“El diseño inteligente ¡vaya timo!”. Buscando la respuesta al universo

1546245_10202617635507884_67157031_n

En la oscuridad de la noche, cuando las estrellas tachonan el cielo, la mente humana se enfrenta al infinito, a lo insondable, al misterio de los misterios, el universo. Desde el amanecer de los tiempos hemos alzado la mirada y nos hemos hecho preguntas: ¿de dónde ha venido el universo? ¿cómo apareció? ¿acaso el universo es eterno? A falta de un método con el que adquirir el conocimiento de cómo es la naturaleza, los mitos y las religiones llenaron ese espacio, ofreciendo respuestas que en realidad no explicaban los orígenes del universo. Esto es debido a que prohibían o dejaban sin contestar cuestiones como de donde habían salido esos creadores de universos a los que llamamos dioses. Esas respuestas, en realidad, lo que sí conseguían era calmar el desasosiego psicológico que nos produce enfrentarnos a preguntas profundas y para las que es difícil hallar repuestas.

Con el paso del tiempo, la humanidad, gracias a unas cuantas mentes curiosas y escépticas, consiguió desarrollar la ciencia, y, con ella, disponer de una herramienta que, a pesar de no ser perfecta, sí que ha conseguido arrojar luz sobre las preguntas más acuciantes que nos hemos hecho desde los albores de los tiempos. El problema radica en que las respuestas que hemos obtenido han sido difíciles de aceptar por nuestros hinchados egos: no somos creaciones divinas ni ocupamos un lugar privilegiado en el universo. A día de hoy, todavía es fácil ver gente que niega la evolución y otros campos de la ciencia, porque lo que nos dice sobre nosotros son autenticas curas de humildad. Es difícil aceptar que no somos relevantes para el universo y que no somos los hijos de ningún dios.

Dentro de los ataques a la ciencia, está lo que se conoce como diseño inteligente. Este movimiento normalmente se asocia con el creacionismo. Cierto es que esa es su principal vertiente, no obstante, tiene otra en la cual se afirma que ahora la ciencia ofrece pruebas de que el universo ha sido diseñado por Dios. Y esto, disculpe querido lector, es completamente falso y tratar de convencer a la gente de ello es intentar timarla. Esta es la razón por la que me he animado a escribir el libro “El diseño inteligente ¡vaya timo!”.

Para los que no conozcan a la colección ¡vaya timo!, diré que esta es heredera de la tradición ilustrada, su objetivo es una incesante lucha contra las pseudociencias y creencias infundadas. Busca, en consecuencia, encender la luz de la ciencia allí donde hace falta, y recordemos que, como dijo Asimov: encenderla en una parte es encenderla en todas.

Como era de esperar, en “El diseño inteligente ¡vaya timo!” someto a examen la idea de que el universo haya sido diseñado por Dios. Me sumerjo junto al lector en un viaje por los misterios de nuestro universo y las posibles respuestas a los mismos. Saber cómo es, cómo ha sido y cómo será el universo es una de las cuestiones más profundas que nos podemos plantear. Por tanto, debemos buscar las respuestas a dichas preguntas de la forma más seria y rigurosa posible. ¿Está el universo diseñado para que existamos los seres humanos? ¿Fue creado el universo? ¿Hay datos científicos que avalen esas creencias? Preguntas difíciles, pero a las que podemos acercarnos gracias a los avances que ha experimentado la ciencia y haciendo uso del pensamiento crítico podemos conseguir separar el grano de la paja.

BB

En las páginas del libro viajaremos en el tiempo para ver cómo pudo surgir el universo, comprenderemos como se expande y nos adentraremos en su misterioso lado oscuro. Descubriremos los límites de nuestro conocimiento actual y como nuevas y sorprendentes hipótesis apuntan a la posible existencia de otros universos. Estos nos permitirían explicar lo que parece inexplicable, sin la necesidad de recurrir a intervenciones divinas. Pero no solo eso, además, con una buena dosis de escepticismo y pensamiento crítico, desgranaremos los argumentos del diseño inteligente mostrando como la idea de este diseño es, en el mejor de los casos, pseudocientífica y, en el peor, falsa.

