Compromiso con la verdad

Captura de pantalla 2018-06-03 a las 13.31.05

Según el código deontológico que propone la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, “el primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad”. Supongo que eso no se aplica a un Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales que escriba un artículo de opinión, sin embargo, y sigo citando el mismo código, “advertida la difusión de material falso, engañoso o deformado”, el periodista “estará obligado a corregir el error sufrido con toda rapidez y con el mismo despliegue tipográfico y/o audiovisual empleado para su difusión”. Y si bien un periódico no tiene control sobre la opinión vertida por el politólogo de turno, en tanto su equipo editorial se componga de periodistas, sí tiene la responsabilidad de rectificar cuando una información falsa ha sido vertida en su medio, aludiendo por supuesto y en todo momento a ese compromiso de respeto a la verdad.

Hace un par de semanas, en el diario Público, salió un artículo de opinión publicado por Vicenç Navarro titulado «Lo que se está ocultando a los de los móviles: su salud puede peligrar». Al margen de la crítica hacia la forma y construcción del artículo, me resultó extraordinariamente preocupante encontrar algo así en un diario digital, sobre todo dada la deontología del gremio. Lo primero que hice fue ponerme en contacto vía twitter con el Redactor Jefe de Política, Economía y Opinión, don Pedro Gonzalez de la Calleja, sin éxito. Luego intenté contactar por vía telefónica. Una señora muy amable me atendió y le dije que tenía la intención de escribir un artículo de opinión para su medio, en respuesta al artículo publicado por el profesor Navarro. Me dieron un correo electrónico al que contactar. Lo hice el pasado 29 de mayo. Aún no he tenido respuesta.

Captura de pantalla 2018-06-03 a las 12.38.49

Dadas las circunstancias, dado que nadie ha contestado ni parecen tener la intención de hacerlo, he optado por, en vez de mandarlo a Público.es, subir este artículo a Naukas, sin importar que de este modo quede en evidencia el diario y se dé de manifiesto su falta a la deontología de su profesión, responsabilidad con la que se “estará obligado a corregir el error sufrido con toda rapidez y con el mismo despliegue tipográfico y/o audiovisual empleado para su difusión”, y que han decidido deliberadamente ignorar.

Bien. Soy consciente de que se ha hablado mucho y largo de este tema, pero mientras sigan apareciendo noticias alarmistas y personajes públicos dándole bombo a esta tontería, me seguirá resultando importante insistir.

No es ningún secreto para la comunidad científica —ni para nadie que cuente con un nivel de formación equivalente a la titulación otorgada al concluir la Educación Secundaria Obligatoria— que las radiaciones electromagnéticas se dividen en dos tipos, según sean capaces de cambiar la estructura de los átomos o no, lo que hace que se denominen “radiaciones ionizantes” a todas aquellas frecuencias capaces de hacerlo, y “no ionizantes” a las que no pueden realizar tal proeza. Tampoco es ningún secreto que los distintos tipos de radiaciones se clasifican según sus propiedades, que a su vez vienen definidas por su frecuencia. Así, dentro de las radiaciones ionizantes, más energéticas, hay grados. Tiene mucha más energía los rayos X que la radiación ultravioleta, y mucha, muchísima más, los rayos gamma. Aunque todas ellas son radiaciones ionizantes, los últimos, por ser los más energéticos, producen muchísimos más problemas que esa radiación de la que nos protegemos todos los veranos usando filtros en forma de blanquecinas cremas de venta en farmacia.

Por debajo de los ultravioleta está la radiación visible, que va desde el violeta hasta el rojo, dando un paseo por todo el espectro del arco iris. No sin motivo la radiación ultravioleta reciben el justo nombre de “lo que está por encima del violeta”. Y por debajo del rojo, es por tanto evidente, encontramos la radiación infrarroja. Una radiación mucho menos energética que se caracteriza por portar calor. Por debajo están las microondas, menos energéticas que las anteriores, cuyas propiedades todos conocemos por los aparatos que tenemos en casa: son ondas que inducen a las moléculas a vibrar, calentándolas. Y bajo las microondas, muchísimo menos energéticas, están las ondas de radio.

