La pregunta Naukas 2014 – Jose Antonio Prado-Bassas

La pregunta Naukas 2014

¿Cuál será el avance o descubrimiento de la ciencia que más va a cambiar el mundo en los próximos años?

Probablemente, en cada campo de la ciencia en el que nos detengamos, encontraremos un avance que pueda hacernos la vida más fácil y que de verdad llegue a sorprendernos. Y muchos de ellos los hemos visto en las respuestas de otros compañeros: comunicaciones (aparentemente) superlumínicas, mejoras alimenticias a través de la manipulación genética, interfaces de comunicación máquina-humano o la nanotecnología. Sin embargo, me arriesgaría a decir que, detrás de todos y cada uno de esos posibles avances, hay un denominador común (nunca mejor dicho): las matemáticas.

Los matemáticos no somos científicos al uso. Habitualmente no nos preocupamos de resolver problemas de inmediata aplicación. Más bien todo lo contrario. Los matemáticos perseguimos el saber por sí mismo, la belleza del conocimiento puro.

Centrándome ya en la pregunta y en mi propio campo, probablemente he de decir que en los próximos años no habrá ningún avance matemático que sorprenda al ser humano o que nos haga la vida más fácil. Y sin embargo, estoy seguro que la mayor parte de los avances científicos de dentro de 100 años, ya se están gestando en la mente y en los artículos de matemáticos de todo el mundo. Pero ellos (nosotros) no lo saben aún.

Cierto es que hay mucha investigación matemática aplicada y muy buena. Haciendo volar un poco la imaginación, es posible que en algunos años se consiga una modelización matemática de los tsunamis y esto permita evitar o, al menos, paliar algunas tragedias en el sudeste asiático.

También es posible que avancemos más en el conocimiento de la estructura inherente a los números primos, bien porque se resuelvan conjeturas como la de los primos gemelos o la de Goldbach, bien porque avancemos en la comprensión de la función zeta de Riemann y en cómo se distribuyen sus ceros no triviales (dudo mucho que la conjetura de Riemann se resuelva en la próxima década). Conocer la estructura de los primos puede hacer que la seguridad de las transmisiones de datos se vea afectada (negativa o positivamente).

En cualquier caso, cada día, matemáticos de todo el mundo resuelven otros problemas menos conocidos, atacan otras conjeturas de carácter más puro. Y no lo hacen con el afán de pasar a la historia como revolucionarios, sino (como diría G.H.Hardy) poetas y transmisores de belleza.

Los matemáticos de hoy, revolucionaremos no el mundo de mañana, sino el de dentro de algunas semanas. Pero lo estamos haciendo hoy.

No quiero terminar sin incluir una conocida cita que abunda más en la idea que he querido transmitir, que los matemáticos perseguimos la belleza del conocimiento.

Las obras del matemático, como las del pintor o del poeta, deben ser bellas; las ideas, como los colores o las palabras, deben concordar de una manera armoniosa. La belleza es la primera prueba: en el mundo no hay lugar permanente para las matemáticas antiestéticas. En la actualidad difícilmente se encontraría un hombre educado completamente insensible al atractivo estético de las matemáticas.

G. H. Hardy, A Mathematician’s apology (1941)

Esta entrada además participa en la Edición 5.1 Rey Pastor del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es el blog Tito Eliatron Dixit.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>