Cancerbero de la física

A lo largo de la carrera de físicas hay una serie de conceptos o modelos que se estudian una y otra vez desde diferentes aspectos.

En la UCM al menos, dos de los más recurrentes son el oscilador armónico (en formas tan variadas como péndulos, circuitos electrónicos o cristales) y la histéresis (magnética y mecánica, las más queridas entre el alumnado). Esto se debe a que la Naturaleza es recurrente en muchos casos.

Sin embargo, hay tres principios, las tres cabezas del can Cerbero, que no es que se correspondan con muchos procesos físicos, sino que “coartan” y limitan cualquier situación, intercambio, reacción o interacción que se pueda producir en CUALQUIER rama de la física (y la química, y las ingenierías, claro).

¿Estamos hablando de física clásica, relatividad o cuántica de campos? No importa, que los tres protagonistas de esta entrada llegarán para imponer su ley, su criterio, frente a cualquier otra consideración.

Como muchos ya sabrán, me estoy refiriendo a los 3 Principios de la Termodinámica. No he conseguido encontrar la cita, pero creo recordar que un físico de los buenos, un peso pesado, dijo que si tu teoría era bella, tenía muchas posibilidades de ser cierta, pero si contradecía los principios de la termodinámica, era errónea. Así que, en un arranque de vanidad, me lanzo a intentar explicar qué son y qué significan estos tres principios. Y lo más importante: qué consecuencias reales tienen.

La 1º de tres cabezas

El primer principio de la termodinámica es el de conservación de la energía. Esa frase muy conocida que dice “la energía ni se crea ni se destruye; se transforma”, que tanto han tergiversado los bufones de las pseudociencias y contactos con el más allá, es la síntesis total de este primer principio. Podemos verlo de una forma algo más precisa diciendo que establece que la variación de energía de un sistema durante cualquier transformación (cambio de volumen, temperatura, interacción entre partículas…) es igual a la cantidad de energía que el sistema intercambia con el entorno, siendo negativa si el sistema le da energía al entorno y positiva si es el entorno el que le cede energía.

En cuanto al “entorno” quiero decir un par de cosas. En termodinámica, cuando se habla del “sistema” y del “entorno” debe quedar claro a qué nos referimos. El sistema se refiere al sistema físico (gas, partículas, recipiente…) que nos interesa estudiar. Ya sea un pistón que presiona un gas o un recipiente aislante con un líquido en su interior; dos partículas que colisionan entre ellas o dos compuestos químicos reaccionando entre ellos, sólo nos interesa su energía y la forma en que evolucionan en el tiempo. Todo lo demás que les rodea, fuera del recipiente que contiene nuestro sistema, o fuera de los límites que lo enmarcan, es lo que llamamos entorno. Y el entorno puede ser el resto del universo (de una manera estricta, lo es), pero no nos interesa su evolución más allá de la forma en que intercambia energía con el sistema. Ya puede explotar una supernova o producirse una explosión nuclear, que en principio, sólo nos interesa qué cantidad de energía y de qué forma, se intercambia con nuestro experimento.

No hay una demostración formal de esta afirmación desde un punto de vista termodinámico, ya que es un principio, es decir, un axioma dado. Eso sí, estos principios se basan en la observación de los fenómenos físicos y no son arbitrarios en ese sentido.

En esta situación, los físicos debían o bien rechazar la conservación de la energía como un principio de la física, o encontrar “la fuga” de la energía sobrante. En este caso, hablo de la desintegración beta en la que un neutrón se desintegra en un electrón (o también un protón se desintegra en un positrón o anti-electrón). Resulta que esta desintegración tiene una falta de energía, ya que la energía inicial es mayor que la final. Así que Wolfgang Pauli predijo que debía existir una partícula con ciertas características y muy difícil de detectar que se llevase la energía que faltaba. Así fue como se postuló por primera vez el neutrino (más concretamente, el anti-neutrino).

La famosa desintegración beta | Wikicommons

Por otro lado, la energía tiene una correspondencia con la masa, siendo dos aspectos de la misma cosa. Esto lo sabemos gracias a la relatividad de Einstein, de forma que la masa puede convertirse en energía y viceversa. Lo cual sólo es un añadido al principio de la termodinámica que, cuando se formuló, no tenía en cuenta efectos relativistas. Podemos decir, por tanto, que la energía-masa se conserva.

Por muy grande que lo hagas, no funciona

Ahora viene lo bueno. Si uno navega por Internet podrá descubrir que este principio ha sido completamente destruido desde hace mucho tiempo. Esto es porque puede encontrar miles de vídeos en Youtube, páginas y blogs en los que mediante sencillos montajes con imanes, cables y espiras se obtienen máquinas de movimiento que generan energía de la nada.

Son los llamados móviles perpetuos de primera especie, esto es, máquinas que son capaces de generar energía de la nada con sólo ponerlas en funcionamiento, pero que no han podido comercializarse debido a las grandes compañías petroleras y de energía que no quieren ver arruinado su negocio. Bien, animo a todo curioso que intente fabricar estos modelos, el que quiera, que descubrirá que el suyo no funciona. Resulta que son todos fraudes.

Uno puede ver múltiples argumentos en los blogs, comentando que está pensando hacerlo más grande para que funcione, que al ser pequeño no lo hace, etc. El resultado será que nunca funcionarán, o si funcionan, que tienen algún truco (normalmente un motorcito con su pila).

Tras ver la primera, veamos quién es la segunda cabeza del monstruo.

Enemiga de la eficiencia

En este apartado hablaremos del segundo principio de la termodinámica. Hemos visto que el primer principio establece la imposibilidad de que una máquina produzca energía (o la destruya), de manera que sólo permite que la energía se transforme. Pero, ¿puede transformarse de la manera que quiera? Ahí entra en juego el segundo principio, que limita la forma en que la energía se transforma. Algo que resulta muy útil para el diseño de máquinas eficientes (en el sentido que aprovechan bien la energía que se les proporciona para realizar un trabajo).

Esta segunda ley o principio ha sido un limitante muy grande en el desarrollo de la tecnología, motivo por el que ha sido desafiada durante muchísimos años con el fin de conseguir máquinas que realizasen trabajo a partir del calor recibido del entorno. Porque el segundo principio permite que todo el trabajo que se realiza contra un cuerpo se convierta en calor (por ejemplo, un trozo de metal al que friccionamos constantemente, termina aumentando su temperatura), pero impide que el calor se transforme íntegramente en trabajo. Definiendo esto, hay dos formulaciones equivalentes de este principio debidas a Lord Kelvin y a Clausius. El primero postuló el segundo principio como sigue:

Una transformación cuyo resultado final sea únicamente la transformación de trabajo del calor extraído de una fuente, estando todo a la misma temperatura, es imposible.

Comentemos el significado de estas dos líneas. Si tenemos dos objetos, uno de ellos una máquina y el otro lo llamamos fuente de calor, para conseguir que la máquina funcione, la fuente debe estar a una temperatura superior. Como ejemplo sencillo tendríamos la máquina de vapor: la caldera está a una temperatura mayor que el agua que hay en la máquina, de forma que consigue que esta evapore y mueva unas turbinas al salir de los conductos debido al aumento de presión que se produce al convertir en vapor el agua. Lo que dice el enunciado de Kelvin es que si la caldera estuviese a la misma temperatura que el resto de la máquina (incluyendo el agua en “resto de la máquina”), no conseguiremos obtener trabajo, ya que no conseguiremos evaporar el agua.

Esto es sencillo si nos vamos a la física a nivel molecular o atómico. La temperatura de un cuerpo se puede ver como un índice que nos dice cómo de rápido se mueven las partículas de ese cuerpo. Es decir, nos ida una idea de cuánto vibran sus partículas: cuanto más temperatura, mayor será ese movimiento o vibración. Por tanto, imaginemos que ponemos dos cuerpos juntos, que están a la misma temperatura. Cuando choquen las partículas en la frontera entre los cuerpos, de media no se van a transferir energía, ya que tienen ambos el mismo grado de velocidad o vibración.

Sin embargo, si uno de ellos está a gran temperatura respecto al otro, en cada choque, las partículas del primero se frenarán un poco mientras que las del segundo se acelerarán. Como cuando golpeamos una bola de billar con otra a gran velocidad. Eso es la transferencia de energía que llamamos conducción. Así que es fácil ver que si ambos cuerpos están a la misma temperatura, no se transferirá energía de uno a otro, por lo que no podremos hacer trabajo.

La forma en que describió Clausius este principio es como sigue:

Una transformación cuyo único resultado final sea la transferencia de calor desde un cuerpo a una temperatura dada a otro cuerpo a una temperatura superior a la anterior es imposible.

Vemos ahora el significado de esto. En primer lugar, si nos pasamos de nuevo a una visión microscópica, vemos que si un cuerpo está a temperatura inferior a otro no podrá pasarle energía por lo que hemos visto de las partículas chocando y transfiriéndose energía. Por tanto, el enunciado tiene sentido. En segundo lugar, comentar que ambos enunciados son equivalentes, pero no lo demostraremos (si alguien está interesado, ver Enrico Fermi, p. 30, “Thermodynamics”).

En conclusión, el segundo principio nos dice cómo se puede transformar la energía, y descarta la posibilidad de que se pueda construir una máquina que realice un trabajo sin recibir energía de un foco a mayor temperatura (a nivel más prosaico: no puede funcionar una máquina sin recibir constantemente energía, ya sea por electricidad, combustible…).

La entropía, reversibilidad y la muerte térmica del Universo

La tercera cabeza del monstruo, según hemos ido construyendo el artículo, resultaría ser el tercer principio que sería el siguiente:

Al llegar al cero absoluto, 0 K, cualquier proceso de un sistema físico se detiene.

Al llegar al cero absoluto la entropía alcanza un valor mínimo constante.

(Wikipedia)

Es decir, en el cero absoluto no habría vibración de átomos, ni reacciones químicas ni emisión de energía… Pero la utilidad de este principio es a un nivel matemático en el sentido de que permite establecer un origen para eso llamado entropía. Así que la verdadera cabeza del monstruo es más concretamente la entropía, una propiedad de los sistemas físicos que vamos a intentar explicar en los siguientes párrafos.

El señor Boltzmann, de la entropía

Para empezar hay que explicar primero qué es una transformación reversible y una irreversible.

La primera sería una transformación de un sistema desde un estado a otro pasando siempre por estados intermedios de equilibrio.

¿Qué significa esto?

Pues que si hacemos que un gas, por ejemplo, se expanda muy lentamente, de manera que no se produzcan turbulencias ni cosas parecidas, hasta un estado final en el que ocupa el doble de lo que ocupaba al principio, podemos conseguir revertir el sistema a su estado inicial de manera que el sistema ni ha ganado ni ha perdido energía.

Sobra decir que en el mundo real no existen transformaciones reversibles: el rozamiento, el hecho de que no tenemos recipientes completamente aislados y siempre hay fugas de gas, calor, etc., hacen que sea imposible tal cosa.

La entropía es una magnitud física que, hablando pronto y mal, da idea del desorden del sistema. Un sistema ordenado, como una estructura cristalina, tendría menos entropía que en mismo cristal pero fundido, hecho líquido. En realidad, es más sutil que eso, y lo veremos un poco más adelante.

El caso es que la ecuación para la entropía es una desigualdad. La variación de entropía de un sistema es mayor o igual a la variación de calor partido por la temperatura. Resulta que cuando el sistema está aislado del entorno, la variación (o intercambio) de calor es cero, como es lógico.

Por tanto, operando la ecuación que quedaría S(B)-S(A)>=0 obtenemos lo siguiente: S(B)>=S(A). Resumiendo esto, S(B) sería la entropía del sistema al final de una transformación cuando alcanza el estado B, y S(A) es la entropía del sistema al principio, antes de sufrir el cambio de estado. Por tanto, la entropía de un sistema aislado siempre aumenta o se mantiene constante.

Este resultado es algo confuso quizá, pero establece el hecho de que un sistema físico (un gas, por ejemplo) siempre va a ver como su entropía, que recordemos indicaba el “desorden” del sistema, se mantiene constante o aumenta. Se mantendrá constante cuando el proceso que cambia el sistema (aumento de volumen, por ejemplo) se produzca de manera muy lenta y muy suave (lo que se llamaría proceso reversible) y aumentará cuando el proceso sea más “violento” o repentino. En este caso, el proceso sería irreversible.

¿Y este follón, que sentido tiene? Bueno, descubrámoslo aplicándolo al Universo entero. El Universo, si lo definimos como “todo lo que es”, es un sistema cerrado. Esto es porque como no existe nada más, aparte del Universo, no hay nada con lo que intercambiar energía. Si hubiese algo más aparte del Universo, automáticamente nuestro Universo incluiría eso nuevo (ya que Universo se define como todo lo que existe), y volveríamos al caso anterior. Así que estaríamos en el caso que acabamos de ver para la entropía: S(B) es mayor o igual a S(A). Así que si el Universo sólo contuviese procesos de los reversibles, que son suaves y lentos, podría mantener constante su entropía, o nivel de desorden.

Sin embargo, en el Universo ocurren cataclismos y reacciones que no son, desde luego, procesos suaves y lentos. Explosiones de supernova, agujeros negros absorbiendo materia, choques galácticos… en todos estos procesos la entropía del Universo aumenta llegando cada vez más a un estado estable de máxima entropía. Esto significa el mayor nivel de desorden posible, donde la energía está en su forma más degradada. Es la llamada muerte térmica del Universo.

¿Y qué limitación impone esto a la física? Pues en cierto modo, establece hacia donde apunta la flecha del tiempo. Expliquemos esto, a ver si consigo hacerlo entendible: en cierto sentido, la física es reversible. Es decir, sus ecuaciones son simétricas respecto al tiempo de tal forma que no importa en qué “dirección” temporal nos movamos, físicamente serían válidas.

Por poner un ejemplo, si tenemos un billar y una bola blanca que golpea a las demás cuando están colocadas en un triángulo, sabemos que el “sentido correcto” sería en el que las bolas terminan desperdigadas por el tapete. Pero físicamente (al menos, según la física clásica), sería posible también una situación inversa en la que las bolas rebotan en sentido contrario hasta que llegan a situarse juntas en el tapete y la blanca en su sitio. El único motivo por el que el sistema no sería reversible es debido a la entropía. Antes comentábamos que indica el “grado de desorden” y ha llegado el momento de matizar esto.

A ver quién dibuja una flecha temporal…

Tenemos que imaginar un mapa, en el que hay regiones distintas. Estas regiones serían equivalentes a estados del sistema: por ejemplo, una región donde todas las bolas estarían colocadas en el triángulo.

Cada punto de esta región representaría una posible configuración: por ejemplo, un punto sería el que representase las bolas colocadas de forma alterna y por orden numérico (color sólido, franja, color sólido, franja…); otro punto el que fuese como el anterior, pero la bola negra estuviese en otra posición distinta del centro.

Ambos puntos representarían la situación de máximo orden en la mesa de billar, pero por otra parte, a nivel de las bolas en concreto (en un gas hablaríamos de nivel microscópico) serían distintos.

Otra región sería aquella que representase todas las bolas desperdigadas por el tapete de una forma determinada: una bola cerca de una esquina, dos en el centro y otras agrupadas en el otro extremo, por ejemplo. Esa región contendría puntos que tendrían la misma posición de las bolas, pero cada punto representaría una combinación distinta de las bolas.

Bien, pues la entropía representaría en realidad, la probabilidad de estar en una de las regiones del mapa que hemos imaginado. Por tanto, cuantas más combinaciones posibles, cuantos más puntos en definitiva, tenga cada región, más probabilidad tendré, consecuentemente, más entropía. Esta idea se la debemos a Boltzman y es de gran utilidad. Hay que darse cuenta que, en general, para estados ordenados, tenemos menos puntos en la región, por lo tanto, tenemos menos probabilidad, por lo tanto, tenemos menos entropía. Y en sistemas desordenados, hay más variabilidad, más puntos, más probabilidad, más entropía. Tenemos ya una representación de la entropía en función de algo más entendible y no como una propiedad extraña de los sistemas que estudiemos.

Así que la entropía nos da una idea de cómo va a evolucionar un sistema físico: cuantos más puntos tenga una región, más probable es que el sistema termine en alguno de sus estados, así que la imagen que hemos usado del billar y las bolas será muy simétrica respecto al tiempo, pero la entropía nos indica que lo más probable es que termine muy desordenado según vamos jugando (y somos suficientemente malos como para no meter ninguna bola en su agujero, claro).

Lo cierto es que no supone un limitante tan grande como las anteriores “cabezas” que hemos visto, ya que el hecho de que un estado sea poco probable, no significa que no sea posible, pero es cierto que da mucha información a la hora de predecir un estado físico, qué ocurrirá y que no es probable que ocurra.

Conclusión

Los principios de la termodinámica son muy importantes en física, como hemos podido comprobar, y también tienen muchas implicaciones. En cualquier rama de la física más avanzada se tiene en cuenta estos principios de manera directa o indirecta, pero siempre están presentes. Por eso decidí hacer esta entrada. Espero haber conseguido acercar un poco las ideas de la termodinámica que tan importantes son y tan poco se han divulgado (que yo sepa), aunque me temo que algún párrafo no haya quedado todo lo claro que me hubiese gustado. No ha sido tarea fácil, pero confío en que habrá sido suficiente, al menos, para despertar el interés del público en la termodinámica. Personalmente, creo que la termodinámica es de las ramas más importantes de la física por su carácter tan general, precisamente. No en vano, es de las asignaturas más complejas y con más implicaciones de las que he tenido que estudiar, siendo difícil precisamente por esto. Sin embargo, el asombro que se siente al descubrir y entender sus principios es algo que quería compartir, así que espero haberlo conseguido

—————————- Este artículo participa en los Premios Nikola Tesla de divulgación científica y nos lo envía Victor Hevia, Físico aspirante a divulgador en Hablando de Ciencia, ex-científico del Hormiguero, futuro investigador del INTA y procastinador patológico con más ideas en la cabeza que en la práctica. Podéis seguirlo en el tuiter @GdeGalleta

Bibliografía

Aunque he consultado varios sitios, la bibliografía básica tanto para escribir el artículo como para estudiar estos temas, ha sido la siguiente:

  • “Thermodynamics” Enrico Fermi
  • “Curso de Termodinámica”, José Aguilar

Edición: Según comentaron en Amazings (Purnelio fue el primero si no me equivoco) cuando publicaron esta entrada, la cita se debe a Sir Arthur Eddington y es bastante más bella que como yo la he expresado:

“The law that entropy always increases holds, I think, the supreme position among the laws of Nature. If someone points out to you that your pet theory of the universe is in disagreement with Maxwell’s equations — then so much the worse for Maxwell’s equations. If it is found to be contradicted by observation — well, these experimentalists do bungle things sometimes. But if your theory is found to be against the second law of thermodynamics I can give you no hope; there is nothing for it but to collapse in deepest humiliation.”

Me gustaría agradecer también a César de Experientia Docet sus aportaciones para mejorar la precisión de este artículo. El que sea divulgativo no tiene porqué significar que se renuncie a la rigurosidad.


37 Comentarios

Participa Suscríbete

FortunaFortuna

El primer principio admite una demostración a cambio de establecer una simetría. Si las leyes de la naturaleza no dependen del tiempo, entonces aparece un escalar, que se llama energía que se conserva a lo largo del tiempo. Es el teorema de Noether. Se aplica a todas las simetrías apareciendo todas las leyes de conservación.

FredoFredo

En ciencia, una demostración es un proceso lógico que parte de una serie de presuposiciones (hechos que se dan por ciertos), y que mediante una serie de consecuencias lógicas y matemáticas llega a la afirmación o refutación de lo que queremos demostrar.

Básicamente se trata de razonamiento lógico, pero que en muchos casos no es nada trivial 😛

Víctor Hevia

Efectivamente así es. Pero no me quería meter a hablar de lagrangianos ni cantidades conservadas porque me resultaba demasiado engorroso todo el artículo, así que lo he “obviado”, renunciando a cierta rigurosidad con el fin de ser más digerible. Aún así, gracias por el apunte.

PurnelioPurnelio

No es difícil de encontrar:

“The law that entropy always increases holds, I think, the supreme position among the laws of Nature. If someone points out to you that your pet theory of the universe is in disagreement with Maxwell’s equations — then so much the worse for Maxwell’s equations. If it is found to be contradicted by observation — well, these experimentalists do bungle things sometimes. But if your theory is found to be against the second law of thermodynamics I can give you no hope; there is nothing for it but to collapse in deepest humiliation.

Sir Arthur Stanley Eddington, The Nature of the Physical World (1915), chapter 4″

http://webcache.googleusercontent.co...038;ct=clnk

Víctor Hevia

Gracias! Debo ser algo torpe a la hora de buscar las citas, porque fui incapaz de encontrarlo. Me guardo el enlace para futuras explicaciones… y porque me encanta como está redactado. Más poético que la burda copia que he usado. Un saludo!

Cerdo Justiciero

¡Excelente artículo! Me ha gustado muchísimo. Me lo guardo en favoritos para ahorrarme explicaciones sobre entropía, no se me ocurre un modo de explicarlo mejor.

LuisLuis

“A theory is the more impresive the greater is the simplicity of their premises, the more different are the kinds of things it relates and the range of applicability. Therefore, the deep impresion which classical thermodynamics made upon me. It is the only physical theory of universal content which I am convinced that, within the framework of applicability of its basic concepts, will never be
overthrown.”
“Una teoría es más impresionante cuanto más grande es la simplicidad de sus premisas, más diferentes son los tipos de cosas que relaciona y el rango de su aplicación. Consiguientemente, la profunda impresión que me ha causado la termodinámica clásica. Es la única teoría física de contenido universal de la que estoy convencido que, dentro del marco de aplicación de sus conceptos básicos, nunca será deshechada”
Albert Einstein.

AbraxasAbraxas

El concepto de entropía también aparece de una manera muy interesante en la teoría de la información.

http://en.wikipedia.org/wiki/Information_Theory

La primera vez que lo estudias sorprende que algo tan aparentemente etéreo como la información tenga una relación tan íntima con la termodinámica. Hay por ahí libros en los que se modela el universo desde el punto de vista de la teoría de la información. Sorprende su “solidez” :-)

MariaMaria

Como nos decía un profesor: “chicos… Al final, todo es termodinámica”
Genial el artículo, felicidades.

César

Como sé lo que cuesta escribir un texto tan extenso sobre algo tan complejo, lo primero es reconocer al autor por el trabajo que se ha tomado. Gracias.

Ahora unas puntualizaciones:

· Las leyes de la termodinámica (que no principios, que se parece pero no es lo mismo) son cuatro, no tres. Falta la que Arnold Sommerfeld llamó en 1951 [la fecha es relevante; véase el párrafo final de este comentario] la Ley Cero.
· Todas las leyes de la termodinámica tienen base empírica, observacional, son leyes por inducción. No son axiomas en absoluto, ni precisan de derivación matemática. Dicho de otra forma, la derivación matemática que de las leyes hace la mecánica estadística no es necesaria para la formulación de las mismas, que ya hace la termodinámica clásica.
· Hay varios (bastantes) puntos que ameritarían a mi juicio matización pero puede que sea mi natural mijitero, por lo que no entraré en ello. Sólo me permitiré un par de ellos a título de ejemplo:

1. Cuando se dice “Podemos verlo de una forma algo más precisa diciendo que establece que la energía de un sistema durante cualquier transformación […] es igual a la cantidad de energía que el sistema intercambia con el entorno[…]” se está diciendo que la energía de Marte durante la entrada de Curiosity era la de Curiosity. Aquí hay una omisión evidente en la redacción que ha debido perderse, sin duda, durante alguna revisión del texto. Lo correcto sería “Podemos verlo de una forma algo más precisa diciendo que establece que la variación en la energía de un sistema durante cualquier transformación […] es igual a la cantidad de energía que el sistema intercambia con el entorno[…]”

2. Cuando se dice “El Universo, si lo definimos como “todo lo que es”, es un sistema cerrado. Esto es porque como no existe nada más, aparte del Universo, no hay nada con lo que intercambiar energía.” se confunden conceptos termodinámicos básicos. Imagine el lector que tiene una caja de metal herméticamente “cerrada” y que contiene un gas, aire por ejemplo. ¿Se le ocurre al lector alguna forma de aumentar la energía del gas? Con un mechero aplicado a la pared de la caja nos basta. Ello es porque las “paredes” (concepto básico no mencionado) no son adiabáticas (impiden la transferencia de energía). Vemos, por tanto que un sistema cerrado SÍ puede intercambiar energía con el entorno. Por tanto, desde el punto de vista termodinámico, el universo no se considera un sistema “cerrado” sino “aislado”, ya que no puede intercambiar ni materia (cerrado) ni energía.

[Hay más puntos similares que se dejan al lector interesado como ejercicio.]

Me da la sensación, pero es sólo eso, que se hacen notar en el escrito los 76 años pasados desde que Fermi diese las conferencias que después se convirtieron en libro.

Un cordial saludo.

Víctor Hevia

Gracias por las matizaciones. Efectivamente, leyendo tus puntualizaciones, reconozco que se podría (y quizá debería) haber matizado mejor el texto.

Aunque el carácter es divulgativo, cierto es que esas correcciones habrían sido perfectas para redondear el artículo. Para su publicación en mi blog las tomaré en consideración, no así para este ya que al ser un concurso, creo que debo mantener los “errores” de cara a que la competición sea justa.

Respecto a que “se hacen notar en el escrito los 76 años pasados desde que Fermi diese las conferencias que después se convirtieron en libro.” me temo que puede ser también debido a errores o “divergencias” en la traducción, provocadas por mí mismo, ya que la edición que he consultado es en inglés. Así que esas imprecisiones son achacables al autor.

Espero, aún así, que sirva como artículo de divulgación. Un saludo!

Irreductible

No te preocupes. Si hay que rectificar, aumentar o especificar algo en el artículo… envíamelo y lo edito. Queremos ser lo más rigurosos posible y si se puede mejorar el artículo, no tengas problemas en enviarme los párrafos que quieras modificar.

vagalumevagalume

Sí, sí, yo también voto por que se corrija todo lo corregible como dice Irreductible. De otra forma no podría recomendar este (estupendo) artículo a mis alumnos. Se me escapó un “¡Qué lástima!” cuando vi que se asimilaban los conceptos de “energía” y “variación de energía” (punto 1 en el comentario de César). Es un error muy frecuente entre el alumnado, así que no es plan que la profe vaya por ahí contribuyendo a su mantenimiento, jeje…

pasaba por aquípasaba por aquí

La termodinámica, junto con las ondas, son esa parte de la física que están al final de libro, a los que nunca se llega con suficiente tiempo (yo creo que porque los profesores lo prefieren así).
Y ahora que han quedado claras mis bases, sólo quería expresar mi sorpresa al saber que no eran principios demostrados. Yo los tenía por verdades como casas.
¿Hay alguna rama de la física que no lo tenga en cuenta, o lo tenga en cuenta al revés? Hablo por hablar. Como aquella vez que me enteré de que había unas matemáticas en la que las rectas paralelas se cortaban.

AbraxasAbraxas

Las leyes de la termodinámica son sólidas y están bien verificadas y comprobadas. A día de hoy, no se ha encontrado ninguna situación en la que no se cumplan. A ese respecto puedes leer el post de César (justo encima del tuyo).

“Como aquella vez que me enteré de que había unas matemáticas en la que las rectas paralelas se cortaban.”

Es curioso que menciones esto. Verás, cuando construyes un sistema matemático sí lo haces sobre axiomas (verdades básicas no cuestionadas). En concreto, Euclides construyó su geometría en base a los siguientes axiomas:

1) Dados dos puntos, solo existe una línea recta que los une
2) Cualquier segmento puede prolongarse en cualquier sentido
3) Se puede trazar una circunferencia con centro en cualquier punto y con cualquier radio
4) Todos los ángulos rectos son congruentes entre si (esto significa que a base de rotaciones, traslaciones y reflexiones se puede transformar uno en cualquier otro).
5) Si una recta que corta a otras dos forma con ellas ángulos interiores agudos, las dos rectas prolongadas se cortan.

Las geometrías no euclidianas surgen de la negación del quinto axioma.

En la física no puedes hacer ese tipo de “experimentos mentales” porque los principios no son axiomas, sino leyes fundamentales que se observan. No puedes decir que no están ahí, porque lo están 😛 Como mucho puedes cuestionar su fundamentalidad tratando de derivarlos de otras leyes más fundamentales 😛

Víctor Hevia

Ya lo han comentado antes, y es cierto que no son principios como pueden serlo en las matemáticas. Lo que quería expresar es que su validez (la de las leyes de la termodinámica) se debe a su comprobación empírica durante cientos de años en miles de situaciones. Pero no son leyes deducidas de nada más. Son obtenidas mediante observación del funcionamiento de la naturaleza.

AbraxasAbraxas

No pretendía abundar sobre ese tema, entiendo tu postura a la perfección. He respondido por lo de la geometría, porque es un caso muy interesante (o, al menos, así me lo parece).

pasaba por aquípasaba por aquí

El post de César no estaba cuando he preguntado. Gracias por contestar. Es que como me sonaba que un axioma era lo mismo, un hecho tan evidente que no necesitaba demostración, pues pensaba que era igual.
Porque que conste que los principios de la termodinámica (salvo el primero quizá un poco) los podéis vender como queráis, pero de evidentes nada :) Palabra de alumno.

AbraxasAbraxas

En realidad, un axioma no tiene por qué ser evidente. No tiene ni por qué tener una equivalencia en el mundo físico. Esa es al gran diferencia entre las matemáticas y las ciencias experimentales :-) Lo único que se le exige a un axioma es que sea fundamental (que no se pueda deducir de los demás) y que sea coherente (que no contradiga los otros axiomas).

juliosaojuliosao

No se hasta que punto son efectivos estos cancerberos ¿La “Energía Oscura” de la que tanto se habla no viola estos principios?

Tenemos una energía que no hace mas que crecer y que no se disipa, ah y que para colmo ¡sale de la nada!

uno masuno mas

Recuerda… nada viola la Termodinámica, NADA!
Al rededor de el tema de la energía oscura rondan muchos cuentistas y vendedores de timos, lo de la energía oscura se predigo precisamente por la termodinámica, porque no salían las cuentas de la energía del universo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa_oscura

josemigueljosemiguel

Con respecto a la afirmación de que nada incumple los leyes de la termodinámica, quisiera preguntar lo siguiente. Estando en una charla de Juan Perez Mercader (hace de esto unos diez años ya, así que perdonaréis mi memoria), alguien le formulaba una pregunta y en la introducción a esta afirmaba que, dado que todo debe cumplir con las leyes de la termodinámica….. inmediatamente Perez Mercader puntualizó que en el espacio no todo lo cumple (cara de poker en quien hacía la pregunta). Y citaba como ejemplo la ruptura brusca de una burbuja de plasma en ciertas condiciones.

Además he encontrado un texto en el que se dice que:
“… en la obra, titulada “Sobre el movimiento requerido por la teoría cinética molecular del calor de pequeñas partículas suspendidas en un líquido estacionario”, Einstein desveló que las fluctuaciones estadísticas producidas por los movimientos irregulares de las partículas en suspensión incumplen la segunda ley de la termodinámica clásica, con lo cual dejaba al descubierto la insuficiencia de la teoría.”

¿Alguien podría introducir algo de luz en este sentido?

Un saludo.

FredoFredo

Como ha dicho “uno mas”, la energía oscura no contradice estas leyes y, de hecho, su existencia se ha supuesto gracias en parte a estas mismas leyes, para explicar hechos observados que de otra forma sí podrían estar contradiciéndolas.

Eso de que no hace más que crecer, que no se disipa y que sale de la nada es erróneo, en cualquier caso. Sólo hemos podido ver los efectos de su interacción con la materia y energía que sí conocemos, así que no se pueden afirmar esas cosas que afirmas.

juliosaojuliosao

Gracias a ambos por la respuesta. Me gusta este tema pero me temo que las ecuaciones que se ponen se me van un poco de mi alcance… Entonces que me entere. ¿La energía oscura se disipa?

Hace unos días salió por varios medios un artículo en el que unos científicos contaban cuando se produciría el big rip, y en el que aseguraban que esta energía acabaría venciendo a la gravedad, a la fuerza electromagnética, etc.. ¿Como es posible que una enegía que se disipa consiga eso dentro de tanto tiempo si no va en aumento?

Gracias por las respuestas de antemano

CesarCesar

La cita de Eddington esta tambien el la pagina 152 del libro Destejiendo el Arco Iris de Richard Dawkins

AntoniaAntonia

Intentar comprender estas leyes y sus implicaciones me resulta tremendamente complejo, pero hay algo que me genera más extrañeza, probablemente sea sencillo pero no llego a alcanzarlo.
El tema es que “Al llegar al cero absoluto la entropía alcanza un valor mínimo constante”, tal como dice el enunciado de la tercera. Y en la explicación se habla de la sentido del tiempo y la muerte térmica del universo (supongo que te refieres a la tendencia de todo el universo a llegar al 0 absoluto) y alcanzar entonces la máxima entropía.
No consigo “casar” esas dos ideas. Agradezco el trabajo que hacéis todos los divulgadores en intentar hacernos entender temas tan importantes como estos. Gracias de antemano

AbraxasAbraxas

El concepto de la entropía no es sencillo de explicar (por lo menos a mi no me lo parece), así que es normal tienda a quedar algo empantanado siempre.

Podríamos decir que la entropía es una medida de “cuánto pueden cambiar las cosas”. Cuanto menor es la entropía de un sistema, más cambios posibles. Cuanto mayor es, menos cambios posibles. Es decir, un sistema en máxima entropía está en equilibrio, lo que quiere decir que no puede cambiar. Cuando el universo alcance el equilibrio térmico absoluto (la entropía será máxima), se puede decir que habrá alcanzado su muerte térmica. No podrá cambiar para alcanzar nuevos estados, no podrá iniciar nuevos procesos, estará inerte.

Víctor Hevia

Efectivamente, como dice Abraxas, la muerte térmica del Universo es cuando su estado de entropía es máxima, por lo cuál estaría “muerto” al alcanzar el equilibrio térmico total y toda la energía estaría degradada, las estrellas estarían agotadas y todo sería muy feo XD

Dani

Impresionante artículo, Víctor. Muy ameno, precisiones o ampliaciones aparte me ha parecido sensacional. Mi más sincera enhorabuena.

Un cordial saludo

Víctor Hevia

Muchas gracias Dani. Estoy bastante contecto, imprecisiones aparte, porque mi intención era divulgar. Y me alegro que a la gente a la que iba dirigida parece gustarle. Un saludo!

EpicureoEpicureo

Corre por ahí (no sé quién es el autor) una versión de las tres leyes que dice así:

1) No se puede ganar
2) No se puede empatar
3) No se puede abandonar el juego

AguafiestasAguafiestas

Es de agradecer un post sobre termodinámica. Sin embargo, y por hacer honor a mi nick, me parece que es un poco confuso hablar de que la entropía de un sistema aiskado aumenta o se mantiene constante después de introducir la tercera ley. Porque esa es, precisamente, la expresión de la segunda ley.
Un saludo y gracias por el post.

JavierJavier

Hola,

es una pregunta quizá tonta, pero si la energía no se crea ni se destruye según la primera ley de la termodinámica, la energía del universo es constante por lo tanto. ¿Se ha calculado su magnitud, aproximaciones…?

Gracias.

GerardoGerardo

Una pregunta tardía: si el universo es un sistema cerrado, no hay “nada afuera”, y en el big bang se crearon todas las particulas, DE DONDE SALIO ESA “ENERGIA INICIAL”? ¿el big bang no es en si mismo una violación de la 1ra ley de la termodinamica?

Suponiendo que el universo en el momento t=0 era una especie de “bomba” donde toda la energia estaba concentrada en un espacio nulo, ¿de donde salio esa bomba en primer lugar?

Antes alguien me ha comentado que de donde salio la energia no importa por que esta se “originó” en un “pasado infinito” pero esto me parece una solucion trivial (no responde el problema sino que corre la arruga), además que fuerza a que existio el tiempo antes del big bang.

El hecho de que la “energia inicial” no tenga un origen no convierte al universo en una “maquina de movimiento perpetuo”? (consume una energia que sale de la nada)

Además, si las leyes fisicas permitieron en los momentos iniciales crear un universo completo a partir de la nada, ¿no es posible que bajo condiciones similares ocurra de nuevo? o bajo las condiciones similares se pueda crear energia/materia se la nada? (como hizo el big-bang)

3 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: A lo largo de la carrera de físicas hay una serie de conceptos o modelos que se estudian una y otra vez desde diferentes aspectos. En la UCM al menos, dos de los más recurrentes son el oscilador armónico (en formas tan var……

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>