Entre las ondas de radio y las microondas no hay un límite claro, y en esa zona difusa donde encontramos frecuencias que bien podrían clasificarse en ambas categorías, nos encontramos con la radiación que emiten nuestros teléfonos móviles y nuestros aparatos “wifi”. Y aquí es donde un servidor quiere aterrizar.

emm-1024x482 La energía que porta una onda electromagnética no solo viene definida por su frecuencia, sino también por la potencia con la que es emitida. Un ejemplo sencillo es el que vemos con dos bombillas que tienen el mismo color, una de 20 W y una de 100 W. No necesitará el lector que se le explique cuál de ellas es más energética y cuánto más energética será. Si tomamos esto en cuenta no es difícil comparar un horno microondas de 800W con un teléfono móvil que no suele emitir más de 0,5W, y cuyos picos máximos apenas sí llegan a 2W. Sí, el lector recordará en este momento el video aquel en el que unos jóvenes hacían estallar palomitas con 4 o 5 móviles. Está trucado. Colocaron el magnetrón de un microondas bajo la mesa.

Además hay otro detalle. Y es que los aparatos de microondas con los que nos calentamos los desayunos no operan a la misma frecuencia que el teléfono móvil, sino a una frecuencia bastante más elevada. Es bien sabido que los microondas están diseñados para mantener la radiación que se encarga de calentar los alimentos retenida en el interior de una jaula de Faraday, específicamente diseñada para la frecuencia con la que trabaja el aparato. Por eso puedes ver a través de la malla de metal de la puerta acristalada, pero no se te derrite una chocolatina si la dejas delante de la puerta con el aparato funcionando. Si usted hace la prueba de introducir su terminal móvil en el microondas y cerrar la puerta, verá que puede llamar y el teléfono sonará. Esto significa que no opera a la misma frecuencia que el microondas. En este caso, opera a una frecuencia muy inferior.

¿Significa esto que poniendo miles de teléfonos móviles a máxima potencia podríamos conseguir calentar un vaso de leche en un minuto? Hemos hablado de la frecuencia, y hemos hablado de la potencia. Ahora hablemos del tercer aspecto: la distancia.

La energía de una onda electromagnética avanza en todas las direcciones en línea recta, y esto hace que cuanto más lejos esté, más dispersa esté la energía y por tanto, menos energía te llegará. Esto es algo que conocen muy bien los fotógrafos y que se denomina la ley de la inversa cuadrada, y básicamente te dice que si consideras un 100% lo que llega a un metro de distancia de un foco de luz, lo que está llegando a dos metros de distancia es un 25%, a tres metros apenas llega un 11%, y a cuatro metros supera ligeramente un 6%.

Esto que resulta muy útil para saber dónde poner a la gente que va a ser iluminada con un flash y que no quede alguien demasiado oscuro o demasiado quemado en la foto, nos da una pista: la distancia a la que nos encontramos del aparato importa mucho. Y para conseguir que miles móviles hicieran el efecto de un microondas calentando un vaso de leche, tendrías que apilar estos teléfonos en un espacio lo suficientemente pequeño como para que el vaso se mantenga a una distancia no muy elevada de todos ellos, y por supuesto, encerrarlo todo en una jaula de Faraday diseñada específicamente para esa frecuencia, y que hiciera rebotar las ondas como lo hace un horno microondas. Y ponerlos a todos a funcionar a la vez a máxima potencia, y evidentemente desde dentro —porque no podrías hacerlo desde fuera, están en una jaula de Faraday—. Es, evidentemente, una tarea imposible.

Si aleja usted los miles de teléfonos móviles de una forma en la que puede usted encontrar, por ejemplo, durante un concierto o en un estadio, y sin una jaula de Faraday que retenga esa señal, las radiaciones son tan débiles, tan dispersas y tan poco energéticas que el efecto de calor que pueden producir es insignificante. Nada que el metabolismo de cualquier ser vivo no pueda compensar sin problemas.

Y por supuesto, si en vez de miles de teléfonos móviles, en las miles de manos de los miles de apiñados asistentes a un concierto no pueden hacer nada relevante a nuestra biología, mucho, muchísimo menos podría hacerlo un solo teléfono móvil. Por muy cerca que se lo ponga usted de a la oreja.

