Imagen: HiRise | Imagen: HiRisex

Los miembros de SETI Chile han publicado una recopilación de los proyectos de la NASA en los que los astrónomos aficionados pueden echar una mano. Como ellos recuerdan, “la astronomía es una de las pocas disciplinas científicas donde los científicos aficionados pueden contribuir de manera significativa”. Estos son los seis proyectos:

  • La caza de meteoritos
  • Estudiantes de la superficie de Marte
  • Ayuda con el programa HiRise
  • Sé un marciano
  • Analiza el polvo estelar (proyecto Stardust)
  • Identificar y clasificar galaxias

Para saber más sobre cada uno de estos programas sigue leyendo en: NASA te necesita: 6 formas de ayudar a un astrónomo (SETI.cl) | Vía @mezvan

Crédito imagen: Cassius V. Stevani, Universidad Sao Paolo

En la foto oscura superior se aprecia un ramillete de hongos bioluminiscentes de la especie Mycena lucentipes, una de las 65 especies radiantes de setas que se conocen. ¿Por qué le compensa a este hongo el esfuerzo energético que supone brillar en la oscuridad? Algunos científicos sugieren que al igual que las polillas acuden cada noche a la luz de las farolas, este hongo podría emplear su luz para atraer a toda clase de insectos. Solo unas pocas especies de insecto se comen al hongo, pero hay un buen número de especies de insecto que se alimentan de los bichos come-hongos, por lo que la luz podría ser una especie de mecanismo de seguridad. Otros científicos creen que la bioluminiscencia de este hongo sería una ventaja a la hora de dispersar las esporas a lomos de los insectos atraídos por su luz, ya que en las densas junglas tropicales en las que habita este hongo no es sencillo que se abran paso las corrientes aéreas.

Lo vi en Whyfiles.org vía NSF.

Crédito foto: Pink Sherbet (creative commons) | Vista en http://www.flickr.com/photos/pinksherbet/503685059/

¿Te encantó aquel trago de agua de manantial que probaste en tu excursión por el Pirineo aragonés? ¿Recuerdas con cariño lo que disfrutaste bebiendo un buen trago de agua en la fuente de tu pueblo? Pues si no lo recuerdas, tranquilo. Tu cabello lo hace por ti.

En efecto, aunque resulte increíble, muy pronto los científicos podrán ser capaces de seguir el rastro de los lugares en los que has estado, analizando los compuestos químicos presentes en tu pelo. Esto es posible porque las moléculas de agua difieren ligeramente en sus porcentajes de isótopos, dependiendo de los minerales presentes en el manantial del que brotan las aguas. Leer más

Pues al parecer sí… y no me refiero a caerte por una ventana o que te pille un autobús mientras estás dando vueltas por ahí cuando estás sonámbulo.

La pregunta se refiere a cometer suicidio en un sentido más estricto.

Se han dado casos, algunos más fiables que otros, como el de Albert Tirrell, el hombre que en 1846, fue acusado y juzgado por incendio y asesinato mientras estaba dormido, y al que finalmente se le absolvió por sonambulismo.

La hipótesis es poco realista, pero la empresa de software ESRI cuenta un programa de simulación geográfica que ha permitido a Witold Fraczek aventurar qué sucedería si nuestro planeta dejara súbitamente de rotar.

La primera consecuencia lógica, como bien explica en su trabajo, es que los días dejarían de durar 24 horas, aunque el planeta seguiría girando, estático, alrededor del sol. Seguidamente, como consecuencia de la desaparición de la fuerza centrífuga que hace que la Tierra tenga forma de elipsoide, cambiaría el centro de masa y la nueva distribución de la gravedad alteraría el equilibrio de los océanos. De esta forma, el agua se desplazaría paulatinamente hacia los polos hasta crear un único continente alrededor del ecuador, es decir, la nueva Tierra tendría un solo continente y dos gigantescos océanos polares. Leer más

Dos reseñas sobre un género que últimamente (cosa rara en la Historia) está teniendo publicaciones regulares. Me refiero a los libros sobre Filosofía con humor o que destacan anécdotas, rarezas, retuercen rumores sobre filósofos o filosofías, concentran el discurso en lo más plástico o literario…

En fin, divulgaciones más o menos editables que buscan, yo creo, algo de hueco en las publicaciones y algún caudal (aunque escaso) en el capital.

Sin embargo de entre todos los que he revisado (y no son pocos) me han complacido sólo cuatro o cinco. La condición que me he puesto en este comentario es que tengan algo de humor y filosofía. Por ello, y para no agobiar, citaré tres que me han resultados atractivos y sugerentes: