Sobre el cambio de hora en España

153604-full

Los cambios de hora son un tema cada vez más polémico en España. Curiosamente, se escuchan y leen más protestas cuando se produce el cambio de hora de otoño. Y digo curiosamente porque, en realidad, si hiciéramos caso a los que dicen que no estamos en el huso horario que nos corresponde, nos tocaría permanecer en el horario de invierno todo el año…o incluso peor. En este artículo trataremos de mostrar qué cambios acarrearía el atender alguna de las protestas al respecto. Vayamos por partes.

Protesta tipo 1. ¡Queremos el horario de verano todo el año!

¿Qué sucedería si, como quieren algunos, no cambiáramos la hora en otoño? Cuando los días son más cortos, en diciembre y enero, con la hora actual, en las zonas peninsulares más al oeste, como Galicia, amanece alrededor de las 9 de la mañana. Si no hiciéramos el cambio de hora de finales de octubre, lo haría a las 10 de la mañana. No parece buena idea.

Protesta tipo 2. ¡No al cambio de hora! ¡Me altera el biorritmo!

Sin entrar en las alteraciones pasajeras que podamos sufrir con los cambios de hora, seguro que molestas, veamos qué sucede si no cambiásemos la hora. Como hemos visto en el primer caso, el permanecer en el horario de verano todo el año traería consigo un amanecer muy tardío en los meses invernales, sobre todo en el oeste. ¿Que sucedería si optáramos por extender el horario de invierno a todo el año? Se escuchan voces en el sector turístico que apuntan a que los anocheceres tardíos de verano mantienen a la gente en la calle y aumentan el consumo. Tampoco entramos en esas consideraciones. ¿Qué posible pega tendría un horario de invierno extendido a todo el año? Vayámonos a los días más largos y a un punto medio de la península. En junio y julio, amanece sobre las 6 de la mañana. Si nos mantuviésemos todo el año en el horario de invierno, lo haría una hora antes, a las 5 de la mañana. Unos 40 minutos antes en las zonas más al este. No parece descabellado hacer el cambio de hora y aprovechar esa hora extra de luz por la tarde, tal y como hacemos ahora. La luz diurna que hay mientras duermo no la aprovecho. La de la tarde si. Otra opción sería madrugar más en verano. No creo que haya mucha gente dispuesta a ello.

Protesta tipo 3. ¡Por culpa de que Franco era amigo de los alemanes, tenemos su huso horario y no el inglés!

Dejando de lado las razones políticas que ciertamente están en el origen de nuestro huso actual, vayámonos al horario inglés, una hora menos, a ver qué sucede. Una primera paradoja. Se dice que los ingleses si que lo hacen bien y que están como deben. Pero no reparamos en que lo que en realidad más molesta es el cambio de hora. Y ellos también lo hacen, como todos los europeos (directiva comunitaria, recordemos). Dejando esto al margen, veamos qué sucedería en los extremos con el huso horario inglés/portugués. En los días más largos, sucedería como en el caso de mantener horario de invierno todo el año. A las 5 de la mañana amanecería en un punto centrado en longitud en la península. Si además de seguir el horario inglés, no cambiásemos la hora, lo haría una hora antes aún, a las 4 de la mañana. ¿Y en los días más cortos? Tal y como estamos ahora, en zonas centradas como Bilbao anochece sobre las 6 de la tarde. Con una hora menos, lo haría a las 5 de la tarde. Perderíamos tiempo de ocio. Muchos aprovechan esa hora extra de luz para pasear o estar con los hijos en el parque. La conciliación. Como extra, encenderíamos la luz en casa una hora antes. Los situados más al este, alrededor de 40 minutos menos de luz. A las 16:15, casi de noche.

Conviene señalar también que a pesar de que estemos a una longitud similar a la inglesa, las cosas son bastante diferentes allí. Cuanto más al norte, mayor variación estacional en la duración del día. En ciudades como Estocolmo, por ejemplo, en verano apenas hay noche. En invierno, por el contrario, el Sol está sobre el horizonte unas pocas horas. En Gran Bretaña no llegan a esos extremos, pero los días son más largos que aquí en verano y más cortos en invierno. Algo a tener al menos en cuenta a la hora de comparar. De los ejemplos, como siempre, solo se cuenta la parte que favorece la opinión de quien los pone.

Protesta tipo 4. ¡Por culpa del huso horario no puedo conciliar!

