Creatividad científica y edad: deja la teoría para los más jóvenes

El joven Albert Einstein

Dos de los más grandes físicos, Dirac y Einstein, pensaban que con 30 años de edad un físico estaba acabado. Existía y existe la opinión, bastante generalizada, de que la creatividad, al menos en ciencia y sobre todo en física, es cosa de jóvenes. Los análisis realizados en el pasado habían mostrado que los científicos galardonados con el Nobel de física habían realizado sus contribuciones más relevantes a edades más tempranas que los ganadores del premio de química o que el de fisiología y medicina.

Pero quizás las cosas no sean exactamente así. Un estudio sobre los científicos galardonados con el premio Nobel en las tres disciplinas mencionadas a lo largo del siglo XX (entre 1901 y 2008, para ser exactos) ha permitido alcanzar conclusiones que solo en cierto grado se compadecen con las suposiciones antes dichas.

Efectivamente, a lo largo de ese periodo, quienes ganaron el Nobel de física realizaron su contribución más relevante a una edad (37) ligeramente inferior a la de quienes obtuvieron el de química o el de fisiología (40). La diferencia, aunque significativa, es ciertamente modesta. Sin embargo, en lo relativo a ese mismo criterio (edad a la que se había hecho la contribución merecedora del premio), sí hay grandes diferencias entre unas épocas y otras. A comienzo del siglo XX la edad a la que realizan esa contribución los galardonados con el premio era de 37 años en física y de 50 al final del periodo estudiado; en el de química pasa de 36 a 46; y en el de fisiología y medicina, de 40 a 45. Son diferencias muy importantes y, como veremos, obedecen seguramente a razones concretas.

En los tres campos considerados no son raras las grandes contribuciones realizadas por científicos jóvenes en los primeros años del siglo XX. En esa época, entre el 60% (físicos) y el 69% (químicos) de los premios Nobel de ciencia realizaron su contribución merecedora del galardón antes de los 40 años de edad, y alrededor de un 20% (para los tres campos) la realizaron antes de los 30. Sin embargo, a finales del siglo XX casi ninguno obtuvo el premio por aportaciones realizadas antes de los 30 años de edad; y antes de los 40 solo lo obtuvo el 19% de los físicos y ningún químico.

Pero además de esas tendencias generales, también se produce un fenómeno especial que solo afecta al cámpo de la Física, y que consiste en un aumento, a lo largo del primer cuarto de siglo, del porcentaje de científicos que realizan su gran contribución a edades jóvenes. En torno a un 30% de los ganadores del Nobel en la década de los veinte habían realizado su gran contribución con menos de 30 años, y en la de los treinta, alrededor de un 75% la habían hecho antes de los 40 años. A partir de esas fechas, las contribuciones por las que se otorgaron los premios fueron realizadas por científicos cada vez más mayores. Es precisamente el gran número de ganadores jóvenes del Nobel de física en el periodo 1920-1935 lo que marca la diferencia de esta disciplina con respecto a la química y a la fisiología.

Muy probablemente, el desarrollo de la mecánica cuántica, un nuevo campo del conocimiento que se inicia con Planck en 1900 y que se prolonga durante el primer cuarto del siglo XX, fue el causante de esa preponderancia de jóvenes físicos de gran nivel entre los galardonados cono el premio. Personajes como Heisenberg, Pauli y Dirac realizaron sus contribuciones merecedoras del Nobel antes de cumplir los 30 años. Y al respecto, es importante reparar en que ese primer cuarto de siglo fue un periodo de tiempo que se caracterizó por la prevalencia del trabajo abstracto-deductivo y por la obsolescencia del conocimiento anterior.

Otro elemento que debe tenerse en cuenta a la hora de valorar el que los grandes científicos realicen sus contribuciones más relevantes a edades cada vez más avanzadas es el del tiempo requerido para acumular el conocimiento básico de un campo del saber. Y dada la gran expansión que han experimentado las disciplinas científicas, cabe pensar que ese tiempo quizás ha venido siendo cada vez más prolongado.

Los autores del estudio idearon un modo sencillo de valorar en qué medida esos dos factores, -el carácter teórico o experimental de las contribuciones y el tiempo requerido para adquirir el necesario bagaje de conocimientos básicos en cada disciplina-, inciden en la edad a la que se realiza la contribución científica por la que se otorga el Nobel.

Por un lado, clasificaron los trabajos en dos grupos, en función del carácter más teórico o más empírico de la contribución y, por el otro, identificaron la edad a la que cada galardonado había alcanzado su máximo grado académico (el de doctor en el 98% de los casos), ya que consideraron esa edad como un indicador adecuado del tiempo necesario para adquirir los conocimientos básicos propios del campo científico. Y mediante un simple procedimiento de regresión lineal comprobaron que, efectivamente, los científicos cuyas contribuciones tenían una importante componente teórica realizaban su contribución más relevante 4,34 años antes (en promedio) que aquellos cuyo trabajo había tenido una mayor componente experimental. Y también comprobaron que por cada año de más que necesitaba un científico para alcanzar el grado de doctor, se prolongaba en 0,3 años la edad media a la que realizaba su gran contribución.

Después de realizado ese análisis, trataron de contrastar las conclusiones obtenidas a partir de ese procedimiento de regresión de lineal mediante otro tipo de comprobaciones independientes. De ese modo observaron que, efectivamente, las épocas en que había más contribuciones de carácter teórico eran aquellas en las que habían sido galardonados con el Nobel científicos cuya contribución había sido realizada en su juventud; y eso resulta especialmente evidente en el caso de la Física, campo en el que en la dácada de los 30 casi la mitad de las contribuciones fueron teóricas. Y también comprobaron que a lo largo de todo el siglo XX se fue prolongando progresivamente el tiempo necesario para que los ganadores del premio obtuviesen el título de doctor.

En síntesis, tenemos, por un lado, la prolongación del periodo de aprendizaje y adquisición de conocimientos básicos de una disciplina, prolongación que conlleva un retraso del momento en que los científicos realizan su contribución más relevante. Y por el otro, los trabajos con una mayor componente teórica se realizan a edades más tempranas. Al parecer este es un fenómeno acorde con lo que ocurre en otros contextos, en los que se ha observado que las contribuciones de carácter más abstracto y deductivo suelen realizarse a edades más tempranas que aquellas de carácter más inductivo y más basadas en conocimiento acumulado con anterioridad. Esa distinción es, además, consistente con un fenómeno conocido, como es el hecho de que las innovaciones más importantes en la historia de las matemáticas, que es la disciplina más abstracta y más basada en el método deductivo, han sido realizadas en numerosas ocasiones por personas muy jóvenes.

Así pues, y atendiendo al aspecto práctico de la cuestión, si eres un científico que ya ha superado la treintena, no desesperes, estás a tiempo de hacer tu gran contribución, esa que te abrirá las puertas del Nobel. Eso sí, procura dedicarte a cuestiones de carácter práctico o experimental; deja los asuntos teóricos para los más jóvenes.

Anexo: La relación que expresa la dependencia de la edad a la que se realiza la contribución merecedora del Nobel con respecto a la edad a la que se alcanza el grado de doctor y el carácter teórico/experimental de la contribución se muestra a continuación (entre paréntesis figuran los errores estándar de las estimaciones):

Edad contr. = 31,927 (2,812) + 0,304 (0,106) Edad doct. -4,434 (0,936) Contr. teórica

Las edades son variables cuantitativas (años); y el carácter de la contribución (Contr. teórica) es una variable categórica, que toma valor 1 cuando es teórica y valor 0 cuando es experimental.

Referencia: Benjamin F. Jones y Bruce A. Weinberg (2011): Age dynamics in scientific creativity PNAS 108: 18910-18914.


12 Comentarios

Participa Suscríbete

offler

No me parece buen criterio considerar los premios Nobel

En primer lugar porque dependen de un jurado que mucha veces ha dejado fuera a grandes avances. Pero aceptemos que algún criterio se tenía que seguir.

Ha habido muchos premiados “injustos”. Por ejemplo Penzias y Wilson fueron premiados por descubrir el fondo de microondas accidentalmente mientras instalaban una antena. Su edad para el descubrimiento no era relevante, ya que se encontraron un ruido sin saber lo que era. La “creatividad” haría que el premio lo mereciera Dicke, que era quien lo había predicho

Pero sobretodo porque el Nobel se da a personas vivas, y se da muchas veces con retrasos de 20, 30 o hasta 50 años, que son los que pasan hasta que se reconoce o verifica la importancia de su descubrimiento. En muchos casos gente que lo merecía ha muerto de vieja, y precisamente esta gente es la que haría subir más la estadística hacia las edades mayores.

Creo que sería mejor hacer estadística en algún premio científicos que se entregara al descubrimiento del año.

Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea)

“Ha habido MUCHOS premiados injustos” ¿Sí? ¿Cuántos son muchos?

Pero vayamos a la objeción principal: Las edades consideradas en el trabajo no son las de la concesión del premio, sino las que tenían los premiados cuando realizaron a contribución que les hizo merecedores del premio. Y eso se expresa, creo que con bastante claridad, en el texto.

offler

Pues mira, sólo con mi ejemplo ya hay 2, pero hay más similares. Este caso ilustra que Nobel premia a los descubridores (aunque no tengan ni idea), no a quienes desarrollan los conceptos. En cualquier caso ese no era mi argumentación

Pero en tu respuesta no contestas a mi “SOBRETODO”

Claro que se tiene en cuenta la edad a la que hicieron el descubrimiento, pero lo que digo es que en numerosas ocasiones, pasan muchos años hasta que se les reconoce, y han sido numerosos los casos en los que han muerto científicos que sin duda eran merecedores, y una vez muerto no hay reconocimiento con premio Nobel.

Luego, basarse en los Nobel quiere decir que es una estadística entre aquellos a quienes les dieron un premio, no entre aquellos que fueron más creativos, innovadores o que sentaron conceptos que han sido aceptados con posterioridad

Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea)

Es cierto, en mi primera respuesta no he contestado al SOBRETODO. Por alguna razón me he despistado. Sin embargo, creo que a los efectos de lo que el trabajo quiere analizar, lo que objetas no me parece especialmente relevante (aunque es evidente que puede que lo sea, por supuesto).
En primer lugar, muchos habrían de ser, entre los más de 500 analizados, los concedidos injustamente o los no concedidos por fallecimiento como para que ese factor alterase en una medida significativa las tendencias observadas; porque, además, es de suponer que esas injusticias o no concesiones se habrían cometido por igual en unas y otras épocas y en unas y otras disciplinas. En otra palabras, los factores a los que aludes no creo que introduzcan sesgos sistemáticos como para que afecten a las conclusiones principales.
Y en segundo lugar, concedo que no debe identificarse la obtención del Nobel con la condición de mayor creatividad de manera absoluta, pero si de lo que se trata es de realizar un estudio estadístico, dudo que haya ningún indicador mejor. La alternativa habría sido que los autores del trabajo hubieran seleccionado ellos a los 500 tipos más creativos en ciencia del siglo XX, con sus propios y muy particulares criterios. Simplemente, se han fiado de la Academia Sueca. Yo, en su lugar, no hubiese encontrado nada mejor. Salud.

CarlaCarla

“Así pues, y atendiendo al aspecto práctico de la cuestión, si eres un científico que ya ha superado la treintena, no desesperes, estás a tiempo de hacer tu gran contribución, esa que te abrirá las puertas del Nobel. Eso sí, procura dedicarte a cuestiones de carácter práctico o experimental; deja los asuntos teóricos para los más jóvenes.”

No estoy de acuerdo con esa conclusión. Por propia experiencia, en mi mismo y también en mi entorno, compruebo que la capacidad deductiva gana mucho con la experiencia. Yo creo que los aportes de jóvenes se deben a entrar nuevos en un campo en desarrollo, y la dificultad para los menos jóvenes es mantener la capacidad de trazar nuevos caminos intacta, cosa que se suele deteriorar con la edad (por “apalancamiento” más que nada). Pero en cuanto a capacidad intelectual pura y dura, en temas teóricos, cuanto más sabemos (salvo degeneración clara de capacidades cognitivas), con más y con más complejas herramientas contamos.

Y no, no es lo mismo la ciencia del principio del s. XXI que la de hace un siglo: el conocimiento es mucho más extenso y complejo, luego requiere más estudio previo. En eso estamos de acuerdo.

Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea)

Sí, uno tiende a pensar de sí mismo lo que dices. Yo lo pienso, por ejemplo, pero no está nada claro que así sea. Fíjate, por ejemplo, a qué edades han hecho sus grandes aportaciones gran número de matemáticos a lo largo de la historia. Pero lo cierto es que no lo sé. Lo que he leido en el artículo referenciado me ha parecido interesante y creo que los autores aportan explicaciones razonables. Más allá no estoy capacitado para llegar.

AguafiestasAguafiestas

Interesante post. Para hacer honor a mi nick voy a break las balls un poquillo, jeje.
Yo no despreciaría el hecho de que ahora un científico tarda más en ser investigador principal, en dirigir su propia investigación. Es muy raro que lo haga(mos) antes de los 40. Para mí esto es más importante que lo de que el conocimiento sea más extenso, etc. También era más extenso en el s. XX que en el XIX.
Un saludo

Maikelnai

Curioso. He estado leyendo un viejo artículo de Echegaray sobre el matemático noruego Niels Henrik Abel (que murió a los 26) titulado “El Newton del norte” en el que el Nobel Español (premio nóbel en literatura de 1904, por cierto, reconocido como injusto a día de hoy casi sin discusión) trata este mismo asunto de la edad y la genialidad.

XCXC

Chicos, chicos corrección…”sobre todo” son dos palabras no una (en esta conversación).

Abel MonasterioAbel Monasterio

Como todo comienzo, hay multitud de cosas “sencillas” que se descubren en un principio, por requerir “pocos” conocimientos y recursos, y las más complicadas toman más tiempo, conocimientos y recursos para hallarlas. Las personas más jóvenes tienen pocas o ninguna traba intelectual y/o social para idear nueva soluciones o nuevas ideas, circunstancia que les ayuda ir “más” rápido en los descubrimientos (relativamente) “fáciles”; para el caso de los descubrimientos más “difíciles”, se requieren más tiempo, por el hecho de acumular más conocimiento, por la consecución de recursos difíciles de obtener, y de los cuales DEBEN justificar su utilización.

IoIo

Me ha interesado el artículo.
Y los comentarios al mismo.

De otra parte traigo el recuerdo de los esfuerzos de quienes tratan de profundizar en una parcela del conocimiento por otra vía, no científica en la medida en que no es posible someter a experimentación sus propuestas. Uno de sus cultivadores, Miquel Bassols i Puig, acaba de publicar un trabajo, un libro, con un título realmente ingenioso a mis ojos: ” Tu Yo no es tuyo”. No lo he leído, ni sé si lo leeré.
Lo dejo anotado por si alguien interesado en las cuestiones del lenguaje, de la lenguas, del complicado modo en que los humanos accedemos a lo simbólico y hacemos nuestro, más o menos, un modo de expresar el mundo que percibimos y nuestro propio mundo interior, deseos, fantasías, miedos,… lle quiere echar una ojeada.
No está escrito en inglés…, ya.

Naukas es mi drogaNaukas es mi droga

“Dos de los más grandes físicos, Dirac y Einstein, pensaban que con 30 años de edad un físico estaba acabado.”

Realmente estos es falso. Einstein desarrolló la teoría de la relatividad general con 34-36 (la otra a los 25-26) así que difícilmente podía él pensar esto.
La creatividad tiene más que ver con el tiempo dedicado. Mirad la edad de Andrew Wiles o de Noether cuando hicieron sus grandes descubriemeintos.

5 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: El joven Albert Einstein Dos de los más grandes físicos, Dirac y Einstein, pensaban que con 30 años de edad un físico estaba acabado. Existía y existe la opinión, bastante generalizada, de que la creatividad, al menos en cien…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>