Lengua, puntos cardinales y el paso del tiempo

¿Puede la lengua que se habla influir en la manera de pensar? ¿Tienen mentes distintas las personas que hablan lenguas distintas? ¿Funciona de manera distinta la mente de un gallego que la de un chino? A esto se le llama “relatividad lingüística” y es un tema de discusión clásico de lingüistas y antropólogos, y ahora también de neurocientíficos.

A pesar de que esta idea quedó un poco abandonada a mediados del siglo XX (en parte por las propuestas del innatismo o universalismo lingüístico propuesto por investigadores como Eric Lenneberg y Noam Chomsky), en la actualidad está siendo estudiada de nuevo con entusiasmo por psicólogos y neurocientíficos y los resultados indican que, efectivamente, la lengua puede modelar con cierta intensidad los procesos cognitivos.

El tema es realmente interesante y puede ser abordado desde ángulos variados, pero lo que me animó a escribir este breve texto es un caso concreto, descubierto por la psicóloga Lera Boroditsky. Los protagonistas son los Pormpuraaw, una comunidad aborigen que vive en el norte de Australia conocida por la excelente capacidad de sus miembros para orientarse en el espacio; algo así como si llevaran un GPS metal. Cuando dos Pormpuraaw se cruzan la manera habitual de decir “hola” es algo así como “¿A dónde vas?”, y una respuesta normal podría ser “Ya ves, tirando hacia el noreste”. Resulta que esta gente no utiliza en su lengua referencias espaciales relativas como nosotros (“la cuchara está a mi derecha”, “gire a la izquierda”), sino que hablan de la localización de las cosas usando la referencia absoluta de los puntos cardinales: “la cuchara está al noroeste”, o “pásame ese libro que está ahí al sur“. Podéis imaginaros lo complicado que puede llegar a ser una descripción de la situación de los objetos en una habitación. Pero la cosa tiene sus ventajas: como resultado de este absolutismo espacial los Pormpuraaw se orientan muy bien, ya que deben conocer continuamente la localización de los puntos cardinales. Este es un ejemplo de cómo una particularidad lingüística puede derivar en una habilidad en la orientación espacial. Pero lo más interesante viene ahora, ya que todo esto tiene también una curiosa consecuencia en la percepción del tiempo.

Si te colocan encima de la mesa, de manera desordenada, una serie de fotos con la cara de una persona a lo largo de su vida y te piden que las ordenes según la edad, casi con toda seguridad usarás un orden de izquierda a derecha, poniendo la cara más joven a la izquierda y la foto con la imagen más vieja a la derecha… el mismo sentido que usas en la escritura (al menos este es el resultado que obtuvo Boroditsky al hacer la prueba con personas de habla inglesa; y por similar razón los hebreos colocan las fotos de derecha a izquierda, que es como escriben en ese idioma). Y ahora seguro que te estás preguntando… ¿cómo ordenan las fotos los Pormpuraaw? Precisamente la misma cuestión que se le ocurrió investigar a L. Boroditsky. En un primer momento el resultado fue desconcertante. Al pedirle a varios Pormpuraaw que ordenaran una serie de fotos según el paso del tiempo, la profesora Boroditsky quedó impresionada: ¡cada uno ponía la fila de fotos en una dirección y en un sentido distintos! De derecha a izquierda, de arriba abajo, en diagonal, de izquierda a derecha… ¿qué significaba semejante lío?

El aparente desorden en la manera de colocar las fotos cobró sentido cuando se comprobó su orientación respecto a los puntos cardinales: como norma general los Pormpuraaw ordenan la secuencia de imágenes de este a oeste, independientemente de su posición en la mesa. ¡Eureka! Su paso del tiempo está indicado por la línea imaginaria que representa el recorrido que hace el Sol por la esfera celeste todos los días, no en vano indican los momentos del día señalando hacia el cielo.

——————————
Artículo de referencia: Psychol Sci. 2010 Nov;21(11):1635-9. Epub 2010 Oct 19. Remembrances of times East: absolute spatial representations of time in an Australian aboriginal community. Boroditsky LGaby A.

49 Comentarios

Participa Suscríbete

OrlandoOrlando

Sería divertidísimo ver la reacción de un Pormpuraaw que fuera llevado de viaje a algún país del hemisferio sur…

OrlandoOrlando

Anda la leche, ¡que son originarios del hemisferio sur! Bueno, pues llevárselos al hemisferio norte. Las estrellas serían diferentes, el sol al mediodía no apunta al norte, sino al sur y las fases de la luna van al revés… Habría que ver sus caras.

ÓsQar

Lo de que el lenguaje afecta a nuestras capacidades cognitivas se manifiesta también en cosas más cercanas. Por ejemplo, para nosotros, el azul celeste y el azul marino son solo dos tonos de un mismo color: el azul. Sin embargo, un ruso utiliza dos palabras diferentes: голубой (golubóy) para el claro y синий (siñiy) para el oscuro. La consecuencia es que para él, ¡también son dos colores distintos!

OrlandoOrlando

De hecho, no sé donde oí una vez que para los griegos (no sé si clásicos o contemporáneos) el amarillo y el verde eran dos tonos del mismo color. No he podido encontrar nadie que me verifique el dato, pero estaría bien el ver cómo afecta esto a su percepción de los colores.

DavidDavid

En Euskera no existe una palabra para el color verde, se utiliza Berdea y raramente orlegi, que en realidad es un neologismo que se inventó Sabino Arana. Según los filólogos el color verde se incluía en el amarillo y se utilizaba la palabra Oria, ósea amarillo. Y eso que el verde es el color predominare de nuestra tierra. Con el gris pasaba igual y se incluía en el azul (urdina). De echo actualmente al pelo canoso se le llama literalmente pelo azul.

AbraxasAbraxas

Pero el azul celeste y el azul marino, los llames como los llames, son dos colores MUY diferentes. Me da la impresión de que este no es en absoluto un ejemplo de lo que se habla aquí.

Paco Bellido

Muy interesante, Xurxo. Estoy convencido de que el idioma influye en la forma de pensar. En idiomas con declinaciones suele haber una economía del lenguaje notable, la capacidad de transmitir ideas con el mínimo número de elementos depende de las estructuras del propio idioma.

HermesHermes

Wenas es curioso leer como los distintos modos de vida , remodela la mente para su mejor adaptacion al entorno fisico o social, y en estos casos me gusta utilizar la cita que se le atribuye(supuestamente) a Darwin:”Las especies que sobreviven no son las especies más fuertes, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor a los cambios” el ser humano ultimamente se las da de fuerte, he inteligente, pero es el peor que se esta adaptando a los cambios del planeta, por eso debemos ahondar en la necesidad de un cambio de mentalidad global para asi llegar a una mejor adaptacion.Mi opinion es, que “Si” se puede cambiar las mentes de las personas pero la pregunta es ¿por que y por quien? por que si la adaptacion es usurpar las riquezas y los modos de vida , de otros , me parece mas bien que somos una plaga, no una especie.Gracias por el post , ha sido interesante y me ha hecho reflexionar.

Alvarito

Sin ir más lejos en castellano usamos “ser” y “estar” y en inglés es el mismo verbo: “to be”. Gracias a esa diferenciación podemos dar más matices a una frase y crear un abanico más amplio de significado, nuestra forma de pensar con ese verbo es más amplia.
O también nos podemos referir al hecho de que en los países de una cierta lengua se les de mejor ciertas habilidades como puede ser las matemáticas a los chinos (a parte de porque son un montón, claro).

AbraxasAbraxas

Lo de los chinos y las matemáticas es una cuestión socio-cultural. En su país, las opciones son o bien largarse de ahí, o bien pudrirse allí siendo uno más (que si sumamos los problemas para encontrar pareja, no te quiero contar nada).

Tiene una presión familiar y social ENORME para destacar y marcharse del país. Para ello, su mejor oportunidad es destacar por la parte de las matemáticas. A los Indios, que tienen un idioma muy diferente, les pasa lo mismo. También son unas máquinas en matemáticas. Claro, son unas máquinas los que nos llegan aquí, que son una proporción ridícula de su población pero que en número nos avasallan.

Para saber si de verdad tienen mejores aptitudes, habría que comprar a parejas de chavales de edades similares (16 años) sin ningún tipo de formación adicional (por ejemplo, agricultores de toda la vida) y ver si los chinos aprenden más fácilmente las matemáticas que los españoles (por ejemplo).

prisspriss

Es cierto que desarrollamos capacidades distintas, también usamos más o menos términos según la adaptación al medio, pero eso no quiere decir que nuestro pensamiento sea distinto en una escala de valores. Cuidado, esa polémica relativista ya tuvo su contestación con Chomsky y otros, somos diferentes pero no podemos considerar a unos mejores que a otros, simplemente su adaptación les ha hecho mejores para unas acciones y peores para otras. El pensamiento es una cuestión mucho más profunda que la capacidad para hablar idiomas o significar cosas. No hay formas de pensar relativas, hay una estructura genérica de pensamiento como bien demostró el estructuralismo y a partir de ahí se aplican las capacidades que convienen. ¿es cierto que las mujeres se orientan peor? Aunque así fuera eso sólo quiere decir que no practican orientarse cotidianamente y punto Lo mismo aplicado al conducir. Estas categorías relativistas nos han encerrado en un mundo de estereotipos muy conocidos.

AbraxasAbraxas

Yo diría que las mujeres sí tienen peor capacidad de orientación, y que es algo que está ligado a sus cerebros. Es una chorrada eso de que practican menos, cualquiera dirá que a los niños nos sacan al campo a entrenar por ahí y a las niñas las dejan en casa.

Y ojo, lo digo siendo yo mismo un lego en orientación. Mi sentido de la orientación es casi inexistente. Pero es algo poco común entre mis amigos y algo generalizado entre mis amigas. Además, casi todas las mujeres que conozco tienen serios problemas de lateralidad. Llaman derecha o izquierda a uno u otro lado indistintamente. Me costaría creer que eso es una anomalía local, que son muchos casos.

Ya sabemos que los cerebros de hombres y mujeres son distintos, y además sabemos que eso tiene un sentido evolutivo. No achaquemos a la presión social lo que es perfectamente explicable debido a la presión evolutiva.

Respecto al caso de peor y mejor conductor… yo diría que hombres y mujeres conducimos muy distinto. Los hombres somos en exceso agresivos y las mujeres en exceso cautas. Por ejemplo, es muy típico que un hombre se incorpore sin sitio a la autopista y que una mujer se pare en medio del carril de aceleración por no verlo muy claro (a pesar de haber sitio de sobra). No sabría decirte qué es mejor y qué es peor, pero sí sé qué causa más accidentes: el que más paga de seguro.

Una apreciación personal (que no sé si es cosa mía o qué), es que entre los conductores que veo hablando por el móvil mientras conducen, casi todos (no digo la mayoría, digo casi todos) son mujeres. No sé si es cosa mía xD

Aoi NekoAoi Neko

Buenas, soy mujer, y generalmente me oriento muy bien. Y conozco otras chicas que se orientan igual de bien o mejor que yo (y otras que bastante peor. Lo mismo que los hombres)

No sé por qué factor debe ser, pero si que de pequeña practicaba actividades más propias de “chicos” (desde siempre, eso de los estereotipos me ha importado bastante poco, y hacía lo que más me gustaba, y de pequeña, sin llegar a entender porqué una cosa podia ser más socialmente aceptado o no). Así pues practicaba deportes “masculito”, solía salir de excursión, jugaba a fútbol, jugaba con coches, etc….

Evidentemente esto no prueba nada, al igual que tampoco lo hace tu afirmación.

PD: Suelo circular mucho en moto, así que ando muy al tanto al nivel de despiste que llevan los conductores de coche. La mayoría que veo hablando con móvil (peligro! peligro! alejarse!), suelen ser hombres. Es una apreciación mía, y es muy posible que muchos tengamos formada una opinión u otra en función de nuestro sexo, y encontremos que nuestras observaciones confirman nuestra opinión (sesgo de confirmación).

AbraxasAbraxas

Como digo, yo también conozco a mujeres que se orientan bien. Lo que también digo es que son las menos y que es algo notable. Al igual que yo me oriento mal (en ciudad, en el campo es otra historia) y tampoco es lo típico entre mis amigos. Yo he jugado a lo mismo que mis amigos toda la vida y he realizado las mismas actividades, pero me oriento fatal. Tampoco sé qué puede tener jugar al fútbol que ayude a orientarse, pero bueno… y salir de excursión es algo que no he hecho ni más ni menos que mis amigas y conocidas (y suele ser más bien poco, salvo casos concretos).

Tampoco he pretendido probar nada, solo daba mi opinión acerca de la causa de la peor orientación femenina. Uno ha dicho que es cultural y yo digo que es biológico, que tiene mucho más sentido. La observación está ahí, desde luego. A nadie se le escapa.

Lo del móvil, ya he empezado advirtiendo que es una apreciación personal. No he dicho nada de “peligro! peligro!” ni pretendía insinuarlo. De hecho, he mencionado el hecho de que las mujeres tienen menos accidentes de tráfico (y además son menos graves, muchos menos siniestros). Lo que pensaba realmente es que, probablemente, las mujeres sean más tendentes a hablar por teléfono y conducir por su mayor capacidad natural para la multitarea. Yo soy incapaz de conducir y hablar por el móvil a la vez, mis capacidades como conductor se ven notablemente mermadas (y me da cosa). Seguramente una mujer no lo sienta así y por eso sea más fácil, al menos potencialmente, ver más mujeres usando el móvil y conduciendo. Todo esto, claro, si es verdad que son más y no es simplemente una casualidad que yo lo haya visto así.

Que haya diferencias biológicas (que las hay) y que yo haga referencia a ellas, no significa que trate de poner a ningún sexo por encima del otro. He tenido cuidado de dejar esto claro sin ser explícito (porque me jode tener que hacerlo explícito para evitar herir sensibilidades), pero parece que hay que decirlo cada vez… pues nada…

Aoi NekoAoi Neko

Hola Abraxas!

No pretendía entrar en una discusión sobre diferencias de sexo, ni me he ofendido en ningún momento en tu comentario. Simplemente he expresado mis observaciones y mi opinión al respecto, tal como tú has hecho :)

Coincido en que hay diferencias biológicas entre ambos sexos (algo totalmente necesario!), y sin necesidad de poner ninguno ni por encima ni por debajo. Pero encuentro que afirmar si una diferencia de comportamiento tiene origen cultural o biológico sin ningún estudio o datos objetivos es muy arriesgado.

Un saludo!

0 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

Ok, entonces perdona Aoi Neko. Al final, el susceptible he sido yo xD

Ciertamente, como tú dices, sin estudios no vamos a sacar conclusiones. Pero, como te decía, tampoco pretendía hacerlo.

Lo que quería compartir era que, desde mi opinión siempre, tiene poco sentido achacar a causas sociales algo como la orientación. Por lo que te comento, a ese respecto no sé que puede cambiar entre la educación de un hombre y la de una mujer. Por eso digo que me parecería más razonable que fuesen cuestiones biológicas (una de tantas), o incluso de sesgo de confirmación.

Las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, más allá de lo obvio, me resultan interesantes por muchos y muy diversos motivos, y simplemente quería dar mi opinión al respecto.

Otro saludo para ti.

+1 (0 Votos)
JackJack

Una vez leí un libro de tono semihumorístico que hablaba de que en la Prehistoria y durante montones de años, el hombre tenía el papel de cazador mientras que la mujer estaba a cargo de la familia en la cueva. El hombre tenía una visión directa y un sentido de la orientación más desarrollados, mientras que la mujer tenía una visión periférica más desarrollada, preparada para proteger a sus hijos. Es un hecho que de cara a orientarme, siempre he sido mucho mejor yo que cualquiera de mis parejas (excepto de noche, me pierdo). También es un hecho que puedo abrir el cajón de la mesilla, buscar algo, tenerlo delante de mis narices y no verlo, mientras que ellas siempre lo encontraban a la primera.
Otra cosa que me chocó, aunque me cuadra menos, es que contaba que el hombre siempre tiende a dormir en la parte más cercana a la puerta, mientras que la mujer tiende a hacerlo en la más alejada. Sería otra reminiscencia de la vida en las cuevas. En mi caso se cumplía, y estuve preguntando a amigos: creo recordar que en la mayoría de los casos se cumplía, en algunos no.

0 (0 Votos)
ÁlvaroÁlvaro

Esto me recordó también a los Sami (lapones) en los países nórdicos. Tienen casi veinte tipos de palabras para referirse a la nieve. Supongo que el contexto natural y el tipo de supervivencia que requiere desenvolverse en él influyen en la lengua. Una herramienta más vaya. Gracias.

neuronados

Este artículo me ha resultado de máximo interés, además de estar muy bien explicado. Nunca había visto un ejemplo tan claro.

salu2

xero

Hay un documental de la BBC llamado Do you see what I see, en el que entrevistan a una tribu en la que hay muchos menos colores lingüísticamente hablando. Pueden diferenciar tonalidades de verdes que para nosotros sería el mismo color y en cambio otros que pare nosotros son muy diferentes ellos no pueden diferenciarlos. Recomiendo la visión de este documental al que le interese el tema.

JuanjoJuanjo

Lo que más me llama la atención de este experimento es lo cerca que pudo estar de obtener unos resultados completamente distintos. Si sólo hubiese sentado a los Pormpuraaw en la mismo lado de la misma mesa, habría observado que todos ordenaban las fotos en la misma dirección (derecha-izquierda, arriba-abajo, o lo que correspondiese) por lo que, faltando el elemento “sorpresa” habría sido muy difícil que la científica pensase en la explicación final.

taimunozhan

La relatividad lingüística esta vinculada a la Hipótesis de Sapir-Whorf (formulada por los dos lingüistas que le dan nombre) que afirma que el lenguaje condiciona la forma de pensar.

Existen dos puntos de vista sobre esta hipótesis, uno fuerte que afirma que la estructura de pensamiento varía enormemente y otro débil que afirma que solo es una influencia menor, como lo de los Pormpuraaw. Durante un tiempo (a principios del siglo pasado) la hipótesis SW-fuerte (abreviando) tuvo bastante aceptación pero la perdió sobre todo por lo que propuso Chomsky acerca de la Gramática Universal. Desde entonces, pocos lingüistas sostienen más que las versiones más débiles de esta hipótesis.

Sin embargo, Daniel Everett, un lingüista famoso por su trabajo con los indios Pirahâ de la Amazonia brasilera sostiene que el lenguaje puede sí tener efectos gigantescos en la forma de pensar de la gente, en base a sus descubrimientos sobre esta lengua selvática. Los Piraha, según Everett, no utilizan abstracciones por lo que no consideran colores como ideas independientes ni utilizan números (el invesitgador afirmaba que, pese a ser muy inteligentes, no les pudo enseñar la noción de “número” o “conteo” durante 8 meses). Además, la gramática de esta lengua (que va en algunos aspectos de la simplicidad más austera a una complejidad que empalidece a la del griego antiguo) desafía a la Gramática Universal chomskyana en algunos detalles, lo cual ha enfrentado a Everett con Chomsky.

A quien comprenda inglés le recomiendo leer este artículo por más información http://www.guardian.co.uk/world/2008...rett-amazon

Saludos de este aficionado a la lingüística, conlanger y amazinguero 😉

MiguelafMiguelaf

Hay un libro de ciencia-ficción de 1958 muy relacionado con este tema. Se llama “Los lenguajes de Pao”, de Vance Jack. Aunque está descatalogado hace tiempo lo podéis encontrar en pdf muy fácilmente. Os lo recomiendo

SalvadorSalvador

Otras dos novelas de ciencia ficción clásicas sobre el tema son “Babel 17″ de Samuel R. Delany y “Empotrados” de Ian Watson (ambas posteriores a la amena novela de Vance). “Snowcrash” de Neal Stephenson también juguetea con la lingüística.

SalvadorSalvador

Olvidaba mencionar el notable relato de Ted Chiang “La historia de tu vida”, en el que se plantean los problemas de comunicación con una especie alienígena.

gt7h1gt7h1

Yo vi algo de esto es un diplomado sobre el concepto cultural de espacio. En una sesión de la sección de lingüística vimos que hay tres marcos de referencia para un hablante: relativo (el hablante es el centro y todas las descripciones se dan conforme a su visión y posición: avance recto, doble a la [su] izquierda). Marco absoluto, donde la referencia es fija e independiente del hablante (puntos cardinales) y marco inherente, donde los puntos son fijos, pero relativos al objeto de referencia (al frente de, detrás de). Lo importante, es que aparentemente diferentes culturas pueden adoptar un tipo de marco como “preferido” a la hora de orientarse y eso se refleja en el lenguaje.

Pero lo mejor es que lo vimos en acción. En la sesión había hablantes de español y hablantes mayas. En español se prefiere el marco relativo; los mayas usan un marco absoluto. Para probarlo, se pusieron dos mesas separadas, con un hablante de cada lengua en medio. En una mesa se colocaron tres figuras de sapitos de colores distintos (verde, amarilo, rojo), todos mirando al este (hacia la derecha, respecto al observador colocado en frente). La persona debía memorizar la disposición, girarse y reproducirla en la mesa contraria. El hablante español repitió el patrón de colores y la orientación hacia la derecha respecto a él (ahora miraban al oeste). El hablante maya repitió el orden de colores, pero mirando a la izquierda (es decir, siguieron dirigidos al este). Que te lo cuenten es una cosa, al verlo los presentes flipamos.

Aparentemente influye mucho el tipo de entorno. Por ejemplo, los marcos relativos son muy buenos para orientarse en ciudades; los marcos absolutos son ideales para ambientes como selvas, donde referencias relativas son inútiles. Y si posees un marco, pasas canutas en un ambiente distinto (yo mismo, con brújula y GPS, dependo totalmente de mis trabajadores [hablantes mayas] para orientarme en la selva). También es algo a tener en cuenta al pedir direcciones; una vez, preguntando la dirección hacia X pueblo, la persona (maya) nos dijo: de frente y a la izquierda (señalando a la derecha con la mano). Seguimos lo que dijo, en vez de a dónde apuntó… y no era el camino correcto.

Me gusta la idea de que el mundo en que vivimos depende en cierta medida del idioma que hablamos. Pero parece que falta más investigación

XurxoXurxo

Da gusto escribir un texto y recibir comentarios tan jugosos e interesantes.
Sois geniales.
Graaacias!

PedroPedro

Muy interesante el artículo.
Yo llevo tres años en Alemania y cuando empecé a aprender me llamó mucho la atención la posición de los elementos gramaticales en la frase. Para mí no fue sólo una cuestión de aprender la nueva gramática, sino que supuso un cambio en el esquema mental en el acto de expresarme.
En alemán el verbo principal es a menudo la última palabra de la frase. Por ejemplo: “Yo quiero contigo mañana a las 4 porque me gusta en pelotas en el parque… NADAR.”
En español (típicamente) expresamos lo más importante al principio, y luego vienen los detalles, la información adicional, los matices. Que son también muy importantes, pero no imprescindibles para el cierre gramatical de una frase. “Quiero nadar… contigo en el parque…”
Esto tiene necesariamente varias implicaciones. Para empezar, el oyente debe y quiere esperar hasta el final de la frase porque si no no se entera de qué va. Lo que, en mi opinión, y visto a escala macrosocial, influye en la comunicación verbal. Menos interrupciones, menos malentendidos…
Además, el hablante conoce la última palabra de la frase antes de empezar a hablar.

No es más que una idea. A saber qué dijo Noamy. Yo digo que no sólo puede influir en la manera de pensar, sino que puede afectar al desarrollo cultural y productivo de toda una sociedad.

Por otra parte después de tres años viviendo y trabajando en alemán sigo siendo el mismo ceporro.

DatylDatyl

El latín usa la misma estructura. Declinaciones y verbo principal al final.
De hecho, creo que en Alemania todos (o casi todos, depende del Land) los estudiantes estudian latín de una manera básica y despues es una optativa bastante demandada .

Y aparte de estructurarte la forma de hablar tambien te puede servir para entrar en la academia de los Jedi. Yoda hablaba de esa forma “Gran pertubacion en la fuerza, siento”

claudàtor

@pedro: precisamente alguna vez hablando con amigos alemanes me comentaban cómo les choca que los españoles e italianos nos interrumpamos constantemente y respondamos antes de que el interlocutor acabe de formular la pregunta. Para ellos era impensable, y coincidíamos en que la estructura gramatical podía tener mucho que ver. Y si encima el verbo tiene partícula separable (que a menudo va al final de la frase), hasta el final no sabes si quieren decir una cosa o la contraria!

Por otro lado, excelente artículo y excelentes comentarios, me han hecho pensar en algunas culturas andinas (creo que los aymara) para los cuales el pasado se representa delante nuestro y el futuro nos llega por detrás. Un tema muy interesante.

jotajotaCGjotajotaCG

Esto me ha recordado a un documental que vi hace tiempo en el que hablaban de estos fenómenos lingüísticos, por ejemplo del concepto que se tiene de la muerte dependiendo del idioma, ya que para los españoles es femenino, y para los alemanes es masculino, lo que provoca que le den una carga emotiva más fuerte y la traten de otra manera. Magnifico post y comentarios. Si encuentro el docu lo enlazo.

ÓsQar

Eso me recuerda a las nefastas traducciones que se han hecho en España de los libros de Mundodisco de Terry Pratchett. Un personaje recurrente es La Muerte, y en alguno de los primeros libros se refieren a él en femenino (lo natural en español): adjetivos, pronombres, etc… Sin embargo, en libros posteriores tuvieron que recular, dado que el personaje en inglés es claramente masculino.

José Manuel

¡Fantástica entrada y comentarios!
Otra historias sobre el habla. Fco Mora
[…] “Hoy hay recogidas documentalmente historias de niños completamente aislados por sus padres o perdidos en la selva cuando no debían tener más de un año de edad. Cuando algunos de estos niños fueron encontrados con edades entre 4 y 6 años no hablaban absolutamente nada.

Se expresaban con contracciones extrañas de los músculos de la cara, raras vocalizaciones y gesticulaciones explosivas de los brazos. El caso de Johan recogido por unas monjas en un orfelinato de Burundi es ilustrativo. Se perdió a lo visto cuando la guerra entre watusi y hudu en los alrededores del lago Tanganika, allá por los principios de los años 70 y fue recogido por unos pastores que lo descubrieron viviendo en una colonia de chimpancés. El niño era mudo y andaba apoyado de brazos y piernas. A pesar de un intenso aprendizaje durante años no logró aprender a hablar. Y es que el lenguaje, el habla, no es algo con lo que se nace. Ciertamente, se nace con la potencialidad de hablar, es decir, se nace con un cerebro que alberga los circuitos neurales para el lenguaje, pero esos circuitos nunca van a funcionar a menos que se registre en ellos el habla de nuestros semejantes.

Sólo el aprendizaje logra convertir en hecho aquello que existe en potencia. Se nace con un disco cerebral en el que poder grabar pero que nada contiene si no se graba en él. En otras palabras, el habla no es patrimonio de un hombre único y aislado. El habla es un patrimonio social, es un bien común de todos los seres humanos. Bien común, además, adquirido a lo largo de varios millones de años de evolución del cerebro y no dado por ningún Dios en ningún momento determinado. Ya en el hombre de hace dos millones de años se ha podido reconocer las trazas de las estructuras cerebrales que posteriormente han dado lugar a los circuitos del habla. Y es posible que tan sólo sea hace unos 100.000 años que la corteza cerebral haya alcanzado los últimos peldaños de esa complicada escalera evolutiva que ha dado lugar al habla” […].

La interacción social, sin duda, condiciona el lenguaje y la forma de pensar…

sofista

Guy Deutscher escribió un buen libro sobre la relación entre la percepción, el lenguaje y el pensamiento: “Through the Language Glass. Why the World Looks Different in Other Languages”. No sé si está traducido.

A pesar de lo que pueda parecer por el título, el autor rechaza tanto los extremos de la tesis del relativismo lingüístico de Sapir-Whorf como la concepción “especular” del lenguaje. Propone una tesis intermedia sobre la relación entre cultura y naturaleza, que denomina libertad con restricciones.

Un saludo,
@astrosofista

ptarraptarra

¿Y si hay algo más que el lenguaje? ¿Y si ese sentido de posicionamiento absoluto es algún tipo de habilidad hereditaria que es lo que ha condicionado el lenguaje?

Conozco una persona, pianista y cantante de jazz, que tiene una habilidad denominada oído absoluto. Muchas personas (y muchos músicos) disponemos de oído relativo: somos capaces de distinguir si un sonido es más agudo o más grave que otro y cuánto más. Pero hay otros que son capaces de escuchar un sonido, sin ninguna otra referencia, y saber si se trata de un Do sostenido, por ejemplo. De hecho, esta persona que conozco es incapaz de tocar un teclado electrónico con la tonalidad transportada ya que no se corresponde la tecla que pulsa con el sonido que escucha… Si todos los miembros de una etnia dispusieran de oído absoluto (supongamos que es una cuestión genética, cosa que desconozco ahora mismo) sin duda esto afectaría a la forma de comunicar información sobre sonidos, pero no sería el lenguaje el que ha condicionado la mente sino precisamente a la inversa….

Un saludo,
Pedro

ZeekZeek

Por cierto, por lo visto en china es donde hay más gente con oído absoluto.
Eso ocurre porque en china los idiomas tienen tonos, que tienen un significado gramatical. Por ejemplo, en mandarin la sílaba MA puede significar madre, caballo, o que estás haciendo una pregunta, dependiendo del tono que uses para pronunciar.
Por eso, al estar acostumbrados a distinguir variaciones (a veces muy pequeñas) en el tono de las palabras también suelen ser capaces de distinguir mejor las notas.

(esto me lo comentó un amigo músico, y no recuerdo en que libro lo ha leído, pero cuando encuentre una referencia la pongo aquí)

AbraxasAbraxas

No tiene nada que ver con el sentido de tu post, pero como el tema me fascina y me resulta interesante. Y es que yo conozco se de una persona que tiene oído absoluto porque lo ha entrenado, así que es obvio que no es algo intrínsecamente biológico. Puede que ciertos rasgos ayuden, pero no son necesario. Es entrenable, que es lo que me parece curioso 😛

Esteban MataEsteban Mata

También me recuerda haber leído en un libro de historia de Isaac Asimov sobre como los egipcios, cuya civilización creció alrededor del Nilo que fluye de sur a norte, consideraban sur y río arriba como sinónimos, así como norte y río abajo. Perfectamente se podía dar una dirección como 100 metros rio abajo y un egipcio antiguo entendía al norte.
Cuando empezaron a incursionar y conquistar la península arabiga, los soldados volvieron impresionados contando haber visto ríos que corrían “rio arriba”, refiriéndose simplemente a ríos que como el Trigris y el Eufrates tienen un flujo mas bien de norte a sur.

ObligatorioObligatorio

Me han hecho recordar una vez que una antropóloga nos decía que los idiomas varían la posición del hablante frente a la realidad. Si no me equivoco, decía que en el inglés el hambre se “siente” en el cuerpo-cerebro; en el castellano, señala al estómago; y en el quechua, se tiene hambre porque existe la comida.

Juan AntonioJuan Antonio

En español también pasa algo parecido si lo comparamos, por ejemplo, con el ruso. A pesar de que el ruso dispone de multitud de verbos de movimiento, sin embargo, no conciben en el día a día la noción de bajar o subir a algún lugar andando. No dicen por ejemplo: “Voy a bajar a la playa” o “Voy a subir al mercado a comprar”. No tienen en consideración si el camino es cuesta arriba o cuesta abajo, si el destino al que se dirigen está en un punto más alto o más bajo del que se encuentran.

12 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: ¿Puede la lengua que se habla influir en la manera de pensar? ¿Tienen mentes distintas las personas que hablan lenguas distintas? ¿Funciona de manera distinta la mente de un gallego que la de un chino? A esto se le llama “rel…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>