¿Cuál es la alternativa a los hechos?

RacioneroEsa es la pregunta que le surge a uno al leer el artículo de Luis Racionero titulado “Sí hay medicina alternativa”.

Vayamos paso a paso.

Comienza el artículo con una sencilla pero efectiva falacia que puede parafrasearse así: “Claro que hay muchos timadores en este mundo, pero no son los míos”. Se aprovecha de citar un hecho cierto (los timadores) lo que le hace ganarse confianza del lector para que acepte más fácilmente su postura. Cosa que está aún por probar y que, como veremos… bueno, no nos adelantemos.

Después de identificar a varias “medicinas” alternativas que él da por válidas, pasa a usar la típica falacia de la tradición: “La medicina china lleva más siglos de práctica que la europea” que une sin cambiar siquiera de frase con la falacia de la popularidad “y se sigue usando por millones de personas”. Seguro que todos conocemos ejemplos de tradiciones abominables y de prácticas “populares” nada simpáticas, así que no me detendré aquí.

Debería bastar con este gráfico de la herramienta para explorar enormes bases de datos públicas de Google y que os puede servir para poder conocer más allá de opiniones y prejuicios propios o ajenos.

En el 1960 la esperanza de vida en China eran 44 años. Así que no parece que esa “medicina tradicional” funcionase demasiado bien durante esos siglos.

Racionero mezcla constantemente los hechos con las explicaciones y quizá ahí radica su mayor error. Esta confusión alcanza su clímax cuando para hablar de Einstein en lugar de usar la palabra Relatividad, usa “relativismo”.

No, lo de Einstein no es relativismo, no se trata de creer en “distintas realidades” según el observador. Einstein está interesado en describir una realidad única, un mundo real y verdadero, pero que simplemente se percibe de manera diferente según el sistema de referencia. Trata de modelar el mundo que se revela en los fenómenos físicos, en los experimentos, reproducibles por cualquiera (nada subjetivos por lo tanto).

Es cierto que las explicaciones y los modelos científicos cambian con la aparición de nuevos resultados o maneras de explicarlos, pero si quieres “cambiar” un hecho tendrás que indicar dónde se midió mal o qué imprecisión no se tuvo en cuenta… o quién engañó con sus resultados. Sin eso, negar los hechos es intelectualmente muy tramposo, ya sabéis, la postverdad y eso…

Hay ciencia muy fronteriza y muy complicada tanto en los experimentos como en los modelos que intentan aproximarla, pero en este caso, no. Con la medicina, lo tenemos mucho más fácil que con la gravedad cuántica.

Dice, D. Luis que la medicina china cura, que lo de Paracelso por analogías funciona, que la acupuntura basada en el chi también funciona.

Mirad, en la ciencia no tenemos problemas con lo raro o con lo milagroso, nos encanta. Lo buscamos incesantemente y en la breve historia de la ciencia moderna hemos encontrado y comprendido realidades que aún se nos antojan mágicas a primera vista.

Sólo le pedimos un detallito a los “milagros”: Que ocurran de veras.

Con eso nos basta, los vemos ocurrir, nos quedamos ojipláticos, los repetimos mil veces, nos quedamos más ojipláticos… y nos lanzamos a buscarles una explicación, a integrarlos en nuestros modelos, o a tirar los viejos papeles a la basura y a construir modelos nuevos.

Con la medicina es sencillo. Nadie está en contra de ninguna sustancia o práctica por ser “tradicional”, “ayurvédica” o lo que se quiera. Sólo nos interesa que funcione. Para saber eso hacemos estudios con miles de personas y a doble ciego para evitar confundirnos con el efecto placebo. Si funciona, buscamos qué principio activo hay, qué procedimiento, y lo incluimos en lo que llamamos medicina, porque intentamos que dentro de esa etiqueta sólo haya cosas que funcionen. Así de simple, a la “medicina alternativa” que funciona, la llamamos medicina. Punto.

Pero de nuevo en sus afirmaciones mezcla hechos y explicaciones. Cuando dice que la acupuntura funciona y se basa en el chi, hay que separar varias cosas.

Primero: ¿Realmente funciona?

Segundo: ¿El hecho de que funcione valida la existencia del chi?

Si están interesados busquen por ahí un experimento en el que se clavaron agujas en varios pacientes y en otros no (grupo de control) y las agujas en algunos pacientes fueron puestas en los puntos indicados por la “teoría” y en otros pacientes en lugares aleatorios. Sería interesante saber qué ocurrió, ¿verdad? Bien, pues si están interesados en los resultados de un estudio para saber si algo funciona de veras o no, quizá deberían buscarlo. A eso se le llama espíritu crítico.

Finalmente se hace un follón con el mecanicismo y el supuesto abandono por parte de la ciencia del estudio de los sistemas como un todo, más allá de sus partes. En fin, deberían sonarle términos como sistemas complejos, propiedades emergentes, redes neurales artificiales, algoritmos genéticos… Si a usted querido lector no le suenan tampoco, no se preocupe, puede aprenderlo gracias a que mucha gente se deja la piel en divulgar esa ciencia que él desprecia.

No sé a ustedes, pero a mí me da cierta confianza esta ciencia que ha llevado al mundo a un progreso como no se ha conocido, a una esperanza de vida y unas condiciones de vida mejores que las de cualquier momento de la historia (no suficientes ni para todos, aún, pero mucho mejores que en el pasado). Y este es el principio que anima a esa ciencia: ¿Realmente funciona? Veamos los experimentos.

Tengan cuidado con qué forma de pensar y actuar eligen, se están jugando su salud y su vida.


29 Comentarios

Participa Suscríbete

AntonioAntonio

Eso es lo que suele pasar cuando un periodista o columnista escribe sobre un tema sobre el que no tiene ni idea. No es raro ver en multitud de periódicos artículos que niegan vehementemente el cambio climático o patrocinan el yoga. Están acostumbrados a soltar lo primero que les pasa por la cabeza en política o deportes y no les resulta difícil hacer lo mismo en ciencia.

MiguelMiguel

Pongamos las cosas en contexto.
Según la wiki, Luis Racionero es un escritor e intelectual español, que estudió ingeniería y económicas en Barcelona y se doctoró en urbanismo en Berkeley. Fué profesor universitario y director de la Biblioteca Nacional de España. Menciona, al menos, 41 obras suyas.
Según la wiki, Javier Panadero es … no es nadie, no está en la wiki.
Veo la foto de Luis Racionero, un señor serio y formal, respetable.
Veo la foto del perfil de Javier Panadero, un señor con mueca y nariz de payaso.
Leo el artículo de OPINIÓN de Luis Racionero en “un diario matinal de información general editado en Barcelona para toda España … desde 1881″ y, como decía la canción, “procuro olvidarte”. Es la primera vez que leo algo suyo siendo consciente de que es suyo. Tenía otra idea de este señor. Es la última vez que leo algo suyo. Como diría Lina Morgan: ¡qué cerebro tan desaprovechao!
Leo el post de Javier Panadero en un blog de internet (*) y le doy las gracias. Por decir lo que dice y como lo dice. Y por la nariz de payaso. Hace tiempo que le sigo en Naukas. Algún día toda esta gente recibirá lo que se merecen.
(*) Por ahí arriba pone algo de 50192 pajaritos … ¿qué será eso? El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.
Y la wiki es lo que es y sirve para lo que sirve. También algún día llegará a ser, o dejará de ser.

DarylDaryl

Solo hay que ir a hechos concretos. ¿Funciona la medicina tradicional china? ¿Si?. Entonces ¿se curaria una sifilis con ella?.

