Certifrikada: Blade Runner, una lágrima en la lluvia

Blade Runner - Tyrell

En Naukas, de cuando en cuando, nuestra lista de correo se polariza entre partidarios de la película Blade Runner y detractores… no, no se atreven a tanto, digamos que entre partidarios y pobres almas que todavía no han tenido la oportunidad de verla. Así, el boss Peláez acaba de enunciar lo que desde hoy llamaremos Ley de Deckard-Naukas:

Si un hilo de correos en la lista Naukas se alarga, la probabilidad de hablar de Blade Runner tiende a 1

Pensé en algo que decir, pero caí en la cuenta de que tan icónica película ni siquiera tiene un hueco en nuestra sección de Certifrikadas. Y eso me parece un craso error, porque como aficionado al cine de ciencia ficción me parece una de las películas más extraordinarias de todos los tiempos. Tras escribir este artículo, creo que me quedo muy corto. Ojalá pudiese expresar mejor lo que siento, pero tengo mis limitaciones y no llego a más. Espero que el lector saldrá disculparme.

Dirigida en 1982 por Ridley Scott, Blade Runner es una combinación de ciencia-ficción y cine negro. La acción se ubica en un lejano año 2019. En una ciudad multirracial dominada por las grandes empresas, la inmigración china y el smog, un policía retirado llamado Rick Deckard es llamado de nuevo a filas. El motivo de ello es su habilidad profesional. Deckard erael mejor de los Blade Runners, un cuerpo policial especializado en “retirar” (léase con un tiro en la espalda) a los replicantes, unos robots humanoides en su momento muy útiles y ahora proscritos. Obligado a volver de su retiro, Deckard debe ejecutar las órdenes de una sociedad aterrorizada por el complejo de Frankenstein, y en el proceso deberá enfrentarse no sólo a los replicantes sino también a sus propios miedos.

Blade Runner nos muestra un futuro distópico muy distinto a las limpias escenas de Star Trek o Babylon 5. La pirámide de la Tyrell Corporation, empresa fabricante de los replicantes, domina el skyline de una ciudad llena de smog, oscuridad, edificios abandonados y letreros luminosos que incitan a emigrar (literalmente). Los escasos animales que quedan son sintéticos. El piso de Deckard no es que sea cutre, es que dan ganas de pegarse un tiro. Su trabajo, básicamente matar seres con aspecto humano, no es precisamente lo más adecuado para vivir con una conciencia tranquila, y las palabras “retirada rutinaria de un replicante” no engañan ni por un momento al hombre que dispara el arma por la espalda contra una mujer aterrorizada.

Por su parte, los replicantes no se dedican a desencadenar una orgía de muerte y destrucción (a la Terminator), ni tampoco son esos serviciales robots de Asimov incapaces de desobedecer una orden o de permitir la muerte de seres humanos. La de los replicantes es una historia de supervivencia, una carrera para escapar de la muerte. Enfrentados a una vida limitada que se les acaba, hacen todo lo posible por evitar la muerte. Roy, su líder, se enfrenta a su propio creador en busca de una solución; y no lo hace tanto por él sino por su compañera, la bella Priss. Al final, ciego de ira ante la muerte de sus compañeros, Roy persigue a Deckard, lo arrincona, y cuando lo tiene a su merced… abandona en un instante todo deseo de venganza. La muerte se aproxima, y el replicante lo sabe. Lo siente. Y se despide de la existencia con uno de los párrafos más memorables de la historia del cine:

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhauser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora, de morir.

