¡Hay vida en la Tierra! (Otra cosa es que sea inteligente)

La luz del Sol, reflejada sobre la Tierra, llega a la Luna y, de ahí, vuelve a nosotros. | Créditos: ESO/L. Calçada

Hace tan sólo unos momentos (el artículo se encontraba hasta hace unos minutos embargado) el Observatorio Europeo Austral (ESO, European Southern Observatory) ha dado a conocer un “experimento” con el cual pretendía demostrar la existencia de vida… en la Tierra. Sí, puede sonar un poco raro, y de hecho enfocar un telescopio como el VLT (que en realidad son cuatro telescopios con espejo primario de 8 metros) hacia la Luna debe ser un “chuchazo” de luz impresionante.

Imagínense: se analiza la luz que vemos de la Luna, que proviene de la luz reflejada de la Tierra (que, a su vez, proviene del Sol). Es decir, que lo que hacen es analizar nuestro reflejo, ya que nuestro satélite hace de espejo.

La idea era aplicar de una manera novedosa una técnica ya existente para, una vez encontremos planetas más allá del Sistema Solar (los denominados exoplanetas) similares a la Tierra, podamos determinar si hay vida en ellos. Por supuesto, la tecnología tendrá que avanzar mucho para que podamos hacer esto con total fiabilidad (actualmente se ha conseguido determinar la presencia de algunos elementos, como el potasio, en las atmósferas de algunos planetas gigantes gaseosos).

Analizando la luz reflejada por la Luna los investigadores “descubrieron” que en nuestra atmósfera se dan ciertas combinaciones de gases que delatan la presencia de vida orgánica. Tal y como se afirma en la nota de ESO, en nuestra atmósfera “los principales gases biológicos que se producen son el oxígeno, el ozono, el metano y el dióxido de carbono”, pero estos gases pueden estar ahí sin que implique la existencia de vida.

Esto me recordó que, en las misiones enviadas a Marte no se busca “vida” en sí misma, sino que se estudia el ambiente, intentando determinar su habitabilidad en el pasado. Al parecer, una vez que la vida deja de existir, deja pocos rastros: por ejemplo, el metano puede desaparecer de una atmósfera en unos pocos cientos de años si no se repone por una fuente activa. La desaparición de la vida puede implicar la desaparición de todo rastro de su paso por el planeta… (corramos un tupido velo).

Lo realmente interesante de este estudio realizado con el VLT es que el equipo ha analizado el brillo de la Tierra aplicando la técnica de la espectropolarimetría. Y es que la luz reflejada por un planeta se polariza, mientras que la de la estrella no. Así puede distinguirse de algún modo la potente luz que emite la estrella del débil reflejo que nos llega del objeto planetario. La polarización implica que el campo magnético y el campo eléctrico de la luz “vibran” en una dirección determinada. La espectropolarimetría analiza tanto el espectro electromagnético como la polarización. Esto podría abrir las puertas a una futura técnica que se utilizaría con el fin de saber si el exoplaneta que estamos observando cuenta con océanos o con vegetación. Lo de que haya vida inteligente ya es otra historia.

Nota de prensa de ESO: http://www.eso.org/public/spain/news/eso1210/

Artículo científico y equipo de investigación:

ResearchBlogging.orgSterzik, M., Bagnulo, S., & Palle, E. (2012). Biosignatures as revealed by spectropolarimetry of Earthshine Nature, 483 (7387), 64-66 DOI: 10.1038/nature10778

El equipo está compuesto por Michael F. Sterzik (ESO, Chile), Stefano Bagnulo (Observatorio de Armagh, Irlanda del Norte, Reino Unido) y Enric Palle (Instituto de Astrofísica de Canarias, Tenerife, España)


6 Comentarios

Participa Suscríbete

DarkSapiens

Bueno, el tema de la presencia de los gases oxígeno, ozono, metano y dióxido de carbono es que se den de forma simultánea (y en determinadas proporciones).

Que se detecten algunos de estos gases no diría nada por sí mismo, por ejemplo el oxígeno puede producirse por disociación de las moléculas de agua (tanto en estado líquido como en hielo) debido a la radiación, y el ozono de forma parecida a partir del oxígeno. El dióxido de carbono es muy común en atmósferas planetarias, ya que forma la mayor parte de las de Marte y Venus, y el metano es común en los planetas exteriores. Peeero si tenemos a la vez metano y oxígeno en una atmósfera, por poner un ejemplo, éstos acabarán por combinarse hasta que uno de los dos desaparezca en no demasiado tiempo. Si los encontramos coexistiendo significa que hay algún mecanismo que está produciendo actualmente esos gases, y el mecanismo podría ser biológico :)

Un saludo!

XurxoXurxo

Me encanta esta ciencia elegante. La Tierra se mira en la Luna, ese espejo plateado, para conocer su reflejo y aplicarlo en la búsqueda de otros mundos habitados. Y luego hay quien dice que la ciencia acaba con la poesía.

davifedavife

¿Que la ciencia acaba con la poesía?

¡La ciencia es la poesía de la realidad!

DarkSapiens

La verdad es que se puede hacer una analogía de esta observación así: si quieres encontrar a alguien que se te parezca, tienes que mirarte al espejo antes 😉

Saludos!

NataliaNatalia

Comentario a través de facebook de mi amigo Ruyman Azzollini:

“En este trabajo publicado en Nature (el 2º autor es Enric Pallé, del IAC), han aplicado una nueva técnica, usando espectropolarimetría para analizar la luz “cenicienta” (luz de la Tierra reflejada en la luna, esa que hace que veamos, a veces, la parte de la luna no directamente iluminada por el sol de un color grisáceo), para buscar “biomarcadores” en la Tierra. Por partes: a) biomarcadores son combinaciones de distintas especies moleculares (oxígeno, ozono, metano, etc.) que se hayan fuera del equilibrio químico, es decir, cuyas abundancias sugieren la presencia de Vida, que mantiene esas concentraciones fuera de lo que sería de esperar si fueran de origen “abiótico”, como por ejemplo causadas por volcanes. Vamos, que están buscando los pedos que se tiran las vacas, y el verde de los prados que pastan (pa’l caso, las bacterias son como vacas); b) “espectropolarimetría” significa hacer espectroscopía, es decir, obtener espectros, y además separar los fotones que tienen una determinada “orientación del campo eléctrico”. ¿Por qué y para qué? Pues porque los fotones reflejados por la Tierra tienen una orientación preferente, a diferencia de los que vienen del sol. Con esta técnica sería más fácil distinguir el espectro reflejado por un exo-planeta del de su cegadora estrella correspondiente. Es decir, que esta ténica podría facilitar el encontrar signos de vida en un planeta orbitando otra estrella. Otro pasito más… “.

Así da gusto 😉

tralaratralara

Ahora, cada vez que alguien se queje de que me he tirado un pedo, le contestaré que el metano es una maravillosa prueba de la existencia de vida en el universo.

¡Muchas gracias por darme tan cósmica excusa!.

2 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: La luz del Sol, reflejada sobre la Tierra, llega a la Luna y, de ahí, vuelve a nosotros. | Créditos: ESO/L. Calçada Hace tan sólo unos momentos (el artículo se encontraba hasta hace unos minutos embargado) el Observatori……

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>