El libro está escrito para que cualquiera pueda entenderlo, no hay que tener conocimientos previos de física o de cosmología, la intención es que sea accesible al público en general. Espero de todo corazón que aquellos que decidáis leerlo disfrutéis con su lectura y que al mismo tiempo os haga pensar en lo que ya sabéis y aprender lo que aún no conozcáis.

Podéis conseguir un ejemplar desde este enlace a la editorial. También estará, en breve, disponible en otras tiendas como Amazon, o simplemente acercaros a vuestra librería y pedirlo, en unos días lo tendréis disponible.


14 Comentarios

Participa Suscríbete

VirgilioVirgilio

Hombre, sin faltar al respeto, pero intentar convencer a la gente de que el diseño inteligente es mentira contraponiendolo con las nuevas hipotesis de los multiversos, tampoco es que sea muy convincente, pues ambas interpretaciones distan mucho de poder demostrarse, solo son hipótesis basadas en conjeturas no empíricas.

Independientemente de todo esto, la ciencia ha tenido que inventarse el principio antrópico como forma escéptica de la existencia de un Dios, y que muy a su pesar esto es creer que todo tiene un propósito y fue construido acorde a algo y no por medio del caos.

El diseño inteligente solo es una versión extrema del principio antrópico

Ismael

Hola Virgilio, eso depende de si los modelos de multiverso realizan afirmaciones testables sobre nuestro universo o no. En el libro me centro en esa clases de modelos.

También en el libro encontrarás una crítica al principio antrópico, y no, no es algo que se ha inventado la ciencia, sino un principio que postulan algunos científicos y filósofos, poco más.

Por último, el punto fuerte en el libro, en cuanto a la crítica del argumento del diseño, no es la posibilidad de otros universos, pero me permitirás que me guarde el secreto para no destripárselo a aquellos que lo estén leyendo.

Te invito a que lo leas, que me da mí, que te va a gustar más de lo que piensas.

JuanJuan

Mi querido Virgilio, me podrias decir quien ha creado a Dios?
Si Dios ha existido eternamente. Que estuvo haciendo en toda esa eternidad anterior a la aparición de la vida sobre este planeta?
Si Dios es perfecto, por que ha creado una humanidad tan salvajemente imperfecta? Si Dios es tan bueno, porque sus seguidores en las diversas religiones que existen en este planeta son tan fanaticos y malvados que han ocasionado tantas luchas , perseguiciones y maldades?
Si Dios es tan justo, por que ha permitido que en toda la historia humana sus representantes “los sacerdotes” salgan siempre en la foto al lado de los gobernantes que han esclavizado y continuan a hacerlo e todos los demas?

NetNautaNetNauta

Yo estoy a favor del diseño inteligente y busco que se me demuestre lo contrario. Y digo a favor porque es una creencia que no se puede demostrar, Desgraciadamente lo contrario tampoco se puede demostrar.

Podemos discutir hasta el infinito y ambas serán posiciones que no pasarán de creencias. Lo que no alcanzo a entender es por qué la negación del diseño inteligente se “vende” como una posición más científica cuando tampoco está probada y puestos a posicionarse, lo más razonable es pensar que todo esto lo ha montado alguien y que no es fruto de la casualidad. Obsérvese el símil de los folios en blanco que, después de 6 meses, dentro de una jaula de monos encerrados con una máquina de escribir, aparecen escritos con “El Quijote”. Llamadme suspicaz pero para mí que no lo han escrito los monos a base de muñonazos en la máquina de escribir (mutaciones para los darwinistas). No lo podré demostrar pero me parece que un listo se ha colado en la jaula para dar el cambiazo y se está tronchando de risa de nosotros a través de su webcam.

Cuando leo a Hawkings, mi primera objeción se basa en el principio de economía según el cual debemos considerar como válida aquella teoría que presupone menos restricciones. Hawkings calcula 10 elevado a 500 universos posibles y dice que si Dios existiera, debe tener conocimientos de economía y que por tanto si hubiese querido significar al universo en el que el hombre habita, no habría necesitado disponer de los otros 10 elevado a 500 – 1 universos posibles. Parece absurdo tener que crearlo todo para que al menos una de esas creaciones tenga la capacidad de reflexionar, como los seres humanos. Por hacer un símil con nuestra vida cotidiana, Hawkings defiende el hecho, acertado por otra parte, de que podemos maravillarnos si nos toca la lotería cuando compramos un billete pero no nos puede asombrar de que nos toque el primer premio si hemos adquirido todos los boletos en juego. ¿Qué esperábamos si llevamos todos los números? La fortuna no interviene en este caso.

Pero si Dios existe, no nos estaría atribuida, ni a mí ni a Hawkings, la capacidad de juzgar la cantidad de trabajo, aparentemente innecesario, invertido por Dios para conseguir que al menos uno de sus universos desarrolle auto consciencia (la del ser humano). Más al contrario, siguiendo el símil de la lotería, Dios ha comprado todos los números en juego para asegurarnos el primer premio: el regalo de la consciencia. ¿Hay gesto más generoso? ¿Qué derecho tiene el ser humano a demandar para sí y en su propio beneficio tan sólo una de esas combinaciones posibles? De ser verdad la conjetura de Hawkings, mi agradecimiento hacia a Dios se vería automáticamente multiplicado por 10 elevado a 500.

Perdón por intentar rebatir a Hawkings en este foro cuando en verdad debería rebatir tus argumentos.

Por supuesto que me leeré tu libro antes de continuar.

RascayuRascayu

Para el ser humano siempre ha sido dificil asumir la falta de propósito de la vida, y la falta de un creador o cuidador o sentido nos hizo inventar las religiones. Ahora en el ultimo siglo la tecnocracia inunda el mercado del pensar, buscando soluciones inverosímiles como los visitantantes del pasado o el super plan dirigido…

Imposible asumir que simplemente es un regalo de la naturaleza y el azar, tan lejos de ella estamos?

En realidad la belleza y el regalo es que exista, y que dentro de ella estemos vivos, ya que es cruel y depredadora, esa si es una lotería.

Y claro ya tienes todo los números, ya te ha tocado el sorteo, además vives en el top de la cadena alimentaria… que comodidad …

La matematica y la fisica son invenciones humanas, aproximaciones que tratan de explicar lo infinito, y lo infinito no se puede explicar en una vida.

Y sino que alguien empiece a contarme la historia del universo, y que siga cuando me entierren .. gracias.

Agustin MerilesAgustin Meriles

Con respecto al ejemplo que das de los monos que escriben El Quijote, creo que indica que has entendido mal el concepto de evolución biológica. Ese no es un buen ejemplo, debido a que enuncia que el Quijote emergería como una combinación de letras, luego de muchísimo tiempo de teclazos ALEATORIOS.
Otro ejemplo similar que me gusta mucho: podría hacer un programa que vaya generando 40 millones de bytes aleatorios consecutivamente y esperar que una de esas combinaciones sea un video de Lennon y yo acompañando en la guitarra. Algo, posible, pero altísimamente IMPROBABLE.
La evolución no es aleatoria, es mas bien todo lo contrario; cada “mejora” en cada generación de individuos se construye sobre otras adaptaciones previas. Sino podríamos pensar que algo tan complejo como un ojo aparece de la nada (la explicación de Dawkins sobre este ejemplo particular es brillante) .

SkynnerSkynner

Las pocas cosas que han dicho Dawkins y Hawkings sobre la existencia o no de Dios, han sido duramente criticadas por gente que conoce de verdad el campo, básicamente poniendo en evidencia que éstos dos no conocen nada y sólo dicen disparates.

En cuanto a su idea de probabilidad de Dios*, sólo refleja que, como dirían Leibniz o Pascal (ocualquier filósofo medianamente relevante) son unos estúpidos si no se hacen creyentes.

http://es.wikipedia.org/wiki/Apuesta_de_Pascal

* http://ciencia-noetica.blogspot.com....bre-el.html

Agustin MerilesAgustin Meriles

El estilo de Dawkins es confrontativo, no es nada nuevo, pero de ahi a decir que es un disparate lo que dice… Tomando como ejemplo el video del “ojo”, Dawkins muestra una forma totalmente posible, a través de cambios graduales y sencillos que explican como lograr un ojo sin apelar a diseño inteligente. No he visto JAMAS ni una explicación convincente que muestre que puede existir el diseño inteligente.

QasdewQasdew

(…Esto es debido a que prohibían o dejaban sin contestar cuestiones como de donde habían salido esos creadores de universos a los que llamamos dioses…)

No, si Dios fuera creado por algo mas no seria Dios. Es filosofia basica eso. Dios es Dios porque es el ser supremo, lo que significa que es eterno entre otras cosas o dicho de otra manera no depende del tiempo. Los que saben esto tambien son concientes que el universo material no puede ser eterno porque todas las cosas tienen un principio. Entonces concluyen que el universo no puede ser eterno, pero Dios si. Tomar a Dios como la causa incausada última de todo se lleva incluso a las leyes de la física cuando se piensa qué es lo que determina por ejemplo que la velocidad de la luz sea la que conocemos o que la masa de la tierra provoque una gravedad de 9,8m/s y no otra cantidad mayor o menor por ejemplo, es decir se piensa en Dios también como lo que pone estas reglas que conocemos pero no sabemos su origen.

Lee sobre “filosofía realista” o “realismo filosófico” antes de ponerte a escribir estas cosas porque sino no tiene sentido. Igualmente te digo que escribiendo de manera tan soberbia no vas a convencer a nadie de nada.

NetNautaNetNauta

Bueno, propongo parar el carro y que olvidemos a Dios. Saquémosle de la ecuación y del debate porque según veo la discusión, parece que el diseño inteligente implica la existencia de Dios pero no es así necesariamente. Yo soy creyente pero no porque crea en el Diseño Inteligente sino por otras razones no científicas.

¿Y por qué creo en el Diseño Inteligente? Pues precisamente porque soy un incrédulo. Lo cuestiono absolutamente todo y por eso, al ver en la Tierra ese derroche de armonía capaz de mantener un delicado equilibrio de vidas, al ver todo lo que veo a mi alrededor, sospecho que aquí hay gato encerrado. Es como la víctima de “Inocente Inocente” que, al ver muchos indicios y tener una actitud incrédula busca un lugar ideal para esconder una cámara, la mira y dice sonriendo: “Me la habéis pegado. Esto es una broma ¿dónde está la cámara?”. Es precisamente esa incredulidad científica la que a mí particularmente me hace emitir una teoría: ¿Y no será que todo esto es un montaje? Es como “El Show de Truman” en la que el protagonista ve cosas que no le encajan y no se conforma. No habla de Dios sino de que simplemente, no le encaja nada de lo que ve y sale a la búsqueda de una explicación factible. Es el inconformismo y la curiosidad de conocer la verdad lo que nos ha de mover y no ninguna pre-concepción de Dios. Si metemos a Dios en la ecuación, entonces el debate acerca del Diseño Inteligente lo gana el agnóstico. Si sacamos a Dios, el debate lo gana el sentido común.

Aquellos que sí creen que pequeños cambios graduales sencillos son suficientes para fabricar todo lo que vemos alrededor, esos sí que creen en algo. Son, por decirlo en una sola palabra, “creyentes”. Le ponen nombres como “Azar” o “Evolución” y creen ciegamente que esos procesos son motores anónimos y sin dueño capaces de explicar la singularidad de la vida. Esos crédulos ingenuos serían los protagonistas perfectos para “El Show de Truman” y víctimas ideales de “Inocente Inocente” pues ya lo tienen todo asimilado. No se van a cuestionar nada de lo que vean. Incluso si se les explica que la Entropía siempre aumenta en el universo y que el surgimiento de la vida va en contra de ese principio entrópico, entonces arguyen que una fuente de energía constante, como lo es el Sol, sería capaz de invertir la tendencia creciente de la entropía. En otras palabras, que si iluminamos un planeta parecido a la Tierra con una estrella parecida al Sol, ese planeta criará iPads y satélites artificiales alrededor. Es simplemente una cuestión de tiempo. Sólo hay que esperar lo suficiente. Llegará.

Yo, particularmente, prefiero la teoría de la conspiración. Siendo objetivos, me parece infinitamente más probable.

AndrésAndrés

Realmente de todos los comentarios que he visto incluyendo el de nuestro querido autor del libro, el que màs me ha impresionado, es el de Net Nauta.
Que manera de razonar, todo lo que escribe refleja una capacidad de pensar bien fundada. Solamente ahi podemos ver verdarderamente quién es el dogmàtico y quién es el que claramente razona.

geriongerion

Permitidme recomendaros “La Física de lo Imposible”, de Michio Kaku. Hay muchísimos más libros, por supuesto, acerca del tema.

JuanJuan

Yo creo que el debate sobre diseño inteligente o proceso evolutivo fruto de la aleatoriedad será el gran debate científico del futuro. A fin de cuentas, comprender lo que somos, de dónde venimos y cual es sentido de todo esto que nos rodea, parece bastante más importante que comprender cualquiera de los detalles que hasta ahora ha comprendido la ciencia, ya que comprender el todo siempre será superior a comprender alguna de las partes.
Sin embargo, a día de hoy, el debate no puede realizarse de forma seria porque está demasiado emocionalizado. Las religiones “oficiales” de nuestro tiempo son casi imposibles de aceptar para una mente más o menos analítica, como debería ser la de todo buen científico. A eso hay que sumar los ataques realizados, a lo largo de muchos siglos, por clérigos descerebrados contra algunas de las mentes inquietas más brillantes de la Historia. El científico de nuestros días aún debe luchar contra la superstición y la tradición de las religiones, porque ceder mínimamente en su postura ante la posibilidad de una creación que se parezca en algo a la del Génesis, implicaría justificar que miles de predicadores puedan aferrarse a la tolerancia de la ciencia para seguir justificando lo injustificable, simplemente porque aparece escrito en la Biblia, el Corán o la Torá.
Hasta que estas religiones no desaparezcan por completo de la escena no podrá abrirse un debate serio y desemocionalizado sobre la cuestión.
Yo creo que para descubrir como es realmente esa supuesta “inteligencia diseñadora” habría que olvidar primero todo lo que pensamos sobre Dios, ya que esa idea que tenemos sobre como es Dios (creamos en él o no) proviene de épocas bastante oscuras para el conocimiento, en las que se creían muchas estupideces hoy ampliamente superadas. Ese Dios que describen las religiones no resulta nada consistente con todo esto que nos rodea. Mientras las religiones dicen que Dios es ante todo amor y compasión, la verdad es que mirando como está hecho todo esto de lo que formamos parte, no parece que sean esas las características que definen al diseñador (todo en la naturaleza es lucha, la mayoría de los individuos de cualquier especie animal o vegetal nacen condenados a los más terribles sufrimientos, para garantizar que la especie pueda sobrevivir y seguir evolucionando). La característica que define a ese diseñador es otra bien diferente, que se percibe en abundancia en la forma en la que está pensada cada partícula, cada célula y cada organismo, y no es otra que el ingenio: hacer mucho con pocos medios, todo muy bien pensado y perfectamente acoplado entre sí. Considerando esto, parece que el hombre no está hecho a semejanza de esa inteligencia diseñadora, porque nosotros somos bastante tontorrones, supongo que será por el maldito ego, que nos hace creernos semidioses, cuando ni siquiera sabemos realmente para qué estamos aquí.
Así, el debate en nuestros días parece bastante poco serio: Por una parte están los científicos anti-religiosos, que sienten en lo más profundo de su ser que deben desacreditar a las religiones, porque son negativas para el progreso y el libre pensamiento. Por otra parte están los creyentes, que sienten en lo más profundo de su ser que creen, y eso es independiente de lo que diga o deje de decir la ciencia oficial.
Pero la verdadera búsqueda de la verdad debería superar por completo estas ideas preconcebidas y basarse sobre todo en la más amplia apertura mental y en la falta de prejuicios y, en nuestros días, cuesta mucho encontrar gente sin ellos dispuesta a discutir sobre temas como éste. Esperemos que los científicos y pensadores del futuro tengan una mayor amplitud de miras, y sean capaces de dejar a un lado sus emociones sobre esta cuestión, y entablar un debate menos simple y mejor fundamentado que el actual.
Cómo decía Newton, lo que sabemos es una gota y lo que ignoramos el océano. Pensar que la ciencia actual tiene respuestas para rebatir la posibilidad de un diseño inteligente me parece bastante ingenuo, aunque, por supuesto, mucho más ingenuo me parece pensar que cualquiera de las religiones que existen actualmente pueda aportar alguna claridad sobre este asunto.

No he leído el libro, aunque me lo pongo en la lista de lecturas pendientes por lo interesante de la cuestión que trata, a pesar de que el título hace desconfiar bastante sobre la objetividad que pueda tener a la hora de abordar esta interesante cuestión.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>