesthadLesthad

Hasta cuando tendremos que aguantar tanta estupidez, sacrificio por nuestra profesion? Hasta las narices estoy de sacrificarme por la ciencia, de que me tomen el pelo porque se supone que soy un privilegiado que esta realizando el suenho de su vida. Por mi… que le den a la ciencia, a la ministra, a los caciques que manejan su laboratorio como si fuera su cortijo particular, al sistema de carrera cientifica en Espanha y a toda aquella gente que se encuentra con una plaza de investigador/profesor sin ser capaz de llevar una investigacion minimamente decente.
Ciencia… ahi te quedas. Ya calmare mi ansia por investigar en la cocina.

PaulaPaula

Desde el otro lado del Atlántico.
Me sentí muy identificada con lo que se escribe en esa carata. Si cambiaran las referencias geográficas bien podría ser la carta de un científico uruguayo

Migueluco w.o.Migueluco w.o.

Bravo!
Sólo un apunte. El sistema científico español es bastante desastroso, de acuerdo. Pero falta algo de autocrítica. Históricamente la endogamia en los departamentos ha hecho más daño que muchos ministros. Y no hablemos del título de funcionario que es como una mala enfermedad que hace que la peña se relaje “for ever”….
Por cierto, me voy de post doc el mes que viene a USA…Otro Físico que busca realización personal fuera después de confiar en el sistema español por tres años…Ya no aguanto más!

ErikErik

Iba a poner un comentario, pero veo que es precisa y exactamente mente lo que ha puesto el último antes que yo (Migueluco w.o.). Que es cierto todo lo que dice este Físico, y lo suscribo hasta la última coma. Pero que es igualmente cierto que dos de los cánceres más malignos de la ciencia y la universidad españolas no los provocan ni mantienen los ministros, sino los propios universitarios: endogamia y funcionariado.
Supongamos que después de ésta nos viene un ministro magnífico, que dota de presupuesto y de medios a la ciencia española como para traer de vuelta a todos los españoles repartidos por el mundo y retener a los que aún no se han ido: cuando se presenten a una plaza, estará el “candidato de la casa” de turno y, ¡sorpresa! tampoco podrán volver a España.
Efectivamente, que cada palo aguante a su vela. Pídanle a la Ministra lo que sea: pero que la Universidad se mire un poco en el espejo y se quite el miedo a abrirse a candidatos desconocidos de fuera, que traerán muchas ideas y aire fresco. Aire fresco muy necesario que hoy por hoy sólo se encuentra fuera.
Migueluco w.o. se nos va a USA…yo me iré en cuanto pueda. Quedarán los de mentalidad funcionarial y sus “amigos”. Triste futuro para la ciencia española. Al final va a ser como el cine español – una contradicción de términos.

CarlosCarlos

Arturo:>> “Me pregunto adónde habrá ido a parar todo ese dinero. ”

Pues es un “secreto a voces” que la parte del león de los presupuestos de I+D+i son subvenciones encubiertas a las empresas y que los restos son para la Ciencia. Cualquiera que trabaje en la Gran Industria te lo contará sotto voce.

Ya lo era cuando sólo existía el I+D, pero cuando se inventaron el “…+i” la cosa creció, así el presupusto queda bonito y Bruselas hace como que no se da cuenta.

Disfrazar una subvención como “Proyecto de innovación en …”, con la connivcencia del Ministerio correspondiente (no se trata de empresarios malvados), es el pan de cada día.

Es aburrido pero puedes comprobarlo sin más que leer el BOE.

BetawriterBetawriter

¿Qué dónde ha ido a parar el dinero? En una buena parte al entorno natal de la Ministra y el sector privado. A las “ciencias gastronómicas”, a la “Talent House” para investigadores guipuzcoanos, etc, etc… a los famosos pufos “Torres Quevedos” (subvenciones a empresas que contraten a licenciados o doctores), etc, etc…

Porque lo que es en la universidad y sector público ya se sabe lo que hay, éste año se han recortado becas y proyectos, han bajado el sueldo, el CSIC apenas convoca plazas, etc, etc

Más info aquí:
¿Crisis en investigación?… barriendo para casa
http://betawriting.blogspot.com/2011...o-para.html

LlobunobleLlobunoble

Mi hija terminó sus estudios con premio extraordinario fin de carrera e integrada en un importante grupo de investigación pero abandonó ese camino (y no se lo reprocho) ante la aterradora perspectiva de su futuro. Quiere ser una persona normal que viva de su trabajo, no una heroína.
A lo mejor, si la ministra le hubiera soltado el sermoncete …

Saludos y abrazos a la comunidad científica

3ermundo3ermundo

Desde el otro la’o del charco y un poco más allá, puedo decirles que tienen suerte de que su señora ministra, por muy equivocada que esté, por lo menos demuestra cierto interés por las cosas que pasan en dizque su ministerio. Puedo decir con mucha vergüenza, que en mi país, ni siquiera podríamos decir eso. El ministerio de la cultura, que así se llama, recién tiene un par de años de creado y viene a ser el resultado de juntar perro pericote y gato (que a un político se le ocurrió juntar todo lo que sonara a estudios) y bueno, de ese masacote… aún no se sabe a ciencia cierta qué hace o qué planes tiene, salvo claro, promover algunas funciones de teatro y cine, mejorar algunos parques … y cosas así.
Como cereza, me da envidia que haya en su país investigadores de verdad, con todas sus penurias y sacrificios, pero que hacen eso justamente, investigar y aportar a la ciencia. Me da envidia que haya un comentario firmado por un ingeniero nuclear… creo que nos falta unos 150 años para llegar a tener uno acá, formado acá, que trabaje acá.
Como dicen por ahí… si crees que estás mal… no harías mal en mirar a quien está un poco más allá.
Saludos y que la cosa mejore, en bien de la ciencia y de este patio llamado Tierra.

Tom WoodTom Wood

Repito; el problema es que por la cabeza de ustedes no pasa ni ser político, ni administrador; ni algo semejante. Sienten asco, repugnancia y menosprecio por esas esferas de la actividad social,… Al menos esa conclusión es la que se extrae de todas sus críticas y disgustos con en sistema. Entonces si los iluminados no quieren selo; alguien tendrá que dirigir los ministerios. Hasta donde yo se, eso no funciona solo o gracia a la “buenas intenciones” de las personas. La solución no esta en ellos, sino en ustedes; ¿de que los culpan? Cualquier escusa lógica para no ser político o administrador; solo lleva a una solución: resignasen a ser dirigidos por personas menos capaces. Hasta cierto punto, en sentido general, neto: uno es el resultado, de uno mismo.

Juan Manuel DatoJuan Manuel Dato

Sr. Wood, siempre hay dos opciones: una es quejarse, y la otra es respaldar al sistema. La forma de saber cuándo hacer una u otra cosa es cuando podemos decir si tenemos un sistema respaldable. A mi juicio, si un tesorero no hubiera sido capaz de esconder todos esos millones, o si no hubiera tanto enchufado en política, pues sí, entendería tu postura. Pero con la que está cayendo, defiendes a los que cortan el pastel, y que deciden cómo y a quienes; en cuanto a nosotros, ¿de qué tenemos derecho? De concienciar un poco: de quejarnos. No hay otra – es así como se juega a esto.

Eduardo

Excelente articulo. Es una pena que la ciencia se politice de esa manera. En mis tiempos, el ministro de economía de la Argentina, el excelentísimo Domingo Cavallo, mandó a todos los científicos del país a lavar los platos porque pedíamos aumento de salario. En mi caso, recién regresado del exterior, tuve que tomar la puerta de salida. En cuanto a Sara Pallin, mejor ni hablar.

ElinaElina

Lo felicito por su valentía, ha encontrado las palabras justas. Aquí en Argentina estamos igual, pero es todo obsecuencia.

Basta yaBasta ya

Cuántos premios Nobel científicos tienes España? 2.
Cuántos en territorio español (= financiación española)? 1.
Medallas Fields? 0.

Luego de tantos años, tal vez es hora de mirar también al entorno universitario español y no sólo a los gobiernos (pésimos todos).

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>