Crea tu propia estafa alimentaria: “Los nutriolos”

La industria alimentaria ha protagonizado durante la última década un asalto, más feroz si cabía, sobre los bolsillos del consumidor preocupado por la salud. De la mano de esta estrategia, hemos visto inundados nuestros medios de comunicación y mercados de una publicidad hostil en la que los productos milagro se han movido prácticamente a sus anchas, en especial en el mundo de la alimentación.

Complementos y suplementos alimenticios que pierden su identidad entre los estantes de cosmética y alimentación de supermercados, herbolarios y gimnasios; nutraceúticos y alimentos funcionales con efectos cuestionables; y por supuesto, “métodos” o “normas” fraudulentas que han protagonizado un esperpento de la evidencia científica trasladada a la población general.

¿Los culpables? ¿Sólo unos pocos? No, si sumamos los cómplices ni por asomo, detrás de cada punto de venta, de cada vendedor, de cada titulado universitario que escupe a las disciplinas que han originado su profesión, detrás de cada uno de ellos se esconde un cómplice.

Quien quiera puede hacerlo, es sólo cuestión de unirse a la moda y de ponerle precio a tus principios. La norma es clara, y todos los timos comparten muchas características comunes. ¿Quieres aprender cómo?

¿Cómo crear tu estafa alimentaria?

Busca la debilidad o crea la “necesidad”.

Inicia tu promoción con una serie de preguntas acomplejantes, de las que hacen sentir mal y estén dirigidas a personas con poca autoestima, o preguntas que hagan referencia a generalidades fáciles de percibir.

¿Qué tal un “No consigo adelgazar” “¿Te sientes hinchada?” o “¿Te falta energía para hacer las tareas del día a día?” Suena bastante victimista y genérico.

De esta manera le damos la vuelta al Marketing: no satisfagas necesidad, haz que la necesidad sea adquirir tu producto.

Elige un producto/método:

Da igual el que sea, puedes escoger iniciar una estrategia mediante la venta de un producto (incluso aunque esté en cantidades adecuadas en la dieta), de un método fraudulento, o si eres muy pillo haz un combo: promociona un método que requiera comprar tus propios productos. Si ves que va bien la cosa puedes evolucionar y transformarte en casi una secta.

Los “extractos de…” o cualquier cosa que provenga de un ser vivo no humano, o de otra cultura, tendrá incluso mejor acogida.

La justificación a tu manera.

Lo curioso de esta filosofía de picaresca y estafa, es que no se llega a saber realmente si se busca la justificación antes o después de encontrar “la cosa mágica”.

Para garantizar el éxito es importante recurrir a gente famosa, de referencia en ese campo o famosillos con unos cuantos acólitos. Intentemos que hablen en otro idioma, o que vistan bata/traje en el vídeo de promoción, puedes usar premios o CV si ves que te critican mucho.

Es importante que durante la justificación digamos alguna verdad (no todo es mentir), como alguna generalidad de fisiología, nutrición o biología molecular, y así ir preparando el terreno para ¡nuestra cosa! Es imprescindible sesgar los argumentos que más nos convengan, y usar mucha palabrería que no concuerde entre ella o términos vacíos, por si os queréis inspirar: “natural, energías, pureza, detoxificante, vitalidad, depurativo, juventud, reequilibrante, limpieza nutricional, medicinal, armonización, biosensitivos, óptimo, bienestar, resistencia, eficacia…”

Es importante usar términos que no se sepa lo que significan juntos, pero den la sensación de que son cosas importantes, de vanguardia, que al consumidor le abrumen y le avergüencen en su ignorancia.

¡Promete, que es gratis!

No te van a exigir que lo demuestres, así que promete resultados. ¿Que tu evidencia científica sólo mostraba “indicios”, “podría” o “hacen falta más estudios…” No te preocupes, aunque el Real Decreto 1487/2009 diga que se debe defender a la población velando porque “El etiquetado, la presentación y publicidad no atribuirá a los complementos alimenticios la propiedad de prevenir, tratar o curar una enfermedad humana, ni se referirá en absoluto a dichas propiedades” está puesto sólo para figurar.

Pon resultados, aunque sean inmedibles, recurre a fotos de “antes-después”, testimonios, o simplemente deja bien claro que el uso de tu “cosa” debe ser acompañado de dieta y ejercicio, hazlo de tal forma que pudiese funcionar como un placebo malo.

¡Vende, vende, vende!

Intenta ser viral, que seas tema de conversación (no importa si es por cosas buenas o malas, la polémica hará que más gente te conozca) hay mucho consumidor desesperado que caerá en tus redes. Hazte de oro todo el tiempo que puedas, crea productos y servicios derivados, haz conferencias, vídeos, libros…: ¡Enhorabuena, has vendido tus principios! ¿eran muy caros?

Estos pasos, que fácilmente se identifican en las promociones que tenemos más marcadas en nuestra retina, son además, realmente fáciles de crear. Un ejemplo, os presento una vulgar e inventada estafa alimentaria: Los nutriolos.

Inventando una estafa alimentaria: Los nutriolos

¿Te has sentido alguna vez pesado después de una gran comilona? ¿Crees que hay alimentos que te sientan mal y a otras personas no? ¿Hay platos que no puedes ni ver?

Seguir una dieta equilibrada es importante para llevar una vida saludable y llena de vitalidad. Sin embargo, estamos sometidos a constantes agresiones: estrés, tóxicos y un bombardeo electromagnético constante (desde los aparatos que nos rodean al propio sol) que daña nuestra integridad.

La radiación que recibimos influye de forma crucial en nuestro organismo, no sólo estamos expuestos a la luz visible, también a otras radiaciones (como los rayos X o la radiación UV). Dentro del espectro visible, hay luces y colores que son más energéticos que otros, la luz roja tiene poca energía mientras que la luz violeta proporciona más, las plantas transforman esta energía luminosa y son capaces de crecer y crear tejidos mucho más rápido que nosotros.

La obtención de energía en nuestro cuerpo, (seguro que has escuchado hablar de las kcalorías) está mediada por la aparición de la unidad básica de la Nutrición: “Los Nutriolos”. Al igual que la materia tiene al átomo como su unidad básica, en Nutrición hablamos de “Nutriolos” para referirnos a esta unidad fundamental. Esta partícula, que se crea en nuestro interior si comemos de forma adecuada, concentra la pureza energética de los alimentos y purifica los residuos que dejan en nuestro organismo.

Importantes científicos del instituto de “…… City” han descubierto que los cimientos de la dieta equilibrada y variada se fundamentaban en la combinación de la luz reflejada de los alimentos; y que de esta manera, combinando los colores de los cereales (blanco-amarillo), grasas (verde-amarillo), pescado (azul), carnes (rojo) y frutas/verduras (gran variedad de colores) obtendremos muchas unidades de Nutriolos. Por eso es la dieta más recomendada por Dietistas-Nutricionistas.

Para poder crear un Nutriolo y así obtener vitalidad y armonía interna, es necesario reunir las distintas frecuencias de los colores. No puede faltar ninguna ¿Te has preguntado alguna vez por qué las frutas son tan saludables? Porque son de diferentes colores e incluso una misma fruta combina varias tonalidades cromáticas. En cambio una grasa (mantequilla o aceite) tiene un único color y por eso es indigesta.

Desgraciadamente, debido a la rutina diaria, es muy complicado usar una gran variedad de alimentos en nuestra dieta, en especial cuando estamos fuera de casa; por ello, la línea de investigación de fototerapia reequilibrante de nuestra empresa, ha dado respuesta a este problema con la creación de nuestra bebida “Cromatic-Juice” que permite la síntesis óptima de Nutriolos en nuestro interior estando fuera de casa.

Usando los mejores ingredientes naturales, con todo el abanico cromático, nuestro zumo de tomate, naranja, limón, manzana, arándanos, y cerezas, te permitirá aprovechar los beneficios de un mayor número de Nutriolos en cualquier momento del día.

Pronto notarás como esas incomodidades digestivas producidas por las fracciones residuales de la creación de Nutriolos incompletos, simplemente desaparecen. ¡Aporta a tu dieta todas las longitudes de onda que te faltaban, tu rendimiento físico y mental se verá optimizado y podrás dedicar el tiempo a lo que más te guste!

Parece ser que la oportunidad de inventar cualquier estafa y justificarla está al alcance de todo el mundo, y sólo limitada por la picaresca o la imaginación: Beber agua de mar, alimentarse del sol… los Nutriolos podrían ser sin duda otro disparate más.

——————————–

Este artículo participa en la II Edición de los Premios Tesla de Divulgación científica y nos lo envía Aitor Sánchez García, Doctorado en Nutrición Humana que actualmente está trabajando como becario predoctoral del Programa FPU en el Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia en la Universidad de Granada. Además, Aitor es autor del blog “Mi dieta cojea


21 Comentarios

Participa Suscríbete

SantosSantos

¿Y no tienes ningún medicamento que aumente mi número de nutriolos?

Es que claro, como sólo como cosas amarillas: patatas fritas, huevo frito (sólo la llema), alioli, tortilla de patatas,… así me pasa.

ÓsQar

Estoy absolutamente seguro de que cojo el texto de los nutriolos, lo pego en un Powerpoint de paisajes o de gente abrazándose, lo mando a ciertas personas o lo subo al Facebook y en un par de semanas esto es un puto éxito.

Mi dieta cojea

Es tan insultantemente fácil engañar a la gente por el cáncer pseudocientífico, que en no más de 15 minutos te montas un timo de este calibre.

AntxoniAntxoni

A puntito he estado de hacerlo y mandárselo a una compañera crédula. Pero luego me he arrepentido por parecerme cruel.

gatameigagatameiga

Como no os llevéis cuidado igual os plagian la idea y en unos meses alguien se está haciendo rico a base de arcoiris alimenticios.

AmpeyroAmpeyro

Este texto podria convertir a los maleficos colorantes en la panacea para los ignorantes
Y ademas rima

Victor Pelayo

Empiezo pidiendo perdón, voy a hacer algo que odio que se haga y que no esta bien visto en los foros, ejercer de Troll.

No soy un Troll profesional, creo que es la tercera vez en la vida que lo hago pero me ha sorprendido encontrar este articulo en Naukas, por el tratamiento tan superficial y lleno de tópicos que hace de una ciencia social, la economía, que incluye incluye como disciplina el marketing.

No quiero defender los productos a los que haces referencia, estoy totalmente de acuerdo contigo, son una estafa, no funcionan y no cumplen con la ley. Lo que me sorprende es que a la hora de analizar la campaña de marketing que acompaña estos productos lo haces (y perdona que te lo diga) mal.

Cometes un error muy típico a la hora de hablar las necesidades que satisfacen los productos y es analizarlos únicamente desde un punto de vista funcional.
Cualquier investigador del mundo del Marketing (ya te adelanto que yo no lo soy) se haría otra pregunta y desarrollaría un articulo en base a ella:

– Si el beneficio principal con el que se anuncian este tipo de productos, esta claro que no la satisfacen, ¿que otro tipo de necesidades satisfacen?

La verdad es que no te puedo hablar de este caso, ya que no he leído estudios sobre este tipo de productos y no quiero plantear únicamente hipótesis, pero a modo de ejemplo, para que entiendas a que me refiero te voy a hablar de un sector sobre el que se ha escrito mucho y si me lo he empollado, la automoción, la compra de coches:

Si tienes un amigo que se acaba de comprar un coche pregúntale porque ha elegido la marca y modelo que haya comprado, seguramente te responderá con una batería de argumentos, todos ellos racionales. Pues bien cualquier estudioso de la materia os dirá que la compra de un vehículo, pese al impacto económico que supone, es una de las más irracionales que lleva a cabo el ser humano, ¿o no?.

Voy a poner un ejemplo, si únicamente se analiza desde un punto de vista funcional cualquier familia con hijos tendría un mono-volumen, que consuma poco, que sea fiable, seguro y barato, cualquier otra elección sería irracional.

Pero que ocurre cuando empezamos a tener en cuenta otro tipo de necesidades (nada funcionales) que también cubren los vehículos, como por ejemplo: imagen social, placer de conducción… Que empieza a tener sentido el padre de familia que se compra un Mercedes AMG familiar con 500CV.

Espero que no te lo tomes a mal pero bastante mala fama tenemos los marketineros en la sociedad como para que ademas nos zurréis desde el mundo científico, te animo a que te pongas en contacto con algún colega de la facultad de económicas que se dedique al marketing, le pongas encima de la mesa este articulo y exploréis un poquito más que hace que estos productos tengan su hueco en el mercado.

Mi dieta cojea

Hola Víctor, en primer lugar no digas troll porque tu intervención dista mucho de las de semejantes visitantes. Gracias por tu apunte porque lo aprovecho para comentar algo más sobre esta vertiente.

Ante lo que dices de mi presunto ataque al Marketing, (tienes razón en lo que hay que estar en contacto con sus profesionales, en mi caso es una disciplina que estudio por mi formación y tenemos el tema muy presente. Creo que es un malentendido, porque en el artículo cito “De esta manera le damos la vuelta al Marketing: no satisfagas necesidad, haz que la necesidad sea adquirir tu producto.” Si no me equivoco, el principio del marketing es la satisfacción de las necesidades mediadas por un intercambio de bien/servicio. Aquí invito, de forma satírica, a hacer lo contrario.

Eso es precisamente es lo que ataco, estas estrategias y productos que pongo de ejemplo (me alegra que estemos de acuerdo en ello) basan su mensaje premisas equivocadas, y lo transmiten con esa intención.

Creo que no es equiparable al símil automovilístico, ya que ahí, se compra una marca u otra por un valor subjetivo (hay marcas que dan la sensación de seguridad o estatus social, y no es “tangible” en sí misma) pero eso es inherente al producto, se ha creado en torno a sí mismo “la marca”, aunque lo compres a precio desorbitados y que no compensarían con un análisis de mercado.

Los vídeos y enlaces que se referencian desde este artículo, no enfrentan lo extra frente a lo convencional; sino lo que es puramente estafa basada en argumento que no son válidos.

Respondiendo a tu pregunta no creo que estos productos satisfagan otra necesidad que no sea la de una “salida” o un “solución” definitiva a un problema, incluso hay que considerar al colectivo que está contento con su posición de “estafado”.

Podríamos hablar de verdadero Marketing si ofreciesen “algo útil”, pero lo que se compra y adquiere es “humo”. Ya sé que defiendes que hay “algo más”.

Pero en la mayoría de los casos estos productos se adquieren obviamente en base a los resultados que prometen, que no se cumplirán. Recurriendo de nuevo al fin del Marketing: no habría satisfacción del cliente en cuanto a la expectativa generada, así no hay fidelización, y por tanto, cada año tiene que salir una estafa nueva. Si el timo no fuese tal, perduraría más tiempo.

Los únicos timos que perduran son los que pasan al estadío que aquí equiparo a “secta”, donde ya hay metástasis y se interioriza, como Homeopatía o en este ejemplo, Herbalife.

PD: El mundo científico no creo que le zurre al Marketing porque sí, le zurrará a aquel que se desvirtúa de su fin, porque no todo vale en el Marketing, éticamente no se puede recurrir a satisfacer necesidades creadas (o como vosotros decís deseos). Tómalo como un ataque a las empresas que hacen Marketing pseudocientífico y con pretensiones de estafa, no al Marketing en sí mismo, ni mucho menos.

JoaquinJoaquin

¡Paténtalo, paténtalo, por dios! ¡Que ya te lo estarán copiando! Y cuando alguien diga: “Pero si eso fue una coña de naukas para desnudar a los productos-milagro”, seguro que alguien dirá “Ya, ya… eso es parte de la conspiración de la industria alimentaria para que no sepamos la verdad, para que el mundo siga dominado por el rojo-amarillo de Mc Donalds y el verde-azul de Burger King”. ¡Buenísimo!
Salvando las distancias, me da miedo el patrón de pensamiento y emociones que se esconde tras los defensores a ultranza de cosas como el Bio-vac, o las técnicas de Ulzibat. No dejemos que se extienda.
Aunque, como dijo Woody Allen en “Manhattan”: “Contra esos tipos la sátira no es suficiente, porque es difícil burlarse de alguien que lleva botas relucientes”. Faltan jueces, policía e inspección sanitaria.

Un ejemplo sangrante: está en Madrid, parece Medicina y tratan con niños paralíticos.

http://www.ulzibat.es

TolondronesTolondrones

Vaya, me he encontrado este tema por casualidad y resulta que yo tengo un hijo con parálisis cerebral operado con la técnica de Ulzibat, por lo que me sorprende el comentario de Joaquin en sobremanera. ¿En qué te basas para calificarlo de esa forma?. Nunca me hablaron de milagro y desde luego nunca me vendieron ninguna moto. Quizá deberías informarte mejor antes de tocar la parte sensible de familias que sufrimos este tipo de situaciones.

DaríoDarío

Me parece que no se debe generalizar, se debe decir tal o cual, incluso como opinaba un comentarista que intervengan los organismos de control, de lo contrario, ojo sin ánimo de ofender parece mas un paskín de defensa a corporaciones que perderían su negocio, con el éxito del algún producto que en verdad dé resultado, en ciencia todo es verificable, hasta que no se contraste y no sea refutada, puede ser sostenida teóricamente, claro sujeto a verificación, me dirás, son productos alimenticios, bueno, para eso están los organismos de control, lo demás es propaganda anti o pro.
Repito es mi opinión y sin animo de ofender

juanjuan

Gran tema has dejado caer como el de beber agua marina!
Me gustaria que lo analizaseis en algun post mas adelante, ya que mi padre la consume y, sinceramente, creo que sus propiedades son exageradas, pero imagino que algo de cierto hay cuando los sueros fisiologicos estan hechos basicamente de lo mismo (o eso tengo entendido), ademas, el la consigue de una asociacion que la distribuye en garrafas a un precio no desproporcionado (el cual no recuerdo).
El dice que le ha resuelto algun dolor esporadico y alguna mala digestion,
yo lo unico que puedo decir a favor, es que ablanda la cera de las orejas y ayuda a quitar tapones.

JuliánJulián

Hace un par de años una amiga me comentaba sobre una marca de agua embotellada (carísima de por sí: 0’25l por algo más de un Euro) que en el mismo estante del supermercado tenía un apartado más pequeño con la misma agua (marca, tipo, ingredientes…) a 3 Euros por botella. Preguntó extrañada y le indicaron el pequeño cartel que anunciaba la diferencia, que no era otra (ojo, que viene…) : ES QUE LA HAN EMBOTELLADO CUANDO HABÍA LUNA LLENA Y SUS PROPIEDADES SE MULTIPLICAN. 😀

Por cierto, estudio comercio al por mayor e internacional y creo que Naukas no lo leen por aquí (Alemania), digo que si nos montamos el negocio y tal… eh, déjalo que me dá la risa y todo… que no , que era broma. Pero apuesto a que funcionaría.

9 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>