El eclipse de la superluna

Por si se te ha podido escapar, esta pasada madrugada hemos podido disfrutar de un eclipse total de Luna, que además ha coincidido con el punto más cercano de la Luna a la Tierra a lo largo de su órbita, con lo cual hemos tenido doble evento astronómico: Eclipse y Superluna.

La Luna, con el característico tono rojizo de los eclipses totales, a las 4:44.
La Luna, con el característico tono rojizo de los eclipses totales, a las 4:44.

Aunque para muchos medios más que un eclipse de Luna parecía una catástrofe cósmica con tanta sangre y color rojo, lo cierto es que en Julio de 2018 podremos disfrutar en España de un eclipse total similar al de hoy, aunque en Septiembre de 2016 tendremos uno penumbral, un poco menos espectacular. El gran Paco Bellido ya explicó en este post los tipos de eclipses de Luna y sus diferencias. Eso sí, habrá que esperar hasta el año 2033 para poder volver a tener un eclipse total de Luna que coincida tan cerca de la Superluna (¡Gracias Paco!).

Para los que no hayáis podido ver el eclipse, esta es una primera secuencia de como la Luna va entrando en la sombra, tomada en el eclipse de ayer.
Para los que no hayáis podido ver el eclipse, esta es una primera secuencia de como la Luna va entrando en la sombra, tomada en el eclipse de ayer.

En la secuencia anterior notaréis que hay algunos saltos de luminosidad en la Luna, que son debidos al pase de nubes semitransparentes, y no a cambios de exposición intencionados. Eclipses no solo hay en nuestro planeta, pero observarlos desde la superficie es más dificil. Desde que tenemos flotilla (y lo digo en diminutivo porque son pocos) de rovers en Marte, hemos podido observar tanto eclipses de Sol por sus lunas Fobos y Deimos, como eclipses.

El halo lunar en su momento álgido.
El halo lunar en su momento álgido.

Yo he de reconocer que tuve bastantes dificultades para captar con la mejor calidad el eclipse: A las tormentas de la tarde y la noche, tras disiparse, dejaron atrás una capa de nubes altas que no me permitieron poner el telescopio en estación (orientarlo con el eje de rotación de nuestro planeta y enseñarle al telescopio a donde está apuntando), pero que a cambio, nos dejaron un bonito halo lunar. Estos halos se forman por la interacción de los cristales de hielo que habitualmente hay en los cirros, nubes altas que se encuentran por encima de los 5 kilómetros de altitud.

El halo que acompañaba a la Luna durante el eclipse fue desapareciendo gradualmente según perdía luminosidad por la sombra de la Tierra.
El halo que acompañaba a la Luna durante el eclipse fue desapareciendo gradualmente según perdía luminosidad por la sombra de la Tierra.

A pesar de todos los contratiempos, la posibilidad de poder disfrutar de un evento así no se tiene todos los días, así que ya sabes, si esta vez no pudiste disfrutarlo, no te pierdas la siguiente.

La Luna saliendo de la totalidad del eclipse.
La Luna saliendo de la totalidad del eclipse.

6 Comentarios

Participa Suscríbete

Marisa CastiñeiraMarisa Castiñeira

Preciosa secuencias, las nubes podrán molestar para observar ciertos detalles, pero estéticamente lo hacen aún más bonito:) como además aclaras con tus explicaciones.
Aquí en Galicia, A Coruña, sin nubes, tan solo alguna neblina. Casi es raro!
Gracias por compartir.

Nahúm

¡Muchas gracias Marisa!

Me alegra mucho que te haya gustado y que las nubes no te hayan molestado mucho :) ¡A mi no me hubiesen molestado tanto si me hubiesen dejado poner el telescopio en estación! Pero bueno, al mismo tiempo me ha servido para tener una idea que pondré en práctica durante el próximo eclipse de Luna (si el tiempo lo permite).

¡Gracias por pasarte!

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>