La sifilis es una enfermedad contra la que se estrellan todas las medicinas “alternativas”. Se estrellan porque ninguna funciona y además tira por tierra todo el argumentario habitual sobre ocultamiento multinacionales farmaceúticas, clase dominantes.

Afectaba (y afecta) a toda clase social. Desde mendigos a reyes, tiranos y esclavos. Millonarios y pobres. Se habrian pagado millones por una cura efectiva y se habria buscado en el fin del mundo. Pero ninguna medicina funcionaba: Ni la China, ni las de antiguos brujos y curanderos, ni la homeopatia (existente ya en el siglo XIX). Ninguna la curaba. Hasta que llegaron los antibioticos y ¡oh milagro! por fin una cura real, no solo de la sifilis sino de otras muchisimas enfermedades, que la “tradición” se olvidaba de curar.

Otro tanto con los remedios con la disfunción eréctil. Por lo que se ve, para la medicina tradicional china, todo cuerno era y es el remedio para “levantar” el ánimo. Miles de rinocerontes sacrificados, millones de cualquier especie con cuernos para obtener polvillos revitalizantes que, lo único que “elevaban” eran las cuentas corrientes de los sacacuartos. ¿por que sino se venden millones de pastillitas azules en vez de polvillos de cuerno?.

Me parece que el Sr. Racionero, por muchos titulos que tenga (los titulos no es una inmunidad para solar tonterias, como han demostrado algunos premios nobeles) cuando tenga algo serio se dejara de zarandajas “alternativas” y le pedirá a su médico un tratamiento efectivo.

Boiron, el mayor productor de medicinas homeopáticas, ha reconocido, tras el triste caso del niño fallecidos por otitis al que solo trataban con homeopatia, que el, y su familia, toman los antibioticos que le recomiendan los médicos y que el, personalmente, se toma una aspirina diaria para prevenir riesgos caridovasculares.

¿Cuantos deben morir para que se callen de una santa vez toda la panda de cantamañas, pseudosexpertos que se escudan en falsos argumentos de autoridad -sus carreras, sus libros, sus articulos- para soltar sandeces que atentan contra la salud publica?

SesamusSesamus

Lástima; las Guerras de las Ciencias la vamos perdiendo.

Los postmodernistas no se dan cuenta de que la Ciencia es una herramienta para discernir lo que es y lo que no.

Muchos aluden a que es un tema cultural, y por tanto subjetivo; y por tanto, no hay diferencia entre ésta medicina y otra.

De ahí que la llamen “medicina europea”.

Pero la medicina, y Ciencia en general, NO es europea, es mundial (lo de universal lo sabremos cuando se apliquen tratamientos a extraterrestres, si es que los hay), que la europea fue la de los humores y sanguijuelas, con resultados nefastos.

La Ciencia es OBJETIVA por el método de discernir lo que es o no es (que se pueda , porque, hasta que la encuentre, no tiene respuestas para todo).

En fin, y algunos, incluso de nuestro propio campo, el de la Ciencia (véase que generalizo) se pasan al lado postmodernista porque, evidentemente, posee carga moral. Ninguno quiere ser el malo y sí el bueno.

JavierJavier

Estimado Javier:
Sólo un pequeño inciso: ¿En la gráfica que nos presentas en el artículo no deberías presentar la relación Esperanza de Vida en China/Esperanza de vida en Europa frente a la edad?

Te lo comento por que esa gráfica no compara nada, sólo constata un hecho general en toda la población mundial.

Saludos

HomeoPatio

Este gráfico demuestra que la esperanza de vida de los chinos, con su acupuntura y medicina tradicional “tan efectiva”, no mejoró hasta el avance de la medicina moderna. Este gráfico demuestra que todas estas medicinas alternativas no sirven para nada. A lo sumo como placebo.

Si ni con datos entendéis esto…

Diego RodríguezDiego Rodríguez

Saludos gente fantastica, en el buen sentido, de Naukas.
Intentando ampliar el debate, pregunto:
¿Alguien puede explicarme como relacionar el que la medicina tradicional china usase cannabinoides para tratar enfermedades convulsivas hace 2500 años y que recientemente se esten aprobando medicamentos para estos usos?

Raúl SerranoRaúl Serrano

Es bastante sencillo. Tal vez en el uso de cannabinoides acertaran, aunque no comprendieran muy bien el por qué al no disponer de las herramientas que ahora existen.

En el uso de la acupuntura (por poner un ejemplo) no anduvieron tan finos, aunque ellos pensaran que sí, por toda una cuestión de sesgos cognitivos como, por ejemplo, la falacia de falsa causa (cuando B ocurre después de A, tendemos a pensar que A es causa de B, pero eso no es necesariamente cierto).

Te pongo un ejemplo: si a un paciente con migrañas le clavo unas cuantas agujas y ese paciente dice sentirse mejor, voy a pensar que es por efecto de las agujas, pero eso no tiene por qué se así, puede haber otra causa que yo no he tenido en cuenta. Por otro lado, si a un paciente con convulsiones le administro cannabis y experimenta mejoría… pues seguiré siendo víctima del mismo sesgo cognitivos que en el caso anterior (la falacia de falsa causa) sólo que en esta ocasión habré acertado aunque sólo sea por accidente.

El método científico permite eliminar esos sesgos cognitivos y diferenciar lo que realmente funciona de lo que no…

(Está es la respuesta abreviada, la realidad es algo más complicada, pero seguro que los aquí presentes te pueden explicar mucho más que yo sobre el tema)

Francesc PedrosaFrancesc Pedrosa

ya. pero la media mundial ha avanzado desde entonces, gracias a la medicina, y en china ya había “medicina tradicional” (esto es, curanderismo) muchos siglos antes. y tenían la misma esperanza de vida? qué pasa, que no les funcionaban los pases mágicos hasta que entró la medicina?

MiguelMiguel

Efectivamente, a mi me da la impresión de que las medicinas alternativas sólo funcionan cuando son alternativas a la medicina oficial, la que ellos llaman “alopática”: si te tomas la pastillita de azúcar después de tomarte la aspirina se te cura el dolor de cabeza … Cuando la única medicina es la alternativa no parece que funcione muy bien. Miles de años de medicina tradicional china no mejoraron la esperanza de vida en China, hasta que llegó la medicina alopática. Lo que no impide que algunas medicinas alternativas, como la tradicional china o el curandero de mi pueblo, utilicen, a veces, remedios que sí funcionan.
Eso sí, las pastillas de azúcar (y otras maravillas de esas) sólo funcionan disueltas en el café.

HartoHarto

Según ese gráfico, en 1960 en Occidente – con la medicina alopática, y eso – era de alrededor de 65…

AntonioAntonio

Lo que no influye mucho como dato es la chorrada que has soltado. ¿Acaso la medicina china se usaba en todo el mundo? ¿Entonces a qué viene usar la esperanza de vida mundial?

HartoHarto

A ver, si es muy fácil.
Basta con que todos los creyentes en la medicina alternativa rompan públicamente (y se comprometan a no pedir un duplicado) su tarjeta de la Seguridad Social. Y las de sus hijos, ya de paso.

Cuando se pongan enfermos, que vayan al chamán de turno, a que les realinee los chakras.

Veréis como, en una generación, el número de gilipollas habrá bajado hasta extremos respirables.

Luis AreanLuis Arean

Empezando por Racionero, al que yo imaginaba con algo más que aire entre las orejas.

JavierJavier

Interesante tema sin duda, una pregunta: el acto médico que más vidas humanas ha salvado ha sido sin duda que los galenos se lavaran las manos antes y despues de estar en contacto con el paciente. ¿Eso es medicina alopatica o alternativa?

Por otro lado que China haya sido el unico imperio y civilización que se ha mantenido desde la antigüedad hasta el siglo XXI. ¿No tendrá que ver con su medicina? Piensen que son el único pais que ha tenido que limitar por ley su propio crecimiento demográfico,

Luis AreanLuis Arean

Alópata es una palabra que no existe más que como descalificación, ya que caracteriza falsamente a la ciencia,, y la asepsia y antisepsia son inventos de la única medicina que existe, la científica.

AntonioAntonio

Que Egipto haya sido el unico imperio y civilización que se ha mantenido desde la antigüedad hasta el siglo XXI. ¿No tendrá que ver con su medicina?

Puestos a hacer comentarios chorras…

JustoJusto

“Con la medicina es sencillo. Nadie está en contra de ninguna sustancia o práctica por ser “tradicional”, “ayurvédica” o lo que se quiera. Sólo nos interesa que funcione. Para saber eso hacemos estudios con miles de personas y a doble ciego para evitar confundirnos con el efecto placebo.”
El autor del artículo está reconociendo, sin darse cuenta, que el efecto placebo funciona. Si la industria farmacéutica no creyera en el efecto placebo se ahorraría esos costosos estudios “con miles de personas y a doble ciego”.
No veo ningún problema en que un médico que trata a un paciente, si, después de haber echado mano de todos los recursos que hoy ofrece la medicina moderna, recurre a tratamientos alernativos, cuando observa que el paciente muestra cierta confianza en ellos

PacoPaco

Pues claro que el efecto placebo funciona.

No te has enterado de nada. No sabes por dónde te sopla el aire.

TheTouristTheTourist

Pues claro que el efecto placebo funciona.
Inventemos entonces un montón de chorradas, aprovechándonos del efecto placebo, y ganemos dinero.

Elu ThingolElu Thingol

La supuestamente malvada industria farmacéutica sólo puede comercializar medicamentos que de muestran una eficacia superior al placebo. Porque para que se dé el efecto placebo vale cualquier cosa, ¡cualquiera! ¿Se entiende ahora?

antondbcnantondbcn

No será tan fácil contigo, po ejemplo. Tú eres muy listo y no te afecta. A tí la homeopatía o la acupuntura no te generan ‘efecto placebo’. Sólo le pasa a los pobres ignorantes, ¿no?

SesamusSesamus

No es cuestión de “ignorantes” o “listillos”.

El efecto placebo no tiene que ver con eso. Ni siquiera la sugestión, sea propia o de otros.

Pero si te avisan de por dónde te pueden estar engañando, quedas precavido.

Y la creación de esa falacia del espantapájaros que has puesto en boca del otro comentarista… sobraba.

La ciencia basada en la evidencia es la que tiene la palabra, y no el “amímefuncionismo”. Que sí, que estamos pesados con eso, pero es que hay tanta pseudociencia sin efecto alguno que ya era hora de llamar la atención.

De hecho, si no es ciencia basada en la evidencia, qué sería? basada en la imaginación? Así cualquier cosa.

Un saludo.

Diego RodriguezDiego Rodriguez

Permítame, querido autor, apostillar el último consejo del artículo.
“Tengan cuidado con qué forma de pensar (podría incurrir en crimental”y actuar (podría acabar en la carcel)eligen, se están jugando su salud y su vida.”
Hay que estar muy seguro de uno mismo para dar ese consejo(o tenerlos cuadrados)
Maese Pedro a don Quijote(…que para sacar una verdad en limpio hacen falta muchas pruebas y repruebas)

Tatiana LoboTatiana Lobo

La medicina alopática favorece a las grandes empresas farmacéuticas. De ahí que los argumentos “científicos” en contra de la medicina natural o alternativa es, en realidad, una de las muchas campañas capitalistas contra lo que es gratis o cuesta poco dinero. Beba Naukas una tacita de manzanilla para digerir este mi comentario…..

Responde a José María

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar