Penis fencing: Caballeros desenvainen

Es sabido que uno de los grandes inventos de la evolución fue la selección sexual. Permite intercambiar material genético y eso aumenta la variabilidad. Y más variabilidad implica más posibilidades de adaptación al entorno o una mejor preparación para competir por los recursos. En animales superiores lo más común es que cada individuo solo pueda pertencer a uno de los géneros. En cambio en plantas y en muchos animales el hermafroditismo es frecuente.

Que un bicho o una planta tenga los dos sexos a la vez no siempre implica que el organismo se pueda autofecundar. En algunos casos es posible, pero la evolución ha generado mecanismos para evitarlo, ya que un autofecundación le quita la gracia al asunto por no intercambiarse material genético. En otros casos es inviable y a pesar de tener los dos sexos, deben de buscar una pareja para la reproducción. Uno de los casos más curiosos es el del gusano marino Pseudocerus bifurcus. Este bicho es, como otros muchos, hermafrodita. No obstante en la reproducción puede actuar como macho o como hembra.

Si hace de macho es promiscuo, insemina a uno, y luego a otro, y así indefinidamente. En cambio, si hace de hembra se dedica solo a esperar que nazca la camada y tiene que buscar alimento para él y para que los huevos se desarrollen.

¿Cómo se decide quien hace de chico y quien de chica? pues como los caballeros decimonónicos, con un duelo… de penes.

Igual que en las películas de época los gusanos luchan y el que consiga herir con su pene la piel del adversario es el inseminador. El inseminado se retira del combate y se dedica a prepararse para la maternidad. La ventaja evolutiva está clara. Esta estrategia permite que los gusanos más fuertes y diestros en el manejo de su órgano aumenten su descendencia (más inseminaciones) y por tanto propaguen más su material genético, frente a los peores luchadores, que abandonan antes el campo de batalla.

Cuando yo era pequeño los sábados después del telediario hacían una versión de los tres mosqueteros en dibujos animados con perros. Hubiera quedado más propia con estos gusanos… o ya puestos, imaginate una versión Friki de Star Wars con un penis fencing a base de espadas laser… impagable.

Profesor titular de biotecnología (área de bioquímica y biología molecular) en la Universidad Politécnica de Valencia, Director del Máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas (CSIC-UPV) e investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) un instituto mixto que depende del CSIC y de la UPV. Divulgador de temas relacionados con la biotecnología y la alimentación. Autor de “Comer sin Miedo” y “Medicina sin Engaños” (Destino) y de “Los productos naturales ¡vaya timo!” (Laetoli)



Por J. M. Mulet
Publicado el ⌚ 1 abril, 2011
Categoría(s): ✓ Biología • Curiosidades