El mejor consejo de salud posible

Salud y dinero
(Foto de Pictures of Money, Flickr.)

Seré breve. Es posible resumir todos los consejos de salud de médicos y nutricionistas en solo dos palabras mágicas:

Sé rico.

Ahí tenéis vuestro santo grial. Si tenéis prisa podéis dejar de leer ya. Sin embargo, si os apetece quedaros conmigo un rato más, ¡excelente! Para empezar, al igual que los diez mandamientos de la ley «divina», los consejos de salud de médicos y dietistas pueden resumirse en dos, también de dos palabras cada uno:

  1. Come sano.
  2. Haz ejercicio.

Sí, estoy de un lacónico que corto. Pero síntesis aparte, ¿qué significan estas fórmulas mágicas para la salud y la juventud más allá de los treinta?

Come sano

La primera de ellas nos refiere la conveniencia de ingerir alimentos que no promuevan estados del cuerpo que consideramos insanos. Esos alimentos han ido cambiando con los años y las evidencias científicas, porque en pocos campos del saber es más cierto aquello de que la ciencia no es un dogma escrito en piedra. La veleta de la mala alimentación viene apuntando últimamente a los azúcares y, de forma muy particular, a los «alimentos hiperprocesados». ¿Qué es un alimento hiperprocesado?

Broccoli
Esto no es un alimento hiperprocesado, pese a lo cual hay gente que lo teme más que a un hongo atómico. (Foto de Steven Trooster, Flickr.) | d

Mis fuentes no se han puesto de acuerdo en este particular, de modo que me permitiréis que tire de lógica lingüística. Procesar un alimento debería significar cambiar sus propiedades de algún modo. Ejemplo: cocer un huevo. Un huevo es un alimento sin procesar. Un huevo cocido sería un alimento procesado. Si procesamos el huevo cocido para dar lugar a un nuevo alimento quizá podríamos llamarlo «hiperprocesado». Doctores tiene la iglesia del sano comer que puntualizarán lo que deban, pero manteneos conmigo un momento. ¿Por qué la malvada industria alimentaria se dedicaría a fabricar alimentos manifiestamente insanos? Si trasladamos esta pregunta a nuestros antepasados de hace unas decenas de miles de años quizá podamos arrojar algo de luz. La cambiaré un tanto, para que nos entiendan mejor.

¿Por qué fue tan importante el descubrimiento del fuego? Crear fuego a voluntad no solo permitió iluminar las noches oscuras y mejorar las perspectivas de defensa de una tribu humana: también hizo posible extraer calorías adicionales de los alimentos. Nuestro aparato digestivo es el propio de una especie omnívora; no está especializado en ningún tipo concreto de nutriente, lo que supone una ventaja evolutiva a la hora de buscar nuevos hábitats —podremos comernos prácticamente cualquier cosa, desde insectos hasta elefantes pasando por gran cantidad de tipos de vegetación, hongos y vida marina. A cambio, nuestras tripas no son particularmente eficientes extrayendo calorías de nada en concreto (como lo son, por ejemplo, los rumiantes con sus cuatro cámaras estomacales y sus kilométricos intestinos capaces de procesar incluso celulosa).

Barbacoa
Fuego incrementando la biodisponibilidad calórica de piezas de carne (o, en otras palabras, barbacoa). (Foto de Gabriel Saldana, Flickr.)

El fuego cambió esto: los diferentes procesos que, gracias a él, pueden aplicarse a los alimentos ponen a nuestra disposición unas calorías extra por gramo de alimento que fueron desde entonces la diferencia entre seguir vivo o criar malvas. Los procesos que se pueden aplicar a los alimentos tienen en muchos casos el efecto secundario de que mejoran su capacidad de conservación, haciendo estas calorías disponibles, además, a lo largo del tiempo. ¿Qué significa esto en términos económicos?

Si consideramos las calorías ingeridas a la vez que la energía que se requiere para producirlas, transportarlas hasta nuestras bocas y mantenerlas mientras tanto en un estado comestible será fácil darnos cuenta de que cualquier proceso que aumente la cantidad de calorías o haga más sencilla su conservación las está, al mismo tiempo, abaratando. Naturalmente, el proceso en sí tiene un coste energético, pero aquí es fácil entender que pueden aplicarse conceptos de economía de escala. Huevo a huevo, sale más barato cocer doscientos a la vez que hacerlo con uno solo. La industria contemporánea no procesa (¿hiperprocesa?) los alimentos para hacernos daño, sino para abaratar sus costes. Hay más calorías disponibles que nunca a precios que no podríamos ni soñar hace tan solo un par de siglos. Desgraciadamente, el coste por caloría es mucho más bajo de este modo que con alimentos frescos y cocinados en casa. Así que «come sano», entendido como «ingiere alimentos frescos o cocínalos tú mismo», significa «paga más por menos calorías». Es decir, sé rico.

Hay un segundo ángulo desde el que atacar la cuestión. Cocinar uno mismo requiere disponer de tiempo para hacerlo: planificar menús, hacer la compra en mercados —mercados «de proximidad», nada de esas monstruosidades de hipermercados con su hiperdisponibilidad de hiperprocesados— y cocinar para las tres comidas al día que lo requieren (dejaremos las otras dos comidas recomendadas al albur de unas piezas de fruta fresca, que iremos a comprar también cada semana como mucho). Ah, lo olvidaba: tenemos que comer despacio. ¿Veis por donde va el argumento? Todos esos sanos consejos requieren tiempo, y todo ese tiempo no va a estar empleado ganando dinero, sino gastándolo. Una alimentación sana para la ciudadana moderna, habitante de una unidad familiar compuesta por ella misma, un gato y un cactus, requiere tener unos ingresos nada despreciables: una vez más, sé rico.

Haz ejercicio

Ya hemos visto lo que se revela cuando analizamos los consejos modernos de alimentación sana desde un punto de vista económico. ¿Qué sucede con el otro caballo de batalla de la vida saludable? ¡Hagamos deporte!

Carrera
Algunos tememos esto más que a una vara verde. (Foto de Pauleon Tan, Flickr.)

Es sencillo llegar a la misma conclusión para el deporte que para el uso de los artilugios de cocina. Hacer ejercicio requiere algo más importante que la voluntad de realizarlo: necesita de tiempo para hacerlo. El caduco lema de «ocho horas de trabajo, ocho horas de sueño, ocho horas de ocio» adopta hoy en día la forma de seis horas de sueño mal contadas, diez horas de trabajo temporal, mal pagado y sin perspectivas, tres horas en diferentes medios de transporte para llegar a ese trabajo que nos realiza como personas, dos horas para comer y tres más —si he hecho bien las cuentas— para tener una familia, ver todas las series que hay que ver para estar al día, tener la solución habitacional hecha una pocilga medianamente limpia y, exacto, hacer un mínimo de una hora de ejercicio cardiosaludable.

Podemos olvidarnos de entrenadores personales —imprescindibles si uno quiere hacer ejercicio bien para perder esos kilos de más que nos están matando, pero solo al alcance de unos pocos. O incluso de su versión colectivizada, los gimnasios —con sus matrículas y el coste adicional de los desplazamientos. De todas formas, esa hora diaria de ejercicio compite con desventaja frente a las alternativas. Aunque ¿por qué trabajar diez horas en un trabajo temporal y mal pagado? Mucho mejor echar ocho en un trabajo con un salario mejor, ¿verdad? Infinitamente mejor, claro está, disponer de rentas y poder dedicar esas horas a cultivar relaciones, cuidar a la familia y, ahora sí, hacer el ejercicio que sea necesario para prolongar y hacer más disfrutables nuestras holgadas vidas. Qué gran consejo, una vez más: sé rico.

