Carlo Pedersoli, el campeón de natación italiano que no sabías que conocías

Carlo Pedersoli

Rápido, piensa en un nadador italiano que representara a Italia en tres olimpiadas diferentes tanto en el equipo de water-polo como en la prueba de 100 metros. Yo diría que lo conoces ¿no te viene a la cabeza? Bueno, una pista. Se llama Carlo Pedersoli ¿sigue sin sonarte?

Carlo nació en Nápoles en 1929. Durante su juventud emigró con su familia a Sudamérica, teniendo diferentes oficios en diferentes países del cono sur, desde bibliotecario a secretario en la embajada italiana en Montevideo. Empezó estudios de química (que nunca acabó).

En el año 1949 su familia regresa de Italia y el empieza a nadar para el club SS Lazio. Gracias a sus 1,94 metros y un físico envidiable, los éxitos no se hacen esperar. En 1950 es el primer italiano en bajar de la barrera del minuto en la prueba de 100 metros. Fue siete veces campeón de Italia en esta prueba entre los años 1949 y 1956.

Representó a este país en las olimpiadas de Helsinki, Melbourne y Roma, tanto en la mencionada prueba como miembro del equipo de water-polo, que en aquella época cosechaba grandes éxitos y que eran conocidos como los “settebellos” (los siete guapos). Su dedicación al deporte no le impidió continuar estudiando. Aunque nunca acabó química, si que se licenció en derecho y en sociología.

En paralelo empieza su carrera cinematográfica. En 1950 tiene un pequeño papel en Quo Vadis, que no tuvo demasiada continuidad. También lo intentó en el mundo de la canción. No obstante a principios de los 60 decide dejar las piscinas para centrarse en el cine. Con unos kilos más que en sus años olímpicos forma pareja artística con el también italiano Mario Girotti y consigue fama internacional, que se prologaría hasta los 80. En estos años Participa en numerosos spaghetti westerns y en películas policíacas, aunque siempre en un tono cómico. Hoy en día sus películas todavía se dejan ver, aunque algunas no han envejecido demasiado bien. Cuando sus películas empezaron a pasar de moda supo abandonar a tiempo.

Tuvo diferentes empresas, se saco el título de piloto y creó una compañía aérea (Mistral Air), también tuvo una empresa de confección infantil. Además escribió guiones, canciones, y ha sido diputado del partido de Berlusconi “Forza Italia”. Auténtico culo inquieto, en el 2007 se sacó el título de entrenador de categoría nacional de water-polo, aunque con 82 años no parece que vaya a volver a las piscinas ¿sigue sin sonarte?

Carlo Pedersoli

Es tan famoso que hace pocos años una caja de ahorros española lo contrató para una campaña publicitaria ¿mejor? Bueno, en la biografía se me ha pasado decir que como su nombre era poco cinematográfico decidió cambiárselo. Se puso Bud por la cerveza y Spencer por el actor Spencer Tracy. Sí, es Bud Spencer, uno de los iconos de mi infancia y de la de muchos de los de mi edad. Algo parecido hizo su compañero de reparto Mario Girotti, veneciano de madre alemana, que eligió Terence Hill por coincidir con las iniciales de su madre y en honor al comediógrafo clásico Publio Terencio Afro. ¿ves como lo conocías?

Profesor titular de biotecnología (área de bioquímica y biología molecular) en la Universidad Politécnica de Valencia, Director del Máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas (CSIC-UPV) e investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) un instituto mixto que depende del CSIC y de la UPV. Divulgador de temas relacionados con la biotecnología y la alimentación. Autor de “Comer sin Miedo” y “Medicina sin Engaños” (Destino) y de “Los productos naturales ¡vaya timo!” (Laetoli)



Por J. M. Mulet
Publicado el ⌚ 1 octubre, 2011
Categoría(s): ✓ Curiosidades • Historia