Ciencia de tronos II – Nymeria

Ahora que ya estamos todos metidos de lleno en la séptima temporada de Juego de tronos, continuamos con la segunda entrega de Ciencia de tronos, qué iniciamos la semana pasada con esta entrada sobre Rocadragón. ¡Ojo! Aunque intentaré que no haya spoilers muy grandes en el texto, es inevitable tener que recurrir a escenas de la serie o de los libros, por lo que alguno se puede colar. Advertidos quedáis, leed bajo vuestra responsabilidad. Vamos allá.

Ciencia de tronos II. Nymeria

Mucho se ha hablado en el segundo capítulo de la séptima temporada (7×02 “Bajo la tormenta“), de un reencuentro entre dos personajes, y no me refiero a Arya y Pastel Caliente, sino al esperado cara a cara entre la pequeña de los Stark y su lobo huargo, Nymeria. En este post hablaremos de esta loba y de sus hermanos, como excusa para explicar el comportamiento de los lobos reales, tanto en solitario como en manada y hablar de algunas de sus características.

Captura de pantalla 2017-07-27 a las 20.14.49

Partiremos de la premisa de que Nymeria y los demás lobos huargos de la serie no son producto de la magia, (recordemos que estos seres de Juego de tronos son de un tamaño mucho mayor que los lobos normales), sino que pertenecen a otra especie diferente. Como explicamos en el post titulado Jon Nieve, los lobos primitivos y la superfecundación, asumiremos que los huargos pertenecen a la especie Canis dirus, lobos terribles o lobos gigantes, unos animales que vivieron durante el Pleistoceno y de los que se sabe que eran tan sociales como los actuales. En la versión original de los libros de Canción de Hielo y Fuego, son llamados dire wolves, que es precisamente el mismo nombre en inglés para la especie Canis dirus.

Canis dirus. Fuente
Canis dirus. Fuente

Los lobos gigantes no eran mucho más grandes que los lobos actuales, ya que su peso medio rondaba los 80 kg, mientras que los Canis lupus de hoy en día no suelen superar los 70 kg. Su peso y tamaño dependen de la latitud, y tiende a incrementarse proporcionalmente con ésta, siguiendo la regla de Bergmann, que dice que las subespecies geográficas tienen mayor tamaño cuanto más baja sea la temperatura media del ambiente en que viven. El peso de los lobos varía entre 32 y 70 kilos, aproximadamente. Los lobos huargo de Juego de tronos se representan con un tamaño que hace pensar que su peso sería superior al de los lobos gigantes del Pleistoceno. Quizás este tamaño recuerde más al género Epicyon, otro cánido extinto que vivió en el Mioceno.

Comparación entre Homo sapiens, Epicyon, Canis dirus y Canis lupus. Fuente
Comparación de tamaño entre Homo sapiens, Epicyon, Canis dirus y Canis lupus. Fuente

En la historia de Juego de tronos hay seis lobos huargos que corresponden a cada uno de los hijos de Eddard Stark: Viento Gris (a Rob), Dama (a Sansa), Verano (a Bran), Peludo (a Rickon), Fantasma (a Jon Nieve) y Nymeria (a Arya), los cuales han sufrido diferentes destinos a lo largo de las siete temporadas que llevamos de la serie. El origen de estos animales lo encontramos en la primera temporada, donde los chicos Stark hallan a estos cachorros junto al cadáver de su madre, que parece que ha muerto tras el enfrentamiento con un ciervo (me gusta pensar que esto es una metáfora del devenir de los acontecimientos de la historia). De los seis, solo vemos en la serie a dos de ellos a día de hoy, Fantasma y Nymeria. Nymeria tuvo que separarse de su dueña casi al principio, para evitar que la mataran, por defender a Arya tras un conflicto con el rey Joffrey, y desde entonces no se la había vuelto a ver en pantalla.

Rob y Bran, el día que encontraron a los cachorros huargo. Fuente
Rob y Bran, el día que encontraron a los cachorros huargo. Fuente

En el capítulo 7×02, Arya Stark se entera de una noticia que hace que cambie de rumo y se dirija hacia Invernalia, y es entonces cuando se produce el reencuentro con Nymeria. Arya está acampando en una paraje nevado, y mientras enciende un fuego, empieza a oír un ruido sospechoso. Cuando se da cuenta está rodeada por una manada completa de lobos. Arya desenvaina su espada Aguja y se prepara para luchar contra todos los lobos, aunque su cara refleja el miedo de encontrarse en inferioridad, pero entonces aparece la líder de la manada, la loba Nymeria, que se encara con la humana. La chica la reconoce inmediatamente y la loba también reconoce a su antigua dueña, pero, a pesar de que Arya le pide que se vaya con ella “de vuelta a casa“, la loba, tras tanto tiempo de vida en libertad, decide volverle la cara a la joven y se marcha con su manada. Veamos la escena completa:

Quizás la escena no se resuelve como quisiéramos los fans de Juego de tronos, pero es cierto que es la forma de terminarla más acorde con la personalidad de las dos protagonistas. Nymeria tiene una familia a la que no piensa renunciar, y Arya lleva casi toda su vida siendo una loba solitaria que quiere volver a reunirse con los suyos. La propia actriz que interpreta a Arya Stark, Maisee Williams dice esto al respecto cuando es preguntada por la escena después del episodio:

“Desde que la serie se deshizo de Nymeria, es una de las preguntas que más me han hecho. Nymeria ha creado su propio mundo y ha formado su propia manada, y no está lista para ser la mascota de Arya. Ser la mascota de alguien rompería con todo lo que ha aprendido. Así que, ambas simplemente se observan mutuamente y siguen sus caminos por separado.”

Reencuentro entre Arya y Nymeria
Reencuentro entre Arya y Nymeria

Pero vamos a quedarnos con la parte de la escena que nos interesa, el hecho de que Nymeria sea la líder de una manada, (pack, es el término anglosajón para manadas de cánidos), nos da pie a que expliquemos como se organizan estos animales. Las manadas mantienen una estricta jerarquía social, que hace que las relaciones entre cada uno de los componentes sean más complejas de lo que cabría pensar. La explicación principal que justifica que estos animales se muevan formando este tipo de agrupación intraespecífica es porque aumenta el éxito reproductivo de los individuos y por tanto los favorece como especie.

Manada de lobos. Fuente
Manada de lobos. Fuente

Las manadas de lobos comunes, Canis lupus, tienen en general entre 2 y 6 miembros, pero se han documentado grupos con más de 20 ejemplares, lo que nos indica que este número puede depender de muchos factores, como el clima, la cantidad de recursos disponibles e incluso la personalidad de los integrantes de éste. Estas manadas están dirigidas por un lobo y una loba alfa a los que el resto muestran sumisión y obediencia. Lo más habitual es que los lobos alfa sean los padres y el resto de la manada sean los cachorros de los últimos dos o tres años; en las manadas más grandes pueden confluir individuos de dos o tres familias que se mantienen unidas. Durante el encuentro entre Arya y Nymeria, aparte de verse que ella es la hembra alfa, podemos observar que hay nueve lobos más: siete lobos mayoritariamente de color gris, aunque con tonos variados y con mezcla de marrón, negro o blanco; un lobo de color negro; y uno de color blanco.

La manada de Nymeria
La manada de Nymeria

El color del pelaje de los lobos es muy variable: gris, marrón, blanco, rojizo, negro… Estos colores tienden a combinarse en la mayoría de las poblaciones para conformar individuos predominantemente mezclados, como hemos visto en la manada de Nymeria, aunque no es raro que un individuo o una población entera sea del mismo color. Normalmente se cree que la coloración del pelaje del lobo sirve como mecanismo de camuflaje, aunque esto no es del todo correcto, puesto que algunos estudios indican que la mezcla de colores tiene que ver más con enfatizar gestos en la cara o resaltar el lenguaje corporal, como cuando los humanos nos vestimos de determinada manera o nos maquillamos. Esto no quita que, por ejemplo, los lobos blancos predominen más en paisajes nevados, o que los lobos ibéricos, Canis lupus signatus, presenten un pelaje pardo característico. En este último caso, a pesar de que varían unos de otros, el pelaje característico de los lobos ibéricos consta de unas franjas longitudinales oscuras o negras cubriendo la parte anterior de sus dos patas delanteras, una mancha oscura a lo largo de la cola, y otra alrededor de la cruz (a la que se le conoce como silla de montar). El conjunto de estas marcas más oscuras, son las que le han dado el nombre a la subespecie, signatus, puesto que en latín significa marcado o con marcas. Los huargos de Juego de tronos presentan una variada coloración, que es una muestra bastante representativa del pelaje de los lobos reales. Fantasma es blanco (recordemos que es albino); Dama es de color canela mezclado con blanco y con la cabeza un poco más oscura; Verano es pardo, con manchas blancas y negras en su cuerpo; Viento Gris quizás sea el más parecido a los lobos ibéricos en su coloración, con un tono pardo oscuro, mezclado con marrón y un poco de blanco; Nymeria es de pelaje claro con partes de color gris oscuro en la cruz, patas y cabeza; y Peludo es negro.

Variaciones de color en los lobos de Juego de tronos. Fuente
Variaciones de color en los lobos de Juego de tronos. Fuente
Aspecto del lobo ibérico. Fuente
Aspecto del lobo ibérico. Fuente

El pelaje negro de Peludo se debe a lo que conocemos como melanismo, una condición genética en la que se produce un exceso de pigmentación en la piel o el pelaje de un animal, provocado por una mayor acumulación de melanina, como bien explicamos en este artículo dedicado a las panteras negras. Los lobos negros no abundan precisamente en las manadas de lobos, y como muestra, entre los hermanos huargo de Nymeria, solo Peludo es negro. En las poblaciones norteamericanas se vio que la proporción de lobos negros era mayor que en las poblaciones de lobos europeos, llegando a ser casi el 50%, mientras que los europeos son en su mayoría grises. Estudios genéticos con lobos de Yellowstone indican que muchos de estos lobos son negros debido a la transferencia de genes de perros domésticos por apareamiento con ellos. ¿Habrá habido hibridación entre los huargos y perros domésticos en Juego de tronos? Se me vienen a la mente las perras de Ramsay Bolton, que creo recordar que también eran negras… Del albinismo de Fantasma ya hablamos en su momento en el post dedicado a Jon Nieve, pero mencionaremos que el lobo blanco de la manada de Nymeria no es albino, sino leucístico, puesto que, aunque no lo vemos con mucho detalle, se observa que su hocico es claramente negro y sus ojos están pigmentados.

Diferencia de pelaje entre Peludo y Verano. Fuente
Diferencia de pelaje entre Peludo y Verano. Fuente
Captura de pantalla de la aparición del lobo leucístico de la manada de Nymeria
Captura de pantalla de la aparición del lobo leucístico de la manada de Nymeria

En realidad el pelaje de los lobos está compuesto por dos capas de pelo diferentes, una capa interna de pelo más corto (undercoat o borra), que ofrece al lobo un aislante contra el frío y les ayuda a regular su temperatura corporal; y otra capa externa (guard hair o jarra), que es la que se observa a simple vista, formada por pelo más largo y que hace que el lobo parezca más corpulento y voluminoso, además de proteger a la piel de otros elementos externos. Por ejemplo hace de aislante contra el agua. El espesor total de cada una de las dos capas de piel dependerán del clima donde vivan, además de sufrir cambios estacionales, puesto que el pelaje de los lobos es claramente diferente en invierno y verano, cambiándolo en primavera y otoño. No es raro que las hembras tiendan a conservar sus pelajes invernales después de la primavera y lo terminen de cambiar en verano.

