Isla verde en una hoja
Isla verde en una hoja | Imagen: David Giron (Science)

Si te fijas en la imagen, verás una isla verde en mitad de una hoja amarilla. ¿Qué es ese reducto de vida en medio de una hoja marchita? El fenómeno se produce gracias a la acción de una polilla llamada minadora (Phyllonorycter blancardella). Ahora, un estudio demuestra la culpa de esta “resurrección” la tienen unas bacterias que viven dentro de las larvas de estas polillas que, de alguna manera, “reconectan el metabolismo de las plantas”. De esta forma, las larvas consiguen el tiempo extra necesario para seguir alimentándose y sobrevivir. Toda la información sobre este maravilloso mecanismo en: Bacterias que resucitan hojas (Ciencia Kanija)

Teoría del valle inquietante

Cuando la robótica empezaba a dar sus primeros pasos importantes, allá por los años 70 y el ser humano comenzaba a comprender que los robots pronto pasarían de la ciencia ficción a ser parte de la realidad, el ingeniero y diseñador japonés Masahiro Mori planteó una teoría que aún hoy tiene sus repercusiones y consecuencias.

La teoría describía el rechazo inconsciente que los humanos experimentábamos ante un robot de apariencia similar a la nuestra. Esta teoría, denominada el “valle inquietante o inexplicable“, afirma que la aceptación que mostramos ante un robot antropomorfo sufre un freno, una caída en las etapas en las que la máquina aún no parece totalmente humana.

Es decir, a medida que los robots se van pareciendo más a nosotros, va surgiendo un sentimiento de rechazo hacia su apariencia hasta que por fin no los distinguimos. Por tanto, en el proceso de adaptación que va desde un gracioso peluche mecánico hasta el replicante exacto, existe una caída (un valle inquietante) en el que al encontrarnos frente a frente con el “engendro” nos da cierto “repelus” 🙂

Panthera leo spelaea
Panthera leo spelaea | Imagen: Passion Feline

Por definición, todo fósil tiene un pasado. Pero pocos tienen lo que en compañía civilizada se denominaría ‘un pasado’. Y menos aún uno que incluye un apodo de aires licenciosos para un espectacular espécimen científico que en una etapa llegó a ser trofeo deportivo y podría haber acabado como estrella de museo. Ha llegado la hora de contar todos los pasados de Mesalina; no la sicalíptica tercera esposa del Emperador Claudio, sino la leona. Una historia de excavaciones, de laboratorios y de las vidas de quienes allí trabajan; de entusiasmos, de aprendizajes y errores, y de deportes. Un relato de ciencia real tal y como se practica.

Todo empezó hace allá por 350.000 años con un rotundo ejemplar de Panthera leo hembra que recorría los alrededores de la Sierra de Atapuerca: un león de las cavernas, bastante más grande que los que hoy viven en África. Imagine la escena: una leona hembra más grande que un tigre macho actual, plácidamente tumbada sobre el cerro de Atapuerca mirando hacia el río Arlanzón, por donde los animales tenían que pasar para cruzar desde el Valle del Duero al del Ebro. Buen sitio para un cazador, humano o felino.

Aquella leona debió llevar durante años una buena vida, pues la caza era abundante y fácil y pocos animales se atreverían a enfrentarse a semejante fiera. Aunque no era una vida exenta de peligros; siempre está la posibilidad de un accidente. Como el que quizá le costó la vida a aquel soberbio felino en una de las numerosas cuevas que perforaban la montaña. Tal vez el olor a carroña de un bicho despeñado atrajo su atención a una sima; tal vez un derrumbe la atrapó dentro de una galería. El caso es que aquella leona murió, joven aún, y quedó sepultada en el relleno de un túnel que llegó a llenarse hasta el techo de sedimentos, y fue olvidada por los siglos. Leer más

Pañal tanga, ideal para brasileñas que odian el tampón. | Fuente imagen: PatentlySilly

Lo confieso, de tanto en tanto me dejo caer por patentlySilly, una web dedicada a los artilugios más estúpidos que nuestros congéneres hayan llegado a patentar. La web lleva unas cuantas semanas sin actualizar contenidos, pero aún así , un simple vistazo revela creaciones asombrosas como el pañal tanga (¿para bebés brasileños?) cuya habilidad para detener las deposiciones pongo muy en duda.

Supuestamente el efecto óptico "elimina" los michelines.
Supuestamente el efecto óptico elimina los michelines. | Fuente imagen: PatentlySilly.

O ese bañador de mujer que dice emplear un “efecto óptico” en su estampado para engañar al observador, haciéndole ver más delgada a la bañista que lo lleva. Si no ligas con él, siempre te queda la opción de engañarle a la vieja usanza, con unas cuantas cervezas de más. Eso si, si aún así el chico te ve entradita en carnes en la caderas, ya no te queda más remedio que ir al gimnasio.

El que entra no sale… vivo | Fuente imagen: PatentlySilly.

¿Y qué decir del “rallador de penes“? Un práctico (y seguramente “comodísimo”) aparato de defensa contra agresiones sexuales que se introduce en la vagina, y que hará que el pene del violador que ose horadar las partes pudendas de quien lo porte, termine en un estado lastimoso. Si este invento se extiende, no va a hacer falta pedír la castración química para los violadores.

Imagen | Daniel López

Daniel López comenzó a aficionarse a la astronomía con apenas 7 años, guardando coleccionables de periódicos sobre el Universo. Galaxias, estrellas, nebulosas… con un pequeño refractor para uso terrestre e 60mm comenzó a observar el cielo desde su pueblo, Paterna del Campo, iniciándose en la astrofotografía con una cámara Minolta de 35mm sobre plancheta ecuatorial y revelando sus propias películas en blanco y negro sobre película TMAX.

Más tarde, cuando cursaba BUP, se compró su primer telescopio serio, un Celestron C8 con montura ecuatorial GP y con él comenzó su aventura en la astronomía práctica y la astrofotografía.

Actualmente, Daniel López es uno de los astrofotógrafos más importantes en el panorama nacional y uno de los más destacados en todo el mundo. Desarrolla su trabajo en diversas áreas del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) entre ellas Gabinete de Divulgación e Investigación realizando imágenes de cielo profundo, Astro-TimeLapses, fotografías astronómicas de Observatorios, telescopios y todo lo relacionado con la astronomía y astrofotografia.

La Ola | fuente imagen

Suzy Lee tan solo necesita papel, carboncillo y acuarela azul y blanca para llevarnos de paseo por la playa. Su último libro, ‘La Ola’ (Barbara Fiore Editora), consiste en dieciocho ilustraciones. En ellas una niña juega con una ola con la compañía de un grupo de gaviotas y la mirada de su madre. Sencillo y bonito. Muy bonito.

La realidad no es tan amable. En la orilla de cualquier playa española, tenga o no tenga bandera azul, es fácil encontrar una botella o una bolsa de plástico medio enterrada. Si uno dedica un rato a observar la suave arena deslizándose entre los dedos de su mano encontrará unos curiosos granos de colores diversos. Son pequeños trozos de plástico moldeados por las aguas.

El plástico permanece en el agua durante siglos. En los últimos años se años se han encontrado en los océanos millones de toneladas de basura –llamadas sopas tóxicas- que se acumulan en determinadas zonas por efecto de las corrientes.

Los colémbolos son unos insectos primitivos (algunos zoólogos los consideran un grupo aparte) apenas visibles a simple vista. Seguramente por eso casi nadie sabe de su existencia, a pesar de que son numerosísimos. Quizá habéis visto unos bichitos saltando al tocar el musgo húmedo. Son colémbolos brincando gracias a la palanquita (furca) que llevan incorporada.

En la asignatura de zoología de cuarto de carrera (hace unos añitos…) teníamos que hacer un trabajo de clasificación de ejemplares de invertebrados de la colección de la universidad, y yo me quedé con los colémbolos. Por eso el vídeo que he encontrado tiene un cierto valor sentimental para este bitacorero. Es obra de David Attenborough, un genial creador de documentales de naturaleza, galardonado por ello con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2009. Por cierto, los que habéis leído Ciencia para Nicolás ya sabéis que no estoy de acuerdo con esta afirmación:

“…un golpecito lo catapulta unos quince centímetros en el aire. Es el equivalente de un ser humano saltando por encima de la Torre Eiffel”.

Líneas de hierro observadas durante eclipses | Fuente imagen: NASA.

En la imagen compuesta que ilustra el post veréis dos columnas, en la de la izquierda se aprecian dos imágenes de la corona solar tomadas durante un eclipse del año 2006. En la columna derecha se ven otras dos tomas de eclipses acaecidos en 2008. ¿Y qué son esos colores que se aprecian sobre la luz blanca? podréis preguntaros. Pues bien, las líneas rojas son trazas de una variedad de hierro altamente ionizada llamado Fe XI 789.2 nm. El azúl representa a la línea de hierro Fe XIII 1074.7 nm, y el verde a Fe XIV 530.3 nm. Recordad que un ión no es más que un átomo no neutro (eso es, con carga) que ha ganado o perdido electrones.

El fenómeno de las líneas de hierro no es nuevo, ya en la década de 1940 el sueco Bengt Edlén y el alemán Walter Grotrian demostraron que las rayas de color verde que aparecen en la corona solar eran debidas a la presencia de átomos altamente ionizados de elementos como el hierro, pero estas imágenes tan espectaculares son las primeras de la distribución térmica de los electrones coronales y del estado de la carga de los iones.

Dos curiosidades sobre el sol relacionadas con la foto.

"Dios odia a los Jedi" | Imagen: Comics Alliance

Lo que se ha vivido hace unas horas en la famosa convención de cómic Comic-Con es una de esas situaciones para recordar y regodearse durante muchos años. Los integristas cristianos de la Iglesia Bautista de Westboro, conocidos por sus famosas manifestaciones contra los homosexuales, querían reventar el acto porque consideran un pecado mortal adorar a Superman o a Spiderman en lugar de a su Dios. Pero se han encontrado con una sorpresita.

Los friquis que acudían a la convención estaban alertados y les han preparado una bienvenida por todo lo alto: decenas de tipos, algunos vestidos de superhéroes, esgrimiendo pancartas aún más disparatadas que la de los radicales cristianos. Un tipo disfrazado de trekkie con una pancarta que dice que “Dios odia a los jedis”, otro vestido como Bender con el lema “Matad a todos los humanos”, un muchacho con una pancarta que dice “Dios ama al gay Robin” y otra que reza “Supermán murió por nuestros pecados”… En fin, un EPIC OWNED y una auténtica lección para que se lo piensen dos veces cuando traten de nuevo de despreciar al resto de la humanidad en nombre de la religión.

La historia la está contando Comics Alliance, que tiene un montón de fotos del evento para disfrutar de lo lindo. También he visto más información en español en El lagarto Hipotético. En Pharyngula tienen un fotón de la multitud que no tiene desperdicio (pincha aquí). Lo vi en Reddit.