¿Se ha pasado de rosca Ben Goldacre con Mala Farma?

malaf¿Se ha pasado de rosca Ben Goldacre con su libro Mala Farma? El libro, publicado hace unas semanas por la editorial Paidós, denuncia con profusión y todo tipo de detalles las malas prácticas relacionadas con la industria farmacéutica, desde la elaboración de los estudios (con el sesgos de no publicar nunca los malos resultados) hasta las malas prácticas de márketing o colocación de productos innecesarios. Entre los colaboradores de Naukas que lo han leído, el libro ha recibido distintas valoraciones. El temor de J.M. Mulet porque fuera utilizado por los ‘conspiranoicos’ llevó incluso al propio Goldacre a enzarzarse en persona en los comentarios del blog (ver el hilo) y a una discusión bastante estrambótica. Para que os hagáis una idea, aquí os dejo tres visiones de tres insignes blogueros sobre el libro (pinchad en los enlaces para leer las reseñas completas):

Ben Goldacre es un hábil escritor y el libro es muy ameno de leer y bastante recomendable, pero con advertencias. Leerlo sin un mínimo de espíritu crítico puede dar una imagen muy irreal de cómo funciona la industria farmacéutica y sobre todo, del proceso de autorización de un medicamento. Quizás lo más desasosegante sea que este libro pueda utilizarse como argumento por los defensores de las pseudomedicinas o por los magufos más conspiranoicos, cuando realmente no es así.

J.M. Mulet | Los Productos Naturales

¿Conspiranoico? ¿Llamativo? ¿Exagerado? ¿Dónde queda la buena investigación, el esfuerzo de grandes científicos, el avance de la ciencia? No neguemos los errores, arrojemos luz sobre las malas prácticas, exijamos mejores ensayos, todos los datos, claridad en los conflictos de intereses, buena regulación; pero no caigamos en el exceso y la estridencia, porque corremos el riesgo de perjudicar una actividad tan importante y necesaria, partiendo de un loable deseo de mejora.

Manuel Collado | Fuente de la Eterna Juventud

En resumen, un libro muy bien documentado, con gran número de referencias bibliográficas, pero cuya lectura resulta pesada. Repetir los mismos argumentos una y otra vez no ayuda a entenderlos mejor. Me gustó “Mala Ciencia,” pero no me ha gustado tanto “Mala Farma,” aunque recomiendo su lectura a los médicos y a quienes aspiran a serlo. Seré muy crédulo, pero no me parece que el panorama farmacológico sea tan pésimo como sugiere Goldacre en su libro “Mala Farma.”

Francisco Villatoro | Francis (th)E mule news

Para saber más: Las diez peores prácticas de la industria farmacéutica, según Ben Goldacre

25 Comentarios

Participa Suscríbete

Jesús R.

Me gustaría saber a qué se refiere Mulet con que el libro “puede dar una imagen muy irreal […] del proceso de autorización de un medicamento”.

Creo que todos en general estamos demasiado obsesionados por hacer grupos de “buenos” y “malos”. Con Mala Ciencia todos sabíamos que los malos eran los magufos, así que no había problema. Pero en todas partes cuecen habas y no hay por qué rasgarse las vestiduras porque entre los “buenos” se denuncien malas praxis. Son cosas que hay que denunciar bien alto, porque todos queremos tratamientos basados en evidencias y no en imaginaciones. ¿Que uno se puede llevar una imagen negativa de aquellos que precisamente están curando nuestras enfermedades? Bueno, pues los críticos siempre podrán aportar hechos valorables positivamente. Pero, de nuevo, creo que hay que intentar argumentar con hechos y no con juicios de valor. Hay que denunciar las magufadas se den donde se den, y no intentar establecer que tal grupo nunca puede ser magufo y tal grupo siempre lo es.

PamplinaPamplina

Esto les va a dar alas a los antivacunas, anti-VIH y demás, contra los que el propio Goldacre ha batallado mucho. Tiro por la culata, Ben.

AbraxasAbraxas

He estado echando un ojo al blog (con la discusión de Ben Goldacre) y me ha escamado esto:

Si yo hago uan hipótesis tipo, la coloración de las petunias depende del zodiaco, hago los experimentos y encuentro que no hay relación eso es un resultado negativo, y no lo publico porque queda claro que parto de una hipótesis incorrecta y ninguna revista seria se va a interesar en eso

Y precisamente contra eso lucha Ben Goldacre. Toda Bad Pharma va de esto, y lleva años reclamando que se publiquen el 100% de los estudios clínicos para evitar el sesgo de plublicación. Resulta que se hacen 100 ensayos clínicos y se publican los 10 que han salido bien y 1 que ha salido mal, cuando los otros 89 también han salido mal. Parece que el resultado es positivo pero lo cierto es que el tratamiento es inefectivo (o menos efectivo).

Existe un registro, pero como la legislación no obliga realmente, al final resulta que siguen sin publicarse todos los ensayos clínicos que se llevan a cabo.

Si a ti (o a cualquiera) te parece que eso es forma de hacer las cosas porque “así funciona en ciencia básica” entonces tenemos un problema. Esa ciencia no es eficaz, los metaestudios están sesgados y, como Goldacre ha dicho mil veces, cuando él como médico se dirige a los estudios en busca de información llega a conclusiones equivocadas.

El libro no lo he leído, pero sigo a Goldacre (sus dos blogs) desde hace unos cuantos años ya, y conozco de sobra sus argumentos. No sé dónde puede estar el problema, sus quejas siempre me han parecido de lo más razonables (y razonadas).

FrancescFrancesc

Me apetece contestar a los blogueros:
1.- “Quizás lo más desasosegante sea que este libro pueda utilizarse como argumento por los defensores de las pseudomedicinas o por los magufos más conspiranoicos, cuando realmente no es así”
Las pseudomedicinas matan, y las malas praxis de las compañías farmaceúticas, también. Lo habitual es que ambas lo hagan indirectamente, unos porque dejan de usar medicinas efectivas y los otros porque suponen desviar recursos que podrían estar dedicados a algo más útil.
a.- Gasto público en medicamentos cuya efectividad es dudosa
b.- Alargar patentes por cambios mínimos en medicamentos
c.- Volver a realizar un estudio que alguien ya hizo con resultado negativo, pero como no se publicó el investigador lo desconoce

“[…] pero no caigamos en el exceso y la estridencia, porque corremos el riesgo de perjudicar una actividad tan importante y necesaria, partiendo de un loable deseo de mejora.”
Esto suena a “concern troll”, si no fuera porque trolearse a uno mismo en su propio blog no tiene gracia. Pero en fin, caer en excesos y estridencias siempre es malo. Claro, si Goldacre hubiera caído en ellos. ¿En qué se basa para afirmarlo? ¿Por qué cree que es un exceso? En cualquier caso Goldacre está luchando para conseguir el apoyo popular y de los políticos para cambiar la legislación al respecto, con lo que levantar la voz es apropiado.

Francisco sí nos dice sus razonaes para creer que es un exceso:
“Seré muy crédulo, pero no me parece que el panorama farmacológico sea tan pésimo como sugiere Goldacre en su libro “Mala Farma.”
Coño, la falacia de la incredulidad. “A mi me parece que”, no puede ser tan malo…

Manuel Collado

Pero, ¿te has leído las críticas?
¿Por qué levantar la voz es apropiado? ¿Para suplir la falta de argumentos? Eso es utilizar el belenestebanismo, y eso parte de mi crítica cuando hablo de excesos y estridencias.

Francisco JavierFrancisco Javier

JM Mulet 7 de julio de 2013 11:56:

Aquí hay un montón de falacias lógicas. En primer lugar, Ben Goldacre, que yo sepa, nunca ha afirmado que la medicina nos esté envenenando a todos, y he retado a Mulet a que ponga la cita. Por tanto Mulet cae en la falacia del hombre de paja, tergiversando lo que dice la otra parte para facilitar el ataque: Ben Goldacre dice A. Mulet afirma que ha dicho B y arremete contra B ignorando A.

En segundo lugar, la falacia non sequitur, “no sigue”. Imaginemos por un momento que la medicina occidental nos estuviera envenenando a todos. ¿La alternativa sería la acupuntura y la homeopatía? A menudo, los que caen en la falacia non sequitur es simplemente que no han reconocido posibilidades alternativas, y la alternativa que propone Goldacre es la ciencia pura y dura, la medicina basada en la evidencia y aplicada de forma transparente y sin sesgos de publicación. Por tanto, dicha falacia non sequitur de Mulet llevaría implícita la falacia del falso dilema o falsa dicotomía: o dejamos la investigación farmacológica tal y como está, o abrazamos la pseudomedicina. Pero, ¿se ha entendido el asunto? ¿A qué viene esa simpleza?

En relación con la falacia del falso dilema ya señalada, Mulet está dando a entender que si criticamos las actuales prácticas de investigación (publicación de resultados negativos), la consecuencia será que más gente acudirá a las pseudomedicinas. Aquí se concentran tres falacias. En primer lugar, la falacia de consecuencias adversas, porque nos viene a decir que no hay que guiarse por la razón o la lógica sino por las consecuencias, o, dicho de otro modo, que el fin justifica los medios, de modo que, de algún modo, la confianza en las empresas farmacéuticas y en la comunidad científica es un fin más importante que la rigurosidad y la ética de los medios utilizados por dichas empresas y dicha comunidad. Este es el argumento falaz que ha empleado durante décadas la iglesia católica para esconder y no hacer frente al grave problema de los abusos sexuales a menores, lo que a la larga es un grave error también en cuanto a la imagen y reputación de las instituciones, en uno y otro caso, dañando la confianza en las mismas, que era el fin inicial que se perseguía. Por tanto, y en segundo lugar, el anterior razonamiento supone la falacia del corto plazo contra el largo plazo (un subgrupo del falso dilema, pero de enorme importancia). Aunque a corto plazo se dañase la imagen de la industria farmacéutica y de la comunidad científica, a medio y largo plazo esta se vería fortalecida. Las críticas son siempre beneficiosas y nos hacen un favor. Como diría Sagan, los verdaderos patriotas hacen críticas y preguntas incómodas. La cultura del marketing corporativo, en cambio, es deshonesta porque tiende al sesgo y a la ocultación de los datos desfavorables, con tal de vender más y mejor. Y en tercer lugar, dar por sentado que la crítica al sesgo de publicación supondrá un beneficio (incluso aunque fuese a corto plazo) para las pseudomedicinas, sin ofrecer argumentos que respalden tal afirmación, supone caer en la falacia de la pendiente resbaladiza, también relacionada con el falso dilema. ¿Qué beneficio pueden sacar las pseudomedicinas, realmente? ¿Pueden acaso estas presumir de que publican resultados negativos? ¿Acaso esta crítica no les pone a ellas más en evidencia que a la medicina científica? ¿Acaso no muestra quién es más honesto y quién está vendiendo humo sin publicación científica alguna?

Francisco Javier MartínFrancisco Javier Martín

JM Mulet 7 de julio de 2013 11:56:

“Si realmente la medicina occidental nos está envenenando a todos. Viva la acupuntura y la homeopatía.”

Aquí hay un montón de falacias lógicas. En primer lugar, Ben Goldacre, que yo sepa, nunca ha afirmado que la medicina nos esté envenenando a todos, y he retado a Mulet a que ponga la cita. Por tanto Mulet cae en la falacia del hombre de paja, tergiversando lo que dice la otra parte para facilitar el ataque: Ben Goldacre dice A. Mulet afirma que ha dicho B y arremete contra B ignorando A.

En segundo lugar, la falacia non sequitur, “no sigue”. Imaginemos por un momento que la medicina occidental nos estuviera envenenando a todos. ¿La alternativa sería la acupuntura y la homeopatía? A menudo, los que caen en la falacia non sequitur es simplemente que no han reconocido posibilidades alternativas, y la alternativa que propone Goldacre es la ciencia pura y dura, la medicina basada en la evidencia y aplicada de forma transparente y sin sesgos de publicación. Por tanto, dicha falacia non sequitur de Mulet llevaría implícita la falacia del falso dilema o falsa dicotomía: o dejamos la investigación farmacológica tal y como está, o abrazamos la pseudomedicina. Pero, ¿se ha entendido el asunto? ¿A qué viene esa simpleza?

En relación con la falacia del falso dilema ya señalada, Mulet está dando a entender que si criticamos las actuales prácticas de investigación (publicación de resultados negativos), la consecuencia será que más gente acudirá a las pseudomedicinas. Aquí se concentran tres falacias. En primer lugar, la falacia de consecuencias adversas, porque nos viene a decir que no hay que guiarse por la razón o la lógica sino por las consecuencias, o, dicho de otro modo, que el fin justifica los medios, de modo que, de algún modo, la confianza en las empresas farmacéuticas y en la comunidad científica es un fin más importante que la rigurosidad y la ética de los medios utilizados por dichas empresas y dicha comunidad. Este es el argumento falaz que ha empleado durante décadas la iglesia católica para esconder y no hacer frente al grave problema de los abusos sexuales a menores, lo que a la larga es un grave error también en cuanto a la imagen y reputación de las instituciones, en uno y otro caso, dañando la confianza en las mismas, que era el fin inicial que se perseguía. Por tanto, y en segundo lugar, el anterior razonamiento supone la falacia del corto plazo contra el largo plazo (un subgrupo del falso dilema, pero de enorme importancia). Aunque a corto plazo se dañase la imagen de la industria farmacéutica y de la comunidad científica, a medio y largo plazo esta se vería fortalecida. Las críticas son siempre beneficiosas y nos hacen un favor. Como diría Sagan, los verdaderos patriotas hacen críticas y preguntas incómodas. La cultura del marketing corporativo, en cambio, es deshonesta porque tiende al sesgo y a la ocultación de los datos desfavorables, con tal de vender más y mejor. Y en tercer lugar, dar por sentado que la crítica al sesgo de publicación supondrá un beneficio (incluso aunque fuese a corto plazo) para las pseudomedicinas, sin ofrecer argumentos que respalden tal afirmación, supone caer en la falacia de la pendiente resbaladiza, también relacionada con el falso dilema. ¿Qué beneficio pueden sacar las pseudomedicinas, realmente? ¿Pueden acaso estas presumir de que publican resultados negativos? ¿Acaso esta crítica no les pone a ellas más en evidencia que a la medicina científica? ¿Acaso no muestra quién es más honesto y quién está vendiendo humo sin publicación científica alguna?

Manuel CManuel C

Yo diría que hay una tendencia en Naukas como en el movimiento escéptico a defender y no dudar para nada de todo aquello que es atacado por los conspiranoicos; farmafias, gobierno, grandes industrias de transgénicos, etc…

Imagino que porque han tenido que lidiar mucho con éstos últimos.

EnriqueEnrique

Quizá sea cosa de la inercia. La frenada y la vuelta atrás es posible en todo caso.
Pero sí, a veces da la sensación que la crítica al sistema de publicación implica necesariamente ser magufo, y en muchas ocasiones es más bien todo lo contrario.

Francisco Javier MartínFrancisco Javier Martín

“¿Se ha pasado de rosca Ben Goldacre con su libro Mala Farma? El libro, publicado hace unas semanas por la editorial Paidós, denuncia con profusión y todo tipo de detalles las malas prácticas relacionadas con la industria farmacéutica, desde la elaboración de los estudios (con el sesgos de no publicar nunca los malos resultados) hasta las malas prácticas de márketing o colocación de productos innecesarios.”

¿Se ha pasado de rosca Naukas? ¿Ha dicho Goldacre que no se publiquen nunca los malos resultados?

AEAE

Le has dado la vuelta a la frase (o te has pasado tú mismo de rosca XD): Goldacre denuncia en su libro que la industria farmacéutica no publica nunca los malos resultados, entre otras malas prácticas en la elaboración de estudios, y es lo que dice esa frase.

Francisco Javier MartínFrancisco Javier Martín

¿Puedes poner la cita? He escuchado y leído ha Goldacre y no recuerdo que haya dicho “nunca”, y a eso me refería precisamente. Sí ha dicho “Pero este problema de resultados negativos que se pierden en acción todavía es muy frecuente. De hecho es tan frecuente que corta el núcleo de la medicina basada en la evidencia”. “Era prácticamente una división de 50-50. La mitad de estos ensayos fueron positivos, la mitad de ellos fueron negativos, en realidad. Pero cuando fueron a buscar estos ensayos en la literatura académica revisada, lo que encontraron fue una imagen muy diferente: solo tres de los ensayos negativos fueron publicados, pero todos, excepto uno de los ensayos positivos fueron publicados…”.

http://www.ted.com/talks/lang/es/ben...scribe.html

Francisco Javier MartínFrancisco Javier Martín

Pues yo creo que no. No es lícito expresar alegremente lo que alguien dice, y más aún si se está animando a la crítica sobre ello, y más aún si se pretende fomentar el pensamiento científico y el debate racional. Y aunque no lo hayan hecho a propósito, en cualquier caso han tenido muy poco cuidado. Por cierto, qué pena que no se puedan editar y eliminar los comentarios, porque puse una falta de ortografía muy tonta en la primera línea del comentario anterior. Y en el primero no me funcionó el y ha quedado repetido.

Francisco Javier MartínFrancisco Javier Martín

Es que ni sale, me refería a la etiqueta o atributo HTML para la cita.

Francisco Martinez HidalgoFrancisco Martinez Hidalgo

Cuando el uso posible de la información hace que no la saquemos o seleccionemos acuradamente su volumen o contenido o estilo estamos ejerciendo una práctica antiquísima llamada “autocensura”. Una actitud psicológica tan anti-científica que se aplica apriorísticamente respecto a las consecuencias que, creemos, nos puede/va a traer publicar esa información. Por eso me extraña, en un blog de ciencia, leer críticas a Goldacre no por la información que expone sino por el posible uso que se le puede dar a esa información. Absurdo.
Toda la información veraz debería ser bienvenida, imprescindible y reivindicada. A partir de esa información se puede hacer de todo, es verdad, pero también debemos ponderar que igual de cosas buenas y malas pueden ocurrir con cualquier información que se publique. ¿Un ejemplo? Pensemos en los avances del Proyecto Manhattan y estaremos apuntando en la buena dirección.

Feliciano BorrascaFeliciano Borrasca

Todo, casi, lo que escribe Goldacre se entiende perfectamente como una denuncia coherente y válida a la industria farmacéutica si antes uno se ha leído:
“El gran secreto de la industria farmacéutica”, de Philippe Pignarre
“Los inventores de enfermedades”, de Jörg Blech y
“El negocio de la salud”, de M. Fort, M. A. Mercer y O. Gish.
Menos el de Blech, están agotados, descatalogados, y son difíciles de encontrar, pero el que tenga dudas que mire, que vea las denuncias de la monja Forcades.
Y que venga Dios y lo vea: vuelven a lanzar al mercado el gel contra la falta de testosterona (una página en La Vanguardia” el 3 de septiembre del 2.013!) que Blech ya denunció en 2.003 como peligroso, sobretodo si las mujeres entran en contacto con él, y como enfermedad inventada. La andropausia es en realidad la medicalización del envejecimiento normal.

HilarioHilario

La “Ciencia”, en abstracto, no tiene quien la defienda, pero sí las farmacéuticas, y dinero para pagarlo.
¿Cómo van a ser capaces de hacer cosas así unas empresas tan respetables?
Vamos, hombre…

Feliciano BorrascaFeliciano Borrasca

“La política es la sombra que las grandes empresas proyectan sobre la sociedad”. J. Dewey.
Las grandes empresas farmacéuticas “proyectan su sombra” sobre la política sanitaria.

AlejandroAlejandro

A ver por donde comienzo… No me ha hecho falta leer todos y cada uno de los comentarios en su totalidad subjetivos y que carecen de todo juicio común y lógico que figuran expuestos en esta página para percatarme q los blogeros de la misma carecen de cualquier conocimiento no solo ya de la proposición :”el Market ata a todo ámbito de la vida,” sino también de cómo se gana en esta vida EL PAN DE CADA DÍA.
Seré breve a riesgo de que juzguéis mis frases de largas y tergivensantes:
Las industrias farmacéuticas, las grandes de la salud, los colosos del benestar físico, qsíquico y mental son ante todo MULTINACIONALES, multinaciones=GRANDES EMPRESAS QUE COMERCIONALES INTERNACIONALMENTE Y MUCHAS INVIERTEN EN BOLSA NEOYORQUINA. Para invertir sumas astronómicas de dinero hay que ganar sumas astronómica de dinero y para ganar sumas astronómicas de dinero hay que saber marketing. El marketing es a lo que vosotros insensatamente denomináis “Mala praxis/Farma”.
El Marketing tiene su origen desde tiempos inmemorables antes de Cristo en Mesopotamia cuando renació el truque, y es un valor exclusivo, biológico y necesario del ser humano para sobrevivir, de modo que esta situación en la que cuatro individuos que carecen de capacidad crítica pretenden cambiar en el concepto de Marqueting me pàrece absolutamente bochornoso y fuera de lugar.
Aqui todos y cada uno de nosotros nos movemos por plata, porque el sustentio de cada día, lo que nos da cobijo, alimento, higiene, ocio,…, y si determinadas personas se lo han ganado y son aptas para trabajar en una multinacional farmacéutica será ese colectivo el que pueda optener ingresos mayores y disfrutar de un mejor nivel de vida.
El que desee criticar, que obtenga los duros estudios y las altas capacidaes de manejo de multinacionales y conocimientos e salud y politicas de comunidades autónomas, y una vez que se introduzca en el mundo del “Market Acess Manager Sanitario y copmenzara ver ingresos y ganancias fruto de su duro esfuerzo salga de ese mundo.
Todavía, (es verdad q soy joven) pero aún no conozco a un solo individuo que se haya introducido en el mundo, haya palpado el metodo de trabajo, obtenga grandes ingresos, y se haya negado a tal nivel de vida.
Lo dicho, cuando alguien experimente dicha situación estará apto a la crítica razonable y verdadera
De momento, serán falacias, muchas realizadas por curanderos y hechiceros con objeto de promocionar la sí fatídica y penosa “pseudociencia”

gerardo

amigo Alejandro…sabia usted que una gran parte de los ensayos clínicos publicados por el Big Five o sea las revistas Lancet, American Journal, New England, Jama, etc….están contenidas y manejadas como seudociencias , con falsos reportes y con conclusiones que favorecen alguna sustancia patrocinada por un laboratorio?
Sabe usted también que el paradigma positivista-científico que usted defiende , el mal llamado “Medicina Basada en la Evidencia ” es usado como un ardid de mercadeo para manipular a los prescriptores de medicamentos , haciéndoles creer que están en lo correcto. ? La Medicina Basad en la evidencia es instrumentalizada como un marketing camuflado, y es un tema de la bioética.
En este contexto, el bioeticista Diego Gracia lo explica muy claramente en su libro: “Profesión médica. Investigación y justicia Sanitaria”… “el problema de la medicina actual es que cree tener más evidencia que la que realmente tiene. Es frecuente ver cómo los médicos dicen leer el New England como si leyeran la Biblia.

Feliciano BorrascaFeliciano Borrasca

Alejandro, voy a ser breve: Lo del pan de cada día: ¿Te refieres a “El sustento del hombre”, de Karl Polany? Porque es evidente que lo que afirmas del TRUEQUE (¿Y las tablas de equivalencia?) no tiene nada que ver en absoluto con el Marketing y tus infantiles ideas sobre ganar dinero sin plantearse ninguna objeción ética, tanto en Mesopotamia (qué risa) como en el siglo XXI.
“Si tomamos tantos medicamentos es porque las farmacéuticas no venden medicamentos: venden mentiras sobre medicamentos”. Esto no lo afirma un indocumentado infantiloide, sino Peter Gotzsche, que fue responsable de autorizar medicamentos para el Gobierno de Dinamarca, y ha publicado un libro, “Medicamentos que matan y crimen organizado”, donde hace una severa crítica, “después de obtener los duros estudios y altas capacidades de manejo de multinacionales de salud pública y comunidades autónomas” (sic), a la Industria Farmacéutica.
Otro experto en admitir o rechazar nuevos medicamentos para España y antiguo representante de la OMS, Juan R. Laporte, lo resume así: “En los países ricos las enfermedades causadas por medicamentos son ya la tercera causa de muerte, detrás del infarto y el cáncer. En los países menos ricos, ni se sabe”.
Creo que deberías leer algunos de estos libros, al menos para no parecer un indocumentado, y si prefieres seguir en la inopia, pregúntale a tu médico o a tu profesor de Marketing qué parte de la historia te has perdido. Nadie está en contra del mercadeo por el mercadeo, sino de que las farmacéuticas contabilicen los gastos en Marketing como como si fueran gastos en Investigación.
Feliciano Borrasca

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>