El Open Access y el mandato institucional

Las publicaciones científicas

El mundo de las publicaciones científicas es poco conocido fuera del ámbito científico. Parte de la labor de los científicos consiste en hacer pública los resultados de su investigación, siendo los artículos científicos la forma más habitual de comunicación científica. Existe una cierta presión por publicar, lo que se conoce como publish or perish, publica o perece, puesto que la evaluación de los méritos científicos se lleva a cabo atendiendo a criterios curriculares de calidad y cantidad. Esto hace que debamos publicar lo más posible y en las mejores revistas posibles ya que los méritos curriculares se tienen en cuenta a la hora poder iniciar, continuar y afianzarse en la carrera científica, tanto en la obtención de contratos para los investigadores como para la financiación de los proyectos de investigación.

Por ello, cuando tenemos resultados de interés comenzamos a pensar en escribir un artículo y en enviarlo a una determinada revista. ¿Cómo se escoge a qué revista? Pues dentro de las revistas de tu área de especialización se buscan las revistas que tengan un mayor índice de impacto, pues se supone que tu artículo será más leído y por tanto tendrá una repercusión mayor. Las revistas que tienen índices de impacto elevados suelen estar en manos de las grandes editoriales del sector, Elsevier, ACS (American Chemical Society), Royal Society, Wiley, Springer, Nature, Science, entre otras.

Publicar en estas revistas está sometido a un proceso de revisión por iguales (peer review) en el que otros científicos de tu área revisan tu artículo para la revista, sin recibir ninguna prestación a cambio, y deciden si alcanza la calidad suficiente para ser publicado en la revista o si se ajusta o no a la temática de la misma.

Las revistas exigen que se ceda el copyright de las publicaciones y únicamente permiten un pequeño número de copias de distribución libre para el autor, así como el intercambio privado.

Una gran parte de la investigación se financia con fondos públicos, por eso resulta lógico que las instituciones que la financian quieran que los resultados obtenidos (artículos) sean accesibles a la población general, que con sus impuestos ha financiado la investigación que se publica. Para ello la UE y otras organizaciones quieren potenciar (en algunos casos obligar, como por ejemplo en los proyectos de H2020) la publicación de resultados en acceso abierto.

pc-1207686_1920
¿Cómo publicar en acceso abierto?
Existen una serie de revistas Open Access que permiten el acceso universal a los artículos publicados. En este caso por lo general exigen que los autores costeen los gastos de publicación, que suelen rondar los 300-600 €, si bien hay algunas (no demasiadas) que son 100% gratuitas para autores y lectores. El problema de estas revistas, que han proliferado como setas, es que por norma general tienen un índice de impacto muy bajo y la calidad de los artículos que se publican es en algunos casos cuestionable. Esto implica que estas revistas son casi la última opción para publicar tus resultados.
Existe un modelo híbrido que consiste en publicar en revistas convencionales (léase las de acceso por suscripción e índices de impacto elevados) pagando una tasa por permitir el acceso universal al artículo. En este caso, el coste de publicación toma valores de alrededor de 3000€ por artículo (más IVA) en la mayoría de los casos (un resumen de costes puede encontrarse aquí.

Una opción adicional, que en algunas áreas como la física es muy utilizada, consiste en la utilización de repositorios en el que se almacenan versiones (quasi)finales de los artículos publicados, como puede ser arxiv.org,  el repositorio digital del CSIC  o el repositorio de Fecyt . Esta es una opción bastante buena, puesto que muchas revistas autorizan el depósito en este tipo de repositorios una vez transcurrido un plazo determinado tras la publicación del artículo (periodo de embargo).

El mandato institucional
El problema comienza ahora. Los proyectos financiados con el programa Horizonte2020 y otros de la Unión Europea exigen que los artículos estén disponibles en abierto en un plazo máximo de seis meses tras su publicación, y que el archivo que sea público sea el archivo final, lo que se conoce como post-print, es decir, el artículo aceptado tras las últimas correcciones o modificaciones propuestas por los revisores. Las últimas convocatorias del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación (BOE 23 de junio de 2015) incluyen también este mandato de publicación antes de seis meses. El problema es que el embargo de los post-prints artículos por parte de las revistas es de al menos 12 meses. Esto se va a convertir en un auténtico problema.

