Archivo de Autor: Mapoto

Mapoto

Mapoto
Se licenció en Medicina sin hacer chuletas. Sin embargo, cuando pensó que por fin iba a tener algo de tiempo libre que aprovechar haciendo el imbécil en su blog, descubrió que no le iban a pagar por ser licenciado, al parecer, había que trabajar. Un error informático, propició que empezara a hacer lo propio en uno de los hospitales de Tenerife (las autoridades sanitarias de la isla no desvelan en cual de ellos se encuentra para evitar la desbandada). Él avisó del error, pero no le hicieron puñetero caso. Actualmente, hay días en los que tiene tiempo hasta para respirar.

Como ya diría el bueno de François Ribes* en 1825 tras realizar una rutinaria autopsia…

—Señora, su marido ha muerto de trombosis de senos. —No, si ya sabía yo que me engañaba el muy sinvergüenza.

Cada cual, como ven, entiende lo que le interesa. Ya hemos hablado en varias ocasiones de lo que ocurre cuando a uno se le tapona […] Leer

Contábamos el otro día la previsible y educativa historia de la muerte, a plazos, del sedentario y buen califa “al-Mustansir Bi-llah” al-Hakam II pero también nos dejamos muchas cosas por el camino. Porque, amiguitos, el bueno de al-Hakam tuvo dos ictus —eso lo tenemos claro— pero, ¿sabemos lo que es un ictus? En 2003 se realizó mediante entrevista telefónica […] Leer

El buen al-HakamII era un califa honrado, más propenso a destrozar la cabeza de un buen bogavante o partir la pierna de una suculenta res, que a partirlas o destrozarlas en la batalla. Leía y pensaba… y mira si habremos retrocedido desde entonces. Era un tipo de pelo blanco tirando a rojo, de grandes ojos negros, nariz aguileña, voz fuerte,piernas […] Leer

San Vito, santo de aquellos que padecen danzomanía, San Avertino, santo de los epilépticos y de los que padecen de vértigo. No hay santos para los que mueren o quedan lisiados, no, si es que le había llegado la hora. Échale pelotas. Los santos han sido ágiles para evitar lo que no se cura o lo que no es reversible. […] Leer

Delgado, casi esquelético, ojos oscuros, párpados caídos, rostro cetrino, bigote descuidado.

Año 1923

Iba de un lado a otro a paso lento y trabajoso, inclinando hacia delante la parte superior del cuerpo y arrastrando los pies. Le faltaba el sentido del equilibrio […] De la comisura de sus labios goteaba a menudo la saliva

Año 1945

Sí, pero en […] Leer

Hablábamos el otro día del inquieto geólogo, inoculador de vacunas, mentiroso a tiempo parcial y radical James “Old Hubert” Parkinson. Hablamos de él pero no de la enfermedad que describió y a la que finalmente prestó nombre. Lo haremos hoy, si les parece. Realmente, Parkinson no descubrió la enfermedad de Parkinson (como tampoco la padeció, el bueno de James murió […] Leer

El bueno de James Parkinson, de los Parkinson de toda la vida (y nunca mejor dicho, su abuelo, su padre y su hijo fueron cirujanos/boticarios en el mismo barrio londinense sucediéndose en el cargo), era una mente inquieta. Cierto es que siguió los pasos de su padre y educó a su hijo para que siguiera los suyos, pero en el […] Leer

Estaba paseando por un sendero con dos amigos. Se puso el sol. Sentí un ataque de melancolía. De pronto el cielo se puso rojo como la sangre. Me detuve y me apoyé en una barandilla muerto de cansancio y miré las nubes llameantes que colgaban como sangre, como una espada sobre el fiordo azul oscuro y la ciudad. Mis […] Leer

Unos dos años después de que Colón se tropezara con América en viaje al Oriente, aún permanecía sin conquistar la isla de Tenerife. Las anexiones de nuevos territorios a la corona de Castilla se sucedían una tras otra pero Las Afortunadas parecían resistirse a correr el mismo destino que el Nuevo Mundo. Si bien la conquista de Lanzarote, Fuerteventura y […] Leer