La clásica regla de 3 para septiembre