Como mencionamos anteriormente, por interés profesional y por la posible repercusión de nuestra investigación a los científicos nos interesa publicar en revistas de elevado índice de impacto, y las revistas Open Access completas no lo poseen. Así que la opción que nos queda es pagar a las revistas convencionales para que nuestro artículo sea de acceso abierto. Como mencionamos anteriormente esto tiene un coste muy elevado de unos 3000 € por artículo. Estos costes se pueden imputar a los proyectos de investigación pero a costa de disminuir otras partidas puesto que la cuantía media de los proyectos de investigación no ha aumentado (de hecho el dinero invertido en I+D no ha hecho más que disminuir).

Pero es que además hay factores adicionales que debemos considerar. Y es el doble gravamen por parte de las editoriales. El CSIC, las Universidades y los Centros de Investigación están invirtiendo una cantidad muy importante de dinero para que sus investigadores tengamos acceso a la literatura científica. Por ejemplo, el presupuesto previsto en el CSIC en 2015 preveía pagar más de 3.5 millones de euros por licencias electrónicas – casi 8.5 M€ para adquisición de información científica (destacar que la suscripción conjunta papel-electrónica puede abaratar algunas licencias electrónicas) (Fuente: Memoria URICI 2014 ). Esta misma institución publicó en 2014 más de 11900 artículos en revistas con índice de impacto.

Asumiendo un coste medio de 2000 €/artículo, el coste de publicar estos artículos en acceso abierto supondría un coste de más de 35 millones de euros, que cuadriplicaría la suma que se destina anualmente para la adquisición de material bibliográfico. De hecho, se puede equiparar el coste de publicar un artículo en acceso abierto con el coste anual de suscripción a una revista.

No me negarán que es un buen negocio este de las editoriales…

Los autores escriben los artículos. Otros autores revisan los artículos (a cambio, como mucho, de un acceso temporal gratuito a revistas a las que ya estás suscrito) y deciden si se publica o no. Las editoriales les cobran 3000 euros a los autores por publicar en acceso abierto y millones de euros a sus instituciones por garantizar el acceso a las publicaciones científicas. En algunas revistas incluso tenemos que ajustarnos a la maquetación final. Por cierto, que no se nos olvide que todo este dinero sale de las arcas públicas.

money-18554_1920
Algunas organizaciones ya han levantado la voz de alarma, pidiendo a Elsevier y a otras editoriales que modifiquen sus criterios e incluso proponiendo medidas coercitivas como la declinación de las “invitaciones” para revisar artículos de otros autores.

¿Es realmente necesario que cualquier ciudadano de la UE tenga que poder acceder a los artículos publicados para que se garantice la transparencia de la ciencia? La sociedad tiene derecho y deber de conocer en qué se gasta el dinero de sus impuestos y que los proyectos de investigación financiados con fondos públicos deben ser transparentes al público contando qué se investiga, cómo y para qué y los resultados más relevantes. Pero no creemos que eso se consiga asegurando que cualquiera pueda acceder al artículo original y si un autor no suscrito a la revista quiere acceder al artículo existen alternativas, un simple correo electrónico al autor principal del artículo casi siempre consigue el archivo a la vuelta del correo. Obliguemos a la elaboración de páginas web de los proyectos, de conferencias de divulgación sobre ellos, llevemos la ciencia a la calle, llevemos a los ciudadanos a los centros de investigación y generemos otro tipo de recursos sobre la ciencia que se desarrolla en los laboratorios.

Y si no, pues casi mejor que la UE cree unas revistas específicas y nos obligue a publicar en ellas. Arreglaría dos problemas de golpe. El coste y la repercusión.

Estas reflexiones sobre el mismo tema nos parecen interesantes:

Javier S. Perona en http://cienciaconfuturo.com/2015/07/23/la-peligrosa-deriva-de-las-publicaciones-en-acceso-abierto/

Pedro J. Pérez en http://analesdequimica.es/index.php/AnalesQuimica/article/view/750/874
http://www.rseq.org/index.php?option=com_k2&view=item&id=804:acceso-abierto-para-las-publicaciones-cient%C3%ADficas-otra-vuelta-de-tuerca&Itemid=388

Este artículo nos lo envía Luis G. Tresguerres (biblio@incar.csic.es) responsable de la Biblioteca del Instituto Nacional del Carbón, desde donde ha movilizado a los científicos del centro a favor de la utilización del repositorio institucional del CSIC para todo tipo de documentos científicos. Su trabajo en el INCAR ha permitido la digitalización de un gran número de archivos de difícil accesibilidad que permiten conocer mejor la historia de nuestro instituto y de las investigaciones que se han llevado a cabo en él en los últimos 50 años.  Dicha información está disponible en: http://digital.csic.es/handle/10261/84

18 Comentarios

Participa Suscríbete

Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)

Hola Nicolás,
no entiendo tu comentario. En ningún momento decimos que los investigadores seamos una élite, pero sí es cierto que tenemos un acceso mejor que la sociedad en general a las publicaciones científicas.
La motivación del Open Access claro que la conocemos, es más, nos parece que el Open Access es una iniciativa a fomentar, pero no a cualquier precio, y si la alternativa es esperar 12 meses al OA o pagar 3000 € por artículo (post print, que el preprint puede publicarse desde el minuto 0) me parece más interesante invertir ese dinero en otras cosas, de carácter científico o no.

Phoenix_alxPhoenix_alx

Yo es que a nivel personal soy un poco radical en esto. Pero entiendo que hay que hacerse lo que diga la mayoría. Mi opinión radical, si interesa a alguien, es que yo, como ciudadano. Pago a las personas para trabajar en ciencia. Pago por el proceso de llegar a un resultado. Pero se como es la ciencia y se que a veces el resultado es que no hay resultado. Me da igual yo pagoa esa gente por el tiempo que dedica a llegas hasta ahí.

También les pago porque me comuniquen lo que han hecho, y que se esfuercen por hacerme entenderlo, yo pondré mi parte pero ellos han de poner la suya, haciendo divulgación. Y como entiendo que es dinero público, para mi, esos resultados generados así como la divulgación pertenecen a todos y por todos debería poder ser visto en cualquier momento.

Teresa Valdés-Solís

ES un tema muy complicado. Yo creo que de partida todos estamos de acuerdo, es bueno que toda la investigación esté accesible.
La cuestión que a menudo obviamos es si realmente es necesario que esté accesible inmediatamente después de la publicación, desde el minuto cero, y si realmente esto consigue el objetivo final, que es que la sociedad tenga acceso al conocimiento generado con dinero público. Yo entiendo que la sociedad en general no gana nada pudiendo entrar en Elsevier a leer los artículos publicados hoy por investigadores europeos y tiene bastante que perder, pues los recursos que se tienen que emplear para sufragar esa posibilidad son muy altos.
Entiendo que cuando hablamos de open access nos quedamos casi siempre con la parte social, y nos olvidamos de la económica. Pero es dinero público y también es nuestra obligación velar por él.

Daniel Manzano

A mí me parece un tema complicado.

A día de hoy hay que pagar por leer o por escribir. Ambos parecen injustos, porque los artículos los escribimos los científicos que cobramos de nuestra institución, y los refereamos también nosotros. Debe haber mucho coste oculto, porque si no no son comprensibles ni los precios por publicar (hasta 3000 euros por artículo), ni los costes por leer (más oscuros ya que los paga la universidad). La pregunta entonces es si estamos empleando bien el dinero público de esta manera.

No hay que olvidar nunca que el dinero es finito. Sea cual sea el presupuesto el dinero que vaya a editoriales no irá a salarios, ni material ni a ninguna otra cosa.

Antonio LasantaAntonio Lasanta

Bueno entonces estamos hablando de un problema las fuentes de financiación, porque son ellas las que luego te valoran que tengas los artículos en Nature, como única media de calidad científica. Más que la política editorial habría que cambiar la política de subvenciones a la ciencia.

mentecatomentecato

Este tema es el mismo de cuando la vivienda subía y subía y la gente se hipotecaba hasta el ombligo… Yo conocí gente que dijo “voy a comprar de una vez porque esto no para nunca, a pesar de que las casas sean un timo”
Porque eso es lo que llegaron a ser. Un timo. Un timo que pudo haber parado la población, simplemente con no comprar. Si la gente que quería comprar una casa porque se casaba, o quería vivir fuera de casa de sus padres, no hubiese comprado… se habría detenido el timo.

El pago por publicar en open access es un timo manifiesto. La unica solución es no pagar y no publicar.

Buena idea la sugerida arriba. Que cree la Unión europea o el ministerio una revista digital donde publicar gratis. El unico coste sería el mantener la web, que se hace con 2-3 personas máximo.
¿Qué no sale en los indices de no sé qué… ? ¿Y que pasa? Pues que no se valores semejante cosa. En Francia no lo hacen.

Valorar el publicar ahí para las acreditaciones, los sexenios, los proyectos, etc, es una forma de mantener la estafa. Lo cual sugiere que quienes apoyan este tipo de politica algo tienen que ganar a cambio…

morenmoren

ste tema tiene una amplitud brutal, y además cada área es un mundo. Añado varios puntos:

– ¿Qué pasa con la gente que no tenemos proyectos? Como profesor universitario se supone que el 50% de mi sueldo es por investigar, y con un ordenador me vale para muchas cosas. Cuando saque un paper, ¿cómo pago el acceso abierto? Los resultados son conseguidos de dinero público (la mitad de mi sueldo), pero no hay fondos para ningún tipo de “extra”.

– Hay una medida de protesta de la que nunca se habla, que es pasarse las reglas de la editorial por el forro. Publicar el post-print y que te denuncien si quieren (tendrían que no solo buscarlo, también analizarlo para ver si es pre- o post-). Si lo hiciera todo el mundo a la vez sería absolutamente imposible de perseguir. De hecho yo he visto bastantes casos de gente que cuelga el pdf de revistas que no lo permiten (Elsevier) en ResearchGate o en su página personal , que es mucho más fácil de perseguir, y no parece que lo hagan.

– Por último, una pregunta: ¿Se considera acceso abierto publicarlo en tu página web personal? Según SHERPA, Elsevier permite publicar el postprint ahí de forma inmediata, al menos en las que he mirado de mi área (ejemplo: http://sherpa.ac.uk/romeo/search.php...n=0263-8223)

Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)

No estoy segura 100%, pero creo que exigen la publicación al menos en un repositorio público, por lo que entiendo que una página web personal no cumple ese requisito

Juan

La solución es muy sencilla : acabar con la raíz del problema.

Es inmoral que las grandes editoriales académicas se hagan de oro con el trabajo ajeno.

Es inmoral Y estúpido que se pague por una revista open Access.

Soluciones:

1. Que la UE cree revistas indizadas y fuerce la publicación en ellas de toda investigación pagada con fondos europeos. A no mucho tardar, crecería su valor de indización

2. Que los autores se sumen lo más masivamente posible a la publicación en revistas open access gratuitas indicadas, y que por sus publicaciones suba el valor de indicación de las revistas.

Es necesario acabar con esa obscenidad. Es necesario que Internet cumpla su propósito ORIGINAL. Es necesario que todo el mundo pueda leer revistas académicas, para que el próximo Ramanuhan lo tenga más fácil.

botswanafirebotswanafire

Eso solucionaría una parte del problema, pero una gran cantidad de la ciencia que se hace no viene de la UE y los científicos o público europeos necesitarán seguir pagando por esos artículos.

Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)

Sí claro, pero ahí no podemos hacer nada ni en la situación actual ni en una hipotética situación futura en la que toda la ciencia europea fuese OA. La situación actual tampoco garantiza que el público europeo tenga acceso a esos contenidos.

JavierJavier

A mí lo que me mosquea es que los revisores de los artículos no cobran (o eso he entendido de la entrada).

Quiero decir, las revistas son caras porque estás pagando por la rigurosidad, pero dicha rigurosidad viene dad por la revisión del artículo. Y la revisión la hacen científicos de forma no remunerada. Por lo tanto ¿en qué consiste el trabajo del editor? ¿Sentarse y contar los billetes? Porque me da la impresión que lo único que realmente aportan es el nombre y la fama.

Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)Teresa Valdés-Solís (@tvaldessolis)

Hola Javier, los revisores de los artículos no cobran. Lo máximo que recibes es acceso a las revistas de la editorial por un mes.
El editor tiene la última palabra sobre si un artículo se publica o no y es quien escoge a los revisores, aunque a menudo al enviar una publicación te exigen que propongas varios revisores para el artículo. No sé si me dejo alguna de sus funciones en el tintero…

martmart

Exacto Moren. Con Elsevier puedes publicar tu post-print en tu web personal sin ninguna traba legal, pero no la versión editorial. Y en un repositorio institucional también, pasado el periodo de embargo que suele ser de 12 o 24 meses

PedroPedro

Me gustaría saber hasta qué punto puedo negarme a pagar la factura una vez publicado si la petición del artículo y todo los trámites fueron por Correos electrónicos directos. Independientemente de que haya caído en el timo y haya pecado de ingenuo lo sé

Mario Rodriguez LeónMario Rodriguez León

Pienso que los artículos académicos, sean científicos o no, deben estar accesibles al público.
Ya no es que paguemos con los impuestos o no, es un acto cultural.
La cultura no debe ser una mercancía aunque lo es hoy en día, por desgracia.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>