Las dos capas de pelaje del lobo. Fuente
Las dos capas de pelaje del lobo. Fuente

Otro uso importante de su pelaje es en la comunicación no verbal. Cuando erizan su pelo están indicando ira, agresión o dominancia, mientras que aplanarlo contra su piel es señal de sumisión. El pelo de su cara también ayuda a hacer que el animal parezca más grande y peligroso para disuadir a otros lobos o a otros animales, de ahí las alternancias de tonos oscuros y claros a modo de máscara que presentan muchos de estos animales.

Variaciones de las expresiones faciales en los lobos según el miedo o la agresividad que estén expresando. Fuente
Variaciones de las expresiones faciales en los lobos según el miedo o la agresividad que estén expresando. Fuente
Traducción del significado de algunos de los gestos de la cara del lobo. Fuente
Traducción del significado de algunos de los gestos de la cara del lobo. Fuente

En la breve escena entre Arya y Nymeria nos encontramos con algunas de estas expresiones en los lobos, sobre todo en la jefa, en esta versión especial del cuento de Caperucita Roja y el lobo. Tenemos muchos de los ingredientes de dicho relato: la niña sola en el bosque, el lobo que se la quiere comer, la comunicación y la tensión entre ambos personajes… Pero el desenlace es sorprendentemente diferente al del cuento, y también al que esperábamos. La niña no es tan inocente como Caperucita; el lobo, no es un lobo, sino una loba, y no es malvada, sino una superviviente; y tras el reconocimiento mutuo, cada una sigue su camino, porque ambas son libres e independientes. Creo que esta historia mejora muchísimo al cuento clásico y en general a todas aquellas historias que desde siempre nos han presentado a los lobos como unas fieras despiadadas, como unas alimañas a las que habría que eliminar. Afortunadamente ese panorama ha ido cambiando en los últimos tiempos, y hemos aprendido a escuchar el cuento desde el punto de vista del lobo, un magnífico animal que lucha por sobrevivir en un entorno hostil, donde los seres humanos son sus enemigos. En esta labor de cambiar la perspectiva desde la que veíamos a los lobos jugó un papel importante el gran Félix Rodríguez de la Fuente.

Cara agresiva de Nymeria, en la que muestra poco miedo (nótese sus orejas más bien levantadas que gachas)
Cara agresiva de Nymeria, en la que muestra poco miedo (nótese sus orejas más bien levantadas que gachas) y amenaza moderada
¿Caperucita y el lobo, o Arya y Nymeria? Fuente
¿Caperucita y el lobo, o Arya y Nymeria? Fuente

Según Rodríguez de la Fuente, en la Península ibérica, nuestros lobos buscan un lugar seguro para traer al mundo a sus cachorros a finales de mayo o principios de junio. El lugar elegido puede ser una pequeña cueva en la falda de alguna montaña y muchas hembras cavan ellas mismas sus madrigueras, que reciben el nombre de loberas o cubiles. Los lobeznos nacen tras dos meses de gestación, normalmente con pelaje completamente negro, y a los dos días de edad, abren los ojos. El pelaje va cambiando a sus colores definitivos conforme estos van creciendo. En esos primeros momentos de vida, las lobas muestran un extraordinario amor maternal por sus cachorros. Este es el principio de una manada: a partir de una pareja de lobos que ha tenido una camada de cachorros se formará una manada que dominará un territorio. Los juegos entre los pequeños tienen la función de ir estableciendo la jerarquía que ocupará cada uno de ellos en la manada una vez se conviertan en adultos. Los lobeznos pasan a llamarse lobatos (y ese término comprenderéis que me encanta, no me canso de decirlo, puesto que me gusta imaginar que de hay viene mi apellido) cuando llega el mes de agosto aproximadamente y han mudado sus dientes. Entonces ya podrán empezar a acompañar a sus padres en las cacerías y el grupo comenzará a comportarse como una verdadera manada.

Lobezno y lobatos. Fuente
Lobezno y lobatos. Fuente

El controvertido investigador Lucyan David Mech, experto en lobos y estudioso de su comportamiento, explica que el reparto de tareas típico de una manada de lobos implica que las hembras se encarguen del cuidado de las crías y de la defensa del grupo, mientras que los machos realizan el reconocimiento del terreno y el aprovisionamiento de comida, así como los viajes y movimientos relacionados con dichas tareas. De todas maneras, el mismo Mech indica que aún se desconoce mucho sobre el comportamiento de los lobos en libertad, debido a la gran persecución a la que se han visto sometidos estos magníficos animales. Casi todos los estudios existentes se basan en el comportamiento de grupos estudiados en cautividad. Félix Rodríguez de la Fuente nos mostró en alguno de sus maravillosos programas como una pareja de lobos ibéricos cazaba a un conejo con una gran técnica que consistía en que la hembra cansara al lagomorfo hasta llevarlo, literalmente, a la boca del lobo macho que lo atraparía para que los dos se lo comieran rápidamente y así poder llevarlo a su madriguera, donde regurgitarían parte de la carne consumida para sus lobeznos.

Félix Rodríguez de la Fuente con un lobo. Fuente
Félix Rodríguez de la Fuente con un lobo. Fuente

Los métodos de caza de los lobos varían según el número de éstos y según sus presas. El ejemplo de la caza del conejo descrito en el párrafo anterior es muy ilustrativo de lo que pueden hacer siendo solo una pareja, pero sus técnicas mejoran aún más cuando se trata de un grupo de entre 3 y 7 ejemplares. En este caso, para cazar conejos, varios lobos esperan cerca de las madrigueras cuando estos han salido, mientras que un par de ellos hace de batidores para levantar a sus presas, que se dirigirán hacia la “seguridad” de su refugio, donde los otros esperan para cazarlos. Cuando salen a buscar presas suelen ir en fila, con un ejemplar que ejerce de guía en la cabeza del grupo y que va turnándose. Suelen recorrer unos 10 o 12 km y se mueven al trote, prefiriendo la noche, aunque sin ningún problema para cazar de día. Cuando encuentran una presa grande, el lobo líder inicia el ataque y lo dirige en todo momento. Normalmente la presa elegida es un animal viejo, herido o una cría, que suelen ser más lentos y más fáciles de cazar. Suelen perseguir al animal hasta que lo agotan, demostrando un gran control y coordinación, y comunicándose en todo momento mediante gruñidos. Cuando la presa esta cansada, atacan, buscando la zona ventral, que suele estar más desprotegida y da acceso a los órganos vitales. Una vez capturada la presa, se respeta el orden jerárquico para comer, siendo el jefe de la manada el primero en comer, mientras que los demás esperan pacientemente a que éste termine. En la escena de Arya y Nymeria vemos como los lobos rodean a la chica de forma totalmente ordenada, de manera que cuando se da cuenta de su situación ya es demasiado tarde para huir, pero ningún lobo ataca antes de tiempo, y es Nymeria la encargada de acercarse a la posible presa para atacar la primera, pero se da cuenta de que es Arya y desiste de esta cacería, marchándose junto con su manada. Un lobo puede llegar a comer entre 3 y 5 kg de carne de una sentada, y si están hambrientos, pueden llegar hasta los 15 kg en un día. La corpulencia de los huargos hace pensar que estas cantidades se multiplicarán en esta especie.

Los lobos de cacería. Fuente
Los lobos de cacería. Fuente

El lenguaje corporal de los lobos para comunicarse entre ellos y dejar claras las relaciones de jerarquía entre cada miembro del grupo es muy rico y una muestra de ello lo podemos observar en el comportamiento de nuestros perros como mascotas, que interactúan con nosotros como si fueran miembros de “nuestra manada“. La postura de sumisión activa típica de los lobos se da cuando un lobo de rango inferior agacha su cuerpo y repliega su pelaje para parecer de menor tamaño, de manera que le quiere decir al otro individuo – Tú eres mi superior, tú eres mi líder. – La cola baja colocada entre sus patas es un signo que todos reconocemos también en este caso. En cuanto a los gestos faciales podemos observar una especie de sonrisa tensa y una mirada huidiza. La cabeza y las orejas también se mantienen bajas y gachas. En esta posición lo normal es que el lobo sumiso chupe con su lengua la boca del lobo de rango superior. Esto suele ocurrir también cuando un lobo mendiga comida de un superior, que podrá regurgitar o no parte de la carne que le solicita el lobo sumiso o la cría.

Diferentes posturas y gestos de los lobos. Fuente
Diferentes posturas y gestos de los lobos. Fuente

También podemos observar la posición de sumisión pasiva en la que un lobo dominante amenaza a un lobo de rango inferior, lo que hace que este agache su cabeza, baje sus orejas y cierre su boca, evite su mirada, agache sus patas traseras y esconda aún más entre ellas su cola. Entonces éste se gira y se tumba bocarriba y expone su vientre y sus genitales, que a menudo son olidos por el dominante. De esta manera quiere decir – No me hagas daño, no quiero luchar.

Sumisión pasiva. Fuente
Sumisión pasiva. Fuente

Cualquier lobo de la camada recién nacida puede alcanzar el estatus de lobo alfa una vez que se aparea con un compañero o compañera y forma su propia manada a partir de sus descendientes. Para ello tienen que abandonar su manada una vez que son maduros sexualmente y así formarán su propio grupo. La denominación alfa en este caso tiene la connotación de padres de familia, mas que de lobos dominantes. Este término, alfa, toma más sentido cuando nos referimos a manadas grandes en las que hay varias camadas de varios padres distintos. En este caso sí que la pareja más mayor, es la pareja dominante. Ellos son los que controlan la disponibilidad de la comida del grupo o los movimientos a lo largo de su territorio, mientras que las parejas reproductivas más jóvenes se limitan a seguirlos.

Camada de lobeznos jugando. Fuente
Camada de lobeznos jugando. Fuente

Estos lobos alfa pueden demostrar su condición manteniendo la clásica postura dominante en los cánidos: la cabeza alta, las orejas levantadas, y la boca y el resto del cuerpo relajados. El pelo no esta ni aplanado ni erizado, y la cola se mantiene elevada por encima del cuerpo. El mensaje es claro, – Yo soy el/la líder – y el resto de componentes de la manada lo pueden ver fácilmente. Tanto el macho como la hembra alfa, marcan el territorio con orina, de un modo similar a como lo hacen los perros, levantando la pata para orinar. En alguna ocasión la hembra puede actuar como dominante sobre el macho, sobre todo cuando los cachorros son aún muy pequeños (de menos de 3 semanas). Se han observado machos actuando sumisamente ante su compañera cuando vuelven de sus cacerías para proveer a la hembra y a los cachorros de alimento.

Postura dominante de un lobo. Fuente
Postura dominante de un lobo. Fuente

Por debajo de los lobos alfa estarían los beta, que ayudan a los líderes en sus tareas y jerárquicamente por debajo de éstos están el resto de la manada, que son subordinados de los alfa y de los beta. El rango inferior de la manada suele estar ocupado por un macho y una hembra omega. Los lobos omega suelen ser además los más juguetones, por lo que suelen ser más jóvenes. Actúan como los “payasos” del grupo y ayudan a relajar el estado de ánimo general de la manada. Su lenguaje corporal anima a los demás miembros al juego, lanzando, con sus orejas levantada y una sonrisa juguetona en su cara, continuos mensajes al resto de la manada de – Quiero jugar. ¡Vamos a jugar!. – Su cola también se mantiene levantada y agacha sus patas delanteras mirando a sus potenciales compañeros de juego desde abajo, pero con la cabeza alta, en una actitud muy similar a la que muestran los juguetones cachorros. De todas maneras, ante los demás miembros de la manada, un lobo omega tiene que comportarse de forma sumisa cuando así lo requieren los otros, y no es raro que estén llenos de cicatrices y señales de mordeduras y arañazos causado por otros lobos.

Los diferentes roles en la manada
Los diferentes roles en la manada

En cuanto al sonido que emiten los lobos en realidad no tiene un único nombre, sino que se puede clasificar en varios tipos diferentes: ladridos, gemidos, gruñidos y aullidos. Los lobos usan el ladrido como una advertencia, por ejemplo un lobo alfa lo puede usar para advertir a otros lobos o manadas que salgan de su territorio o una hembra para avisar a sus cachorros cuando se siente en peligro. Los gemidos pueden ser usados también por una madre para indicar su disposición de amamantar a sus cachorros, o un lobo en posición de sumisión para enfatizar dicho mensaje. El gruñido también es una advertencia, a lobos de otra manada o a otro lobo sumiso desde una posición dominante. El aullido es una forma de comunicación a grandes distancias; un aullido defensivo se usa para unir a la manada y mantener alejados a los intrusos; el aullido social se usa para localizarse los distintos miembros de la manada entre sí y poder reunirse. En la escena del reencuentro los escuchamos gruñir varias veces, a modo de advertencia, pero no aúllan, ni gimen ni ladran.

Lobo aullando. Fuente
Lobo aullando. Fuente

Decíamos al principio que Arya era una loba solitaria buscando a su familia, y no puede haber metáfora mejor para hablar de esa imagen tan típica y tópica del lobo solitario. Los lobos pueden permanecer toda su vida en la manada en la que nacieron, pero eso no ocurre siempre. Al igual que hacemos nosotros, los jóvenes lobos pueden irse por su cuenta a buscar otros territorios, otros compañeros y establecer nuevas familias. Estos ejemplares, que pueden ser machos o hembras son los llamados lobos solitarios, pero éste no es un estado permanente, puesto que se encuentran en una fase de búsqueda de una pareja. Son los llamados lobos dispersores, ya que sus movimientos aseguran el intercambio genético entre diferentes grupos y poblaciones, haciendo que estas sean genéticamente saludables. Si los dispersores no pueden viajar entre diferentes lugares el flujo genético no se dará y las poblaciones comenzarán a tener problemas a causa de la consanguinidad.

Un lobo solitario. Fuente
Un lobo solitario. Fuente

Esperemos que en esta temporada Arya Stark llegue a encontrarse con su familia y pueda descansar tranquila entre ellos, y así encontrar la paz que no ha tenido desde muy pequeña. Su loba, Nymeria, la encontró en su manada. Vivir en una manada facilita la crianza y la alimentación de los cachorros, la caza coordinada y colaborativa, y la defensa del territorio. También permite la formación de muchos vínculos emocionales entre todos los miembros de la manada. Los lobos, al igual que los Stark, se cuidan unos a otros. Entre ellos se forman amistades, cuidan de los individuos enfermos o heridos, y los mayores educan a los más jóvenes y les transmiten sus conocimientos. Los lobos juegan juntos cuando son cachorros, pero también en su vejez, y cuando pierden a un compañero, sufren y lloran esa pérdida. En el fondo, una manada de lobos no es muy diferente a un grupo humano. Al igual que Nymeria tiene a sus lobos, Arya tiene a Bran, a Sansa y a Jon, porque en ambos casos podemos decir que se trata de un vínculo muy especial entre ellos que va mas allá de la colaboración o cooperación; en ambos casos podemos decir con evidencia y contundencia que estamos ante una familia.

Una familia de lobos. Fuente
Una familia de lobos. Fuente

Referencias:

– Mech, L. D. (1999). Alpha status, dominance, and division of labor in wolf packs. Canadian Journal of Zoology, 77(8), 1196-1203.

– Anderson, T. M., Candille, S. I., Musiani, M., Greco, C., Stahler, D. R., Smith, D. W., … & Ostrander, E. A. (2009). Molecular and evolutionary history of melanism in North American gray wolves. Science, 323(5919), 1339-1343.

https://proyectoaullidos.wordpress.com/anatomia-y-fisiologia-del-lobo/

http://www.oocities.org/es/biologialobo/

https://signatusblogs.wordpress.com/aspecto-del-lobo/

https://es.wikipedia.org/wiki/Canis_lupus

http://naukas.com/2014/04/21/genetica-de-tronos-iii-jon-nieve-los-lobos-primitivos-y-la-superfecundacion/

https://es.wikipedia.org/wiki/Canis_dirus

https://en.wikipedia.org/wiki/Pack_(canine)

https://en.wikipedia.org/wiki/Epicyon

http://www.lobopedia.es/anatomia-lobo/

https://newweb.altoona.k12.wi.us/schools/Middle/departments/7&8/solfest/fur.htm

http://m.arizonahybridassociation.com/WOLF-COMMUNICATION-101.html

http://davestarn.com/lakota/Wolf/Images/FacialWolf.jpg

https://www.livingwithwolves.org/

https://media.nationalgeographic.org/assets/file/Gray_Wolf_Educator_Guide.pdf

http://rpguide.soulsrpg.com/wp-content/uploads/2013/12/canine-colors.jpg

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-hombre-y-la-tierra/hombre-tierra-fauna-iberica-clan-familiar/3247743/

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-hombre-y-la-tierra/hombre-tierra-fauna-iberica-lobo/3245799/


4 Comentarios

Participa Suscríbete

alfonsoaraujo

Wow. Gran artículo, estoy igual de enganchado con ellos desde la primera entrega, que con la serie de Juego de Tronos. Están ambos hechos con la misma atención al detalle.

Cuidado con los spoilers, que habemos quienes apenas vamos en la temporada 5!

En un tema completamente aparte, me hace mucha gracia enterarme de las traducciones de algunos de los personajes de la serie, como “Jon Nieve” y “Pastel Caliente”. 😀 Si me sorprende que Harry Potter no se llame Harry Alfarero y su amiga sea Hermione Campesina.

ununcuadioununcuadio

En serio, Carlos, eres mi héroe y yo tu groupie/fan loca, ¿cómo puedes tratar tantos detalles con tanta rigurosidad? Por aportar algo, una vez me contaron que el cuento de Caperucita se refiere a la violación, de ahí que la madre advierta a la niña el no hablar con extraños, y que el lobo al comérsela se tumbe encima de ella (o algo así), no lo he contrastado.

Saludos!

ununcuadioununcuadio

¡Oh! Acabo de acordarme: tengo en mi lista eterna de libros pendientes “Wild wolves we have known” (editores Richard y Allison Thirl y Marianne Strozewski), igual te mola buscarlo 😉

2 Trackbacks

[…] sobre Ciencia. Hemos hablado ya de Geología en el post titulado Rocadragón; de Biología en Nymeria, y la semana pasada tocamos algo de Medicina en Psoriagrís. Hoy volvemos a la ciencia de la vida […]

[…] de temas de lo más diverso. Hemos tratado sobre Geología en Rocadragón; sobre Biología en Nymeria; sobre Medicina en Psoriagrís; sobre animales imitadores en Arya, y hemos hecho especulación […]

Responde a ununcuadio

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar