Sin conservantes ni colorantes… ¿por qué no?

Imagen de previsualización de YouTube

Aunque desde que nos levantamos hasta que ponemos punto y final a nuestra jornada la Química se encuentra presente en todas y cada una de las actividades que desarrollamos, en los últimos tiempos el incremento de la Quimifobia, entendiendo esta como el miedo o rechazo a todo aquello que esté relacionado con las sustancias químicas, ha alcanzado cotas preocupantes. Lo más curioso, y a la vez denunciable de esta peligrosa moda, es que precisamente uno de los sectores que más utiliza la química en el desarrollo de sus productos, la poderosa Industria Alimentaria, está empleando la Quimifobia para ganar suculentos dividendos… y eso está muy feo.

Sin duda alguna el slogan que más estamos acostumbrados a ver en los productos alimenticios es el típico “Sin colorantes ni conservantes”, acompañado la mayoría de ocasiones por los no menos quimifóbicos “Sólo natural” o “100% natural”. A pesar de que me cuesta creer que determinados productos no empleen conservantes ni colorantes en su composición, sobre todos aquellos cuya “fecha de caducidad” o “consumo preferente” es de varios meses como conservas vegetales y animales, en el post de hoy no vamos a poner en tela de juicio la composición de estos alimentos, cosa que también podríamos, sino el mensaje subliminal que se está mandando al consumidor con ese slogan totalmente denunciable.

Independientemente de los ingredientes que estén presentes en el producto final, debemos todos estar de acuerdo en que la idea que se intenta transmitir al consumidor con el slogan “Sin colorantes ni conservantes” es que, en el caso de llevarlos, el producto tendría algún riesgo sobre la salud humana… y eso no solamente no es cierto sino que debería estar absolutamente prohibido, al igual que ocurre en muchos países como es el caso de EEUU donde etiquetar un producto como “Libre de transgénicos” no está permitido porque no se ha demostrado que su presencia pueda acarrear ningún problema sobre la salud.

Para argumentar esta teoría, hace unos días realicé una encuesta en la puerta de diferentes establecimientos a más de 100 personas en la que les preguntaba acerca del efecto que en ellos produce el hecho de ver en una etiqueta el ver la frase “Sin colorantes ni conservantes”.

Los resultados, aunque esperados, fueron preocupantes. El 85% de los encuestados entienden que un producto que no lleve este tipo de aditivos presenta mayor seguridad alimentaria que aquel en cuya etiqueta aparezcan las palabras conservantes, colorantes, etc. y, si además le añadimos el término “Solo natural”, los encuestados piensan que no solamente es más fiable sino también más nutritivo… sin comentarios.

Los datos que refleja la encuesta previamente citada están en consonancia con los mostrados en la investigación realizada a nivel europeo sobre la percepción de los riesgos relacionados con los alimentos y publicados en el último Eurobarómetro, según el cual más de dos tercios de la población española está preocupada por la presencia de aditivos en los alimentos.

Además, este estudio refleja que los españoles tienen mayor confianza en la seguridad alimentaria que ofrecen los productos frescos como frutas y verduras, que precisamente son los grupos de alimentos que mayor riesgo tienen de provocar determinadas enfermedades en caso de no manipularlos correctamente, frente a los mal llamados “alimentos procesados”, que pocas veces han dado lugar a intoxicaciones alimentarias… cosas de la Quimifobia.

¿Pero dónde está el riesgo del consumo de aditivos para que la población huya de ellos despavoridamente? En ningún sitio. Es necesario recordar que en España, al igual que en todos los países de la Unión Europea, para que un aditivo pueda ser utilizado en la elaboración de un producto alimenticio, debe haber sido evaluado toxicológicamente y sometido a exigentes ensayos que demuestren su inocuidad, incluyendo en caso de que fuera necesario el posible establecimiento de una ingesta diaria admisible y teniendo en cuenta a los grupos de consumidores más vulnerables.

Además, según la legislación vigente, el uso de los aditivos siempre debe estar justificado tecnológicamente y el solicitante debe explicar claramente por qué no se puede conseguir el efecto tecnológico por otros medios económica y tecnológicamente viables, indicando las ventajas y beneficios para el consumidor.

Por último debemos indicar que la concesión del tan temido por algunos grupos ecologistas “código E”, que acaba con el proceso de autorización de un aditivo, no tiene un efecto sine die. Si en función de la evolución de conocimientos científicos surgiera alguna duda sobre la inocuidad de un conservante o colorante se procedería inmediatamente a su retirada de las listas positivas.

Entonces, y volviendo a nuestro slogan quimifóbico, si un aditivo ha pasado todos estos controles y está autorizado para su consumo por las autoridades competentes que insisten en que no existe motivo de inquietud derivado del empleo de aditivos en la industria alimentaria española… ¿Cómo es posible que, para aumentar el índice de ventas, se permita etiquetar un alimento con un mensaje que sugiere a la población que la ausencia de ese compuesto es beneficiosa para la salud?

Pero no se vayan amigos de la Quimifobia Alimentaria… como decía Súper Ratón, aun hay más. Sigamos analizando el famoso slogan “Sin colorantes no conservantes” pero ahora desde otro punto de vista. ¿Qué pasaría si realmente prescindiéramos en nuestros productos alimenticios de colorantes y conservantes?

Los aditivos, al igual que los aromas, los coadyuvantes tecnológicos y las enzimas son ingredientes tecnológicos, sin cuya utilización no sería posible la comercialización de muchos de los alimentos que hoy en día están disponibles en el mercado. En el caso de los conservantes, huelga decir las ventajas de su uso como un mayor tiempo de conservación, la prevención de cualquier tipo de problema sanitario relacionado con el alimento, etc.

Por otra parte los colorantes se añaden a los alimentos para mejorar su aspecto y hacerlos más apetecibles o para reemplazar pérdidas de color que se producen durante el proceso de elaboración…por no hablar de la aceptabilidad de un alimento ya que les puedo asegurar que, sin la presencia de colorantes, muchos de los alimentos que diariamente consumimos no serían aceptables desde el punto de vista psicológico, como ocurre con golosinas, algunos postres, los ‘snacks’, muchas bebidas y especialmente los alimentos dirigidos al público infantil, que es el colectivo que más se guía por la vista a la hora de comer.

Pero antes de terminar tenemos que hacer una última consideración…quizás la más preocupante. ¿Entenderían ustedes que una persona no pudiese ingerir un aditivo en nuestro país por motivos sanitarios pero que, si cogiese un avión y se desplazase unos kilómetros traspasando fronteras, ya pudiese consumirlo sin riesgo alguno? Yo no…pero las autoridades alimentarias parece ser que sí.

De forma poco comprensible existen, por un lado, aditivos que están permitidos en la UE -donde manda la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria- pero no en EEUU -país en el que la Food and Drug Administration controla el cotarro- y, por otro, aditivos aceptados en el país americano pero no en la UE… incluso el país norteamericano ha cerrado recientemente las fronteras a determinados aditivos procedentes de terceros países como China…y todo esto ha provocado el caos.

Casos como los del tetraborato sódico, el aceite vegetal bromado o la azorrubina son ejemplos de colorantes y conservantes que se permiten a un lado del Atlántico y no al otro, y viceversa. En el caso de la azorrubina la situación es esperpéntica ya que incluso dentro de países de europa hay unos, la mayoría, donde se permite y otros, como Noruega, donde no está aceptado su uso como aditivo.

Esta lamentable situación también afecta a otros grupos de aditivos. En el campo de los edulcorantes no calóricos un caso que clama al cielo es el del ciclamato. Hoy en día, existen varias organizaciones, tales como la FAO, la OMS y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria que avalan su uso sin aparentes daños a la salud en más de cien países del mundo. Sin embargo, en EEUU su uso está prohibido desde 1970 por la FDA…¡¡por considerarlo potencialmente cancerígeno!!. Este disparate legislativo ha provocado que aberrantes etiquetas absolutamente sin sentido, como la que se muestra a continuación, aparezcan en diversas webs con el consecuente daño que pueden provocar no solamente a las empresas implicadas sino también al consumidor.

Pero si hay un caso que demuestra que las verdaderas razones de todo este “sin sentido” van más allá de las sanitarias, éste es el de la sacarina. Este aditivo, que se emplea habitualmente como edulcorante no calórico en la elaboración de bebidas refrescantes, yogures edulcorados y en productos dietéticos para diabéticos, ha aparecido y desaparecido a lo largo de la historia de las listas de aditivos permitidos en diferentes países y estuvo mucho tiempo prohibido en EEUU.

Dependiendo siempre de la presión efectuada por la industria del azúcar o de otros edulcorantes rivales, como es el caso del aspartamo, la sacarina era considerada más o menos tóxica e incluso antes de legalizarse su uso en EEUU llegó a permitirse su comercialización siempre y cuando se etiquetase bajo slogans tales como: “Este producto contiene sacarina, de la que se ha determinado que produce cáncer en animales de laboratorio” o bien “El uso de este producto puede ser peligroso para su salud”…sin comentarios.

La solución a este caos legislativo tenemos que buscarla mucho más allá de los intereses sanitarios. Diversas corrientes ideológicas, de las cuales no estoy muy alejado, opinan que el tema de los aditivos alimentarios está sujeto a la presión que la industria alimentaria, a través de sus poderosos lobbies, ejerce sobre los legisladores; no en el aspecto de que autoricen algo que no debe permitirse por razones de seguridad/salud sino para prohibir algunos aditivos alimentarios que no gustan a la competencia. Además, el hecho que existan demasiadas organizaciones encargadas de velar por la seguridad de los aditivos como la FDA americana, la EFSA europea y otras pertenecientes a terceros países ha provocado rivalidades entre ellas con resultados desconcertantes… como siempre el dinero, los celos y las envidias profesionales están detrás de todos estos “extraños fenómenos”.

¿Seguimos pensando que la industria alimentaria puede seguir empleando los mensajes ambiguos “Sin conservantes ni colorantes”, “100% natural” o similares que utilizan el binomio juego salud/riesgo para confundir al consumidor?

Concluyo. Es absolutamente necesaria una revisión de la legislación vigente acerca de los aditivos alimentarios que, por un lado, permita unificar internacionalmente todos los aspectos relacionados con estos compuestos y, por otro, impida el uso de determinados slogans publicitarios basados en miedos injustificados y no en realidades demostradas científicamente cuya única finalidad es confundir deliberadamente al consumidor. Si lo logramos habremos dado un gran paso para detener el avance de la Quimifobia. Sería una buena forma de acabar este año 2011…el Año Internacional de la Química.

403 Comentarios

Participa Suscríbete

DiscrepoDiscrepo

Pobres mortales que se dejan engañar por publicistas astutos, curanderos sátrapas y magufos de lo alternativo en vez de seguir los dogmas de la todopoderosa CIENCIA. Porque todos sabemos que la ciencia y sus adalides jamás se equivocan: Los transgénicos son perfectamente sanos y seguros, los aditivios alimentarios son un pilar de la civlización, etcétera.

Como la Talidomida, aquel sedante totalmente inofensivo que sólo tenía la pega de causar deformaciones en los fetos. O la encefalopatía espongiforme aquella, causada por la sanísima costumbre de alimentar al ganado con harinas animales. Las víctimas de Bhopal no fueron envenenadas por una fuga de gases tóxicos, ¡en realidad eran quimífobos, los muy ceporros!

