Valencia, contra las pseudoterapias

Reunión de presentación de las iniciativas contra las pseudoterapias adoptadas por la Consellería de Sanidad

Hasta hace poco tiempo, si había que mencionar a una Administración pública en relación con las pseudoterapias era para mal: en los mejores casos por su pasividad, y en los peores por su complicidad a la hora de organizar actos, amparar prácticas y, en fin, hacer el juego a los charlatanes con medios, fondos y locales públicos. Y aunque una pregunta parlamentaria haya obligado a nuestra flamante ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, a asegurar que se ocupa y preocupa del problema, lo cierto es que hasta ahora parece que ni la preocupación le quita el sueño, ni la ocupación le duró más que los escasos minutos que empleó en contestar en el Congreso.

Y no nos quejemos, que lo de la ministra es casi un alivio si lo comparamos con esos concejales, consejeros y diputados autonómicos que de vez en cuando prestan oídos a los cantos de sirena de los profesionales de las terapias alternativas y hasta se muestran dispuestos a aprobar sus propias regulaciones autonómicas para el sector. Teniendo en cuenta que el borrador de norma que van proponiendo estas asociaciones es un calco de aquel Decreto 31/2007 de la Generalitat de Cataluña que fue declarado nulo por todos y cada uno de los Tribunales por donde pasó, lo más probable es que estos intentos tengan poco recorrido, pero el bochorno y la vergüenza ajena no nos los quita nadie.

En fin, que con esos antecedentes no es de extrañar que las noticias que la consellera de Sanidad de la Generalitat Valenciana hizo públicas el pasado lunes supusieran una enorme sorpresa. Agradable para la mayoría y, por supuesto, amarga para los vendedores de humo y sus compañeros de viaje.

Diversos titulares destacando la "guerra" contra las pseudociencias de la Consellería de Sanidad.

Teniendo en cuenta la repercusión que han tenido los anuncios que hizo Carmen Montón (aquí encima tienen algunos ejemplos de titulares de prensa), me imagino que no hará falta que me extienda mucho en explicárselos, al menos en esta ocasión. Además, los dos documentos que presentó, una Instrucción de su departamento sobre pseudociencias y terapias no convencionales y una carta a la ministra de Sanidad solicitando que tanto ella como el gobierno de España trabajen para derogar las normas que permiten autorizar como medicamentos los productos homeopáticos, están disponibles para que puedan ustedes leerlos y sacar sus propias conclusiones.

Otros anuncios han pasado un poco más desapercibidos, pero también son interesantes.

Por ejemplo, la consellera ha prohibido que su nombre y/o la imagen de su departamento sean utilizados sin su autorización expresa, evitando así que ocurran cosas como la que pasó hace unas pocas semanas, cuando un congreso de “medicina naturista” la colocó junto a la ministra de Sanidad o el alcalde de Valencia como miembros de su comité de honor, por supuesto sin su conocimiento ni su permiso.

Los nombres de Carmen Montón, Dolors Montserrat y Joan Ribó en un fantasmagórico "comité de honor" de un congreso naturista
Los nombres de altos cargos figuran sistemáticamente en “comités de honor” sin que ellos lo sepan ni lo hayan autorizado

Pero lo más importante no es esto, sino lo que vendrá más adelante, porque, como anunció la consellera en la reunión del día 24, estas medidas forman parte de la política de su departamento para poner freno a las pseudoterapias. Con formación, con divulgación y con el impulso de la medicina científica, pero también evitando que se infiltren en la Sanidad pública, frenando los abusos contra los consumidores y la publicidad engañosa y ejerciendo (¡por fin!) sus competencias legales sobre la materia.

En la reunión, además, se puso de manifiesto que las medidas cuentan con un amplio respaldo por parte de Colegios Profesionales, instituciones de defensa de los consumidores y pacientes, municipios, etc. Con ausencias lamentables (por desgracia todavía hay algún Colegio dispuesto a defender las pseudociencias o, cuanto menos, su negocio), pero cada vez más minoritarias, afortunadamente.

De modo que vendrán más buenas noticias desde la Comunidad Valenciana (y no solo desde la Consellería de Sanidad). Ojalá cunda el ejemplo en el resto de España.


1 Comentario

Participa Suscríbete

kl0zkl0z

Una cosa es la gente que hace negocio con estas pseudociencias y otra la gente que por creencia las practica y no pretende aprovecharse de nadie si no simplemente que valoren el tiempo que ha invertido aprendiendo algo que cree que funciona debido a su experiencia y creencias personales.

La medicina pretende curar y aunque hoy se la valore cientificamente, no siempre lo ha sido, normal por otro lado, si un tratamiento me cura, pues genial, poco importa entenderlo o no mientras cure, claramente mejor si lo entendemos pero el fin ultimo de la medicina es curar no entender, claro que si entendemos curamos mejor pero aun asi, la medicina no me parece equiparable a ciencias como la biologia quimica o fisica.

Por mucho que haya logrado nuestra bendita ciencia, siempre habra que respetar las creencias de la gente, si alguien quiere tratarse de determinada manera, hay que respetarlo aunque esto implique su muerte. Obviamente el Estado no puede permitir esto, pero es un derecho que debemos reclamar.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>