La magia del Doctor Extraño

Dentro del universo marvelita hay un mago que brilla sobre cualquier otro, de hecho, consiguió alzarse con el título de gran hechicero, título, que hasta entonces, ostentaba su maestro.

Las habilidades que tiene el Doctor Extraño nos van a permitir reflexionar sobre cómo es el mundo. El Doctor Extraño es capaz de conectar con otras dimensiones, de manejar y hablar con los espíritus, es un maestro de la magia capaz de materializar objetos de la nada, etc. En resumen, el mundo del Doctor Extraño es un mundo dualista, la cuestión que nos planteamos es ¿y nuestro mundo? ¿es dualista?

El dualismo ha sido una de las concepciones filosóficas que más han influido en la sociedad a lo largo de los tiempos, sin ir más lejos, prácticamente todas las religiones, incluidas las abrahámicas, son dualistas. Si queremos encontrar cual ha sido el filósofo al que debemos esta concepción del mundo, entonces tendremos que detenernos en René Descartes. René no ha sido el único en defender esta concepción del mundo, pero sí que quizás sea uno de los más relevante de todos ellos. El problema que lleva a Descartes a plantearse el dualismo es uno de los problemas más difíciles de resolver, el problema del cuerpo y la mente.

Para Descartes el universo es dualista, estaría compuesto de dos sustancias, la material y la mental. Lo primero que tenemos que aborda es el concepto de sustancia. Una sustancia se caracteriza por sus propiedades pero es más que el simple agregado de esas propiedades, es la cosa que ostenta dichas propiedades(1). Para Descartes, por un lado tenemos el cuerpo, que sería una sustancia, en este caso esa sustancia sería la materia. Por otro lado tendríamos una segunda sustancia, la mental. Fijemos que según la definición de sustancia que hemos expuesto, la mente no sería un simple conglomerado de pensamientos sino aquello que piensa, según este punto de vista estaríamos hechos de dos sustancias, el cuerpo material y la mente inmaterial. Esta postura ontológica se la conoce como “dualismo de las sustancias”.

Este dualismo, como ya hemos mencionado, es el pilar de las religiones. En las religiones abrahámicas el ser humano está compuesto precisamente de esas dos sustancias que hemos expuesto, la diferencia es que a la mental se la llama, espíritu, alma etc. Dentro de este marco de referencia se abre la posibilidad a que haya personas descarnadas, es decir, mentes o espíritus sin cuerpo. A fin de cuentas, recordemos que la mente sería una sustancia inmaterial que es la que piensa, aquí pensar se está usando en términos generales, podemos incluir, el recordar, el amar, el odiar, el resolver ecuaciones etc., es decir, todo lo que solemos identificar como una persona sería esa sustancia inmaterial, llamesmole mente o alma, el resto, esto es, el cuerpo, simplemente sería un vehículo del alma. Merece la pena resaltar lo fácil y sencillo que nos resulta pensar en estos términos dualistas, es suficiente darse un paseo por obras de ficción para ver lo natural que nos resulta creer que somos una sustancia inmaterial dentro de otra material. Las aventuras del Doctor Extraño son un buen ejemplo de ello.

Obviamente esta postura dualista no está exenta de problemas y dificultades, las cuales no son precisamente menores. Probablemente la crítica más demoledora hacia esta postura ontológica la realizó, Gilbert Ryle. Este filósofo llegó a caricaturizar esta postura con el sobrenombre de “el fantasma en la máquina”. Para Ryle este dualismo es sencillamente un error categorial, dejemos que sea el propio Ryle, quien con unos sencillos ejemplos nos explique en que consiste esto de un error categorial:

En primer lugar indicaré, con una serie de ejemplos, lo que significa la frase error categorial.

A un extranjero que visita Oxford o Cambridge por primera vez, se le muestran los colleges, bibliotecas, campos de deportes, museos, departamentos científicos y oficinas administrativas. Pero luego pregunta;¿Dónde está la universidad? He visto dónde viven los miembros de los colleges, dónde trabaja el registrador, dónde hacen experimentos científicos, pero aún no he visto la universidad donde residen y trabajan sus miembros. Se le tiene que explicar, entonces, que la universidad no es otra institución paralela o una especie de homólogo de los colleges, laboratorios y oficinas. La universidad es la manera en que todo lo que ha visto se encuentra organizado. Cuando se ven edificios y se comprende su coordinación, puede decirse que se ha visto la universidad. Su error parte de la inocente suposición de que es correcto hablar del Christ Church, la Bodleian Library, el Ashmolean Museum y de la universidad, como si la universidad hiciera referencia a un miembro adicional de la clase de la que son miembros los otros elementos. Erróneamente se ha asignado a la universidad la misma categoría a la que pertenecen aquéllos[...]

[...] De manera similar Juan Pérez puede ser pariente, amigo o enemigo de José González, pero no puede serlo del contribuyente medio. En cierto tipo de discusiones, Juan Pérez puede hablar con sentido del contribuyente medio, pero se desconcertará cuando tenga que explicar por qué no lo encuentra en al calle, como suele encontrar a José González.[...]

[...]En tanto que Juan Pérez siga creyendo que el contribuyente medio es un ciudadano más, se inclinará a pensar que es un ser inmaterial, un fantasma que está en todos lados y en ninguno.

Gilbert Ryle

El propósito destructivo que persigo con estas consideraciones es mostrar que la teoría de la doble vida tiene origen en un conjunto de profundos errores categoriales. La representación de una persona como si fuera un fantasma misteriosamente oculto en una máquina deriva de este hecho.

Más allá de caer en un error categorial, esta ontología dualista presenta otros problemas. En el primero de ellos ya pensó el propio Descartes. La cuestión es ¿cómo es posible que lo inmaterial interactúe con lo material? Esto es de vital importancia, nuestra mente tiene que interactuar con nuestro cuerpo de alguna manera, de no ser así, por mucho que pensáramos en levantar el brazo, éste jamás se movería. Descartes señalo la glándula pineal como el lugar donde ocurre dicha interacción, pero aun dando por bueno esto, indicar donde sucede algo no es explicar cómo sucede.

En efecto, la interacción entre lo material y lo inmaterial se presenta imposible. Hasta donde sabemos la materia está compuesta de partículas y dichas partículas interaccionan unas con otras intercambiando otras partículas, todas estas partículas tiene determinadas propiedades, dependiendo de estas propiedades actuaran de una forma u otra frente a otras partículas. Para que lo inmaterial pudiera actuar sobre lo material debería adquirir las propiedades ante las cuales lo material reacciona, es decir, lo inmaterial debería tener propiedades materiales.  Aquí aparecen al menos dos opciones, una sería que lo inmaterial en realidad sería algo material, dicho de otro modo, la sustancia inmaterial no existiría, o que lo inmaterial se convirtiera en material cada vez que ambas sustancias interaccionan. Esto, claro está, no hace sino añadir cuestiones más complicadas y que no parecen tener respuesta, ¿cómo es posible que lo inmaterial se convierta en material?

No obstante,  podemos pensar: “el universo no sólo está hecho de partículas sino también de energía”, pero al pensar así estamos incurriendo en un error categorial.  La energía no existe en el mismo sentido en el que existen las partículas, de forma similar a como la universidad no existe en el mismo sentido en el que existen los colleges, por seguir con el ejemplo de Ryle.