¿Y las antenas? La radiación que emiten las antenas es del mismo tipo: microondas de baja energía. Y además suelen encontrarse en azoteas de edificios, lugares que tienen una distancia bastante considerable respecto a las personas que van por la calle. ¿Y si vivo debajo de una? No se preocupe. Las antenas están diseñadas para dirigir su radiación en una dirección específica que es la que interesa, y esa dirección nunca es hacia abajo. Algo llega, claro, pero muy, muy poco. Visualice usted la antena como una linterna que apunta hacia la calle. Algo de luz te llega si estás detrás de la linterna, por lo que pueda difundirse y rebotar aquí y allá, pero la mayor parte de la luz se dirige hacia donde interesa.

ebae13_a0e92d7881b14cd08953118513076ca7~mv2_d_1600_1200_s_2

Con una diferencia. Una bombilla de una linterna emite muchísima más energía, por lo que, de existir algún peligro, la linterna tendría un riesgo muchísimo más alto que la antena. Su frecuencia es muchísimo mayor —y por tanto, muchísima mayor su energía—. Y con “muchísimo” me refiero a que la antena de telefonía móvil emite una frecuencia de cientos de megaherzios a unos pocos gigaherzios, mientras que la bombilla emite en el rango de los cientos de petahercios.

Megahercios, petahercios, palabras raras que tal vez no todo el mundo entienda, pero si se me permite hacer un ejemplo más sencillo que sirva de analogía, utilizaré algo que cualquier lector podrá entender: los euros. La frecuencia no es sino el número de crestas de una onda que llega en un segundo, de modo que si tomamos cada gigaherzio como un euro al día, tenemos que de la antena de telefonía móvil nos llegaría entre decenas de céntimos y unos pocos euros al día, mientras que la bombilla nos estaría proporcionando cientos de miles de millones de euros al día.

Supongo que el ejemplo es clarificador.

Y no nos olvidemos de la distancia. Recordemos que aumentar la distancia hacía que la energía cayera en picado. Teniendo todo esto presente, supongo que el lector considerará relevante el hecho de que una antena de telefonía móvil colocada en un tejado cualquiera tiene el mismo riesgo para el viandante como una bombilla de 100 vatios colocada a un kilómetro de distancia.

Podría extender más esta nota, haciendo ver que la Organización Mundial de la Salud reconoce que ningún efecto negativo de las radiaciones de telefonía ha sido nunca demostrado. Podría continuar mostrando estudios científicos que demuestran que la mal llamada “sensibilidad electromagnética” responde, no a un efecto real de las radiaciones de telefonía, sino a una falsa percepción de un riesgo que en realidad no existe, en lo que se conoce como efecto nocebo —que es la cruz de la moneda cuya cara es el placebo—. Podría seguir argumentando que en 30 años que llevamos de tecnología móvil, con una generalización casi universal en los últimos 15 años, no ha sucedido ninguna epidemia de ninguna de las enfermedades que los “conspiranoicos” de las radiaciones de telefonía atribuyen a esta tecnología, que cualquier análisis epidemiológico que compare datos de enfermos con datos de uso de móviles o con mapas de antenas ni siquiera muestran correlaciones.

“Cáncer en el cerebro”, se llega a leer con pánico en el artículo del señor Navarro. Me pregunto si quien escribe esas palabras es realmente consciente de lo graves que son sus afirmaciones. Con lo ya expuesto, si un teléfono o una antena de telefonía puede producir un cáncer en el cerebro, ¿Qué nos estarán haciendo esas bombillas que nos bombardean constantemente con fotones millones de veces más potentes? A nadie se le ocurre decir que una bombilla led nos cause cáncer de ningún tipo. Incluso existen lugares donde te pueden dar baños de radiación ultravioleta A (rayos UVA para los amigos), que esa sí, puede causar quemaduras y problemas en la piel. Y nos olvidamos de que a diario tenemos una estrella ahí arriba que nos bombardea con radiación infrarroja, visible y ultravioleta que atraviesa nuestra atmósfera. Sin embargo prefiero concluir esta disertación con un tirón de orejas y un mensaje más orientado de cara a la salud. Las personas “electrosensibles” creen realmente que la radiación de telefonía les afecta negativamente, a pesar de que sabemos que es falso. Esas personas tienen síntomas reales que nacen de un efecto puramente psicosomático, y la única forma viable de ayudarlas es comenzar por romper estos falsos mitos sobre los supuestos daños de una tecnología que lleva demostrándose inocua desde tiempos de Tesla y Marconi. Esas personas necesitan saber que lo que ellos creen que produce sus problemas son en realidad cosas inocuas, y que sus problemas tienen otra raíz muy distinta.