Se cuenta que este solioquio fue improvisado por el actor, y no aparecía en el guión original. Si es así, lo clavó, creando una despedida mítica de la talla del “siempre nos quedará París,” aunque en este caso, lo que es quedar, no queda nada. La despedida de Roy deja a Deckard perplejo, aturdido, incapaz de comprender:

No sé por qué me salvó la vida. Quizá en esos últimos momentos amaba la vida más de lo que la había amado nunca. No sólo su vida, la vida de todos, mi vida. Todo lo que él quería eran las mismas respuestas que buscamos todos: ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿cuánto tiempo me queda? Todo lo que yo podía hacer era sentarme allí y verle morir

El reparto de la película es, en mi opinión, impresionante. El director es Ridley Scott, que ya contaba a sus espaldas con otra película de ciencia ficción clásica en su género (Alien el Octavo Pasajero). La película está basada en un cuento corto de Philip K. Dick, y la banda sonora es de lo mejorcito de Vangelis. En cuanto al reparto, tenemos en primer lugar a Harrison Ford, y eso ya es decir mucho. Como secundarios, actores de la talla de Daryl Hannah y Edward James Olmos; sin olvidar al replicante Roy, interpretado por Rutger Hauer, que en la versión española cuenta con la extraordinaria voz de doblaje Constantino Romero.

Blade Runner hora de morir

En contraste a otras películas (2001, Terminator), la diferencia entre hombres y robots es cada vez más tenue. Los replicantes son tan parecidos físicamente a los humanos que éstos necesitan echar mano de un test especial, lento y penoso, para poder distinguirlos en base a sus emociones. Los replicantes que Deckard persigue hacen todo lo posible por imitar a los humanos: tienen recuerdos, fotos de familia, sienten ira, tristeza, amor… algo que en teoría no debería suceder. Los deseos de humanidad de los replicantes emulan las mejores obras de Asimov, pero en esta ocasión no hay final feliz, ni para máquinas ni para humanos.

¿O quizá sí? Cuando Deckard termina el trabajo, decide abandonar la ciudad con Rachel, una secretaria de la Tyrell Corporation que al final resulta ser replicante. Gaff, el policía cínico, tiene sus sospechas pero acaba haciendo la vista gorda, no sin antes recordarle a Deckard: “lástima que ella no pueda vivir, ¿pero quién vive?” Deckard se consuela pesando que Rachel es un modelo especial, sin fecha de caducidad. Mientras conduce con rumbo a lo desconocido, Deckard se pregunta “yo no sabía cuánto tiempo estaríamos juntos… ¿quién lo sabe?” Nadie lo sabe. Es la pregunta que nos hacemos todos, y cuya respuesta anhelamos y tememos a la vez.

Aunque puede que alguien sí lo sepa. Quizá Deckard, en el fondo de su alma, esté inquieto por algo que se nos oculta; y es que las cuentas no saben. Al comienzo de la película, se habla de la inflitración de seis replicantes en la Tierra. Uno de ellos murió al intentar infiltrarse en la Tyrell; Deckard “retira” a oros cuatro. Eso nos deja con una duda: ¿dónde está el sexto replicante? El propio director reveló en una ocasión que Deckard es el sexto replicante, si bien hay opiniones discrepantes.

Yo tengo mi impresión particular, pero no se la voy a contar. Sea usted, amable lector, quien llegue a sus propias conclusiones. Déjese seducir por un futuro de ciencia ficción noir, disfrute como cinéfilo de un film que ha creado escuela, explore las posibilidades que se nos presenten… y luego pregúntese lo que significa ser humano, participar como una gota de lágrima en la lluvia que no cesa.

¿Quién sabe?

Nota de Calidad Certifrikada: 10

29 Comentarios

Participa Suscríbete

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Yo la he visto dos veces y las dos me dejó frío. Pero tal vez fuera el doblaje, me pareció malillo, tendré que verla por tercera vez en original, si entonces no me convence…

El libro me encantó, eso sí, aunque cambia bastante (Por cierto, no sé qué más dará lo que opine el director sobre si Deckard es o no es un replicante, eso tendrá que decirlo Phillip K. Dick, ¿no?

lagartyjolagartyjo

A mí también me encantó el libro, lástima que sea tan corto, pero ya se sabe, lo bueno si breve…

En cuanto a la película me parece extraordinaria. Prefiero el libro, pero una cosa no quita la otra. Sobre todo la ambientación, Ridley creó un mundo futurista muy cuidado, original y creíble. Desde las “pintas” de los actores hasta los decorados y las situaciones que se dan. Un crack.

