Células madre neuronales

Hace menos de una década que se descubrió que el cerebro contaba con su propia clase de células madre. Estas células permanecen dormidas hasta que el cerebro las necesita, momento en que se convierten en neuronas que establecen nuevas conexiones. Ellas podrían ser las culpables de la “plasticidad” del cerebro, que como sabemos es capaz de realizarse “bypass” creando nuevas rutas que eviten las zonas afectadas por daños como el ictus.

Sin embargo muy poco se sabe acerca del mecanismo que las mantiene latentes, impidiendo que se reproduzcan en exceso y permitiendo que contemos con una “reserva” de ellas a lo largo de toda nuestra vida.

En este sentido, acaba de publicarse un nuevo estudio realizado por el Instituto Salk que pretende desvelar cómo son capaces de alcanzar el equilibrio que les permite sobrevivir durante tanto tiempo permaneciendo viables, y sin embargo no activarse ni reproducirse en demasía. Leer más

Se le puede considerar como el padre de la mayor parte de los bóvidos actuales y no hace tanto tiempo poblaba las praderas europeas. El Uro (Bos taurus primigenius) era una raza de enorme toro que nuestros antepasados paleolíticos ya pintaban en las cavernas y que desafortunadamente desapareció hace unos 400 años. La caza indiscriminada y la desaparición de sus hábitats naturales, los grandes bosques europeos, los fue exterminando, y sólo sobrevivieron en Polonia hasta el siglo XVII. Ya en la Edad Media sólo se los veía en Alemania y en los bosques polacos de Jaktorów y Wiskitki. En estos últimos sobrevivieron más tiempo porque eran propiedad del rey, y sólo él tenía derecho a caza allí.

Algunos ejemplares llegaron a medir 2 metros y su imponente imagen estuve presente por todos los bosques de Europa hasta 1627, año en el que pasó a la infame lista de especies extintas. La comparación con el toro actual ya nos da una imagen del impresionante animal ante el que nos encontramos.

Leer más

Aunque uno conozca la cita original y haya visto a su protagonista pronunciarla mil veces, el poder de la palabra escrita refuerza el mensaje. Los chicos de Reason in Motion han usado un sencillo programa informático para transcribir las palabras de dos clásicos del racionalismo ateo y el resultado es fantástico. (Si eres religioso, mejor no le des al play).

1. “Religion is bullshit” de Geoge Carlin

“Tengo que decirles la verdad, amigos. Cuando se trata de patrañas, de las patrañas de primera división de todos los tiempos, tienes que rendirte ante el campeón de todos los tiempos de falsas promesas y afirmaciones exageradas: la religión. No tiene competidor. La religión posee la mayor patraña jamás contada. Piensen en esto: la religión realmente ha convencido a la gente de que hay un hombre invisible… que vive en el cielo… que observa cada cosa que haces, cada minuto de cada día. Y el hombre invisible tiene una lista especial de diez cosas que-no-quiere-que-hagas. Y si haces alguna de estas diez cosas, tiene un lugar especial lleno de fuego y humo y quemaduras y tortura y angustia donde va a enviarte para vivir y sufrir y quemarte y atragantarte y gritar y llorar para siempre hasta el fin de los tiempos… Pero ÉL te ama.” (Ver monólogo original subtitulado). 2. El Gran Ju Ju, de Richard Dawkins.

Se ha comentado últimamente mucho ese Eurobarómetro que mencionaba que el 80% de los europeos estaban interesados en la ciencia y un 65% en el deporte. Aunque se resaltó ese dato, supongo que por lo curioso y porque daba para hacer titulares fácilmente, los resultados de la encuesta tienen respuestas preocupantes. El gráfico de barras mostrado a continuación pertenece a una de esas preguntas cuya respuesta me resulta ligeramente inquietante.

Respuesta a una de las preguntas del Eurobarómetro.

Concretamente, la frase con la que los encuestados deben expresar su acuerdo o desacuerdo es: a causa de su conocimiento, los científicos tienen un poder que los hace peligrosos. Si buscan el resultado medio para la Unión Europea, verán que es del 53%. En España vamos más allá y está de acuerdo con la afirmación el 60% de los encuestados. En El retorno de los charlatanes se comentan otro par de preguntas algo más sutiles. Hay otras directamente descacharrantes (la ciencia y la tecnología pueden, a veces, dañar el sentido moral de las personas, con un 62% de acuerdo), pero quiero quedarme con la que ilustra el artículo. Leer más

Un, dos, tres ¡clic! Ya estamos aquí. Después de semanas mareando la perdiz ya teníamos ganas de empezar a contaros cosas. La mayoría ya nos conocéis, somos aberron, Maikelnai e Irreductible, y éste es nuestro pequeño proyecto para dominar el mundo, nacido de una noche de copas por Sevilla.

¿Qué es Amazings? No vamos a sacar las fanfarrias para anunciar lo que pretendemos, ya lo iréis viendo vosotros mismos día a día y decidiréis si merece la pena, pero la idea general es crear un espacio de Ciencia, humor y escepticismo donde podáis pasar un rato divertido y encontrar algunos de los mejores contenidos científicos de la red.

¿Y esto cómo se hace? Primero con la ayuda inestimable de José Cuesta (de Inercia Creativa), que es quien mantiene este invento desde la parte técnica. Segundo con el patrocinio de CDmon, que nos ofrece alojamiento y que nos han puesto todo tipo de facilidades desde el principio. Y tercero, y no menos importante, con el apoyo de la revista QUO, con quienes tenemos un acuerdo de colaboración para publicar un artículo cada mes (os daremos más detalles en septiembre).

Comenzar con música se ha convertido ya en una especie de tradición, una costumbre no escrita que he respetado en todos los blogs en los que he participado. Y para mi primer post en Amazings no he querido saltarme ese capricho.

Y aunque es complicado encontrar música “científica” al final he creído creo que para inaugurar un blog como este bien me podrían servir los They might be giants y un curioso disco editado en el 2008. que estos buenos muchachos titularon “Here comes Science“.

James Fallon lleva veinte años estudiando cerebros de psicópatas en su laboratorio de la Universidad de California-Irvine. Es un reputado neurocientífico, ha aparecido en varios documentales de televisión y sus investigaciones le han llevado a descubrir algunas pautas que se repiten en determinados cerebros y que podrían estar detrás de comportamientos violentos. Pero hace cuatro años, mientras charlaba con su anciana madre, Fallon realizó un descubrimiento que le dejó perplejo:

“¿Por qué no investigas en la familia de tu padre, Jim?”, le espetó ella. “Había algunos buenos pájaros por aquella parte”.

Intrigado por la afirmación, cuenta Barbara Bradley en NPR, Fallon investigó el pasado de sus parientes y descubrió, en sus propias palabras, que había “una línea completa de gente muy violenta, de asesinos”, y que algunos de ellos habían cometido crímenes horribles. Así pues, se puso a investigar entre sus familiares vivos en busca de las señales que había visto antes en los cerebros de los psicópatas y que quizá habían descendido hasta los suyos por vía paterna.