Podemos decir, de forma somera y muy aproximada que la energía es una propiedad de los objetos, podemos decir, mira ese coche que se mueve a determinada velocidad tiene una energía cinética de tanto. Pero no tiene sentido hablar de energías desligadas de los objetos, si recurrimos a la masa, el ejemplo queda más claro. Nadie afirmaría que la masa existe independientemente de los objetos, podemos señalar y decir, mira esa silla tiene una masa de X, ese árbol tiene una masa de X, ese planeta tiene una masa de X, esa partícula tiene una masa de X, etc., pero no podemos señalar y decir mira una masa. Con la energía sucede lo mismo, a fin de cuentas, como ya nos enseño Albert Einstein, la masa y la energía vienen a ser más o menos lo mismo. Quizá alguien este pensando ¿y la luz? ¿acaso la luz no es energía? No, la luz son fotones, esto es, partículas, y dichas partículas tiene una determinada energía. Resumiendo, lo que hay en el universo son partículas que interaccionan unas contras y todas esas partículas tendrán una masa y una energía. La energía no es una sustancia inmaterial sino una propiedad más de la materia.

Estas reflexiones nos hacen dudar de que el mundo sea dualista. Quizás existan esas dos sustancias, pero parece difícil, por no decir imposible, que puedan interactuar la una con la otra. Podemos reflexionar sobre la posibilidad de la existencia de una sustancia inmaterial desde el punto de vista de la información.

Para transmitir información o almacenarla se necesita un soporte físico, sin dicho soporte la transmisión o almacenamiento de la información es imposible. Un ejemplo es la transmisión de información por radio. Todos hemos oído hablar de las modulaciones de AM y FM, en este tipo de transmisión, la información se codifica mediante variaciones en la amplitud de la onda electromagnética (AM), o mediante variaciones en la frecuencia de dicha onda (FM).

Recordad que aunque ahora estemos hablando de ondas, según la mecánica cuántica, toda onda es al mismo tiempo una partícula, así pues, seguimos teniendo partículas, si usamos la terminología de las ondas, es porque en este caso resulta más sencillo entender el ejemplo desde esa perspectiva. Podemos pensar también en la información que está corriendo por los circuitos del ordenado, la cual está codificada en las corrientes eléctricas, si hay electrones se interpreta como un “1″, si no hay, como “0″, esto, claro está, es un simple convenio, puede hacerse la revés si se quiere.

Otro ejemplo, en los discos duros de los ordenadores la información se almacena en dichos discos creando series de hendiduras que representan cadenas de unos y ceros. Y si pensamos en  nuestra capacidad de hablar, la información se transmite mediante ondas de presión. Siempre que queremos transmitir o almacenar información necesitamos un soporte físico con cierta estructura, de tal manera que podamos introducir modificaciones en esa estructura que representen los símbolos que queramos transmitir, dichos símbolos, pueden ser cadenas de unos y ceros, o las palabras que transmitimos mediante ondas de presión cuando hablamos.

¿A dónde nos lleva todo esto? Hagamos un pequeño experimento mental para averiguarlo. Imaginemos que tenemos delante un frigorífico, lo abrimos, y en la cubitera, en uno de los cubitos de hielo, tallamos con un punzón una letra, por ejemplo la “H”, si cerramos el frigorífico y lo abrimos pasado un tiempo seguiremos viendo la H tallada en el cubito de hielo, pero ¿qué pasa si sacamos la cubitera y esperamos a que los cubitos de hielo se deshagan? Entonces nos resultará imposible observar la letra “H”, ahora bien, dentro de la cubitera seguiremos teniendo lo mismo, un montón de moléculas de agua (H2O), la diferencia estriba en que al congelar el agua las moléculas de la misma se alinean de determinada forma creando la estructura del hielo, estructura que podemos modificar, en este caso, con un punzón para almacenar información en el mismo.

Doctor Extraño

Al dejar que se deshaga el hielo la estructura desaparece y nos quedamos con una sopa de moléculas en la que es imposible modificar su estructura de alguna manera para almacenar la información. Dicho de otra forma, para almacenar o transmitir información necesitamos un soporte físico, es decir, material, por lo tanto aunque una sustancia inmaterial pudiera interactuar con otra material de alguna forma, sería imposible que la sustancia inmaterial contuviera o comunicará algún tipo de información.