Por otro lado que Deckard sea un replicante es más bien un tema de libre elección. En el libro lo deja más cerrado, apenas hay margen para pensar que lo sea. Pero como bien dices la película cambia, tiene un planteamiento diferente en algunos aspectos, y como la narración no es tan “personal” como en el libro, cabe la posibilidad de que Deckard no sea humano. A mí me gusta que lo deje relativamente abierto, que cada uno tenga su visión y crea lo que mejor le encaje. La posibilidad de que sea lo que lleva matando toda su vida y nadie lo haya averiguado o querido averiguar (incluso el propio Deckard) le da cierto romanticismo a la historia.

GuillermoGuillermo

Me gustó la opinión, la única corrección es que Blade Runner está basada en «¿acaso sueñana los androides con ovejas eléctricas?» que es una novela de Philip K Dick y no un cuento corto.

AlbertoAlberto

Me parece una película realmente buena. En cuanto al soliloquio de Rutger, está más que inspirado por el poema “El barco ebrio” de Arthur Rimbaud. Es una pasada, pero no es original suyo. No obstante, le podemos dar las gracias por hacerlo público al frikimundo.

“Y he visto alguna vez, eso que el hombre ha creído ver! He visto cosas que vosotros no creeríais.

¡Yo he visto los archipiélagos siderales! y las islas donde los cielos delirantes están abiertos al viajero. Naves de ataque en llamas más allá de Orión

Yo sé de los cielos que estallan en rayos, y de las trombas. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

¡Pero, de verdad, yo lloré demasiado! Las Albas son desoladoras. Toda luna es atroz y todo sol amargo: El acre amor me ha hinchado de torpezas embriagadoras. Todos esos momentos, se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

¡Oh que mi quilla estalle! ¡Oh que yo me hunda en la mar! Es hora de morir.”

AE.AE.

No es que esté fusilado directamente del poema(más que inspirado), es que en el texto entrecomillado por Alberto se intercalan versos del poema de Rimbaud con las frases de la peli que están inspirados en cada uno de ellos. Rimbaud hablaba de un barco viejo, no de rayos c y galaxias. :)

Por otro lado, el “monólogo” (realmente Roy está hablando a Deckard, ¿no?) no es enteramente de Hauer, él sólo lo modificó (añadío lo de las lágrimas en la lluvia, por ejemplo). Ya había versiones en los primeros guiones, que incluían rayos c (¿o gamma?) y tanhausser.

Por último hay importantes deslices y “licencias” en la traducción de la peli, por muy buena voz que fuera la de Constantino Romero.

valisvalis

Pues si “Mas alla de” por “el hombro” es una licencia, y gratuita, pero lo de “asaltar naves” por “attack ships”, suena directamente a cagada del 12. Por lo menos “Blade Runner”, no quedo en “Agarrame esos androides”, aunque seguro que alguna lumbrera en la distribuidora acaricio la idea, visto como las gastan si se ponen

Jose AJose A

Saludos. Bueno, lo de las naves no es una metedura de pata. Esto lo contaron en un documental sobre doblaje (no recuerdo exactamente la fuente, lo siento), donde uno de los dobladores explicaba que a veces se varía el texto para adaptarlo al movimiento de los labios del actor. Y ciertamente, cuando Roy dice “attack ships”, encaja mucho mejor “atacar naves” que “naves de ataque”.

ghostDancer

Lo de si Deckard es un replicante , varía según la versión que veas, creo que hay como 5 montajes distintos, pero si le quitas la voz en off, que añadieron para la primera versión, en las pruebas qe hicieron por lo visto la gente no se enteraba, queda claro que Deckard es uno , las fotos, los detalles de los muñecos de papel de Gaff , y además tanto a él como a Rachel les quedan 2 telediarios, por eso los deja ir. De todas formas todo eso se va a ir al garete, el señor Scott ya está hablando de una segunda parte y seguramente la va a cagar como con Prometheus, seguro que aparece también Lindeloff en el guión.

