Según la curva del elefante los ricos son más ricos, el crecimiento de las economías frontera y emergentes hacen que las rentas más bajas suban enormemente y, mientras, las clases medias de los países desarrollados se estancan. Algunos ven ahí la justificación del auge de los populismos de derecha e izquierda, incluido el Brexit y Donald Trump. Pero, ¿realmente es la globalización la causa de la desigualdad? José Luis Ferreira analiza en profundidad la cuestión en Is globalization causing inequality?

¿Hay o no hay neurogénesis en adultos? Rosa García-Verdugo se centra en un trabajo publicado en Nature que apoyaría el no en Human adult neurogenenesis, yes or no?

El 30 de septiembre de 2017 tuvo lugar en el CosmoCaixa de Barcelona la primera edición del evento BCNspiracy. Desde entonces no hemos parado. Montar un evento requiere mucho esfuerzo y dedicación pero encima a nosotros nos gusta meternos en fregaos.

Así que el pasado domingo 10 de junio estuvimos en el Festival de la Ciència, una iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona para promover el conocimiento científico. El parque de la Ciutadella se llenó de escenarios, talleres, realidad aumentada y ¡hasta un escape-room genético! Y allá que fuimos también los BCNspiradores… con la mala pata de que tras un día soleado y caluroso, nos cayó una tormenta en medio de las charlas. Pero estábamos en modo imparable y con un paraguas y diapositivas impresas en A3 conseguimos acabar el evento con dignidad. Alfred López nos habló de catalepsia, síndrome de Cotard y un puñado de curiosidades relacionadas con la no muerte. Le siguió Rubén Cereijo que explicó cómo la grasa marrón podría usarse para tratar la obesidad. Acabamos con Sofía Osorio que nos contó por qué la espuma del jabón no limpia.

El sistema nervioso humano comienza con un puñado de células formando el neuroectodermo y finaliza con la macroestructura de más de 192.000 millones de células que es el sistema nervioso humano adulto.

Para comprender como se produce el paso de un punto a otro es importante saber que el desarrollo del sistema nervioso es un proceso que funciona en fases, y una vez ocurre una no es posible volver posteriormente a ella así que si se produce un error en una de ellas es muy difícil solucionarlo. Es como si construyendo una casa de tres pisos te dieras cuenta cuando estás montando el cuarto de baño en la tercera planta que uno de los pilares de carga está torcido. Pues te tienes que apañar como sea porque ahora no puedes desmontar todo para recolocar ese pilar.

Imagen título

Cada día aparecen en el mercado nuevos dispositivos para automatizar nuestro hogar y hacerlo más “inteligente”, desde sensores de temperatura que se comunican con los sistemas de climatización de la casa y la mantienen a una temperatura agradable de forma automática o nos permiten controlar dichos sistemas desde nuestro smartphone, pasando por aspiradoras a las que podemos ordenar que limpien desde el trabajo con el móvil, hasta llegar a cerramientos de ventanas y puertas también controlables de forma remota. Todos estos aparatos tienen algo en común: tienen algún tipo de conexión inhalámbrica para que nos podamos comunicar con ellos desde nuestro smartphone, ordenador o tablet e incluso muchos están conectados a internet, pero ¿Qué riesgos conlleva este tipo de dispositivos? ¿Nos preocupamos de su seguridad a la hora de adquirirlos?

La seguridad de los datos de los sensores y controles de nuestro hogar no es algo trivial, debemos pensar que la información de cuándo activamos o desactivamos sistemas como la climatización, las aperturas o cierres de puertas, la activación de las cámaras y sensores para controlar que nadie entre en nuestra casa, etc. puede dar pistas a posibles ladrones de cuándo dejamos la casa vacía y cuantas horas vamos a estar ausentes. Pero también hay que tener en cuenta que toda la información recogida por estos sensores va a parar a los servidores de las empresas que los producen y no son pocos: datos de nuestros gastos de climatización, nuestras entradas y salidas en casa, datos biométricos obtenidos desde nuestras básculas “inteligentes”, el plano de nuestra casa tomado por la aspiradora al hacerse su mapa al aspirar, imágenes de nosotros y de la vivienda si tenemos cámaras de seguridad conectadas, incluso nuestras conversaciones si tenemos un altavoz asistente que permanece siempre a la escucha. ¿De verdad no nos preocupa qué pueden hacer estas empresas con toda esta información? ¿Son seguros sus sistemas de almacenamiento o pueden ser fácilmente vulnerables por alguien que quiera robar nuestros datos?

Las hagiografías, esas presuntas biografías donde solo aparece lo bueno y esto agrandado, hacen un flaco favor a la persona objeto de la misma. Este texto de Daniel Marín ilustra este hecho, aunque posiblemente el títular no le hace justicia y podría dársele una vuelta. Por una vez y sin que sirva de precedente, apreciada (persona) lectora, fíese de este cronista y lea sin prejuicios: Las mujeres del Mercury 13 y los peligros de reinventar la historia.

Servidor suele enfatizar en las charlas que da sobre el asunto que las (personas) investigadoras reciben como uno de sus pagos a sus esfuerzos divulgativos la capacidad de integrarse mejor en equipos multidisciplinares y hacerlos más eficientes. Pablo Rodríguez-Sánchez lo ilustra descubriendo el Mediterráneo, a saber, que la principal dificultad en el funcionamiento de un equipo multidisciplinar es la comunicación interna (esto lo sabe cualquiera que haya estudiado a los clásicos de la gestión de empresas de hace un siglo y es una obviedad en el mundo de la gestión de equipos), en este texto: Cosas que he aprendido trabajando en un grupo multidisciplinar

 Joseph Wright of Derby (1768) An Experiment on a Bird in an Air Pump, National Gallery, London
Joseph Wright of Derby (1768) An Experiment on a Bird in an Air Pump, National Gallery, London

En 1963, Thomas Kuhn escribió “La estructura de las revoluciones científicas”, uno de los textos más influyentes del siglo XX, así como el comienzo de su propia revolución. Thomas Kuhn fue un físico convertido en historiador, que al igual que muchos otros pensadores antes que él (como Bernal, Mumford, Ortega o Carson, entre otros) comenzó a hacer preguntas sobre la ciencia de la ciencia. Con el paso de los años, este campo de estudio se conoce como Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).

Pero, ¿Porque los estudios de CTS serían algo relevante en un blog de divulgación científica como Naukas? Debido a que este es el campo de la investigación que trata de comprender, utilizando técnicas de las humanidades, las ciencias sociales y la cienciometría, cómo los fenómenos tecnocientíficos se relacionan con las sociedades contemporáneas. Como cualquier otra disciplina científica, tenemos colecciones de revistas académicas, sociedades nacionales, regionales e internacionales. El ejemplo de la red esCTS es el más cercano a los lectores españoles. Este campo de estudio también presenta una tradición de 40 años, que se manifiesta en programas de estudios con una larga tradición, pero que debido a su carácter emergente se oscurecen en algunos debates. En este sentido, este artículo es una invitación a google más sobre las mismas preguntas que muchos científicos, sociólogos, ingenieros, políticos y ciudadanos tienen, pero integrando el aspecto de los estudios de ciencia y tecnología.

Los problemas del campo CTS son diversos y complejos, tanto que muchos dentro y fuera del campo todavía están fascinados y trabajando en ellos. De filósofos a medicos compartimos preguntas como: ¿Qué formas tienen los científicos para representar el conocimiento? ¿Cuáles son las consecuencias políticas del conocimiento técnico? ¿Qué ética y valores se practican en cierto laboratorio, disciplina o institución? ¿Cuáles son los mecanismos de reproducción, descarte, innovación, mantenimiento o movimiento del conocimiento? ¿Qué fenómenos surgen de los intercambios tecnocientíficos? ¿Qué prácticas son más responsables o pertinentes para realizar investigación, comunicación, política y / o educación en ciencia y tecnología? Son ejemplos de los temas que nos preocupan.

El origen biológico de todo ser humano se produce cuando se unen un óvulo y un espermatozoide generando una célula denominada cigoto. Pasado poco tiempo, el cigoto empieza a dividirse generando más células. Al principio todas estas células son idénticas pero conforme aumenta su número empiezan a diferenciarse unas de otras hasta generar un embrión cuyos tejidos se dividen en tres capas celulares: el ectodermo, el mesodermo y el endodermo.

A partir de cada una de las capas embrionarias se formarán todos los tejidos que constituyen un ser humano: por ejemplo, el endodermo da lugar a gran parte del sistema digestivo, el respiratorio y algunas glándulas; el mesodermo el sistema muscular, los huesos, el aparato circulatorio o el sistema reproductor. Y del ectodermo salen los tejidos epiteliales como la piel, pelos, o las uñas.