Esta si que no. No confundamos husos con costumbres. La conciliación es tema de decisiones políticas que ayuden a ello o que cambiemos de costumbres en la dirección que creamos más conveniente. Es de locos que en este país los programas que acaparan mayores audiencias arranquen a partir de las 22:00 y acaben, en muchos casos, alrededor de la 1:30 de la madrugada. Nada tiene eso que ver con el huso horario. Recordemos que en invierno, que es cuando más televisión se consume, a las 6 de la tarde es de noche.

Protesta tipo 5. ¡Lo hacemos todo mal!¡Tendríamos que ir con el sol, como antes!

A partir de julio el Sol sale cada vez un poco más tarde. Hasta final de año. A partir de entonces, comienza a salir cada vez un poco antes. Hasta principios de verano, cuando se completa el ciclo. Ir variando la hora a la que nos levantamos, en función de la hora de salida del Sol no creo que sea una opción en una sociedad como la nuestra.

Concluyendo

En el tema del cambio de hora y del huso horario, cada uno tiene sus preferencias y es difícil llegar a un acuerdo. Son de entender las reclamaciones al respecto que llegan desde puntos como Galicia, con un amanecer muy tardío, sobre todo el invierno. Desde ese punto de vista, permanecer con el horario de verano todo el año no parece una opción. Irían aún a peor. También hay que tener en cuenta que establecer un mismo huso horario en un país con una extensión de 13º hace inevitable que los situados en los extremos se vean afectados en uno u otro sentido. Es razonable que los gallegos reclamen para sí el mismo horario que Portugal, que está en condiciones parecidas. Pero de hacer ese cambio, habría que analizar como afectaría eso en las zonas más al este (costa mediterránea y Baleares) , las más turísticas, y las posibles consecuencias que podría acarrear.

Independientemente de la discusión de si hacer las cosas tal y como las hacemos ahorra energía o no, lo que si parece que hacemos es adaptar las horas de luz al tiempo en el que la mayoría estamos despiertos. De una manera bastante equilibrada, sin perjudicar en demasía a quienes viven el los extremos. No parece mala idea.


13 Comentarios

Participa Suscríbete

JJ Rodríguez

Imagino que en esta frase “Pero de hacer ese cambio, habría que analizar como afectaría eso en las zonas más al este, las más turísticas, y las posibles consecuencias que podría acarrear” se ha deslizado un este por un oeste, pues donde más turismo hay en Galicia es en Compostela, A Coruña, Illas Atlánticas.

DavidDavid

Y sin embargo queda un tema también muy discutido:
¿Economicamente vale la pena el cambio de hora: Gastos que supone vs ahorro energético? Parece que hay opiniones divergentes al respecto, y sin embargo es el motivo principal por el que se realiza.
Por otra parte cambiar nuestro horario al de Berlin y darle motivos técnicos, no se si es valido para un cambio que fue totalmente politico estratégicamente…

SusoSuso

Excelente análisis. Siempre me ha fascinado observar cómo hacen piña todos los que se quejan del huso horario y el cambio de hora, incluso aunque sus intereses sean totalmente contrapuestos: cambiar a GMT+0 (con o sin cambio de hora), mantenernos todo el año en GMT+1, mantenernos todo el año en GMT+2. Está bien poner sobre la mesa las propuestas tan dispares que existen para evitar caer en la tentación de “la masa uniforme que pide cambiar el horario” 😉

El horario de verano en nuestra latitud tiene todo el sentido, no ya por razones económicas por ahorro energético, sino por simple calidad de vida y aprovechamiento de la luz solar. Nos despertamos más o menos a la misma hora todo el año, y la única forma de no desperdiciar las horas de sol antes de despertarnos en verano es cambiar la hora. Esta imagen de la Wikipedia lo deja clarísimo: https://upload.wikimedia.org/wikiped...htChart.png

“Otra opción sería madrugar más en verano.” Sorprendentemente este argumento me lo han dado varias veces los detractores del cambio de hora. “Si quieres aprovechar las horas de sol en verano levántate a las 5″. Claro, hombre, sacaré a mis hijos al parque a esas horas, muchas gracias por el consejo 😀

JesusJesus

Para mí, nuestros ritmos están (casi) bien. Comemos cuando el sol está en lo más alto, como el resto del mundo. Lo que pasa es que nosotros a esa hora (medio día) la llamamos 2 de la tarde (el horario de verano es unos 7 meses, mientras que el horario estándar es unos 5, por lo que prevalecen los ritmos del horario de verano). Podríamos seguir como hasta ahora pero cambiar los nombres; o sea, adquirir nuestro huso horario y cambiar nuestras horas (técnicamente no madrugaríamos más ni nos acostaríamos antes, simplemente llamaríamos a las horas de otra manera). Con esto, nuestros horarios estarían más parejos con los del resto del mundo. Pero tendría un coste muy alto.

A todo esto hay que sumar lo terriblemente tarde que cenamos y nos acostamos. Esto no tiene perdón. Una vez leí una explicación, que vinculaba los noticieros nocturnos de las cadenas de TV privadas con el cambio de rutina, pero desconozco qué hay de cierto en ello.

uno que pasaba por aquíuno que pasaba por aquí

Dices “[…]Otra opción sería madrugar más en verano. No creo que haya mucha gente dispuesta a ello[…]”

Eso ya lo hacemos, de un día para otro, el último domingo de marzo.

El Navegante

Claro, es una forma de hacerlo. Lo que veo complicado es no cambiar la hora pero decir a la gente que hay que levantarse una hora antes. Que al final sería lo mismo. Pero más difícil de hacer

NostromoADFNostromoADF

El cambio de hora se hace para que todos madruguemos una hora más en verano ya que hay más horas de luz. El supuesto ahorro no es más que una milonga que siguen repitiendo los políticos por no afrontar las críticas. En cambiar la hora en Canarias tiene más bien poco sentido ya que están mucho más al sur y los países africanos en su misma latitud no lo hacen. La máxima diferencia son 3 horas entre equinoccios, en la península es el doble. La única razón es seguir el mismo ritmo que en Europa. Cuanto más nos acercamos hacia los polos mayor diferencia hay entre invierno y verano y más interesa un cambio de hábitos.
El tener el mismo horario en longitudes diferentes no hace que todos se sienten a comer a la misma hora. Normal que los alemanes coman a las 12 h y nosotros a las 14 h, hay unos cuantos miles de kilómetros de distancia. Lo absurdo es mantener el horario alemán en España. Si se analiza que comes a las X horas después de levantarte y cenas a las X horas después. Se puede ver si realmente hay diferencias de hábitos o no. Si uno se levanta a las 7 y come a las 14 y cena a las 21 ya tenemos un punto de partida.
En China tienen solo una hora para un país al que le corresponden 4 husos horarios. Solución, los horarios varían dependiendo de la región en la que se esté. No abren a la misma hora las tiendas de la costa que las del oeste. En España no abre y cierra a la misma hora El Corte Inglés de Mallorca, Barcelona que el de Vigo y Santiago de Compostela. Hay 30 minutos de diferencia, lógicamente, quizás debería ser 1 hora . Entre Barcelona y Zaragoza también hay una diferencia de 30 minutos, pero entre Zaragoza y Vigo ninguna.
Está claro que habría que cambiar son los hábitos, la hora que ponga en el reloj es una simple convención.

NostromoADFNostromoADF

Como comparación entre Vigo y Lisboa se puede comprobar como en Lisboa El Corte Ingles abre una hora después en Lisboa que en Vigo y eso que el sol sale y se pone con unos pocos minutos de diferencia entre ambos sitios. Vigo, con respecto a Mallorca hay 50 minutos de diferencia y con respecto a Zaragoza son 30 minutos.

El Navegante

Claro, a Galicia le iría bien la hora portuguesa. El tema está es que vivimos en un mismo país con un ancho de 13°. Hay que llegar a una solución de compromiso. En la adoptada, la peor parada es Galicia, salvo que te gusten las tardes largas

JrgJrg

“En la adoptada, la peor parada es Galicia, salvo que te gusten las tardes largas”
Esa es la clave. Que las tardes largas tienen ventajas e inconvenientes. Todo esto en realidad es enormemente relativo.
Yo (que vivo en La Rioja) daría lo que fuese por tener las tardes más largas porque desde octubre hasta marzo salgo de trabajar de noche. Todos los días.
Y no puedo modificar mi horario laboral porque no depende de mí. Tener un ciclo solar como el de Galicia sería estupendo porque podría aprovechar mucho mejor el Sol. Pero entiendo que a otras personas les suceda justo al contrario.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>