El método científico, una herramienta maravillosa

Imagen de previsualización de YouTube

El tema de hoy me lo ha proporcionado un tuitero que me ha incluido un enlace con el desafiante título de ¿Qué demonios es la ciencia? Aunque proviene de un blog muy fuera de mi estilo (se llama “La revolución naturalista”), el provocador título del artículo no pudo menos que llamar mi atención. En él se menciona a Karl Popper y el llamado “problema de la demarcación” referente a la dificultad de definir los límites de eso que denominamos ciencia.

Para mí, que llevo bajo la sombra de la ciencia toda la vida (y no es exageración, mi padre era geólogo del CSIC), la ciencia es algo muy cercano. Tanto, que nunca he tenido problemas en saber qué es. Sin embargo, la ciencia goza de tan buena fama que muchos otros polizones intentan subirse a su tren, a menudo sin pagar billete. Y no me refiero tan sólo a las pseudociencias, que pululan por ahí en busca de reconocimiento y de las que hay mucho que hablar, sino a las “ciencias” de todo tipo que proliferan como setas últimamente. En mi propia Universidad, hay varias licenciaturas (bueno, pronto serán grados) que se denominan ciencias pero que no tienen nada que ver con la Facultad de Ciencias. Tenemos Ciencias de la Salud (Enfermería), Ciencias Económicas, Ciencias Políticas, Ciencias del Trabajo, Ciencias de la Educación, e incluso Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Y la duda se extiende a otros estudios más o menos científicos. ¿Es la psicología una ciencia? ¿La frenología? ¿La homeopatía? ¿La parapsicología y el ocultismo? ¿Es algo científico lo que intenta hacer Iker Jiménez en sus programas? Constantemente nos habla de mediciones, psicofonías, grabaciones y todo tipo de parloteo tipo Cazafantasmas. Incluso intenta imitar en ocasiones a Carl Sagan ¿o por qué creen que llama a su plató de televisión “la nave del misterio”?). Puede que sí que nos haga falta una demarcación, siquiera somera, de qué entendemos por ciencia.

Cuando comienzo el curso, yo describo la Ciencia como “una rama del saber.” Supongo que, a estas alturas, incluso mis alumnos menos brillantes tendrán una idea de lo diferencia la Ciencia de, digamos, el arte o la religión. Pero como acto seguido les hablo de la Física, les describo el elemento que, en mi opinión, diferencia la Ciencia de lo que no es Ciencia. Hablo del método científico.

En mi opinión, la Ciencia es una rama del saber caracterizada por el uso de un método de búsqueda de la verdad muy concreto y definido. Es ese método lo que marca toda la diferencia. El método científico puede expresarse de varias formas. Yo voy a sintetizarlo así: observación, experimentación, formulación, comunicación, verificación.

Estos pasos no siempre son secuenciales, sino que a menudo se solapan.

1) OBSERVACIÓN. Consiste en un examen crítico y atento de un fenómeno, tal cual se aparece ante nosotros. Una observación puede ser cualitativa (solamente fijarse en qué tenemos) o cuantitativa (es decir, midiendo cantidades). Podemos observar con los sentidos, o bien usar cualquier instrumento de análisis para abarcar lo que el ojo no ve (infrarrojos, ultravioleta, rayos X, ondas sísmicas, etc.).  Ese es el primer paso, y si todo va bien, no será el último.

2) EXPERIMENTACIÓN.  Este paso es una extensión del anterior.  Un experimento es una observación, o serie de observaciones realizadas bajo condiciones controladas por el experimentador.  No se trata de una observación pasiva, sino que en este caso el científico es el que pone las reglas.  La experimentación nos permite inferir qué variables son relevantes en el experimento, y qué variables no lo son.  Por ejemplo, ¿de qué depende el período de un péndulo?  Si usamos muchas cuerdas y muchos objetos atados, comprobaremos que depende de la longitud de la cuerda, pero no de la masa del objeto que cuelga.  Así, poco a poco, vamos estableciendo relaciones entre variables, lo que nos permitirá efectuar hipótesis (paso 3).

3) FORMULACIÓN. En este punto, la cosa se anima. Armados con los datos proporcionados por la observación y la experimentación, podemos pasar ahora a la fase de formulación, en la que creamos hipótesis y teorías para explicar los fenómenos observados, así como para poder efectuar predicciones.  Una hipótesis es un primer intento, una especie de “presunta ley científica”  Si posteriores experimentos la confirman, va afianzándose, denominándose entonces teoría.  Con el tiempo, si validez se ve confirmada y apoyada por nuevas predicciones, pasa a llamarse ley.

Al menos en teoría.  El problema es que los científicos, como personas que son, tienden a ser algo caóticos.  No es como en Derecho, donde un texto legal pasa de borrador a anteproyecto, luego a proyecto y después a ley.  En ocasiones, la Ciencia llama teoría a algo que es una ley, o viceversa.  La evolución de Darwin es un hecho científico bien establecido, pero nadie habla de la Ley de la Evolución.  ¿Por qué?  Pues porque siempre se la ha llamado teoría, y no nos vamos a poner a hacer cambios a estas alturas.  Es este un detalle que en ocasiones es mal entendido por la comunidad no científica, que confunde una teoría con una hipótesis. Ha sido aprovechado con éxito por los grupos creacionistas que niegan la evolución.  Si la evolución es una “teoría,” dicen, en las escuelas deberían también enseñarse las creencias creacionistas, que también son una teoría.  Lo mismo dicen sobre la teoría del cambio climático.  Una teoría es algo sólido, quizá no tanto como una ley, pero ciertamente más que una endeble hipótesis.

Pero nuestra taxonomía es un tanto caótica.  La “Teoría” de la Relatividad, comprobada hasta la saciedad, sustituyó hace tiempo la “Ley” de gravitación de Newton.  Hablamos genéricamente de Teoría Cuántica (que más bien debería ser una ley) y de Teoría de Cuerdas (que es más bien una hipótesis, o eso dice el zombi Feynman).  A la teoría más extendida sobre partículas elementales se le llama Modelo Estándar.   Personalmente, creo que la tendencia es a llamar Ley a una hipótesis concreta, contrastada y confirmada, y a denominar Teoría a un conjunto de leyes e hipótesis más o menos numerosas.

Un ejemplo divertido es el de la Óptica.  Podemos explicar fenómenos ópticos usando Teoría Corpuscular, o bien Teoría Ondulatoria.  Resulta que ninguna de ellas puede explicar todos los fenómenos ópticos, pero lo que explican, lo explican perfectamente bien.  Lo que sucede es que, según la (ejem) Teoría Cuántica, un fotón puede actuar como onda o como partícula, según sea el experimento que diseñemos. Así que la Teoría Ondulatoria nos explica la Ley de Malus, y la Teoría Corpuscular nos da la Ley de Snell.  ¿Que por qué no hablamos de Ley Corpuscular y Ley Ondulatoria?  Pues por lo mismo que les dije antes: inercia cansina.

(Por cierto, a la teoría óptica ondulatoria es costumbre llamarla Óptica Física, nombre que yo aborrezco.  Para mí, tan física es la Óptica Ondulatoria como la Corpuscular).

4) COMUNICACIÓN.  La Ciencia viene a ser como el viejo chiste: ¿de qué sirve acostarse con Elsa Pataki si no lo puedes contar?  Una vez has comprobado la validez de tu teoría, llega el momento de contárselo al mundo.  No se trata solamente de egolatría, aunque a todos nos gusta que se nos atribuya el mérito por nuestro trabajo.  No, es algo mucho más profundo.  En Ciencia, todo es válido mientras no se demuestre lo contrario.  Y la mejor manera de demostrarlo es en el laboratorio, con luz y taquígrafos en todos los rincones.  Cualquier teoría debe ser reproducible, de forma que un científico en el otro extremo del planeta, con los mismos instrumentos y las mismas instrucciones, pueda obtener los mismos resultados.  Y para eso hay que comunicar lo que uno obtiene, sea en forma de artículo científico, contribución a congreso o de otra forma.  Se pone todo encima de la mesa, se da un paso atrás y a esperar el veredicto de tus pares.

Eso es lo que da a la Ciencia una buena parte de su solidez.  Nada se cree porque sí, nada se impone por decreto.  Sí, seguro que usted podrá encontrar contraejemplos de lo que le digo.  Newton, como persona, parece que era un auténtico cabrón, y se pasó años combatiendo a quienes osaban cuestionar su Teoría Corpuscular de la luz.  Era una autoridad científica, y se salió con la suya durante un tiempo.  Pero, a la larga, el peso de la evidencia experimental hace imperativo descartar la teoría incorrecta y sustituirla por una mejor.  Los argumentos de autoridad valen lo que valen, y no más.

Incluso científicos honrados y con buenas intenciones pueden cometer errores, así que la comunidad científica en su conjunto es la encargada de validar, o refutar, sus resultados, en un proceso de autocorrección que nunca acaba.  ¿Creéis que la forma de trabajar en la Wikipedia, o en el mundo Linux, es novedosa? ¡Ja!  La ciencia descubrió el truco hace siglos.  No solamente eso, sino que comunicar las investigaciones propias permite a otros científicos avanzar en sus propias investigaciones.  En clase suelo poner el ejemplo de Henry Cavendish.  Este científico británico del siglo XVIII hubiera podido ser un precursor del electromagnetismo y la teoría de gases, adelantándose en décadas a hombres como Mawxell, Faraday o Dalton.  Pero era de personalidad retraída y asocial, y muchos de sus descubrimientos no fueron nunca publicados.  Sólo después de su muerte, cuando se encontraron sus cuadernos de notas, pudo el mundo conocer el total de su grandeza científica.  Una lástima para el mundo, que pudo haberse aprovechado bien de su mente y sus descubrimientos.  Aunque tranquilos, que al menos Cavendish no murió triste y pobre: cuando fue enterrado en la catedral de Derby, Inglaterra despedía a uno de sus más acaudalados súbditos.

5) VERIFICACIÓN.  Una vez establecida una teoría, hay que verificarla.  No se trata tan sólo de asegurarse que los experimentos ya realizados queden bien explicados, sino que también ha de poder explicar otros fenómenos.  Es decir, que nos permita hacer predicciones.  Estas comprobaciones pueden ser hechas tanto por el científico creador de la teoría como por otros científicos.  De hecho, lo mejor es que lo confirmen grupos de investigadores de otros laboratorios.

Un ejemplo interesante es el de las ondas gravitacionales.  Predichas por la teoría de la relatividad de Einstein, fueron aparentemente detectadas por vez primera en los años 60, de la mano de James Weber.  El problema es que, desde entonces, nadie ha podido volver a detectarlas, a pesar de que los instrumentos recientes son mucho más sensibles.  ¿Mintió Weber y falsificó resultados?  No parece el caso.  ¿Se equivocó y realizó un experimento fallido?  Es posible.  Pero, puesto que tenemos una teoría capaz de explicar las ondas gravitacionales, se están preparando nuevos y muy costosos experimentos para verificarla o refutarla (pueden leer más detalles en este artículo).  Sólo así sabremos si Weber fue un precursor que tuvo la suerte de detectar una onda gravitacional inusitadamente grande, o si sencillamente se equivocó.

Otro ejemplo: la fusión fría.  En la década de los 80, los investigadores Stanley Pons y Martin Fleischmann afirmaron haber obtenido fusión nuclear a temperatura ambiente, mediante una celda electrolítica.  Su descubrimiento fue revolucionario, y ya pueden imaginarse por qué: ¡nada menos que un bote con agua, deuterio y un catalizador, y ya tenemos energía barata e inagotable! Este cliché llegó hasta el cine, con la película El Santo (1997), donde una científica rusa y un pícaro ladrón logran salvar a Rusia del abismo gracias a la fusión fría.  Por desgracia, la verificación experimental de otros equipos fue negativa, nadie fue capaz de reproducir esos resultados. ¿Fraude?  Había miles de millones en juego, y los investigadores parecían más interesados en obtener patentes que en hacer trabajo científico serie.  Sin embargo, no serían tan tontos como para creer que nadie verificaría sus resultados.  En la actualidad, se cree que Pons y Fleischmann pudieron haberse equivocado en sus mediciones, lo que les hizo creer erróneamente que había un exceso de energía de origen nuclear.

Así que ya saben, amigos.  Si tienen alguna duda sobre la validez científica de cualquier área del saber, rama o pseudociencia que pretenda acceder al manto de respetabilidad que otorga la ciencia, hágase las preguntas del método científico:

  • ¿Hay observaciones fiables?
  • ¿Se realizan experimentos en condiciones controladas y reproducibles?
  • ¿Hay alguna teoría, hipótesis o conjetura que permita explicar los fenómenos observados y experimentados?
  • ¿Se comunican dichas teorías y experimentos de forma abierta y fiable?
  • ¿Se ha verificado de forma rigurosa e independiente?

Si no es así, no compre la moto. Seguro que tiene truco.

63 Comentarios

Participa Suscríbete

joselito

La verdad que los han metido a los psicólogos en ese grupo de forma muy injusta. Hay muchos psicólogos que utilizan el método científico, ergo son científicos. Y si no conoce qué ciencia hacen algunos psicólogos infórmese antes de escribir a la ligera.

Irreductible

He leído el artículo y solo cita la psicología una vez. Solo una y en una pregunta bastante lógica: ¿Es la psicología una ciencia?… (No la psiquiatría, la psicología). Y me parece muy aceptable el preguntarse hasta qué punto y qué partes de la psicología son científicos. Es un tema muy interesante recordando la historia no tan lejana de este campo (Frenología, Freud…).

A ver si algún amazings se anima y amplia este punto porque, personalmente, me parece muy interesante.

OrlandoOrlando

Desde luego que es interesante siempre preguntarse qué partes de una disciplina es ciencia y qué partes no.

No obstante, recordar la historia de la psicología y vincularla con la frenología es como decir que para preguntarse la validez de la astronomía habría que recordar cuando astronomía y astrología se consideraban parte de la misma disciplina.

Jorge Campo

Cielos,¿pero dónde está la ciencia en la psiquiatría?.

-No cura absolutamente ninguna llamada “enfermedad mental”, las cuales se las han inventado.

-Daña por definición con la utilización de sus productos: drogas.

-Estas drogas no cumplen ni pueden cumplir con la función que indican.

-Trata etiquetas inventadas

-Utiliza razonamientos circulares absurdos

-Inserta a lo bruto el modelo médico en lo conductual juntando así churras con merinas

-No ofrece prueba alguna de carácter fisiológico, genético, etc que denote las enfermedaddes que dicen tratar de un modo objetivo. etc., etc., etc.,

La lista es inmensa.

Yendo a la psicología, es cierto que una gran parte de paradigmas rayan el esperpento, pero hay cierta psicología que lucha por entender la conducta de un modo totalmente científico.

En fin, este desconocimiento de lo que en realidad es la psiquiatría es preocupante y es lugar demasiado común en los que dicen defender la ciencia con mayúsculas.

Estas no son palabras del típico advenedizo, hay múltiples autores de prestigio que han comenzado a refutar hace mucho tiempo la labor de la psiquiatría.

Ya es triste que la cienciología diga cosas más sensatas en este sentido que muchos “científicos” ya que cierta área de esa ciencia mira para otro lado o es simplemente ignorante. Y creo que no tengo que explicar el porqué de esa tristeza de ver la cienciología por ahí enmedio.

LLorTLLorT

Pero según tengo entendido la depresión es tratable con ayuda de drogas. Y es lógico que pueda tratarse, al ser una causa de la depresión químicos en el cerebro que provocan el estado de tristeza, se puede disminuir con ayuda de drogas que inhiben o contrarrestan sus efectos.
Ademas la medicina también utiliza drogas, pero por eso deja de tener rigor científico? Niegas que la depresión crónica sea una enfermedad?

No estoy muy en el tema así que no puedo decir que sus otros tratamientos sean correctos ni que tenga razonamientos circulares. Así que estaría bueno que los expongas.

Si es como lo pintas estaría igual que la psicología, pues ambos, dependiendo de que estemos hablando, si que poseen rigor científico, aunque en la psicología no sea la norma.

Jorge Campo

Hola Llort,

existen varios problemas aquí.

La psiquiatría señala de uno u otro modo para todo el elenco de “enfermedades mentales” la existencia de un desequilibrio químico (chemical imbalance) en el cerebro.

En realidad no se ha demostrado nunca que exista tal cosa, y de hecho si miramos el prospecto de cualquier medicamento de este tipo no se indica categóricamente que esto sea así sino que lo indican como “una posibilidad”.

Decir que la depresión es causada por depresores químicos en el cerebro no es en realidad dar una explicación.

Uno “se deprime” porque le ha dejado la novia, murió un familiar, su equipo de fútbol siempre pierde, etc., etc. (las depresiones endógenas son casos mínimas y deben ser tratadas estrictamente desde la medicina como cualquier enfermedad que son)

La medicina ahí no tiene ninguna enfermedad que “curar”. No tiene análisis de sangre, TACs, radiografías, scanners, etc.,que le den un dato objetivo sobre el que actuar.

Pretender que con una droga se estén tratando todos estos casos es ridículo por nuestra parte.
Pensemos en otra droga como es el alcohol. Realmente es un “buen” desinhibidor del comportamiento y nos vuelve “más asertivos”.
Pensar que estando todo el día borrachos vamos a acabar con un problema de escasa asertividad es cuando menos absurdo.

Las drogas que se ofrecen no son específicas en absoluto. Así hoy en día la risperidona te vale para un roto y un descosido: esquizofrénicos, bipolares, autistas… Cuando en realidad nunca fueron específicas para nada en concreto.

El lío con la psiquiatría con respecto a su cientificidad es que está disfrazada bajo el manto de la medicina, esta sí, científica.
Pero en realidad todas las llamadas enfermedades mentales son inventadas en base a comportamientos, no pruebas objetivas. Y esto es un grave error, ya que luego esas etiquetas se utilizan para explicar el comportamiento que “las produjo”.

Finalmente, el hecho de que la psiquiatría no fuera una ciencia no tiene por qué afectar a la psicología. Estamos ante un razonamiento non sequitur: De una cosa no se siga la otra.

La psicologías ya tiene bastantes problemas con los suyos, y ahora parece aumentarlos al sumarse al carro del modelo médico como explicación de la conducta.

0 (0 Votos)
LLorTLLorT

@Jorge Campo
Entiendo, ahora tiene sentido.
Gracias y Saludos.

PD: Por que la limitación de respuestas? en este caso por ejemplo ya no puedo responder directamente a quien quería (al parecer un máximo de 5 ramas de comentarios), tuve que responder a la persona que esta estaba a una rama superior (ahora, a mi mismo). Esto puede afectar el orden y una correcta lectura y seguimiento de la comunicación, solo como critica constructiva. Para una buena discusión entre los visitantes de un Blog es crucial un buen sistema de comentarios, que sea dinámico y amigable a respuestas múltiples. Gracias.

0 (0 Votos)
TecTec

Poner a la psicología al mismo nivel que la homeopatía, Iker Jimenez o el ocultismo me parece un despropósito.

La psicología clínica, educacional e industrial que se estudia en la univesidad cumple estrictamente con el método científico. Esa falta de información tan flagrante invalida el artículo.

DanielDaniel

No, no las pones al mismo nivel, las pones en el mismo párrafo, haciendo la misma pregunta para la psicología que para la frenología, la homeopatía o Iker Jiménez.

Es igual que si yo digo: “¿Es la química una ciencia? ¿Y la Alquimia? ¿Y la hechicería?

En fin.

Los apuntes del viajero

Hola,

Buen artículo! Yo no supe nada del método científico hasta que no estudié “Metodología Científica” en Sociología. Allí lo usábamos para hacer nuestros estudios de campo. ¿Tiene sentido? Supongo que sí! Sea donde sea, espero cada vez más gente descubra estos sencillos pasos y los aplique incluso en su vida personal. Nos ahorraría, como mínimo, muchos mails en cadena y otras tonterías que la gente expande como la pólvora sin antes comprobar anda.

Por cierto, creo que hay un error en esta frase: “puede ser cualitativa (solamente fijarse en qué tenemos) o cualitativa (es decir, midiendo cantidades)”. La última sería “cuantitativa”, ¿no?

Saludos,
Prudencio Rodríguez

YprumYprum

Es curioso como salta la gente en defensa de la psicología. Me recuerda a cuando se critican las pseudociencias y los que creen en ella la defienden. Sobre todo cuando el hecho de que se mencione a la psicología hace que alguno piense que eso invalida todo el artículo entero…

Y a ver, la psicología tiene muchas papeletas de ser una ciencia, pero en mi opinión (que puede estar perfectamente equivocada, considerando que no es un campo donde tenga muchos conocimientos), de mientras se centre en cada individuo de forma personalizada no lo será. La psicología no es universalizable, un tratamiento que funciona con uno no tiene que funcionar con otro.

DanielDaniel

“…de (?) mientras se centre en cada individuo de forma personalizada no lo será.”

¿Eres psicólogo? ¿Sabes qué es la psicología social? ¿Y la psicología cognitiva?

¿Has leido alguna vez a Skinner? Por lo que dices, supongo que no, no lo has leido. Él era psicólogo conductual, y más científico que muchos de los que se autoproclaman como tales.

Por cierto, ¿Cuando se sortea el premio de la ciencia? Como tenemos tantas papeletas seguro que nos toca. :-)

kikepakuakikepakua

Apoyo sin duda a todos los que han identificado el párrafo de la psicología como un total despropósito. Creo que le problema que existe aqui es el mismo que ocurre en la sociedad en general: la gente no sabe bien lo que es la psicología. Es una disciplina científica puesto que usa el método científico, lo malo es que a lo largo de su historia se han desarrollado disciplinas satélites o paralelas que han acabado denostando la ciencia principal, léase el psicoanálisis de Freud como principal protagonista, que se estudia actualmente como anécdota divertida, no como un medio para el tratamiento.
Pero si seguimos manteniendo la imagen del psicólogo como el hombre de barba sentado en un diván, señores vamos de culo. El psicoanálisis es a la psicología como la homeopatía es a la medicina, y en este punto el autor del artículo ha errado poniéndola en duda.
Algún otro por ahi dice que no es generalizable lo que le ocurra a una sola persona, y tiene razón, pero la psicología no actua así, es la falsa idea que se tiene y que los psicólogos definen como la psicología de la vida cotidiana, que poco tieme que ver con la psicología científica.

R.Chao

Yo opino que no se puede hablar de ciencia cuando el objeto de estudio es algún aspecto no físico del ser humano. Por eso tuve muchas discusiones con profesores durante la carrera: para mi no existen las Ciencias Sociales como ciencia, ni la Historia es una ciencia. Pero es sólo mi opinión.

maty

Que comparto desde… siempre. Antepusieron el término Ciencias para prestigiarse, desprestigiando a las auténticas.

OrlandoOrlando

Hay muchas disciplinas científicas en las que la experimentación en condiciones controladas y reproducibles es imposible o al menos muy limitada. No podemos, por ejemplo, lanzar Marte contra Venus con un ángulo plano para ver si conseguimos generar un satélite como la Luna, ni tenemos observaciones de un suceso así en otro lugar del Universo. ¿Eso invalida la hipótesis sobre el origen de la Luna como metodológicamente científica?

Tampoco es posible, por ejemplo, pedirle al BCE que suba los tipos de interés un 10% durante un año a ver qué le pasa a la economía. Por eso, la tendencia a discutir el carácter científico de las ciencias sociales por el hecho de que es difícil o casi imposible hacer experimentos me parece en ocasiones que es estrechar demasiado el campo.

No digo que lo ideal no fuera seguir este método a rajatabla, pero para mí, la condición necesaria es la que dice Feynman en el vídeo: si intentas confirmar que la hipótesis predice sucesos futuros y no lo hace, no importa cuán bella sea la hipótesis o lo listo que es el que la propone, está mal.

PADMPADM

De acuerdo en que las Ciencias de la Educación no son ciencias… y es una verdadera pena que no nos hayan enseñado a pensar como científicos. Lo que echo de menos una verdadera formación en ese sentido. Y hombre, no me pongas la psicología en la misma frase que la parapsicología, que hay diferencia.

CarlosCarlos

Ante todo muy buen artículo, consigue lo que pretende, definir lo que le hace falta a una rama del conocimiento para ser una ciencia, sin embargo, no debería caber la menor duda que la psicología es una ciencia, ya que se ajusta a lo que se ha definido como ciencia, pero no hay que confundir el que la psicología sea una ciencia con que todos los psicologos son científicos, al igual que la medicina es una ciencia, pero no todos los medicos son científicos.
Con esto no pretendo decir que el artículo tenga invalidez ni que haya dicho que la psicología no es ciencia, pero me parecía adecuado diferenciar conceptos.

Saludos

luisoluiso

Me hace mucha gracia cómo mucha gente habla de la psicología afanándose en denostarla y afirmar con rotundidad que no es una ciencia. Especialmente, gente de perfil científico que exige mucho rigor a otros para hacer cualquier afirmación relacionada con la ciencia.
Hablar de la psicología actual poniendo de ejemplo a Freud o reducirla al psicologucho incompetente (que los hay, y dan muy mal nombre a la psicología) en el caso particular es una afirmación del calibre de “está demostrato que el reiki y la sanación por vibraciones de energía espiritual son efectivas”.
Un poco de información y rigor al hablar nunca viene mal.

TheTouristTheTourist

Creo que el desprestigio de la Psicología se lo ha ganado gracias a la misma gente que la “estudia”.

Hay miles de Psicólogos en los interesantes campos de “Ufo logia”, “Vidas Pasadas”, “Portales dimensionales”, “Demonios”, “Posesiones” “Fantasmas” , “meditación”,”Yoga”, “Acupuntura”, “Biomagnetismo”, etc…

Solo una vez en mi vida asistí a un Psicólogo, cuando era chico obligado por mis padres… aparte de tener en el escritorio una gran piedra de cuarzo para las energías positivas, me pareció que mas que medico era un excelente consejero.

backtorbacktor

Desgraciadamente, creo que llevas razón. Yo soy estudiante de psicología y la verdad es que hay bastantes personas que encajan en ese perfil.
No obstante, no todos somos asi claro xD

borisboris

Hombre yo creo que sí se la pone al mismo nivel. Me parece bien que se cuestione pero se pone al mismo nivel desde el momento que se hace la pregunta junto con la frenología, la homeopatía, la parapsicología y demás magufadas.

Yo creo que la psicología es una ciencia y estoy seguro que hay muchos psicólogos que trabajan con rigor científico. Conozco algunos psicólogos y en la carrera han estudiado asignaturas de estadística y diseño de experimentos. Otra cosa es que haya muchos psicólogos que se comporten como auténticos buhoneros o que hay disciplinas dentro de la psicología que no hay por donde las coger.

Un saludo

Irreductible

No la pone al mismo nivel y leyendo el párrafo donde se cita compruebas que “hay niveles”…

En el artículo se dice exactamente: “La duda se extiende a otros estudios más o menos científicos”… y como verás, comienza por la psicología y va descendiendo hasta llegar a otros temas menos científicos.

Aun así, me temo que este hilo de comentarios se va a centrar en la psicología y será de los hilos laaargos… obviando el verdadero fondo del artículo. Un artículo que, personalmente, me parece necesario y brillante.

TecTec

Es lo que tiene la falta de rigor, como comprenderás después de denostar una ciencia sin pruebas no se puede hacer una alegoría al modus tolendo tollens. Es un mal chiste.

pedropedro

El blog al que se hace referencia es “La revolución naturalista”, quizá tampoco muy de mi estilo, pero no es lo que sugiere lo de “revolución naturista”.

borisboris

Estoy perfectamente de acuerdo en que ese detalle no invalida el resto de un artículo que es bueno, pero no me extraña que haya levantado ampollas. Creo que el fondo del artículo está claro y es fácil que todos estemos de acuerdo, así que creo que el debate sobre la psicología es interesante (está claro que con la homeopatía, parapsicología, etc no hay debate posible porque la cosa está muy clara) y es una ocasión para que los (buenos) psicólogos se reivindiquen a sí mismos y a su disciplina como científica. Desde mi punto de vista, que no sé nada de psicología salvo lo que me cuentan algunos amigos psicólogos, la psicología a día de hoy es una ciencia aunque esté un poco en pañales. Por eso hace más interesante el debate y todos podemos aprender un poco más

PabloPablo

Me da la impresión de que el artículo se centra en las ciencias empíricas dejando un poco de lado a las ciencias formales. Por lo que entiendo las ciencias formales no trabajan de la misma manera que las ciencias empíricas, que al trabajar con entes abstractos la fase de observación y experimentación no se hace de la misma manera. Pienso sobre todo en las matemáticas, donde no hay una observación de procesos naturales ni una experimentación “de laboratorio”.

Angel

Como primera aproximación al método científico, para ser contada a niños pequeños, el esquema propuesto puede valer. Pero uno esperaría en una página como esta un poquito más de ambición. Esa representación lineal del método cientifico no es que no se siga porque los científicos sean caoticos, sino simplemente porque así representado el proceso es inutil. Un esquema más cercano a la realidad podría ser este: http://undsci.berkeley.edu/article/0...nceworks_02

Además, como ya han comentado otros, un esquema tan simple dejaría fuera de la ciencia campos como, por ejemplo, la astronomía…

Marina

¡Buen artículo!

En cuanto al debate sobre las Ciencias Sociales, puedo decir desde mi campo (Historia y, sobretodo, Antropología), que si bien es cierto que cuando pretendemos formular hipótesis y leyes acerca de la psique humana o de las relaciones sociales (pasadas con la Historia, o presentes con la Antropología) la cosa se vuelve mucho más escurridiza en comparación con las ciencias “duras”; no deja de ser verdad que también los llamados científicos sociales se sirven del método científico para elaborar sus estudios. Así, por ejemplo, la Antropología puede decir que las sociedades africanas subsaharianas se basan en sistemas políticos que siguen la lógica de la segmentación después de que muchos etnógrafos hayan hecho trabajo de campo en ellas y hayan observado dichas similitudes en las distintas sociedades. Igual después se descubre una sociedad subsahariana que no sigue esta lógica de segmentación, con lo que habrá que formular una hipótesis contrastable que explique por qué no la sigue. Evidentemente, como decía, es mucho más escurridizo.

En mi opinión, una cosa es que las ciencias sociales no puedan equipararse a las ciencias físicas – por lo que se refiere a la reproducibilidad, por ejemplo -, y otra muy distinta que no sean científicas en absoluto. Decía el antropólogo francés C. Lévi-Strauss (que nada tiene que ver con los tejanos caros) que la Antropología es Filosofía aplicada. El método científico – y la ciéncia en general -, de alguna forma, también son conceptos nacidos de la Filosofía que se aplican en pro del conocimiento de la realidad mediante el uso de la razón y la capacidad crítica. Al fin y al cabo, la Filosofía, la Física, la Química, la Medicina, la Antropología o la Historia entendidas como distintas ramas del conocimiento no son tan distintas…

Nietzsche

COn todos mis respetos “elprofedefisica”, ya no es la primera vez que criticas a la psicología como ciencia, y por favor, para ya. Que a ti no te guste no implica que no sea ciencia, el psicoanálisis es una cosa, la psicología es otra. Universidades y centros de investigación tan prestigiosos como Oxford, Cambridge, Harvard el University e Imperiall College de Londres, … tienen grupos potentísimos en psicología experimental, neurociencias y genética del comportamiento. Así que por favor, señor “profesor de física”, no siga defendiendo lo indefendible. Y por cierto, la formulación de hipótesis va antes de la experimentación.

FantasmaFantasma

Anda, si es Charles D.!
Un copia y pega del comentario que dejaste en el blog, no?

Mostrenco

En cierta ocasión, ante la proliferación de facultades de “ciencias” en mi campus (ciencias de la información, ciencias de la enfermería, etc…) propuse seriamente eliminar la palabra ciencias del rótulo de mi facultad, la de ciencias físicas.

Eduardoro

Hola; gracias por emplear mi post como punto de arranque. Creo no obstante que en este esquema falta un paso muy importante previo a la observación. Sin un conjunto de presupuestos teóricos bastante bien definidos e incluso sin un “paradigma” que incluye creencias a menudo extracientíficas (Kuhn) no sabríamos qué observar. Una de las cosas que más remarcan los filósofos de la ciencia es justamente que la observación está cargada de teoría. Un caso extremo, que recuerda el profesor Beltrán Marí en su libro sobre Galileo, es el de algunos jesuitas que ante las imágenes del telescopio, decidían si era aceptable ver lo que estaban viendo, o no.

TheTouristTheTourist

Yo me quedo con el gran feynman
->http://www.youtube.com/watch?v=FOOKyfQ2lf0

No creo que las ciencias sociales sean una ciencia, pero quizás lo sean en el futuro.

Todas las ciencias empezaron desde una pseudo-ciencia.

Eso si, de un millón de pseudo-ciencias, quizás solo 1 se convierta en una ciencia de verdad en algún futuro lejano y todas las otras sean solo basura.

Saludos!

OrlandoOrlando

No estoy de acuerdo, pero consideremos por un momento la posibilidad de que las ciencias sociales no son ciencias, sino pseudociencias.

Pensemos en la astrología. ¿Diríamos a los astrólogos babilonios que no buscaran regularidades en las fases de la Luna, porque la astrología no es una ciencia, porque no puede hacer predicciones válidas en ese momento?

Como decía Sagan: “la ciencia no es un cuerpo de conocimiento, sino una forma de pensar”.

El hecho de que los seres humanos estemos tratando de desarrollar hipótesis sobre el funcionamiento de la mente humana desde el s. XIX, en lugar de hacerlo desde hace 3.000 años no creo que sea razón suficiente para descalificar un campo de estudio perfectamente válido y útil, siempre que se haga con el rigor exigible.

AbraxasAbraxas

Una duda, ¿por qué está tan claro que Ciencias de la Actividad Física y el Deporte no es ciencia?

Está lejos de lo que he estudiado yo, pero sí conozco a gente que lo ha estudiado y, por lo que me han contado, si no es ciencia no se le podría parecer más.

Dieguez

Bueno, es una presentación bastante común del llamado “método científico”. Hace años solía aparecer algo así al comienzo de muchos manuales científicos. Afortunadamente, la costumbre va desapareciendo. Digo afortunadamente, porque la lectura de cualquier introducción a la filosofía de la ciencia muestra que esa simplificación es demasiado buena para ser cierta. Filósofos formados como físicos, como Popper, Kuhn y Feyerabend proporcionaron buenos argumentos para explicar por qué esta simplificación no funciona.
Para empezar: se dice que el primer paso es la observación y que sólo después de observar y experimentar se formulan las hipótesis y teorías. ¿Es esto así? ¿Qué se observa y qué se experimenta si no se tiene ya una hipótesis previa que sirva de orientación? ¿Entra uno en el laboratorio por la mañana y dice “me voy a poner a observar, porque quiero descubrir algo nuevo”? En segundo lugar, no todas las hipótesis científicas son verificables o confirmables mediante observación o experimentación. La teoría de cuerdas se considera habitualmente como científica y no conduce, por ahora, a ninguna consecuencia empírica contrastable. En cambio, las pseudociencias pueden alegar que cuentan en su haber con muchas “confirmaciones” (en el sentido predicciones cumplidas), lo cual, obviamente, no las hace científicas. Hay disciplinas enteras, como la paleontología o la cosmología, en las que sólo cabe experimentación muy indirecta, y lo que se suele utilizar más bien es un modo de inferencia conocido como “inferencia de la mejor explicación”. Es decir, se elige la hipótesis que mejor explica una serie de fenómenos. Por cierto, dicho sea de paso, no toda hipótesis que se confirma se convierte en una ley. Si alguna vez se confirma más allá de toda duda (hay ya datos a su favor) la hipótesis de los Álvarez de que los dinosaurios se extinguieron debido al impacto de un gran meteorito, esa hipótesis no se transformaría en ley. Una ley debe predicar de forma universal.
Hay además problemas serios para poner la clave de la ciencia en la confirmación o en la verificación de hipótesis. Por ejemplo:
¿Puede verificarse/confirmarse una hipótesis de forma aislada?
¿Podemos estar seguros de qué hipótesis apoya realmente una predicción cumplida?
El enunciado “Hay un planeta en la galaxia de Andrómeda en el que existen hombrecitos verdes” es verificable/confirmable (aunque no está confirmado), pero ¿es científico?
Dejo de lado comentar el paso denominado “comunicación”, porque habría mucho que decir (secretismo, patentes, ¿en ciencia todo es válido mientras no se demuestre lo contrario? ¿puedo proponer como hipótesis científica, como hacen los partidarios del Diseño Inteligente, que la naturaleza da muestras de la acción de Un Diseñador? Supongo que estaremos de acuerdo en que eso no es ciencia, pero no porque alguien haya demostrado lo contrario).
La descripción del método científico proporcionada arriba descansa sobre unos supuestos que han sido cuestionados por la filosofía de la ciencia posterior al empirismo lógico. Estos supuestos pueden resumirse así:

a) Es posible distinguir netamente entre observación y teoría.
b) La observación científica es siempre un proceso teóricamente neutral que se atiene a lo dado y no lo somete a ninguna interpretación previa no justificada.
c) Sobre la base exclusiva de los datos observacionales, el científico procede inductivamente y generaliza los resultados particulares en leyes aplicables a una totalidad de fenómenos.
d) Es justamente el fuerte apoyo inductivo que alcanzan las leyes generales y las teorías lo que justifica su admisión más allá de toda duda razonable.
e) En consecuencia, el desarrollo científico es un proceso acumulativo en el que no caben grandes cambios ni “revoluciones”, sino tan sólo perfeccionamientos graduales.

En fin, remito de nuevo a cualquier introducción a la filosofía de la ciencia. Se verá entonces que esa caracterización del método científico es sólo una primera aproximación al asunto y que a la hora de la verdad las cosas son mucho más complejas.
Por supuesto eso no significa que no pueda establecerse una distinción entre ciencia y pseudociencia. Puede hacerse, pero insisto, es más complejo de lo que parece.

PepePepe

Comparto lo que dice Dieguez. En la universidad para la cátedra Investigación se ahonda mucho en la filosofía de la ciencia. La verdad que muchos comentarios parecen ignorar, dejar de lado a propósito quizás, mucho de eso. Sobre todo aquellos que opinan quienes afirman que las ciencias sociales no deben considerarse ciencias. Habrán leído por ejemplo a Bourdieu? Conocen la epistemología que plantea para las mismas. La verdad que así planteado como está el método científico, es al menos inocente, como cuando es inocente un niño.

rr7rr7

Buen artículo, pero se hace un lío, creo que de forma innecesaria, en la cuestión teoría/ley. Reconociendo que la diferencia no es tan clara y no hay un concepto universal, me parece incorrecto lo que se dice. Una teoría no necesariamente se puede convertir en ley, ni tampoco es un prospecto de ley, sino que son cosas diferentes. Una ley es generalmente un enunciado que expresa de forma precisa (y muchas veces matemática) algún principio u observación que parece cumplirse siempre (o al menos bajo los parámetros que la propia ley establezca). Una teoría es un modelo que explica hechos o fenómenos. De una teoría podrían desprenderse leyes pero una ley difícilmente puede abarcar toda una teoría.

Reitero, el artículo es bueno, sólo este detalle no me gusta, se complica en exceso y más de una vez da a entender que una teoría científica es algo no tan comprobado como una ley, cosa que no es cierta. Simplemente son conceptos diferentes, a pesar de que tienen más de una cosa en común.

PepePepe

Parte de una entrevista más larga, a Pierre Bourdieu. Tan sólo para suscitar interés, porque obviamente es sólo una entrevista. En “El oficio del sociólogo”, se puede apreciar mucho de sus ideas, de su concepción del método científico y como lleva más allá las ciencias sociales. Es un gran científico, quizás el más grande del siglo XX en ciencias sociales, cuyas teorías, las explicaciones que da a fenómenos sociales, están basadas en observación, estadísticas, etc, hechas con rigor científico. Invito a intentar conocer más, pues eso conlleva ser escéptico, no negar por negar, sino conocer. Comprender lo que dice conlleva conocer otros campos, como por ejemplo semiótica. (lo aclaro, antes que alguno pueda pensar que está hablando del “cerebro” literalmente, es decir del órgano)

Pierre Bourdieu – La sociología como ciencia:
Parte1: http://youtu.be/G82TGZ8L2Tc
Parte 2: http://youtu.be/Bi86t8unIhU

caroluscarolus

Bueno, yo soy de letras de toda la vida y cada día me pregunto qué tiene que ver lo jurídico con las ciencias (por lo de ciencias jurídicas) yo entiendo que debería llamarse mejor “artes jurídicas” y si no que me expliquen como aplicamos el método científico a la ley del IRPF o, ahora que está tan de moda, a la del patrimonio. Por otro lado las “ciencias económicas” parece que también hacen aguas por todas partes y la prueba está a la vista de la crísis galopante que se entiende menos que la velocidad de los neutrinos.

soundssounds

Pues para ser de “letras” (y yo sí que estoy harto de esa expresión porque uno no se dice “yo soy de números” porque rebaja el nivel considerablemente y mejor decir “soy de ciencias”) desconoces que ‘scientia’ en latín es ‘conocimiento’. Y el Derecho tiene un objeto de conocimiento bastante claro. En la matemática no hay método científico y es ciencia.

¿Qué son más ciencias la ciencias exactas o las experimentales? Se acaba de descubrir que los neutrinos viajan más rápido que la velocidad de la luz…. ¿la Física dejaría de ser ciencia?

La palabra ciencia tiene un sentido muy amplio, y se puede aceptar que haya ciencias “duras” y “blandas”.

José Manuel

Estupendo artículo (describe muy bien qué es método científico, no solo para niños, como comentan algunos filósofos de la ciencia. Se puede ampliar y mejorar, claro). No obstante, discrepo en algunos puntos como dicen más arriba.

Creo que las teorías -con mayúsculas y no en el sentido cotidiano que le damos al término- son superiores a las leyes. Verbigracia: la Teoría de la evolución, que es un hecho, abarca las leyes de Mendel. Otro ejemplo: la Teoría de la relatividad abarca las leyes de Newton. ¿O no?

Saludos

Dieguez

Para José Manuel: La respuesta a tus dos preguntas es un ‘no’ con matices. La teoría de la evolución no incluye las leyes de Mendel, como lo prueba el hecho de que Darwin la formula con anterioridad y la publica desconociendo por completo los trabajos de Mendel. Otra cosa es que la Teoría Sintética de la evolución, elaborada en los años 30 y 40 del siglo XX realizara (como su propio nombre indica) una síntesis del darwinismo y de la genética mendeliana. La cuestión de si la Teoría de la Relatividad incluye o no las leyes de Newton es más compleja. Muchos físicos y filósofos de la ciencia te dirán que sí, que son un caso límite cuando la velocidad del móvil es muy baja comparada con la velocidad de la luz. Otros (por ejemplo, el historiador y filósofo de la ciencia Thomas Kuhn) te dirán que no, que son incompatibles. La razón que da Kuhn es que el concepto de masa (o el de espacio y el de tiempo) empleado en un caso es inconmensurable con el empleado en el otro caso. La masa para Newton es una propiedad que no varía con la velocidad, mientras que para la Teoría de la Relatividad sí varía.
Pido disculpas por la autocita, pero para aclarar estos conceptos de ‘ley’, ‘hipótesis’, ‘teoría’, ‘modelo’, etc. remito a los primeros capítulos de mi libro “Filosofía de la ciencia”, publicado por Biblioteca Nueva.

PapriviPaprivi

Creo que el debatir sobre el qué se puede considerar ciencia o no, puede llegar a llevarnos a un cierto radicalismo. Y en el fondo el considerar si algo puede serlo o no, no es más que un problema de definición del término ciencia. Si este término no está claramente definido, de mala manera podremos llegar a un consenso. Quizás el debate sería más fructífero si se manejara en términos de utilidad, osea, qué estudios ofrecen de alguna manera algún beneficio a la sociedad y cuales sólo lo ofrecen a los que lo estudian, como por ejemplo lo que todos entendemos por pseudociencias.
Saludos.

yack

Para mi ciencia es toda aquella teoría o modelo no obvio que puede hacer predicciones constatables y mejores que otras teorias rivales o que permite modificar la realidad de una forma que ninguna otra teoría rival puede hacerlo.

Una teoría psicológica es científica si puede predecir el comportamiento humano mejor que cualquier otro modelo, incluido el sentido común. Es decir, que la teoría arroja buenos resultados aunque quien la aplique no tenga conocimientos específicos sobre el tema.

Saludos.

MiguelMiguel

Hola,

El tema de la teoría es uno de los qué más me saca de quicio.
“Hay otras Teorías aparte de la Teoría de la evolución”. Es cierto, PERO NO HAY NINGUNA OTRA TEORIA CIENTIFICA. COÑE!!

Pregunta: Según el método cientifico ¿Teoría no era un enunciado probado teoricamente pero pendiente de probar empiricamente en un escenario controlado? Era lo que yo recordaba de EGB. Según lo cual la Teoría de la Evolución sería Teoria hasta que cogiesemos a 10.000 monos los metiesemos en un domo, esperasemos 10.000 años y comprobasemos que ha habido cambios en función de la capacidad de adaptarse de sus descendientes (ma o menos, que estoy recién lebantado XD).

Evidentemente, teorías como la evolución o la relatividad son imposibles de probar empiricamente en todo su espectro, dado el tamaño que abarcan. A pesar de que conocemos ejemplos de ambas aplicadas. De la relatividad subisteis un curioso articulo hace unos días y de la evolución teneís el caso de los animales que rechazan el contacto humano dado el riesgo que entraña en su supervivencia (es un ejemplo sumamente simplificado, pero …. es muy pronto XD).

Un abrazo!

Dieguez

No quiero parecer pedante ni ponerme pesado, pero creo que en toda esta discusión sería de utilidad aclarar algunos conceptos.

Literalmente ‘hipótesis’ significa ‘supuesto’, ‘lo puesto debajo’. Una hipótesis científica es una propuesta o afirmación contrastable empíricamente, que se considera provisional y revisable a partir de nuevas experiencias. Generalmente se trata de un enunciado (aunque también un modelo puede entenderse como hipotético), formulado de manera precisa, que trata de dar cuenta de los fenómenos sometidos a investigación o de solucionar un problema. Se supone que si dicho enunciado es verdadero, entonces los fenómenos en cuestión quedan explicados.

En ocasiones los términos ‘hipótesis’, ‘ley’ y ‘teoría’ son empleados como sinónimos. En otros contextos, sin embargo, se reserva el término ‘hipótesis’ para una propuesta científica que todavía está en proceso de contrastación mediante búsqueda de más evidencia empírica que la apoye o la refute, o sobre cuya aceptación aún se discute en el seno de la comunidad científica. Por ejemplo, se considera aún como una hipótesis, aunque con un número creciente de adeptos, la propuesta de Luis y Walter Alvarez que sostiene que la extinción en masa de finales del cretácico, que acabó entre otras muchas especies con los dinosaurios, se debió al impacto de un gran meteorito. El término ‘ley’ se emplea entonces para algunas otras propuestas que han alcanzado una confirmación suficiente o son aceptadas sin discusión por la comunidad científica. Y el de ‘teoría’ para un conjunto estructurado de hipótesis y de leyes en los sentidos citados.

No obstante, estas distinciones son problemáticas, sobre todo si se intentan aplicar de una forma rígida. Así, la hipótesis de los Alvarez es mucho más que una mera corazonada, ya que tiene detrás diversos indicios que la apoyan. Y, por otra parte, por mucho que nuevos descubrimientos vengan a confirmarla, no se transformará jamás en una ley, puesto que se refiere a un acontecimiento singular. No toda hipótesis es susceptible de convertirse en ley, ni toda teoría contiene necesariamente leyes (especialmente en el caso de la biología y las ciencias sociales). El uso de estos conceptos también puede venir dado por la costumbre o la práctica establecida, más que por el significado estricto que se quiera estipular, y, en tal caso, son aplicados con independencia del grado de confirmación o autoridad de los enunciados a los que se atribuyen. Por razones históricas se habla siempre de la hipótesis de Avogadro, cuando podría hablarse de ley.

Es habitual entender una ley científica como un enunciado, con frecuencia formulable como una ecuación matemática simple, que expresa una relación regular y empíricamente contrastable entre los fenómenos o propiedades seleccionadas de los fenómenos. Si la regularidad se afirma universalmente y sin excepciones, es decir, si se afirma su cumplimiento en todos los casos (aunque este cumplimiento sea de forma aproximada, como suele ocurrir), estamos ante una ley universal o determinista. En cambio si se afirma sólo una regularidad que se da en una serie de casos pero no en otros, y se admiten por tanto excepciones, en otra palabras, si el cumplimiento de la relación establecida por la ley se mantiene en un cierto porcentaje de casos, pero no necesariamente por todos los casos concretos, o bien si la ley incluye en su misma formulación la probabilidad de que se dé un suceso, estamos ante una ley probabilística.

En su uso cotidiano se suele entender por teoría todo aquello que está muy alejado de la práctica o acerca de cuya verdad se duda porque no puede ser comprobado en la realidad. Esto conduce a que algunas personas malinterpreten el significado de expresiones como ‘teoría de la evolución’ o ‘teoría de la relatividad’ y crean que se trata de cosas que no se pueden saber con seguridad, que carecen de toda prueba, y que por eso “son sólo teoría”. No es éste, sin embargo, el sentido con que en la ciencia y en la filosofía de la ciencia se usa el término ‘teoría’. La concepción semántica de las teorías, que cuenta hoy con gran aceptación entre los filósofos de la ciencia, entiende que éstas no son básicamente entidades lingüísticas, como lo puede ser un sistema axiomático interpretado. Según dicha concepción, el componente principal de una teoría es una estructura formal de carácter matemático. La estructura formal determina la clase de sus modelos, esto es, la clase de los sistemas concretos que encajan en ella. Los modelos proporcionan a su vez el contenido empírico de la teoría. Así, puede decirse que un péndulo ideal sin rozamiento, que satisface las leyes newtonianas del movimiento, es un modelo de la mecánica clásica que representa a los péndulos reales, que sí experimentan fuerzas de rozamiento. Todos los modelos similares que satisfagan estas leyes formarían el contenido de la mecánica clásica. En resumen: la teoría define un sistema abstracto; este sistema es satisfecho por una serie de modelos; y estos modelos son similares a los sistemas reales que pretenden ser explicados por la teoría.

yack

Todo esto está muy bien, pero lo que le da legitimidad y valor a una teoria, modelo, ley o intuición es que haga profecias más exactas de las que se pueden hacer sin ella.

Y si se cumple esta condición, todo lo demás sobra.

La ciencia no es otra cosa que el arte de aprender a hacer mejores profecias.

Saludos.

Dieguez

La ciencia no hace profecías, hace predicciones (y no siempre). La teoría de la evolución, que es plenamente científca hace pocas predicciones, aunque algunas sí hace (por ejemplo que un rasgo complejo que se pierda en un linaje a lo largo del proceso evolutivo, no volverá a aparecer). Una profecía es una predicción hecha por inspiración sobre natural. Una predicción científica se basa en evidencias empíricas sólidas y en leyes bien contrastadas.

yack

Si alguien, ya sea un monje budista o Rapel, demuestra que es capaz de hacer profecías o predicciones, que nadie, ni los científicos pueden emular, debemos suponer que el sujeto en cuestión está manejando una teoría o un modelo científicamente válido, aunque no quiera o no sepa explicarlo. Lo único que concede el calificativo de “científico” es que pueda hacer predicciones inéditas.

La teoría de la evolución es científica porque hace predicciones, tanto positivas (lo que ocurrirá) como negativas (lo que no puede ocurrir).

Ahora bien, ese ejemplo que pones no me acaba de convencer. Una mosca puede perder sus alas de un día para otro porque se desactiva un gen. Al cabo de 200 años se puede activar el gen y aparecen las alas como por arte de magia. Lo que no puede ocurrir es que una especie que nunca haya tenido alas las consiga de una generación a otra.

Saludos.

Dieguez

El mero hecho de acertar profecías no demuestra que se esté haciendo ciencia. La historia de la astrología está llena de profecias acertadas (por cierto, también de profecías falladas). Habría que ver, por tanto, y entre otras cosas, el índice de aciertos frente al de fracasos.

En cuanto al ejemplo de predicción evolucionista, no me lo he inventado yo. Se conoce como ley de Dollo. Claro que todo depende aquí de que entiendas por “rasgo complejo”. Un cambio debido a una sola mutación en un alelo no se consideraría como tal.

yack

No he dicho “hacer profecías” sino acertarlas. Por otra parte no conozco si un solo caso de profecías esotéricas que hayan acertado.

Una profecía no es decir que habrá terremotos y catástrofes y los hombres se volverán impíos. Una profecía es decir que el día 3 de Noviembre de 2030 a las 3,15 caerá un meteorito de 15 metros de diametro en las islas Malvinas. Y si alguien puede hacer esa predicción y acertar, podemos estar seguros de que maneja una teoría científica de mayor nivel que todas las que la ciencia conoce actualmente.

Un rasgo complejo son unas alas, por ejemplo. Y la ley de Dollo es una conjetura estadística. Más o menos viene a decir que es imposible que la evolución de una especie cambie de sentido y vaya hacia atrás recorriendo el mismo camino, pero a la inversa. Pero más que afirmar que es imposible yo diría que es muy improbable. Es como decir que es imposible que se repita la secuencia de un trillón de números aleatorios en sentido inverso. Es lo mismo de improbable que se repita en el mismo orden o en cualquier orden predefinido de antemano.

Saludos.

LEGVIIGPFLEGVIIGPF

Me gusta mucho esa definición de experimento como observación en condiciones controladas, en lugar de reproducir un fenómeno en condiciones controladas.

Esta concepción de experimento como reproducción de fenómenos reduciría las ciencias a la física y la química, dejando fuera la geología, la botánica, la biología y la mayoría de las ciencias, puesto que estudian fenómenos que no podemos reproducir, pero sí podemos observar de manera controlada.

Además abre las puertas a algunas ciencias sociales, como la sociología, la demografía, la geografía y la economía. Aunque yo soy de los que cree que la mayoría de lo que se llaman ciencias sociales no son ciencias, lo que no implica que no sean ramas del saber rigurosas.

yack

La diferencia entre la ciencia y la charlataneria es que la ciencia hace predicciones y acierta y la charlataneria hace predicciones simplonas (bueno/malo, niño/niña, frio/calor), y luego explica por qué ha fallado cuando no acierta, que es en el 50% de los casos.

Saludos.

FantasmaFantasma

El hecho de que a algunas carreras se le ponga el titulito de “ciencias de” es justo eso, un título que parece que le da más prestigio. Al igual que a los médicos se les llama “doctor …”, tenga o no tenga el doctorado.
La diferencia es que en el segundo caso, es por una “justificación” histórica, por cultura, o sencillamente porque ya ha pasado muchos años y ya es algo difícil de cambiar. Pero en el primer caso, es algo actual, algo que ocurre en una época de luces, de mucho conocimiento y donde el rigor debería imponer nuestra vida. Pero siempre hay razones logístico-políticas que pretenden justificar estas sin razones.

carmelotcarmelot

el método científico no hace que un articulo o publicación sea una investigación científica, o que quien lo desarrolle sea un científico. yo conduzco una mierda de coche y no soy experto en rallys. lo que proporciona el método es una herramienta que bien usada sirve y mal usada encorseta.

10 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Pinche aquí para ver el vídeo El tema de hoy me lo ha proporcionado un tuitero que me ha incluido un enlace con el desafiante título de ¿Qué demonios es la ciencia? Aunque proviene de un blog muy fuera de mi estilo (se llama …..

[...] compañera de blog Creareify nos recomienda este artículo de Amazings: El método científico, una herramienta maravillosa, que además contiene un vídeo subtitulado por [...]

[...] Una de las consecuencias más conocidas de la Teoría de la Relatividad de Einstein es que nada puede acelerarse hasta viajar más rápido que la luz en el vacío. Lo hemos comprobado por activa y por pasiva, con resultado positivo. Recientemente, sin embargo, un experimento europeo ha puesto en duda esa afirmación. Un tipo de partículas llamadas neutrinos parecen haber recorrido una distancia en menos tiempo del que hubiera invertido la luz. A la espera de confirmar o refutar la validez de esos datos, lo cierto es que resulta un caso de libro de método científico: experimentación, formulación de hipótesis, verificación, comunicación. De eso hablamos hace poco por estos lares. [...]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>