De un lado tenemos a los espiritistas de lo pseudo-natural y del otro a los dogmáticos de la religión de la ciencia. Y ello me parece casi igual de triste.

Hala, ya podéis insultarme.

Raven

Me parece muy bien que estés indignado, que quieras acabar en la industria farmacéutica (esos demonios que hacen medicinas…y además ¡ pretenden cobrar por ello ! )

Con la industria alimentaria, esos demonios que pretenden enriquecer los alimentos hacerlos funcionales para que vivamos más o mejor, o quitarles la lactosa, el gluten, etc… Oh, ¡ que malignos !

Quizás también odies a la industria ganadera, la cual para suplir la demanda de una población más que desmesurada tiene que buscar formas de alimentar y producir más…y además evitando que estas carnes lleven parásitos… Pero claro, mejor volver a la edad media y morir de a saber qué…

O quizás los odies por cometer fallos, fallos que por supuesto no comenten los eco-productos, ni los naturalistas.. Pero lo fácil es remarcar un fallo para estigmatizar un todo.

Me parece muy bien todo, ahora te animo a cazar tu propia comida, recolectar setas y tomar plantas curativas : )

DiscrepoDiscrepo

Lo has entendido mal.

No tengo nada en contra de la tecnología, sólo en contra de los que aceptáis el dogma del momento como quien acepta la verdad absoluta de tal o cual Libro Sagrado ™.

Para mí es lo mismo creerse la homeopatía que creerse que el desoxiclorato de dimetileno va a ser perfectamente inocuo si se lo echas a la sopa para darle ese gustillo tan rico que no existe en la naturaleza. Que puede que sea supersano el compuesto, no digo que no, pero echárselo de comer a un ratón y que sobreviva no me parece prueba suficiente de que sea seguro.

Y bueno, la industria alimentaria financia estudios que demuestran lo inocuos y sanos que son sus aditivos y qué resultados esperas que arrojen dichos estudios…

Raven

Pero, ¿ cuántos productos alimentarios mortales conoces ?

Yo no conozco a nadie que muera por comer fosquitos o sopa de lata… Pero si a gente por comer animales en caza menor o setas recogidas por ellos.

No es un dogma, dudaré de cosas que no conozco, dudaré de productos nuevos, pero no voy a dudar de los transgénicos (con respecto a la alimentación, ojo) ni de productos aditivos que alargan la vida del producto evitando que le ataquen los hongos (por ejemplo E-202) Tampoco del E-160a me da igual que lo llamen E-160a o caroteno…

El filtro para la alimentación humana es más que seguro (incluso me temo que exagerado) Respecto a las medicinas, ya es otro tema, bastante más complicado_por desgracia_

De todas formas desmerecer el trabajo científico de los controladores, que no sólo usan ratones, que usan muchísimos más modelos ex-vivo e in-vivo…me parece algo prepotente (no se si es la palabra más adecuada)

Respecto a la frase de la homeopatía voy a ignorarla, asumiendo que no la has pensado bien…

DiscrepoDiscrepo

De nuevo, lo estás entendiendo mal.

No estoy diciendo que la malvada industria alimentaria nos eche veneno en la comida.

Lo que critico es la fe ciega en la ciencia, sobre todo cuando la ciencia se mezcla con intereses comerciales. Puede que los aditivos alimentarios sean perfectamente sanos y seguros pero también puede que el día de mañana alguno que hoy está en uso esté prohibido por probarse cancerígeno o vaya usted a saber.

Y repito, se han cometido errores y se han prohibido cosas que se usaban alegremente, como el amianto o el DDT…

Simplemente no apruebo el tachar de burros a quienes no están de acuerdo con vuestra visión tecnócrata de la vida.

+6 (0 Votos)
RupiérezRupiérez

Raven, y dale con las setas y con que el chico se cace su propia comida.
Que no, que no dice eso.
Tu empecinamiento en querer entender lo que no dice es una muestra de lo que te critica en su argumentación.
Owned!, como se dice en los internets.

Personalmente tengo un grupo de amigos extremistas amigos de lo magufo y de lo espiritual.
Y luego os tengo a vosotros que sois como un retrato en negativo de aquéllos.
Me decanto más próximo a vuestro enfoque, pero ni tanto ni tan poco.
Sois ambos muy divertidos, la verdad.
Me lo paso pirata, que diría Espeonza.

+3 (0 Votos)
MiguelMiguel

¿En serio conoces a alguien que haya muerto por comer animales en caza menor? ¿Me puedes decir a quién?

0 (0 Votos)
El gato cuánticoEl gato cuántico

Y yo no me creo que la Tierra sea redonda… Porque sois unos dogmáticos y solo lo decís porque esta de moda. De hecho para mi es lo mismo que si me dijeras que la Luna esta hecha de queso.

¿Te das cuenta lo ridículo que queda comparar la toxicología con la homeopatía?

DiscrepoDiscrepo

¿Entenderlo todo literalmente es un rasgo común de los tecnócratas o sólo te pasa a ti?

Deberías fumar, construirte la casa de amianto y darle a tu mujer talidomida cuando esté preñada. ¿Qué podría salir mal?

+2 (0 Votos)
El gato cuánticoEl gato cuántico

E insultar deliberadamente cuando te faltan argumentos te viene por ser magufo o es cosecha propia?

-2 (0 Votos)
CalrissianCalrissian

A mi lo que me parece triste es que en el artículo se avisa de que nos venden como “productos sin conservantes o colorantes” o con “todo natural”, cuando no es cierto (o al menos, no es cierta la publicidad que utilizan!) y se demoniza una serie de productos, muchos de origen animal o vegetal, por su mera utilización como conservante o colorantes.
En fin, no me considero un dogmático de nada, pero creo que si tenemos una serie de instituciones públicas dedicadas precisamente a esto (Y que pagamos con nuestros impuestos) doy por hecho de que los productos que se comercializan e incorporan a los alimentos han superado una serie de pruebas que no los hacen peligrosos para la salud.
EN mi opinión, si tenemos las herramientas y los medios adecuados para mejorar, de deben de utilizar. De otra forma, nos cerramos el futuro. Y ahora me voy a meter en arenas movedizas. Señores, si investigando con células madre, podemos obtener la cura para cientos de enfermedades…no me queda duda, investiguemos con esas células. Si con la clonación se pueden crear órganos de “repuesto” (curiosamente, también a través de células madre), no me queda duda de que las listas de espera para los trasplantes caerían en picado (acabando, por otra parte, con el tráfico ilegal de órganos), si podemos mejorar nuestros alimentos para que duren más, aguanten más y podamos alimentar a más gente (y encima reduciendo el margen de menos productos por malas cosechas), tampoco me cabe duda de que se deben de utilizar. Lo demás es volver a la Edad Media. Entiendo que todos los avances científicos causan miedo, e incluso rechazo, pero no seamos como la inquisición. EN estos casos, siempre me acuerdo de Galileo…Y creo que muchos estamos de acuerdo en que tenía razón!

por odinpor odin

1º los conservantes y colorantes, así como la adición de aromas, no son malos ni buenos en sí mismos, es el uso, a veces no justificado. La comida precocinada es de peor calidadque la que elaboras en caso, eso es una obviedad. Por supuesto, hay determinados productos que encontrarlos hechos de forma artesanal es mucho más complicado y más caro, pero son, por norma general, mejores.
2º El hecho de que se pueda alimentar a más gente gracias a la industria y que nunca antes muriese tanta gente de hambre lo podemos considerar como un daño colateral de esta santa industria que es ante todo cuidadosa con la salud de sus clientes
3º Tal y como están las cosas ahora, no entiendo que la gente siga creyendo que la gente pagada por los gobiernos hagan su trabajo diligentemente sin atender a otros intereses que el bien común

DiscrepoDiscrepo

A mí el artículo me ha parecido más una crítica a los consumidores ceporros que buscan el “sin colorantes ni conservantes” por rechazo personal hacia el abuso de la química en la alimentación.

Estoy de acuerdo en que no hay que huir de la tecnología (que a fin de cuentas es lo que nos hace civilización), pero no me parece bien catalogar de imbéciles a los que no aceptan a pies juntillas la supuestas infinitas bondades del desarrollo tecnológico (que por otra parte ha causado estragos en ocasiones, por error o avaricia).

AbraxasAbraxas

Pues has entendido el artículo MUY MUY MUY mal, porque es una clara crítica a la industria alimentaria, que se aprovecha del miedo natural de la gente a lo desconocido para vender, alimentando ese miedo irracional en el proceso.

El problema no es que la gente, en su natural ignorancia, tenga miedo de que el E330* sea tóxico; el problema es que la industria deje ver que podría serlo, animando a ese pensamiento irracional e infundiendo temores igualmente irracionales, para crear un grupo de consumidores de alimentos CAROS (y con amplios márgenes de beneficio). Lo mismo pasa con todo lo relacionado con los bebés, tanto en alimentación como en cualquier otro tema, y me parece igual de mal. No me parece mal que los padres quieran lo mejor para sus hijos, que quieran protegerlos y que crezcan sanos y fuertes. Lo que me parece mal es que las empresas se aprovechen de ese deseo para sacarles el dinero.

Si los alimentos sin conservantes (je…) no son más sanos que los alimentos con conservantes, NO los vendas como tales. Dejas la idea de que los conservantes son perjudiciales, infundes miedo a la química alimentaria para que los consumidores, movidos por ese miedo, se dejen el dinero en productos más caros.

Como daño colateral, ese tipo de pensamiento es el que lleva a tener miedo de las vacunas, las ondas electromagnéticas o muchos otros productos de la ciencia que nos permiten vivir más y mejor. Y en esos miedos es donde parasitarán diversos gurús, chamanes y hechiceros de la nueva era.

*: El E330 es zumo de limón, un conservante ampliamente utilizado por la industria alimentaria.

DiscrepoDiscrepo

Pues lo siento, pero me ha dado la impresión de tachar de tontos y crédulos a los “quimífobos” que tan lerdamente prefieren productos “sin conservantes”.

Y nunca he visto una etiqueta que diga “sin conservantes ni colorantes, por lo tanto más sano”. Aunque estoy de acuerdo en que poner “natural”, “bio” etcétera en las etiquetas es una vil treta.

Y bueno, la gente es libre de preferir productos con menos aditivos artificiales, en mi iletrada opinión.

PD: El ejemplo del zumo de limón es clásico, pero no es válido ya que lo que preocupa al consumidor son cosas mas bien tipo “xilitol” o “diclorhidrato de sulfito”.

+5 (0 Votos)
GabadabaduGabadabadu

¿Sabes”discrepo” por qué no has visto ninguna etiqueta de “sin conservantes ni colorantes mejor para la salud”? Porque no está permitido, ¿sabes por qué no está permitido? Porque es mentira.

Lo que se critica aquí es que la industria alimentaria se aproveche de argucias legales para hacer cosas de este estilo, en plan: “como está prohibida la frase entera, quito la última parte y me aprovecho de que mucha gente la va a acabar de la forma que está prohibida debido a su ignorancia. Y NO, nadie se mete con la ignorancia de los consumidores, es una cosa normal y lógica y en estos foros lo que se pretende es precísamente ayudar a combatirla.

+2 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

“Y nunca he visto una etiqueta que diga “sin conservantes ni colorantes, por lo tanto más sano””

Se implica (y se dice descaradamente a veces) que son mejores por no tener conservantes ni colorantes, o porque su calcio adicional viene de la leche. Te lo gritan, por eso las encuestan dan los resultados que dan, por eso existe esa preferencia a los alimentos sin aditivos y por eso esa desconfianza hacia los aditivos.

¿O tú también crees que todas esas campañas y todo ese dinero que se gastan en campañas para decir que su producto es el más sano está dirigido al 1-2 por MIL de la población que es vegana? No quieren informar, quieren condicionar, con miedo, con irracionalidad.

“Y bueno, la gente es libre de preferir productos con menos aditivos artificiales, en mi iletrada opinión.”

¿Te das cuenta de que casi todos los aditivos son artificiales? La harina de trigo o de maíz son aditivos típicos, y son 100% artificiales (la harina no crece un arbusto de harina precisamente), lo mismo que el vinagre (que se consigue sometiendo a ciertos zumos de ciertas frutas a una serie de procesos químicos como fermentaciones y oxidaciones).

“El ejemplo del zumo de limón es clásico, pero no es válido ya que lo que preocupa al consumidor son cosas mas bien tipo “xilitol” o “diclorhidrato de sulfito””

Y como “ácido cítrico” (zumo de limón) o “ácido ascórbico” (vitamina C) o “ácido tartárico” o “ácido acético”,(ambos presentes en el vinagre) palabras como “estabilizantes” (como las distintas harinas) o “acidulantes” también les preocupan un montón.

Pero voy a ir más allá, que el aditivo haya sido sintetizado en un laboratorio en lugar de exprimido de una fruta (como es el caso de casi cualquier aditivo) no es signo de que sea ni un ápice menos seguro o sano que el zumo de limón. Todo, absolutamente todo, son productos químicos. Casi todos se sintetizan (como se sintetiza el vinagre o el cremor tártaro). Todos pasan los mismos controles de seguridad.

Meter miedo a la gente sugiriendo que podrían no ser seguros o que son menos sanos o que son cosas que NO son, es despreciable.

Los malos no son los que creen que la química es mala, los malos son los que se encargan de crear, alimentar y difundir esos mitos.

-1 (0 Votos)
julianjulian

Deduzco por tu comentario, una capacidad de lectura equivalente a cero, cuando no a menos 10…

mariona rubio sabatés

Estimado José M López Nicolás,
Para nada estoy de acuerdo con tu artículo, y a continuación de expongo mi argumentación
Según su artículo es mejor comprar algo procesado que natural?
o sea que, podemos comer tranquilos aunque los conservantes, aditivos,… que se añaden en los alimentos pueden o no ser inocuos o beneficiosos para la salud ya que la ley no es clara?
como la OMS, que dictaminó que la Gripe A, sería una pandemia, que era letal, y en plena crisis el estado compró millones de vacunas para una Gripe que provocaba menos mortalidad que la Gripe Común. A estos organismos tenemos que hacer caso? Estos son los que nos dicen que los conservantes son buenos?

Donde queda el sentido común? prefieres comerte unas judías verdes de Marruecos, cogidas antes de tiempo, con el proceso de maduración del producto interrumpido, que pasa de cámara en cámara, que han sido limpiadas incluso desinfectadas, que han sido tratadas en la planta con productos químicos para asegurar el 100% de la producción, para mas baratos los costes al empresario, y poder entrar en la indústria de la distribución de forma competente. Para llegar a una cadena alimentícia que las tendrá durante 1 mes pululando por sus cámaras frigoríficas y estanterías. Y que el 50% de esta cosecha será tirada a la basura, por no poder absorberse en la cadena de consumo. Donde distintos intermediarios se han enriquecido (distribuidor, supermercado, transporte,…) y has contribuido por cultivar y vender unas judías en el gasto energético (transporte/ gasolina, cámara frigorífica/ electricidad, pesticidas, conservantes, desinfectantes…), para asegurar una gran cosecha, muy barata, que va el 50% a la basura.
Es preferible esto que comprarte en el mercado de los domingos, las judías verdes acabadas de coger de la planta, a un precio más asequible, a un payés, que controla sus tierras (las analiza) que usa también productos químicos (aceite de Crisantemo), y controles naturales como el Cultivo de la Mariquita para asegurar al máximo su producción, que no será toda, que abona con los animales de su Masia, que controla lo que comen, que no usa ni bandejas de plástico ni porexpan para envasar, que controla la producción en función de la clientela, que trabaja para su comarca, si que el producto tiene menos longevidad pero cultiva en función de la clientela, y recoge cada dia los frutos en función del pueblo y del dia que es. Los desplazamientos son minimos, no incides en un consumismo absurdo y desaforado. Alacenas llenas de conservas que cuando haces limpieza la mitad está caducado. Los productos son más frescos, por lo tanto mejores. Se cultivan las variedades de la zona, las más adecuadas para el suelo y el clima, las más resistentes para el cultivo de la comarca.

Lo del color, no sé me has dejado de piedra con tus comentarios, ahora parece que un niño solo puede comer e ingerir cosas con colores florescentes, por favor, a un niño le das algo recién hecho, una tarta casera con piñones y chocolate que tiene un color marrón, según tú horrible o un chicle azul (que es un color muy pero que muy natural) y ya veríamos. Me parece terrible lo del color que has comentado, yo en mi vida había visto estos colores, y siempre he comido por la vista. Esto es manipulación y demagogia. En cuanto a lo de los niños y las “chuches” y los snacks, no crea que sea la base de la alimentación de un niño ni de un adulto, es algo que se consume de forma no habitual, no es básico para la alimentación, y si es el caso lo nocivo no es el colorante sino la alimentación que recibe el niño.

Por otro lado hay estudios, que hablan, no se si es cierto, que muchos de estos alimentos prefabricados, conservas, snacks, bollería industrial… llevan sustancias que son adictivas (glutamato monosódico), o como el Kit Kat de Nestle y otros productos de esta casa, que están hechos con aceite de Palma, que no es muy bueno para la salud (o al menos los médicos recomiendan que si consumes aceite vegetal sólo uses el de girasol y muy poco) y que se dedican a talar el 100% del paisaje de Tailandia, que los trabajadores que talan dichos palmerales no lo hacen con las condiciones adecuadas,… Una parte de la industria alimentaria son grandes holdings que miran por la peseta y no por o para el cliente y el producto.

El sentido común es lo mas importante, no es normal desde mi punto de vista que para comerte unas judías verdes, tengas que usar un avión, una empresa química, una genética, una de petróleo, una de envasado y etiquetado,… cuando puedes usar un payés, una empresa de simientes y tu furgoneta. Si que es lógico que si quieres tomate en invierno, compres conservas de tomate, porque no es lógico ni bueno al paladar los tomates fuera de temporada, consumen recursos innecesarios. ¿Que prefiero? una lata de pulpa de tomate San Marzano cultivado en pleno Agosto en Italia, para hacer un ragú. O una conserva de tomates “x” cultivado en invernáculos con conservantes, donde no se ni la variedad del tomate, ni tienen gusto de tomate, sino gusto de lata.

Si a lo mejor es mejor para la salud la lata de tomate con conservantes, pero la la otra no me duele en el estómago y me da más felicidad al paladar y si está a la venda supongo que ha pasado los mismos mecanismos de control que las otras. Supongo?
Es absurdo decir no a las conservas, pero porque es mejor que lleven conservantes? pregunto. ¿Porque duran más? Es necesario, quien se hace más rico, un gran empresario, no el payés que cultiva el tomate.
Cómo puede ser que cuando vas a Francia la mayoría de conservas de foie o derivados (rilletes, paté de campaña, micuit,…) o de carne (confit de pato,…) no llevan conservantes. País conocido por esta tradición. Y España hace el mismo producto y lo hace con conservantes? ¿porque és mejor? o porque abarata costes para su empresa? mejora en algo poner esos conservantes? no compras cuando tienes necesidad de ello? es mejor para la salud?

Que las latas de comida con conservantes no me hacen daño, aparentemente, pues no, aunque como bien dices la legislación no es clara, de la misma manera que no me fío de los organismos reguladores, por cuestión de presiones como muy bien dices, y el ejemplo que hemos vivido recientementede la OMS, y que un dia te dicen una cosa y ahora te dicen otra, en función del interés. Yo sigo comprando latas, si no encuentro el producto de forma natural, a no ser que la conserva me aporte algo superior que el natural, como los foies, el atún en aceite de oliva virgen extra, los berberechos de las rías,…. Que lleva “E” mala suerte que no las lleva mucho mejor. Pero para mi mejor producto de temporada y de la zona y las conservas solo para mejorar el producto, como el bacalao en sal, el salmón ahumado, los embutidos, los quesos,…

muchas gracias
Mariona Rubio

quiquequique

En ningún momento dicen en la noticia que sea más sano comerse un Kit-kat que una manzana, sino que es una tontería comprar un Bollicao u otro porque en uno ponga que no tiene colorantes ni conservantes.

Respecto a la productividad del cultivo… En el 2010 había poco más de 6000 millones de habitantes en el mundo, en 2011 somos más de 7000 millones. No sé si habrá payeses para todos…

el gato cuanticoel gato cuantico

el argumento de la gripe A me ha partido, es como decir que Hitler ganó las elecciones democráticamente… Para empezar porque los organismos responsables de la seguridad alimentaria son la EFSA en Europa, y la FDA en EEUU, no la OMS que poco tiene que decir.

Con lo del Payés casi me has saltado las lágrimas, ¿también has leído a Proust y su nostalgia de los recuerdos de la niñez? Tan sólo diré que el pobre payes vivirá el doble que su bisabuelo, gracias a la industralización de la alimentación.

Por cierto, la Sal, el Ahumado… también tienen E… y si me dejas ponerme farruco, el ahumado y buena parte de los embutidos son cancerígenos, la sal es una de las principales causas de muerte, y como nos pongamos a nombrar los ingredientes del queso, no te quedas ni con el tranchete

Mariona Rubio

Lo de la OMS es un paralelismo.
Cualquier organismo puede ser manipulado.

No hablamos de los mismos productos, porque las alcaparras en sal y los ahumados que consumo no llevan ninguna E.

¿La agricultura tiene que ser una industria? No es nostalgia es racionalismo. Has oido hablar del Km 0?
Y de una parte de la industria alimenticia que funciona con los parámetros que he comentado y son totalmente eficintes y competentes en el mercado: Aneto, Cirio, Sgambaro y miles y miles de empresas que producen alimentos bajos las leyes del obsoleto romanticismo.
Si puede que provoque cancer, como la contaminación, la radiación, la sacarina, hay no la sacarina ya no,… ¿No estan prohibidos, verdad? O sea que estos productos producen cancer ¿Y la EFSA deja que se consuman?

el gato cuanticoel gato cuantico

No… espera… era paralelismo… ¿sabiais que las hermanitas de la caridad son malvadas? Claro, porque los Banqueros me han subido el tipo de interés…

¿Agricultura km0? Dame un sólo argumento, y que no sea emocional, por favor: ¡Datos! Por cierto, hablando de Proust, murió con 51 años. Aneto vende un producto que es 3 veces mas caro que cualquiera de sus competidores. Honestamente, me quedo con Gallinablanca, o incluso, a riesgo de parecer el demonio, a Monsanto… puede que resulte menos romántico, pero dan de comer a mas gente.

Por cierto, la sacarina NO es cancerígena para los humanos. Eso fue un bulo de la industria del azúcar, de los que hacía referencia Scientia. Nunca lo fue, por lo tanto no sé a qué viene… O será otro paralelismo?

GabadabaduGabadabadu

Leo en muchos comentarios críticas a la industria alimentaria del tipo “¿si pueden ejercer presión para que un compuesto inocuo no sea permitido, por qué no iban a hacer lo mismo para que uno tóxico si lo sea?

La respuesta es fácil. Para empezar, por mucho que les pese a algunos, hay cosas que funcionan bien en esta vida. Por mucho dinero que haya en juego ningún Estado se va a arriesgar a permitir un aditivo que sea potencialmente peligroso para la salud. Pero lo segundo y más importante es que las industrias alimenticias son empresas, y por lo tanto no pueden hacer eso. Si una de ellas consiguiera colar un aditivo que entrañase riesgos para la salud antes o después saldría a la luz y esa empresa desaparecería. La presión pública sería descomunal, por no hablar de la que ejercerían otras empresas del mismo sector.

Vamos, que es como decir que una fábrica de coches para ahorrase dinero podría fabricar motores que fallaran a los 1000 km. ¿Podría? Pues al margen de la legislación vigente en el sector, la cual desconozco, la respuesta es no. Hace poco un fabricante japonés tuvo que retirar del mercado o arreglar gratis muchos turismos, y acto seguido bajó su volumen de ventas de manera lógica. Pues imaginad lo que pasaría con esa empresa si su “cagada” implicase la muerte de los consumidores a los que va dirigido su producto.

P.D.: La lista de ingredientes es obligada. No entiendo a quien dice que le gusta estar informado porque ya lo está. Repito, ya lo está. Lo demás es marketing, y no todo vale o al menos a mi me gustaría que no valiese todo.

BagelBagel

Creo que tienes una fe ciega en el sistema de producción capitalista. Hay antecedentes de “motores que fallan a los 1000km”. Te recomiendo un documental sobre obsolescencia programada que se divulgó en La2 hace unos meses. SInceramente, sin acritud, creo que tu visión es muy ingénua.

el gato cuanticoel gato cuantico

ya que estamos, te recomiendo un documental de la 2, donde encontraron dioxinas en huevos ecológicos… por si tienes dudas sobre su parcialidad, era en “El Escarabajo Verde”

Anung Un RamaAnung Un Rama

En el recipiente del producto verde pone “Número E”. No tengo que añadir nada más, señoría.

AlAl

Recuerdo hace unos años que se lanzaron en España ciertos productos lácteos, germánicos ellos, con el slogan “no necesitan frío, duran meses”… Y todo iba bien hasta que que alguien preguntó “¿y cómo lo hacen?”, a lo que los pardillos del norte respondieron “los irradiamos…”
Dios la que se montó… “Radiación! Cáncer! Tumores!!!…”
Vamos, que dejaron de hacer esa publicidad y ahora simplemente ponen “Sin conservantes”.

papuchipapuchi

Siiiii claro, en EEUU el paraíso de las farMAFIAcéuticas, la organización criminal Monsanto y los contaminantes alimentarios, está prohibido colocar etiquietas donde ponga “libre de transgénicos”. Faltaría más. Menos mal que para compensar allí exportan medicamentos naturales muy efectivos, infinitamente más que la podredumbre de fármacos generadores de enfermedades de los Merck, Bayer, etc…

santisanti

A mi modo de ver, los conservantes son muy útiles, porque permiten mantener en buen estado los alimentos. Es decir, son sinónimos de seguridad alimentaria. Lo que no quita que sería mejor poder prescindir de ellos, mejor que abusar. Los colorantes, bueno, son una cosa de gusto personal, pero a los efectos son perfectamente prescindibles.

En cuanto a la publicidad de “sin colorantes ni conservantes”, no entiendo qué os parece mal ¿es falsa? en ese caso es censurable. ¿Es cierta? pues muy bien, que lo pongan, y así sabemos mejor qué comemos.

Entiendo que las agencias alimentarias son fiables, muy fiables, es decir, que cuando aprueban un aditivo es porque están seguras al 99,999% (la certeza absoluta no existe; por ejemplo, se admite como no cancerígeno un agente que provoca menos de 1 caso cancer por cada 100.000 habitantes expuestos).
Pero ………resulta que no se ponen de acuerdo, la EFSA en Europa y la FDA en EEUU. Es decir, que una de los dos se equivoca. ¿Cual?

Y lo de los transgénicos es muy ilustrativo: viene a decir que mejor que no sepamos lo que hay en la lata, no sea que nos de por no comprarlo. Los códigos E van de lo mismo: ¿para qué poner ácido cítrico, si se puede poner E.nosequé , que la mayoría de la gente no sabe que es?

Mirad, yo tengo un negocio de productos cárnicos: albóndigas de carne de rata (carne tan sana como cualquier otra, ojo, sin conservantes, colorantes, antibióticos ni hormonas). Pero, por alguna razón acientífica, la gente, esos MAGUFOS QUE NO SABEN NADA DE CIENCIA, no la quieren comprar, y claro, eso me perjudica seriamente. Así que voy a pedir lo mismo que MONSANTO, que se prohiba especificar el tipo de carne que hay en el producto, que ya estoy muy harto de que los productores de porcino o de vacuno se aprovechen de la ignorancia de la gente.

UsuarioUsuario

Lo último es un buen ejemplo. Lo siento por los que estudien biotecnología, pero si la gente no quiere consumir transgénicos, está en su derecho y no les queda más remedio que asumirlo. Biotecnología tiene otras salidas, que intenten buscar trabajo en ellas.

Nadie debería prohibir describir tu producto si no estás mintiendo.

el gato cuanticoel gato cuantico

A ver, sobre eso de los cánceres, no sé de dónde lo has sacado (o como lo has interpretado) pero no se puede decir que una sustancia produce cancer 1 de cada 100.000 veces porque ese cáncer será completamente indistinguible de uno “natural”. Me explico, la forma de demostrar la cancerigenicidad de un producto es demostrando un aumento de determinado tipo de cáncer respecto a una supuesta población no expuesta. Por lo tanto, si uno de cada 100000 tiene cáncer, es tan poco que no puedes saber si ese cáncer es a consecuencia del agente o sencillamente es espontáneo (y probablemente lo sea, porque no hay gente tan rara).

Ninguna de las dos agencias se equivocan, sino que discrepan en el nivel de seguridad que deben aplicar, o qué aditivos se han de retirar en determinados casos por sospecha alimentaria (y es aquí dónde entran los lobbys de la alimentación). Pero desde el momento que un aditivo entra en el mercado, ha pasado unos controles brutales que en ningún momento debería hacerte sospechar de ellos. Por ejemplo, ¿sabías que algo tan natural como las setas silvestres no deberían poder pasar los controles sanitarios de las agencias?

El comentario de la carne de rata es sencillamente paranoico…

RicardMRicardM

Gato cuántico: Aclaración sobre lo de 1 cáncer entre 100,000. Estudios realizados con los datos de una considerable cantidad de cancerígenos reconocidos han permitido estimar estadísticamente que la ingesta diaria de 1.5 microgramos de una sustancia cancerígena, durante toda la vida, implica un riesgo de 1 entre 100,000 de contraer cáncer debido a esta sustancia. La FDA considera aceptable este riesgo para 1.5 microgramos tratándose de medicamentos (criterio riesgo-beneficio), y considera aceptable 0.15 microgramos, al riesgo de 1 entre 1,000,000 , tratándose de aditivos o contaminantes alimentarios. Las probabilidades de 1 entre 100,000 y de 1 entre 1,000,000 son indicadores de riesgo (ni más ni menos). No informan sobre si una sustancia en cuestión és o no efectivamente cancerígena para una persona entre 100,000. No confundamos probabilidades con prevalencias.
Por lo demás, aún estando de acuerdo con el fondo del artículo, soy más partidario de formar (y también de informar) al consumidor antes que de prohibir.
Saludos.

santisanti

Si, me estaba refiriendo a un aumento de X sobre los casos naturales. No sé si es uno por 10.000 o 1 por 100.000, pero por ahí va. En todo caso, el cancer no es un efecto determinista, sino aleatorio, seimpre hablaremos de incremento de la probabilidad. Si no se hace el estudio sobre una población suficientemente amplia no se sabe si realmente algo es cancerígeno o no.
(1 sobre 100.000 es el valor que se utiliza para definir un residuo como cancerígeno).

Lo de las agencias sigue en el aire: ¿qué quiere decir “discrepan en el nivel de seguridad”? A mi me parece que no se ponen de acuerdo en lo que es seguro o inseguro, es decir, que una considera seguro lo que la otra considera inseguro. Esperemos que sea la segunda la que se equivoca, porque como sea la primera…

No digo que los códigos E sean secretos, digo que la mayoría de la gente no sabe lo que significan, y que se han establecido precisamente para eso. No se suele ir al supermercado con la lista en la mano.

Podríamos hacer lo mismo con el resto de los ingredientes: por ejemplo, si un alimento lleva harina de trigo, en vez de ponerlo en la etiqueta ponemos H247, y así sucesivamente. O para eso, mejor quitamos directamente el listado, y ya está. Total, la mayoría de la gente no tiene ni idea de dietética, y esa información no les sirve de nada.

Y lo de las ratas, ¿porqué paranoico?

A ver, ¿tienes algo en contra de la carne de rata?
¿es menos nutritiva que la de conejo?
¿Es admisible que el público, por tontos prejuicios sin justificación científica se oponga a consumirla?
En ese caso ¿es legítimo prohibir que se especifique que lo que hay en las albóndigas es carne de rata y no de ternera?

mijhail

Ya que la discusión se desvió hacia la pelea de los “productos naturales/productos procesados” y “la diabólica industria farmacéutica”, sólo puedo pruguntar una cosa. Ya somos 7 millardos de seres humanos en el mundo, ¿tendrán algo que ver con esto las infames industrias alimenticias y las dibólicas empresas farmacéuticas?
En cuanto al punto del cual trata el artículo, sólo hay que tener un poco de sentido común. No te tomes 50 botellas de coca-cola zero al día, te puede hacer daño.

santisanti

Pues seguramente que si, que algo tienen que ver.

Gracias a los avances médicos (especialmente a los más baratos, como el agua potable o la higiene) se ha reducido la mortalidad en los países máss subdesarrollados, que son los que impulsan la población hacia arriba. Precisamente los que menos colorantes y conservantes consumen (jeje).

xarlsxarls

¿Faltará comida para los 7000 millones?
¿Cuanta comida se tira cada día?

¿Porque un magufo siempre es inculto por definición?
Hay que ser paleto para hacer tal reduccionismo.

jorgemfr

Por partes:
1.- Estoy totalmente de acuerdo con el artículo en todo lo referente a uso y abuso de asociaciones entre producto naturales y productos sanos. Estas relaciones son demagógicas (no hay nada más natural y menos sano que una buena Amanita muscaria), artificiosas y efectistas.
2.- No resultan casuales los personajes aparejados a este tipo de publicidad, muchos de ellos relacionados con la ciencia, pero de forma parcial o indirecta. Punset es un divulgador sin formación ni experiencia científica real, lo mismo que Sánchez Ocaña. Y rizando el rizo, ahí tenemos a Jordi Rebellón, un actor que interpretaba a un carismático médico (el doctor Vilches) en una conocida serie de TV.
3.- No estoy tan de acuerdo en afirmaciones que condicionen directamente la quimiofobia con la ignorancia. La ignorancia puede llevarnos tanto a la quimiofobia como a la quimiofilia (hubo un tiempo en que se comercializaban pastas de dientes radioactivas). Me cuesta menos atribuir el origen de la quimiofobia a las diversas tropelías llevadas a cabo por diversas empresas de distintos sectores que, durante años, se dedicaron a silenciar estudios (en muchos casos propios) que demostraban efectos nocivos de sustancias químicas usadas en sus productos (a todos se nos viene a la cabeza lo que sucedió durante años con las tabaqueras, que tenían incluso estudios que demostraban la presencia de componentes radioactivos en el humo del tabaco o las petroquímicas, que conocían perfectamente los efectos perniciosos del plomo).
4.- Obviamente ninguna empresa usaría en sus procesos de fabricación sustancias químicas con toxicidad conocida “ad hoc”. El problema surge cuando un estudio demuestra la toxicidad de una sustanica que una empresa (por lo general potente) lleva años usando en grandes cantidades o cuyo uso se encuentra muy extendido. En estos casos las empresas tienden a luchar contra una pérdida de capital inesperado y en muchos casos se valen de métodos poco lícitos.
5.- En términos generales y tratando de no ser dogmático, creo que en general los beneficios de productos conservantes (pensemos que se trata de antimicrobianos y antioxidantes) es más positivo que negativo. Al igual que los beneficios de los medicamentos, las vacunas, etc. tiendan a compensar con creces las canalladas de las que, de vez en cuando, hacen gala las empresas farmacéuticas.

ToñoToño

Muy bien artículo, estoy de acuerdo tanto en la demonización de los aditivos como en las incongruencias de la legislación. Y hay más casos sangrantes: ¿Por qué se pueden añadir sulfitos a una longaniza fresca y no a una salchicha? (por no hablar del esperpento de las burger meat), ¿Por qué se pueden añadir conservantes a unos pimientos en función de su color?

kikepakuakikepakua

Hombre, eso es función del proceso de elaboración del alimento. La longaniza sufre procesos de fermentación en su elaboración, y los sulfitos se agregan (de la misma forma que en el vino, por ejemplo), para controlar la población microbiana indeseada.
De los pimientos no sé nada en cuanto a aditivos, pero en cualquier caso las sustancias coloreadas en los vegetales (rojos, etc) suelen ser buenos antioxidantes (volviendo al vino, a mayor concentración de polifenoles, más aptitud para la crianza y reserva, esto es, mayor potencialidad de conservación en buen estado).

por odinpor odin

Es cierto, al final todos estos “escépticos” tienen los mismo argumentos que los magufos, pero en sentido contrario. Defienden la industria alimentaria como “buena” porque está regulada, aunque produzca alimentos para 12 mil millones de personas y se tenga que tirar el 50% a la basura, con lo que aumentamos el problema de residuos. Con lo que produce esta industria se genera el 57% de emisiones de co2 a la atmósfera (datos de la FAO), pero para ellos sigue siendo buena. Y yo me pregunto, si se mueren de hambre mil millones de personas, si se genera gratuitamente tanto despilfarro de recursos y contaminantes ¿para quién cojones es buena? Para los 4 que sacan dinero? es que si esto se acaba hasta para ellos va a ser malo. Por favor, sentido común y espíritu crítico, que para decir que el horoscopo es una chorrada no hace falta mucho

OldsphereOldsphere

No creo que ellos tiren la comida ,la comida la tiramos los consumidores. Basta de pensar que son las empresas las únicas que contaminan. Contaminamos TODOS, y todos tenemos que asumir lo nuestro.

^Excess^^Excess^

La diferencia viene principalmente de que los “escépticos” que en estos momentos te están defendiendo el uso de conservantes en este blog están demostrando tener unos conocimientos bastante extensos sobre el tema.

El problema que nos encontramos en la era de la información es que es imposible saber de todo. Entonces es cuando uno tiene que aceptar el concepto “no lo sé”. Intentar buscar algo de información al respecto (si tiene tiempo) y aceptar que si un químico que lleva la mitad de su vida preparándose me dice que el los “E” no son nocivos, no lo son y dejarse de consparanoias.

Se le llama sentido común.

Nunca sabremos más de salud que un doctor, ni más de motores que un mecánico, ni más de informática que un informático. Es así y punto.

Y no, no soy químico, soy informático.

A todo esto, siento decirte que ese dato del 57% de emisiones de CO2 a la atmósfera es otra frase típica que juega con el alarmismo a base del desconocimiento. ¿57% de emisiones respecto a que? Supongo que te referirás a las antropogénicas. Aún así, permíteme que dude que un 57% del CO2 que emite el hombre a la atmósfera es para desplazar algo que va a tirar (quizás será eso el motivo de la actual crisis económica y no las tropelías de las banqueras).

Por otro lado me gustaría apuntar que el CO2 no es más tóxico que lo que pueda ser el oxígeno, y que si te refieres a él por su supuesta peligrosidad por ser un gas que favorece el efecto invernadero también lo es el vapor de agua y está en bastante mayor cantidad.

Para terminar el apunte: sería mejor que nos preocupáramos de las emisiones de otros productos bastante más peligrosos que el CO2, como los metales pesados. Que esos si son peligrosos…. aunque no vendan tanto.

LONARLONAR

Un simple comentario:
Si los productores, intermediarios, comercios y vendedores no ganaran dinero con los alimentos no tendríamos que comer…

ftn

Aunque comparto la mayor parte del post, me gustaría aportar un par de ideas.
La primera es que el rechazo a los transgénicos, al menos en mi caso, no es por la desconfianza en su ingeniería sino por el rechazo a la patentes sobre semillas y el monopolio al que están sujetos ya no solo aquellos que las usan sino también aquellos que cultivan cerca de campos con frutos transgénicos.
La segunda es sobre las autoridades competentes. Aunque no queda otra que fiarse de ellas como bien apuntas no podemos obviar que están influenciadas por lobbies. En este sentido, no considero raro algo de escepticismo, ya que en el pasado dichas autoridades recomendaban prácticas hoy consideradas dañinas, ejemplos: el uso del tabaco, derivados de la coca o, en otro campo, el uso de amianto.

RobertRobert

A pesar de lo poco acertado de los slogans publicitarios opino que afirmar “el mensaje subliminal que se está mandando al consumidor con ese slogan totalmente denunciable.” es un error.

En base a estudios de mercado se crean productos de los que _ya_ existe una “demanda”: es un error pensar que estos anuncios buscan crear nuevos mercados o enviar mensajes (y menos con la crisis, se juega sobre seguro).

Aplicado al pan de molde hay productos con esloganes “con el doble de fibra” “blanco fibra” “sin corteza”
Cada uno de esos productos va dirigido a un sector del mercado que se estudia con encuestas etc… Existe una nueva oleada de “sin productos sintéticos”, cierto, que va dirigida a un creciente mercado de consumidores a los que denominaría “tradicionalistas” (en el caso del paté está más clara en el anuncio esta orientación, como en el caso de pizzas o productos que usan el slogan “como el de casa”)
Se trata de una demanda en alza, y al respecto de si es o no minoritario/mayoritario, tampoco es un sector enorme el que prefiere el pan sin corteza y ahí están esos productos: el que no corre vuela y se sacan productos para fidelizar al consumidor sea una parte jugosa del pastel dentro del mercado o no, todo suma.

Creo que no se debe confundir una campaña que busca a un consumidor que ya existe, con un intento de la industria de generar desconfianza hacia según qué aditivos, hacer eso desde este artículo creo que roza con lo que se podría llamar “sensacionalismo cientifico”

Y aunque es más discutible la veracidad y elegancia de los publicistas, desde un ámbito técnico/científico como este opino que se debería insistir en informar y no en buscar prohibicionismos (de eso se debería encargar el órgano competente que regula la publicidad)

Creo que si se busca combatir la quimiofobia de la que habla el artículo, se deberían elaborar artículos que recen las bondades y propiedades de las diferentes familias de aditivos, en positivo y en constructivo, y no jugar a las interpretaciones de anuncios y encuestas y a sugerir prohibiciones.

es mi humilde opinión

Jesús R.

El problema es que la gente demanda esa información. El consumidor puede demandar la información que le de la gana, porque es el que paga. Al final lo que supone es simplemente que no has conseguido convencer al consumidor de la inocuidad de esos productos (al final es el miedo a lo desconocido; siempre te acaban diciendo que a largo plazo no se sabe y que él quiere comer lo que haya comido siempre su especie, en lugar de experimentar con cosas nuevas). A mí me parece muy intervencionista eso de ocultarle por ley al consumidor lo que quiere saber porque el pobre consumidor no entiende y no sabe tomar sus decisiones de consumo.

fractalidadfractalidad

Amigo, en materia de Derecho Ambiental, existe un principio básico, “llamado el principio de precautoriedad”, el cual establece que ante indiciosos a falta de estudios científicos 100% fiables que corroboren la peligrosidad o no de un insumo para la salud humana, es mejor prohibirlo hasta que se demuestre la contrario, lo que tu llamas “caos legislativo” es simplemente una respuesta a este principio y evidentemente hay países que lo aplican y otros no, es por ello que puedes encontrar insumos prohibidos o permitidos en uno y otro país, lo que sí es evidente es que el Cáncer es una enfermedad reciente en la historia de nuestra especie, lo cual lleva a pensar que debe deberse a un factor externo o interno pero reciente en términos evolutivos, ante este supuesto de incertidumbre, se deben tomar todas las medidas necesarias hasta esclarecer el asunto, hasta el día de la fecha existen insumos químicos que siguen siendo retirados de la industria alimentaria un caso emblemático es el bromato de sodio, cosa que antes estaba permitido.

Nadie debe caer en el fanatismo de nada, ni si quera de la ciencia, lo que hoy puede ser perfectamente “saludable” para el humano, 20 años después se descubrirá algún efecto secundario a largo plazo que cause muchos problemas, es decir nada es absoluto y el dogma es el peor de los males.

Tu articulo a estado bien, pero tengo la sensación de que respiro cierto aire a fanatismo……

JM Mulet

¿El cancer una enfermedad reciente en nuestra especie? en el momento que pasas de ser unicelular a pluricelular requieres ordenar la división celular entre diferentes tipos celulares, y corres el riesgo de que alguna cálula escape de ese programa. Asi que es tan reciente como 3000 millones de años (mas o menos)

RicardMRicardM

Lo que es reciente es que la esperanza de vida en el mundo occidental llegue a los 80 años, con lo que se tiene más tiempo para desarrollar cáncer. Ejemplo paradigmático de esto es el cáncer de próstata en hombres..

@tudanco@tudanco

El término “slogan” utilizado en esta entrada no existe. Si se refiere a una declaración breve y original, utilizada para publicidad, se escribirá eslogan.

AloeAloe

…y eso no solamente no es cierto sino que debería estar absolutamente prohibido, al igual que ocurre en muchos países como es el caso de EEUU donde etiquetar un producto como “Libre de transgénicos” no está permitido porque no se ha demostrado que su presencia pueda acarrear ningún problema sobre la salud.

A mi esta parte del artículo me parece completamente inaceptable. Y la prohibición vigente en EEUU, completamente inaceptable también, y producto induidable de la labor de los lobbies correspondientes.

¿La cosa va de tratar a los consumidores como tontos, como menores de edad o como mercado cautivo que tiene que comprar lo que tu quieras, sí o sí?
Si una parte del público tiene quimifobia, pues como vendedor trabajate el mercado, maneja el tema como puedas, o aguántate. Solo falta que, con todo lo que se les permite a los anunciantes publicitarios, se pretenda prohibir información que no es falsa por si acaso es indebidamente interpretada por el “despreciable” público
Las agencias públicas tienen como obligación vigilar varias cosas: que lo que dicen las etiquetas sea verdad, que lo que se añade a los alimentos, medicamentos y otros compuestos no sea peligroso (hasta donde puedan asegurarlo razonablemente) y que se infome al consumidos MÁS y no MENOS. De hecho, todo lo posible, y debiera ser mucho maś que ahora.

Y antes de insultar al común de los mortales con tal arrogancia (tú sabes lo que deben comprar, mejor que no elijan ellos que no saben) piensa un poco maś allá de tus tubitos.
Por poner una comparación con un tema distinto pero similar, yo no tengo ninguna farmacofobia, me vacuno de la gripe, no despotrico de la OMS con motivo de la gripe A y así sucesivamente… pero tomo los menos medicamentos posibles.
Y lo hago porque todos tienen efectos secundarios,y para tomarlos las ventajas deben superar los riesgos, no voy por ahí creyendo que los riesgos son cero. Si puedo pasarme sin antibióticos, mejor que tomarlos por una faringitis. Si duermo mal unos días, me aguanto y leo más por la noche, en lugar de tomar pastillas a la primera de cambio. Si puedo optar entre los antiinflamatorios y la fisioterapia, prefiero esta. Y así sucesivamente.
¿Es eso irracional? Según tú sí lo es, porque no nos van a vender medicamentos que no hayan sido probados, y por tanto no me van a hacer ningun daño. Falsa conclusión.
(Y a pesar de mis pocas ganas, ya he desarrollado varias alergias medicamentosas, así que fíjate qué bien)
Con cosméticos, alimentos y productos de limpieza se debe aplicar el mismo principio. Yo quiero que me digan claramente si tiene aditivos y cuales son en palabras llanas, porque yo calibraré que p.e. “acido cítrico” me parece bien, pero “hiposulfito de algo” prefiero tomarlo máximo un par de veces al mes. Por si acaso, y porque en dosis pequeñas de cada cosa es muy improbable que me causen perjuicio, pero todos juntos y a dosis grandes, es mucho mas dificil de asegurar. La evolución me ha asegurado bastante bien con respecto a las moléculas que comíeron mis antepasados durante millones de años, pero no me asegura nada respecto a moléculas que ellos no tomaban. Simplemente.
Y, aunque no formulado así, ese es el argumento que subyace a lo de lo “natural”. Quizá mal entendido y mal aplicado muchas veces por no saber mucho de química, pero bastante razonable en el fondo.
Considero que yo aplico un principio de precaución y parsimonia perfectamente razonable, que valoro bastante bien lo que hago y que en todo caso, como comprador consumidor, estoy en mi derecho.
La infalibilidad no existe, fuera del papa católico. Los estudios científicos no la tienen. Los que aplican compañías que quieren vender, mucho menos.
También la talidomida, el DDT, el amianto y muchas otras cosas tuvieron su hora de gloria, cuando eran utilísimos y “perfectamente inocuos”.
El riesgo cero no existe, solo el riesgo mínimo, y lo que hay que buscar es el punto de equilibrio entre creerse todo lo que diga alguien con bata blanca y la obsesión contraria de convertirse en conspiranoico o pretender comer solo cosas “naturales” (que ciertamente, no se sabe bien qué es eso)

RicardMRicardM

Aloe, lo que tu expones se resume en una frase bien conocida: “Ningún medicamento es bueno para la persona que está sana”. Comparto todos tus argumentos (y eso que soy del ramo…). Pero déjame apuntar que no todo el mundo tiene los conocimientos y, en consecuencia, el criterio que tu tienes. Al consumidor se le debe informar con claridad. Es un derecho indiscutible. Pero el consumidor analizará esta información con suficiente criterio sólo si está formado. Para ti esta claro que el ácido cítrico viene a ser jugo de limón, pero ¿Cuantas personas saben eso?. ¿Porqué te suena mal la palabra hiposulfito?. El consumidor no nace, se hace. Los mayores esfuerzos deben diriguirse a formar al consumidor sobre un consumo responsable en todos los sentidos. Lo anterior no es una crítica a tu comentario, es más bien una matización.

AraelArael

Soy campesino y, estar preocupado porque uan cosa lleve colorantes o no es una chorrada comparado con la posibilidad de que puede llevar otras cosas muchísimo peores, como el bisfenol A, y que están demostradas que son malas para la salud.

No sólo no los quitan sino que, cone sto de la crisis, en los pocos sitios en los que estaban prohibidos les están levantando la prohibición porque son más baratos. Tócate los huevos.

Si alguien ha demostrado, por casualidad, que los conservantes y colorantes son malos, otro alguien se ha pasado esas críticas por el forro, ha acallado bocas con billetes de 500 euros, y ha seguido tan normal produciendo. Después de todo, el mundo funciona así.

AnonAnon

Cuanta denigrancia en este pseudoartículo pseudo”científico”, usted no tiene la menor idea sobre lo que habla, da la impresión de ser la típica persona que habla de todo sin saber de nada.

Le recomiendo el famoso documental El mundo según Monsanto.
Quizá tampoco le vendría mal “Nuestros hijos nos acusarán”.

Lea atentamente El herbicida estrella de Monsanto causa malformaciones de nacimiento http://www.burbuja.info/inmobiliaria...miento.html

Si tanto defiende, le/la animo a rebatir con “sus conocimientos”, ya que tanto “conocimiento” tiene para despotricar contra algo que no sabe ni mínimamente para hablar, “quimiofobia”, por favor…

Le podría poner también cómo la empresa Monsanto ha ido colocando desde los años 90 a “ex-empleados” en la FDA, posteriormente favoreciendo a esta empresa, tema del Aspartamo, Roundup, maíz transgénico “BT”..

USTED NO TIENE LA MENOR IDEA SOBRE LO QUE HABLA. Infórmese mínimamente, luego, si eso, créese una opinión, pero por lo menos sabiendo mínimamente sobre lo que habla.

Recomiendo encarecidamente esta conferencia del Doctor Nicolás Olea http://www.youtube.com/watch?v=zs5VyCPS5UU Son seis vídeos. Si pierde el tiempo escribiendo “fantasías”, no le costará nada aprovecharlo documentandose.

JM Mulet

El articulo de las malformaciones de nacimiento del glifosato se ha demostrado que es falso. Es peligroso si te lo inyectas en la placenta, fuera de eso su uso es seguro.

Ya que veo que te gustan los documentales, te recomiendo que veas uno reciente “vivir de la luz” y que lo apliques al pie de la letra a ver si es verdad lo que dice que se puede vivir sin comer.

2121

Camba!
qué comentado y polémico el artículo, he leído todos los comentarios y como creo que la mayoría, solo lo comparto en parte. Ahí va mi punto de vista:

Como indica Scientia en este artículo debería estar prohibido usar frases como las de los anuncios que comenta, como se ha dicho por aquí, la sal es también un conservante (lo que hace que la afirmación “sin conservantes” sea falsa) y el uso de ese eslogan engañoso puede suponer competencia desleal.
Esto es un hecho objetivo, remito a la ley: http://www.aesan.msc.es/AESAN/web/ri...nyado.shtml

Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, Artículo 5.1
Se considera desleal por engañosa cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios, siendo susceptible de alterar su comportamiento económico (…).

Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, por el que se aprueba la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios, artículo 4
El etiquetado y las modalidades de realizarlo no deberán, ser de tal naturaleza que induzcan a error al comprador (…) Estas prohibiciones se aplicarán igualmente a la presentación de los productos alimenticios y a la publicidad.

Reglamento (CE) no 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 2006, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, artículo 3
(…) la utilización de declaraciones nutricionales y de propiedades saludables no deberá: a) ser falsa, ambigua o engañosa;

Por otra parte, como muchas de las personas que aquí han opinado, creo que es cierto que la traducción que se hace en el artículo es subjetiva, y que como alguien ha comentado, busca cierto mercado, no intenta crearlo ni generar miedo.

Al respecto de la seguridad de los aditivos, la ley especifica:
La autorización de uso de un aditivo está sujeta a tres condiciones:
– se pueda demostrar una necesidad tecnológica suficiente y cuando el objetivo que se busca no pueda alcanzarse por otros métodos económica y tecnológicamente utilizables
– no representen ningún peligro para la salud del consumidor en las dosis propuestas, en la medida en que sea posible juzgar sobre los datos científicos de que se dispone
– no induzcan a error al consumidor

A pesar de todo esto es cierto que existe cierta desconfianza de los consumidores hacia algunos de ellos, y esta desconfianza puede ser incluso entendible, nada es infalible, y casos como el de los colorantes rojos que alguien mencionó. Pero creo que esto nada tiene que ver con una fobia a los aditivos “químicos”, sino solo a cierto espectro de los mismos.

Sea como fuere y se comparta o no, es lícito (y diría que hasta sano) el derecho del consumido a decidir, sea en base a miedo (justificado o no, labor de la ciencia será disiparlo y ganarse la confianza del consumidor), a preferencias dietéticas (a consumir sólo aditivos ¿tradicionales?, a no consumir aditivos de origen animal, etc), o a cualquier otra cuestión, valorable (e imaginable) por nosotros, o no.

Al respecto de los etiquetados comparto la opinión de que no son lo suficientemente claros (las listas de ingredientes poco concretas o demasiado encriptadas hacen que muchos consumidores pasen de ciertos productos, aunque muchos no lo comprendan, no es lo mismo decir “aceite de oliva” que “grasa vegetal”, no vende lo mismo, ni es lo mismo)

toma parrafada!

saludos

santisanti

¿La sal un conservante? En las salazones, amigo mio. No en el pan, donde sólo da sabor. De hecho, los hongos y las bacterias se lo comen perfectamente, con sal y sin sal (si no te lo crees, piensa que la levadura es un hongo, y la sal se añade a la masa antes de la fermentación).

Por lo demás, estoy de acuerdo con tu valoración, Como mucho, insisto en el derecho de cada cual a tener las fobias que quiera, y a decidir qué quiere comer o no comer.

2121

(la sal es un conservante, se use con ese fin o no, por tanto afirmar que “no lleva ninguno” es una afirmación que no es del todo correcta)

y sí santi, totalmente de acuerdo contigo: cada cual debe poder decidir qué quiere comer, y no es nuestra labor ni juzgarlo ni criticarlo ni hacer juicios o interpretaciones

En algunas de las opiniones he leído sarcasmos, jucios, etc intentando cuestionar las decisiones o motivaciones de los consumidores, eso, creo que aquí está de más: quienes nos dedicamos a esto tenemos trabajo por ellos y gracias a ellos! compartamos/entendamos o no su punto de vista, y es nuestra labor saber informales, escuchar/respetar sus demandas, y encontrar el equilibrio entre nuestro trabajo y sus preferencias.

¿Lo ideal? sería que los consumidores tomasen las decisiones con toda la información posible en su mano (nuestra labor es proporcionarle esa información, no tirarles de las orejas!)
En eso doy la razón a Robert: sería mucho mejor hacer artículos dedicados a explicar como algunos aditivos han cambiado y mejorado nuestras vidas,o han hecho posibles cosas que antes no eran posibles y no a hacer interpretaciones subjetivas o a criticar al personal.

Siempre en positivo!
saludos

MikeMike

El miedo irracional nunca debe ser un factor para tomar decisiones. ¿Porqué crees que muchas personas no vacunan a sus hijos? Porque están convencidos de que las vacunas son una conspiración para que las malvadas farmacéuticas ganen dinero, que son pura agua, o que causan las enfermedades para tener a la población asustada, etc.

Ya ha habido casos de niños que han muerto de enfermedades perfectamente tratables o curables, y en países donde dichas terapias o medidas preventivas están disponibles para toda la población. Ha sido el miedo irracional y las creencias igualmente irracionales las que han cobrado esas vidas inocentes.

En cuanto a la alimentación, ha habido casos de personas que han caído enfermas por consumir productos “naturales” que no contienen conservadores ni pesticidas, causadas precisamente por los parásitos que no fueron eliminados o cuyo crecimiento no fue controlado precisamente por no añadir dichos aditivos. Y pagaron de más por dichos productos “naturales” por si hacía falta añadir algo más.

No estoy en contra de que alguien prefiera cultivar sus alimentos o comprárselos al agricultor que vive cerca de su casa, o que prefiera alimentos cultivados con abono que con fertilizantes; siempre que les de una buena lavada y desinfectada. De lo que estoy en contra es que se utilice el pensamiento falaz, y que se difundan miedos irracionales como la quimiofobia (o esa inexistente diferencia entre “natural” y “artificial”), conspiranoias y mentiras para obligar a la gente a comprar dichos productos, cuando la agricultura industrial le puede dar alimentos de igual o mayor calidad y a mejor precio.

holahola

Impactante que en estados unidos prohiban etiquetar “no contiene transgénicos” porque no se ha demostrado nada en su contra. ¿Y el derecho de los consumidores a saber y elegir lo que comen?

Scientia

Estoy absolutamente de acuerdo en que los consumidores debemos saber lo que comemos…para eso están las listas de ingredientes en la UE donde es obligatorio indicar los ingredientes presentes…pero los no presentes también hay que indicarlos?
Gracias por el comentario

holahola

Teniendo en cuenta que en la lista de ingredientes no están obligados a poner si son de origen transgénico o no, pues me parece bien que se indique explícitamente. Y me parece preocupante que prohiban dicha información por ley.
Es por estas cosas por las que los consumidores no nos fiamos al 100% de los organismos “controladores”. Porque actúan como organismos “controlados”.

holahola

Todo es de origen natural. El problema es cómo afectan los procesos a los que sometemos a los alimentos a la salud.
Como ejemplo, las famosas grasas hidrogenadas. Un producto que hasta hace muy poco estaba permitido en USA, en Europa todavía lo está, y que puede provocar más que serios problemas de salud.
Y nadie pone en duda que el aceite vegetal es natural.
Ah, y agradezco que un etiquetado advierta “libre de grasas trans”

+1 (0 Votos)
PECE

Llego tarde a esta entrada pero quisiera lanzar una pregunta al aire por si alguien conoce la respuesta:

¿Existe algún lugar donde poder consultar los ingredientes o la composición de los aditivos alimentarios? Especialmente me interesa saber cuales sí y cuales no están libres de gluten.

2121

te recomiento un cuaderno de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición:
http://www.naos.aesan.msps.es/naos/f...celiaca.pdf

Tu caso es otro gran ejemplo de que la normativa de etiquetado actual no cubre las necesidades de todos los consumidores (la propia AESAN lo reconoce en la página 26 de esa publicación)

En las página web de asociaciones de celiacos o de consejerías de salud puedes encontrar menciones al respecto:
“Los únicos aditivos que PUEDEN CONTENER GLUTEN son los almidones modificados (desde el E-1404 al E-1450).”

( de todas formas, es mejor que leas el artículo completo:
http://www.madrid.org/cs/Satellite?c...42374225770 )

Scientia

Aunque creo que en el post está suficientemente aclarado, me gustaría a raiz de los comentarios vertidos resaltar mi opinión en un punto crucial del debate.
Estoy totalmente de acuerdo en el derecho de los consumidores, entre los cuales me incluyo, a saber la composición de todo lo que consumimos pero…para eso está la lista de ingredientes donde aparecen todos los aditivos empleados en el caso de que así sea.
Sin embargo, frente a lo que que me posiciono totalmente en contra es ante el uso de determinados eslogan con mensajes totalmente subliminales.
Si alguien quiere pensar que la etiqueta “Sin conservantes ni colorantes” solamente es para informar sobre los ingredientes del producto, y no se está lanzando la información de que en el caso de llevarlos podría existir algún problema sanitario, es libre de hacerlo…yo desde luego tengo claro que el mensaje que se quiere mandar y que es, desde mi punto de vista, absolutamente recriminable.
Un saludo a todos

2121

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que es absolutamente recriminable, pero como he comentado, es denunciable: existe legislación para el control de esos mensajes publicitarios, de modo que si se quieren evitar, existen mecanismos legales para poder hacerlo (para evitar estas cosas hay que denunciar con la ley en la mano y donde procede, creo que ese lugar no es un blog, te animo a denunciar también fuera de él)

Creo que la otra conclusión del debate, es vista de lo leído, es que con las lista de ingredientes actual, aunque cumplen con lo establecido y detallan la composición de un producto, muchos consumidores no se sienten satisfechos. Quizá deberíamos estudiar con sentido autocrítico si sería necesario revisar la normativa al respecto para poder satisfacer su demanda de más información. Teniendo en cuenta este asunto, es legítimo y lógico que muchos productos informen más allá de lo mínimo que exige la ley (aunque deberían hacerlo de forma veraz, no con etiquetas como las que denuncias)

Me parece que lo más constructivo que he sacado de todo este berenjenal es esa pregunta: ¿qué quiere saber la gente cuando lee los ingredientes de un producto y por qué?
1. sólo si lo sabemos podremos satisfacer sus demandas
2. si las razones son miedos injustificados, podremos realizar artículos que expliquen esas cuestiones para que, con toda la información en la mano, puedan tomar su decisión de forma racional

Quizá como gente de ciencia debemos poner el acento en eso, en educar. La única forma de evitar los daños colaterales de campañas como esas es explicar a la gente lo que no sabe de forma constructiva, y ¿denunciar? por supuesto que sí, pero ante la ley, que para eso está!

Un abrazo

Scientia

Absolutamente de acuerdo con tu reflexión y con tu frase “es legítimo y lógico que muchos productos informen más allá de lo mínimo que exige la ley (aunque deberían hacerlo de forma veraz, no con etiquetas como las que denuncias)”

Sabes?Fui director de una carrera universitaria y peleé, en la medida de mis posibilidades, por la existencia de una asignatura en el Bachillerato llamada “Educación Nutricional”…la oposición fue fuerte.
Gracias por todo lo que has aportado y, sobre todo, por el tono en el que lo has hecho.
Un abrazo

indignadoindignado

Sin conservantes ni colorantes… ¿por qué no?
Simplemente porque no quiero colores ‘agregados’ Si no es ‘tan rojo’ (o ni siquiera es rojo sino un palido rosa), que así sea.
Para mi ‘Sin conservantes ni colorantes’ es sinónimo de ‘menos falso’, por eso los prefiero. No me vengais con ‘Quimifobia’. Me parece insultante y pedante.

alérgicaalérgica

Lo primero es que cuando uno afirma con rotundidad q los colorantes y conservantes no tienen ningún efecto perjudicial para la salud debe estar seguro de ello, pero si el que lo afirma es un llamado científico esta necesidad se redobla, no digo 100%, q eso no lo tiene nadie, pero lo mínimo q debe realizar un científico es un búsqueda bibliográfica para q su articulo este basado en hecho y no en opiniones. Siento mucho decirle q su articulo esta basado solo en su opinion, q como químico probablemente, cree q conoce y sabe todos los efectos de estos productos, q lógicamente comparados con el fluorhidrico pues efectivamente lo son. Sepa usted q cada día aparecen mas casos de alergias alimentarias, y muchas de ellas hoy en día no tienen ni marcadores para poder determinarlas. Creo q no discutirá el hecho de q en los envases se deba poner si un alimento puede tener trazas de cacahuete pues a usted no le hará daño pero al alérgico al cacahuete lo puede matar. Pues con los colorantes esta pasando lo mismo. La mala suerte hizo a mi hija tenga alergia a los colorantes, alergia q ahora esta remitiendo pero q nos hizo sufrir mucho durante años, precisamente por problemas en el etiquetaje. Muchos alimentos q no ponían nada de colorantes resulta q si los llevaban y, zas, reacción que crió, el problema es q es con todo, galletas, cereales, bebidas, incluso nos ha pasado con zumos ecológicos. El pimentón 100% natural, ni de lejos, el azafrán en polvo 100% natural ni de broma, pero el azafrán en rama sin ningún problema, podía tomar el que quisiera, uy q raro!! Pues no, e q echan lo q les da la gana y se les permite porque no tiene un porcentaje superior a x. Sepa usted a ademas hasta hace poco la ley solo obligaba a poner en la etiqueta aquellos colorantes q estaba demostrado a son perjudiciales para la salud!! Increíble no? Asi q gente como nosotros estabamos vendidos, se q se estaba modificando pues no solo los alergicos a colorantes y conservantes (q tambien hay un monton y cada vez mas) sino los celiacos tb tenian problemas pq todavia no se obligaba a etiquetarobligatoriamente el contenido de gluten (la obligacion de etiquetaje va por el porcentaje de poblacion q es alergica, cuando es inferior a un 3, creo, no es obligatorio, asi q puede llevar lo q sea q no tienen q ponerlo). Pues así es, así q ya ve, no solo esta usted equivocado sino q con este articulo da alas a a siga pasando todo esto, lo peor es a hay gente como usted en todas partes y me ha pasado en varios sitios a me negaba q algo llevas colorantes, por ejemplo la rosca de reyes, hasta a insisto advirtiendo q mi hija es alérgica y entonces me reconocen a si!! A claro el color no se consigue con huevos caseros!! Nos ha pasado con tortillas, salsas de tomate … Así vamos. Sepa usted q a día de hoy se ha multiplicado por 10 el numero de niños alérgicos a los colorantes en el hospital q vigilan a mi hija, y muchos otros de adultos q tardan años en diagnosticarse ya q es muy difícil identificarlos por estar presentes en muchísimas cosas sin identificar (sopas, chocolates, cereales, galletas, mantequillas, Latas de tomate, mermeladas…), de lo mas fiable sin embargo son los embutidos, q siempre lo pone (no nos ha pasado nunca de darle un embutido a no pusiese colorante y a le diese alergia y sin embargo en el resto a nombro si. Así q me gustaría a rectificase porque nos esta llamando ignorantes snobs sin un criterio científico q lo avale.

Scientia

Estimada lectora,
siento mucho que no le haya gustado el artículo pero permítame que matice alguno de sus comentarios.
Leyendo todas las opiniones vertidas en esta web me gustaría aclarar un tema. Sería un disparate dar un articulo científico que justifique que cada uno de los aditivos aprobado es seguro para la salud…porque además ese no es el procedimiento. Usted dice que no se ha hecho una revisión bibliográfica y el hecho de afirmar que son seguros solamente es una opinión personal..y eso no es correcto. En la página web de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y en la de la española, están publicados todos los tipos de análisis que han pasado cada uno de los aditivos para ser autorizados…esa es la verdadera revisión bibliográfica.
Siempre podemos dudar de las cosas que están autorizadas, pero ese no es el camino. Además si se detecta algún tipo de problema en los autorizados se retira el aditivo inmediatamente.
Por otra parte estoy de acuerdo con usted en que es obligatorio saber lo que comemos…y para eso está la lista de ingredientes. Además si un ingrediente o aditivo es capaz de provocar alergia alimentaria a un colectivo debe ponerlo claramente en la etiqueta.
Además coincido en que durante mucho tiempo no ha existido una legislación seria y eso ha provocado graves problemas como es el caso que describe pero no podemos meter en el mimo saco a alimentos ecológicos, aditivos, alergías, etc.
Espero haber aclarado mi postura ante usted y que se solucionen lo antes posible los problemas que ha descrito.
Un saludo y gracias por su comenatrio.

alérgicaalérgica

Estimada Scientia:
Tal vez mi escritura a través del móvil no dejó que expresase correctamente mi opinión y se ha hecho un lío. Voy por partes:
Jamás he solicitado un artículo científico que justifique la inocuidad de los aditivos, sino todo lo contrario. Usted sabrá que no se puede afirmar categóricamente que no existen efectos perjudiciales para la salud si existen estudios que afirman lo contrario, esa era mi solicitud, matizar su afirmación a este respecto, puesto que como científica debe plantearse dudas sobre su inocuidad cuando se han presentado artículos científicos que plantean dudas sobre esta. Yo hablo de los porcentajes en el sentido de que cuando el porcentaje de alérgicos a una sustancia no supera un porcentaje de la población total no se tiene en cuenta en el etiquetaje, ya que suele ser este colectivo el que demanda que se incluyan determinados aspectos, como la posibilidad de contener trazas de gluten en la elaboración de un determinado alimento (por legislación no tienen obligación de ponerlo puesto que no se considera ingrediente). Lo mismo ocurre en el caso de los colorantes.
Reconocerá usted que la lista de colorantes está siendo revisada de forma continua pues efectivamente hay una importante cantidad que provocan efectos no beneficiosos como se va probando con el tiempo y la propia Agencia va comunicando. Es normal que vayan apareciendo ya que su uso se está extendiendo en los últimos años y los efectos no suelen ser a corto plazo. No estoy dando por dañino todo colorante pero no me gusta que se trate como la panacea sobre la que algunos locos protestamos como parece que hace usted. Lo de “debería estar absolutamente prohibido” respecto al etiquetaje de “sin colorantes ni conservantes” me parece fuera de lugar. Esta frase en el etiquetaje obliga a la empresa a que efectivamente sea así, sin embargo un alimento podría llevar un colorante como el pimentón sin necesidad ni de especificarlo en los ingredientes ni en el etiquetaje, pudiendo ser muy perjudicial para los alérgicos a estas sustancias, con lo que considero que es un acto de beneficio para el usuario, usted podrá considerarlo como crea. Así que lo de la revisión bibliográfica venía por ahí.
Yo no pongo en duda las cosas autorizadas, pero le digo que efectivamente hay efectos que usted no tiene en cuenta en su artículo dando una fiabilidad a los colorantes que no afirma ni de lejos la Agencia. Mire por favor el Anexo V del REGLAMENTO (CE) No 1333/2008 en el que pone claramente una serie de colorantes que tienen la obligación de incluir la etiqueta “puede tener efectos negativos sobre la actividad de los niños”, obligación que viene determinada por los estudios presentados.
Totalmente de acuerdo en que se debe obligatoriamente poner todo, absolutamente, todo lo que se le añade al alimento que vamos a ingerir, pero la legislación no obliga a poner absolutamente todo (a veces reconozco que podría ser difícil). El problema como ya comenté es que los casos de alergia sólo se tienen en cuenta para el etiquetado en caso de que estos superen un determinado porcentaje de la población total.
Lo de meter en el mismo saco alimentos ecológicos, aditivos, alergías etc simplemente viene porque los mismos alimentos ecológicos sí pueden llevar aditivos, también ecológicos, puesto que el colorante (que no tiene que ser artificial) es un aditivo que puede perfectamente ser ecológico, como el pimentón. Simplemente el problema era que hasta ahora no existía una obligación de incluirlo en la lista de ingredientes puesto que es natural y queda excluido del real decreto que regula el etiquetaje de colorantes (artículo 1 R.D. 2001/1995), así que sí, se puede mezclar las 3 cosas pues son compatibles. Simplemente el problema viene pq a veces por ejemplo un azafrán en polvo etiquetado como 100% natural no lo es, y eso es muy difícil de controlar a no ser que se hagan ensayos aleatorios a menudo. La manera de asegurarse es coger el de hebra.
Bueno, simplemente quería aclarar que lo de “sin colorantes ni conservantes” únicamente como “slogans publicitarios basados en miedos injustificados y no en realidades demostradas científicamente” no es la realidad y eso de que “debería estar absolutamente prohibido” es lo que más me ha molestado porque afectaría en ultimo lugar a gente como nosotros. Lo siento pero en mi opinión usted, intentando justificar la inocuidad de los colorantes y la utilización de las empresas de los miedos del consumidor, está pecando de lo que acusa a las compañías que usan esta frase, de slogan publicitario exagerado.
Un saludo y gracias de todas formas por su comentario.

alérgicaalérgica

De todas formas reconozco que mis comentarios pueden estar también impregnados de cierta vehemencia por tocarme el tema tan de cerca. Sobretodo el primer comentario puesto que fue escrito desde la indignación de oir muchas veces lo de los “snobs que no quieren colorantes”. Mi intención no es poner en duda su conocimiento, sino que se plantee si efectivamente la normativa de etiquetaje no cubre al 100% esa inocuidad para el 100% de la población, con lo que todo lo que venga por encima de los estrictamente exigido, para mi, es bienvenido, siempre y cuando sea cierto, por supuesto.

MaríaMaría

Pese a que hay un gran progreso en este campo, sabemos que sí que hay una serie de aditivos que se ha comprobado que causan efectos en la salud, De hecho, estos han sido apartados. También se ha descubierto que algunos presentan efectos adversos a largo plazo. Por ejemplo, hay investigaciones médicas que cada vez encuentran más vínculos entre las alergias alimentarias y las intolerancias. Los consumidores no lo ignoran, como tampoco ignoran que estos resultados no son concluyentes. Si no, no se consumirían más alimentos con aditivos y sabemos que eso no es así en la mayoría de los casos.

Lo que pretendo recalcar es que es innegable que existe incertidumbre en esta cuestión, al margen de los intereses industriales. Y ante la incertidumbre, hay una minoría -aunque creciente- de consumidores que recurre a lo que ya se considera probado (por siglos de uso): que un alimento en buen estado de origen natural sin aditivos no causa de por sí perjuicios. Y huir de la incertidumbre es una postura racional (citando a la teoría de los juegos y a la social choice).

En mi opinión, lo que debería reflexionar la industria, los químifilos y los organismos reguladores es por qué han perdido la confianza de la gente, en lugar de criticarles y considerar que solo actúan por desinformación o manipulación. La moda verde no la iniciaron las industrias alimenticias, sino que éstas se han subido al carro, el origen de la desconfianza no es la publicidad engañosa.

Felices fiestas a todos.

SamSam

Absténganse de comentar en profundidad los NO licenciados en Quimica o similares por favor. Muchos haceis el ridiculo.

RocíoRocío

Hay muchos productos que no se pueden comercializar sin conservantes y punto. Yo no comería jamón cocido refrigerado si no trajera la ristra de conservantes que trae, lo tengo clarísimo. Creo que lo que es MUY INSEGURO es no utilizar conservantes y confiar en que los establecimientos van a respetar a pies juntillas la cadena de frío o que la compra la vas a llevar refrigerada en el maletero del coche o que cuando dicen ‘consumir antes de tres días una vez abierto’ vas a acordarte de cuando han pasado esos tres días. Si no se usaran conservantes, las intoxicaciones alimentarias serían un riesgo para la salud pública imponderable.

fafa

la ignorancia es la primera arma mortal del ser humano,es degradante que el ser humano, no sea lógico. Si no un a animal de carga que solo arrastra lo que le montan, dejando su sentido empírico y sucumbiendo
en la ignorancia

ElenaElena

Vale. Alguien sabe productos que de verdad no tengan conservantes ni colorantes?. Tengo una niña de 20 meses ALÉRGICA a esto. No se qué hacer.

jmmulet

Los conservantes y colorantes son una gama amplísima de productos de diferentes procedencias. Tu hija no puede ser alérgica a todos. Por ejemplo, el E-300 es el ácido ascórbico o vitamina C, presente en la mayoría de frutas. Lo primero que deberías es hacer las pruebas de alergia para saber concretamente que le produce la alergia (que seguro que son muy pocos compuestos) y luego evitar estos productos.

alérgicaalérgica

Es verdad q debes ir probando, hasta hace poco no había marcadores para este tipo de productos, hay para el pimentón pero por experiencia te digo que no es definitivo, probablemente porque casi ninguno de los q pone 100% natural lo es de verdad. Es probable q la alergia sea debida a los colorantes con base de pimentón, (E160 y derivados) ya q es de los a más las producen, pero por si acaso yo descartaría cualquier producto sospechoso con algo de color amarillo, a no ser q expresamente te ponga sin colorantes (ojo no sin colorantes artificiales pq el pimentón no lo es pero es probable q le de reacción). Yo evitaría: sopas de sobre, avecrem y parecidos, salsas de tomate (hay una del mercadona q es para hacer pan tumaca q no nos da reacción), bizcochos tartas etc de pastelerías (por blancas q parezcan suelen llegar colorantes, advierte al comprarla q tu hija es alérgica porque si sólo preguntas si lleva colorantes la mayoría te dirá q no, unos inconscientes), zumos envasados salvó los recién exprimidos refrigerados (hasta el momento no nos han hecho daño), por supuesto chuchee y derivados, los únicos gusanitos q podemos tomar son los jogitos (bueno piensa q tampoco probamos 1000 marcas, ves a una va mal y te ciñes a la q va bien), no usar azafrán en polvo aunque sea natural 100% natural (por experiencia muchos mienten y no vale la pena arriesgarse) pero si puedes usar azafrán en hebra. Palitos de cangrejo, tortillas hechas, pizzas preparadas etc evítalos. Los fiambres lee la composición, son bastante fiables, fíjate en el queso porque la mayoría lleva colorantes, igual q la mayoría de margarinas. Cereales corn flakes igual, ojo. Al comer fuera cuidado con salsas y carnes, fíjate bien pq hay en muchos sitios en los q echan pimentón o colorante para darle más color. Advierte q es alérgica a colorantes y pimentón porque la mayoría de la gente no los asocia, el pimentón no lo consideran colorante y te puede hacer mucho daño. Si puedes compra leche fresca, no por los colorantes pero si los conservantes. Y ahora mismo creo q es más o menos todo, llevamos ya varios años con esto y tenemos ya unos hábitos alimenticios, pero espero no olvidarme de nada. Eso si, la adrenalina cerca, y el antihistaminico también. Mucho ánimo porque se puede comer de todo pero hay q estar con mil ojos sobretodo al principio hasta q ya sabes de memoria q coger.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>