Zoco de Astronomía: Luces de Navidad

Versión íntegra del artículo originariamente publicado el domingo 18 de diciembre de 2016 en el Suplemento “El Zoco” de Diario Córdoba.

Estamos en fechas de Navidad. Adornos y luces de colores inundan nuestros salones, lugares de trabajo y calles para recordarnos una y otra vez que estamos en una época especial del año. La tradición de la Navidad se remonta mucho más atrás que al origen religioso que le otorgamos en la actualidad. En efecto, sabemos que el nacimiento de Jesús (la Natividad) no ocurrió en esta época del año, y que tampoco ocurrió en el año 1 de nuestra era (no existe el “año cero”, por lo que los siglos acaban siempre en un año que sí acabe en cero: 2000 fue el último año del siglo XX y del segundo milenio de nuestra era); posiblemente el nacimiento de Jesús ocurrió entre marzo y abril de los años -7 a -5. Estos son los caprichos del calendario, una herramienta más que nos sirve para medir el paso del tiempo para conseguir una organización correcta de las tareas humanas.

El verdadero origen de la Navidad hay que buscarlo en el solsticio de invierno. Es el momento en el que el Sol alcanza la altura más baja sobre el horizonte durante su culminación (cuando cruza el meridiano, la línea Norte-Sur pasando por el cenit). Era una fecha muy importante para las culturas antiguas, dado que a partir de ese momento el Sol comienza a ascender día a día en el cielo, aumentándose paulatinamente las horas de luz y disminuyendo las horas de oscuridad.

Los romanos celebraban el solsticio de invierno con la festividad del “Sol Invictus”, que daba alusión al “renacimiento” del Sol, justo después de un período de 7 días, la “Saturnalia” (festividad dedicada al dios de la agricultura, Saturno) que ya tenía muchas similitudes a lo que hoy es la Navidad (uso extensivo de velas y antorchas, celebraciones con mucha comida y bebida e intercambio de regalos). Hacia mitad del siglo IV los cristianos movieron la fiesta de la Natividad para que coincidiera con la Saturnalia, hasta que en el siglo V la nueva festividad se impone completamente a los ritos anteriores.

En 2016 el solsticio de invierno ocurre el 21 de diciembre a las 11:44 de la mañana, hora local peninsular española. Con la libertad religiosa de las últimas décadas acaecida en algunas partes del mundo, se está cambiando la frase “Feliz Navidad”, que conlleva un significado religioso, con “Feliz Solsticio”, más acorde a nuestro entendimiento de la Naturaleza.

Pero el miedo a la oscuridad ha desaparecido completamente en nuestras sociedades. Quizá la esencia de la Navidad como un momento de paz y felicidad en familia, con comidas especiales que no se pueden hacer durante el resto del año, o regalos muy particulares, también ha cambiado con respecto a épocas pretéritas no muy lejanas. Ahora vivimos un consumismo exagerado que comienza a principios de noviembre en el que se incita que lo importante no es el disfrutar de nuestra familia y amigos sino gastar lo más posible.

Y gastamos de todo, por ejemplo luz y energía, iluminando durante semanas en exceso todo lo que nos rodea, sin pensar en las consecuencias que toda esa iluminación extra tiene sobre el medioambiente y sobre nosotros mismos. Si de por sí la contaminación lumínica es nociva, en las épocas navideñas su efecto se acentúa. Por supuesto, es muy bonito y estético ver la miríada de diminutas luces de colores (LEDs en su inmensa mayoría) que decoran nuestras ciudades, y está bien disfrutarlas unas pocas horas unos pocos días, pero con ello perdemos aún más el gran espectáculo que, día a día, noche a noche, nos regala el Universo.

La Vía Láctea sobre el Observatorio de Paranal (Desierto de Atacama, Chile), donde se encuentran los telescopios del complejo Very Large Telescope (VLT), operado por el Observatorio Europeo Austral. Crédito: M. Claro/ESO.
La Vía Láctea sobre el Observatorio de Paranal (Desierto de Atacama, Chile), donde se encuentran los telescopios del complejo Very Large Telescope (VLT), operado por el Observatorio Europeo Austral. Crédito: M. Claro/ESO.

Cielos oscuros, como lo son los del Observatorio del Roque de los Muchachos en La Palma, el Observatorio de Siding Spring en Australia o el Observatorio de Paranal en Chile, no necesitan aderezos ni luces artificiales para celebrar la Navidad. Desde estos lugares cualquier noche sin luna y sin nubes se convierte en un espectáculo por sí misma, con un cielo cuajado de estrellas Esos soles lejanos, extendidos sobre el terciopelo negro del cielo cual diminutas y coloridas luces de Navidad, nos recuerdan que la verdadera esencia del Cosmos está siempre ahí, dispuesta a ser estudiada.

Es lo mismo que ocurre con la Navidad. Su esencia de transmitir paz y felicidad a nuestros congéneres y un mundo mejor para nuestros hijos y todos los seres que nos acompañan en la Nave Tierra debería ser algo cotidiano de cada día y no sólo los deseos fugaces de este momento señalado sobre un calendario inventado para sincronizar nuestros quehaceres con el movimiento de los cielos.


3 Comentarios

Participa Suscríbete

Migue Ángel García DíasMigue Ángel García Días

Buen día Angel, ya leí este artículo en el periódico y me ha gustado ver el enlace a Naukas desde Twitter. Como se que te gusta que haya comentarios de tus seguidores, te voy ha hacer una pregunta desde aquí aprovechando el tema. ¿No hay año cero? Nunca me planteé que el 2000 fuese el ultimo del siglo 20, pues se parece mas a 20 01que a 19 99. Claro que también si el siglo 1 va del 1al 1 00, el 20 será de 19 00 a 20 00. Ahora viene la cuestión, -365 dias es el año 1antes de nuestras era, si vamos contando días llegamos al -1dia de nuestra era y así en horas, minutos y segundos. Al siguiente es verdad que ya es el primer segundo de nuestra era y hemos pasado de contar negativos a positivos. Por supuesto ahí no podemos colocar un año entero marcado como año cero. En ninguna escala grados o metros se podría. Pero si existe ese punto cero que divide al -1 del +1 que algún nombre tendrá y que no puede pertenecer ni a los 100- ni a los 100+ . Yo creo que es ahí donde esta la polémica del año cero que no siendo tal cantidad de tiempo si debería de tener un nombre y que muchos no sabemos.
Saludos, hoy hace un buen día de sol, mañana no hará tanto frío en el portal de Belén jejeje

RawandiRawandi

“existe ese punto cero que divide al -1 del +1 que algún nombre tendrá”

Migue, el nombre correcto es el que tú mismo has aplicado sin darte cuenta: “punto cero”.

El punto que separa el tiempo negativo (o anterior a la era común) del tiempo positivo (o era común) es justamente el “punto cero”, número que por definición no es ni positivo ni negativo. De ahí que el concepto de “año cero” (o de “siglo cero”, o de cualquier otra “unidad de tiempo cero”) resulte absurdo. El cero no puede ser una unidad extensa de signo positivo o negativo; el cero es necesariamente un punto, el único punto que no es ni positivo ni negativo.

EloyEloy

¡Muy buen artículo!
Como molesta (por decirlo finamente) la contaminación lumínica estas fechas. Doy gracias por vivir en un pueblo y poder disfrutar de la belleza nocturna del cielo.
Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>