Alerta magufo: Silicio Orgánico de 5ª Generación

Silicio en polvo | Wikicommons

Estaba el otro día en una de las habituales reuniones interdisciplinares que tienen lugar en Cambridge, en la que ingenieros, biólogos, bioquímicos, etc… discutimos acerca de los más variados temas… bueno, vale, estaba en el pub un viernes por la tarde, cuando uno de mis amigos me dijo más o menos lo siguiente: “oye, he visto que tienes un blog, y he pensado que igual podrías hablar de un tema que me huele a estafa. A mi tía le han recomendado agua con silicio, que vende un francés, ya te mandaré la información”. Mi amigo nunca me envió la información, pero buscando por internet descubrí a qué se refería.

A su tía le habían recomendado Silicio Orgánico de 5ª Generación (OS5).

El silicio (Si) es un metaloide, el segundo elemento químico más común de la corteza terrestre, donde se encuentra en forma de silicatos. Tiene varias aplicaciones industriales en forma de silicatos o de sílica (dióxido de silicio, SiO2), entre otras para arcillas, cerámicas, fibra óptica,… También forma parte de las siliconas y, en su forma purificada, el silicio es muy importante en electrónica por su capacidad como semiconductor (¿les suena Silicon Valley?). En cuanto a su papel biológico, algunos organismos, como las esponjas, lo usan para construir sus esqueletos. Además parece ser importante para muchas plantas. Sin embargo, los animales parecen necesitar sólo trazas de este elemento, y no está claro su papel.

Los animales (incluido el ser humano) pueden conseguir silicio de la comida en forma de sílica y silicatos. Los alimentos derivados de las plantas, particularmente de los cereales, son muy ricos en silicio, mientras que los de origen animal tienen bajos niveles de este elemento. El ácido ortosilícico (Si(OH)4) es la principal forma en que se encuentra el silicio en el agua y otros líquidos (incluyendo la cerveza) y es la fuente de silicio más accesible para el hombre.

¿Qué es el OS5? Es monometilsilanetriol (CH3-Si-(OH)3). Fue desarrollado por el francés Loïc Le Ribault. Se encuentra en distintos productos comercializados en España por Silicium España Laboratorios SLU. Según sus defensores, el silicio es muy importante para el organismo, y el OS5 es la mejor forma de conseguir este compuesto tan necesario.

¿Qué hay de cierto en todo esto?

Para empezar, una primera búsqueda en una base de datos de literatura biomédica (PubMed) no muestra ninguna referencia a los beneficios del OS5. Lo siguiente fue echar un vistazo a las referencias que ofrece la página web de la empresa, y aparecen entre otras las siguientes:

  • La revista DSalud
  • La revista Medicina Holística
  • Le journal de la Santé naturelle Pratiques de Santé
  • La revista Athanor (que se subtitula como “Una puerta al nuevo paradigma” y tiene artículos sobre “Curación Cuántica”)

Solo con ver el apoyo bibliográfico ya se huele la magufada a la legua. Además, si uno se detiene a leer alguno de los artículos, puede descubrir otras características comunes a varios de estos productos milagro:

– Indicaciones: aunque en principio la empresa califica al OS5 como útil para la piel y las articulaciones, se puede leer que es beneficioso para enfermedades cardiovasculares, para el cáncer, para el dolor, para enfermedades neurodegenerativas, etc…

Si es así, ¿cómo es que no le dieron el Nobel al Dr. Le Ribault? Probablemente por el malvado lobby de la industria farmacéutica que va en contra de los genios como él.

Según cuentan sus hagiógrafos, este genio francés (geólogo de formación) fue una de las mentes más preclaras de los últimos años y poco menos que debería estar enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de París. La verdad es que fue condenado a un año de cárcel por practicar la Medicina sin permiso.

– Método de funcionamiento: según un extracto de la conferencia que el Dr Le Ribault dio en 2005 en Madrid, el compuesto tiene un método de funcionamiento que no tiene ni pies ni cabeza:

A la pregunta de por qué funciona, Le Ribault responde: “No lo sé”. Considera que una célula con buena salud tiene bien alineados sus polos negativo y positivo, que emigran y pierden su equilibrio al ser dañada la célula: “OS5 es una molécula extremadamente inestable, sus cargas positivas y negativas no paran de girar. Al beberlo o aplicarlo en una zona lesionada, se siente una impresión de frío/calor, un hormigueo o picor eléctrico. Al beberlo incluso se siente cómo se dirige a las zonas afectadas. Mi hipótesis es que el silício orgánico OS5 intercambia sus cargas eléctricas con la célula y hace que sus polos se reequilibren. Aunque es sólo una hipótesis, no hay otra de momento”

¿Cuál es la realidad?

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) en un informe de 2009 [1], no se ha establecido la esencialidad del silicio para el ser humano ni se ha descrito el papel funcional que pudiera tener. No existe una dosis recomendada de silicio que deba ingerirse. El informe concluye que no puede asegurar la seguridad de la fuente de OS5 ni la biodisponibilidad de silicio desde esta fuente. Otro punto interesante del informe es que los peticionarios afirman que una vez absorbido, el OS5 se metaboliza a ácido ortosilícico, que es la forma presente en agua y otros líquidos, como señalé anteriormente.

Si al final el OS5 se convierte en ácido ortosilícico, ¿qué beneficios aporta? Según sus vendedores, una mejor absorción de silicio. ¿Es esto cierto? Según el único artículo que he encontrado en PubMed [2], la absorción del OS5, medida como silicio excretado en la orina, es del 64% y es idéntica a la que se obtiene bebiendo cerveza sin alcohol. Si se ingieren judías verdes, la absorción es del 44%. Por cierto, el director del estudio señala un posible conflicto de intereses porque ha sido consultor para varios suplementos alimenticios con silicio.

Por último, en 2009 la Comisión Europea publicó una modificación de la lista de “Sustancias vitamínicas y minerales que pueden utilizarse en la fabricación de complementos alimenticios”[3]. En esta lista, no aparece el OS5 (monometilsilanetriol) y las únicas formas permitidas son el ácido ortosilícico estabilizado con colina, el dióxido de silicio y el ácido silícico. Ante la imposibilidad de comercializar su compuesto, la empresa tuvo que modificar su producto y lo anunció con este vídeo:

Como se puede ver, ya no hay monometilsilanotriol, sino ácido silícico más extracto de Equisetum arvense (cola de caballo), una planta rica en silicio. Por lo tanto, ahora ya no hay silicio orgánico de 5ª generación, sino el mismo silicio que se puede encontrar tomándose una cerveza o comiendo vegetales. Además, todavía hay que demostrar que haga falta suplementar la dieta con silicio.

En conclusión, si ya el producto mágico rebosaba pseudociencia por todas partes, ahora que perdió la magia no tiene ningún sentido que la gente siga confiando en él. Mejor vayan a tomarse una cerveza (con o sin alcohol, como prefieran).

———————- Este artículo participa en los Premios Nikola Tesla de divulgación científica y nos lo envía Moisés García Arencibia, investigador postdoctoral en enfermedades neurodegenerativas, actualmente trabaja en la Universidad de Cambridge. Es autor de El Blog Falsable y podéis seguirle en twitter en @moigaren.

Esta entrada participa en la XIV edición del carnaval de química, que en esta ocasión se aloja en el blog Educación Química, de Bernardo Herradón.

———————- Referencias:

[1] Scientific Opinion of the Panel on Food Additives and Nutrient Sources added to Food on a request from the European Commission on monomethylsilanetriol (organic silica) added for nutritional purposes to food supplements. The EFSA Journal (2009) 950, 1-12.

[2] Sripanyakorn S et al. (2009) The comparative absorption of silicon from different foods and food supplements. Br J Nutr 102: 825-34.

[3] Reglamento (CE) n o 1170/2009 de la Comisión, de 30 de noviembre de 2009 , por la que se modifican la Directiva 2002/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y el Reglamento (CE) n o 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo relativo a las listas de vitaminas y minerales y sus formas que pueden añadirse a los alimentos, incluidos los complementos alimenticios (Texto pertinente a efectos del EEE)

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.