¡No puedo creer que no sea una hoja!

Son difíciles de ver, unos verdaderos maestros del camuflaje; su habilidad para pasar desapercibidos no solo consiste en imitar a las hojas con su forma corporal, sino que va más allá e incluso pueden imitar el movimiento de éstas mecidas por el viento.

Los artrópodos más conocidos que hacen esto son los insectos-hoja o fásmidos, un orden de insectos, donde también se incluyen los insectos-palo, especializados en el camuflaje o cripsis, que consiguen confundirse de forma magistral con la vegetación sobre la que habitan y de la que se alimentan.

Imagen:

La cripsis (que no la crisis…) es un fenómeno por el que un animal presenta adaptaciones que lo hacen pasar desapercibido a los sentidos de otros animales, y esto es precisamente lo que usan los insectos-hoja.

Dentro del grupo de los fásmidos, los insectos-hoja pertenecen a la familia de los fílidos, aunque hay algunos insectos-palo que más que palos parecen hojas, como por ejemplo este animal australiano, el Tropidoderus childrenii, que imita casi a la perfección a las hojas de los eucaliptos.

Imagen

Pero esto de parecerse a hojas para pasar desapercibidos y escapar de ser devorados por temibles depredadores no es exclusivo de los fásmidos, sino que también encontramos otros insectos parecidos por convergencia adaptativa.

Es el caso de algunos saltamontes, como los pertenecientes a los géneros Typophyllum, Pterochroza u Orophus, algunos de ellos conocidos como “pequeñas hojas andantes”.

Imagen:
Imagen:
Imagen:

Y como no mencionar en esta entrada a las fantásticas mantis-hoja, tanto las que imitan a hojas vivas (género Choeradodis) como las que imitan a hojas muertas (género Deroplatys). Si ya las mantis religiosas más conocidas son asombrosas por sí mismas, estas mantis-hoja son verdaderamente increíbles. Ver a una de ellas camuflada esperando pacientemente que su presa se acerque a una distancia adecuada, hasta que salta disparada como un resorte y la captura, es uno de los mayores espectáculos de la naturaleza.

Imagen:
Imagen

No dejan de sorprendernos estos fantásticos seres que son los artrópodos, pues también encontramos mariposas-hoja, cuyas alas imitan casi rozando lo perfecto, la forma y el color de las hojas secas y muertas caídas en el suelo. Es el caso de las representantes del género Kallima.

Imagen:

Y para completar la entrada, no solo hablaremos de insectos, sino que en otros grupos de invertebrados, e incluso de vertebrados, también encontramos imitadores de hojas tan buenos como los mencionados anteriormente:

Las sepias, unos moluscos cefalópodos, que son verdaderos maestros del disfraz, pueden, con sus increíbles cambios de color, imitar incluso sin quererlo a una hoja seca y pasar desapercibidas en el medio acuático en el que habitan. Y para muestra, la foto que podéis ver a continuación:

Imagen:

En el paraíso que es la isla de Madagascar habita un gecko endémico, Uroplatus phantasticus (o gecko satánico cola de hoja), que usa todo su cuerpo y  sobre todo su cola para parecer una hoja mientras se mueve con sigilo por las ramas de los árboles. El diseño corporal y el colorido de este fabuloso animal es una muestra más de la perfección a la que pueden llegar los seres vivos en esto de la cripsis. No se puede negar que este animal es una verdadera maravilla del reino animal.

Imagen:

¿Y qué decir de las sorprendentes ranas-hoja? Capaces de pasar desapercibidas ante el ojo más avizor en un lecho húmedo de hojas secas y caídas en las orillas de los ríos, charcas o lagunas donde habitan. Otro bello animal que parece sacado de la imaginación de algún escritor de fantasía heróica o de una película de ciencia ficción sobre un futuro distópico con criaturas mutantes de aspecto demoníaco acechando a los pocos humanos que quedan vivos…

Imagen:

Si nos volvemos a sumergir en el agua, también encontramos buenos imitadores de hojas vertebrados, como los peces-hoja sudamericanos, los dragones de mar y los extraños peces pipa fantasmas.

Imagen:
Imagen:
Imagen:

Mirar a la naturaleza siempre puede sorprendernos, y nunca está demás pararse a hacerlo detenidamente; a buscar entre las hojas y la maleza… Puede que nos sorprendamos y encontremos alguno de estos curiosos animalillos, que basan su estrategia de vida en la capacidad que tienen para imitar a las hojas. Es posible que algún día descubramos entre el follaje o la hojarasca uno de estos maravillosos seres y podamos gritar sorprendidos:

¡No puedo creer que no sea una hoja!

—————-
Fuentes:
– Wikipedia
– Conservationreport.
– Curiosidades del reino animal.
– Amazings.es
 Conservation.org

—————–
Con esta entrada contribuyo desde Amazings.es al Carnaval de Biología, que en esta VI edición está alojado en el blog de Copépodo.

Profesor de Biología y Geología del IES La Campiña de Arahal, Sevilla. Divulgador y editor del blog La ciencia de la vida, un blog dedicado a la Ciencia en general y a la Biología en particular, que se entremezclan y conviven con el cine (sobre todo de animación), los cómics, los libros, los videojuegos, el arte, la ilustración, la vida cotidiana…



Por biogeocarlos
Publicado el ⌚ 30 octubre, 2011
Categoría(s): ✓ Biología • Curiosidades