Alimentar ese pánico irracional de “antiantenas” desde un medio de comunicación que llega a decenas de miles de lectores es un acto de irresponsabilidad, no ya porque desaparezca el respeto a la verdad, sino porque esto evita que personas que tienen problemas de salud muy reales puedan llegar a solucionarlos.

Soy consciente de que el artículo publicado por Vicenç Navarro es un artículo de opinión, pero es un artículo engañoso que desinforma, y cuyo mensaje puede ser peligroso para esas personas. Y como «el primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad”, y “advertida la difusión de material falso, engañoso o deformado” es obligación del periodista «corregir el error sufrido con toda rapidez», era de suponer que Público actuase conforme a su código deontológico y corrigiese «con el mismo despliegue tipográfico y/o audiovisual empleado para su difusión». Porque suficientes bulos llegan a la gente por Facebook o por Whatsapp como para que los periódicos se suban a ese carro. Sin embargo, y lamentablemente, no ha sido así. Ha resultado ser un diario deshonesto eincapaz de corregir sus errores.

Es lamentable.

———

Actualización de 3 de junio a las 20:04

Hace unos minutos, el Redactor Jefe de Opinión, don Pedro Gonzalez de la Calleja, me ha mandado un correo electrónico que tengo a bien reproducir aquí, con el fin de evitar malos entendidos y retirar la parte acusatoria hacia el periódico Público.es.

Hola, Álvaro

He visto tu artículo en Naukas.

Lo siento: mi relación con Twitter es limitada; más bien de espectador. No soy consciente si alguien quiere ponerse en contacto conmigo por este medio.

Y el correo que te facilitaron para ponerte en contacto con la redacción, como te podrás imaginar, está prácticamente desbordado; y es probable que a su administrador se le pueda haber pasado tu mensaje. En estos últimos días, además, hemos tenido mucho jaleo con la moción de censura, donde teníamos el foco puesto.

Todo esto para explicarte por qué no has tenido respuesta por nuestra parte, lo que lamentamos muy sinceramente. Desde luego, te puedo asegurar que no ha existido ninguna pretensión deliberada de ignorar tus mensajes: sencillamente, no nos han llegado (ya sabes, Murphy existe).

Obviamente, si nos hubiera llegado lo habríamos publicado como respuesta al artículo de Vicenç Navarro. Más aún: si no tienes inconveniente, envíamelo, por favor, a esta dirección de email y publicaremos inmediatamente tus observaciones.

Para cualquier cosa que necesites, a pie de mensaje tienes todos mis datos de contacto.

Gracias

Un saludo

Pedro González de la Calleja

Siendo este el caso, he contactado de nuevo con él a través de su correo electrónico personal y enviándole no solo la nota que les había escrito originalmente, versión de este mismo artículo, sino también mi agradecimiento por ponerse en contacto, mi disposición para resolver cualquier duda al respecto, y mis disculpas.

Cambiando radicalmente el tono de este artículo, quiero remarcar el aspecto positivo que tiene que un diario rectifique, y me permito felicitar a Pedro González por la decisión tomada.


11 Comentarios

Participa Suscríbete

RobRob

Excelente (y bella) explicación, Vary, de la naturaleza de las radiaciones electromagnéticas.
No obstante, leído el artículo de Navarro, y asumiendo que eligió mal ejemplo científicamente hablando, la intención principal del artículo es denunciar precisamente la falta de diálogo entre la ciudadanía y la Ciencia, a la hora de elaborar discurso normativo. Y no sólo eso sino que señala a los intereses de las industrias como contaminadores habituales en la creación de discurso político en tecnologías.

(Y, también no obstante, pero menos, pues no insiste en ello Navarro, la Salud no puede ser definida sólo como causa-efecto en el ámbito biológico. Hay mucho conocimiento científico acumulado en psicología, sociología, salud laboral, salud comunitaria, educación, etc. que puede justificar la enfermedad por causas menos físicas)

Alejandro Rivero

Bueno, salvo detalles accesorios. Respecto a la instalacion con hornos, tampoco es “una frecuencia bastante más elevada”, esta en el orden de magnitud. Bandas en 0.8, 0.9, 1.8, 2.1 y 2.6 GHz. Si tienes un yoigo y le fuerzas a usar solo sus bandas, o si fuerzas a mano altas frecuencias en cualquier otro terminal, te quedas sin las 0.8 y 0.9 y ya estas muy cerca del horno de casa, que son 2.4 GHz no? Leo tambien que los industriales son de 0.9 GHz. Tambien se puede probar si las wifis viejas las bloquea o no el horno.

Respecto a las instalaciones de antenas, creo que deberia mencionarse que por supuesto tienes que contar siempre con todos los posibles efectos de una instalacion electrica de calibre industrial: transformadores, tomas de tierra, acoplos acusticos, en fin… monton de detallitos que sí que son perceptibles, simplemente no tienen que ver con la radiacion en si. Conviene mencionar mas a menudo esto para evitar que las instaladoras se marquen un strawman de “se quejan los vecinos de la radiacion” para esquivar una demanda de revision en detalle. Muchas veces los vecinos no saben de que se quejan; incluso puedes tener contaminacion acustica en el umbral auditivo y que unos la oigan y otras no (mi ejemplo clasico aqui es el transformador que venia en el Macintosh Plus).

Respecto al articulo de Vicenç Navarro, echo en falta algun link. El articulo de ratones de Henri Lai parece basicamente una receta para cocinar sesos de rata al microondas, pero su metaestudio sí que necesita ser respondido con un enlace de debunking, dado que lo cita Navarro y sobre ello hace pivotar el articulo.

No conviene quedarse en demostrar la ausencia de causacion directa porque el publico ya tiene conciencia de casos donde esa demostracion fue un señuelo; estoy pensando en la cuestion de si la contaminacion por diesel provocaba alergia. En general combiene comentar tambien sobre la posible presencia o no de cadenas causales indirectas o simplemente de correlaciones no causales.

RamirónRamirón

Muy bien, me parece excelente, no hay pruebas de que las antenas dañen. Sin embargo, no es justo poner instalaciones comerciales en zonas habitacionales, eso es no respetar el uso de suelo, por cierto, sólo ponen sus antenas en colonias de clase baja o media, nunca en zonas ricas, porque mientras estamos en estudios y cosas así, los ricos deciden que cerca de sus casas, no, y friégensé las clases medias y los jodidos.

DarylDaryl

¿Seguro?. ¿Acaso piensa que las antenas son arboles de navidad? ¡¡Seamos serios y pensemos un poquito antes de soltar afirmaciones que más bien parecen consignas!!

Las antenas se colocan para dar un servicio de comunicaciones. Si solo se colocaran en zonas medias o bajas ¿Como narices se iban a comunicar los de la zona rica? ¿Se van a gastar más de mil euros en cacharritos de alta gama para usarlos de pisapapeles mientras están en su casa, en su trabajo o en la piscina?
Más abajo doy unas url que indican donde están localizadas las antenas y no, las zonas “ricas” no están a oscuras.

Por ejemplo, mire el barrio, zona de la Moraleja en Madrid-Alcobendas, uno de lugares de referencia que se suelen citar como zona donde viven los ricos y tiene varias antenas, como es lógico. Toda la zona y colindantes, que por cierto salvo pequeñitas islas es toda de rentas altas y sede de empresas multinacionales y bancos, tienen antenas, muchas antenas. Tal vez no se vean, pero están .

Otro ejemplo. En la zona norte de Madrid, esta la plaza de Castilla. Es un nudo de comunicaciones y zona fronteriza. Al este zona rica, al oeste zona media baja. La plaza en si está en alto (es donde las torres kio, las torres inclinadas) y es de la parte rica, Tiene un edificio mixto residencial-oficinas (plaza castilla, 3, se puede ver perfectamente en los mapas de google o bing) que esta literalmente inundado de antenas. No solo de telefonía sino de radio, protección civil, repetidores de TDT, enlaces de microondas, etc..

¿Quiere comprar un piso en ese edificio? Pues si es de la clase media y tiene una esperanza de vida de 200 años, tal vez le concedan una hipoteca.

DarylDaryl

Dentro de ese ministerio “Frankestein” llamado de “Energia, Turismo y Agenda digital” esta el portal INFOANTENAS, donde se informa de la localización de las antenas de Telefonia y la radiación detectada de cada una medidas a diferentes distancias.