Y este problema es demoledor para la concepción dualista, a fin de cuentas, si pienso en levantar el brazo, estoy manejando cierta cantidad de información, información que por lo que hemos visto no puede ser ni almacena ni transmitida por una sustancia inmaterial, por lo tanto, el mero hecho de que piense en levantar el brazo, y que de hecho, lo levante, es una demostración palpable de que no somos entes dualistas, no parece que estemos hechos de dos sustancias.

El mundo del Doctor Extraño es un mundo dualista, donde las fuerzas del bien y del mal no paran de combatir. La magia, los espíritus, el misticismo, etc. están al orden del día, es un mundo de fantasía como tantos otros que nos permiten normalmente soñar y evadirnos de la realidad, pero que también nos brindan la opción de pensar sobre si nuestro mundo es cómo el que aparece en esas historias. No parece que así sea, y esto pone sobre la mesa la fantástica imaginación de los creadores de dichas historias, gracias a su imaginación, sus lectores podemos disfrutar de otros mundos y reflexionar sobre la naturaleza del nuestro.

Para pensar más:
(1) – Dualism (Standford Encyclopedia of Philosophy)
(2) – El concepto de lo mental (Gylbert Ryle)
(3) – Meditaciones y el Discurso del método (René Descartes)
(4) – 50 Cosas que hay que saber de filosofía
(5) – A little history of philosophy

17 Comentarios

Participa Suscríbete

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Además, sabiendo todo lo que ya sabemos, y todo lo que estamos descubriendo sobre el cerebro, resulta bastante obvio que el alma y los pensamientos son generados y soportados por el cerebro.

UnoUno

Que yo sepa, la separación entre cuerpo y alma es algo que viene del cristianismo (en las religiones abrahámicas). Para los judíos originales, cuerpo y alma son uno. De ahí costumbres tan particulares como enterrar a los muertos enteros y en una misma tumba, nada de cremación, etc, porque durante el apocalipsis los muertos se levantarán y serán juzgados; no habla de una especie de zombies, cuerpos animados sin mente/alma, sino de la gente que ha muerto. Fue el cristianismo, probablemente influenciado por el gnosticismo, el que introdujo la separación entre cuerpo y alma. Algunas sectas judías también se dejaron influenciar por el gnosticismo y adoptaron la separación del cuerpo y el alma, pero es algo que sigue sin darse en las sectas más ortodoxas del judaísmo.

César

Sí pero no, no pero sí.

El primero con alguna influencia en hablar de separación de cuerpo y alma, siendo ésta la parte esencial del ser humano fue Platón y, si hubiésemos de creerle, antes que él Sócrates.

Respecto a la introducción de la idea dualista en el cristianismo no hay que recurrir ni al gnosticismo directamente ni a la influencia griega sobrevenida. Consideramos el judaísmo como uno, cuando es múltiple, con un núcleo central común, pero múltiple, con diferencias en aspectos importantes muy marcadas. Esto es verdad hoy, como lo era hace 2000 años. A todos nos suenan los fariseos. éstos creían en la resurrección en el sentido que comentas tú. Pero los esenios, esa otra secta que mencionas, creían en la inmortalidad del alma; y sus usos y costumbres eran tremendamente similares a los que adoptaron los primeros cristianos. Se ha especulado con la idea de que Juan el Bautista fuese esenio y con la de que el mismo Jesús tuviese muchos contactos con la secta. Si el esenismo tuvo influencia gnóstica, es otra cuestión.

@funambul

Los entierros rituales de los que se encuentran restos arqueológicos mucho antes de la aparición de Platón, no se hacían por cuestiones higiénicas, sino que ya había ciertas creencias en vida después de la muerta que ya implican una concepción dualista de la realidad y del ser humano. Para Descartes, el dualismo fue la solución para permitir la convivencia del mecanicismo, o sea la nueva ciencia, con el dogma cristiano. Creia en las dos cosas fervientemente y se puede entender su obra como un intento de fundamentar una metafísica que fuera compatible con el cristianismo y a la vez permitiera el estudio científico de la naturaleza.

UnoUno

Tiene sentido, sí. Supongo que escuché campanas pero no sabía donde. Gracias por aclaración :-)

JoseJose

Vale, ¿y las leyes físicas que son? ¿Y los conceptos de suma y resta?
Si dibujas una H en el hielo, y el hielo se funde, ¿significa que no puedes dibujar otra H, porque la información se ha perdido?
Suena correcto que la información esta contenida dentro de la materia. Pero ¿que pasa con las reglas que definen como se comporta la materia?

César

Hay que actualizar el lenguaje. Ahorra tiempo y esfuerzo.

“Material”, palabra que estaba muy bien en el XVII, para finales del XIX dejó de tener sentido. Existen fenómenos físicos en los que algo no material interactúa con algo material. Me refiero a los campos (electromagnético, gravitatorio, Higgs) que tienen realidad física pero no son materiales. Citando a Feynman (Lectures on Physics) “The fact that the electromagnetic field can possess momentum and energy makes it very real… a particle makes a field, and a field acts on another particle, and the field has such familiar properties as energy content and momentum, just as particles can have”.

Por tanto, la contraposición debe establecerse entre realidad física (mensurable) y (presunta) realidad no-física (no mensurable). Así se evita el gasto de teclas de argumentar por qué la energía no es material y similares.

Respecto a crítica demoledora del dualismo cartesiano no hay que esperar al siglo XX ni mucho menos, es que no hay que salir siquiera del XVII. Spinoza ya argumentó que lo mental (“pensamiento”) y lo físico (“extensión”) no son más que los dos atributos conocidos de una única sustancia de infinitos atributos, a la que puedes llamar Dios (en sentido spinoziano) o Naturaleza (Deus sive Natura).

Incidentalmente, hay quien afirma que esto es panpsiquismo o, lo que raya lo patético, panteísmo, pero esos no han leído bien la definición que Spinoza hace de dios. Los teólogos de la Inquisición y los protestantes holandeses, verdaderos expertos en el tema, por ideas como esta lo persiguieron por ateo militante, y su obra cumbre, la Ética, tuvo que publicarse póstumamente (1677).

@funambul

Tampoco hay que esperar a Spinoza. En el mismo círculo epistolar mecanicista al que pertenecía Descartes, formado alrededor de la figura de Mersenne, encontramos a mecanicistas como Gassendi, Roberball, Bouiliau y, hay que destacar a Hobbes. Todos ellos opuestos a cualquier especulación metafísica. Para Hobbes, el único objeto del conocimiento eran los cuerpos y su movimiento. El Universo, y la mente humana podían ser comprendidos como máquinas con piezas en movimiento.
El triunfo de la visión cartesiana relegó a ese mecanicismo materialista a ser un corriente subterraneo que volvió a emergir en el siglo XVIII con los materialistas radicales que publicaban de forma clandestina. Hay que destacar a Julien Offroy de la Mettrie, un acceso febril mientras ejercía de médico de la Guardia Francesa le hizo comprender la total dependencia de las funciones psíquicas de las fisiológicas. La negación de la separación del cuerpo y el alma que hacía en la Historia natural del alma (1745), publicada de forma clandestina, lo convirtió en objeto de persecución y la obra fue quemada por orden del Parlamento junto con los Pensamientos filosóficos de Diderot, que también se le atribuyeron a La Mettrie. De su refugio en Flandes tuvo que huir tras la publicación de El hombre máquina (1747), donde reafirmaba su teoría materialista, para establecerse en la corte de Federico II de Prusia.

MarcoMarco

Una aclaración. Para la mayoria del cristianismo, el hombre es Espiritu, alma y cuerpo.

- Donde el espíritu es el “aliento de vida” que viene de parte de dios, cuando morimos, este vuelve a dios.
- el cuerpo es lo material, que se pudre, “vuelve al polvo”
- y el alma, “la resultante de la union del cuerpo terrenal y el espiritu divino”, de donde viene la voluntad, el juicio, los sentimientos, etc… que por cierto solo se da en humanos por ser imagen y semejanza de dios. Tambien se usa mucho el termino “corazon”, asumo que por razones poeticas.

En la biblia tambien dice que cuando muere un animal, el espiritu vuelve a la tierra, pero que no tienen alma. Por eso los animales no tienen “juicio”.

1Ts 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Ojo, hay religiones tambien cristianas que creen en la sola existencia del alma y cuerpo. Pero en la biblia, en su mayoria, se habla de que el espiritu que da la vida esta dentro de cada uno, de modo que dios puede por medio de el influir en las personas, darles paz, limpiarles la conciencia y esas cosas, es como un troyano, o algo asi como el drm.

En conclusion: el ser humano tiene 3 partes (espitiru alma y cuerpo), todas las demas especies solo tienen 2 (espiritu y cuerpo). y por ende solo nosotros, nuestra alma ira al juicio final, los animales no porque no tienen un alma…

De aqui tambien, los testigos de Jehova dicen que el alma es mortal, porque hay un verso que dice “el alma que pecase, esa morirá”, pero en el resto de la biblia se habla mucho del castigo eterno y esas cosas… dependiendo de tu traduccion-version-revelacion biblica… ya sabes, como diría Arjona, “En este mundo hay más religiones que niños felices…”

PD: He estado desde los 4 hasta los 17 en una iglesia evangelica, tenido novia mormona, abuelos testigos y el resto de mi familia catolica. Despues de tanto investigar, decidí primero adorar al Monesvol… hasta que tuve una revelacion y ahora adoro al dios gato invisible. Espero que su ronroneo llegue a sus duros corazones ateos…

César

A título de inventario el judaísmo no se anda con menos finuras a la hora de describir el espíritu/alma:

נפש nephesh (ser vivo),
רוח ruaj (viento),
נשמה neshama (aliento)
חיה chaya (vida)
יחידה yechida (singularidad)

Y no paso a describir el concepto cabalístico de gilgul neshamot (reencarnación), porque entonces no acabamos.

AtlasAtlas

Hombre, si hablamos de dualismo, me parece que Platón con su caverna y su mundo ideal es más importante y decisivo en la formación de la postura dualista que el bueno de René… vamos, digo yo.

imagineimagine

Pero hay un problema aquí. El cerebro no un órgano completamente suficiente ni necesario para contener toda la mente. No es suficiente…dos ejemplos: 1. si deja por un tiempo de recibir un estímulo sensorial deja de representarlo y luego hace como si no existiera (no es suficiente… necesita del mundo). 2. a veces estimulamos el cerebro pero ni la resonancia, PET o encefalogramas muestran algún cambio es decir pensamos que la mente está allí pero no podemos encontrar nada (necesitamos de la fe para creer que la mente está allí). Y no siempre es necesario porque a veces se saca o falta una parte del cerebro y la mente no cambia.

Biotay

El problema que planteas es correcto, con los ejemplos no estoy de acuerdo. Me remito a la obra de Alva Noe, que recomiendo.

Jaimefg

Y no olvidemos que el Doctor Extraño fue el único testigo, junto a Eternidad, de un nuevo Big Bang allá por los años sesenta del siglo XX. Es decir, el universo anterior desapareció y surgió uno nuevo en el que curiosamente todos los habitantes del planeta (y los de otros planetas) continuaron su vida en el mismo punto en el que el universo anterior se destruyó. Eso sí es dualismo :-)

ScilaScila

Pero como bien sabemos el agua tiene memoria y aunque se descongele la información seguirá ahi!!!!
Vale…. perdón, no he podido evitarlo :D

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>