Nada está escrito en piedra

Cuando estudiaba en el cole nos decían que con las neuronas que nacías morías. En todo caso, con algunas menos. También nos decían que una mujer nace con todos los óvulos que es capaz de producir en su vida (nace con todas las células germinales que darán lugar a los óvulos de su vida, ni una más). Pues bien tanto una como otra cosa han resultado no ser ciertas.

El primer mito cayó ya hace años cuando se descubrieron un par de regiones cerebrales donde se produce nacimiento de nuevas neuronas (neurogénesis) a partir de células indiferenciadas (en el hipocampo y la zona subventricular). Como suele pasar con todos los pioneros aunque los primeros “avistamientos” de neuronas nuevas sucedieron ya por la década de los 60, la comunidad científica no aceptó esta realidad hasta los 80 (sin embargo, aún existen dudas sobre su autenticidad, para una revisión recomiendo leer a Neurophylosophy). Y ahora parece que acaba de caer el segundo mito, el de la capacidad reproductora predeterminada de nacimiento.

Como aprendíamos en el cole, las células germinales con capacidad de división celular por mitosis, que darán lugar a los óvulos, migran a los ovarios en la semana 5 de gestación. Y ya desde la semana 8 y hasta los 6 meses de edad se diferencian en oocitos primarios que entran ya en la primera fase de meiosis (otro tipo de división celular en que las células hijas tienen la mitad de cromosomas que las “madres”, típicamente óvulos y espermatozoides) y se empieza a formar el folículo. Sin embargo, todo el proceso se queda en stand by hasta la maduración sexual de la pubertad. (más) Según esto, a los 6 meses de edad ya tienes todos tus pre-óvulos listos y no se esperan nuevas incorporaciones. Sin embargo…

En un artículo publicado esta semana en Nature Medicine, Yvonne White y Cia., demuestran que es posible purificar células germinales mitóticas de mujeres en edad reproductora, no de embriones en desarrollo, que eran el único estadío en que se creía que existían este tipo de células y más aún desarrollar in vitro estas células germinales hasta óvulos e incluso, in vivo.

A nadie se le escapa el potencial de este descubrimiento pues podría suponer una revolución para el tratamiento de ciertos problemas de infertilidad. En caso de existir atrofia folicular, por ejemplo, podrían intentar aislarse estas células en la paciente y desarrollarlas in vitro para la fertilización sin necesidad de recurrir a donantes de óvulos…pero como todo, este es un campo en desarrollo y habrá que esperar y ver.

Mientras tanto yo me muero de ganas de ver cual será el próximo dogma en caer. Se admiten apuestas.

————————–
Referencia:

ResearchBlogging.orgWhite, Y., Woods, D., Takai, Y., Ishihara, O., Seki, H., & Tilly, J. (2012). Oocyte formation by mitotically active germ cells purified from ovaries of reproductive-age women Nature Medicine DOI: 10.1038/nm.2669

Bioquímica de-formación que tras un picotear por unos cuantos campos (genética clínica,inmunología, biología de sistemas) acabó decidiendo que lo suyo era darle al coco, literalmente. Y de Asturias (tras un pequeño de-tour) emigró a Munich a estudiar el sistema nervioso de esos bichinos peludos tan monos (por las dudas hablo de ratones, no hombres). En el tiempo libre que me queda escribo un blog sobre neurociencia y otras cosas, según el humor de la musa.



Por Rosa García-Verdugo
Publicado el ⌚ 12 marzo, 2012
Categoría(s): ✓ Neurociencia