La radiación pone en jaque las misiones tripuladas al planeta rojo

Nuestro investigador en Marte, el Rover Curiosity, lleva incorporado un laboratorio experimental que haría las delicias de cualquier científico: el Mars Science Laboratory (MSL). Entre sus instrumentos se encuentra el RAD (Radiation Assessment Detector) cuya utilidad, entre otras, es aportar los datos necesarios para calcular la dosis efectiva a la que estarían expuestos los astronautas durante una misión al planeta rojo. Así pues, los resultados que proporciona sirven como base para estudiar la posible viabilidad de futuras misiones tripuladas y las medidas de protección radiológica que sería necesario implementar para limitar el riesgo de exposición de los tripulantes.

La magnitud radiométrica de medición del RAD es la dosis equivalente, que se define como la energía transferida a la unidad de masa del objeto irradiado, teniendo en cuenta el tipo de radiación incidente (partículas alfa, beta, neutrones, radiación electromagnética, etc…)

Como magnitud equivalente ambiental, según la ICRP (International Comission of RadiationProtection),puede asimilarse a la dosis efectiva que recibirían los astronautas, que aporta información sobre el riesgo de padecer efectos biológicos. La unidad de medida tanto de la dosis equivalente como de la efectiva es el Sievert (Sv) y es igual a J/Kg.

Orígenes de la radiación en el espacio

Las dos principales fuentes de radiación a la que se ven expuestos los astronautas que viajan más allá de la órbita baja de la Tierra, y por tanto, sin la protección del campo magnético terrestre, son los rayos cósmicos (GCR, GalacticCosmicRays) y las partículas solares energéticas (SEP, Solar EnergeticParticles). Algunas de sus características son las siguientes:

– Los rayos cósmicos (GCR) están formados por partículas muy penetrantes y energéticas generadas en explosiones de supernovas, y otros sucesos producidos fuera del sistema solar. Están compuestos en su mayor parte por protones, si bien también cuentancon un pequeño porcentaje de partículas alfa (núcleos de He-4) y algunos núcleos pesados altamente ionizados (HZE, High athomicnumberand highenergy).

– Las partículas solares energéticas (SEP) proceden de fulguraciones o eyecciones de masa coronal. En los sucesos SEP se generan grandes flujos de las mismas, que acostumbran a ser protones aunque también pueden ser partículas alfa o núcleos pesados. En general, sus energías son muy inferiores a las de los GCR. Sin embargo, existen sucesos SEP muy energéticos,cuya irradiación puede causar efectos biológicos de consecuencias letales. Afortunadamente, se producen únicamente una o dos veces en el máximo de actividad de cada ciclo solar que es de 11 años.

Durante el trayecto a Marte, el RAD, que ha contado con el blindaje de la nave y el suyo propio, ha detectado tanto la radiación primaria procedente del espacio como la secundaria generada por la interacción de la radiación primaria con el material de la nave. Un astronauta también se expondría a ambos tipos de radiación, pero contaría con un blindaje personal diferente al del RAD que es extremadamente complejo.

Riesgos

La radiación, al interaccionar con la materia viva puede originar cambios moleculares, celulares o muerte celular. En la mayoría de los casos, para bajas dosis, los cambios moleculares se reparan y el efecto de la irradiación es nulo. Sin embargo, si no se datal reparación, el funcionalismo o la estructura de la célula se ven alterados produciéndose daño celular. En función de la naturaleza del daño originado los efectos biológicos se clasifican en probabilísticos y en deterministas.

Los efectos deterministas aparecen a partir de una dosis umbral, por encima de la cual un número muy importante de células muere o deja de dividirse. Esta pérdida supone una lesión morfológica y funcional para un tejido u órgano. En función del tiempo en el que el daño tarda en manifestarse pueden ser precoces o tardíos. La gravedad de la patología depende de la dosis recibida.

Los efectos probabilísticos, por el contrario, pueden generarsecon cualquier dosis. Están asociados a transformaciones celularesque causan enfermedades, normalmente cáncer, tras un largo periodo delatencia. Afortunadamente, la probabilidad de que se produzcan estos efectos depende de la dosis y por tanto,al limitar la exposición se reduce el riesgo. Estos efectos los pueden sufrir tanto las personas irradiadas como sus descendientes. Ahora bien, los efectos hereditarios aún no han sido comprobados en humanos.

