Y tú, ¿qué le ves a la ciencia?

Esta mañana he terminado la carrera. Mañana me levantaré de la cama siendo bióloga. Cuando empecé, hace 4 años, mi objetivo era aprender todo lo que pudiese sobre el cerebro del adicto. Hoy puedo decir que sé lo mismo que entonces: nada. ¿Sabíais que en la carrera se estudiaban generalidades? Claro que lo sabíais, la ingenua fui yo que andaba convencida de que, nada más salir, tendría a mi alcance el secreto para curar la cabeza de un drogata. Una faena, ¡pero ojo! no es por este motivo por el que estoy frustrada, de hecho lo que estoy es asombrada de lo poco que sabía y fascinada por lo mucho que me queda por aprender. No, lo que me frustra es algo muy distinto.

ILOVESCHace unos días empecé a enviar emails sin control. ¿Adónde? ¡Pues adónde va a ser! A todos y cada uno de los equipos de investigación españoles que se dedican a cuestiones relacionadas con la adicción. Mi intención no era buscar trabajo, afortunadamente curro en una editorial que me encanta, en realidad lo que quería era que alguien me orientara para seguir con mi formación, es decir, para aprender sobre la neurobiología de las adicciones; porque yo no me doy por vencida tan fácilmente y pensé: vale, todavía no sabes nada del tema, pero sí conoces el vocabulario y los fundamentos biológicos suficientes para poder aprender sin problema. Así que la mejor idea que se me ocurrió, fue escribir a los especialistas para que me contaran qué podía hacer.

La primera vez no obtuve respuesta pero no me preocupó y seguí. La segunda tampoco. Entonces decidí revisar la forma en la que me presentaba y, bueno, creí que hacerlo como adicta recuperada despertaría su interés, al fin y al cabo ¿no investigaban para mejorar la calidad de vida de los enfermos? Y en este punto mi cabeza hico un catacrac: ¡me di cuenta de que no! Entonces… ¿qué le lleva a uno a dedicar su vida a la investigación? Mi extenuado y limitado encéfalo me decía que, únicamente, el romanticismo que vaga tras la idea de mejorar la vida de los demás, podía ser el motor para una vida dedicada, en cuerpo y alma, a la investigación. Pero, olvidaba -obtusa de mí- que la curiosidad es la madre de todas las ciencias. Porque, vamos a ver, ¿acaso no soy yo misma buena prueba de ello? ¿Quería yo estudiar neurobiología para ayudar al prójimo? Pues bueno, en principio no, en realidad lo que a mí me motivó fue la curiosidad por saber, la necesidad de entender qué había pasado en este cerebro para convertirme a partir de los 14 años en el odioso Mr. Hyde.

¿Puedo, entonces, culpar a cuatro investigadores que deciden ignorar mis emails? No lo sé, la verdad. Quiero pensar que, aunque es absolutamente lícito que sea la curiosidad la que mueva nuestro trabajo, existe también de fondo el ánimo, las ganas, la esperanza o ingenuidad de querer cambiar las cosas, mejorar la vida de los que sufren. Que no todo sea alimentar nuestra necesidad de saber, nuestro ego y finalmente nuestro número de publicaciones. Que, en la investigación, haya espacio para algo más y que sea ese “algo más” el que estimule a aquellas personas que no se dedican a la ciencia pero que están dispuestas a acercarse a ella.

Nos quejamos de que la sociedad elabora sus opiniones de espaldas a la ciencia, pero ¿y si habláramos en su idioma? ¿Creéis que seguirían sin escucharnos? Yo sólo conozco un idioma universal que es el de las ganas de cambiar el mundo, llamarme naïf. ¿Qué pasaría si todo el grandísimo trabajo que hacéis los investigadores se acompañara de un poco de vosotros? ¿Imagináis vuestra capacidad para contagiar a los lectores? Hace unos días se nos tachaba de “casta científica”, y yo me pregunto si no será culpa nuestra, es decir, ¿no será que no hemos sido capaces de mostrarnos? ¿De dar a conocer nuestras motivaciones? Esta plataforma es un canal genial para acercar a la gente lo que los científicos son y lo que quieren. ¿Qué estamos haciendo mal para que los que se lleven la gloria (y, desgraciadamente, los fans) sean los Wakefield o los Séralini de turno?

Acabo de defender mi Trabajo Final de Grado frente a un tribunal. En él me planteo algunas de estas cuestiones y tengo la sensación de que esto acaba de empezar y las soluciones tardarán en llegar. Por el momento dejaré de esperar la respuesta a mis emails y me dedicaré, entre otras cosas, a descubrir qué extraña locura hace que dediquemos nuestra vida a la ciencia. No lo haré por autocomplacencia, lo haré porque, quizá, así mi entorno más directo empiece a enamorarse de ella como lo he hecho yo.


35 Comentarios

Participa Suscríbete

JJJJ

No sé cuándo mandarías los e-mails, pero pueden tardar en contestar. Si mandas el correo al IP lo mismo ni lo lee, pero si lo lee (cuando lo lea) lo más probable es que se lo reenvíe a alguien a quien puedas interesarle (algún post-doc, por lo general). Tampoco sé qué has escrito en el correo, pero no creo que ser entusiasta en la redacción sea algo necesariamente positivo (ni negativo, claro), así que yo no pondría demasiado esfuerzo en ello. ¿La mejor carta de presentación? Haz alguna referencia a un trabajo suyo que hayas leído y te interese, explica tus inquietudes particulares (no necesitas explicar tu motivación) y pon una lista de tus méritos. Eso es todo lo que necesita saber un investigador que te quiera acoger como doctorando: que sabes del tema, que te interesa trabajar con ellos y que tienes los méritos suficientes para hacer carrera en la investigación.

A partir de ahí pueden suceder dos cosas: 1ª) que no tengan capacidad de acogerte (el tema está muy jodido, no te voy a mentir), 2ª) que haya otro candidato que les guste más (desde la crisis se ha disparado el número de candidatos, hay mucha competencia).

Un consejo: la entrevista personal es muy importante, vas a trabajar muy cerca de esa gente durante mucho tiempo, y si no hay química es mala idea por ambas partes. Lo que quiero decir es que estés tranquila, relajada y seas tú misma, y que al igual que ellos te preguntan, pregunta tú y asegúrate de que estás con la gente con la que quieres trabajar.

OihanaOihana

Mil gracias por todas las sugerencias, no he debido explicarme bien. No estoy buscando trabajo (curro en una editorial) sólo quería concocer lo que ellos hacen y perdieres asesoramiento sobre cómo enfocar mi formación en cuestiones de adicción.

Un abrazo enorme

Oihana Iturbide

Mil gracias por todas las sugerencias, lo cierto es que no estaba buscando trabajo, sólo algo de orientación para seguir con mis estudios (he corregido el texto porque veo que no se entendía).

De todas formas, me guardo tu mensaje porque estoy segura de que en un momento o en otro, me ayudará.

Un beso grande.

Carmen Agustín Pavón

Enhorabuena y mucha suerte para el futuro!
Tienes mucha razón, una de las fuerzas más grandes que nos impulsan es la necesidad de aprender. Espero que nunca pierdas la motivación, sobre todo si acabas dedicándote a la ciencia de manera profesional. No es un camino fácil, pero mi consejo es que no dejes de mandar emails. Alguien te contestará. Piensa que a veces los investigadores, y más en estos tiempos que corren, no tienen en su mano la capacidad para ofrecer a nadie contratos. Cada vez más vamos hacia un modelo de “investigador autónomo”: no se debe aspirar a un contrato, sino a competir por la financiación con uñas y dientes.
Si necesitas ayuda, o consejo, ya sabes donde encontrarme 😉
Salud.

Oihana Iturbide

Hola Carmen!
Muchísimas gracias por tu comentario. Hoy por hoy, no estoy buscando trabajo, pero sí mucha orientación. Quiero aprender todo lo que pueda sobre adicciones y ando un poco perdida (ese era el motivo de mis emails). No obstante, me quedo con tu ofrecimiento 😉
Un besazo.

MarinaMarina

Veo en la ciencia la oportunidad a dar rienda suelta a la faceta más digna del ser humano.
Lo primero enhorabuena por un campo tan apasionante como la biología.

Te presento a un colega tuyo que tiene la capacidad innata de comunicar entusiasmo a la vez de divulgar ciencia. Toma nota, de verdad, es muy importante que haya personas como tu y tus ganas de hacer bien las cosas y no te olvides de la fórmula maestra: Ser capaz de comunicar entusiasmo a los demás porque crees y te sientes enamorada de lo que conoces.

Biólogo, Enrique Ganem.-Vacuna contra Infartos. El Secreto molecular de las Adicciones. Robert Boyle y mas.

http://www.ivoox.com/el-explicador-2...9409_1.html

Espero que lo escuches y me digas de mujer a mujer, si te has emocionado, pero con esa emoción más digna y profunda como cuando comenta el papel tan importante de los investigadores de las adicciones para erradicar el problema social de las drogas, vencer la batalla a todos esos “mal nacidos” que por dinero, por el vil metal, matan la vida.

Animo, entusiasmo y valentía.

Oihana Iturbide

Buenas tardes, Marina:

Vaya… mil gracias por tu mensaje, estoy completamente de acuerdo contigo. Y me guardo ahora mismo el link para escucharlo esta noche con calma.
Te contaré.

Muchísimas gracias, de nuevo. Un fuerte abrazo.

Belén BarreroBelén Barrero

Hola Oihana,
Enhorabuena. Lo importante es que sigas teniendo siempre las ganas de aprender y esa energía que transmites.
Mucha suerte!!

NoNo

Que has tenido mala suerte. Si fueras de mi campo y me hubieses escrito a mi, estaría encantado de responderte. ¡Que pena que en toda mi carrera sólo haya recibido un email de ese tipo!

molinos

Gran post Oihana, por lo que cuentas y por como lo cuentas.

Y sí, la ciencia tiene que mostrar un poco de cada uno de vosotros para poder acercarse a la gente. Creo que un post mío que saldrá en breve te va a gustar…ya hablaremos. Besos!!

OihanaOihana

Un millón de gracias, no sabes lo que significa para mí que te haya gustado, porque te admiro un montón. Tus textos siempre me impactan, unas veces me hacen soltar tremendas carcajadas y otras se me quedan dando vueltas en la cabeza durante días.

Estoy deseando leerlo. Un besazo!!!!

ScariosHR

Muchísimas felicidades Oihana. Creo que has elegido el mejor camino para acercarte a la ciencia… entender su lenguaje y luego traducirlo a los demás. Hay mucha gente que hace ciencia, otra mucha que escribe a diario sobre noticias y hay una poca de gente que intenta traducir el lenguaje de la ciencia a la gente que no sabe nada sobre ella. Para mi, ese es el trabajo mas difícil. No todo el mundo sabemos hacerlo pero en aprender estoy. Ya voy conociendo el lenguaje de la ciencia (como bien dices… me falta tannnnto por saber) y en algún momento me gustaría dedicarme a traducirlo a la gente para conseguir una sociedad mas crítica, mas capaz y menos inculta de la ciencia.

En cuanto a los correos que has mandado… como bien te dicen arriba a veces no tenemos tiempo, si escribes al jefe, no suele contestar. baja un poco el escalfón. Seguro que hay muchos posdoc, doctorandos, técnicos, etc que están dispuestos a contestar, a tener una entrevista y hasta invitarte a pasar un tiempo con ellos. O simplemente no has dado con la gente adecuada. Conozco investigadores que tienen un millón de cosas que hacer (literalmente) y siempre sacan un rato para charlas, divulgar y colaborar. Go ahead, continue tryin.

FELICIDADES BIOLOGA

OihanaOihana

Gracias corazón, de verdad, haré lo que me dices y ya os contaré.
Un besazo

Michelle JacobsenMichelle Jacobsen

Según Bunge, el conocimiento científico es comunicable, pero con tal sólo mirar algunas de las revistas científicas con mayor renombre internacional, nos damos cuenta que si cualquier fulano la agarra, con suerte logrará entender el titular de alguno de sus artículos. Siento que a veces los investigadores, sean del área que sean dentro de la ciencia, se aíslan y comparten conocimientos sólo con su círculo intelectual, sin cumplir el objetivo fundamental de la ciencia, ser comunicable. Entonces ¿Cuál es su motivación para crear todos estos papers?
Soy estudiante de primer año de biología y me quiero convertir en la futura etóloga de mi familia. Espero terminar mi carrera y, al igual que tú, salir sin saber algo y con todas las ganas de investigar.
Ánimo, que si ellos lograron tener sus laboratorios propios, de seguro tú también lo harás.
Saludos

JJJJ

Los papers en revistas científicas no se publican para el público en general, sino para otros científicos. Normalmente son resultados marginales y de ningún interés para el público, pero que sí son interesantes y necesarios para un investigador que trabaje o quiera trabajar en el mismo tema. Cuando se consigue un resultado mayor, algo que vaya a impactar la vida de la gente de manera directa, es cuando se hace un comunicado de prensa (o cuando se debería hacer; la mayoría de las veces solo quieren darse publicidad) para dar a conocer al público general el avance de una manera que lo puedan entender.

Si solo lees divulgación científica te dará la impresión de que la ciencia es una persona a la que se le ocurre una idea genial y de repente ha cambiado el mundo como lo conocemos. No obstante, la ciencia del día a día son pequeñas aportaciones que nunca terminas de tener claro a dónde van a llevar, simplemente aportan información MUY MUY específica sobre algo MUY MUY concreto. Eso es lo que dicen los artículos de las revistas científicas. Esa masa de conocimiento, muy poquito a muy poquito, va creciendo hasta alcanzar la criticidad que le da la forma y el cuerpo suficiente para afectar de manera directa a la vida de todos. Ese es el punto en el que se divulga. Es muy importante entender que la ciencia, como trabajo, y la ciencia, como ejercicio de divulgación, son dos cosas de naturaleza muy distinta. Es normal, y no puede ser de otra manera, que una persona ajena a un campo coja una revista científica y no entienda casi nada, y de lo poco que entienda no sea capaz de entender el impacto que tiene.

La divulgación es de capital importancia, es básico para que la gente entienda por qué hacemos ciencia y por qué deberían pagar por esa ciencia. Pero también es muy importante que exista una ciencia que, en su momento, se pueda divulgar :-)

Dr. Litos (@DrLitos)

Enhorabuena Oihana, por tu biologación, por tu entusiasmo, y por tu curiosidad insaciable, independientemente de la motivación inicial de la que parta. Creo que tu experiencia es un ejemplo buenísimo para compartir con la gente, y me alegro mucho de que hayas decidido abrirte al mundo de este modo: puedes servir de inspiración tanto para que los científicos nos esforcemos más en comunicar y transmitir nuestro trabajo, como para que los jóvenes que buscan inspiración o necesitan motivación para lanzarse a este fascinante – pero a la vez duro y poco recompensado – mundo de la investigación biomédica, se animen.

Ya que preguntas, pues te diré que por mi parte hay muchas, muchas dosis de ganas de ayudar a mejorar la vida de la gente, entre las razones que me llevaron a dedicarme a la biomedicina (aunque al principio ni yo mismo lo tenía claro). De hecho el “exceso de ganas” en este sentido a veces es pernicioso, porque de jóvenes empezamos flipando con que vamos a curar el cáncer o algo así, y cuando vemos la monotonía y la aparente falta de avances con que se suceden los días de trabajo y los resultados tan limitados y confusos que solemos obtener, muchos se frustran. Pero una vez pillado el truco, algunos sí seguimos manteniendo una llamita viva, que hace que cada mínimo avance que experimentamos en los datos que manejamos, nos haga sentir que supone una diminuta contribución a que en un futuro lejano la vida de alguien con una enfermedad, pueda ser mejor.

Precisamente hace poco comencé una colaboración con un grupo que estudia una proteína relacionada con las adicciones, aunque no es un grupo fuerte en ese tema, más bien lo han ido encontrando un poco de rebote. Pero bueno, si te interesa puedo darte los datos.

La verdad es que cuantos más temas toco, más ganas me dan de compartirlos, pero paradójicamente el tiempo que queda para la divulgación se va reduciendo. Pero desde luego que pienso que es imprescindible dar salida a todo lo que aprendemos, para que la sociedad se beneficie de forma mucho más inmediata que con los avances en sí mismo, cuya aplicación es muy a largo plazo.

Un saludo, y gracias por tu inspiración!

OihanaOihana

Gracias Doc, tú sí que resultas inspirador! La primera vez que me dejaste un comentario a una de las cartas de la abuelita, pensé: Ey, tía, que si el Doc te lee significa que vas por el buen camino! Me encanta tu blog.

Respecto al grupo que estudia esa proteína relacionada con las adicciones, me interesa, te escribo por privado.

Un besazo.

BrocaBroca

He visto tu foto en twitter… comprendería que alguien fuera adicto a ti. :)
Saludos de un físico, y no te preocupes si no te responden, seguramente les ha ido el correo a la basura / están de vacaciones / tienen problemas de recortes / simplemente no leen el correo, de todas formas has mandado muuuuuy pocos correos y el tema del cerebro es, sin duda, el más complicado, así que yo leería algo de lo que pública algún profesor y me plantaría en su cátedra/instituto de investigación demostrando interés y conocimientos, y sí eso falla vuelta a empezar.

José Ramón

¡Enhorabuena Oihana!

Yo creo que lo más importante cuando terminas una etapa, ahora al terminar la carrera o cuando leas la tesis, es lo que has aprendido en el camino y las nuevas puertas que abre. Lo de colgar un papel en la pared del salón de alguna casa siempre me ha parecido un poco cómico (a mí me gustaría que los títulos académicos fueran en DIN-A4 para guardarlos con facilidad).
Con respecto a la no respuesta de los investigadores a los que has escrito, es difícil decirte sin ver tu escrito. Hay mucha gente desanimada, sin dinero, con más gente queriendo entrar en el grupo de la que puedes atender. Normalmente esa cantera saturada está repleta de tus antiguos alumnos, a los que has dado clase, conoces al menos un poco, tienes aprecio personal en muchas ocasiones. Es más difícil apostar por una desconocida. También creo que tu experiencia personal previa puede no ser apreciada como un factor en positivo. Pueden temer, y esto es pura especulación, claro, que no seas objetiva, que tengas sesgos incluso que sea difícil para ti o el grupo un ambiente donde pululan ciertos temas y ciertas sustancias. Perdóname si soy tan “crudo”, intento darte alguna explicación por si te ayuda.
Tu mensaje me gusta mucho. Como dice Moli con quien tienes mucho que ver, por el humor de las dos, el estilo maravilloso de escribir y esa honestidad de hierro que tenéis es importante mostrar que debajo hay personas y no autómatas con una pipeta en la mano.
Estoy convencido que hay un sitio para ti, en algún laboratorio y encontrarás tu camino. Te aseguro que no tengo ninguna duda.
Por último, como persona que trabajas en una editorial y escribes a profesores-investigadores y no te responden pensaba en la de veces que he escrito a editoriales y la callada total por respuesta. En los dos ámbitos, un mensaje amable de dos líneas se agradece un montón.
Keep going!

OihanaOihana

Querido José Ramón:

Gracias por leerme, no imaginas lo que significa para mí. Lo cierto es que no había pensado en la cuestión del sesgo que podría suponer mi intervención, y tienes toda la razón. Mi experiencia, obviamente, me ha condicionado y mantenerme objetiva sería un gran reto (creo que escribiré sobre ello 😉 ) Además, el hecho de trabajar con ciertas sustancias podría complicar el asunto. No obstante, lo que yo me proponía con los email era más bien obtener algún consejo que me ayudara a enfocar mi carrera. Es muy probable que no me explicara bien (te voy a enviar la carta a ver qué te parece).

Respecto a las editoriales, completamente de acuerdo, si de mí dependiera, TODOS los emails serían contestados.

Un beso enorme y mil gracias.

Fran Ballesteros

Lo primero de todo es darte la enhorabuena por haberte convertido en Bióloga (clínica, además). Aunque sinceramente, supongo que ya eras bióloga antes de tener un título que lo confirmase, nadie es más que aquello que ya es.

Ayer, tras intensas horas de estudio (porque en la investigación biosanitaria acabar la carrera no es más que una puerta que se abre a seguir formándote) tuve una conversación con colegas de gremio que me recordó a este post. La pregunta que nos hacíamos es ¿Porqué estamos opositando al sector sanitario tras haber hecho 5 años de Farmacia? Es decir, ¿Qué nos ha empujado a querer ayudar al paciente?. Alguno lo tenían claro, supongo que siempre hay gente totalmente altruista que decide darse a los demás. Yo sin embargo, tras haber leído tu post por la mañana empecé a plantearme si no tuviera nada que ver aquel HUS que tuve con 9 años para que ahora quiera dedicarme a la Micro Clínica. Sea como sea el caso, a mi la carrera me abrió los ojos, me hizo darme cuenta que aunque yo pudiera estar influenciado por algo así para decidir hacer una biosanitaria y no una de letras, con el paso del tiempo, y sobre todo, cuanto más estudiaba, aprendía y descubría, me hacía interesarme más por “lo demás” y no únicamente por “mis bichitos”. De todas formas, y aunque sigo empeñado en cultivar mis pequeñas bacterias (o las de mis pacientes), sé que ahora la causa de todo esto es mucho más abierta que una simple experiencia personal hace años.

Después de la carrera me fui a UK, y ahí si que descubrí cosas. Ya te digo que las descubrí…y no sobre ciencia aplicada al laboratorio (que también), sino sobre las diferencias generacionales que hay en España, incluyendo la ciencia y la investigación. A mi vuelta envié mil Cv a mil sitios, de pocos obtuve respuesta, y de aquellos que los obtuve no fueron las esperadas, pero como dicen en mi pueblo: “toda caída te impulsa hacia adelante”.

Considero que la histórica falta de investigación en España, la falta de becas, ayudas y sobre todo, la falta de entendimiento de la ciencia por parte de la sociedad hace que la mayoría de los que ahora ocupan un puesto de investigación en este país, se agarren a sus sexenios como águilas a sus presas, no dejando entrar savia nueva por miedo a tener que salir de su despacho (sinceramente, supongo que en su situación yo también lo haría). Sé que la ciencia en este pais es buena, pero también está claro que acceder a ella no es tarea fácil (incluso a veces es frustrante), supongo que aún tienen que cambiar muchas cosas de la sociedad, modernizarnos, y sobre todo, terminar de abrirnos al mundo para darnos cuenta que los jóvenes no queremos el puesto de nadie, sino el nuestro propio, que tenemos mil ideas las cuales no serán acertadas del todo, pero por cada error más cerca del acierto estamos.

Por eso mismo, no hay que tirar la toalla. No te desanimes, el camino que ya has hecho hace que seguir luchando por meter la cabeza en ese mundo merezca la pena. Lúchalo y con el tiempo estoy seguro que podrás decir “lo conseguí”.

OihanaOihana

Hola Fran, gracias por tu mensaje. Lo cierto es que, parece ser, siempre son las experiencias personales -en ocasiones, las casualidades- las que nos llevan a tomar un camino u otro, y también lo es que en el transcurso del camino, descubrimos un montón de cosas que nos fascinan, apasionan y enamoran; y, claro, ahí seguimos, apostando fuerte por ellas.

¿Sabes? Este texto ha conseguido lo que perseguían los email sin respuesta: obtener un feedback, ver cómo están las cosas, hacia dónde tirar, … ¿qué más puedo pedir?

Un abrazo enorme.

yack

Siempre soñé con encontrar, enterrada en la arena de una playa solitaria, una lámpara maravillosa con su correspondiente genio al que le pediría, como poco, tres mil deseos imposibles.

Cuando me hice mayor, descubrí que lo más parecido a una lámpara maravillosa, que puede encontrar, era la Ciencia.

La mala noticia es que el genio no concede deseos sin cobrar un alto precio en esfuerzo y talento y que muy pocas personas pueden pagar ese precio.

Espero que tú seas una de ellas.

Xurxo Mariño

Muy interesantes tus comentarios, Ohiana.
A pesar de los comentarios de que es relativamente normal la no respuesta, a mí me llama la atención. Como bien dice Jose Ramón, habría que ver el texto para poder interpretar mejor esa actitud.

¡Abrazo fuerte¡

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>