Un enfoque diferente

No estoy diciendo con todo esto que médicos y nutricionistas estén ciegos ante la realidad social o que, conociéndola, decidan aplicarle un molde liberal para extraer la dudosa conclusión de que quien no es rico es porque no quiere. O sí lo estoy diciendo… Un poco. Es cierto que los niveles de bienestar básico de la población en general han mejorado en los últimos cien años, pero también lo es que esta mejora se debe en una parte importante a la revolución agrícola y a la disponibilidad de alimentos procesados, seguros y baratos. Al mismo tiempo, la desigualdad de ingresos no mejora, y empeora en algunas partes del mundo. No debemos olvidar, además que los parámetros estadísticos del bienestar, medido como incidencia de enfermedades o esperanza de vida están claramente correlados con el nivel de ingresos.

Un estilo de vida sano según las recomendaciones científicas más actuales es perfectamente posible sin pertenecer a ese inalcanzable uno por ciento, pero una desigualdad creciente y un trabajo cada vez más escaso, inseguro y de peor calidad no auguran un futuro amable para la salud del grueso de la población. Quizá sea el momento para que médicos y nutricionistas adopten un enfoque más social para entender y aspirar a mejorar la salud de cada uno de nosotros.

Y si no estáis de acuerdo con la tesis de este artículo os proporcionaré—¡todo sea por el espíritu deportivo!— un argumento de peso en contra: estoy gordo.


42 Comentarios

Participa Suscríbete

AntonioAntonio

Cuánta chorrada junta… Pero antes de desmontarlas, me mojaré y aportaré mi versión del consejo:

Financia la investigación médica.

Es más que obvio. La esperanza de vida en España se ha duplicado en los últimos cien años. ¿Hacemos tantísimo ejercicio ahora? ¿Comemos tantísimos vegetales? No, simplemente tenemos mucha mejor medicina. No hay más que mirar la evolución de la esperanza de vida en diversas partes del mundo. Se produce un enorme salto en Centroeuropa alrededor de 1850, y en las demás zonas se va produciendo según van llegando la medicina occidental y el desarrollo industrial:

https://ourworldindata.org/life-expectancy/

astrolfoastrolfo

Si comparas la alimentación actual con la de mediados del siglo XIX, o principios del XX, es como bastante evidente que ahora se pasa menos hambre que antes ¿no? Me parece que este factor es más determinante en el aumento de la esperanza de vida en España en los últimos cien años.

AntonioAntonio

No, el error no es mío, es suyo. He desmontado la primera parte de su afirmación. La segunda sólo es cierta para algunos países anglosajones con respecto a los ingresos, donde la desigualdad primero disminuyó y después aumentó (y aun así, esa parte de la afirmación sólo sería cierta en el corto plazo), en el resto del mundo (Latinoamérica, Europa, Japón, etc.), la desigualdad claramente ha disminuido.

https://ourworldindata.org/income-inequality/

astrolfoastrolfo

Bueno, tú entiendes así la frase. Yo la entiendo de otra manera, como que toda la frase se refiere a “algunas partes del mundo”.

AntonioAntonio

Pues deberías volver al colegio, porque la frase claramente no dice eso, primero por la coma que hay entre “no mejora” e “y empeora”, y segundo porque sería redundante decir que en algunos países no mejora y empeora.

0 (0 Votos)
astrolfoastrolfo

Aquí te doy la razón. Pero, tal vez podrías darle el beneficio de la duda al autor, y preguntarle. O mostrarle su error sin necesidad de mostrarte tan agresivo. A fin de cuentas, esta frase no es crítica en el artículo, porque no invalida el resto de premisas, tan sólo las acota a ciertas regiones del mundo.

0 (0 Votos)
JoseJose

La desigualdad en el mundo disminuye debido al efecto entre países. Por ejemplo, una gran parte de la población asiática está saliendo de la pobreza y, por consiguiente, las estadísticas muestran que la desigualdad mundial decae. Sin embargo, a nivel de país, y en concreto en el caso de España, ha aumentado. El índice de Gini ha empeorado claramente en nuestro país entre 2010 y 2015, puedes buscar las estadísticas. Y lo mismo sucede en USA y UK si no recuerdo mal.
¡Ah! Una última cosa más Antonio… Si quieres convencer a alguien de la validez de tus argumentos es contraproducente atacar de forma tan furibunda, faltando incluso al respeto. Provocas que la otra persona se enroque aún más en su posición, sea o no equivocada. Es un comportamiento bastante habitual en las relaciones humanas. Y debo añadir que en este caso la reacción de astrolfo ha sido ejemplar, pues siempre te ha respondido con corrección.

Saludos cordiales.

0 (0 Votos)
espaidualespaidual

MEEEC 2:
este gráfico que adjuntas (https://ourworldindata.org/wp-conten…0to2000.png) no te enseña su colita, que es donde tiene toda la información.
Alguien sabe de algún estudio serio que revele que la desigualdad ha incrementado o decrecido a nivel global?

AntonioAntonio

“Es cierto que los niveles de bienestar básico de la población en general han mejorado en los últimos cien años, pero también lo es que esta mejora se debe en una parte importante a la revolución agrícola y a la disponibilidad de alimentos procesados, seguros y baratos.”

Es cierto que todo eso influye, pero de ahí a que sea LA causa hay un grandísimo trecho. Hace mucho que el hambre es anecdótica en los países desarrollados y la esperanza de vida sigue aumentando en ellos a un ritmo más o menos constante. Así que no, para nada es ésa la causa.

https://ourworldindata.org/hunger-an...ourishment/

astrolfoastrolfo

En los últimos cien años el hambre no ha sido anecdótica en Europa, por ejemplo. Sólo hay que pensar que ha habido dos guerras mundiales, que son suficientes para cambiar la estadística de esperanza de vida de varias generaciones.

astrolfoastrolfo

No digo que el hambre haya matado a mucha gente directamente, sino que seguramente afecte a la esperanza de vida. De hecho, se atribuye el aumento de altura de los últimos cien años a la alimentación en la edad infantil ¿no? Luego la alimentación ha ido mejorando. Y si la esperanza de vida también, tienes una correlación. Sólo te falta la causalidad, pero las estadísticas que das no te van a tirar abajo esa correlación.

AntonioAntonio

No, es a ti al que le falta la causalidad, que eres tú el que dice que la alimentación es LA causa del aumento de la esperanza de vida. Por otra parte, los datos que he dado no son sólo de muerte por hambre, sino de malnutrición.

0 (0 Votos)
astrolfoastrolfo

Yo no he hablado de causalidad. Sólo de correlación. Pero a base de estadísticas no puedes echar abajo una correlación.

De lo que dices de malnutrición: ¿cómo definen morir por desnutrición? ¿Cuántos años después de estar malnutrido tengo que morir para que se considere que ésa es la causa? Por ejemplo, si alguien que ha sufrido una desnutrición severa cuando era niño, vive hasta los 65, pero sin la desnutrición hubiera vivido hasta los 70, esto no aparecería en esta estadística ¿no?

0 (0 Votos)
patpat

Mensaje para “Antonio”
La verdad es que visito este blog de ciento en viento como muchos otros, porque me parece un contenido interesante. También leo los comentarios porque siempre hay gente generosa que explica más cosas interesantes y asi se enriquece más el articulo.
Pero mi pregunta es la siguiente. Si según tus comentarios lo único que buscas es desmontar y demostrar cual listo eres y caer en el insulto fácil. ¿Porque no directamente inviertes tus esfuerzos en crear un blog tan interesante como este? En este pais la gente sólo saca tiempo para criticar al vecino pero eso si para currarselo y hacer algo mejor que el del vecino para eso no hay tiempo.

Sois tantos Antonios en los blogs que leo que ya una esta hasta la seta de leer comentarios que NO APORTAN NADA como los tuyos.

Asi que móntate tu propio blog y el dia que lo tengas seré la primera en leerte.

AntonioAntonio

“pero una desigualdad creciente y un trabajo cada vez más escaso, inseguro y de peor calidad no auguran un futuro amable para la salud del grueso de la población”

Ya, claro, por eso estamos entre los dos o tres países más longevos del mundo. Será por eso, sí.

Y seguramente por eso también la esperanza de vida no para de aumentar.

http://ep00.epimg.net/politica/image..._normal.png

astrolfoastrolfo

La desigualdad creciente y el trabajo más escaso es cosa de hace unos años. No sé si afectará a la esperanza de vida, pero si lo hace, es de esperar que lo haga en el futuro, no ahora.

astrolfoastrolfo

La estadística que das incluye sólo hasta el 2010, momento en que la crisis precisamente se recrudece más. Para convencerme de que no ha aumentado la desigualdad en España tendrías que enseñarme una gráfica más actualizada.

AntonioAntonio

Para variar, podrías dar tú alguna gráfica, que eres el que hace las afirmaciones y hasta ahora no te he visto dar ninguna.

0 (0 Votos)
astrolfoastrolfo

Bueno, eres tú el que está desmontando un artículo.

0 (0 Votos)
AntonioAntonio

Y, de todas formas, lo que influye en la salud de una persona no es la desigualdad, es decir, la riqueza relativa, sino la riqueza absoluta, y esa en general ha ido aumentando, con una bajada reciente pero que sigue estando bastante por encima de por ejemplo los años 80:

https://ourworldindata.org/grapher/r...country=ESP

astrolfoastrolfo

Yo entiendo que en el artículo no se habla de si han mejorado todas estas cosas en los últimos 30 años, sino de cómo poder seguir mejorándolas ahora (en lugar de empeorarlas), para que en un futuro cercano la calidad de vida siga creciendo. Algo que, según el autor, se va haciendo más difícil en los últimos tiempos. Tal vez lo haya entendido mal.

astrolfoastrolfo

He puesto “calidad de vida” y quería decir “esperanza de vida”

0 (0 Votos)
AntonioAntonio

Sí, yo entiendo que el autor se refiere a qué podemos hacer ahora. Pero sigo opinando que, dentro de lo que podemos hacer ahora, es mucho más importante la investigación que el ejercicio o la dieta.

Como se ve en los gráficos, la esperanza de vida en España ha aumentado de forma bastante constante desde 1960, a un ritmo de tres meses por año.

En cambio, no parece que vayamos mejorando tanto en ejercicio o en dieta. Sí, hay más seguridad alimentaria, pero los datos de obesidad no indican precisamente que hagamos más ejercicio o tengamos una dieta mejor.

Ese aumento de tres meses por año no ha venido por el ejercicio ni la dieta, sino por el avance de la medicina.

Por tanto, una persona que no lleve un estilo de vida claramente perjudicial (no fume, no tenga sobrepeso, etc.) lo mejor que puede hacer para vivir más es donar a investigación médica. Mirar al milímetro su dieta o convertirse en un deportista de élite no le va a dar más que 2 o 3 años más de vida[1], cuando el simple avance de la medicina le da una década adicional de vida cada 4 décadas.

[1] http://bjsm.bmj.com/content/49/13/898

0 (0 Votos)
astrolfoastrolfo

A mí me parece muy respetable que opines eso, y yo no digo que no sea verdad. De hecho, yo mismo opino que las avances médicos tienen mucho que ver con el incremento de la esperanza de vida. Pero eso no significa que lo que dice el autor sea falso y que el incremento de la esperanza de vida se deba sólo a mejoras médicas.

Del hecho de que la esperanza de vida desde los 60 se haya reducido, hay que tener en cuenta que la población de los 60 ni se alimentaba como la actual, ni era igual que la actual (de hecho eran más bajos, algo que, en mi opinión, nada tiene que ver con los avances médicos). La estadística de la esperanza de vida de los 60 se basa en la gente que vivía en esa época, no sólo de los que nacieron por entonces. En España, por ejemplo, muchos de ellos habían vivido una guerra civil, y en otros países una guerra mundial, con sus consiguientes desnutriciones, traumas, etc, que claramente pueden afectar a la esperanza de vida.

La referencia que das me parece bien como indicio, pero no puedes concluir de ella que la vida sana y el ejercicio te dan 2 ó 3 años más de vida, porque los deportistas de élite no sirven como muestra de una población que hace ejercicio de forma habitual pero no competitiva.

0 (0 Votos)
AntonioAntonio

Paso de seguir perdiendo el tiempo discutiendo contigo. Ya te he dado multitud de pruebas de por qué la dieta y el ejercicio no son el único factor importante, como dice el artículo, sino uno bastante nimio. En vez de intentar rebatirlas te limitas a repetir el mantra de que no nos alimentamos igual y a obviar mis pruebas por que sí.

Paso.

0 (0 Votos)
astrolfoastrolfo

Lo que llamas “pruebas” no lo son, pues no permiten probar lo que tan categóricamente afirmas. Si me hubieras dado pruebas de verdad no habría dudado en darte la razón. Comprendo tu frustración, porque tras haber intentado demostrar lo que para ti era evidente, has fallado. Supongo que te hubiera costado menos reconocer que no puedes descartar como posible lo que afirma el autor si no hubieras empezado con tanta suficiencia llamando “chorradas” a lo que éste ha escrito. A la próxima empieza con menos ínfulas, por si te equivocas, ya sabes 😉

0 (0 Votos)
yandrakyandrak

Estoy contigo. Si fuera rico, y no tuviera que trabajar tanto, podría dedicarle las horas y el dinero necesario para una alimentación correcta y podría dedicarle muchisimas horas a mi cuerpo. De hecho, si nos fijamos en los instragramers de moda (ejemplos de estética), casi todos provienen de familias adineradas que les permiten eso o viven de las redes sociales y por lo tanto se pueden dedicar en cuerpo y alma a eso. Hay excepciones, está claro.

Siempre digo lo mismo a quien me pregunta por que no hago más ejercicio para ponerme “bueno” (que ojo, hago ejercicio y considero que como sano dentro de lo que puedo). Pues porque de las 4/6 horas que quedan de día paso de gastarlas en cuidar mi cuerpo para estar bien cuando sea mayor y ya no me importe un pimiento eso, prefiero estar en peores condiciones en un futuro o incluso morir antes que en invertir mi tiempo para disfrutar más de esos años donde hoy por hoy no le veo un disfrute.

oscaroscar

Sólo decir que tu salud es Tú responsabilidad, el médico y el nutricionista no van a decirte que te quedes en casa viendo la tele o jugando a videojuegos( algo opcional) en vez de salir a correr o simplemente andar porque tú tengas una vida ajetreada. TE puedes poner un “step” y subirlo y bajarlo 1 hora cada dia si te da la gana; tampoco te van a decir que no te preocupes que te sientes en el sofá y te tomes una birra que es cardiosaludable y así compensas el paquete de donettes o la bollería que te apetezca.
Si quieres estar sano cuidate, sino te responsabilizas de tu mismo al menos no tengas el morro de echarle la culpa a los demás.
Yo huyo del brécol tanto como el que más…

Felipe GarcíaFelipe García

Yo creía en eso del ejercicio y de la comida sana. Y me lo apliqué a mí mismo. Aun así hace un par de años casi me lleva un infarto a los 60 años. Y mientras tanto mi padre de 90 años en excelente estado de salud, hasta corre si lo necesita. Y él ni dieta, ni comida sana ni ejercicio. No pasa demasiado tiempo sentado y camina, pero eso es todo.
Nada de lo que hagas prolongará tu vida. Eso está en tus genes y no puedes cambiarlo.

DanielDaniel

Claro, como mi padre fuma como un carretero y sigue vivo y mi hermano no fuma y murió con 30 años la conclusión es que es mejor fumar que no hacerlo.

Ole esas conclusiones!

Para qué vamos a hacer caso de evidencias científicas si tenemos la prueba de un único caso de alguien cercano que nos confirma lo que queremos oír, ¿verdad?

AoinekoAoineko

No afirmaré que sea imprescindible ser rico para tener un estilo de vida saludable.

Pero sí diré que disponer de tiempo y ser algo más que mileurista ayuda y mucho. Al menos en mi caso.

Cuando no disponía de tiempo y dinero a veces lo intentaba, con resultados irregulares. Intentaba hacer lo que entonces entendía por no comer demasiado insanamente. E intentaba salir a correr habitualmente. En épocas este mejo y otras peor, pero no podía seguir un ritmo y mantener constancia. Y cuando la mantenía, los resultados no resultaban del todo satisfactorios.

Por ciertas circunstancias de la vida, actualmente estoy bien económicamente (no soy rica precisamente pero no me veo agobiada para llegar a fin de mes y además puedo darme algún que otro capricho) y lo más importante de todo es que tengo tiempo y ganas de dedicarme al deporte.

– Voy al gym, y tengo entrenador personal, con unrimer objetivo obtener estado de forma adecuado.
– Practico varias modalidades deportivas, con mi actividad cada vez en aumento.
– Voy regularmente a control y asesoramiento de dietista-nutricionista.

Como resultado, a parte de la actividad física, he cambiado mis hábitos Ali.enticios y de compras. Invierto más tiempo en la cocina (aunque no es precisamente mi actividad favorita). Además, con el tiempo disponible he leído bastante sobre nutrición, y sobre entrenamiento, buscando fuentes fiables y basadas en conocimiento científico (y he aprendido que bastante de lo que entendía anteriormente sobre alimentación saludable estaba equivocado).

En toda mi vida adulta he sido obesa o bien he estado con sobrepeso. Actualmente estoy cerca de normopeso, al que llegaré con una proporción materia grasa/magra adecuada y lo más en forma físicamente que he estado en mi vida adulta.

Añado: Recientemente me rompí el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Como soy una de las afortunadas en tener mútua, en un mes estuve operada y estoy en rehabilitación y practicando actividad física de nuevo (con algunas limitaciones).

Sanidad pública me lo hubiese atendido, por supuesto. Sin embargo cuánto hubiese tardado en: tener hora de traumatólogo después de derivación por médico de cabecera, tener hora para la prueba de resonancia magnética, y finalmente lista de espera para una operación no esencial (a no ser que seas deportista de élite). Todo ese tiempo sin poder practicar deporte normalmente.

Lo que quiero decir. Quizás el dinero no lo es todo. Pero ayuda, y mucho.

Pd: Disculpad las erratas, escrito desde tlf. móvil

LaertesLaertes

Yo diría mucho más. ¿Quieres viajar cómodamente en avión sin que el de al lado te clave los codos y las rodillas choquen con el asiento delantero, saltarte la cola del control de seguridad, que tus maletas salgan las primeras en la cinta… ? Sé rico. ¿Quieres emigrar a cualquier país del mundo sin problema? Sé rico. ¿Quieres tener una mujer (u hombre, según tus gustos, o ambos) despampanante como pareja? Sé rico. ¿Quieres no madrugar? Sé rico ¿Quieres realizarte en la vida haciendo las cosas que te gustan y no estar n horas en el trabajo aguantando todo tipo de personajes? Sé rico. Y podemos seguir indefinidamente.

Evidentemente ser rico no es la solución a todo, y está claro que hoy en día en general vivimos mucho mejor que los más ricos de pasados no muy lejanos, pero…

JimJim

Lo curioso que el tener un organismo muy eficaz aprovechando hasta la última caloría de lo que comes se ha convertido en una desventaja XD.
En los países desarrollados el problema suele ser mas el estar demasiado gordo que pasar hambre.
No estoy de acuerdo en que comer sano sea mucho mas caro que comer mal. De hecho comprar ingredientes frescos y cocinarlos uno mismo suele ser mas barato que comprarlos procesados. Pero hay que pasar mas tiempo en el mercado y en la cocina.

Juan ManuelJuan Manuel

Considero que no hay que ser especialmente rico para consumir productos considerados como saludables, tales como fruta y verdura frescas. El pescado fresco de calidad es desde luego más caro y mucha gente sí se lo ha de pensar dos veces antes de comprarlo. Algo parecido pasa con el ejercicio físico. Salir a correr un par de días a la semana, por ejemplo, tampoco me aparece ni mucho menos algo inalcanzable.
Digo esto poniéndome como ejemplo, ya que no paso de ser poco más que un mileurista (y me considero afortunado) y, eso sí, por suerte no trabajo diez horas al día y suelo tener los fines de semana libres. Como digo puedo permitirme todo lo indicado más arriba (comprar productos frescos, salir a correr) y no soy ni de lejos un millonario. Y lo mismo digo de mucha de la gente que vive por mi barrio, las verdulerías y otras pequeñas tiendas de comestibles suelen estar llenas y veo a muchos practicando ejercicio en los parques. Al fin y al cabo todo es cuestión de poner algo de tu parte, no ir al supermercado a comprar “guarrerías” y organizarte para hacer algo de deporte, solo o acompañado.

Por otra parte sí que es cierto que la salud y el nivel de ingresos están estrechamente relacionados, como casi todo lo demás. La gente de clase alta o medio-alta se permite el lujo de adquirir productos de más calidad, seguramente dispone de más tiempo libre, puede pagarse los mejores tratamientos médicos y/o estéticos, disponer de entrenadores personales, asesores de imagen, nutricionistas y así un largo etcétera. Cosas que el común de los mortales no podemos permitirnos. Es algo tan obvio como que el sol sale todas las mañanas y se pone al anochecer.
Y también es cierto que la gente con muy bajas ingresos sólo puede adquirir los alimentos más baratos, generalmente comida procesada industrialmente que muchas veces no es la más sana. También se ve expuesta a la inseguridad alimentaria, que es no saber si en un futuro inmediato vas a poder disponer de un suministro de comida adecuado o suficiente. Esto origina paradojas casi surrealistas, como que en Estados Unidos haya muchas personas obesas víctimas al mismo tiempo de la inseguridad alimentaria. Al respecto recomiendo el documental norteamericano “A place in the table” que trata este asunto íntimamente relacionado con la desigualdad en las sociedades más desarroladas. He aquí el enlace a la web oficial: http://www.magpictures.com/aplaceatthetable/

Un saludo

espaidualespaidual

totalmente de acuerdo,

sobretodo en lo que respecta al deporte. Sin querer sonar a couch: a veces es cuestión de sacar oportunidades de los problemas. A mi no me llega para carro y el transporte publico en mi ciudad es carísimo. Me compre una bicicleta al llegar (al precio de una semana de bus) y aquella hora / hora y media de transporte se ha convertido mágicamente en 35/40 mins de ejercicio.

quidproquoquidproquo

“Qué pena me da la gente que lleva una vida escrupulosamente sana; no beben, no fuman, hacen ejercicio…. Algún día se morirán y no sabrán el porqué”
Mafalda
Pero sí, es así de penoso….. La pasta!!, enseñame la pasta.

José Fco.José Fco.

Yo trabajaba de Lunes a Sábado, yo tenía y tengo sueldo mileurista. Yo comía mal, no hacía ejercicio y estaba gordo, si, en pasado lo digo. Sigo con el mismo trabajo, mismo sueldo y hago una caravana de cojones para ir y venir del trabajo. Ahora como bien, hago ejercicio, adelgacé y estoy mucho mejor.

Ponéis excusas para justificar el no hacer algo o no cambiarlo.

1 Trackback

Responde a Aoineko

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar