“Brains, Minds and Machines”, un debate sobre el estado actual de las ciencias cognitivas y la inteligencia artificial

Brains, minds and machines | Foto tomada por Xurxo Mariño durante las charlas en el MIT

¿Es posible descifrar cómo el sistema nervioso produce la consciencia? ¿Podemos los seres humanos construir máquinas inteligentes que tengan consciencia? ¿Qué es la consciencia? Son preguntas fundamentales de la ciencia y la filosofía que llevan orbitando las mentes de pensadores y científicos desde hace mucho tiempo, y al parecer lo seguirán haciendo –orbitar sus mentes sin encontrar un punto de apoyo– durante mucho tiempo.

Esta puede ser la conclusión principal del simposio que se ha celebrado entre el 3 y el 5 de mayo en el MIT titulado “Brains, minds and machines”, en donde se han reunido parte de los principales actores en el escenario de las ciencias cognitivas y la inteligencia artificial (IA) de los últimos 50 años, para discutir la situación actual del estudio de la mente y sus perspectivas a corto plazo.

Brains, minds and machines | Foto tomada por Xurxo Mariño durante las charlas en el MIT

Allí estaban Marvin Minsky, Noam Chomsky, Rodney Brooks, Steven Pinker, Christof Koch, Sydney Brenner, y muchos otros, configurando una compleja macedonia en donde la mayoría de las frutas eran amargas –los que consideran que el problema no tiene solución, al menos con las herramientas y la orientación actual– mezcladas con algunas frutas dulces –los que tienen una visión optimista, y hasta ingenua, del problema. Estas dos visiones sobre el estudio de la mente se plasmaban perfectamente en los puestos de libros que había a la entrada del auditorio: al lado del título “How the mind Works”, de Steven Pinker, estaba la obra “The mind doesn’t work that way”, que Jerry Fodor escribió precisamente para atenuar el entusiasmo mostrado por el primero.

La impresión general es que en los últimos decenios no se ha avanzado prácticamente nada en el conocimiento de la consciencia, a pesar del optimismo inicial a mediados del siglo pasado con el desarrollo de la IA y su aplicación a la neurociencia, y viceversa. Gottfried Leibniz y Thomas H. Huxley, cada uno en su tiempo, ya avisaron de que la cosa no iba a ser fácil: la consciencia puede que nunca sea explicada en su totalidad. Hoy en día todos los grandes problemas de las ciencias cognitivas siguen intactos, y algunos se han estancado y prácticamente no han avanzado nada desde los años 90 del siglo pasado. Para Sydney Brenner, uno de los grandes biólogos del siglo XX, “el problema de la consciencia nunca será resuelto; lo que ocurrirá es que dejará de ser un tema de estudio, simplemente desaparecerá”. Eso no quiere decir que no se pueda comprender gran parte del funcionamiento del sistema nervioso, cuya “única manera será conociendo cómo se desarrolla su diagrama de conexiones”. Noam Chomsky enfocó el problema desde la relación entre mente y lenguaje: “Sigue siendo un gran misterio la manera en que los niños adquieren las propiedades del lenguaje”, un misterio que será difícil de resolver ya que “el lenguaje está diseñado para pensar, no para su externalización”.

Parte de la decepción se debe a lo poco que se ha avanzado en IA, un campo que prometía mucho hace algunas décadas. Marvin Minsky, uno de sus padres, criticó que “se han hecho robots para que lleven a cabo muchas tareas, pero no los han hecho más inteligentes, no se está usando la inteligencia artificial para ello”. Patrick Winston, que fue sucesor de Minsky al frente del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, recalcó este viaje por vía muerta: “El problema es que descubrimos que la IA era útil, pero nos distrajimos en ello y no se avanzó más. En los 80 la gente se dedicó más a desarrollar mecanismos que a solucionar los problemas fundamentales”. Sabemos que hay algo ahí, pero de momento la ciencia no ha encontrado la manera de enfocar correctamente el problema; “hace unos 60.000 años apareció una nueva propiedad que nos permitió ser lo que somos ahora. ¿Qué propiedad era esa? Quién sabe, pero a lo mejor consistía en tomar dos conceptos y ponerlos juntos. Lo que nos separa de los otros animales son los mecanismos que nos permiten detectar, comprender y recombinar historias”, recalcó Winston.

Pero no todo es decepción. La IA ha dado sabrosos frutos para solucionar muchos otros problemas fuera de las ciencias cognitivas. Takeo Kanade, peso pesado en la investigación en visión artificial y uno de los desarrolladores de los sistemas de detección de caras que hoy se encuentran en la mayoría de cámaras digitales, comentó que el desarrollo de sistemas de visión artificial en la actualidad se ha separado de la IA, “es lo que puedo llamar un divorcio temprano, ya que ambos campos comenzaron su andanza demasiado pronto”, cuando todavía no estaba madura esa unión. Del éxito de esta IA que va por libre habló también Rodney Brooks, otra figura clave en el campo, profesor del MIT y fundador de la empresa iRobot, que desarrolló la popular aspiradora-robot “Roomba”. Brooks comparó los escasos avances de la IA aplicados al conocimiento de la mente con su gran éxito como herramienta para el desarrollo de máquinas (iRobot venderá más de 6 millones de aspiradoras robotizadas en 2011, comentó Brooks), y sugirió “hacer robots basados más en su rendimiento que en implementaciones computacionales de las ciencias cognitivas”.

Si este simposio ha servido para algo, ha sido para recalcar la extrema complejidad de esa máquina que todos llevamos dentro del cráneo. A pesar del optimismo que muestran muchos científicos y gurús tecnológicos respecto al avance de las ciencias cognitivas, no se atisban grandes avances a corto plazo; se necesita una teoría de la mente, pero no se sabe dónde mirar. Como comentó Jeff Hawkins, el inventor del Palm-Pilot, “la complejidad es un síntoma de falta de conocimiento”. Todo apunta a que el encéfalo seguirá a ser muy complejo durante mucho tiempo.


29 Comentarios

Participa Suscríbete

César

Muchas gracias por la crónica, Xurxo.

Como ya he dicho en otra parte a mi me da la impresión de que el problema se ve contaminado por dos elementos:

1 . La distorsión filosófica: hay muchos prejuicios que tienen que ver más con los prejuicios cognitivos de los investigadores asociados a su posicionamiento filosófico que con la dificultad intrínseca de la cuestión. Esto ocurre en cualquier campo, pero en el de la consciencia alcanza su paroxismo. Se echa de menos a veces la actitud de H en CSI: “¿Qué nos dicen las pruebas, señor Wolf?”

2. El énfasis en el enfoque top-down: relacionado con el anterior, se ilustra magníficamente por el hecho de que se hable de inteligencia artificial como referente en el estudio del funcionamiento del encéfalo o por el énfasis en los módulos de la psicologfía evolucionista. Los enfoques down-up, en los que se toma en consideración el funcionamiento de neuronas y grupos de neuronas que siguen patrones sencillos de comportamiento que dan origen a resultados complejos simplifican enormemente el estudio (pero chocan con 1.). En este sentido me parece que la actitud de Brooks está en una línea correcta.

Un cordial saludo,

César

NoelilloNoelillo

Buenas @Cesar.

No entiendo el 1 del todo. A que parte filosofica te refieres? dualismos? existencia de lo mental (ej: ello, yo superyo y esas historias, desde la filsosofia?) Comparto que en parte aleja de la solución…pero creo que subestimas la potencia de los modelos basados en “imagenes”. No se…las metaheuristicas como sabras no son mas que eso…un algoritmo por colonias de hormigas no es mas que una imagen para buscar una solución…eso se usa en IA…no me extiendo aquí.

Estoy de acuerdo, eso si, con (2) que esta bien ir de lo pequeño y mas simple a lo grande, mas desde la neurociencia, para casi “encontrarte” con la consciencia… conforme se suben capas…ingenieria inversa…bien…pero no estará condicionada esta ingeniería inversa tambien por nuestra propia percepción.

Habra realmente “atomos de pensamiento” (eso parece pensar Brooks no?) , seguro, pero…llegara a un nivel en el que la intereacción entre esos atomos sea dispersa….yo creo que eso es posible, mas que nada porque hace mas fácil el aprendizaje (ensayo-error)

Saludos

NoelilloNoelillo

Y digo lo de las metaheuristicas y las imagenes porque precisamente @Cesar…que una maquina ahora mismo sea consciente…a partir de los “proyecto conectoma” y tal…a día de hoy…es pelin de estar en orion…

Lo que necesitamos para empezar es algo mas simple…no buscar que algo sea consciente…sino que FUNCIONE como tal…y para ello…igual hay que pensar en los modelos mas dispersos (no optimos)

Resaludos, y gracias

OrlandoOrlando

“La mente, por ejemplo, es considerada por muchos como un fenómeno emergente ya que surge de la interacción distribuida entre diversos procesos neuronales (incluyendo también algunos corporales y del entorno) sin que pueda reducirse a ninguno de los componentes que participan en el proceso (ninguna de las neuronas por separado es consciente).”

http://es.wikipedia.org/wiki/Emergen...filosofía)

planck

En mi opinión (inexperta) la comprensión del funcionamiento del cerebro humano no avanzará de forma clara hasta que no se consiga estudiar la evolución de un cerebro real de forma controlada y como la interacción con el entorno modifica las propias conexiones neuronales automodificando así ciertas propiedades del cerebro. Haciendo una analogía con un ordenador podríamos ver las cosas así: el Hardware (los planos de la configuración neuronal, es decir, los planos del cerebro) están obviamente codificados en los genes. También es claro que hay una parte en los genes que además predisponen a unos rasgos hereditarios de funcionamiento del cerebro (personalidad, coeficiente intelectual, habilidades artísticas,etc) por lo que lo primero sería identificar que genes tienen la información genérica (común a todos los cerebros) y que genes contienen la información hereditaria. A partir de la información genérica se desarrollaría una red neuronal “genérica” que se correspondería con un cerebro “estándar”. A partir de aquí y controlando paso a paso su desarrollo se examinaría su funcionamiento en función de la interacción de la red neuronal con su entorno mediante interfaces que simularían los sentidos (vista, tacto ,etc) tal y como un niño desarrolla sus cualidades cognitivas interactuando con el entorno. Es claro que es un estudio complejísimo pero creo que necesario para avanzar en este campo (probablemente uno de los más trascendentes e importantes de la ciencia).
Es evidente que las enormes consecuencias éticas, morales y jurídicas de un estudio así requieren de una regulación jurídica adecuada y un cambio importante de ciertos valores conservadores y prejuicios heredados aunque también es cierto que el peligro derivado del “mal uso” de los conocimientos adquiridos en dicho estudio podrían ser terribles.

SergioSergio

Para el resto de mortales y la comprensión de los problemas a los que nos enfrentamos a la hora de situar dónde está la consciencia, aconsejo MUY encarecidamente los siguientes libros de ciencia ficción (de la rama dura, os lo aseguro) de GREG EGAN, uno de los autores que más me ha impresionado, por no decir el que más (perdón, Asimov, pero es así :) ) :

-Axiomático (libro de relatos, algunos plantean problemas SERIOS sobre la consciencia, que te harán tener más de una crisis existencial)
-Ciudad Permutación

Básicamente Egan plantea un futuro cercano donde se puede hacer mediante un escaneado una copia de datos EXACTA del cerebro, y ejecutar la simulación de las relaciones neuronales en “tiempo real” en un entorno virtual en un super-ordenador. Al tratarse de una copia EXACTA… ¿es esa entidad en ejecución un ser consciente? ¿Tiene conciencia de sí mismo?

Juan IgnacioJuan Ignacio

Me apunto a la recomendación de los libros de Egan: son fascinantes!!

También añadiría el ensayo “Yo soy un extraño bucle”, de D. Hofstadter, que ofrece (en mi opinión) una explicación bastante creíble de la emergencia de la consciencia y de la creación del concepto del “yo” como una ilusión cognitiva increíblemente persistente.

OrlandoOrlando

La verdad es que la autorreferencia como origen de la consciencia es interesante: pienso luego existo, pienso que pienso, luego pienso que existo,…

Pero desde mi punto de vista la solución es más fácil. Cuando nacemos, nuestro cerebro simplemente registra un continuo de percepciones, sin encontrar un patrón definido. Hasta que encontramos el primer patrón: hay algo que controlamos plenamente con nuestra voluntad, nuestros brazos, nuestras piernas, nuestras manos: el yo, en definitiva; y el resto, que no controlamos directamente: el mundo. Es la primera categoría que establece el bebé, posteriormente enriquecida por autorreferencias y mil conclusiones sobre nosotros mismos. Pero creo que el origen de la consciencia de nosotros mismos es así de simple.

FranFran

La autoconsciencia aparece bastante más adelante en el desarrollo de un bebé.

OrlandoOrlando

La mía es una pura hipótesis personal, desde la ignorancia en este campo. No me extraña que me haya equivocado 😀

0 (0 Votos)
Juan IgnacioJuan Ignacio

No sé si has leído “Yo soy un extraño bucle”, Orlando, pero tu explicación sobre la emergencia de la consciencia es la misma que aparece en dicho libro!!

OrlandoOrlando

Pues no lo había leído, la verdad. Pero cuando uno ve a un bebé de cinco meses disfrutar al mover sus manos y enfadarse al no poder coger algo que está lejos de él comprende muchas cosas 😀

0 (0 Votos)
NoelilloNoelillo

A mi me gusta mas pensar que la consciencia es innata, aunque no recuerdes;

y es precisamente lo que nos hace aprender constantemente y usar herramientas, pues desordena y busca algo mas que la simple observación, por medio de un extra que aparece en el pensamiento, pero tambien es pura hipotesis mia.

De hecho, me parece dificil aprender sin utilizar desorden…

Buena hipotesis la tuya porque hace dudar y ayuda a pensar y a buscar si es asi o no (libros, post y tal)

Saludos…

(Habra que leer a Egan y Hofstadter!! Gracias a todos)

NoelilloNoelillo

De hecho encontrar patrones seguro que es el primer paso…para empezar a almacenar…en memoria…pero me cuesta entender que primero almacene pies, mover, equilibrio(con lo complejo y imposible de considerar conscientemente!!)…y luego los una dentro el niño y le aporte una autorreferencia…de hecho dudo que el patron lo encuentre de forma mecánica (osea, sin incertidumbre en las soluciones….si fuera así no nos caeriamos)

En fin..Leere los libros que poneis

Carlos

Yo veo una analogía con el problema de si el hombre podría volar o no. Los que se oponían se basaban en que el vuelo de las aves es demasiado complejo y efectivamente lo de volar como un ave no se había resuelto hasta ahora
http://www.taringa.net/posts/ciencia...aviota.html
Pues eso, que una cosa es pensar como un humano, que parece dificil a corto plazo y otra cosa es pensar como una máquina que ya resuelven multitud de problemas pero claro, no divagan como nosotros, aunque una conversación de futbol la pasarían.

Yo tengo la intuición de que no falta mucho para la singularidad
http://es.wikipedia.org/wiki/Singula...l%C3%B3gica

FjYañezFjYañez

Noam Chomsky es un pensador increible de la filosofia del lenguaje y del pensamiento , si teneis tiempo recomiendo El conocimiento del lenguaje, su naturaleza, origen y uso creo que lo publica Alianza y es una genialidad que resumen muy bien su pensamiento.
El problema de que algun dia podamos comprender el pensamiento por la neurociencia creo que irresoluble y que no puede más que comprenderse mejor cada dia desde el dualismo cartesiano. Existe una brecha ontologica entre los pulsos electricos del cerebro humano y los pensamientos que como ha explicado más arriba Orlando es una emanación fenomenologica irreductible al primer elemento y la cosa se pone más interesante y divertida al poner en juego la creación de IA, el ser capaces de generar pensamiento sería fantastico y bastante posible pero no por ello explican las otras cuestiones.

aquel

¿Y que tal la visión de que el cerebro no es generador de consciencia, sino más bien sintonizador?
No lo dice aquel. Lo dicen psiconautas del calibre de Terence McKenna, místicos, meditadores y exploradores de.. la consciencia!
Según la visión budista, la conciencia es todo, lo empapa todo.. Y podemos darnos cuenta de ella misma gracias al cerebro-receptor (y no cerebro-generador). ¿Cómo?
Mediante la meditacion introspectiva..
Buscar el origen, la fuente de la conciencia en los recovecos de la materia, en los pliegues de la masa encefálica nos mantendrá en actitud de búsqueda, impidiendonos entender los niveles superiores.

TojeiroTojeiro

Osea, debemos estudiar lo que no es reproducible, no digamos ya observable… pues siempre será subjetivo (introspectiva) para llegar a un realidad que explique el universo… Siento decirte que esa realidad entonces termina de ser valida mas allá de tu consciencia, no creo que debas usarlo como argumento hacia otra persona porque es falaz por propia definición …

Precisamente de eso no trata la ciencia, la cual se basa en al experimentación y por tanto en la posibilidad de reproducir y cuantificar una teoría.

TheTouristTheTourist

“Lo dicen psiconautas del calibre de Terence McKenna, místicos, meditadores y exploradores de.. la consciencia”.

Si lo dicen ellos, entonces tendrá que ser cierto ¿no? XD
Yo ni siquiera me atrevería a pedir pruebas y datos sobre el tipo de experimentos llevados a cabo a estos monstruos del saber y el conocimiento.

XD

ajajajja

FranFran

Acojonante… no es solo que no entiendes el cerebro y el proceso cognitivo, es que tampoco entiendes el budismo…

JorgeJorge

Muy buena aportación! y a menos de una semana de un examen de Neurociencias te hace discurrir sobre todo lo que conocemos del funcionamiento del cerebro, que en los apuntes parece mucho, pero en realidad es bastante poco. jeje

Un saludo.

pablopablo

Las conclusiones que sacan en la reunión son ciertas, todavía estamos lejos. Como primera medida para simular una gran red neuronal que haga siquiera algo parecido al córtex visual no tiene soporte en ninguna máquina de hoy, esto es sabido en el ámbito electrónico ya que nuestras CPU trabajan en forma secuencial y las redes neuronales son de proceso paralelo de nacimiento. Con respecto a los robots también están estancados por el mismo motivo y tampoco hay innovación. Es vergonzoso ver cómo el Kinect hace cosas que nadie se le había ocurrido. ahora lo usan para la visión robótica, pero no existe nada parecido anteriormente en laboratorios de gran presupuesto.

Xurxo MariñoXurxo Mariño

Gracias por los comentarios, las sugerencias y los libros.

salud!

Jorge Campo

Como posición alternativa al mentalismo recomendaría echar un vistazo a “el concepto de lo mental” de Gilbert Ryle:
http://es.scribd.com/doc/7331642/Ryl...e-Lo-Mental

Wittgenstein o J. R. Kantor, son también autores que dan otra perspectiva a lo mental. El último menos conocido.

Últimamente sabemos también ya desde hace tiempo que la gramática generativa de Chomsky o el innatismo del lenguaje (más de lo mismo) y otras ideas de Steve Pinker, están siendo refutadas o no están obteniendo evidencia a favor. No entiendo muy bien por qué siguen en sus trece y no cambian.

Quizá se deba a su enorme éxito (véase el caso Punset en otro debate anterior)

El localizacionismo, contemplado como la búsqueda de causas de la conducta en un órgano llamado cerebro también tiene otras explicaciones alternativas más naturales, aunque es seguro que menos obvias, y que eliminan la necesidad de homúnculos u otras inconsistencias de este tipo de modelos causales cual es el cognitivismo.

En definitiva, “otro mundo es posible” y les invito a descubrirlo, alabarlo o criticarlo

Dylan Aramis ParraDylan Aramis Parra

“y que eliminan la necesidad de homúnculos u otras inconsistencias de este tipo de modelos causales cual es el cognitivismo”, me gustaría saber qué lo lleva a generar tal opinión… ¿qué inconsistencias contempla en el cognitivismo?

Sm4o

Bueno, en un principio, si de la materia inorganica apareció la vida, algo de por si increíble, no parece tan fantasioso pensar en una posible Inteligencia Artificial apareciendo de unos circuitos. Aunque quizá sí… no estoy del todo seguro.

NoelilloNoelillo

Muy bueno este post.

La verdad es que llevo pensando en ello unos dias para participar.

Y es que cuando se plantea consciencia desde el punto de vista de la IA siempre se plantea desde el punto de vista de una inteligencia única. No se como explicar esto pero conozco los modelos por capas; los caminos de datos-que soy informatico- tambien el multiproceso…pero nada tienen que ver con separar operaciones de un mismo flujo de programa…….me atrevería a decir que hasta los modelos basados en servicios terminan siguiendo un flujo único…que trata la información de forma ordenada.

En filosofía se habla de almas y dualismos varios.

En psicología, tanto la escuela conductista(por mas que lo intenten evitar, lease Skinner), como los otros (los malos, pero filosoficamente) tienen en cuenta lo mental. Para mi esto podria ser considerado un Actor Secundario.

Mi enlace con la IA viene a considerar que la consciencia podría quizas tratarse desde ese punto del actor secundario, mas que nada porque como bien se dice arriba…el lenguaje esta diseñado para pensar, (no se si yo afirmaria que no tanto para comunicarse…)

…siempre hay un “amigo invisible” un “actor secundario” que nos dice lo que pensamos “hablandonos” en la cabeza…cuando en principio no haria falta…y es ESE EL siempre el que toma consciencia…(de hecho yo diría que cuando otro plano intenta hacer algo parecido, coger sobreinformación y tratarla de forma no ordenada, aparecen los ataques de ansiedad…pues la sobreinformación en según que sitios parece no venir bien al cerebro).

Y en efecto…el orden y la consciencia…es algo que quizas haya que plantearse.

@Cesar decia hace mucho tiempo en un post sobre “la imposibilidad de comprender el universo fisico” nuestra necesidad de orden (dios no juega a los dados)…Y es precisamente aqui, en la conciencia, donde disiento…

En fin que este tema es precioso, y en el que para mi es impostante el actor secundario, aunque nada tenga que ver con mentes ni alma alguna jajajaj,

Un saludo
+3

4 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Brains, minds and machines | Foto tomada por Xurxo Mariño durante las charlas en el MIT ¿Es posible descifrar cómo el sistema nervioso produce la consciencia? ¿Podemos los seres humanos construir máquinas inteligentes que ten…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>