Aunque imagino que la cambiaran por la reestruturación ministerial que se avecina la dirección es
https://geoportal.minetur.gob.es/VCT...ccesible.do, en modo texto
https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/vcne.do, en modo gráfico

En modo texto si colocamos una dirección nos muestra las antenas cercanas y la potencia a diferentes distancias. Aún escogiendo en todas ellas los valores máximos la cantidades resultante esta muy lejos, por debajo, de los umbrales de seguridad.

El articulo del señor Navarro es muy parcial pues se limita a actuar como portavoz alarmistas de una clase politica ignorante, ágrafa y que le importa un carajo la salud de los ciudadanos salvo para autojusticarse en la consigna de siempres “empresas malas pero que muuuuuu malas pero nosotros eforzados y calientasillones diputados o defenderemos de ellas.”

La afirmación de que les importa un carajo la salud de los ciudadanos parte de que todas estas alarmas y recomendaciones son vacias y no cuantifican nada. ¿Cuando dicen reducir radiación a cuanto se refieren, 10, 50, 100%?. No dan ninguna referencia con lo que siempre estaran pidiendo reducción hasta llegar al nivel ideal que seria 0.

Además siempres están con la misma milonga “lo telefónos moviles” porque) hay detrás grandes empresas y eso vende pero JAMAS HE VISTO ¿no es primero la salud? a ningún parlamento ni al señor Navarro solicitar la prohibición de acceder a playas a tomar el sol cuando y eso si esta cientificamente demostrado, la radiacción ultravioleta procedente de cualquier fuente, incluida la solar, produce cancer. ¿No hay recomendaciones de que no te acerques a lugares soleados en verano? ¿No se establecen debates publicos recomendado que las vacaciones sean en enero-febrero en vez de Julio-Agosto para que los ciudadnos no sufran exceso de radiación solar? ¿no es la salud lo primero?.

Además, ¿Porque no se hacen recomendaciones de que la gente no vaya a vivir a sierras y sistemas montañosos donde hay emisiones de gas radón? ¿No es primero la salud de los ciudadanos?

Ya que “nos ocultan tantas cosas” estoy deseando las recomendaciones de que vayamos a la playa con burkas (no por cuestión religiosa sino solo por salud, claro), que los restaurantes de la sierra no tengan bloques de granito sino grandes ventanales aunque nos helemos, que el wifi desaparezca y que los telefonos dejen de llevar auriculares (los fijos tambien serian peligrosos, ¡¡ que es eso de tener un imán bailando a menos de un centrimento del cerebro!! ) ¡¡ah!! y que algún Parlamento acuerde que volvamos a vivir en cuevas profundas que con tanta radiacione de fondo del Universo, curiosamente tambien en el rango de la microondas, vamos a quedar “too tontos”

AntonioAntonio

“Dadas las circunstancias, dado que nadie ha contestado ni parecen tener la intención de hacerlo, he optado por, en vez de mandarlo a Público.es, subir este artículo a Naukas”

Quizás habría sido más efectivo mandarlo a la competencia, sobre todo a un periódico de signo político contrario. Pienso que así habría más probabilidad de que espabilaran (o al menos de que te lo publicaran).

SUBUTAISUBUTAI

He leido en “Publico” la contestación que ha dado el señor Vicenç Navarro al este articulo de Naukas.
Impresionante. Le recomendaria que su proximo articulo versara sobre “Si te masturbas te puedes quedar ciego”. No hay evidencias de ello, pero no implica que no pueda ser cierto.
Y lo de las pruebas con ratones es muy bueno. No se por que las farmacéuticas hacen pruebas con humanos, si en los ratones funciona.

espaidualespaidual

Este hombre camufla su ignorancia como compromiso con el progreso, cuando representa todo lo contrario. Se cree un mesías de la izquierda, y todo aquel que lo contraiga es porque está pagado por la maléfica industria o lobbies conservadores de los que se cree el azote (cuando en realidad no hace más que seguirles el juego). Es una criatura más del circo mediático español, que ha perdido la capacidad de razonar en virtud de los mecanismos de la lógica ‘forocochista’ o ‘intereconmista’. En fin, sería patético si no fuera porque da una muestra de como está el país.

Pablo Alcázar CostaPablo Alcázar Costa

Creo que las multinacionales tienen demasiado poder. Cuando alguien trata de sembrar dudas a través de artículos científicos pasa esto, que se abre una legión de seguidores de las multinacionales.

El sabio duda y reflexiona, el ignorante afirma. Sócrates.

Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>