Finalmente cabe señalar el importantepapel que juega la tasa de dosis (dosis/tiempo) en los efectos biológicos. Las tasas de dosis bajas permiten que se produzca la reparación de las lesiones, evitando la acumulación del daño necesario para que tenga lugar la muerte de la célula o una alteración peligrosa del ADN. Así pues, no solo debe tenerse en cuenta la dosis sino también el tiempo durante el cual se produce la exposición.

Resultados

El pasado 31 de mayo, la revista Science publicó los valores de radiación detectados por el RAD durante los 253 días de travesía a Marte, desde el 6 de diciembre de 2011 hasta el 14 de julio de 2012. La conclusión que se desprende de ellos es que, con los sistemas de propulsión y protección actuales, la irradiación recibida en un trayecto de ida y vuelta se encontraría en torno al límite de dosis que las principales agencias espaciales permiten que sus astronautas reciban durante su carrera profesional.

La dosis equivalente registrada en el trayecto, una vez sumadas las diferentes contribuciones, CGR y SEP, ha sido de unos 466 mSv, de los cuales sólo un 5% es atribuible a los SEP. Esto es debido a que una gran parte es absorbida por el blindaje y a que el ciclo solar se encontraba en un periodo de baja actividad. Esta fuerte dependencia que presenta la exposición con el periodo del ciclo solar y el blindaje interpuesto hace evidente que la dosis del pasaje diferiría de este valor en una misión tripulada que no se desarrollase en circunstancias análogas. Aún así, los resultados son representativos de lo que se obtendría en un viaje a Marte en condiciones de baja a moderada actividad solar.

Así pues, a partir de los niveles detectados, se calcula el valor de dosis que le correspondería a la duración prevista para el futuro viaje a Marte. Según establece la NASA, el trayecto más rápido para una misión tripulada gira entorno a los 180 días. Si en ese periodo el blindaje y el ciclo solar fuesen similares a los del RAD, se esperaría recibir una radiación de unos 331 mSv correspondiente a los CGR más una pequeña contribución variable de los sucesos SEP. El viaje de vuelta doblaría el valor a 662 mSv o 0.66 Sv. A partir de este número se estudia la viabilidad de las exploraciones planetarias.

Análisis

Uno de los principios básicos de la Protección Radiológica es la limitación de dosis, cuya finalidad consiste en minimizar el riesgo de que se produzcan efectos biológicos hasta que este pueda considerarse aceptable para el personal expuesto y la población en general. Para el caso de los astronautas, las diferentes agencias espaciales han fijado valores máximos de dosis que estos no pueden superar en toda su carrera profesional. Si bien no todas las agencias presentan un mismo límite, todos ellos son muy parecidos, situándose alrededor de 1 Sv, que se estima como el valor medio de dosis acumulada, para un adulto, que incrementa en un 5% el riesgo de morir por cáncer radioinducido.

La Agencia Espacial Europea (ESA), la Agencia Espacial Canadiense o la Agencia Espacial Rusa han fijado el límite de dosis en 1 Sv, mientras que la NASA es más restrictiva. Debido a la gran incertidumbre sobre los efectos biológicos asociados a las partículas HZE, ha establecido como límite de exposición aquella dosis que corresponde a un incremento de riesgo por cáncer radioinducido del 3%. Bajo este criterio tenemos una dosis de unos 600 a 1000 mSV para mujeres y de 800 a 1200 mSv para hombres, que se encuentren entre los 30 y 60 años y no hayan fumado nunca.

Comparando estos valores con los datos estimados para la misión, comprobamos que, en el caso de la NASA se supera el límite mínimo para las mujeres y, en las demás, está demasiado cercano al mismo. No hay que olvidar que los 0.66 Sv sólo corresponden al viaje de ida y vuelta y que también deberá sumarse la exposición a la radiación natural durante la estancia en el planeta rojo. Este dato lo proporcionará el RoverCuriosity en breve, y será crucial para poder llevar a cabo un análisis más fidedigno del riesgo. A su vez, debe tenerse presente que el cuerpo no va a responder igual a una exposición acumulada de 1 Sv a lo largo de toda la carrera profesional de un astronauta que a una irradiación de este mismo valor durante un periodo mucho más reducido. Además, la frecuencia e intensidad de los sucesos SEP es muy variable pudiendo ser mucho mayores en otro periodo de tiempo diferente.

Así pues, por el momento, las futuras misiones a Marte de las agencias oficiales, como la de la NASA para la década de 2030, están amenazadas. A este respecto, la experta de la Agencia Espacial Europea Alessandra Menicucci apunta en Materia que “Los 0,6 sieverts están demasiado cerca de los límites para ser considerados aceptables. La ESA nunca aceptaría este nivel de riesgo”

No sucede lo mismo con las aventuras privadas ya que, en palabras de Donald M. Hassler, principal responsable de la investigación del RAD, “Las misiones privadas no están obligadas a cumplir los límites de las agencias oficiales y por ejemplo Dennis Tito podría enviar astronautas [a Marte] sin necesidad de cumplirlas

Las “Marciaventuras”

Las dos principales iniciativas privadas son InspirationMars y MarsOne, y ninguna de las dos tiene desperdicio:

InspirationMars

El multimillonario Dennis Tito y su mujer, el día 5 de enero de 2018, iniciarán un tour alrededor de Marte que durará 501 días. La nave tendrá unos 16 metros cúbicos y el matrimonio prácticamente no podrá moverse durante todo el viaje .

Por lo que se refiere a la radiación y a la posibilidad de que una erupción solar cause daños a los tripulantes, los responsables de la misión argumentan que en 2018 el Sol estará en un mínimo de actividad y se reducirá “al mínimo el riesgo de daños”. No obstante, existen otras fuentes de radiación cósmica, frente a las que no se conocen todavía medidas eficaces de protección. Tampoco está clara la elección del tipo de cohete aunque parece que el que tiene más puntos es el cohete privado Flacon Heavy, si por aquel entonces ya se ha desarrollado.

Como respuesta al riesgo de cáncer al que estará sometiendo a sus astronautas, se limitan a comentar que “La tripulación será la que tenga que aceptar y firmar contratos en los que quede claro que tendrán más riesgo de contraer cáncer” al tiempo que añaden que cuentan con sistemas para tratar el cáncer cuando vuelvan a la Tierra. En mi opinión, creo que debería comentárseles que, desafortunadamente, la curación del cáncer no es del 100%.

MarsOne

MarsOne es un proyecto que pretende llevar a cabo la colonización televisada de Martesin opción de retorno. Tal y como figura en su página, la interacción de la audiencia será total pudiendo decidir sobre la selección de los participantes, los preparativos del viaje y su vida en el planeta rojo. El principal financiamiento del proyecto se pretende conseguir gracias a la presencia continua en los medios de comunicación.

En la página oficial se afirma que “una misión humana a Marte inspirará a generaciones a creer que todo es posible, que todo puede lograrse” (o, en mi opinión, que todo vale). Según los organizadores, la iniciativa servirá para acelerar la comprensión de la formación del sistema solar, los orígenes de la vida y nuestro lugar en el universo.

Se echa en falta un estudio riguroso de los posibles peligros con los que pueden encontrarse los colonizadores y de las soluciones que baraja la organización. Pero, en cualquier caso, la gente no parece necesitarlo ya que más de 78000 personas han solicitado emprender el viaje sin retorno y ser grabados y controlados por los televidentes el resto de su vida.

También sorprende que las iniciativas privadas no tengan que atender a ningún tipo de legislación que les marque unos límites a la hora de poner en riesgo a personas humanas o a provocar destrozos en el planeta Marte. Hasta la fecha había personas que se compraban islas, pero permitir que adquieran un planeta entero, me parece un tanto exagerado.

El futuro

Como se ha comentado, aún nos falta información para poder realizar un análisis más preciso del riesgo. “En unas semanas” según Hassler, se publicarán las niveles de dosis registrados por el RAD durante su estancia en la superficie marciana que los científicos estiman que serán alrededor de la mitad de los recibidos en el trayecto. Pero este valor no mejora demasiado las expectativas, ya que, a pesar de que la dosis de radiación natural marciana fuese baja, los niveles registrados en el viaje ya hacen necesario tomar medidas para poder permitir futuras visitas al planeta rojo.

Una de ellas podría consistir en fijar unos límites de dosis menos restrictivos, permitiendo que el riesgo de muerte supere el 5%. Este porcentaje puede parecer pequeño si se compara con la probabilidad de muerte por cáncer debida a otros agentes pero hay que tener en cuenta que las probabilidades no son independientes sino que debe sumarse el riesgo de muerte por cáncer radioinducido al que puede producirse por otras causas. El peligro, por tanto, de los futuros viajeros a Marte, quetambién han estado en la Tierra, aumentaría.

Por lo que se refiere a las agencias espaciales, es poco probable que tomen esta opción, pero no ocurre lo mismo con los proyectos privados que sí parecen estar por la labor. En cualquier caso, se decida lo que se decida, deberá estar bien justificado.

Otra posible acción, que ya lleva tiempo investigándose, y que resultaría mucho más favorable, es la implementación de medidas de protección radiológica basadas en dos de los factores que disminuyen la dosis por irradiación externa (fuente externa al cuerpo): el tiempo y el blindaje. La distancia siempre aparece como el tercer factor pero en este caso no es de utilidad dado que las fuentes de radiación están distribuidas por el espacio.

El estudio del blindaje es complejo (fantástico artículo de Eurekablog) ya que algunas de las radiaciones ionizantes, como los CGR son muy energéticas y al interaccionar con los blindajes pasivos actuales generan mayoritariamente neutrones que pueden ser más dañinos. Los materiales más indicados para frenarlos son el agua, el hidrogeno y el plástico, pero ni se utilizan para construir naves espaciales ni pueden detener las partículas más energéticas. Así pues, se han tenido que investigar otras opciones y la que parece más adecuada es el uso de blindajes activos, es decir, campos magnéticos o electroestáticos. Los magnéticos desvían las partículas cargadas perola gran intensidad necesaria requeriría potencias eléctricas muy altas. La solución recaería en el uso de superconductores de alta temperatura. Por lo que respecta a los campos electroestáticos, éstos variarían la trayectoria de las partículas por medio de extensas superficies cargadas. Ambos métodos activos están siendo investigados por el NIAC (Instituto de Conceptos Innovadores y Avanzados ) de la NASA.

El otro factor de reducción de dosis, la disminución del tiempo de exposición, también es objeto de estudio. En palabras del experto del Instituto de Investigación Southwest, Cary Zeitlin:“lo mejor sería desarrollar sistemas de propulsión más rápidos para hacer el viaje más corto”.

A la vista de la situación actual, una cosa parece clara: queda un largo camino por recorrer en la investigación antes de preparar las maletas para ir al planeta rojoy el cuidado de la protección radiológica,no es el menor de los problemas.

ResearchBlogging.orgZeitlin, C., Hassler, D., Cucinotta, F., Ehresmann, B., Wimmer-Schweingruber, R., Brinza, D., Kang, S., Weigle, G., Bottcher, S., Bohm, E., Burmeister, S., Guo, J., Kohler, J., Martin, C., Posner, A., Rafkin, S., & Reitz, G. (2013). Measurements of Energetic Particle Radiation in Transit to Mars on the Mars Science Laboratory Science, 340 (6136), 1080-1084 DOI: 10.1126/science.1235989


25 Comentarios

Participa Suscríbete

LEYERSONLEYERSON

¡Fantástico artículo! Está más que claro que la radiación es un gran problema. Habrá que confiar en un nuevo blindaje para poder llevar a cabo esa misión, de otra manera lo veo bien negro.

Jose AJose A

Saludos. Sólo quería recordaros que deberíais actualizar la información sobre “El Universo en un día”, que ya esta disponible en
http://www.eitb.tv/es/
Aparece como “Naukas” y se puede acceder desde ‘Programas A-Z’ o desde ‘Categorías / Divulgativos’.
Y a quien aún no lo haya visto, que también están “Amazings Bilbao 2011 y 2012″.

Gaizka

“Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”

Los exploradores se han jugado la vida en desafíos arriesgadisimos desde siempre.

La NASA se esta amariconando, más aun

jmbenllochjmbenlloch

Hola Laura!

Me ha gustado mucho tu estreno en Naukas, es un post muy interesante y detallado, enhorabuena :)

Me han surgido un par de preguntas al leerlo. La primera es ¿cómo podría ser el blindaje personal de los astronautas? ¿Algún tipo de traje especial? ¿Serviría para algo que lo llevaran o la radiación seguiría siendo muy alta?

La segunda cuestión es un poco por tener una idea de “como de bien” funciona el blindaje de la nave, la dosis recibida ha sido 466mSv, ¿cuánto ha absorbido el blindaje? ¿qué dosis habría recibido sin blindaje?

Saludos 😉

Laura Morrón

Hola Jose,
Me alegro mucho de leerte por aquí.
Aunque temo que las respuestas no podrán ser todo lo precisas que te gustaría ya que no te voy a dar valores exactos.
Los trajes de los astronautas juegan un importante papel respecto a las radiaciones no ionizantes como la UV, de hecho, su propio color blanco favorece la reflexión respecto a la absorción. Las radiaciones más energéticas son más problemáticas y la ESA está estudiando diferentes materiales que incrementen la protección frente a estas. Te mando estos links que hablan del estudio:
http://www.europapress.es/ciencia/no...190955.html
http://www.esa.int/Our_Activities/Sp...m_radiation
Y sobre curiosidades de los trajes espaciales: http://www.cienciapopular.com/n/Tecn...aciales.php
En cualquier caso, es muy importante conocer los resultados del RAD de la radiación en la superficie para analizar las diferentes opciones de blindaje, tanto personal como estructural, una vez estén en Marte.
Los materiales ideales son los compuestos por elementos ligeros: H, Al, Li, etc. La razón estriba en el hecho de que la radiación secundaria que se genera en la interacción con el material de la nave es mucho menor en el caso de plásticos que en caso de metales o materiales con números atómicos altos (la radiación de frenado depende del cuadrado del número atómico del material con el que se interacciona).
En las aplicaciones “terrestres” de las radiaciones en las que se conoce la fuente y su posición se hacen mapas de isodosis y mediante programas se calculan los blindajes necesarios. En el espacio la cosa está más negra ya que las fuentes “vienen por todos lados” y su energía también puede ser muy diversa. Por eso es tan importante contar con datos experimentales para poder tener una idea de la radiación existente. En el propio Sistema Solar el valor en cada punto será muy diferente. De todas maneras, dejando a parte los SEP que son más esporádicos y mucho más energéticos, me parece haber leído que se hablaba de niveles en espacio profundo entorno a los 2.5 – 3 mSv/día, pero como no recuerdo la fuente y dada la gran dificultad de determinar un valor medio no te lo tomes al pié de la letra. Este valor es muy parecido al registrado dentro de la nave (1.8 mSv/día) por lo que hay que ponerse en marcha con la mejora de los blindajes. De todas formas, puede que este valor “medio” de nivel de dosis en el espacio profundo se haya subestimado. He tratado de buscarlo en algunas de las fuentes consultadas pero no he vuelto a encontrarlo.
Espero haberte respondido mínimamente. De todas maneras, si encuentro más información ya te la enviaré.
Un abrazo,
Laura

Laura Morrón

Jose,
En la Revista Investigación y Ciencia de mayo de 2006, aparece un artículo que presenta los siguientes valores:
Dosis del espacio interplanetario: de 13 a 25 rem/año (máximo 0.68 mSv/día)
Dosis del espacio interestelar: de 30 a 70 rem/año (máximo 1.82 mSv/día)
No especifica el modo de obtención de estos resultados pero está claro que están por debajo de la realidad ya que con protección se han registrado dosis más elevadas.
Parece que lo que podría concluirse es que la radiación sin protección estará alrededor de los 2.5-3 mSv/h, muy cercana al valor medido por el Curiosity dentro de la nave. Por tanto, el blindaje ha sido poco eficiente por lo que a radiaciones ionizantes se refiere.
Para profundizar más sobre los blindajes te recomiendo el post del blog Eureka de Daniel Marin que he enlazado, y, en general, todos sus posts. Su blog es un verdadero tesoro como fuente de información y disfrute.
Un saludo.

jmbenllochjmbenlloch

Muchas gracias por toda la información Laura, se aprenden muchas cosas con los artículos que escribes y las respuestas que preparas :)

El viernes, cuando termine el último examen que me queda me leeré con detenimiento el post de Daniel.

Saludos 😉

Laura Morrón

Dani, Pedro J.,

Me alegro muchísimo de que os haya gustado. Vuestra valoración es muy importante para mi.

Un besazo muy fuerte!!!

Carlos TCarlos T

Buen articulo e interesante para quien no conozcalo peligroso delosviajes espaciales. Denis Toto sí es posible que consiga lo que se ha propuesto (siempre y cuando tanto la Red Dragon como el Falcon Heavy esten construidos, claro esta); sin embargo lo de Mars One es un timo que se esta quedando con el dinero de los incautos y mal informados aventureros.
Es imperativo desarrollar tecnologias que disminuyan el tiempo de viaje; VASIMR es una de ellas. Segun publicitan en su web, con un buen reactor nuclear (de 10 MW) se podria alcanzar Marte en solo 39 días…por ahi han de ir los tiros. La tecnología está desarrollandose, solo hay que ayudar a madurarla.

Saludos

Laura Morrón

Gracias Carlos,
Estoy totalmente de acuerdo contigo. De hecho, yo creo que Mars One no se llegará a hacer. Me da la sensación que como mucho televisarán la selección, los entrenamientos y hasta aquí. No han pensado en todas las consecuencias del viaje, ni a nivel de riesgos ni a nivel psicológico.
Me parece una barbaridad. Respecto a todo el desarrollo científico que se está llevando a cabo hay que tener esperanzas. No sé cuando será pero de momento la ciencia siempre me ha sorprendido favorablemente.
Un saludo

cubiwancubiwan

Mucha gente aumenta su riesgo de sufrir cáncer por fumar cigarrillos. Creo que debería ser decisión de los astronautas si aceptan entrar a formar parte de la misión o no. No es lo mismo que lanzarlos en una misión suicida. Los exploradores siempre han asumido riesgos y estoy seguro que en subirse a un cohete, para ir a marte en una lata presurizada en un viaje de varios meses, aterrizar en otro planeta, volver a despegar y regresar en la misma lata a la tierra hay riesgos mayores que el morir de cáncer años después

Por supuesto la NASA ha de hacer todo lo posible para reducir estos riesgos, pero si llega a un punto en que no hay más remedio que tirar hacia delante y encuentra personal adecuado dispuesto a asumir el riesgo ¿Por qué no?

Pedro J.

De hecho, si el riesgo de padecer cáncer a lo largo de tu vida es del 20-30%, añadir un 5-10% por la radiación del viaje podría ser un riesgo asumible. Es mas, por ahí se apuntaron varios miles de personas a un viaje a Marte solo de ida. Esta claro que habría gente dispuesta a asumir asumir ese riesgo.

Laura Morrón

Lo importante es que quienes vayan estén informados y no se les engañe. Con todas las cartas en la mano y los criterios de valoración, la decisión es suya.

rubbenkrubbenk

un 5% de desarrollar cancer???? crei q cuando se hablaba de riesgos de radiacion en viaje a Marte esto era mucho mas preocupante. Algunos expertos hablaron de 50% de fracaso y muerte sobre el apollo 11. En el viaje de Colon cayeron como moscas, por no hablar de expediciones a los polos que aun estamos esperando que vuelvan los que marcharon.
Que lo hagan ya! si llegan y estan alli 10 años es una triunfada.

Laura

Hola Rubbenk,
Vayamos por partes.
Respecto a los efectos probabilísticos por cáncer radioinducido, el 5% es el riesgo de MORIR por cáncer (no sólo de desarrollarlo) que existe por cada Sv. De momento, se ha estimado que el viaje está entorno a los 0.66 Sv pero se desconoce con exactitud la dosis que recibirían cada año que pasasen en la superfície del planeta. El riesgo de muerte por cáncer serían los Sv totales recibidos por 5%. Pero convengo contigo que para un viaje “corto” parece asumible.
Pero la cosa no acaba aquí. Como he comentado, existen los sucesos SEP muy energéticos que podrían dar dosis mortales en periodos de máxima actividad del ciclo solar.
Por otro lado, si se pensase procrear (proyecto MarsOne) debería andarse con ojo. Se han detectado efectos deterministas en fetos con una irradiación superior a los 100 mSv. Si hacemos caso a lo que nos dicen y asumimos que la radiación marciana es aprocimadamente la mitad que la registrada en la nave, tendremos una radiación diaria de 0.9 mSv, que en nueve meses ascenderá a unos 250 mSv, muy por encima de los 100. Para que no hubiese riesgo sobre el feto debería contarse con una dosis marciana máxima de 0.4 mSv/día.
Además, también existe una parte del espectro electromagnético de la que no hemos hablado aquí por ser no ionizante, que son los rayos ultravioleta y que son fundamentales para estudiar la habitabilidad del planeta. Para ello, el Curiosity cuenta con el instrumento español REMS, una estación medioambiental que medirá los niveles de radiación UV en la superfície. Ten en cuenta que en Marte practicamente no hay capa de ozono y casi toda la radiación llegará a la superficie. Para más información sobre el REMS: http://mars.jpl.nasa.gov/msl/mission...nsors/rems/

En conclusión, está bien emprender retos que supongan un gran avance científico pero se deben estudiar con detenimiento todos los riesgos y todas las medidas a implementar para minimizarlos. Para ello, el Curiosity está realizando un trabajo fundamental.

Gracias por tu comentario,
Un saludo,
Laura

HidrógenoHidrógeno

La pregunta más inmediata que me surge a mi al leer esto es, ¿no se expusieron al mismo riesgo los astronautas de las misiones tripuladas Apolo?, es decir, ¿la magnetosfera terrestre ejercía alguna protección sobre ellos?, porque si o es así el riesgo sería el mismo ¿no?.

Gracias a quien me responda xD, soy un ignorante curioso xD.

Laura

La respuesta es fácil: la dosis aumenta con el tiempo y en el caso de las misiones Apolo tuvieron una duración muy inferior a la que tendría un viaje a Marte. La radiación medida en cada una de las misiones y los detectores empleados aparecen con todo lujo de detalles en esta entrada de Eurekablog de Daniel Marín: http://danielmarin.blogspot.com.es/2...iacion.html
Ya he dicho más arriba que Erekablog es una maravilla pero tampoco me voy a cansar de decirlo.
Por cierto, todos somos ignorantes y gracias a eso tenemos curiosidad por aprender.
Un abrazo y gracias por la pregunta
Laura

HidrógenoHidrógeno

Vaya, pues muchas gracias por la información y la respuesta, acabo de conocer otro blog más de ciencia que leer, eso siempre está bien.

Un Saludo.

Víctor Guisado MuñozVíctor Guisado Muñoz

Quizá otra opción sería crear humanos transgénicos para mejorar nuestra capacidad de resistencia a las radiaciones. Me parece que Craig Venter propuso algo en esta línea hace unos años. Las consideraciones a nivel ético que habría que hacer son considerables pero pensándolo fríamente sería lo más lógico: en lugar de intentar adaptar el medio a nosotros, intentaríamos adaptarnos nosotros al medio.
Ya veremos a ver qué ocurre en el futuro. Lo que está claro es que los planetas siempre han actuado como un estímulo para el avance de la ciencia.

AmbarussaAmbarussa

Esto ya lo escribió hace bastantes años Frederik Pohl en “Homo Plus”.

AntonioAntonio

Llego con mucho retraso para comentar, pero bueno…

Yo no veo la radiación como un impedimento para viajar a Marte ni como justificación para investigar métodos de propulsión avanzados. Esas mediciones se han hecho sin más blindaje que el casco de la nave. Una nave tripulada llevaría muchos víveres y agua, que servirían de escudo. Es más, lo lógico sería mandarla en un máximo solar, cuando los rayos cósmicos son débiles. Las tormentas solares serían más frecuentes pero son más fáciles de parar que los rayos cósmicos y los astronautas como mucho tendrían que estar 2 o 3 días en la zona más refugiada de la nave hasta que pasara la tormenta.

Coincido en lo que han dicho por ahí arriba de que las agencias espaciales están amariconadas. Y también en que es un artículo muy completo :)

1 Trackback

[…] Entre sus instrumentos se encuentra el RAD (Radiation Assessment Detector) cuya utilidad, entre otras, es aportar los datos necesarios para calcular la dosis efectiva a la que estarían expuestos los astronautas durante una misión al planeta rojo.  […]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>