José MiguelJosé Miguel

Por favor, el sexto replicante es la chica, Rachael. En el libro de Philip K Dick se explica mejor. Rachael tenía una hermana gemela, pero ella misma es una replicante, aunque lo que queda en el aire es cuánto tiempo va a vivir ella…

GonzaloGonzalo

Independientemente de que Deckard y Rachel sean replicantes, ninguno de los dos puede ser “el sexto replicante”. Si no recuerdo mal, en la película (puede que en el libro haya datos distintos) son seis replicantes que han escapado y vuelto a la Tierra en busca de sus orígenes y para prolongar su “vida”. Son peligrosos y están descontrolados, por eso es necesario “retirarlos”. Esto no encaja con lo que sabemos de Deckard y Rachel.

Los replicantes tienen falsos recuerdos implantados, pero nada indica que también sea posible borrarles la memoria. Incluso si esto fuera posible, ¿qué sentido tendría el encargo de retirar a seis peligrosos replicantes, si resulta que uno de ellos, Rachel, es perfectamente pacífico y útil? O si fuera Deckard, ¿es que Gaff le encarga resolver un acertijo, cuya solución es que Deckard mismo debe autoretirarse al final?

Así pues, el sexto replicante sigue perdido. Alguna vez he oído que se trata de un puro error de guión, aunque no he podido confirmar la información. En cierto modo, para mí ésta es la hipótesis más razonable, la única que explica por qué después de tantos años seguimos buscando al replicante perdido.

sebastiansebastian

MUY BUENA REFLEXION,aparte sere yo solo que piensa que el unicornio de papel significa que rachel es unica y sobreviviria al tiempo estipulado por tirrel como el mismo lo explica en la peliucula?

GonzaloGonzalo

Muchas gracias. Yo pienso que el unicornio de papel significa que Gaff conoce los sueños de Deckard, ergo Deckard es un replicante.

¿Por qué el unicornio iba a significar que Rachel sobrevivirá? Me gustaría que desarrollaras tu hipótesis.

Jose AJose A

Se puede interpretar que Gaff conoce los sueños de Deckard si ves la versión en que añadieron la escena de dicho sueño (creo que precisamente para alimentar este debate).
Ni en el guión ni en el montaje original hay tal sueño, por lo que creo que el unicornio sólo evidencia que Gaff estuvo allí y dejó vivir a Rachel porque sabía que le quedaba poco tiempo (o al menos eso creía, si vemos el montaje con “final feliz”).

0 (0 Votos)
GonzaloGonzalo

Efectivamente, en el montaje original el sueño no aparece (pero sí aparece el unicornio que Gaff deja delante de la puerta, ¿verdad?). Mi duda es si lo que hicieron fue “añadirlo” o “deshacer un borrado”.

Aunque no esté en el guión, ¿es posible que filmaran la escena pero decidieran no incluirla? No sé mucho de producción cinematográfica (bueno, no sé nada), ni de cómo suelen funcionar estas cosas.

Es curioso cómo apenas unos segundos pueden cambiar la interpretación de toda la película.

0 (0 Votos)
marianomariano

pero justamente, tienes razón Gonzalo, en la primera versión de la película no se entiende lo del unicornio de papel, queda suelto, sin sentido, en cambio en la segunda nos enteramos que Deckard soñaba con él y todo cierra correctamente.

0 (0 Votos)
dochinpiradochinpira

La habré visto una docena de veces o más. Y las que me quedan. Esta película lo tiene todo.

Solo ver la imagen de Roy y recordar el momento se me salen las lagrimas (in the rain). También he leído el libro, faltaría plus.

MarcelofMarcelof

A todos los que les gustó Blade Runner y todo el conflicto de los replicantes como seres humanos artificiales, no perderse la brillante serie sueca Äkta Människor (humanos reales).

RamonRamon

En http://www.dailyscript.com/scripts/b...ooting.html está el guión original previo a la película.

El soliloquio SI estaba guionizado, no fue improvisado:
————
BATTY
I’ve seen things…
(long pause)
seen things you little people
wouldn’t believe… Attack ships
on fire off the shoulder of Orion
bright as magnesium… I rode on
the back decks of a blinker and
watched c-beams glitter in the dark
near the Tanhauser Gate.
(pause)
all those moments… they’ll be gone.

