Una bacteria inexistente, un pato inocente y unas amenazas insensatas

La del oscillococcinum es una de esas historias que solo pueden ocurrir en el fantástico mundo de la homeopatía. Todo comenzó en los años 20 del pasado siglo, cuando un médico militar francés, Joseph Roy, anunció al mundo que había descubierto una nueva bacteria presente en la sangre de las víctimas de la tristemente célebre gripe española.

La bacteria tenía dos características distintivas: en primer lugar, mostraba un movimiento vibratorio muy peculiar, que hizo que Roy la bautizase con el nombre de “oscillococco”. Y, en segundo lugar, resultó que solo Roy fue capaz de verla: la bacteria en realidad no existe, aunque para compensar Roy se las arregló para “descubrirla” en la sangre y los tejidos de personas, animales y plantas afectados por todas las enfermedades que uno pueda imaginar.

Pero la dura realidad no fue suficiente para frenar a Roy, que siguiendo los principios homeopáticos decidió que, puesto que sus imaginarios “oscillococci” eran la causa de tantas enfermedades, también podrían servir para curarlas. Claro que, como no hubo forma de aislarlos (por razones evidentes para todo el mundo excepto para él), en vez de emplear las supuestas bacterias utilizó los órganos internos del pato almizclado, vaya usted a saber por qué. Y dado que el animalito en cuestión es conocido en el ámbito de la cocina francesa como Pato de Berbería, Roy no empleó su nombre linneano correcto (cairina moschata) y en su lugar presentó su remedio como “Anas Barbarie, Hepatis et Cordis Extractum”.

Hasta aquí tenemos un remedio a base de una bacteria imaginaria y elaborado con las entrañas de un pato de nombre equivocado. ¿Hay más? Pues sí, claro. Siguiendo los postulados de la homeopatía, el remedio debe ser “dinamizado”, es decir, diluido hasta que desaparezca materialmente y solo quede de él, como decía Hahnemann, su “espíritu curativo”.

En su versión comercial, el Oscillococcinum de Laboratorios Boiron, la dilución se realiza a una “potencia” de 200K. La sigla se refiere al método de Semion Korsakov, que básicamente consiste en echar el producto en un vaso, agitarlo, tirar el contenido y volver a llenarlo de agua para mezclarla con el líquido que se haya quedado adherido en las paredes y el fondo del recipiente. La precisión de semejante procedimiento nos la podemos imaginar, y de hecho los propios homeópatas no se ponen de acuerdo sobre si equivale a 1/100, 1/150 o vaya usted a saber qué. Pero da igual, porque dado que el proceso se repite nada menos que doscientas veces el resultado es obvio: el remedio final está formado única y exclusivamente por agua.

Agua que, según los homeópatas, conserva la memoria lejana de aquella bacteria inexistente. Lo que no aclaran es cómo consiguen que esa memoria, suponiendo que existiera, se traslade a los gránulos de lactosa impregnados con la mezcla final y dejados secar, que es lo que nos venden en el envase.

Con estas premisas es comprensible que el italiano Samuele Riva emplease la imagen del Oscillococcinum de Boiron para hablar en su blog de lo absurdo de la homeopatía. Hay muchos remedios homeopáticos ridículos, pero este se caracteriza porque lo comercializa con gran éxito una potente multinacional, para la cual se trata de un negocio impresionante: como contaba hace tres años Simon Singh, para recaudar más de veinte millones de dólares anuales entre sus incautos clientes Boiron no necesita emplear más que un solo pato. De hecho, les basta con unos trocitos del corazón y el hígado del pato, así que con lo demás sus directivos pueden hacerse un buen asado para celebrar el éxito económico.

Pero claro, con semejantes cifras es lógico que Boiron pretenda defender a capa y espada su negocio, y lo han hecho de una manera que empieza a convertirse en costumbre en el mundo de las terapias de mentirijillas: recurriendo a la amenaza de acciones legales. Así que han remitido al blog una carta en la que exigen la retirada de las menciones a su empresa y sus productos y la revocación de los permisos de edición de Samuele Riva.

Como se pueden imaginar, en su carta Boiron no esgrime ningún resultado científico que avale la eficacia del Oscillococcinum. Al fin y al cabo, según sus propios datos la multinacional francesa gasta al año en investigación y desarrollo aproximadamente un 1% de su volumen de ventas, una cifra muy alejada de lo que suelen invertir las industrias farmacéuticas convencionales (que oscila entre el 15 y el 20%) y que además en su mayor parte se destina a cosas tan útiles desde el punto de vista científico como el diseño de sus nuevos envases de colorines o la compra de una cátedra en la Universidad de Zaragoza. De modo que se limitan, como suele ocurrir en estos casos, a exhibir su musculatura legal en lugar de sus evidencias.

Pero si esta respuesta es la que cabe esperar en una empresa que gasta tan poco en investigación, resulta bastante chocante si nos fijamos en otro capítulo de sus cuentas: Boiron emplea nada menos que el 25% del producto de sus ventas en marketing, por lo que cabría esperar que tuviesen un poco más de cuidado a la hora de comprometer su imagen. Sin embargo, tal y como podría haber previsto hasta el más novato en esto de internet, las amenazas a Samuele Riva han servido para provocar el inevitable efecto Streisand y que decenas de blogs, webs y medios italianos se hayan hecho eco del caso. Y eso es solo el principio, porque la publicación de una nota sobre lo ocurrido nada menos que en el British Medical Journal incrementará sin duda la potencia con la que Boiron se ha propinado esta patada en su propio trasero.

Recordemos que, por lanzar a sus abogados contra el divulgador británico Simon Singh, la quiropráctica británica consiguió ponerse a sí misma al borde de la desaparición. Y no olvidemos tampoco que la propia Boiron se enfrenta a un par de demandas colectivas en California precisamente por realizar afirmaciones falsas acerca del Oscillococcinum, como pueden leer aquí y aquí.

Si añadimos datos como la más que dudosa legalidad de la comercialización de sus productos en España o el indiscutible fracaso de sus productos como medio para suicidarse, seguramente lo más conveniente para la multinacional francesa habría sido estarse calladita y no levantar la liebre.

Pero, en fin, lo han hecho, así que si se toman todas estas molestias arriesgándose a hacer público todo el tinglado que hay detrás de ese medicamento inverosímil basado en una bacteria inexistente, ¿quiénes somos nosotros para llevarles la contraria? Venga, vamos a contarlo.


35 Comentarios

Participa Suscríbete

Alejandro

Casualmente, el otro día fui al médico y justo antes de atenderme se metió una de estas pastillas en la boca. ¿Qué credibilidad tiene un médico que se toma una de estas justo antes de atenderte?

Paco Bellido

Tenemos la falsa impresión de que un médico, por el hecho de serlo, es un científico. Un médico es alguien que tiene un título y ha aprobado unos exámenes. Lo demás es como el valor de los soldados de infantería: suposiciones.

Zore

Hombre, pero digo yo que si ha aprobado los exámenes ha tenido que estudiar medicina, y creo que es evidente para cualquiera que haya estudiado biología de bachillerato (ya no hablemos de la que se estudia en la carrera de medicina) que la homeopatía no tiene base.

O eso, o a sobornado a alguien para conseguir el título.

JerbbilJerbbil

Hola Zore,

Según tengo comprobado, estudiar una serie de textos y aprobar una serie de exámenes no garantiza que el médico realmente tenga algo de científico. Mi suegra, sin ir más lejos, es médico, con una buena pila de años de experiencia a la espalda, y más de una vez y más de dos me he preguntado si le dieron el título en una tómbola: afirma que una buena manera de perder peso es que te entre una diarrea de varios días, me anima a tomar el sol a la una del mediodía en verano con fotoprotector del 6 para que “coja algo de color”, ella quisiera adelgazar pero el pollo lo asa bañado en grasa de pato y luego se mata de hambre el resto del día… pa morirse. Literalmente.

JArim.MartSJArim.MartS

Pues de hecho la única suposición inadecuada es la que usted hace sobre el gremio, ya que está generalizando sobre algo que usted no comprende.

CinquettoCinquetto

Si para sí mismo no hace nada, imagínate lo que va a hacer para ti.
Thankyoucomeagain!

PD: Por favor, previsualización de comentarios.

FranFran

Me gusta que deis a conocer en esta web estos timos que hay alrededor de este planeta contaminado de avariciosos falsantes. Enhorabuena por el artículo, y desde luego hay que derribar esa empresa si todo esto es cierto.

javijavi

Una pregunta, si cojo una de estas pastillas de homeopatía, la trituro y la meto en un bidón de 25l de agua, tengo 25 litros de la misma medicina pero además más potente, ¿no? Pues los idiotas que crean en la homeopatía que lo hagan y tendrán medicina para toda la vida para ellos y toda su familia pagando sólo una vez

Evolutionibus

Excelente historia. Recopilación de referencia inmejorable (no conocía varias historias relacionadas que me voy a tragar ya).

De todo el maguferío existente, personalmente, la homeopatía es la que más me enerva. Es la que más usa a la ciencia como si fuera una puta, para legitimarse, y la que más se basa en la nada. Veo casi más digno la adivinación que la homeopatía. ¿Qué hacen todos esos sanitarios metidos en ese tinglado? Sólo se me ocurre una respuesta: estafar.

Saludos y enhorabuena de nuevo

@carlosxabier

FranFran

Muy bueno el enlace aportado en tu blog ‘ Informe sobre la homeopatía (Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico)’ . Ahí se destripa muy bien en que se basa la homeopatía y por supuesto los agujeros que presenta la misma.

AkhenAkhen

He sido alumno de la Univ. de Zaragoza, buena y dura universidad en muchos aspectos pero con una cátedra de hechicería. Me gustaría informarme de si es posible presentar a tu propia Universidad a un premio Pigasus, Ignobel o similar. O si puede conseguirse que la fundación James Randi cite y hable directamente de este centro. Muchas veces hay que tensar la cuerda para que la gente se mueva.
¿Alguien sabe si es posible?

Reina RojaReina Roja

Pues si que es potente el efecto placebo! Si se sigue comprando, ¿será que la gente que se lo toma se cura? ¿o simplemente se cura sola, como los resfriados o incluso la gripe?

TheTouristTheTourist

Lo unico que cura la homeopatia, y esta cientificamente comprobado, es la desidratacion.

El BúhoEl Búho

Buen post Fer. Una “lástima” que no hayas dedicado unos pocos caracteres más a la dinamización. Dentro de la parafernalia homeopática está casi al nivel de la memoria del agua.

TitoTito

Interesante el método Semion Korsakov.
La próxima vez que tome un cubata agitaré la copa y tras beberla pediré agua. ¿200K sería coma etílico o intoxicación por agua?

Aoi NekoAoi Neko

Según el principio de la homeopatía de “lo semejante cura a lo semejante”, serviría como remedio para la borrachera, el coma etílico o para dar negativo en el control de alcoholemia.

Me pregunto si los partidarios de la homeopatía lo aplican y con qué éxito.

ShizuokaShizuoka

Seguro que lo aplican, se pasan la noche bebiendo “cubatas” 200K y claro, a la mañana siguiente ni resaca ni nada, es una prueba infalible de que la homeopatía “funciona de verdad”. Eso sí, seguro que tienen la sensación de haber sido timados al pagar por tantos vasos llenos de agua.

César G. Herrerías

Gran artículo, sin duda. No olvidemos que la homeopatía, además de un fraude y un insulto a la inteligencia, es un peligro para la salud pública. Conozco varios casos de personas con enfermedades graves que abandonaron su medicación convencional para probar con “remedios” homeopáticos. No entiendo como los organismos competentes no actúan desde el punto de vista legal de manera inmediata, prohibiendo la comercialización de estos productos. Saludos cordiales.

muskariamuskaria

Gracias por borrar mi comentario anterior, que lamentablemente no se alineaba con la tesis aquí expuesta. Pues nada, viva la Ciencia, y sus apóstoles Ortodoxos (hasta que haya que cambiar lo ortodoxo, claro)! Atentamente, un espíritu científico y crítico, y algo apenado.

BloodStarBloodStar

No creo que se borre nada.

Lo que pasa es que si por ejemplo pones muchos enlaces automáticamente el comentario queda bloqueado y no sale a no ser que algun moderador lo desbloquée explícitamente, cosa que no siempre ocurre porque no lo ven o lo que sea.

Yo sé con certeza que un mensaje con muchos enlaces se bloquea, desconozco si hay otras limitaciones similares en el contenido del mismo.

Evolutionibus

La gente de Boiron no demandará a @SamueleBlogzero. El efecto Streisand era más de lo que podían soportar. Estaba espectante por ver un juicio tipo “el juicio del mono” en EEUU contra la enseñanza de la evolución, para destapar en portadas de prensa todo el pastel … qué sueño más bonito. http://tinyurl.com/44kw6p8

@carlosxabier

Josean883Josean883

No entiendo mucho de laboratorios de homeopatía, por eso me pregunto, ¿qué hacen con las diluciones intermedias hasta que llegan a la 200K, por ejemplo? ¿Consumir agua?
Lo más sensato es que pasen directamente a la dilución 200K añadiendo unas gotitas de agua pura a las bolitas de lactosa y sacarosa ¿no?

David C

El oscilococo, artefactos en microscopía y astigmatismo no diagnosticado.

Dadle caña al negocio homeopático y a la falta de respeto por la naturaleza que tiene el laboratorio “farmacéutico” Boiron, recolectando especies vegetales para tirarlas a la basura con el deroche de rigor de litros de agua en el proceso, además de aniquilar patos indefensos para su pseudoterapia profiláctica o curativa.

Muy buena entrada. Enhorabuena

10 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: La del oscillococcinum es una de esas historias que solo pueden ocurrir en el fantástico mundo de la homeopatía. Todo comenzó en los años 20 del pasado siglo, cuando un médico militar francés, Joseph Roy, anunció al mundo que…..

[…] en Google veáis la historia en Boing Boing, la James Randi Educational Foundation, los amigos de Amazings, e incluso el British Medical Journal, cuyo titular me gusta particularmente por el puntito de mala […]

[…] de un pato de la especie Cairina moschata (llamado Anas barbarie por los homeópatas, que lo usan con fines inconfesables) al enterarse de la nueva regulación. (Imagen de Tiffoter, bajo licencia Creative […]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>