Las tecnologías más imposibles

futurama
Las tecnologías más imposibles, por Alfonso Araujo

La ficción ha sido fuente de constante inspiración para la ciencia desde tiempos remotos; Da Vinci conocía las leyendas de Dédalo e Ícaro y algunos de sus primeros bosquejos para hacer que el hombre volara no estaban tan alejados de literalmente ponerse unas alas en la espalda. Ya en los tiempos vertiginosos de la ciencia moderna, hemos cumplido con las más fantásticas predicciones de Julio Verne en “20 Mil Leguas de Viaje Submarino” (1869) y “De la Tierra a la Luna” (1875), aunque tenemos pendiente la asignatura de viajar al centro de la tierra, que aunque la tenemos más cerca plantea problemas técnicos formidables.

Pero la ciencia ficción y el futurismo se van convirtiendo en realidad paso a paso y ya no tienen que pasar 100 años para que suceda, como con el viaje a nuestro satélite. Tan cerca como 1973, la serie de “El Hombre de los Seis Millones de Dólares” nos mostraba visiones de un ser humano con partes cibernéticas, y este mismo año hemos visto el anuncio del primer brazo artificial totalmente controlado por la mente.

En la misma vena tenemos hologramas (imaginados también por Verne en 1893), tecnología de clonación, células madre con GPS, manipulación de partículas subatómicas y un largo etcétera. Y quizá, con los avances que vemos en las diferentes ramas de la ciencia, antes de 100 años también tengamos otras cosas como control preciso del clima, colonización de planetas, grabación de memorias, ó desarrollo de simbiotas especializados, estos últimos imaginados por John Varley.

Como dice Arthur C. Clarke, “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”, y en el futuro veremos cosas que incluso a nosotros que hablamos casualmente de nanobots que atacan cáncer, nos parecerían mágicas e inimaginables ahora mismo. Pero por otro lado, hay algunas imágenes clásicas de ciencia ficción con las que estamos muy familiarizados, que no parecen tener solución.

Voy a poner aquí una lista de cinco de esas tecnologías con las que hemos soñado ya por mucho tiempo, y pedirle a los lectores que las ordenen de más a menos probable, dejando al último la que consideren “más imposible”. Yo mismo también pondré mi opinión la semana entrante, para ver si estamos todos más o menos de acuerdo.

He aquí cinco de nuestros más caros anhelos:

1. MINIATURIZACIÓN

Desde luego no hablo de nanotecnología, que es tomar piezas que ya son pequeñas y usarlas para armar cosas igualmente pequeñas. No, quiero decir la miniaturización en el sentido clásico, como en la película “Viaje Fantástico” (1966), en donde para salvar la vida de un hombre, un equipo especial se mete en un submarino que es reducido y luego inyectado en su sangre; o bien como el rayo que redujo la ciudad kryptoniana de Kandor al tamaño de una botella, que Supermán cuida en su fortaleza. Teóricamente debería de ser posible, pues las partículas del universo partieron de un momento de alta concentración pero, ¿podremos alguna vez miniaturizar estructuras complejas con un Rayo Reductor?

2. EXPLORACIÓN DE AGUJEROS NEGROS

Estos fascinantes fenómenos astronómicos se han estudiado ya por décadas, primero predichos matemáticamente y en nuestros días, pueden ser descubiertos y observados por sus efectos gravitacionales. Pero a lo que me refiero es a ir directamente allá y estacionarse cerca de su horizonte de eventos, al estilo de la película “The Black Hole” (1979), sin ser despedazados en el intento.

3. TELE-TRANSPORTACIÓN

Esta es quizá una de las tecnologías más deseadas, desde que Star Trek la popularizó en los sesentas y el Capitán Kirk y compañía visitaban con ella planetas improbablemente llenos de romanos o de gángsters. Pero es también una de las más increíblemente complejas y peligrosas. Y no sólo porque si no tenemos cuidado, la máquina nos puede fusionar con una mosca que se cuele en el tele-transportador, sino porque para que funcione, el cuerpo original debe ser destruido, y reconstituido en otro lugar. Esta tecnología plantea varias preguntas filosóficas: ¿la persona transportada es la misma? Si la conciencia y la memoria sobreviven a este proceso destructivo-creativo, ¿qué es entonces la conciencia? Pero además de esto, la dificultad técnica es hoy simplemente inimaginable: el año pasado se logró tele-transportar el estado cuántico de un fotón a 25 kilómetros de distancia. ¿Algún día le podremos decir a Scotty que nos saque cuanto antes de ese planeta de alienígenas verdes?

4. INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Algunos dicen que la prueba de Turing ya ha sido superada. Hay avances increíbles en la expresión robótica de emociones. Stephen Hawking y Bill Gates están preocupados de los peligros que podrían significar las generaciones futuras de máquinas inteligentes. Pero nada de esto es la verdadera IA, como la imaginamos en las películas, sino que son simplemente programaciones más y más sofisticadas, que pueden emular cada vez mejor el comportamiento inteligente (y en el caso de los miedos referidos, la razón calculadora y fría). A lo que nos referimos es a la verdadera IA: una creación como los androides de “Blade Runner”, “Yo Robot” e infinidad más, que se reconocen como seres conscientes, y se hacen preguntas. En otro espacio hablé de la importancia del androide consciente en la moderna literatura de ficción, como medio de hacernos preguntas filosóficas: es el moderno gólem que se rebela ante su creador y que, como HAL, tiene miedo de morir.

5. MÁQUINA DEL TIEMPO

Por último, el Santo Grial de la ciencia ficción: la habilidad de viajar en el tiempo al estilo de Dr. Who en su Tardis. La famosa “Paradoja de los Gemelos”, un efecto de la relatividad, nos dice que podría haber forma de “viajar al futuro” usando altas velocidades, pero eso no es lo que queremos: lo importante es meterse a la máquina para ir a conocer a Sócrates o a Napoleón. Las ecuaciones que describen el universo pueden ser resueltas con valores positivos y negativos de tiempo; y esas partículas hipotéticas llamadas taquiones podrían hacer cosas extrañas viajando más rápido que la luz; de modo que algo de esperanza teórica puede haber pero, ¿en realidad algún día podríamos visitar a Genghis Khan? ¿O nos tendremos que conformar con sofisticadas realidades virtuales como el Holodeck?

Este artículo nos lo envía Alfonso Araujo, ingeniero y actualmente profesor de economía contemporánea en la Universidad de Hangzhou en China. Puedes visitar su blog “El mundo es extraño

Si tienes un artículo interesante y quieres que lo publiquemos en Naukas como colaborador invitado, puedes ponerte en contacto con nosotros.



Por Colaborador Invitado
Publicado el ⌚ 9 marzo, 2015
Categoría(s): ✓ Divulgación