¿Estamos indefensos ante los asteroides?

La estela del meteorito de Cheliábinsk

El 15 de febrero de 2013 será recordado como el día en el que la naturaleza nos recordó lo indefensos que estamos ante los pequeños cuerpos que vagan por el Sistema Solar. Sin previo aviso, un pequeño asteroide de unos quince metros de diámetro entró hoy en la atmósfera terrestre sobre la región rusa de Cheliábinsk. La energía liberada por la explosión del objeto ha sido equivalente a la de una explosión termonuclear de 300 kilotones, aunque por suerte tuvo lugar en la alta atmósfera. Aún así, la onda de choque causó centenares de heridos, la mayoría por culpa de cristales rotos. Que sepamos, ha sido el impacto más importante desde el suceso de Tunguska en 1908. Y todo en el mismo día que el asteroide 2012 DA14, de unos cincuenta metros de diámetro, ha decidido sobrevolar la Tierra a una distancia récord de 30.000 kilómetros.

La lección más importante que debemos aprender del ‘suceso de Cheliábinsk’ es que nos ha pillado completamente desprevenidos. Nadie detectó este pequeño asteroide antes del impacto, y eso a pesar de las numerosas redes de telescopios que escudriñan el cielo continuamente en busca de cuerpos menores del Sistema Solar. Y no es la primera vez. Ya en 2008 otro asteroide de cinco metros de diámetro y ochenta toneladas chocó contra la Tierra sobre el desierto de Sudán. Cierto es que en esa ocasión el asteroide fue descubierto apenas veinte horas antes del choque -de ahí que fuera bautizado con un nombre oficial: 2008 TC3-, pero no deja de ser otra sorpresa espacial bastante desagradable.

Esto es muy diferente a lo que nos tienen acostumbrados en las películas de Hollywood. Se supone que somos capaces de detectar cualquier asteroide peligroso y, llegado el caso, destruirlo con una buena explosión nuclear sin más contemplaciones. ¿Cómo es posible que nuestra civilización, con todos sus adelantos tecnológicos y con capacidad para alcanzar el espacio, permita que pasen cosas así? ¿De verdad estamos indefensos ante sucesos de este tipo?

Bueno, veamos. Las malas noticias son que, efectivamente, no hemos detectado todos los asteroides peligrosos que acechan a la Tierra. Las buenas son que tenemos la tecnología para hacerlo. Antes de nada debemos conocer a nuestro enemigo, que en este caso son los asteroides cercanos a la Tierra, también conocidos como NEAs (Near Earth Asteroids).

Un telescopio infrarrojo en la órbita de Venus podría descubrir la mayor parte de NEAs (NASA).

Así que, ¿cuántos asteroides cercanos existen? Gracias a los datos del telescopio espacial WISE de la NASA sabemos que deben existir  nada menos que unos 20.500 ± 3.000 asteroides con un diámetro superior a los cien metros, de los cuales solamente hemos descubierto unos 5.200. O sea, que aún nos queda mucho camino por recorrer. Pero el verdadero peligro radica en los miles de NEAs con un tamaño inferior a los cien metros, ya que la inmensa mayoría no han sido descubiertos. Por supuesto, no todos los NEAs son asteroides peligrosos o PHA (Potentially Hazardous Asteroids), pero todos los PHAs sí que son NEAs.

Telescopio infrarrojo Arkyd 100 propuesto por Planetary Resources para detectar asteroides cercanos (Planetary Resources).

¿Y cómo podemos descubrirlos? Además de los observatorios terrestres actualmente en funcionamiento, la mejor forma de descubrir NEAs es situar telescopios infrarrojos en el espacio. Lo ideal sería mandar un telescopio infrarrojo a la órbita de Venus para que pudiese observar desde allí la práctica totalidad de NEAs que circulan por las cercanías de la órbita terrestre. De todas formas, no hace falta irse tan lejos. Observatorios en órbita baja o en órbita solar también podrían llevar a cabo esta función. Algo me dice que a partir de hoy muchas agencias espaciales lo van a pasar bastante mal a la hora de explicar cómo es posible que ninguno de estos proyectos haya recibido la financiación adecuada para salir adelante. Curiosamente, las únicas propuestas de telescopios espaciales infrarrojos para descubrir NEAs han venido de la mano de exóticas compañías privadas de minería de asteroides como Planetary Resources.

Una vez detectados todos los NEAs, hay que tener en cuenta que las órbitas de los mismos pueden sufrir cambios a lo largo del tiempo por culpa de las interacciones gravitatorias con otros cuerpos del Sistema Solar, así que no basta con determinar su órbita, sino que también debemos calcular las perturbaciones sufridas, algo que dista de ser trivial. Y eso sin tener en cuenta fenómenos como el efecto YORP o el Yarkovsky.

En cualquier caso, imaginemos que descubrimos que un asteroide se dirige hacia nuestro planeta, ¿qué hacemos? Actualmente, no podemos hacer nada de nada, salvo rezar y evacuar las posibles zonas de impacto. No hay interceptores mágicos esperando ser disparados ni aguerridos astronautas capaces de instalar bombas nucleares en el interior de un asteroide. De todas formas, en el caso de un pequeño asteroide como el de Cheliábinsk, lo mejor es usar un interceptor cinético para destruirlo, especialmente si no tenemos mucho tiempo por delante. Al chocar a unos 2-30 kilómetros por segundo contra el asteroide, nuestro interceptor podría vaporizarlo fácilmente. Los trozos supervivientes serían lo suficientemente pequeños para que se desintegrasen durante la entrada atmosférica sin causar daños. Una idea que resulta sencilla en teoría pero que es muy complicada en la práctica. Y es que guiar una sonda que se mueve a alta velocidad hasta un pequeño blanco de pocos metros de diámetro que se encuentra en medio del espacio no es nada fácil. Además, debido al retraso en las comunicaciones con la Tierra, el interceptor debería estar dotado de un sistema de navegación autónomo muy sofisticado.

¿Y si usamos armas nucleares?

Si lo que queremos es vaporizar el asteroide con total seguridad, necesitamos un impacto directo, pero en este caso hay un problema, y es que las armas nucleares modernas sólo permiten choques a velocidades inferiores a 1 km/s para evitar que el mecanismo de ignición se destruya antes de activar el artefacto (efectivamente, este dato no suele mencionarse en las películas). Por lo tanto, deberíamos usar una sonda doble formada por un interceptor cinético convencional seguida a poca distancia del interceptor con la cabeza nuclear. El interceptor cinético crearía un agujero en el asteroide que permitiría la detonación del arma nuclear en su interior. Y sí, si suena complejo es porque lo es.

Si tenemos más tiempo antes del impacto, digamos que varios meses o unos pocos años como mínimo, podemos jugar con la posibilidad de cambiar su órbita mediante choques cinéticos o explosiones nucleares no directas, aunque aquí sí que corremos un riesgo importante de que el cuerpo se fragmente dependiendo de su tamaño, características y composición.

Impacto de la sonda Deep Impact contra el cometa Tempel 1 en 2005 (NASA).

En 2005 la sonda Deep Impact chocó contra el cometa Tempel 1, pero no debemos olvidar que en este caso estábamos ante un enorme objetivo de varios kilómetros de diámetro cuya órbita se conocía muy bien. Los desafíos tecnológicos que presenta la intercepción de asteroides son tales que se han propuesto misiones precursoras como Don Quijote -actualmente cancelada- o AIDA/AIM de la agencia espacial europea (ESA) con el fin de desarrollar las tecnologías necesarias para desviar asteroides mediante interceptores cinéticos. Huelga decir que a día de hoy ninguno de estos proyectos ha sido aprobado formalmente.

 

Tractor gravitatorio con energía nuclear y motores iónicos propuesto por la agencia espacial rusa Roscosmos para desviar la órbita de asteroides (IKI/Roscosmos).

Claro que si el tiempo no nos preocupa en absoluto porque el choque se va a producir dentro de muchos años o décadas, sin duda la mejor opción es el tractor gravitatorio. Este concepto es tremendamente simple a la par que elegante. Situamos una sonda de varias toneladas cerca de nuestro asteroide y utilizamos motores iónicos de bajo empuje para mantener una distancia constante con respecto a la superficie. El asteroide atrae a la sonda, pero la sonda también atrae al asteroide y el resultado es que podemos cambiar la órbita del mismo. El efecto es casi despreciable, pero lo suficiente para evitar un impacto contra la Tierra tras varios años ‘tirando’ del asteroide.

Como vemos, no será por ideas. Parafraseando a Neil DeGrasse Tyson, los asteroides son la forma que tiene la naturaleza de preguntar cómo va nuestro programa espacial. Y sin embargo, aquí estamos, después de sufrir un impacto directo con un asteroide y a pesar de que cada vez son más las naciones con un programa espacial propio, seguimos sin tener una red de observatorios espaciales ni un sistema de interceptores antiasteroides.

Respondiendo a la pregunta que da título al artículo, resulta triste constatar que sí, a día de hoy estamos indefensos. Por supuesto, hay pocos asteroides de gran tamaño que amenacen a la Tierra y las probabilidades de impacto directo de un cuerpo pequeño en un área densamente poblada son muy bajas, pero con el tiempo suficiente dicha probabilidad tiende a uno. ¿Qué tiene que pasar para que nos demos cuenta de la gravedad de la situación? Esperemos que el suceso de Cheliábinsk pase a la historia como un punto de inflexión y que tomemos medidas de una vez por todas.

Referencias:

http://arxiv.org/pdf/1109.6400v1.pdf

http://www.adrc.iastate.edu/files/2011/09/2134720_wie.pdf

http://www.adrc.iastate.edu/files/2012/06/AAS-12-225.pdf

http://esamultimedia.esa.int/docs/gsp/completed/AIDA_MissionRationale_InterimRelease.pdf

http://b612foundation.org/

34 Comentarios

Participa Suscríbete

josepzin

Buen artículo!! la frase de Neil DeGrasse Tyson es buenisima.

Yo también espero que esto sea un llamado de atención general sobre el tema y que signifique un empujón a la investigación espacial.

LucianoLuciano

Muy interesante. Algun dia ineludiblemente va a chocar un astro con la Tierra y , si no la destruye completamente, la vida en ella seguro se termina, al menos la vida compleja. El tema es que puede ser hoy mismo o dentro de 1 millon de años. Es una realidad que atemoriza si uno la reflexiona un poco.

qawqqawq

Se me ocurre una forma mas de protegernos contra los asteroides.

Teniendo en cuenta que es posible que ya exista una confederacion de mundos en nuestra galaxia que nos esten observando, si algun dia nos vieramos amenazados por un asteroide gigante que fuese a provocar nuestra extincion y no pudieramos desviar a tiempo, las Naciones Unidas podrian aprobar una resolucion pidiendo ayuda a esa confederacion de mundos para que desvie el asteroide.

En el caso de que, efectivamente, esa confederacion de mundos existiese y nos estuvieran observando esa resolucion, quizas, provocaria un debate en las inteligencias extraterestres de nuestra galaxia y posiblemente una intervencion que desviase el asteroide.

Por supuesto, esto deberia ser nuestra ultima opcion, deberiamos estar preparados para salvarnos nosotros mismos, seguramente no seriamos la primera civilizacion a la que se le habria ocurrido esa idea desesperada y quizas hace miles de millones de años se haya llegado ya a un acuerdo de no intervencion en estos casos.

bonzobonzo

Magnífico artículo, esperemos que este aviso no caiga en saco roto y se haga un uso más racional de los recursos y la financiación de los proyectos espaciales.
Aunque cabe preguntarse, ¿tienen los lanzadorea actuales de los misiles nucleares suficiente alcance para interceptar un asteroide en el espacio exterior?

¿No es posible ubicar satélites para la observación de asteroides en los puntos de Lagrange del sistema Tierra-Sol de forma que permitan su detección con alguna antelación?

Interesantes cuestiones que tal vez algún lector o el propio autor puedan contestar.

Dani

Te respondo:

1- No, los misiles actuales no están diseñados para interceptar asteroides y no tienen un alcance adecuado. Pero aunque lo tuvieran las cabezas nucleares no están diseñadas para interceptar un blanco móvil.

2- Sí, se pueden poner satélites en los puntos de Lagrange, aunque lo ideal es en la órbita de Venus o solar (por delante o detrás de la Tierra). Por supuesto, los observatorios terrestres también son imprescindibles.

Saludos.

LUIS GUILLERMO ARANGOLUIS GUILLERMO ARANGO

Desde hace muchos años, los países más poderosos de la Tierra se han dedicado a la producción masiva de armas atómicas y cohetes de largo alcanse para destruirsen los unos a los otros.
Ya es hora de hacer una alianza común para defender a la humanidad del peor enemigo, “El cinturón de asteroides”.
La destrucción de los Dinosaurios fue precisamente eso, el choque de un meteoro gigante en el golfo de Méjico, en Yucatán. De milagro, sobrevieron las especies marinas y de elli surgió de nuevo la vida en el planeta. Que esperamos ?

Savinio

Excelente artículo. El autor nos pone al día sobre la situación real de indefensión en la que nos encontramos respecto a la caída de asteroides y meteoritos. Se agradece el análisis del desafío tecnológico que supone la intercepción de los asteroides susceptibles de colisionar con nuestro planeta.

JOSEMIGUELCORDOBAJOSEMIGUELCORDOBA

muy buen articulo y espero en un futuro muy cercano estemos ya en condiciones de enfrentar a estos visitantes espaciales inesperados

josepzin

El tema es que concentrarse solo en la defensa contra meteoritos es quedarse un poco cortos de miras… la Tierra sigue siendo la única “canasta” de la humanidad.

Hay que lograr bases permanentes fuera de la Tierra, ya sea en la Luna, Marte o el espacio. Eso soluciona los dos problemas: mejorar las defensas del planeta y a la vez tener mas posibiliades de superviviencia si pasa algo realmente grave a nivel planetario.

josepzin

No, ninguna parte está a salvo, ningún planeta ni nada, pero ahora mismo si algo se carga la Tierra sería el final de todo. Estando en mas lugares se disminuyen las posibilidades de extinción.

ufatorufator

espera espera, ¿que el hombre es la cúspide de la evolución y que por eso TENEMOS QUE SABER TODO?

somos unos mierdas, meteroslo en la cabecita

marcomarco

¿Eso te decian tus padres de pequeño?

Nosotros SI somos la cuspide de la evolución, por ahora. Si no ándate a quejar en un blog de delfinet o simionet, no se que diablos haces en internet…

¿que ni los delfines ni los simios tienen un interne propio? wow, creí que habían otros más evolucionados que nosotros…

amagoamago

Hace como 15 años leí un libro dedicado a los asteroides que levantó mi pasión por la ingeniería aeroespacial. Los autores llegan también a la conclusión de la necesidad de disponer de telescopios instalados en el espacio.

“El asteroide del fin del mundo” de Donald W. Cox y James H. Chestek”

ufatorufator

o sea, vemos el espacio pixelado y ya somos la polla, venga coño. un poquito de razocinio.

en el DISCLOSURE PROJECT, hay una mujer que trabajaba con Von Braun (-ex nazi que fue a EE.UU., inventor de las bombas v1 y v2, y padre de los cohetes apollo) y la mujer asegura que Von Braun antes de morir le repetía: Hay una mentira contada a todo el mundo (mentiras para financiar el programa espacial) primero serán los rusos, luego terroristas, luego naciones (vease el actual panorama de españa, grecia, etc), luego asteroides y por último una “invasión ovni”.

Yo no quiero ver como termina el PROJECT BLUEBEAM, pero estamos a un paso.

TevatronTevatron

Claro, claro, te creemos… toma tu chocolatito y una palmadita al hombro, buen hombre.

Luis Guillermo ArangoLuis Guillermo Arango

Claro que estamos indefensos. La población rusa, vecina al punto de impacto del meteoro de esta semana, está viva de milagro. La misma Moscú, a tan sólo 1500 Km de distancia (una distancia ínfima en medidas astronómicas) también.
La realidad, el hecho de que nadie lo haya detectado, indica el estado de in defección en que se encuentra la humanidad contra el choque de meteoritos. Al menos de los pequeños, de menos de 20 o 30 metros de diámetro. Y, estos, son capaces de acabar con ciudades enteras.
Detectar una amenaza de estas con 24 hora de anticipación, ni siquiera da tiempo para hacer evacuaciones en los puntos de impacto.
Para mi, es una EMERGENCIA MUNDIAL.
Las Naciones se deben poner de acuerdo cuanto antes para tratar este tema. Por fortuna, es un tema común para la especie humana.
Nuestro planeta, el único habitado conocido hasta ahora, ESTA AMENAZADO.
Hay proyectiles en camino que no son vistos por los actuales telescopios. Lo acabamos de saber.
Estamos en las manos de Dios, sólo un golpe de suerte, las estadísticas, etc, nos permiten pensar.
Los gobiernos, los científicos, los militares, tienen la palabra, y de sus desicion es responsables, dependen las especies vivas del planeta Tierra.
Las Naciones Unidas deben generar cuanto antes, respuestas. La estaremos esperando. Quizás este preaviso, nos permita conocer un plan mundial de unión de la humanidad. Era precisamente lo que necesitabamos. Y, que Dios nos guarde y nos proteja.

TevatronTevatron

Ok… creo que tal vez hay una exageracion de tu parte, es mas probable que haya mas bien un aumento en la inversion de los programas de deteccion de objetos cercanos que pueden impactar con la tierra, una inversion a futuro para crear un sistema mas sofisticado y poderoso (quizas, no es seguro tampoco que se ponga en marcha algo asi) ¿pero un programa mundial dirigido por ONU tipo pelicula catastrofica, casi de emergencia? mas victimas caen por tormentas e inundaciones, hambrunas, enfermedades y conflictos belicos que por un meteorito que muy probablemente caiga en 100 o 500 años? no digo que no haya que hacerlo, es necesario y una buena fuente de investigacion cientifica que podria beneficiarnos con nuevas tecnologias y soluciones para la humanidad, pero tenemos que ver las prioridades, los problemas no resueltos que mas nos dañan, probablemente Rusia, y los paises grandes en espacio territorial se pongan las pilas y lidericen este campo, ya que tienen muchas vidas que proteger.
Saludos.

luisGaoluisGao

Tevatron
Acepto tu comentario. Nada es seguro en este tema, pero no descarto la preocupacion. Ojala tu tengas razon.
Gracias por leer mi comentario.
luisgao

tonyontonyon

La herramienta no es responsable de lo que hace, bien o mal, sino la mano que la utiliza. Las armas nucleares serán imprescindibles, no ya como armas sino como herramientas para mover asteroides. Asteroides de distinto periodo orbital que hay que modificar para acompasarlo al de la Tierra, y que no se alejen de nosotros durante siglos. Tutatis hay que acelerarlo ligeramente para poder mantenerlo cerca y usarlo como base, minas, ciudades, inmensos jardines subterráneos que producirán el aire y la comida. ¿Pero como mover una masa de 50 mil millones de toneladas?. Evidentemente no valen los cohetes químicos. Solo unas cuantas cargas nucleares serán suficientes para darle el empujón. En ellos, según las muestras de meteoritos, hay de todo lo necesario: Agua, oxígeno, hierro, silicio, magnesio, para construir naves espaciales ligeras, titanio, aluminio, platino…nitrógeno, para el aire y para la agricultura de los jardines de soporte vital… En el Espacio, al no haber aire, no hay onda expansiva. Solo le llegarán las radiaciones, rayos X, rayos gamma, etc, que volatilizan la superficie del impacto de estas radiaciones y eyectan el material superficial como un propulsor a chorro. Carga nuclear subterránea, destrucción del asteroide. Carga nuclear muy próxima a la superficie, desvío del asteroide. Si el asteroide es pequeño, como el DA14, quizás baste con una sola carga nuclear. Si el asteroide es grande, posiblemente serían necesarias varias cargas nucleares escalonadas para moverlo.

juan jose murillojuan jose murillo

En teoria todo es bonito, en la practica no, veamos porque,
Misiles nucleares, hay que lanzarlos, ¿Desde donde? lo normal seria en el espacio, aqui surgen dos alternativas o los subes, los trasportas y los lanzas desde Shuttles, con el riesgo que implica que uno de ellos explote y cause una catastrofe nuclear en la tierra, o los tienes en orbita, intentando que la basura espacial no los dañe, la logistica, lo ilogico es lanzarlos desde aqui y esperar que tras un viage de x millones de kilometros den en el blanco o exploten en el sitio adecuado, con lo cual hay que transportarlos hasta el lugar de lanzamiento, y en el camino poder retificar la trayectoria y o rumbo, tambien tendriamos el problema de la señal de detonacion ya que una señal de radio tardaria unos minutos u horas, dependiendo de la distancia en llegar, como en el espacio no tenemos camiones de transpotre hay que fabricarlos, no se, pero con el gasto de todo esto podriamos erradicar el hambre de todo el mundo, asi que yo prefiero salvar a la gente, aunque haya un cataclismo.

luisgaoluisgao

Unos creemos que si estamos amenazados y otros dudan sobre la posibilidad de una catatastrofe.
Alguien sabe que estan haciendo los paises sobre esto?
Lo mas grave es que, estas cosas ocurren y se olvidan.
Sera necesario otro impacto como el de Rusia para reaccionar?

juan jose murillojuan jose murillo

Actualmente, no existe la tecnologia practica para evitar esto, en la teoria si.

tonyontonyon

…los utilizaremos como naves, para viajar en ellos a los confines del Sistema Solar, como una flota de “autobuses”, vas para allá en uno, y si quieres regresar o ir en otra dirección, esperas al acercamiento del asteroide adecuado para transbordar… Taladrándolos por el centro, como una giratoria aceituna sin hueso, con un reactor de fusión en el centro que dará la luz y el calor como un sol artificial. Al mirar allá a lo alto, veremos a esas otras ciudades “cabeza abajo”.

juan jose murillojuan jose murillo

Intentare ir por partes, misiles nucleares, no son ideales, al explotar crearian fragmentos de diferentes tamaño, con orbitas totalmente caoticas, e imprevisibles de calcular, es el sistema ultimo que se deveria usar, el resto de sistemas, laseres, reflectores solares, pintura, requieren tiempo, a mayor distancia mas efectivo, el poblema es este, un destructor planetario, es realmente facil de detectar, un destructor, a nivel de una ciudad, aunque igualmente estariamos al borde de la extincion, por las consecuencias del impacto, es ya mas dificil de localizar a tiempo, los de menos de un kilometro son indetectables, para ello haria falta una red de radares espaciales.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>