Batty holds Deckard’s eyes like a hypnotist.
———

Jose AJose A

Saludos. Como ya se ha dicho más arriba, no es que se lo inventara todo, sino que improvisó sobre el guión. No hay más que ver que de cuatro frases recorta dos y añade otras dos, mejorando considerablemente el original. Démosle el crédito que se merece.

RogerRoger

Pues me siento un bicho raro, porque el libro me encanto, pero la pelicula no fui capaz de acabarla…

alex

Mencionar que describes en el articulo la película original. En la director cut, se añade y elimina contenido para dejar fuera de dudas que deckard es replicante. Elimiman las voces en off.

Gran película. Gran historia. De las mejores de la historia de la cinematografía.

GonzaloGonzalo

Entre otras maravillas, Blade Runner logró una magnífica representación artística del Test de Turing, que es una prueba empírica para discriminar entre una persona y una máquina. El test consiste en hacer preguntas a un interlocutor hasta que quede claro si se trata de una persona o una máquina. En la ficción de la película/novela se usa el Test de Voight-Kampff, que es una versión del test más centrada en las respuestas emocionales.

Hoy día el Test de Turing se ha convertido en algo cotidiano: me atrevo a asegurar que cualquiera de nosotros lector habrá sido sometido a alguna forma particular de este test, no una sino muchas veces. En efecto, cada vez que al final de un formulario electrónico tengo que interpretar la imagen distorsionada de una palabra, estoy siendo sometido a una prueba para verificar que soy una persona y no un proceso automatizado, y esto es algo que me ocurre ya casi a diario. Técnicamente se denomina CAPTCHA, siglas de Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart: test de Turing público y automático para diferenciar entre máquinas y humanos.

Lo que me parece interesante, como cuestión de fondo, es que el Test de Turing en versión CAPTCHA funciona porque sabemos de antemano que las personas lo pasan y las máquinas no, es decir, propiamente hablando no necesitamos el test para distinguir a las personas de las máquinas. El problema de esta técnica es que las máquinas que se dedican a navegar por Internet y rellenar automáticamente estos formularios mejoran continuamente, de modo que es necesario depurar una y otra vez la técnica para que siga siendo eficaz.

Algo parecido ocurre en Blade Runner y todos los universos semejantes: los robots mejoran continuamente en su capacidad imitadora, de modo que los test discriminadores deben evolucionar en paralelo.

Jesús CancinoJesús Cancino

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? En el cuento de Philip K. Dick, Deckard sueña con obtener una oveja eléctrica ERGO uniendo el titulo original a esta parte repetitiva de la trama es un indicio claro de que el mismo es el sexto replicante; por otro lado en las obras de Philip K. dick es, por decirlo así un leit motiv constante que el protagonista se busca a sí mismo vg.: total recall, ubik, minority report, flor my tears, al parecer toda la obra de Dick esta claramente influenciada por el mito de Edipo de Tebas investigando como fue que murio Layo.

SantiagoSantiago

Yo vi Blade Runner a los 11 años, un año después de que se estrenara, en un cine de verano en una playa donde veraneaba por aquel entonces. Ni que decir tiene que me impacto. Más que La Guerra de las Galaxias, que también vi al año de su estreno mundial (con 6 años). Dejando pajas mentales a un lado, considero por tanto, que es una de las mejores películas de Ciencia Ficción de todos los tiempos. RAMEN.

AlbertoAlberto

Ayer la vi. Me decepcionó… pensaba que tendría más profundidad. Todo se centra en el debate acerca de la moral para destruir una máquina que es capaz de superar un Test de Turing o tener sentimientos y emociones. El problema es que es tan exageradamente lenta y aburrida en la narrativa, que lo único que me plantea es el debate acerca de si puede considerarse o no un tostón.

SalvadorSalvador

Durante toda esta semana, y hasta hoy jueves, la han proyectado en el cine Princesa de Madrid (Paza de los cubos).

Responde a Santiago

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar