El insecto para “echar polvos” que mató a un rey

Desde antiguo, una de las principales metas de brujos, alcahuetas y chamanes ha sido encontrar fórmulas que mejorasen el vigor amoroso de sus clientes. La literatura médica muestra miles de recetas, pócimas y brebajes que han sido preparados y consumidos para tal fin y, a decir verdad, la inmensa mayoría con nulo efecto. Hasta la llegada de productos farmacéuticos como Cialis o Viagra, las soluciones aportadas por curanderos y hechiceros han sido poco fructíferas.

La doctrina de las signaturas –muy respetada en el Medievo- establecía que había una correlación entre la forma de ciertos frutos o productos animales y sus propiedades curativas. Así, la nuez se consideraba un eficaz remedio para los trastornos mentales dada la similitud de este fruto con las circunvoluciones cerebrales. Siguiendo esta misma lógica, las ostras, pepinos, espárragos o los propios órganos sexuales de los animales poseían propiedades que estimulaban la libido si eran consumidos. Sirva como ejemplo mencionar que se ofrecía el estofado de testículos de toro –un reputado afrodisíaco de la época- con la promesa de que “face desfallecerse una muxer debajo del varón“. Casi nada.

Lámina que recoge la similitud entre una planta y los genitales masculinos.  De acuerdo con la teoría de las signaturas, este parecido, atribuía a la planta efectos curativos sobre estos órganos Fuente: Commons Wikipedia
Lámina que recoge la similitud entre una planta y los genitales masculinos. De acuerdo con la teoría de las signaturas, este parecido, atribuía a la planta efectos curativos sobre estos órganos | Fuente: Commons Wikipedia

Los animales, como ya hemos visto, no han sido ajenos a esta vorágine alquimista por hallar la solución a la impotencia y aún hoy, resulta triste comprobar cómo algunas especies se encuentran al borde de la extinción debido a las supuestas propiedades estimulantes de algunos de sus productos como el cuerno del rinoceronte o los huesos de tigre.

Nos ocuparemos hoy de otro animal, un insecto para ser más precisos, que fue muy utilizado para estos fines ya que sus efectos, sólo en apariencia, como veremos, inducían a pensar que, esta vez sí, estábamos ante un fármaco eficaz para revitalizar aquello que con la edad tiende a tornarse mustio.

El insecto en cuestión es la cantárida (Lytta vesicatoria), un escarabajo que dado el uso que de él hacían médicos españoles, es más conocido como mosca española, si bien no es única de nuestro país ni se trata de una mosca sino de un coleóptero. Resulta que el macho de este insecto sintetiza en sus patas una substancia tóxica (la cantaridina) que tras la cópula cede a la hembra y que ésta usará para embadurnar su puesta con el fin de protegerla de potenciales predadores.

Lytta vesicatoria, el coleóptero que segrega la cantaridina.  Mide de 12 a 22 mm. Se halla en Europa meridional y en el continente americano. Fuente: Commons Wikipedia
Lytta vesicatoria, el coleóptero que segrega la cantaridina. Mide de 12 a 22 mm. Se halla en Europa meridional y en el continente americano. | Fuente: Commons Wikipedia

Desde siempre los ganaderos y veterinarios han conocido los efectos perniciosos del forraje contaminado con abundantes escarabajos de esta especie en caso de que éste fuese consumido por las acémilas. La dosis letal en el caballo está por debajo de 1 mg/Kg, en algunos casos la ingesta de 4-6 escarabajos puede ser suficiente para matar a un équido.

Así pues, si se pulveriza a estos insectos, la substancia que se obtiene, la cantaridina tiene propiedades vesicantes, es decir, produce ampollas al contactar con la piel. Otra de sus características es que dilata los vasos sanguíneos y a dosis bajas produce priapismo, es decir, la erección del pene. Es precisamente este efecto el que confirió a esta substancia su injusta fama. Injusta porque la erección es dolorosa y va acompañada de hemorragias internas e incluso fallo renal.

A la izquierda, escarabajos secos listos para ser triturados. A la derecha estructura química de la cantaridina Fuente: Commons Wikipedia
A la izquierda, escarabajos secos listos para ser triturados. A la derecha estructura química de la cantaridina. | Fuente: Commons Wikipedia

Es muy difícil ajustar la dosis de este compuesto para que tenga un efecto vasodilatador en los genitales y evitar los efectos indeseables ya que cada coleóptero segrega distintas cantidades en función de la especie, tamaño, dieta, etc. En las personas la DL50 está en 0.5 mg/kg y 10 mg de la substancia pueden ser suficientes para matar a un adulto.

La cantaridina, una vez en contacto con la piel, o con los epitelios internos si se administra por vía oral, actúa del siguiente modo: En primer lugar, es absorbida por las membranas lipídicas de las células epiteliales provocando la liberación de proteasas. Éstas rompen la placa desmosómica, la estructura que mantiene a las células unidas entre sí. De este modo se pierde la unión entre las células (acantólisis) liberándose líquidos que provocarán la aparición de ampollas.

Detalle de la placa desmosómica.  Estructuras proteicas que sirven de unión entre las células epiteliales y que son rotas por la acción de la cantaridina.  Fuente: Commons Wikipedia
Detalle de la placa desmosómica. Estructuras proteicas que sirven de unión entre las células epiteliales y que son rotas por la acción de la cantaridina. | Fuente: Commons Wikipedia

Algunos médicos utilizaban la cantaridina para extraer humores internos mediante la provocación de ampollas en la piel. Evidentemente, lo único que hacían era empeorar el estado de salud del paciente y de hecho este tratamiento se aplicó a Simón Bolívar para paliar una congestión cerebral. Murió a las pocas horas, tal y como describe en su novela “El general en su laberinto” el Nobel García Márquez.

Ampollas consecuencia de exposición a cantaridina Fuente: Commons Wikipedia
Ampollas consecuencia de exposición a cantaridina | Fuente: Commons Wikipedia

El efecto es tan potente que, en el pasado, si se sospechaba que una persona había sido asesinada mediante envenenamiento con cantaridina – sí, también fue utilizada para este fin- se tomaban muestras de los fluidos del finado y se aplicaban en el lomo de un conejo al que previamente se había rasurado el lomo. La aparición de ampollas en el roedor servía como prueba para determinar la causa de la intoxicación.

Aún hoy se usa este vesicatorio, por vía tópica, para tratar algunos tipos de verrugas u otras afecciones cutáneas como la infección por Molluscum contagiosum.

Lesiones cutáneas debidas a Molluscum contagiosum.  La aplicación tópica de carnatidina sirve para tratar este proceso vírico.  Fuente: Commons Wikipedia
Lesiones cutáneas debidas a Molluscum contagiosum. La aplicación tópica de carnatidina sirve para tratar este proceso vírico. | Fuente: Commons Wikipedia

Pero el uso que nos interesa y que le confiere la mal interpretada propiedad afrodisíaca es que este compuesto, administrado oralmente, produce una importante vasodilatación y como consecuencia de la cual un significativo priapismo o dilatación del órgano sexual masculino. A pesar de que produce otros efectos, menos deseables, como hemorragias urinarias y gastrointestinales como ya hemos indicado.

Pero esos efectos perniciosos no disuadieron a muchos que, aun así, confiaban en recuperar el vigor perdido. De hecho, el polvo de los escarabajos se echaba en la comida de los ancianos cuando sus jóvenes esposas querían estimular su actividad amatoria (práctica frecuente entre los indios araucanos en la etapa colonial). Algunas celestinas recomendaban echar el extracto del escarabajo en la ropa interior del varón que lo necesitara. De ahí viene la expresión “echar un polvo” que, si bien hoy se entiende como la consumación del acto, en su origen apuntaba a la pretendida estimulación que producía el insecto triturado.

Los poderosos también se sintieron atraídos por las supuestas propiedades vigorizantes del compuesto. La lista incluye monarcas. Entre ellos Fernando II de Aragón, nuestro rey católico.

Retrato de Fernando el Católico
Retrato de Fernando el Católico

No era Fernando un rey que se arrugase ante los desafíos, por difíciles que éstos fuesen. En su haber se encuentran la unificación de los reinos de Aragón y Castilla tras el matrimonio con Isabel I, la conquista de Granada o la de Navarra. Así que, cuando enviudó, tras un breve luto, contrajo matrimonio con Germana de Foix, una joven francesa 36 años más joven que él. Si reinos y empresas hercúleas habían hincado sus hinojos frente a la testa coronada de Fernando, una púber jovencita no iba a ser mayor obstáculo para sus acometidas y traer un nuevo heredero que le tomase el relevo y de paso volviese a separar las coronas de Castilla y Aragón. De hecho, el matrimonio tuvo un hijo, pero murió a las pocas horas de nacer.

Parece ser que la pareja estaba decidida a tener más descendencia, sin embargo; los años no habían pasado en balde y el rey ya no era el que había sido y ahora sus entradas en los aposentos de Germana necesitaban anticiparse con algunas ayudas que permitiesen al rey estar a la altura frente a su joven esposa. Un doping frecuente en la época era el estofado de testículos de toro, pero no parece que las criadillas tuviesen el efecto esperado en nuestro monarca. Así que, azuzado para coronar esta nueva gesta con un nuevo vástago, se dio a consumir – parece que Germana le administraba- el polvo de la cantárida.

Cuenta Jerónimo Zurita, cronista del Reino de Aragón, que “estaba en este tiempo el rey en Medina del Campo: y siendo vuelto de Carrioncillo, adonde se había ido a holgar con la reina (…) adoleció de una grave enfermedad(…) ocasión de un feo potaje, que la reina le hizo dar para más habilitarle, que pudiese haber hijos(…)esta enfermedad se fue más agravando cada día, confirmándose en hidropesía con muchos desmayos, y mal de corazón”.

Y el cronista Sandoval dice que enfermó el rey Católico en Medina del Campo, viniendo de Carrioncillo, “porque la reina su mujer, con codicia de tener hijos, le dio no sé qué potaje ordenado por unas mujeres de las cuales dicen fue una, doña María de Velasco. Dominóle tan fuerte la virtud natural que nunca tuvo día de salud, y al fin le acabó este mal”.

Todo parece indicar, por tanto, que el empeño real en tener nueva descendencia llevó a nuestro rey –o mejor dicho a su esposa- a usar este insecto y fue lo que le llevó a la tumba pues a consecuencia de la ingesta del tóxico, nuestro rey pasó a mejor vida.

Permítanme concluir con una recomendación literaria que viene al caso porque nuestro escarabajo resulta ser el protagonista principal. Se trata de una hilarante y muy bien escrita novela de Roald Dahl que lleva por título “Mi tío Oswald”. Disfrutenla!

Este artículo nos lo envía Juan Pascual (podéis seguirlo en twitter @JuanPascual4 o linkedn). Me licencié en veterinaria hace unos cuantos años en Zaragoza y he desarrollado mi vida profesional en el mundo de la sanidad animal, de ahí mi interés en divulgar lo que los animales aportan a nuestro mundo actual. Soy un apasionado de la ciencia. Creo que es fundamental transmitir el conocimiento científico de una manera sencilla para que los jóvenes se enganchen pronto y para que la sociedad conozca más y mejor lo mucho que la ciencia aporta a nuestro bienestar. Viajar es otra de mis pasiones junto con la literatura, que no deja de ser otro modo de viajar.

Puedes leer todos sus artículos en Naukas en este enlace.

Referencias y más información:

Walter Ledermann D. Simón Bolívar y las cantáridas. Rev Chil Infect 2007; 24 (5): 409-412

Pearce; JMS; European Neurology. The doctrine of signatures. 2008; 60:51–52

Cantharides Intoxication. Brit. med. J., 1967, 4, 33

Otras fuentes:

http://www.farodevigo.es/opinion/2015/09/20/cantarida-viagra-natural/1316770.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Lytta_vesicatoria

https://salinaelgranadillo.wordpress.com/category/insectos/

http://www.abc.es/historia/abci-fernando-catolico-fallecio-abusar-potente-afrodisiaco-mosca-espanola-salvo-espana-201701231759_noticia.html

http://villadesosdelreycatolico.blogspot.com/2015/09/la-muerte-de-fernando-el-catolico-comia.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Cantharidin

https://blogs.scientificamerican.com/guest-blog/when-sparks-fly-aphrodisiacs-and-the-fruit-fly/

http://www.jotdown.es/2016/05/la-mosca-espanola/

http://www.vogue.com/article/what-foods-are-aphrodisiacs-history

http://gizmodo.com/a-brief-history-of-aphrodisiacs-1497774024

http://www.encyclopedia.com/philosophy-and-religion/christianity/roman-catholic-popes-and-antipopes/aphrodisiacs

http://www.animalgourmet.com/2016/04/25/historia-de-los-alimentos-afrodisiacos-primera-parte/

http://www.animalgourmet.com/2016/05/23/historia-de-los-alimentos-afrodisiacos-segunda-parte/

http://blogs.hoy.es/extremadurasecreta/2016/01/24/la-extremena-muerte-de-fernando-el-catolico-entre-canibales-adivinos-y-afrodisiacos-mortales/

http://es.paperblog.com/fernando-el-catolico-y-la-sobredosis-de-viagra-1644767/


5 Comentarios

Participa Suscríbete

FernandoFernando

Si el rey Fernando II de Aragón llega a tener descendencia masculina (que llegase a la mayoría de edad) con Germana de Foix, se hubiesen separado las coronas de Castilla y de Aragón. ¿Era eso lo que deseaba?

A lo mejor seguiríamos en el siglo XXI con Castilla y Aragón como naciones separadas.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>