El médico que curaba metiendo agua por el culo

médico-detenido

El contexto

Hace unas semanas, un periódico se hacía la siguiente pregunta: ¿son unos delincuentes los homeópatas y acupuntores? [1] Ese artículo venía a colación de la proposición no de Ley que se realizó recientemente en el parlamento, de que los médicos denuncien a otros médicos si recetan terapias no probadas científicamente [2]. El artículo también contaba algunas cuestiones referentes al contexto que ha originado la situación, y de dos reuniones que tuvo recientemente  Jesús Mª Fernández, portavoz de Sanidad del PSOE, con dos grupos: primero con la Asociación Para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) y, un poco después, con la Asociación Española de Médicos Naturistas.

Ahora bien, llegados a este punto merecería la pena analizar un par de conceptos: una terapia pseudocientífica es toda práctica que pretende una curación o tratamiento de una enfermedad o sus síntomas, utilizando terminología científica o médica pero que, al mismo tiempo, no ha seguido el método científico para ser validada. Es decir, que no existe ninguna evidencia de que funciona.

Rafael Torres, portavoz de la Asociación Española de Médicos Naturistas

La APETP (asociación a la que pertenezco) tiene una amplia lista de estas prácticas pseudocientíficas en su página web [3]. Por su lado, la Asociación Española de Médicos Naturistas, cuenta en su haber con muchos médicos que practican algunas de esas pseudoterapias. De hecho, el portavoz de esa asociación, Rafael Torres, además de ser miembro de la junta directiva del Colegio Oficial de Médicos de Valencia, afirma ser capaz de tratar enfermedades gracias a “frecuencias cuánticas” [4], o por si eso fuera poco, metiendo agua por el culo [5].

Todo esto podría resultar gracioso si no fuera porque es peligroso para la salud. La hidroterapia de colon que practica Rafael Torres, consiste en un lavado intestinal con agua acompañada en algunos casos de hierbas y otros compuestos. Para la realización del lavado se inserta una manguera a través del ano mientras una aspiradora recoge el agua sucia procedente del recto —esto recibe el nombre de enema—. Pero demos algunos números; en cada sesión se suelen movilizar dentro del recto del paciente en torno a unos 70 litros de agua, y según Rafael Torres sirve, entre otras cosas, para tratar algunas causas del envejecimiento prematuro de la piel, la esterilidad, el acné o la depresión. Ahora bien, puede que te estés preguntando si todo esto tiene alguna base científica.

La teoría de esta pseudoterapia afirma que muchos problemas de salud son causados por una autointoxicación, una creencia originada en el antiguo Egipto y que afirma, entre otras cosas, que la comida se pudre al llegar a los intestinos y genera toxinas que se mezclan con la sangre. Ahora bien, la idea de que la comida puede pudrirse en el colon y producir enfermedades no tiene el soporte de ninguna evidencia científica, y además no hay ningún ensayo clínico que respalde algún uso terapéutico de esta práctica. Pero ahora llegamos a la parte peliaguda: hay evidencias de que esa pseudoterapia puede ser muy peligrosa para la salud, y entre otras cosas puede asociarse a un mal funcionamiento cardíaco por un desequilibrio de electrolitos, brotes de infecciones graves con un elevado número de víctimas mortales [7, 8, 9, 10], y perforaciones del intestino producidas por los practicantes de esta pseudoterapia [11].

Pero la cosa no se queda ahí; Rafael Torres también practica la homeopatía y la ozonoterapia, que son pseudociencias que no tienen respaldo de evidencias científicas.

¿Son los practicantes de pseudoterapias criminales?

Según el Real Decreto 1907/1996 del 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria, está prohibida cualquier clase de publicidad o promoción directa o indirecta, masiva o individualizada, de productos, materiales, sustancias, energías o métodos con pretendida finalidad sanitaria, cuando atribuyan efectos preventivos o terapéuticos específicos a sustancias que no están respaldados por suficientes pruebas técnicas o científicas acreditadas (artículo 4.16).

Además, esta ley prohíbe a los profesionales sanitarios (como por ejemplo un médico) o a sus asociaciones o corporaciones amparar ningún tipo de actividad comercial que respalde utilidades preventivas, terapéuticas, de rehabilitación o cualquier otra pretendida finalidad sanitaria, si no se cuenta con la evidencia científica necesaria (artículo 5.1).

Es decir, un médico que practique o promocione actividades pseudoterapéuticas estaría infringiendo la ley, y no solo eso, sino también infringiendo el código deontológico de su profesión, que le prohíbe mentir a un paciente u ofrecerle tratamientos inservibles que no tengan eficacia científica demostrada.

Es decir, ¿es un practicante de pseudoterapias un criminal? Dejando de lado las connotaciones del término que cada cual quiera otorgarle, desde luego que, con la normativa en la mano, sería un infractor de la ley.

Conclusión

Ahora lanzo una reflexión: el periódico con el que daba origen este artículo decía que la Asociación Para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas y la Asociación Española de Médicos Naturistas, tenían intereses antagónicos. Y es verdad.

Por un lado, unos quieren defender el derecho de los pacientes a no ser engañados y de recibir una atención médica basada en la evidencia científica, y por otro lado el grupo de médicos quiere tener vía libre para, o bien saltarse la legislación vigente (que ya se están saltando) haciendo que se reconozca que existe evidencia científica para cosas que, de hecho, no cuentan con ninguna evidencia científica, o bien que la legislación que protege al paciente desaparezca. Mientras tanto, pueden adivinarlo, esos médicos ejercen la medicina de forma fraudulenta y contraviniendo la ley.

Si el lector pensara que la afirmación que acabo de hacer es demasiado tajante, cabe decir que esos médicos tendrían razón solo en un mundo donde el agua tuviera memoria, existieran las frecuencias cuánticas biológicas, meter agua por el culo pudiera tratar la depresión, y así un largo etcétera.

Pero Rafael Torres no es el único: el Colegio de Médicos de Valencia (y los de toda España, no nos engañemos), cuentan con médicos que, entre otras cosas y como el doctor Fernando Iturralde, aseguran poder abordar la Hepatitic C, el lupus o la bronquitis con imanes [14], el doctor Antonio Marco Chover, que afirma tratar el autismo con vitamina C [15], o el doctor Daniel Gabriel , que propone frenar el avance de la esclerosis múltiple con auriculoterapia [16].

Ahora los responsables políticos deben hacer acopio de valor y defender lo que es justo y responder a la realidad científica y médica, pues solo en un mundo donde aceptáramos que un paciente puede ser engañado y un médico puede lucrarse mediante engaños, permitiríamos a esa gente seguir ejerciendo la medicina.

Este artículo nos lo envia Fernando Cervera Rodríguez, biólogo especializado en temas de salud pública. Escribe sobre temas científicos en diversos medios y podéis encontrarlo en twitter con el usuario @FernandoCervera

Referencias

[1] http://www.elespanol.com/ciencia/investigacion/20170301/197480870_0.html

[2] https://www.diariofarma.com/2017/02/17/cs-quiere-los-sanitarios-denuncien-uso-las-terapias-naturales

[3] https://www.apetp.com/index.php/lista-de-terapias-pseudocientificas/

[4] http://www.doctorrafaeltorres.com/analisis_cuantico.html

[5] http://www.doctorrafaeltorres.com/hidrocolonterapia.html

[6] http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM198208053070603

[7] The case against colonic irrigation. California Morbidity, Sept 27, 1985.

[8] http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=371881

[9] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1021723/?page=1

[10] https://www.mja.com.au/journal/2004/181/10/rectal-perforation-colonic-irrigation-administered-alternative-practitioners

[11] https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-1996-18085

[12] http://valenciaplaza.com/los-afectados-por-las-pseudoterapias-celebran-la-cancelacion-del-master-de-homeopatia-pero-denuncian-a-otros-56-medicos

[13] http://driturralde.com/biomagnetismo/para-que-se-utiliza/

[14] http://www.drmarcochover.com/autismo.asp

[15] http://www.parkinsonysalud.com/otras-enfermedades/em/

 

7 Comentarios

Participa Suscríbete

Emilio MolinaEmilio Molina

No es en absoluto un caso aislado. Sin ir más lejos, este mes veo a un promotor de la secta de la “medicina antroposófica” comentando en La Contra de la Vanguardia (dónde si no) que tiene previstas dar charlas en los Colegios Médicos de Madrid y Barcelona: http://www.lavanguardia.com/lacontra...rmedad.html

Y dos sectas más (la “nueva medicina germánica” y la “bioneuroemoción”) en dos Colegios de Enfermería (Murcia y Pontevedra):
https://twitter.com/ej_molina_c/stat...52349272065
https://twitter.com/ej_molina_c/stat...96708800512

Más del tema, con más casos, en http://cursodedefensacontralasarteso...encias.html

AntonioAntonio

No entiendo cómo habiendo una ley que lo prohibe no hay nadie que los denuncia. ¿Es demasiado caro litigar o qué?

CarlosCarlos

Las infracciones a la ley se persiguen de oficio, si matas a alguien no es necesario que nadie te denuncie para que te juzguen (llevando el ejemplo al extremo).

*Eso* sí que es curioso, que el Estado no haga cumplir la ley.

Fernando Cervera Rodríguez

El problema es que la gente que va a esos sitios no sabe que está siendo estafada, y el estado, que es quien tendría que intervenir (mediante la autoridad sanitaria) no hace nada por evitarlo, del mismo modo que los colegios de médicos.

Jesús CalvoJesús Calvo

Las evidencias basadas en la aplicación del método científico son las más fiables desde una perspectiva racional. Eso tendemos a pensar los racionalistas. Pero la racionalidad no es una cualidad muy común ni es permanente. Ni siquiera lo es el pretendido “sentido común”. Nuestras decisiones están condicionadas por muchos factores independientes del juicio crítico, cuando no directamente irracionales: creencias, afectos, pálpitos, consignas, anhelos… Una bata blanca o una mancha en el cuello, una sonrisa maternal o un ademán inseguro, un latinajo contundente o un acento caribeño, un crucifijo o un “smiley”, pueden ser determinantes a la hora de suscitar nuestra confianza o nuestro recelo. Puede que más incluso cuando está en juego la salud y la vida. Y eso se aplica también a los graduados en cualquier disciplina, sean ciencias médicas, sociológicas, o estudios jurídicos. La razón se abre paso lentamente en el ecosistema de las ideas, que no siempre le es propicio.

Responde a juan

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar