El genio de Bohr

Niels Bohr

En la apasionante historia de la física de finales del XIX y primera mitad del siglo XX, llena de hombres y mujeres eminentes, la figura de Niels Bohr es una de las que destacan. Sin embargo, y de forma habitual, Niels Bohr suele aparecer como alguien ya maduro, influyente y asentado, que se dedica a polemizar con Einstein y sentar las bases, junto a su grupo de destacados alumnos, de la llamada interpretación de Copenhage de la mecánica cuántica. Pocos conocen la osadía a la que se atrevió cuando tenía apenas 25 años y que le granjeó esa autoridad a nivel mundial en la nueva física.

El modelo atómico más popular de la historia contemporánea es, sin lugar a dudas, el átomo de Rutherford: un átomo cargado positivamente rodeado de un número de electrones con carga negativa. ¿Qué impide que los electrones “caigan” hacia el núcleo empujados por la atracción eléctrica? Una posible respuesta es que el átomo puede que sea como un sistema planetario, con los átomos girando en órbitas alrededor del núcleo (esta imagen es la que se suele representar popularmente al hablar de átomos). Un planeta que órbita el Sol debe estar sujeto a una fuerza atractiva hacia el centro, de otro modo el planeta seguiría su camino tangente a la órbita. En el caso de los planetas esta fuerza es la atracción gravitatoria del Sol sobre el planeta. Rutherford sugirió que la fuerza eléctrica podría ser la equivalente a la gravedad. Y todo estaría bien si no fuese por James Clerk Maxwell y sus leyes.

Según las leyes de Maxwell una partícula cargada irradia energía cuando se acelera. Que algo se acelere significa que cambie su velocidad. Con este término “velocidad”, con lo común que es, suele haber dificultades en español. La magnitud que marca el instrumento del coche no es, estrictamente hablando la velocidad, sino la celeridad: si yo programo mi coche para que circule constantemente a 120 km/h estoy haciendo constante el módulo (la dimensión, el tamaño) del vector velocidad. Un vector es una expresión matemática que te indica la dirección, sentido e intensidad (dejemos lo del punto de aplicación aparte) de una magnitud física. Es la intensidad del vector velocidad lo que se llama celeridad. Y aunque mi celeridad sea constante el vector no lo es, puesto que cambia la dirección cuando doy curvas o subo o bajo desniveles. Pues bien, la velocidad de un electrón en una órbita de Rutherford cambiaría constantemente, puesto que cambia su dirección, y esto implica que se acelera.

El electrón, por tanto, perdería energía emitiendo radiación y siendo empujado continuamente hacia el núcleo. En muy poco tiempo, el electrón terminaría precipitándose en el núcleo. Según la mecánica, el electromagnetismo y todo el resto de la física clásica un átomo planetario no sería estable más allá de una fracción (pequeña) de segundo.

Sin embargo la idea de un sistema planetario es muy intuitiva y por lo tanto muy atractiva (cien años después, como decíamos antes, se sigue representando el átomo así en el imaginario popular). Los físicos continuaron buscando una teoría que incluyese una estructura planetaria estable y que pudiese explicar los datos experimentales (especialmente las líneas espectrales). No era una solución fácil de encontrar. De hecho la solución a este problema requería una nueva física y el tipo de valentía que da el genio, la juventud y, quizás, la falta de prestigio que proteger.

El modelo que propuso un jovenzuelo danés con la tinta de su tesis aún húmeda, pasó a llamarse  modelo de Bohr, o modelo de Rutherford-Bohr (más que nada porque había electrones en órbitas) o modelo cuántico del átomo. Fue un éxito clamoroso y una revolución copernicana (en las modificaciones que sufriría posteriormente Arnold Sommerfeld asumiría el papel de Kepler). La propuesta de Bohr mostraba además no sólo el “qué” sino también el “cómo” se podía aplicar la teoría cuántica para resolver los problemas atómicos; no sólo era un pez, Bohr enseñaba a pescar.

¿Y qué fue lo que hizo Bohr? Algo muy sencillo, aparentemente. Introdujo dos postulados, afirmaciones para las que no tenía pruebas y que contradecían la física conocida, pero cuyos resultados prácticos demostraban que, de momento, funcionaban.

1. Existen estados de un sistema atómico en los que no existe radiación electromagnética a pesar de que haya aceleración de las partículas cargadas. Es decir, las leyes de Maxwell puede que no se cumplan tal cual a nivel atómico. Estos estados se llaman estados estacionarios del átomo. Este postulado justificaba la estabilidad de un átomo planetario con órbitas circulares.

2. Cualquier emisión o absorción de radiación, ya sea de luz visible o cualquier otra, corresponde a un repentino (palabra importante) paso de un estado estacionario a otro. Lo que justificaba las líneas espectrales distintas de los distintos átomos que tendrían estados estacionarios distintos.

La teoría cuántica había comenzado en 1900 con la idea de Planck de que los átomos emiten luz sólo en cantidades definidas de energía. Este concepto fue ampliado por Einstein en 1905 al afirmar que la luz viaja en paquetes definidos, cuantos, de energía. Ahora, en 1912, Bohr extendía aún más la teoría para incorporar la propia materia: los átomos sólo existen de forma estable en estados definidos, cuantizados, de energía.

Pero Bohr no se quedó ahí, también usó el concepto de cuanto para decidir cuales de todos los estados estacionarios concebibles son realmente posibles, introduciendo los números cuánticos, pero esta es ya otra historia…

18 Comentarios

Participa Suscríbete

OscillatorOscillator

Se me acabó el artículo de golpe, es decir, apenas estaba entrando en calor con la lectura cuando llegué al final. Segunda parte, ¿no?

Por cierto, nunca había escuchado el término celeridad. En México, a la magnitud de la velocidad se le conoce como rapidez.

Dani

“(…) pero esta es ya otra historia…” Que espero continúe por aquí. :-)

Muy bueno, César. Un refuerzo de la figura de Bohr siempre viene bien por mucho que uno haya estudiado o leído sobre él.

Gracias y un saludo.

John ClohertyJohn Cloherty

Yo os recomiendo el libro sobre la polémica con Einstein sobre las interpretaciones de la revolución de la física del s. XX. http://www.manjitkumar.com/
Uno siempre ha estado con Bohr y con el primer Einstein, no con aquel tipo de Princeton a quien malinterpreta petardos como Kaku. La honestidad de Bohr con los resultados experimentales, que van en contra de nuestras más profundas convicciones y prejuicios de simio sobre la realidad, es de tener en cuenta.

David Maluenda NiubóDavid Maluenda Niubó

Hola, creo que hay un par de erratas en el segundo párrafo: (lo señalo así: \ errata / )

“un \ átomo / cargado positivamente rodeado de un número de electrones con carga negativa.” Debería ser “un \ núcleo / cargado positivamente…”??

“Una posible respuesta es que el átomo puede que sea como un sistema planetario, con los \ átomos / girando en órbitas alrededor del núcleo (esta imagen es la que se suele representar popularmente al hablar de átomos).” Debería ser “…con los \ electrones / girando en órbitas…”??

Aprovecho para agradecer la tarea que hacéis desde Amazings i desde los respectivos blogs para la divulgación científica, de esta manera tan amplia como lo hacéis, desde física básica hasta física de primer nivel (que aveces a mi mismo me cuesta entender, siendo físico). De hecho me estoy planteando crear uno para unir más fuerzas a la divulgación.

Muchas gracias. Saludos! Malu.

VíctorVíctor

” El modelo atómico más popular de la historia contemporánea es, sin lugar a dudas, el átomo de Rutherford: un átomo cargado positivamente rodeado de un número de electrones con carga negativa.”
Cambiar en segundo ‘átomo’ por ‘núcleo’, supongo.

DannyDanny

Como al parecer la segunda parte no ha salido (acaba de salir este post y ya quiero continuacion, parece que me intereso un poco), por el momento me dedicare a investigar lo que mas me llamo la atencion, los numeros cuanticos. Excelente post, deberia agregar.

PabloPablo

Hoygan estoy aciendo una tesi, me podrían dar mas informacion sobre este bor…

//

Nooo!!! Me he quedado con la miel en los labios

ÁlvaroÁlvaro

Excelente artículo, pero me imagino que debería titularse ” El genio de Bohr – Parte 1″

will

Jaja concuerdo con los demas en que es un gran articulo y que deberia haber almenos una segunda parte. Espero hacer un post de este corte en mi blog tambien. Gracias por su esfuerzo en informarnos :)

Cuentos CuánticosCuentos Cuánticos

Sin duda Bohr fue un genio y nunca está de más leer lo que el mismo escribió. Aquí dejo unos enlaces a los artículos que escribió sobre el tema del modelo atómico que propuso Bohr que asombrosamente fue capaz de identificar dos números cuánticos (el principal n, y el de momento angular l) sobre la base de la cuantización de los niveles energéticos. Es sorprendente como basado en ideas heurísticas fue capaz de llegar tan lejos, como por ejemplo explicar la fórmula empírica de Rydberg para el espectro del hidrógeno. Espero que disfrutéis de esta lectura:

http://web.ihep.su/dbserv/compas/src...r13/eng.pdf
http://web.ihep.su/dbserv/compas/src...13b/eng.pdf

anaana

Una curiosidad: este Bohr es el mismo del efecto Bohr que relaciona la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno en función del valor de pH de la sangre? Gracias. Un saludo.

jose antoniojose antonio

hola Cesar :

Te he escuchado en el Victoria Eugenia de Donosti ,este viernes , acerca de “no fuè Bohr el primero” ; me he quedado con las ganas de saber el nombre del doctorando rechazado por el tribunal en el que se encontraba Sommerfeld
No consigo encontrarlo por la web ; me lo puedes enviar?
Investiga acerca del Principe De BROGLIE ; creo que tambièn hubo algo .

Ha¡ : tienes lectores que te escriben èsto:
Pablo 5 septiembre, 2011
Hoygan estoy aciendo una tesi, me podrían dar mas informacion sobre este bor…
//
Nooo!!! Me he quedado con la miel en los labios

ACIENDO UNA TESI

supongo , trascendental

un saludo

RafaelRafael

la entrada buena, pero teneis el enlace para suscribirse roto ya que te mando a la pagina xml.

8 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Niels Bohr En la apasionante historia de la física de finales del XIX y primera mitad del siglo XX, llena de hombres y mujeres eminentes, la figura de Niels Bohr es una de las que destacan. Sin embargo, y de forma habitual, N…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>